Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Mario Benedetti’

No te rindas

Miércoles, 1 de abril de 2020

Del blog Nova Bella:

Médico-atendiendo-a-paciente-en-un-hospital-imagen-ilustrativa.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas…

*

Mario Benedetti

1090952465_0 128 2353 1400_1000x541_80_0_0_ecc63e2f9a197b3a770e0c329a664939

***

Imagen: Médico atendiendo a paciente en un hospital (imagen ilustrativa).

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Olvido

Miércoles, 6 de noviembre de 2019

Del blog Nova Bella:

aa_3

El olvido está lleno de memoria

*

Mario Benedetti

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , ,

“A los que aman (II)”, por Gema Juan, OCD

Viernes, 2 de junio de 2017

16726555172_b8f58cbdba_mDe su blog Juntos Andemos:

Teresa de Jesús fue una mujer enamorada, que también cedió su luz y su palabra a los que aman y buscan, a los que «quieren ir por [el camino] y no parar hasta el fin, que es llegar a beber de esta agua de vida».

Enamorada y preocupada por otros caminantes, porque sabía que no es difícil equivocar la ruta, decía: «Creo se engañan aquí muchas almas que quieren volar antes que Dios les dé alas» y quieren encontrarse al final de un camino que es más largo de lo que imaginan. «Veo a algunas almas muy afligidas por esta causa: como comienzan con grandes deseos y hervor y determinación de ir adelante», creen que enseguida han de llegar.

Y les dirá: «No se fatiguen; esperen en el Señor, que lo que ahora tienen en deseos Su Majestad hará que lleguen a tenerlo por obra… [importa] tener gran confianza y no desmayar, ni pensar que, si nos esforzamos, dejaremos de salir con victoria».

Los que buscan encuentran y los que avanzan hallan camino, porque buscar y avanzar es no querer detenerse. Teresa decía que al verdadero amante, «a quien su Majestad ha dado luz del verdadero camino… le crece más el deseo de no parar».

Y escribía: «Deshaciéndome estoy, hermanas, por daros a entender esta operación de amor y no sé cómo». Con ese empeño, hablará del «fuego del brasero encendido que es mi Dios» y de una larga aventura que sucede «en lo muy hondo e íntimo del alma».

Pero hay que acercarse al fuego y, para eso «entrarnos a solas con Dios» porque, si no, «aunque le haya muy grande, si escondéis las manos, mal os podéis calentar: quedaros heis frío». Si se da el paso de entrar, «si el alma está dispuesta… con deseo de perder el frío y se está allí un rato, para muchas horas queda con calor… y una centellica que salte la abrasará toda».

Teresa anima a no estancarse, ir siempre adelante: «Cuando no hay encendido el fuego que queda dicho en la voluntad ni se siente la presencia de Dios, es menester que la busquemos… y no nos estemos bobos perdiendo tiempo por esperar lo que una vez se nos dio».

Infunde confianza: «Tened por cierto, que nunca dejará el Señor a sus amadores, cuando por solo Él se aventuran». Y alerta, porque sabe que es posible perderse: «¡Qué gran ceguedad, que le busquemos en lo que es imposible hallarle!… Mirad que no nos entendemos, ni sabemos lo que deseamos, ni atinamos lo que pedimos. Dadnos, Señor, luz».

Como Benedetti, Teresa sabía que los que aman, viven aunque mueran y decía que «quien muy de veras ama a Dios… no pretende otra cosa sino contentar al Amado. Andan muriendo porque los ame, y así ponen la vida en entender cómo le agradarán más». Esos son los amadores que no dejan el camino.

Son los buscadores de la luz, y de ellos dice también Teresa: «Quienes de veras aman a Dios, todo lo bueno aman, todo lo bueno quieren, todo lo bueno favorecen, todo lo bueno loan, con los buenos se juntan siempre y los favorecen y defienden; no aman sino verdades y cosa que sea digna de amar».

A esos caminantes, los guarda Dios y como decía el profeta Malaquías, los sana y no los deja andar en tinieblas: «A los que aman mi nombre, los alumbrará el sol de la justicia que cura con sus alas».

Y por eso, ellos van iluminando y curando por donde pasan, como hizo aquel hombre que pasó por la tierra haciendo el bien: Jesús. Esos viajeros tienen un «amor sin interés como nos le tuvo Cristo, y así aprovechan tanto los que llegan a este estado, porque no querrían ellos sino abarcar todos los trabajos… siempre querrían estar trabajando y ganando para los que aman; no les sufre el corazón tratarlos doblez».

Al que ama nada le detiene, «cualquier ocasión que sea para encender más ese fuego [de amor] le hace volar», ni se esconden: «Se querría meter en mitad del mundo, por ver si pudiese ser parte para que un alma alabase más a Dios».

Teresa, encendida y enamorada, decía a sus hermanas: «¿Pensáis que es poca ganancia que sea vuestra humildad tan grande, y mortificación, y el servir a todas, y una gran caridad con ellas, y un amor del Señor, que ese fuego las encienda a todas, y con las demás virtudes siempre las andéis despertando?».

Si se anda enamorado, todo el deseo es contagiar, «que ese fuego las encienda a todas» las personas que encuentran, para que despierten y echen a andar.

Espiritualidad , ,

“A los que aman (I)”, por Gema Juan OCD

Jueves, 1 de junio de 2017

16682603576_98268f1a6b_mDe su blog Juntos Andemos:

Mario Benedetti dedicó una letrilla preciosa a los amadores. Decía así:

A los que buscan, aunque no encuentren.
A los que avanzan, aunque se pierdan.
A los que viven, aunque se mueran.

A esos mismos tendía la mano Juan de la Cruz, con sus palabras. Los rastreadores de lo profundo las entienden; quienes no cejan, aunque den traspiés y se extravíen alguna vez. Las comprenden los que bucean en la vida. Y les decía que, para todos ellos, «maravilla grande es y cosa digna la abundancia de la suavidad y dulzura que tiene Dios escondida», guardada más adentro.

A los buscadores escribía que «aunque [la persona] esté en este su centro, que es Dios… todavía tiene movimiento y fuerza para más, no está satisfecha, aunque esté en el centro, no empero en el más profundo, pues puede ir al más profundo en Dios». Avanza, aun a riesgo de perderse, porque «el amor nunca está ocioso, sino en continuo movimiento».

Los que siguen buscando, esos son los que conocen el verdadero amor porque presienten la inmensidad de Dios, avanzan sobrecogidos por algo mayor. Andan enamorados y «viven, aunque se mueran», porque mueren a lo que no deja vivir. Pero eso solo parecen saberlo los verdaderos amantes.

Cuando Juan, un hombre enamorado, hablaba de la llama de amor viva que ardía en sí, decía: «Con tu ardor tiernamente me tocas». Y de los enamorados decía que buscan incansables el amor en la voz del corazón, «porque hablar al corazón es satisfacer al corazón, el cual no se satisface con menos que con Dios». El amor quiere todo, quiere la plenitud.

Después, explicará cómo son los enamorados: «El alma enamorada es alma blanda, mansa, humilde y paciente». Y desgranará al amante y al amado.

Dirá que el Dios que enamora es una mano que apacigua y asienta, es la «mano blanda, infinitamente sobre todas las blanduras blanda», que suaviza el alma y si la aprieta, «tanto y tan entrañablemente la hiere y enternece, que la derrite en amor». Al caminante le queda dejarse en esa mano, porque si Él no «suaviza el alma, siempre perseverará en su natural dureza».

Ese Dios –dice Juan– «siendo piadoso y clemente, sientes que te ama con mansedumbre y clemencia». Dios enamora amansando y así, el amor enseña la bienaventuranza de la mansedumbre: «Manso es el que sabe sufrir al prójimo y sufrirse a sí mismo». Así es como andan los enamorados, conscientes y dispuestos para lo bueno.

También dirá: «Para enamorarse Dios del alma, no pone los ojos en su grandeza, más en la grandeza de su humildad». Y aún explica que nada vale tanto a los ojos del Amado «como el menor acto de humildad, la cual tiene los efectos de la caridad».

Los que aman andan con humildad, porque esta libera y permite avanzar. Juan lo expresa con fuerza: «Nada le fatiga hacia arriba y nada le oprime hacia abajo, porque está en el centro de su humildad».

Cuando Juan resuma la primera canción de su poema Llama, dirá que se da el paso del amor impaciente al amor paciente, que sabe decir: «Lo que tú quieres que pida, pido, y lo que no quieres, no quiero ni aun puedo ni me pasa por pensamiento querer».

Por eso, cuando comente el verso de Cántico donde dice: «Andando enamorada, me hice perdidiza», explicará que el alma se hace «perdidiza ella misma… no haciendo caso de sí en ninguna cosa sino del Amado… no haciendo caso de todas sus cosas sino de las que tocan al Amado, y eso es hacerse perdidiza, que es tener gana que la ganen». Por eso, los que aman, viven aunque mueran.

Y viven contentos y entregados. Viven así: «El verdadero amante entonces está contento, cuando todo lo que él es en sí y vale y tiene y recibe lo emplea en el amado; y cuanto más ello es, tanto más gusto recibe en darlo».

Le quedan muchas palabras que decir a este enamorado, para todos los que buscan y avanzan y viven y aman. Por eso les deja, como una puerta abierta, su oración encendida:

«¡Oh, Señor Dios mío!, ¿quién te buscará con amor puro y sencillo que te deje de hallar muy a su gusto y voluntad, pues que tú te muestras primero y sales al encuentro a los que te desean?».

Espiritualidad , ,

Ernesto Cardenal: “Nicaragua es una dictadura. Soy perseguido político de Ortega y su mujer”

Domingo, 19 de febrero de 2017

Ernesto-Cardenal-300x326Personalmente apoyo a Ernesto, el gran poeta, escultor y místico, contemplativo y revolucionario,  a quien conocí en su casa de Nicaragua tras visitar Solentiname, cuna de la Misa Campesina Nicaragüense, de la pintura primitivista y del que conservo una escultura que preside un lugar central en nuestra casa…

Hace casi dos años escribía en esta página que una de mis más felices experiencias fue poder orar en la iglesia de Nuestra Señora de Solentiname, en el lago Nicaragua/Cocibolca donde se cantó por primera vez esta misa, respirar el aire del archipiélago, hablar con Ernesto Cardenal… y ver cómo un colibrí aleteaba… Gracias Ernesto por la poesía que tanto me ha acompañado y por tu testimonio cristiano, místico y revolucionario

Poetas, escritores, periodistas y religiosos de todas las latitudes se unen en apoyo al sacerdote

La medida judicial agita el desarrollo del XIII Festival Internacional de Poesía de Granada (Nicaragua)

(Israel González Espinoza, corresponsal de RD en Nicaragua).- El poeta y sacerdote trapense Ernesto Cardenal denunció estar siendo víctima de una persecución política urdida por el gobierno del presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo por medio del sistema de justicia nicaragüense, mientras se ha articulado un movimiento de solidaridad con el bardo que ha involucrado poetas, periodistas, intelectuales y religiosos que han exigido al régimen de Managua la suspensión del acoso gubernamental.

Éste martes, el padre Ernesto Cardenal dio las primeras declaraciones sobre la sentencia judicial que le obliga a pagar 17,2 millones de córdobas nicaragüenses (unos 750.000 euros) por supuestos daños, prejuicios, deterioro de bienes y pérdida de activos en un litigio por la propiedad de un hotel en la isla de Solentiname interpuesta por Nubia del Socorro Arcia Mayorga, viuda de Alejandro Guevara (líder formado en la comunidad que creó el sacerdote en la isla, fallecido en un accidente de tránsito en 1994) y exministra del primera administración de Ortega tras su retorno al poder tras 17 años de gobiernos de centro-derecha.

ortega-u-murilloRosario Murillo y Daniel Ortega… los “mandarines” de Nicaragua

Me alegra que el mundo entero se esté enterando de que soy un perseguido político en Nicaragua. Perseguido por el gobierno de Daniel Ortega y su mujer, que son dueños de todo el país, hasta de la justicia, de la policía, y del Ejército. No te puedo decir más, porque esta es una dictadura”, le expresó el sacerdote -nominado en 2010 al premio Nobel de Literatura- a un periodista del portal de noticias socialdemócrata Confidencial.

Según el autor de “Hora 0” y “Oración por Marilyn Monroe y otros poemas“, le alegra que el mundo se esté dando cuenta que el gobierno de Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo lo persiguen políticamente. Además, señaló a la pareja gobernante de Nicaragua de tener poderes omnímodos en todo el andamiaje del Estado nicaragüense. Enfático, el poeta y sacerdote no dudó en decir que el país ha regresado a una dictadura.

Señaló además que su única defensa es Dios y la solidaridad de las personas que lo están acompañando en éste momento. Las declaraciones del poeta y sacerdote se dieron en el marco de su participación en el XIII Festival Internacional de Poesía de Granada (FIPG-Nicaragua 2017), que este año reúne a 100 poetas de 91 países del mundo, en la considerada “capital turística de Nicaragua”.

 

ernesto-cardenal-con-los-reyesErnesto Cardenal recibe de manos de la Reina Sofía el premio con su nombre

La demanda contra Ernesto Cardenal ha levantado ampollas en el Festival, y varios poetas del mundo no han dudado en mostrar su enfado y sorpresa con la decisión de la justicia nicaragüense -controlada totalmente por el partido de gobierno-, de obligar al veterano sacerdote de 92 años a pagar una millonaria deuda que es vista dentro del país como una muestra de revanchismo político contra un hombre que ha dedicado su vida a trabajar por Nicaragua desde la poesía, el sacerdocio y el compromiso con la opción preferencial por los pobres.

“Ahora todo el mundo se está enterando, me alegra mucho esto, de que en Nicaragua yo soy un perseguido político. Me persigue el gobierno que tenemos, la pareja presidencial de Daniel Ortega y su mujer. Ellos son dueños de todos los poderes de Nicaragua. Tienen un poder absoluto, infinito, que no tiene límites, y ese poder está ahora contra mí. No tengo ninguna más defensa que Dios, que no me desampara… y tengo una solidaridad de muchas gentes que me está acompañando en estos momentos, pero no puedo decir más que esto, porque como es una dictadura, no puedo hablar más”, expresó Cardenal al redactor de Confidencial en la ciudad de Granada (45 kilómetros de Managua).

SOLIDARIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL CON EL PADRE ERNESTO CARDENAL

La medida judicial contra Ernesto Cardenal no ha caído en gracia en la clase intelectual de Nicaragua, compuesta en su mayoría por artistas, poetas, escritores y periodistas que participaron activamente durante la década revolucionaria (1979-1990).

sergio-ramirez-y-silvio-baezSergio Ramírez junto a Silvio José Baez OCD

Sergio Ramírez Mercado, escritor, ex vicepresidente de Nicaragua (1985-1990) y premio Alfaguara de Novela 1998 escribió en su cuenta personal de Facebook un artículo de opinión titulado Los jueces de Caifás”, en la que expresa que el poder le tiene “tirria a Ernesto Cardenal por ser tan grande y por hablar tan alto”.

“Cuando vengan los jueces de Caifás con sus tasadores oficiales a levantar inventario de lo que hay en esta casa (de Ernesto Cardenal) para confiscarlo todo, encontraran muy poco. Los mismos viejos muebles, sus libros en los estantes, esos sí, muchos, pero que seguramente no servirán a la voracidad de quienes quieren despojarlo por venganza. Tirria, decimos en Nicaragua. Le tienen tirria por ser tan grande y por hablar tan alto, por no callarse nunca”, señaló el escritor.

El autor de “Margarita está linda a la mar” (1998) y “¿Te dio miedo la sangre?” (1977), indicó que el único propósito de la sentencia judicial es despojar al poeta Ernesto Cardenal de lo poco que posee para dejarlo en la calle. Así mismo, invitó al sacerdote a mudarse a su casa (son vecinos en la misma colonia del centro de la capital nicaragüense) y a prepararse, porque muchos pugnarán para invitarlo a vivir con ellos.

“Al poeta más grande de Nicaragua le han notificado la sentencia condenatoria, urdida a medianoche, por medio de cédula judicial, como a alguien que no tiene domicilio conocido. El juez que lo ha condenado va a ordenar que lo saquen de esta casa para entregarla al demandante inventado por el poder que quiere humillarlo. Ninguna otra cosa puede esperarse. La pretensión es dejarlo en la calle. Eso sí, agrego, prepárese para una gran disputa, porque serán miles en Nicaragua los que querrán llevárselo a vivir con ellos también, un honor así no pasa tan fácilmente desapercibido, como no pasa desapercibida esta injusticia colosal a la que lo someten los jueces de Caifás”, finaliza el texto de Sergio Ramírez Mercado.

ernesto-cardenal-y-su-hermano-fernandoErnesto Cardenal concelebrando con su hermano Fernando, jesuita

Si bien es cierto que desde la Iglesia Católica nicaragüense (a la que pertenece Cardenal en su calidad de sacerdote) no hay un pronunciamiento oficial, Monseñor Silvio José Báez Ortega, OCD. Obispo Auxiliar de Managua retuiteó en su cuenta personal oficial de Twitter @silviojbaez la publicación del escritor Sergio Ramírez Mercado “Los jueces de Caifás”.

También diferentes sacerdotes, religiosas en Nicaragua y América Latina, así como medios de comunicación como Amerindia en la Red se han hecho eco de la noticia.

Otros, como la activista feminista Sofía Montenegro y el periodista Carlos Fernando Chamorro Barrios condenaron el actuar de la justicia nicaragüense y compartieron la nota periodística de Religión Digital para hacerse eco que el “caso Cardenal” está a nivel internacional.

“Al poeta Cardenal se le absolvió en 2010 y ahora vuelve a salir un edicto absurdo. Aquí estamos todos los nicaragüenses para abrazarlo, para recibirlo en nuestras casas y defenderlo como merece”, manifestó a la agencia DPA la escritora Gioconda Belli, amiga de Cardenal, presente en el Festival de Poesía de Granada.

La poetisa mexicana Lina Zerón manifestó su desacuerdo con la medida, puesto que en su opinión Ernesto Cardenal ha contribuido al desarrollo del país centroamericano. “Es una injusticia terrible. Él ha sido fundamental para el desarrollo de Nicaragua”, dijo.

En una carta abierta, el escritor, guionista y periodista uruguayo Fernando Butazzoni calificó al presidente Ortega de “reyezuelo atrapado en su palacio, dizque casi príncipe consorte”, y expresó que bastaría una orden del mandatario para cesar el acoso contra Cardenal, exponente de la teología de la liberación.

“Hoy él es un anciano de 92 años, y es un patrimonio del idioma y de toda América latina. Tiene mucho más prestigio ahora que en 1979. A vos, Daniel, no te pasa lo mismo, aunque tenés mucho más poder y mucha más plata que en aquel entonces. Él es un cura decente, pobre y revolucionario, admirado en todo el mundo. Vos sos apenas un reyezuelo atrapado en su palacio, dizque casi un príncipe consorte. Todos sabemos que bastaría un gesto emanado de tu corte para que cesen los acosos y el encarnizamiento contra Ernesto Cardenal. Somos miles los escritores y artistas que, en todo el mundo, te exigimos desde hace años que dejes en paz al poeta. Muchos piensan que reclamártelo una vez más es un gesto inútil. En todo caso es un gesto de dignidad que bien merece el pueblo de Nicaragua. Te pido que lo consideres”, expresa Butazzoni, quien participó de la lucha revolucionaria contra la dictadura de Anastasio Somoza Debayle.

CAMPAÑA DE APOYO A CARDENAL DESDE ESPAÑA

campana-de-apoyo-a-ernesto-cardenalMientras tanto, la Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET) desde España emitió un contundente comunicado de apoyo al poeta y sacerdote trapense, y reclama al gobierno del presidente Daniel Ortega Saavedra el retiro de la millonaria multa que la justicia del país centroamericano le ha puesto a Ernesto Cardenal, añadiendo que dicha medida “es una venganza del gobierno de Ortega”.

Así mismo, la RIET ha abierto nuevamente una campaña de apoyo internacional en favor del padre Ernesto Cardenal desde la plataforma virtual, como ya lo había hecho en 2008, durante los más álgido de la persecución del gobierno de Nicaragua contra disidentes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), entre los que estaba el poeta y sacerdote; quién no ha dudado en denunciar la deriva totalitaria de administración de Daniel Ortega.

“La RIET siempre ha criticado este proceso ya que es evidente que responde a la instrumentalización judicial que se vive en Nicaragua y es una excusa para perseguir a Cardenal (no hay que olvidar que en 2005 fue declarado inocente). Así, la RIET llevó a cabo varias campañas mediáticas para dar apoyo a su presidente honorífico. En 2008 promovió ‘Escritores contra la Dictadura’ un documento que contó con el apoyo de todos los miembros de la RIET y de otras destacadas personalidades como José Saramago, Mario Benedetti, Joan Manuel Serrat, Mario Vargas Llosa, Almudena Grandes, Fernando Savater, Joaquín Sabina, etc”, señala parte del comunicado.

Según este mismo comunicado, la RIET iniciará esta semana a pedir la solidaridad mundial de sus miembros para con el padre Ernesto Cardenal, además abrirán un espacio en su plataforma web para que las personas puedan mostrar su descontento con la medida. Por último, informan que enviarán una carta de protesta a la embajada de Nicaragua en Madrid para solicitar al gobierno de Ortega el cese del acoso.

“La RIET ha decidido lanzar una nueva campaña a favor de Cardenal, y esta misma semana animará a sus miembros a que le hagan llegar su apoyo a través de la Red. Asimismo, la organización abrirá un apartado en su página web para que todo el mundo pueda expresar su rechazo a esta condena. Finalmente, la RIET enviará una carta oficial a la embajada nicaragüense en España en la que mostrará su rechazo a esta situación y solicitará al gobierno de Daniel Ortega y a la justicia nicaragüense que intervengan en este asunto, anulen la sanción económica y acaben para siempre con este proceso judicial que no sólo perjudica a Ernesto Cardenal sino también a la imagen que Nicaragua está proyectando al mundo”, finaliza el comunicado fechado el 13 de febrero del año en curso, desde la península ibérica.

Fuente Religión Digital

 

General , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No te rindas

Viernes, 6 de marzo de 2015

topsppd

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

*

Mario Benedetti

esfuerzo2

***

"Migajas" de espiritualidad, Espiritualidad , , ,

“Creo en la vida”, por José Arregi.

Domingo, 4 de mayo de 2014

2125973325_d3edb4de46Leído en su blog:

¿Y qué otra cosa es la fe pascual sino eso: creer en la Vida? Cuando digo creer, no digo profesar creencias. Digo vivir: digo confiar en sí mismo y en el otro a pesar de todo, digo rebelarse contra todos los poderes que asfixian, digo ponerse del lado del herido, digo ser humilde levadura que transforma y levanta la historia, digo respirar en paz cada noche y seguir caminando cada día a pesar del fracaso, de la cruz o de la muerte. Creer en la Pascua es una forma de vivir.

“Pascua” (pesah, “paso”) llamaron los judíos a la liberación de la esclavitud bajo el faraón, a la travesía del desierto hacia la plena libertad, a la esperanza de la Tierra que mana leche y miel para todos. Pero miles de años antes que fiesta religiosa judía, la Pascua fue, sin ese nombre, la fiesta de la primavera de pastores y agricultores: fiesta de los corderos y de los campos de trigo. Fiesta de la vida y del pan.

Creo que Jesús de Nazaret –aunque no fue el único, ni era perfecto– vivió y anunció la gracia y la libertad, fue profeta de la Vida. Y por eso le condenaron los poderes establecidos: por haberse hecho solidario de todos los condenados. Le mataron, pero su vida no murió. Pues en nuestra vida fluye la plenitud de la Vida, y nuestra vida fluye hacia su plenitud, en paso o pascua permanente.

Creo que Jesús resucitó, pues la vida buena, la bondad que habita en el corazón de todo viviente es inmortal, como la belleza, en el Corazón que palpita en todo. La vida revive, cuanto es se transforma: la mariposa en huevo, el huevo en oruga, la oruga en crisálida, la crisálida en mariposa, la mariposa en huevo, en vuelo, en tierra, y la tierra en flor, la flor en abeja, la abeja en cera, la cera en llama, la llama en luz, la luz en sombra, la sombra en luz, aire, aliento, energía o espíritu… que aletea sobre las aguas de la vida, que vibra en el corazón de todos los seres, formas del Ser, del Aliento, del Alma, de la Comunión o del Todo inmortal. Pero ¿qué pasa cuando “morimos”, cuando se desintegra el soporte “material” que sostiene nuestra conciencia, emociones y memoria? No sé qué decir, pero creo que no es el fin de nuestra vida, sino su pascua o paso a la Plenitud que somos, a la anchura de la Vida, del Corazón o de la Memoria Infinita que también llamamos “Dios.

Creo que Jesús resucitó no “después” de su muerte, sino en toda su vida, incluida su muerte. La vida buena de Jesús resucitaba en la plenitud eterna de “Dios” cuando curaba enfermos devolviéndoles la confianza vital, cuando compartía la mesa con los excluidos por la religión, cuando proclamaba dichosos a los pobres campesinos y pescadores de Galilea –dichosos porque iban a dejar de ser miserables–, cuando contaba parábolas que llamaban a la misericordia y provocaban sorpresa, cuando subvertía las jerarquías y consagraba la fraternidad. Jesús resucitó en su vida, y cuando por su vida le condenaron a morir en la cruz, entonces acabó de resucitar.

Creo que sus discípulos –sobre todo sus discípulas– volvieron a creer en él y a seguirle por la misma razón por la que habían creído en él y le habían seguido en vida: porque vieron en él al profeta de la vida liberada. Se les fueron abriendo los ojos de nuevo y al profeta de la vida le confesaron mártir viviente. Creo que para creer en el Viviente no hacen falta sepulcros vacíos, ni ángeles ni apariciones milagrosas pues todo está animado por el Ángel de la Vida, todo es milagro, todos los sepulcros están vacíos de ausencia, llenos de presencia buena, de la Gracia de ser que Jesús vivió. Solo es necesario que se abran el corazón y los ojos para palpar la Vida en todas las manos y pies heridos, en todo lo que es y palpita: el caminante anónimo, el inmigrante expulsado, la mujer maltratada, el anciano o el niño desgraciado, el parado de larga duración. Y en la humilde piedra del camino, o en el petirrojo que sigue cantando junto al Narrondo después de anochecer, y vuelve a cantar antes del amanecer.

Creo que la Presencia de la Compasión nos sale al paso en cada paso, nos llama por nuestro nombre y nos dice al corazón: “Amiga, amigo, no temas. Confía y vive”.

José Arregi

Para orar

POR QUÉ CANTAMOS

Si cada hora viene con su muerte,
si el tiempo es una cueva de ladrones,
los aires ya no son los buenos aires,
la vida es nada más que un blanco móvil…
usted preguntará por qué cantamos.
Si nuestros bravos se quedan sin abrazo,
la patria se nos muere de tristeza,
y el corazón del hombre se hace añicos,
antes aún que explote la vergüenza…
usted preguntará por qué cantamos.
Si estamos lejos como un horizonte,
si allá quedaron árboles y cielo,
si cada noche es siempre alguna ausencia,
y cada despertar un desencuentro…
usted preguntará por qué cantamos.
Cantamos porque el río está sonando,
y cuando suena el río, suena el río.
Cantamos porque el cruel no tiene nombre,
y en cambio tiene nombre su destino.
Cantamos porque el niño, y porque todo,
y porque algún futuro, y porque el pueblo.
Cantamos porque los sobrevivientes
y nuestros muertos, quieren que cantemos.
Cantamos porque el grito no es bastante,
y no es bastante el llanto ni la bronca.
Cantamos porque creemos en la gente
y porque venceremos la derrota.
Cantamos porque el sol nos reconoce,
y porque el campo huele a primavera,
y porque en este tallo, en aquel fruto,
cada pregunta tiene su respuesta.
Cantamos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la vida,
y porque no podemos ni queremos,
dejar que la canción se haga ceniza.

(Mario Benedetti)

***

Espiritualidad , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.