Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Joan Cardona’

Joan Cardona, el chico gay condenado por abusar de una mujer, entra en prisión

Miércoles, 26 de abril de 2017

420.pngDesde hace tiempo te venimos hablando del caso de Joan Cardona, el chico gay condenado en 2014 por abusar sexualmente de una chica en el portal de su casa, que no sólo tenía coartada y pudo demostrar que estaba en otro sitio en el momento del delito; sino que además ha sido condenado únicamente por el testimonio (en ocasiones contradictorio) de la víctima.

Joan ingresó el pasado martes por la tarde en el Centro Penitenciario Lledoners, a 70 kilómetros de Barcelona, donde tendrá que cumplir una pena de tres años después de haber agotado todas las vías posibles para evitarla. A principios de febrero el Gobierno le denegó la petición de indulto parcial (se mantenía la pena pero no tenía que entrar en prisión), petición que no fue de indulto total porque para ello Joan tenía que reconocer estar arrepentido del delito y él siempre ha mantenido su inocencia.

El caso de Joan es bastante esperpéntico y no se comprende que la justicia española pueda enviar a la cárcel a alguien teniendo como única prueba el testimonio de la víctima; algo que, sinceramente da bastante miedo. Como se explica en la petición en Change.org que se creó para exigir que el Tribunal Constitucional valorara detenidamente la sentencia, el 19 de noviembre de 2012 una chica sufrió una agresión sexual en el portal de su casa a manos de un chico que llegó en motó, forcejeó con ella, le realizó tocamientos por encima de la ropa y luego huyó en esa misma moto.

Días más tarde la chica reconoció a su agresor como cliente del supermercado en el que ella trabajaba. El chico al que reconoció fue Joan. Por parte de la acusación las únicas pruebas que se pudieron aportar fueron el testimonio de la víctima y el de un compañero de trabajo que corroboró, únicamente, que Joan era cliente habitual del supermercado. La descripción que la chica realizó de su agresor, además, no sólo no se correspondía con la fisonomía de Joan sino que además aseguraba que el agresor llegó en moto (Joan ni tiene ni sabe conducir una moto), llevaba un casco blanco (Joan no tiene un casco blanco) y cazadora de cuero negra (que tampoco la tiene).

Pero lo más sorprendente es que la defensa de Joan pudo demostrar, con testimonios jurados de su hermana y el novio de ésta, que en el momento de los hechos Joan estaba cenando en casa con ellos. Además aportaron el registro de aparcamiento de una bicicleta municipal cerca de su casa antes de que sucediera la agresión y también se le hizo llegar al juez el registro de una conversación que Joan mantuvo poco después con su novio a través de Facebook con la que demostraban no sólo que Joan no podía estar en dos sitios al mismo tiempo sino que, además, es homosexual.

El juez desestimó todas las pruebas de la defensa y, basándose únicamente en el testimonio de la víctima de la agresión, condenó a Joan a tres años de prisión y le impuso una orden de alejamiento que le obligó a tener que abandonar su casa y su barrio.

Hay que recordar, por cierto, que en la primera sentencia el juez no sólo dijo que le daba igual que Joan hubiera demostrado que no tenía una moto porque “podría haberla tomado prestada” (como señalaron Mafia Rosa en un artículo hace unos meses, el caso de Joan está lleno de “podrías”); sino que además no dudó en mostrar una homofobia galopante al asegurar que la orientación sexual de Joan era irrelevante y pudo perfectamente haber sentido el impulso de abusar de una mujer porque “En el ámbito de las tendencias sexuales las posibilidades son múltiples“. Es decir, como dijo el propio Joan: “cuando eres heterosexual no hay ninguna duda, pero cuando eres homosexual lo tienes que demostrar“.

Lo peor de este caso es que, basándonos en la débil sentencia emitida por el juez, en este caso hay dos víctimas: la agredida, que no sólo fue asaltada y sufrió el intento de violación sino que además no ha recibido justicia porque el sistema judicial no ha hecho bien su trabajo; y Joan, que sin comerlo ni beberlo se ha visto metido en este despropósito. Y no olvidemos que, si Joan es inocente (y, sinceramente, todo apunta a que lo es) el verdadero culpable sigue en libertad y probablemente repitiendo el delito. Cierto es que el caso de Joan ha pasado por varios tribunales y eso podría hacer pensar que hay una parte de la historia que los jueces conocen y nosotros no; pero no podemos descartar que las revisiones que se hayan hecho del caso haya sido superficiales y no se haya ido al detalle para no perjudicar al juez que, con estos datos en la mano, no ha emitido una sentencia justa.

Está claro que en este caso Joan no fue inocente hasta que se demostrara lo contrario, porque a pesar de haber podido acreditar su inocencia el juez decidió que era culpable a pesar de todo.

Fuente | Menorca.info, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Joan Cardona, el joven gay condenado por la agresión sexual a una chica, deberá entrar en prisión tras rechazar el Gobierno su petición de indulto

Viernes, 3 de marzo de 2017

420.pngJoan Cardona, el joven gay condenado a tres años de prisión por la agresión sexual a una chica en Barcelona, deberá ingresar en la cárcel próximamente. Lo hará después de que el Gobierno rechazara a principios de febrero la petición de indulto parcial tramitada por sus abogados el pasado verano.

La pesadilla de este joven mahonés, de 28 años de edad, comenzó el 19 de noviembre de 2012. Esa noche, una joven sufrió una agresión sexual en el portal de su casa de Barcelona a manos de un chico que, según la víctima, conducía una moto y que forcejeó con ella realizándole tocamientos tanto en el pecho como en la zona genital, por encima de la ropa.

Diez días más tarde, la víctima de la agresión denunció haber reconocido a su agresor en el supermercado en el que trabajaba como cajera, y donde Joan solía comprar habitualmente. Poco después, Joan fue llamado a declarar a la Comisaría de los Mossos d’Esquadra del barrio barcelonés de Sants y allí se le comunicó que se le acusaba de intentar abusar de una chica. Aunque en su declaración inicial la joven aseguró que nunca antes había visto a su agresor, no dudó en señalar a Joan como la persona que la agredió en una rueda de reconocimiento.

Durante el juicio, celebrado en octubre de 2014, la acusación aportó como pruebas el testimonio de la víctima de la agresión y el de un compañero de trabajo que, si bien no estuvo presente en el momento de los hechos, corroboró que Joan era cliente habitual del supermercado. La denunciante también apuntó que su agresor había llegado en moto hasta su portal, aunque Joan demostró que no tiene ni moto ni carné para conducirla. Asimismo, la joven dio una descripción física de su atacante que, según las pruebas aportadas en el juicio por Joan, no se correspondía del todo con el aspecto que el joven tenía en el momento de los hechos.

El joven denunciado, por su parte, se declaró inocente ante el tribunal, presentando varias pruebas. Por un lado, aportó los testimonios de su hermano y su compañera de piso, quienes juraron que la noche de la agresión Joan estaba cenando con ellos. Por otro lado, y como testigo de su condición homosexual, el acusado contó con la declaración de quien era su novio en el momento de lo ocurrido. Este señaló que, casi a la misma hora en que se produjo la agresión, se encontraba chateando con Joan a través de la red social Facebook.

El titular del Juzgado de lo Penal número 8 de Barcelona condenó al joven a tres años de prisión y le impuso una orden de alejamiento  que le prohibía acercarse a la víctima a menos de 1.000 metros. Según consta en la sentencia condenatoria, el juez dio por válido el testimonio de la joven al considerar que resultaba “veraz, convincente, concreto y persistente a lo largo de todo el procedimiento porque existen numerosos indicios objetivos que avalan la verosimilitud de su declaración”.

Hace unos meses, el abogado de Joan decidió presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional para pedir que se anulase la sentencia, por lo que consideraban una vulneración de sus derechos y de su presunción de inocencia. Sin embargo el recurso fue rechazado. Poco después, Joan decidió pedir el indulto parcial al Consejo de Ministros para que la condena fuese al menos rebajada a dos años. Al carecer de antecedentes penales, el joven habría evitado su entrada en prisión en el caso de que dicha petición hubiese prosperado.

Malas noticias para el joven

No obstante, la esperanza del joven se desvaneció hace unos días, cuando recibió la diligencia del Juzgado número 12 de Barcelona en la que se comunicaba el rechazo a la petición del indulto y la noticia de que deberá ingresar en la prisión que decidiese en un plazo de cinco a diez días.

La noticia ha saltado a la prensa, no por nosotros sino por otra fuente. Nosotros esperábamos comunicarlo pocos días antes de su entrada a prisión, debido a que ahora estamos en un momento de valoraciones y trámites con los abogados. La noticia nos ha consternado ya que manteníamos la esperanza hasta el final”, ha comentado a dosmanzanas Lourdes Cardona, hermana del joven, que ha declarado que aún queda por determinar el día del ingreso en prisión de Joan y el lugar donde este cumplirá la condena. En estos momentos, Joan se encuentra en Barcelona “en tratamiento psicológico para poder afrontar este trance”.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

El TC desestima el recurso del joven gay acusado de agredir sexualmente a una mujer

Viernes, 22 de julio de 2016

650x355x11059922_1604132796536381_9192808413153990566_n.jpg.pagespeed.ic.X0H-junFLeSeguramente recordaréis el caso de Joan Cardona, un joven gay que fue condenado a tres años de prisión, acusado de haber agredido sexualmente a una chica en 2012.  Aparte de que nos resulta indignante que el juez no haya considerado relevante la orientación sexual del acusado, señalando en su sentencia que “en el ámbito de las tendencias sexuales las posibilidades son múltiples“, según su defensa se basó exclusivamente en la identificación realizada por la víctima (calificada de “rotunda”), ignorando tanto los testimonios de testigos que situaban a Joan en otro lugar en el momento de la agresión como otros indicios que hacen dudar del rigor de todo el proceso. Por ejemplo, mientras que el agresor llegó a la escena de crimen conduciendo una moto, Joan no tenía carnet ni sabía conducir, algo que también fue desestimado por el juez, que opinó en su momento que “podía haberla tomado prestada“. Demasiados “podía” dados por válidos… cuando un juicio justo se debe basar en hechos probados, no en posibilidades hipotéticas.

El joven ha recibido en todo momento el apoyo de su familia, que considera que se ha violado su derecho a la presunción de inocencia y que sólo se he tenido en cuenta el testimonio de la víctima, que en un primer momento afirmaba no haber visto a su asaltante.

El año pasado os contábamos que a pesar de todas las dudas acerca de su culpalbilidad, el proceso seguía su curso y que Joan, que estaba siguiendo tratamiento psicológico, había recibido la orden de ingreso en prisión para cumplir su condena. En ese momento, todos los esfuerzos se centraron en retrasar lo más posible la entrada en la cárcel y en presentar un recurso ante el Tribunal Constitucional para que revisara a fondo la documentación presentada. Contaban también con el apoyo de la presión popular, reuniendo una gran cantidad de firmas a través de la plataforma Change.org y también gracias a la intermediación de instituciones locales. Por desgracia, ya entonces sabían que las posibilidades de éxito de este recurso eran escasas.

Esta semana nos llegó la mala noticia de que el Tribunal Constitucional no ha aceptado el caso de Joan Cardona a trámite, a través de una notificación en la que indicaban que no había indicios de vulneración de los derechos fundamentales en su caso. Así de fuerte, amigas. Y una vez más, en su entorno familiar sienten que son víctimas de un sistema judicial que envía a prisión a un inocente.

Llegados a este punto, queda la posibilidad de plantear un recurso ante el Tribunal de Estrasburgo, aunque este no paralizaría el ingreso en prisión, que es lo que intentan evitar por todos los medios. Este recurso, según su abogado tiene pocas posibilidades de éxito, y además supone unos costes muy altos, por lo que de momento prefieren presentar la documentación necesaria para tramitar el indulto parcial.

En todo este tiempo, Joan ha seguido adelante con su vida y cuenta con un trabajo estable. En todo momento sigue defendiendo su inocencia, y por esta razón su abogado solicita un indulto parcial, por el que no reconoce la autoría de la agresión. ¿Qué significa lo del indulto parcial?: pues reducir la condena de tres a dos años, y evitar así la entrada en prisión al no tener antecedentes penales. ¿Y por qué no se solicita el indulto “total”?: porque ello implica profesión de arrepentimiento, cosa que de ningún modo se va a hacer porque supondría admitir la culpabilidad de los hechos de los que se le acusa. Su abogado confía, además, en que se paralice la ejecución de la sentencia mientras el Gobierno no emita su decisión sobre el indulto.

Ya veis a qué extremos ha llegado el calvario de este chaval, víctima de un proceso injusto y lleno de lagunas, cuyas “pruebas” inculpatorias no se sostienen. El caso de Joan nos recuerda demasiado al del holandés Romano Van der Dussen, condenado a 15 años de prisión por violación y declarado inocente recientemente ¡después de haber pasado 12 años en la cárcel! El holandés que estuvo 12 años en prisión por una violación que no cometió

La familia de Joan, además, quiere agradecer todas las muestras de apoyo recibido durante todo el proceso, las firmas aportadas y la confianza en la inocencia del chaval.

Fuente | Menorca.info, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Joan, el joven gay condenado por error a tres años por una agresión sexual a una chica ya ha recibido la notificación para entrar en prisión

Martes, 4 de agosto de 2015

650x355x11059922_1604132796536381_9192808413153990566_n.jpg.pagespeed.ic.X0H-junFLe El joven gay condenado por agresión heterosexual pide no entrar en la cárcel

Solicita que aplace la ejecución de la sentencia hasta que se pronuncie el Constitucional

Para demostrar su inocencia el joven llevó a su familiares y su pareja sentimental

Joan es un joven gay que fue acusado y condenado por una supuesta violación a una chica, pese a que es homosexual y que tanto el testimonio de la supuesta víctima como varias de las pruebas presentadas son tremendamente contradictorias y lo único que hacen es conducir a la inocencia de Joan. Pues bien, ahora hay novedades respecto al caso, del que ya hablamos en Condenan a prisión a un joven gay por una supuesta violación a una chica a mediados del mes de julio. Y lamentablemente, no son nada buenas, pese a la activa campaña que Joan ha puesto en marcha en redes sociales y en medios de comunicación para denunciar su caso y evitar la condena que le impuso un juez barcelonés. Según ha informado el propio Joan en la página que ha creado en Facebook para denunciar su situación, el joven ya ha recibido la notificación para entrar en prisión.

De momento, el abogado de Joan ha presentado la documentación para que paren la ejecución hasta que el Tribunal Constitucional no se pronuncie. Una petición que tendrá respuesta en 10 o 15 días, y que espero que sea positiva y que este joven gay no tenga que entrar en prisión por un delito que él proclama a los cuatro vientos que no ha cometido. Seguiremos atentamente cómo se desarrolla este surrealista caso que puede truncar la vida de un joven gay por una incomprensible decisión judicial.

Mientras tanto, puedes firmar en esta petición de Change.org para pedir al juez que no envíe a la prisión a este joven por un delito que no ha cometido y a continuación resumimos el caso:

El joven menorquín Joan Cardona Pons, condenado por una supuesta agresión sexual a una mujer pese a acreditar que es homosexual, ha solicitado a la Audiencia Provincial de Barcelona que suspenda su ingreso en prisión. Como ha informado  EL MUNDO/ El Día de Baleares, Cardona ha sido condenado a tres años de cárcel después de que una vecina del barrio de Sants (Barcelona), donde reside, le identificara como el hombre que la abordó en el portal de su casa y le tocó sus partes íntimas, antes de emprender la huida.

Para intentar demostrar su inocencia, el joven mahonés de 27 años llevó al juicio a varios familiares y al chico con el que mantenía entonces una relación, quienes declararon bajo juramento que Joan es gay. También demostró ante el juez que, casi a la misma hora en la que se produjo la agresión, estaba en casa chateando con su novio en el Facebook mensajes que evidencian su relación sentimental.

Pese a estas pruebas, el juez ha condenado a Joan Cardona a tres años de cárcel, basándose exclusivamente en la declaración de la denunciante, quien incurrió en varias contradicciones durante la instrucción de la causa.

Después de que su recurso de apelación fuera desestimado, el abogado del joven ha presentado ahora un escrito en el que pide a la Audiencia Provincial de Barcelona que suspenda la ejecución de la sentencia, hasta que se pronuncie el Tribunal Constitucional. La defensa de Joan Cardona pedirá ante la alta instancia judicial que anule la sentencia, por vulneración de sus derechos y de su presunción de inocencia.

Mientras tanto, el joven menorquín sigue recabando apoyos: ya ha recogido 4.100 firmas para pedir que el Constitucional revise su caso. Además de en Internet, su entorno ha establecido puntos de recogida de firmas en la sede del Consell de Menorca, en el Ayuntamiento de Mahón y en distintos comercios y establecimientos de Mahón, Es Castell y Ferreries.

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Mahón, presidido por la alcaldesa Conxa Juanola, se ha puesto en contacto con su familia para interesarse por los detalles del caso. Por su parte, Joves d’Esquerra Unida (EU) de Baleares ha expresado su “apoyo y solidaridad” a Joan Cardona y ha pedido a la Justicia que anule su sentencia, por considerar que “ha sido condenado por un delito que no cometió”.

Once días después de que se produjera la agresión sexual, Joan acudió a un supermercado próximo a su casa, en el que hacía las compras habitualmente, y en el que trabaja como cajera la denunciante. La mujer identificó al joven como su agresor ante varios compañeros. Uno de ellos le hizo una foto con el teléfono móvil y le siguió hasta su casa, para saber dónde vive.

Aunque la mujer había declarado en su denuncia que nunca antes había visto a su agresor, en la rueda de reconocimiento organizada por los Mossos d’Esquadra señaló sin dudar a Joan, que es cliente habitual del comercio en el que trabaja. Por tanto, por fuerza debía ser un rostro conocido para ella, en contra de lo que declaró inicialmente.

Durante el juicio, la defensa de Joan Cardona intentó sin éxito desmontar otros aspectos de la acusación. La mujer sostiene que su agresor había llegado hasta el portal de su casa en moto. Esgrimiendo certificados de la Dirección General de Tráfico (DGT), el joven menorquín demostró que no tiene moto ni carné para conducirla, y que nunca le han puesto una multa por utilizar este tipo de vehículo.

El propio fiscal expresó sus dudas durante el juicio e incluso el juez reconoce en su sentencia que la descripción del agresor ofrecida por la denunciante es demasiado genérica en algunos aspectos (dice que llevaba “barba de varios días” y que sus ojos no eran “ni verdes ni azules”) y que en otros no coincide con la de Joan (como el corte de pelo o la vestimenta que portaba). Pese a todo ello, la firmeza que la mujer mostró en la rueda de reconocimiento es la única prueba que ha llevado al joven menorquín hasta las puertas de la cárcel.

Fuente AmbienteG y El Mundo

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Condenan por error a un gay a tres años de prisión por una agresión sexual a una chica

Jueves, 16 de julio de 2015

420.pngLa pena de tres años de prisión, ratificada por Apelación pese a las dudas de la víctima y el proceso

El chico de la foto se llama Joan Cardona, y es un jóven mahonés de 27 años que reside en Barcelona. Desde el pasado 14 de noviembre vive una auténtica pesadilla tras ser condenado a tres años de prisión por un juez del Juzgado Penal número 8 de Barcelona. ¿Su supuesto delito? Agredir sexualmente a una chica.

El matiz de toda historia, que no es menor, es que Joan es homosexual, por lo que no tiene nada que ver con la agresión sexual.

La denuncia partió de una chica de 26 años que fue agredida sexualmente el 19 de noviembre de 2012 en su calle de la barriada de Sants. Según la chica, el agresor llegó en moto hasta la puerta de su casa, entró en la portería, la arrinconó en la portería, le tocó el pecho y la zona genital y la inmovilizó con los brazos.

Los gritos de la chica hicieron que el agresor se marchara, pero después fue “reconocido” por ella misma en una supermercado. En una rueda de reconocimiento, la víctima reconoció a Joan como el agresor.

En el juicio, Joan aseguró que en el momento de los hechos estaba en su domicilio, que jamás había conducido una moto y que era homosexual. De nada sirvieron sus argumentos, como de nada sirvió los errores que la víctima habia cometido en su declaración hablando de detalles como la cazadora del agresor o la longitud del pelo.

Joan ha sido condenado, y su condena ratificada recientemente. Su familia, y él mismo, han emprendido una lucha contra esta sentencia y lo que consideran “un error nefasto de un sistema judicial ineficiente”.

Joan se ve en prisión, pero asegura que él ya está pasando su particular condena al estar en tratamiento psicológico.

Llevo muchos años preocupado por esta situación que me toca vivir, exactamente tres, los años que me han condenado, lo…

Posted by Joan Cardona Pons on Lunes, 13 de julio de 2015

Fuente: Menorca, vía AmbienteG

General , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.