Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Jesús Ruiz’

África se desangra y nadie parece hacer nada

Lunes, 21 de enero de 2019

jesus-ruiz-molina-destJesús Ruiz Molina, obispo auxiliar de Baangasso

La República de Centroáfrica no ha conocido prácticamente la paz desde los 60

“Somos conscientes de que estamos en el ojo del huracán”

“5 sacerdotes asesinados,  han quemado muchos presbiterios, iglesias y  bienes de la Iglesia, que es la única que permanece cuando todos se van”.

(Vicente Luis García).- Algún día la madre naturaleza y la Historia pasarán la factura por el abuso que llevamos haciendo desde hace siglos con África y con América y sus respectivos habitantes y dueños de esas tierras que siguen siendo esquilmadas y regadas con sangre inocente.

Hoy me acerco a la Rep. De Centroáfrica, un país que desde su independencia en la década de los 60 no ha conocido prácticamente la paz, su historia está plagada de golpes de Estado y de cientos de enfrentamientos fratricidas.

El año 2013 puede ser la referencia más aceptada para poner un comienzo al conflicto que hoy sigue sumiendo a este país en el corazón de África en la más absoluta de las pobrezas y donde la vida no vale nada.

Como siempre la Iglesia católica permanece al lado de los que más sufren, sufriendo con ellos. Entre las congregaciones que destacan por su trabajo en este país están los Combonianos. Y de la mano de uno de ellos, Jesús Ruiz Molina, obispo auxiliar de Bangassou, vamos a acercarnos a la situación actual de este país, que como muchos otros del continente negro, se desangra y parece que a nadie le importa.

El segundo fin de semana de enero fueron días intensos para los obispos de Centroáfrica. Lo comenzaron con la Asamblea Plenaria de su Conferencia Episcopal, de la que salió un documento en el que se lamentan de la ineficacia de la ONU, de las consecuencias del embargo de armas y, por otro lado, el creciente tráfico de armas y llegada de mercenarios que han sumergido a la nación en una “anarquía”.

Tras la reunión de los obispos pudieron encontrarse con representantes de la MINUSCA, respecto de los cuales señalan en el documento citado: “Rendimos homenaje a los contingentes de la MINUSCA que con profesionalidad garantizan la protección de los civiles.

Sin embargo, deploramos la duplicidad de algunos contingentes, que permiten que la situación se deteriore ante sus propios ojos como si se beneficiaran de ello, en particular los marroquíes en el este, los pakistaníes en Batangafo y los mauritanos en Alindao.

Ese comportamiento no hace más que exacerbar la situación, ya de por sí crítica, en el país”. Y por último los obispos se reunieron con el presidente del país Faustin-Archange Touadéra al que presentaron el documento de siete páginas.

El presidente les recibió con buenas palabras pero con pocas esperanzas de futuro. El presidente dijo que los Selekas eran como un monstruo “que tenían atado y controlado, y ahora está suelto destrozando y devorándolo todo.”

El pasado año la comunidad cristiana en Centroáfrica perdió por ataques armados a cientos de miembros de su feligresía. De los 5 sacerdotes asesinados, dos eran Vicarios Generales de sus respectivas diócesis, pero además han quemado muchos presbiterios, iglesias… y los bienes de la Iglesia, que es la única que permanece cuando todos se van. “Somos conscientes que estamos en el ojo del huracán”, reconoce monseñor Jesús Ruiz Molina.

En los próximos días conoceremos de primera mano más detalles de esa Asamblea de los obispos y de sus encuentros con la MINUSCA y el Gobierno.

Non solum sed etiam

Hace pocos días, una religiosa que ha vivido muchos años en África, Teo Corral, me invitaba a recoger la voz de los africanos.

De momento, aunque sea la voz de un europeo, sus más de 30 años en África (llegó al Chad en 1987), sin cambiarle la piel creo que lo hacen uno de ellos, me refiero a D. Jesús Ruiz Molina, con quien he contactado, con las dificultades que la tecnología tiene en “su querida África”, y de quien recibiré información de la situación en aquel país.

Emprendo un nuevo “viaje a África” desde la comodidad de mi computadora, sí, pero sabedor de que me pierdo los sonidos, olores, sabores y texturas de una tierra que engancha a todo el que la pisa.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Sacerdote en Centroáfrica recibe premio de Human Rights Watch

Martes, 23 de septiembre de 2014

15109203730_14b125ff8c(JCRodríguez)
El sacerdote Bernard Kinvi ha sido galardonado con el Premio Alison Des Forges correspondiente al año 2014. Se trata de una distinción que concede la organización Human Rights Watch a personas que han destacado por su defensa de los derechos humanos. El padre Kinvi, religioso de la orden de los Camilos, es director del hospital de Bossembelé, en la República Centroafricana, y durante los primeros meses de este año salvó la vida a cientos de musulmanes jugándose de forma muy seria la suya.

“Soy religioso Camilo y he hecho un voto de socorrer a los enfermos y personas necesitadas aún a riesgo de perder mi vida”. Así se expresa en padre Kinvi en una reciente entrevista http://www.centrafrique-presse.info/site/info-droit_de_lhomme-6023.html
« Tengo que confesar que soy bastante miedoso… pero en la situación en la que nos encontrábamos sentí una fuerza excepcional que me empujaba a seguir adelante, a no abandonar a los herido, los refugiados, a ir a buscar a las personas que estaban en peligro. Y pude hacer todo esto gracias al apoyo de mis hermanos de comunidad, y la ayuda excepcional de las hermanas carmelitas de la zona. Es decir, nunca me sentí solo en esta obra y todo el grupo me dio la fuerza de continuar a pesar de las amenazas de muerte”.

Amenazas de muerte que venían de las milicias «anti-balaka», un grupo que a menudo se ha descrito erróneamente como “milicias cristianas, y que surgió el año pasado en Centroáfrica como un conglomerado de personas cuyo objetivo inmediato era combatir los rebeldes musulmanes de la Seleka, y por extensión, atacar a toda la población musulmana. En numerosos lugares del país los anti-balaka han cometido innumerables masacres contra barrios y poblados habitados por personas de esta religión. Se calcula que en Bangui había, antes de diciembre de 2013, unos 100.000 musulmanes y después del acoso que sufrieron por parte de estos milicianos, apenas quedan 5.000. El padre Kinvi llegó a ser detenido (o más bien secuestrado) por los milicianos anti-balaka, quienes se comportaron con él de forma muy agresiva y le amenazaron con matarle por proteger a cientos de musulmanes en el hospital del que es director en Bossembelé. A pesar de todo, los religiosos no cedieron a las amenazas y salvaron la vida a los musulmanes hasta que las fuerzas multinacionales de la MISCA llegaron y pudieron evacuarlos a Camerún.

desplazados-en-centroafricaEl caso del padre Kinvi no es el único en la República Centroafricana. En la parroquia de Boalí, su párroco, un joven de 28 años recién ordenado que se llama Xavier Arnauld Tagba, tuvo el coraje de presentarse en el barrio musulmán de esta ciudad un día de enero cuando acababa de oir que los anti-balaka habían planificado un ataque para matar a todos sus moradores. A toda prisa, consiguió convencerlos para que fueran con él a la iglesia y allí los tuvo cobijados durante varias semanas a pesar de las amenazas de muerte de los milicianos. Más al sur, el comboniano español Jesús Ruiz estuvo a punto de ser eliminado por los mismos anti-balaka cuando intentó evitar que destruyeran la mezquita y guardó en la parroquia los ejemplares del Corán que el Imán de Mongoumba, donde trabaja, le confió antes de huir. En otras ocasiones he hablado en este mismo blog del comboniano ugandés Moses Otti, quien en su parroquia de Fátima, en Bangui, salvó la vida a una joven musulmana a la que una muchedumbre quería linchar, y en medio de la trifulca recibió una cuchillada en la pierna que le tuvo dos meses hospitalizado.

En la ciudad de Carnot, al Oeste del país, el padre Justin Nary, párroco de la iglesia de Saints Martyrs de l’Ouganda tuvo que soportar durante todo el mes de febrero numerosas llamadas anónimas de teléfono amenazándole de muerte. Y cada vez que salía a la calle no podía dar cuatro pasos sin que alguno de los jóvenes fanáticos le apuntara con un fusil. ¿Su delito? Haber creado hace dos años un grupo de paz integrado por católicos, protestantes y musulmanes y haber acogido en su parroquia unos 1.400 musulmanes. Día y noche, él y su vicario soportaron día el acoso de los anti-balaka que exigían la entrega de los desplazados para matarlos. Un día se presentaron en la puerta de la iglesia con dos bidones con 40 litros de gasolina y amenazaron con reducir a cenizas la iglesia. “No tuvimos más remedio que darles dinero para que se marcharan y violencia-en-centroafricanos dejaran en paz”, explica el abbé Nary. Las cosas sólo se calmaron con la llegada de las tropas francesas y de la Unión Africana. En Berberati, también en el Oeste de Centroáfrica, el padre Thomas Isaie, párroco de la iglesia de Saint-Basile, cuenta una historia similiar. “Nuestra parroquia está en el principal barrio musulmán, Loumi. El 15 de febrero quisieron destruir la mezquita y yo me puse delante y les dije que era un lugar sagrado. En el obispado de esta ciudad unos 500 musulmanes salvaron la vida gracias a la intervención personal del obispo.

El padre Kinvi, en la citada entrevista, habla también que conoce casos en los que algunos musulmanes han salvado la vida a cristianos.Este premio –concluye- es un llamamiento a la unidad y la reconciliación para construir la paz en nuestro país”.

Por cierto, cada vez que veo casos heroicos como este – y en África son muchos, muchísimos- no puedo evitar acordarme de personas que escriben anunciando el fin de la vida religiosa, argumentando que hace 40 años en esta o aquella congregación eran tropecientos mil y ahora sólo quedan unos pocos cientos y que eso se debe a que han perdido el rumbo, a que no son fieles a la Iglesia y otro argumentos de pata de banco por el estilo. A estas personas les invitarían a que se dieran una vuelta por algunos de los lugares “calientes” de la República Centroafricana, del Kivu Norte en la República Democrática del Congo o de Sur Sudán –por poner los casos de tres países que conozco un poco mejor- y a que se quedaran en alguna de las comunidades de los religiosos a los que tanto critican. Antes de volver a verter su bilis contra ellos, que intenten pasar allí tres o cuatro días, si es que son capaces de aguantar lo que las personas a las que tanto critican soportan en silencio durante años por amor a su compromiso evangélico.

Fuente Religión Digital

General, Iglesia Católica, Islam , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.