Inicio > General > Más de mil millones de musulmanes celebran el inicio del Ramadán, mes sagrado dedicado al ayuno, oración y solidaridad

Más de mil millones de musulmanes celebran el inicio del Ramadán, mes sagrado dedicado al ayuno, oración y solidaridad

Lunes, 6 de mayo de 2019

Durante el mes de ayuno, el creyente no puede comer, beber ni mantener relaciones sexuales entre el alba y el ocaso, como tampoco puede fumar

La importancia de este periodo estriba en el hecho de que fue en este mes cuando el profeta Mahoma recibió la revelación y escribió el Corán

Mes de ayuno y oración. Ramadán es, sin lugar a dudas, el momento espiritual y religioso más importante para millones de musulmanes en todo el mundo. Casi dos millones de ellos viven en España. Durante este mes, los seguidores del Islam no pueden ingerir alimentos, bebidas, fumar ni mantener relaciones íntimas, pero tampoco enfadarse o decir palabras malsonantes, desde el alba hasta la puesta del sol.

Más de un mil millones de musulmanes han celebrado este lunes el inicio del Ramadán, el mes sagrado que el islam dedica al ayuno y a la oración con variación de algunas horas entre las naciones en el mundo según el momento en el cual se puede ver la luna creciente. La Corte suprema saudita afirmó que “hoy 6 de mayo, es el primer día de Ramadán del año 1440”, con el astro a la vista- el procedimiento puede variar en base a las condiciones atmosféricas y a la distancia entre el sol y la luna en el horizonte- en diversas ciudades y áreas rurales del reino.

Junto a los sauditas, también los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Siria, Egipto, Australia, Turquía, Indonesia y Marruecos -sólo para citar algunos- han celebrado el inicio del mes sagrado para el islam. Primer día de ayuno y oración también para los musulmanes que viven en los EEUU y en Europa. El inicio varía en algunas horas en otras naciones entre las cuales India, Pakistán e Irán, cuna del islam chií.

Por casi un mes los musulmanes se abstienen de comer y beber desde el alba hasta el crepúsculo: prohibidos también el tabaco y las relaciones sexuales. El iftar, que rompe el ayuno, es la comida principal en el arco de 24 horas y se consume a la noche. Según la tradición en este mes Dios reveló el Corán al profeta Mahoma. El Ramadán se concluirá la noche del 4 de junio con la gran fiesta de Eid al-Fitr, caracterizada por celebraciones y banquetes, que se prolungará hasta la noche del día siguiente.

El período de ayuno y oración se abre con la observación de la primera parte de la luna nueva, que puede variar de nación en nación. Este es uno de los pilares (deberes) del islam junto a la peregrinación a la Meca, a la oración canónica, al testimonios de la fe y al dar limosna. Su institución data del segundo año de la “hégira” (622 d. C.), en correspondencia con la fuga de Mahoma de la Meca al oasis de Medina. La tradición quiere que el ayuno cotidiano comience en el momento que se logra distinguir un hilo blanco de un hilo negro.

Cada persona que superó la pubertad y es sana de mente y cuerpo debe cumplir el precepto. Están exentos cuantos tienen problemas psicológicos, los niños bajo la edad de la pubertad, los ancianos, los enfermos, los viajantes y las mujeres embarazadas, que amamantan o que apenas entraron en el ciclo menstrual. Quien no ayuna debe igualmente rezar y realizar cada día una obra de caridad hacia los pobres. Muchos padres hacen observar un ayuno veloz (media jornada).

En las naciones de mayoría musulmana, empresas y oficinas reducen el horario laboral y muchos restaurantes cierran durante el día. Las personas se saludan utilizando fórmulas tradicionales como “Ramadam Mubarak” y “Ramadan Kareem”, augurando al destinatario un mes “bendito” y “generoso”. Al mismo tiempo el mes sagrado en los últimos años evidenció elementos que poco tienen que ver con la fe, sino más bien con el comercio y los negocios, con características publicitarias y compras y pasar la noche en hoteles lujosos.

Presentando el inicio del Ramadán, el cotidiano de Arabia Saudita, Arab News subraya que en este período hay una mayor “unidad y cercanía” y que “musulmanes y cristianos promueven gestos de caridad, entre los cuales banquetes (para los más pobres) al exterior de las mezquitas”. En Egipto los niños encienden pequeñas linternas (fanoos) y entonan cantos tradicionales, mientras que los padres decoran calles y plazas, además de preparar comidas tradicionales del período. En Indonesia, nación musulmana más poblada del mundo, los niños visten ropas tradicionales, participan en procesiones y cantos en el día del inicio del mes de ayuno.

No obstante la guerra, en Siria los mercados son invadidos por las familias para comprar comida o bebidas tradicionales, como el té. Entre las tradiciones está la hakawati, que deriva de la palabra “historia” y consiste en contar historias, mitos, fábulas y pasos del Corán. En el vecino Líbano, si bien el 40% de la población es cristiana el mes del Ramadán involucra a toda la población, con Ong y grupos de activistas que promueven iniciativas comunes de caridad, como la distribución de comidas afuera de las mezquitas e iglesias.

En Irak, después de años de toque de queda nocturnos, la calles (adornadas) están volviendo a estar llenas de personas; las cuales preparan las comidas tradicionales, participan en los juegos y degustan bebidas y comidas dentro de los locales.  En Irán, al contrario, se hacen sentir las consecuencias de las sanciones americanas que están afectando cada vez más a la población, empobreciéndola.

Además, según alguna voces provenientes de Washington, el presidente Donald Trump está lista para anunciar nuevas medidas contra la República islámica en concomitancia con la fiesta, como ya sucedió en otras ocasiones. Una situación que está convenciendo siempre más a los iraníes sobre la “evidente hostilidad” del gobierno de los EEUU contra ellos.

Reglas principales del Ramadán

Para entender los parámetros básicos de este mes, particularmente sagrado para los creyentes, he aquí las reglas principales.

1. A qué obliga el ayuno.

Durante el mes de ayuno, el creyente no puede comer, beber ni mantener relaciones sexuales entre el alba y el ocaso. En la era contemporánea, se ha añadido el tabaco a las prohibiciones, por lo que tampoco puede fumar.

Algunas lecturas rigoristas añaden que el ayuno incluye todo lo que entra en el cuerpo humano de una u otra manera, por lo que añaden a la lista de prohibiciones la de maquillarse o la de perfumarse, e incluso la de lavarse los dientes.

Pero hay también obligaciones o recomendaciones espirituales de las que no se habla tanto: el mes de ramadán es un mes de piedad y acercamiento al prójimo, y por ende el creyente debe absternerse de la maledicencia y del conflicto. Esa es la razón que subyace en las “treguas de ramadán” que se negocian a veces en ciertos conflictos en el mundo musulmán.

2. Quiénes están exentos.

Las categorías de personas exentas de ayuno son los niños (antes de que lleguen a la pubertad), los enfermos, las mujeres que menstruan y los viajeros, aunque estas tres últimas categorías deben “devolver” los días no ayunados después de que pase el ramadán.

Los enfermos: los médicos hacen campaña todos los años para recordar a ciertas categorías de enfermos (principalmente diabéticos y personas con dolencias digestivas) que ayunar es nocivo, unas recomendaciones no siempre escuchadas porque para muchos musulmanes el cumplimiento de la religión pasa antes que la salud.

Las mujeres que menstruan no comen ni beben en público porque eso significaría dar visibilidad a su estado. En consecuencia, suelen comer discretamente o a escondidas.

Los viajeros: hay discusión sobre si esta exención tiene sentido hoy en día, pues los viajes no se parecen a los que se hacían cuando nació el islam: no duran días ni el creyente viaja en caravanas por lugares desérticos. Son cada vez más las personas que ayunan durante sus viajes.

3. Por qué cambia de fecha cada año.

El ramadán es uno de los doce meses islámicos, que se rigen por el calendario lunar, y no el solar. Los meses lunares tienen 29 ó 30 días, por lo que en el cómputo anual, cada año lunar tiene diez días menos que el solar. Esa es la razón de que cada año el ramadán “se adelante” diez días con respecto al calendario universal. Y por esa misma razón, algunas veces el ramadán cae en invierno y otras en verano.

El ramadán en verano es particularmente penoso no solo por el calor, sino porque las horas de ayuno son larguísimas: suelen superar las 16 horas en casi todos los países de mayoría musulmana, que se encuentran sobre todo en el hemisferio norte.

Cuando hay musulmanes que por razones diversas se encuentran residiendo en países muy cercanos a los polos, como Groenlandia o Noruega, el ayuno veraniego puede durar hasta 20 ó 22 horas. En esos casos, puede suceder que los fieles decidan en asamblea alinearse con el horario de Arabia Saudí (por estar allí La Meca) y ayunar las mismas horas que los saudíes.

4. Cuál es la importancia particular de este mes.

El ayuno en ramadán es uno de los cinco pilares del islam (los otros son la profesión de fe, la plegaria colectiva, la peregrinación y la limosna a los necesitados). Su importancia estriba en el hecho de que fue en este mes cuando el profeta Mahoma (que los musulmanes prefieren llamar Mohamed, también en español) recibió la revelación y escribió el Corán supuestamente a dictado del propio Alá (que los musulmanes prefieren llamar Allah).

Los musulmanes dicen que el ramadán es un mes con una “baraka” (gracia divina) añadida, y es lugar común decir que las puertas del cielo están abiertas durante todo el mes y el diablo está maniatado. Es el mes donde se cree popularmente que se cumplen los deseos (como sanar un enfermo, o quedarse embarazada), y en los que hay más misericordia con los pecadores. Incluso morir en ramadán es para muchos un alivio.

5. Cómo se adaptan los países musulmanes al ritmo del Ramadán.

Debido a los cambios alimenticios y de sueño que el ramadán implica, los países musulmanes suelen adoptar los horarios de escuelas y de oficinas estatales para hacer más llevaderas las horas del ayuno. Muchas compañías privadas también aplican estos cambios, optando generalmente por el horario continuo, con entradas más tardías y salidas más tempranas.

Los cafés están casi todos cerrados durante las horas diurnas y hacen su gran negocio en las noches. Muchos restaurantes optan por tomarse el mes de vacaciones forzosas.

Los comercios (principalmente los de ropa, y los supermercados) reducen su horario diurno y, tras el horario de ruptura, reabren y suelen tener una gran afluencia.

Pero sin duda, el lugar de mayor afluencia en el mes de ramadán es, como no podía ser de otro modo, la mezquita. Los templos se desbordan y los fieles ocupan calles y calles para la oración estrella del ramadán, que se llama “tarawih”, la que se celebra justo después de la primera comida del día.

Fuente Religión Digital

General

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.