Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Muro de Berlín’

La eurodiputada austriaca Ulrike Lunacek entregó al papa una bufanda LGTB en su visita al Parlamento Europeo

Jueves, 27 de noviembre de 2014

Pope1_1Ulrike Lunacek, parlamentaria europea del grupo de los Verdes, es una de las representantes políticas más comprometidas con los derechos de la comunidad LGTB del viejo continente. Así lo ha vuelto a demostrar durante la visita del papa Francisco a la sede del Parlamento Europeo. Lunacek ha hecho entrega de una bufanda con los colores del arcoíris y una carta de su coalición al sumo pontífice. La bufanda, que fue tejida por las mujeres indígenas del Ecuador, es un “símbolo de la protección de los pueblos indígenas en los Andes, por los derechos de gais y lesbianas y por la paz”.

La acción de Lunacek, al regalarle a Francisco una bufanda con los colores del emblema LGTB, guarda un importante simbolismo: representa un claro mensaje por el cambio de actitud de la Iglesia católica hacia el colectivo LGTB. Ha ocurrido durante la visita del líder religioso a la sede parlamentaria europea, que tuvo lugar ayer. Desde que Juan Pablo II lo hiciera en 1988, la Eurocámara no había vuelto a recibir a ningún papa. En aquel momento, Europa estaba a punto de romper con la bipolaridad clásica entre capitalismo y comunismo, que desembocaría en la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 y la Unión Europea comenzaba además a abrirse hacia los países del este.

Los muros actuales son mucho más sutiles. La discriminación, la homofobia y la transfobia así como el avance de los partidos eurófobos de extrema derecha son amenazas con las que se topa la comunidad LGTB europea para avanzar en el reconocimiento y la consolidación de sus derechos. En el aspecto estrictamente religioso, si bien la postura del actual papa es menos beligerante hacia las personas LGTB que la de pontífices anteriores, lo cierto es que Jorge Mario Bergoglio (nombre secular del papa Francisco) ha acabado asumiendo una decepcionante postura conservadora y excluyente.

En el escrito que Lunacek ha entregado al papa, junto con la bufanda LGTB, los Verdes expresan que “estamos gravemente preocupados por la continua condena de la homosexualidad” por parte de la Iglesia católica. Asimismo, también manifiestan una posición expectante “en lo que respecta a las mujeres, especialmente cuando se trata de sus libertades personales y los derechos reproductivos y su lugar y su papel en la Iglesia”. También han manifestado su conmoción “por la magnitud de los abusos sexuales –tanto heterosexuales como homosexuales– cometidos por personas ordenadas por la Iglesia católica”.

La austriaca Ulrike Lunacek abanderó el informe contra la homofobia y la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género que respaldó el Parlamento Europeo el pasado mes de febrero. El texto, aprobado por 394 votos a favor, 176 en contra y 72 abstenciones, condena enérgicamente toda discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, y “deplora profundamente” que los derechos fundamentales de las personas LGTBI no se respeten siempre en la Unión Europea.

Cabe recordar que el compromiso de Lunacek con la igualdad de las personas LGTB ha grajeado odios y recelos entre agrupaciones ultras. Sin ir más lejos, durante su participación en la pasada edición del Orgullo de Viena sufrió un intento de agresión en plena calle. La política progresista fue atacada con ácido butírico mientras concedía una entrevista. Ni la eurodiputada ni las personas que la entrevistaban sufrieron lesiones, pero sí resultaron dañados tanto la ropa de Lunacek como la cámara y el equipo de los entrevistadores. Tras este suceso, la propia Lunacek declaraba que “esta clase de ataques aislados demuestran que la lucha por la tolerancia, la aceptación y el respeto en Austria no ha finalizado. Es necesario oponerse a las personas que diseminan el miedo y el odio”.

General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

En el XXV aniversario mártires de la UCA: El “recuerdo peligroso” de Jesús, por José María Castillo, teólogo

Domingo, 16 de noviembre de 2014

cms-image-000007343XXV aniversario de los mártires de la UCA

Ignacio Ellacuría, veinticinco años después

Redacción de Atrio: Recordando a Ellacuría y a sus compañeras y compañeros mártires

La influencia del filósofo y teólogo se mantiene en su obra 25 años tras su asesinato

“El padre Nachito decía “¡esto es una injusticia!” y entonces al ratito de eso pum, no se oyó nada”

Mártires de el salvador: ¡Prohibido olvidar!

La dictadura argentina también vigilaba a monseñor Romero

Romero será beato en 2015

En recuerdo de los Mártires de El Salvador. Leído en su blog Teología sin Censura:

El asesinato de cinco jesuitas y dos empleadas de la UCA (Universidad Centroamericana, de San Salvador), el 16 de Noviembre de 1989, coincidió, en aquel mismo año y en aquel mismo mes, con la caída del muro de Berlín. Se ha dicho que los acontecimientos de aquel momento histórico, no sólo en Europa sino también en Centroamérica, fueron “la metáfora suprema del triunfo de la libertad”. Y es que, como ha escrito Bertrand de la Grange, corresponsal de Le Monde en la Centroamérrica de aquellos días, el mundo asistió en aquel Noviembre del 89, al “derrumbe del bloque soviético (que) sentenció la lucha armada y aceleró los procesos de paz en Centroamérica”.

La coincidencia (con la pequeña distancia de pocos días) entre los asesinatos de la UCA, en El Salvador, y la caída del Muro, en Berlín, representa las dos caras de la lucha por la conquista de la igualdad y de la libertad, los dos pilares sobre los que se pueden (y se tienen) que edificar los derechos humanos y la paz en el mundo. Por la conquista de este ideal sufrieron y murieron, tanto los que cayeron en el muro de Berlín como los que fueron asesinados en El Salvador.

Por caminos opuestos, y a primera vista contradictorios, unos y otros murieron por la misma causa: la lucha por la libertad y la dignidad. A fin de cuentas, cuando se trata de alcanzar la libertad, lo mismo da que la opresión venga de la derecha o de la izquierda. En un caso y en otro, se les roba a los seres humanos lo más grande que se les puede quitar, su dignidad. Y eso es lo que se les arrebataba tanto a las víctimas apresadas por el Muro de Berlín, como a los cerca de 4.000 salvadoreños que murieron en las dos semanas de combates, entre guerrilleros, soldados y población civil, a partir del 11 de Noviembre del 89.

Se ha dicho que aquello fue la ofensiva que abrió la posibilidad de la paz, al dejar patente que la guerra no se podía decidir militarmente. En esta coyuntura, el 15 de Noviembre, fue cuando el Estado Mayor del ejército salvadoreño decidió eliminar a los “reconocidos líderes” que le estorbaban en su proyecto de seguir dominando al pueblo. En la madrugada del día 16, fueron asesinados los mártires de la UCA.

La enseñanza, que nos deja patente todo esto, es un hecho que da mucho que pensar: por el camino de la represión y la dominación, lo que hacemos es levantar muros y fronteras que nos dividen, nos separan y nos alejan. Sin embargo, por el camino de los que dan la vida porque no soportan la desigualdad y la falta de libertad, lo que hacemos es dar pasos de gigante hacia un mundo en el que será posible vivir en paz.

jesuitas-uca-720_560x280Por esto puedo asegurar que me produce una tristeza inmensa la postura ignorante y fanática de quienes se empeñan en seguir diciendo que, desde Mons. Romero hasta los jesuitas de la UCA, todos los que lucharon y murieron en Centroamérica, por el ideal de una sociedad más justa, más libre y más igualitaria, no eran sino militantes políticos de izquierdas que pretendían imponer un sistema de dominación totalitaria. ¿No se dan cuenta, quienes echan mano de ese vulgar lenguaje de tópicos manidos, que todo aquel proceso de Centroamérica ocurrió precisamente cuando se estaba hundiendo el Muro que separaba a los dos bloques, y que representaba el final de la guerra fría y del sistema totalitario impuesto por el comunismo?

Así las cosas, ¿se puede asegurar tranquilamente que Ignacio Ellacuría y los otros jesuitas (como los campesinos del Mozote y tantos miles de muertos de aquellos meses en El Salvador) fueron “los huérfanos del Muro”? A quienes se atrevan a tomar en serio semejante cuestión, yo les pregunto: ¿Y qué decimos de los que murieron por hundir para siempre el Muro de Berlín? ¿Fueron estos también enemigos de la justicia y de la libertad?

No hay cosa que me dé más pena que la gente que no piensa, porque es incapaz de pensar. Quienes piensan siempre lo que piensan otros, ésos son los que viven siempre a merced de lo que interesa a otros, no de los que les conviene a ellos. Y esto, ahora más que nunca, abunda demasiado para desgracia de todos.

De Ignacio Ellacuría, y de aquellos jesuitas, me impresiona su libertad y su coherencia. Yo mismo lo vi y lo palpé con mis manos y mis ojos, cuando, poco después de la muerte de aquellos mártires, tuve la enorme suerte de poder irme a la UCA, para echar una mano – durante 16 años – en la terea de cubrir el inmenso vacío que habían dejado aquellos testigos de sus más profundas convicciones, las convicciones del Evangelio, la forma de vida que quedó trazada en el “recuerdo peligroso” de Jesús.

Espiritualidad, General, Iglesia Católica , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.