Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Iñaki Mujika’

“Dejamos de ser ciudadanos de segunda”: Gipuzkoa ha registrado cerca de 450 matrimonios homosexuales en diez años

Lunes, 6 de julio de 2015

WASHINGTON - AUGUST 21: TV reporter Roby Chavez (3rd L) holds hands with his partner Chris Roe (5th L) during their wedding ceremony, officiated by Rev. Dwayne Johnson (4th L) of Metropolitan Community Church of Washington, as best couples Rob Clemenz (L) and Rick Duplantier (2nd L), and Anthony Maldonado (6th L) and Brian Albertoni (R) look on August 21, 2010 at the Woodrow Wilson House in Washington, DC. Chavez of Matthews, Louisiana, and Roe, of Monticello, Wisconsin, tied the knot after they have been together for five years. Roe popped the question on the night when DC became the sixth place in the U.S. to legalize same-sex marriage while Chavez was on a tight deadline covering the story. The couple will speed two weeks in Greece for their honeymoon.   Alex Wong/Getty Images/AFP== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==  TELETIPOS_CORREO:HUM,ANIMAL,%%%,%%%Dos hombres contraen matrimonio sin disimular su felicidad. / AFP

Al año siguiente a la aprobación, en 2006, es cuando más bodas homosexuales se formalizaron en el territorio: 63

Hace una década se aprobó la reforma que legalizó bodas entre personas del mismo sexo

Ane Urdangarín, San Sebastián
29 junio 201512:38

El 30 de junio de 2005, hace casi diez años, España se convirtió en el cuarto país del mundo que aprobaba el matrimonio entre homosexuales. El Congreso de los Diputados levantó el veto del Senado y dio su respaldo a la norma que permitió el matrimonio entre gays y entre lesbianas, además de reconocerles el derecho a adoptar niños, en un debate en el que el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, intervino por sorpresa para destacar que con esta iniciativa se forjaba una «sociedad más decente, porque una sociedad decente es aquella que no humilla a sus miembros».

«Nunca una modificación tan pequeña en la ley, que es mínima, porque lo que se hizo fue sustituir hombre y mujer por cónyuge, ha tenido un valor tan importante para tanta gente», recuerda Iñaki Mujika, quien siendo teniente alcalde de Lasarte-Oria se casó con su ahora marido, Fernando San Martín. Como ellos, 436 parejas del mismo sexo han contraído matrimonio en Gipuzkoa desde julio 2005, que es cuando comenzaron a oficiarse las bodas entre homosexuales, y diciembre de 2014, según los últimos datos del Eustat. Del total, 232 han sido parejas de hombres y 204 de mujeres las que han legalizado su situación gracias a una reforma muy sucinta del Código Civil, que desde hace diez años establece que los efectos y requisitos del matrimonio serán siempre los mismos con independencia de que los contrayentes sean de igual o distinto sexo.

Esa modificación fue «un triunfo de las libertades, un reconocimiento a nuestra dignidad como personas, porque decía que éramos iguales al resto de la gente con la que nos habíamos educado y crecido», dice el primer teniente de alcalde de Donostia, Ernesto Gasco. Pocos como él conocen cómo se gestó aquella modificación legal y lo que ha supuesto para tantas parejas del mismo sexo. De hecho, él y su marido, Iñigo Alonso, con el que lleva 24 años viviendo, se habían dado el ‘sí quiero’ previamente, en octubre de 2003. Fue en una ceremonia celebrada en el Ayuntamiento donostiarra, la primera que formalizaba una unión entre personas homosexuales desde la aprobación en el Parlamento Vasco de la Ley de Parejas de Hecho. La imagen de Ernesto e Iñigo casándose con sus madres de madrinas fue publicada por muchos medios. «Creo que esa ceremonia previa fue muy importante para apoyar la posterior reforma legislativa. Una de las cosas más importantes fue que estuvieron toda nuestra familia, los aitas, hermanos, tíos… Quisieron venir todos. El sentimiento era de ‘eres uno más, eres igual que los demás’, que en el fondo supone recuperar la dignidad como persona». Tras esa sonada boda, vino otra, la ‘legal’: el 20 de septiembre de 2005 Gasco y Alonso se convirtieron en los primeros políticos homosexuales de España en contraer matrimonio tras la reforma.

Gasco aún conserva la vajilla que su amigo Pedro Zerolo le regaló por la boda. El nombre de Zerolo, recientemente fallecido tras plantar cara al cáncer, es mencionado por los distintos protagonistas de este reportaje para valorar el trabajo que realizó en la consagración de este derecho. Gasco trabajó con él y con otro reducido grupo que fue convocado en la sede socialista de Ferraz para definir la estrategia de igualdad.

Una reforma «pionera»

Años después se dio un cambio legislativo «pionero», que recientemente han dado otros países como Irlanda, «y que es importante que vaya acompañado por el respeto». En este punto, Gasco subraya la actitud del Papa Francisco, «totalmente respetuosa con la dignidad de las personas, lo que creo que también contribuye y ayuda muchísimo a la normalización de la situación, que es muy de agradecer». Porque en ocasiones la sociedad suele ir un paso por detrás de los avances legislativos y aún se registran episodios, por ejemplo, de acoso homofóbico en centros escolares, según un estudio que hace tres años presentó Gehitu. «Eso tiene que ir acompañado en una educación en valores, que sirve para esto y también para los derechos de la mujer, de las minorías… Para la convivencia».

El psicólogo Jesús Estomba coordina el servicio de información y asistencia Berdindu de Gehitu y conoce de primera mano los problemas e inquietudes del colectivo LGTB. La aprobación del matrimonio homosexual fue, a su juicio, «un hecho a nivel de derechos humanos fundamental, porque aquellos años hubo millares de personas que pasamos de ciudadanos de segunda a ciudadanos de primera, y eso me parece fundamental». Con la modificación del Código Civil se dio, además, «cobertura legal a una realidad que estaba ahí. La familia homosexual no surgió porque se aprobó el matrimonio, las parejas del mismo sexo ya estaban, pero sin cobertura legal», con todo lo que ello implicaba. «Por ejemplo, en una situación sanitaria, la pareja con la que se llevaba tantos años de convivencia ante la ley no tenía ningún derecho de decisión».

Hace diez años se modificó la ley, pero el colectivo homosexual no olvida cómo durante siete años pendió, cuentan, «una espada de Damocles» a raíz del recurso de inconstitucionalidad que interpuso el PP. «Fue un periodo de ‘stand by’, de incertidumbre demasiado largo. Felizmente se resolvió adecuadamente y a día de hoy podemos decir que el matrimonio igualitario es una realidad estable y en toda regla», se congratula Estomba.

La conciencia social

No obstante, aún sigue percibiendo «un desfase» entre los avances legales y la conciencia social. «Se consiguió el matrimonio homosexual, luego una ley de transexualidad, pero creo que la conciencia social no ha seguido ese curso de avances, está bastante por detrás». El psicólogo recuerda que «siguen pasando cosas. Nuestros jóvenes siguen transmitiendo mensajes, idearios sexistas, homófobos… Podemos decir que en el terreno legal hemos avanzado mucho, en un plano cognitivo también; ya somos políticamente correctos, sabemos cómo se dicen las cosas y lo que no hay que hacer, pero quizás afectivamente cuando hablamos de homosexualidad o transexualidad, ahí hay mucho que hacer». También es cierto, añade, que el matrimonio igualitario ha contribuido «positivamente en esa conciencia social, ha tenido un efecto positivo». El hecho de que legalmente fuera reconocido ha podido ejercer un cambio positivo en el ideario de muchas personas: «Si esto es legal, por algo será».

Un cambio legal que cumple diez años y que «por primera vez» puesto a España «a la cabeza de los Estados aprobando una ley puntera que ha marcado el camino a otros muchos países».

«Dejamos de ser ciudadanos de segunda»

«Conseguimos sacar del armario a nuestras familias y amigos, que pudieran decir con tranquilidad: ‘lñaki está casado con Fernando’»

A1-44580402.jpg Fernando e Iñaki, felices con algunos allegados tras casarse.

Iñaki Mujika y Fernando San Martín tienen mucho que celebrar este 2015. Cumplen 25 años como pareja y 10 de casados. Ediles durante muchos años de los ayuntamientos de Lasarte-Oria e Irun respectivamente, Mujika aún se emociona y su voz se entrecorta al recordar su boda y lo que supuso la legalización del matrimonio gay. «No sabes lo que fue eso. Cuando has vivido muchos años en silencio, y eso que en nuestro caso nuestro entorno nos conocía, lo sabía y lo vivimos con cierta libertad, pero cuando siempre has sido considerado ciudadano de segunda, encontrarte de pronto con que tu sociedad era capaz de reconocerte y no solo por nosotros… Yo en la década de los 90 ya había salido del armario, y lo que conseguimos con la ley es sacar del armario a nuestras familias y amigos, y que pudieran decir con tranquilidad ‘Iñaki está casado con Fernando’ y que fuera algo totalmente normal para ellos, que pudieran decirlo incluso con alegría». Una situación muy distinta a sus primeros escarceos de juventud, cuando la homosexualidad era aún delito. Por eso, el paso dado hace una década fue «tan importante, el haber pasado de aquella situación previa a la libertad de poder expresarlo y celebrarlo con la familia públicamente. Muchas veces digo que no sé si es comparable, pero que me recuerda a la discriminación que había cuando no se podían casar blancos y negros. Éramos ciudadanos de segunda porque se nos negaba ese derecho». De ahí el valor «del reconocimiento público» de una situación «que había hecho sufrir a tanta gente».

Mujika no ha olvidado la imagen del presidente Zapatero, «que subió él mismo a la tribuna, cosa excepcional, para defender que esta ley nos hacía mejores como sociedad, más dignos. Fue tremendamente emocionante». Tampoco olvida los siete años de recorrido del recurso de inconstitucionalidad. «Fue el recurso de la vergüenza. No sé si al final lo que se hizo fue dejar pasarlo, por si la sociedad lo asumía con naturalidad y poder fallar con tranquilidad, o tomaran la decisión que tomaran iba a ser un tema conflictivo. Esos siete años se hicieron largos pero vinieron bien porque se comprobó que la sociedad lo asumió con normalidad».

Alegría «tremenda»

A pesar de la legalización, Iñaki y Fernando dudaron en casarse o no. Hace tiempo que eran una pareja consolidada. Pero al final se lanzaron, y lo hicieron como «tenía que ser». Se ocuparon de todos los detalles de una «boda preciosa» en el Ayuntamiento de Donostia para la que les dieron cita el 15 de octubre de aquel mismo año, una fecha «importante, porque mi marido es tremendamente creyente, ha sido profesor de religión y tiene pasión por Santa Teresa». En la boda, oficiada por Ernesto Gasco, leyeron un texto con carga política que celebraba el reconocimiento «por fin» de un derecho, y recordaba a quien aún eran, y siguen siendo, castigados por su condición sexual. «No se nos olvidó que una semana antes había habido ejecuciones en Iran». La segunda parte fue más familiar, de celebración, «con el recuerdo a mi madre y mi suegro, que habían fallecido». Una boda que vivieron con una alegría «tremenda» y del que conservan recuerdos de muchos momentos bonitos y entrañables, pero sobre todo «las caras de nuestros familiares. Somos de familia numerosa y vernos allí con ellos… ». Iñaki se vuelve a emocionar.

Fuente El Diario Vasco

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.