Inicio > General, Homofobia/ Transfobia. > El 80,9% de las personas LGBTIQ+ ha sufrido discriminación a lo largo de su vida y el 57,7% en el último año

El 80,9% de las personas LGBTIQ+ ha sufrido discriminación a lo largo de su vida y el 57,7% en el último año

Martes, 9 de julio de 2024

IMG_5707

Debido a la discriminación el 38,9% se autolesionó al menos una vez en su vida, algunos dañando su cuerpo y aislándose y otros intentando suicidarse. Pese a ello, la mayoría reconoce que la discriminación ha disminuido y que Chile se encuentra mejor que otros países de la región. La Segunda Encuesta Nacional sobre Diversidades, contestada por más de 4 mil personas LGBTIQ+, aportó datos inéditos: el 9,6%  declara pertenecer a un pueblo originario y 16,1% reporta algún tipo de discapacidad o dificultad física o mental.

A 11 años del primer sondeo el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) aplicó este año la Segunda Encuesta Nacional sobre Diversidades y Discriminación, la cual al ser contestada por 4.442 personas LGBTIQ+ se convirtió en el  sondeo más masivo y representativo del sector.

La encuesta, aplicada de manera presencial y remota entre marzo y junio del 2024, arrojó datos alarmantes sobre la discriminación que afecta a las personas LGBTIQ+, sin embargo al mismo tiempo se aprecia que cada vez hay menos miedo para visibilizar la orientación sexual o la identidad de género, así como la percepción de que Chile es menos segregador que sus pares de Sudamérica.

El sondeo innovó al consultar por primera vez a nivel nacional sobre las posiciones ideológicas, políticas y religiosas que identifican a las personas LGBTIQ+, además de indagar en los alcances de la discriminación interseccional, toda vez que aportó datos inéditos sobre el porcentaje de este grupo humano que  tiene alguna discapacidad o dificultad física o mental y se identifica con algún pueblo originario. Del mismo modo, se indagó por primera vez sobre los porcentajes de personas LGBTIQ+  que han sido discriminadas por redes sociales y ejercen labor de cuidadores.

“Desde la primera encuesta nacional el país ha cambiado radicalmente, en muchos casos para mejor. A la generación de leyes y políticas públicas, se suma la expresión de la diversidad LGBTIQ+. Por ejemplo, a diferencia de hace 11 años, ahora hay personas que se identifican como no binarias, pansexuales o asexuales, conceptos que antes eran poco y nada usados o conocidos, señaló el Movillh

Sin embargo, añadió en los últimos dos años se aprecia un recrudecimiento de la discriminación que erosiona los avances y mantiene vulnerables a las personas LGBTIQ+, en especial a niños, niñas y adolescentes, pues la mayoría, un 67%, sufre los primeros abusos en razón de su orientación sexual o identidad de género antes de los 18 años. Además de quienes se autolesionaron debido a la presión social, el 78,6% lo hizo en su infancia o adolescencia, con intentos  de suicidio en el 17,7% de los casos. Sin duda usaremos los resultados del sondeo para sensibilizar a la ciudadanía y seguir incidiendo en la creación o perfeccionamiento de leyes y políticas públicas anti-discriminatorias, añadió.

Diversidad LGBTIQ+ y discriminación

El 80,9% reporta que ha vivido al menos una vez en su vida discriminación en razón de su orientación sexual o identidad de género versus el 19,1% que jamás ha experimentado ese problema.

En tanto, el 56,7% señala haber sufrido discriminación en el último año. Del total, en el último año el 32,4% vivió la discriminación solo una vez; el 16,9% “mensualmente”, el 4,6% “semanalmente” y el 2,8% “ a diario”.

El 70,2% de quienes han sido víctimas de discriminación señalan que esta se expresó como “burlas o insultos”; seguido por “obstáculos para mi libertad de expresión” (46,9%), “agresiones psicológicas” (42,9%), amenazas (18,8%),  “obstáculos para acceder a servicios o productos ofrecidos por instituciones públicas” (11%), “agresiones físicas”  (10,7%), “obstáculos para acceder a servicios o productos ofrecidos por instituciones privadas” (10,1%) y abuso sexual (10,1%).

A su vez, el 39% reporta que ha sido discriminado a través de internet o redes sociales: el 30,3% con “burlas o insultos”; el 8,1% con “burlas, insultos y amenazas” y el 0,6%  solo con “amenazas”.

El 56,6% identifica como responsables de la discriminación a desconocidos, seguidos por  familiares (43,4%), compañeros/as de estudios (35,7%), compañeros/as de trabajo (19%), “vecinos o personas cercanas a mi barrio” (16,8%), docentes o directivos de establecimientos educacionales (15,8%),  jefes o superiores del trabajo (10,9%), personal de salud (8,6%), carabineros (8,4%), trabajadores de instituciones privadas (7.9%), funcionarios de instituciones públicas (6,4%), PDI (2,4%), defensores públicos (1,1%) y  fiscales (0,8%).

Diversidad LGBTIQ+ y grados de libertad

El 37,3% comentó por primera vez a terceros sobre su orientación sexual o identidad de género entre los 18 y 29 años; el 28,2%  entre los 15 y 17 años; el 25,4% entre los 11 y 14 años; el 4,2% entre los 6 y 10 años; el 3,5% entre los 30 y 39 años; el 0,4% antes de los 5 años;  el 0,3% entre los 40 y 49 años y el 0,1% entre los 50 y 59 años. El 0,6% nunca lo ha contado.

En relación con lo anterior, solo el 2,8% declara que vive su orientación sexual o identidad de género sin ninguna libertad; el 60,4% “con alguna libertad, pero no total” y el 36,8% “de manera totalmente libre”.

Como consecuencia, el 38,6% dice que no se abstiene de expresar en público su orientación sexual o identidad de género (el 11,8% nunca lo ha evitado y el 26,8% antes lo evitaba, pero ya no), mientras el 48% “a veces” evita expresarse y el 13,4% “siempre” lo hace por temor a agresiones, acosos o amenazas. Muy vinculado a ello, el 49,1 % no se abstiene de visitar lugares por temor  a agresiones (el 28,9% nunca se abstuvo y el 20,2% antes lo hacía, pero ya no), mientras el 41,2% solo “a veces” lo hace y el 9,7% “siempre”.

Entre quienes han evitado expresar su orientación sexual o identidad de género, el 36,4% lo ha hecho en “calles, plazas o parques”, el 33,7% en “reuniones familiares”, el 30,9% en el transporte público,  el 21,5% en su lugar de trabajo,  el 19,4% en bares o discotecas, el 16% en instituciones públicas, el 15,4% en instituciones privadas, el 12,4% en una cafetería o restaurante, el 9,8% en marchas o eventos masivos, el 9,5% en reuniones con amigos o vecinos y el 9,6% en su lugar de estudios

 Experiencia personal de la discriminación y denuncias

El 28,2% de quienes han sufrido discriminación vivieron su primer episodio de exclusión entre los 11 y 14 años, seguido por quienes tienen entre 18 y 29 años (25%), entre 15 y 17 años (23%),  entre 6 y 10 años (14%), entre 30 y 39 años (4,1%), antes de los 5 años (1,8%), entre los 40 y 59 años (0,4%) y entre los 50 y 59 años (0,2%). El 3,3% no recuerda a qué edad vivió su primer episodio de discriminación.                                    

Debido a la discriminación y presión social en razón de su orientación sexual o identidad género, un 38,9% reporta que se autolesionó. De quienes se infligieron daño, el 32,2% lo hizo aislándose del resto de las personas, el 25,7% lesionando zonas de su cuerpo, el 18,1% dejando de comer, el 17,7% intentó suicidarse, el 8,1% consumió abusivamente de drogas y el 4,9% se propinó “otras” agresiones.

Resulta alarmante que del total de personas que se autolesionó, el 78,6% lo hizo en su infancia o adolescencia: el 37,6% entre los 11 y 14 años; el 34,5% entre los 15 y 17 años, el 6,3% entre los 6 y 10 años  y el 0,2% antes de los 5 años.  El 19% lo hizo entre los 18 y 29 años; el 2% entre los 30 y 39 años y el 0,4% entre los 40 y 49 años.

Pese a los nocivos efectos de la discriminación, del total de personas que la han vivido solo el 9% denunció el último abuso que sufrió.

El 25,6% descartó denunciar “porque simplemente no quise”, seguido “porque no vale la pena denunciarlo” (22,8%), “porque solucioné el problema yo mismx” (14,6%), “por temor a represalias” (13,7%), “porque no sabía donde ir o como hacerlo” (13,7%), “porque no quería dar a conocer mi orientación sexual o identidad de género” (7%), y “porque no tuve tiempo” (2,6%).

Personas LGBTIQ+, nacionalidad, pueblos autóctonos y discapacidad

La encuesta aportó importantes datos para hacer frente a la discriminación interseccional, en tanto explicitó el porcentaje de personas LGBTIQ+ que además de su orientación sexual o identidad de género podrían ser segregadas por su nacionalidad, discapacidad o pertenencia a pueblos originarios

El 95,1% es de nacionalidad chilena; el 2,8%, venezolana; el 0,5%, colombiana y el 0,4%, peruana. Las nacionalidades argentina, boliviana, brasileña, ecuatoriana Y española son reportadas en cada caso por el 0,1%, mientras que el  0,7%  es de otros países.

El 9,6% declara pertenecer a un pueblo originario. Del total de personas encuestadas, el 7,5% es mapuche; el 0,9% diaguita; el 0,5%, aymara; el 0,3%, atacameño; el 0,2% quechua y el 0,2% “otros”.

El 16,1% dice tener algún tipo de discapacidad o dificultad física o mental. Del total de encuestados, el 8,4% declara “dificultad psiquiátrica”; el 3,2% “dificultad mental o intelectual”, el 2,1% “ceguera o dificultad para ver aún usando lentes”, el 1,7% “dificultad física o de movilidad”, el 0,6% “sordera o dificultad para oír aún usando audífonos”; el 0,4% “mudez o dificultad de habla” y el 3,8% “otras”

 Parejas , familias y cuidadores      

En lo referente al estado de hecho, el 44,3% dice no tener pareja; el 23,7% solo pololea; el 23,1% convive sin vínculo legal; el 5% está unido en matrimonio; el 3,8% es conviviente civil y el 0,1% viudo.                                                                                          

El 6,9% tiene hijos/as. Del total de encuestados, el 4,3% tiene un solo hijo; el 1,9%, dos y el 0,7% tres o más.                                                                                               

El 16,6% tiene bajo su cuidado personal a otras personas. Del total de encuestados/as, el 5,4% tiene bajo su cuidado a su padre o madre; el  5,3% a sus hijos/as, el 2,8% a “otros familiares”; el 2,4% a su pareja; el 1,9% a uno o más hermanos y el 0,5% a amigos o conocidos.

 Política, religión y actualidad

El 64,3% dice no tener ninguna religión o credo, el 21% se declara católico; el 3,8% evangélico o protestante; el 1,4% budista; el 0,8% mormón; el 0,2% judío y el 8,5% “otra”.

En cuanto a la tendencia política-ideológica el 48,7% no adhiere a ninguna. En tanto, 35,2% se declara de Izquierda (el 19,9% de izquierda; el 14,1% de centro-izquierda y el 1,2% de extrema izquierda), el 9,8% de Derecha (5,3% de derecha; 4,3% de centro derecha y 0,2% de extrema derecha) y el 6,3% de Centro .

En otro ángulo, el 79,2% piensa que la realidad de las personas LGBTIQ+ en Chile es mejor que hace 10 años, el 10,5% cree que es igual, el 1,8% que es peor y el 8,5% no sabe.

Más aún, el 42,4% piensa que en Chile la “mayoría” de las personas respeta los derechos LGBTIQ+, el 53,4% cree que solo una minoría y el 0,5% que todas las personas. Un 1,2% considera que nadie respeta y un 2,5% dice no saberlo.

Muy vinculado con ello, el 54,8% considera que solo una minoría de personas discriminan a quienes son LGBTIQ+ v/s un 41% cree  que lo hace la mayoría. En tanto, un 2% estima que todas las personas discriminan, un 0,4% que nadie discrimina y un 1,8% no sabe.

En una escala de 1 a 7, donde 1 es nula y 7 es mucha discriminación, el 51,6% cree que en Chile la exclusión es “alta” (5, 6 y 7), el 31,6% “media” (4) y el 16,8% “baja” (1,2,3).

A su vez, el 70,2% dice que la discriminación en su entorno cercano (familia, amigos o compañeros) es baja, el 11,5% la califica de media y el 18,3% de alta.

Además, el 61,5% cree que el respeto a la diversidad sexual y de género en Chile va por “regular camino”, el 33,2% por “buen camino” y el 5,3% por “mal camino”

En comparación con los últimos 5 años, el 56,3% cree que la discriminación ha disminuido,  el 29,8% que está igual y el 13,9% que ha aumentado.

Con todo, el 57,4% reconoce que la situación de los derechos LGBTIQ+ en Chile es mejor que en otros países de Sudamérica, el 8,3% cree que es peor, el 14,5%, igual y el 19,8%  no sabe.

Lamentablemente se aprecia un alto desconocimiento sobre las leyes que protegen a la orientación sexual y la identidad de género. Frente a la consulta abierta  “¿Cuál es a tu juicio la ley más relevante para la conquista de los derechos LGBTIQ+?” el 23% no sabe o no responde y el resto de las respuestas hacen referencia solo a las normas que han sido más mediáticas.

De todas formas, se aprecia que a juicio de las personas encuestadas la norma más relevante para los derechos LGBTIQ+ es la  Ley Zamudio (35%), seguida por el matrimonio igualitario (21%), la identidad de género (11%), el Acuerdo de Unión Civil (9) y otras (1%), en específico la Ley de Salud Mental, la reforma al Código Laboral y la despenalización de la homosexualidad.

Comparaciones encuesta del 2013 y el 2024        

En la primera encuesta nacional aplicada en 2013 ninguna persona  se identificó como no binaria, solo como hombres o mujeres. En el segundo sondeo el 11,4% dice ser no binarie.

Del mismo modo, en cuanto orientaciones sexuales el 10,6% se identifica como pansexual, el 1,6% como asexual y el 3% en otra; mientras que hace 11 años esas categorías no eran usadas; y el 16,6% como trans, mientras que en 2013 solo el 0,7% reportaba esa identidad de género.

En lo referente a credos y religiones mientras en 2013 el 57,8% decía no tener ninguno, en 2024 la cifra se eleva al 64,3%, con una baja de cuatro puntos en quienes se declaran católicos; de -1,1 puntos, evangélicos y de -0,1 puntos, judíos.

Mientras en 2013 el 74,5% señalaba haber vivido al menos una vez en su vida discriminación por orientación sexual o identidad de género, al 2024 la cifra se eleva en 6,4%  puntos porcentuales más. En el aumento, podría incidir el hecho de que antes menos personas denunciaban las exclusiones o daban a conocer su orientación sexual o identidad de género, a lo que se sumaba una naturalización o poca comprensión de la discriminación

A su vez, en 2013 del total de personas discriminadas el 43,7% identificaba como responsables a desconocidos y el 16,1% a familiares, mientras en 2024 las cifras son del 56,6% y del 43,4%, con alzas de 12,9 y de 27,3 puntos porcentuales  en forma respectiva.

En estos cambios también incidiría una mayor visibilidad de las personas LGBTIQ+ y la desnaturalización de la discriminación.

En 2013 el 8% denunciaba la discriminación, solo un punto menos que el 2024. Sin embargo, lo interesante es que en 2013 un 12,2% no denunciaba por temor a dar a conocer su orientación sexual o identidad de género en circunstancias que al 2024 solo el 7% no reporta los abusos por esa razón.

Si 11 años atrás el 84% pensaba que en Chile había “altos” índices de discriminación, en 2024 el 51,6% cree aquello. En 2013 para el 12,8% había índices “medios” de discriminación y para el 3,2% “bajos”, cifras que al 2024 son de 31,6% y 16,8% en forma respectiva.

Una situación similar ocurre con el entorno cercano (familia, amigos o compañeros). En 2013 el 52,8% pensaba que la discriminación en su entorno era baja, el 15,1% media y el 32,1% alta.  En 2024, el 70,2%, el 11,5% y el 18,3% piensa lo mismo, en forma respectiva.

Mientras en 2013 solo un 17,4% consideraba que el respeto a la diversidad sexual y de género iba por buen camino,  en 2024 el 33,2% piensa aquello.

Con todo, al comparar el pasado con el presente, la percepción de cambios era más positiva en 2013 que en 2024. En 2013 el 59,1% creía que la discriminación había disminuido en los últimos 5 años y en 2024 el 53,3% cree eso, es decir 5,8 puntos porcentuales menos.

Perfil de personas encuestadas en 2024

El sondeo fue aplicado de manera presencial, remota y electrónica a 4.442 personas mayores de 14 años se todas las regiones del país entre 14 de marzo y el 14 de junio del 2024.

El 49,7% tiene entre 15 y 29 años; el 34,5% entre 30 y 39 años; el 9,4% entre 40 y 49 años; el 3,2% entre 50 y 59 años, el 1,3% entre 60 y 69 años; el 1,1% 14 años y el 0,8% más de 70 años.

En cuanto a la distribución geográfica el 50,6% es de la Región Metropolitana; el 10,1% de Valparaíso; el 6,9% de Biobío; el 4,6% de Los Lagos; el 4,3% de Coquimbo; el 4% del Maule; el 3,5% de O`Higgins; el 3% de La Araucanía; el 2,8% de Antofagasta; el 2,1% de Los Ríos; el 2% de Tarapacá; el 1,7% de Atacama; el 1,5% de Ñuble; el 1,2% de Magallanes, el 0,9% de Aysén y el 0,8% de Arica.

De total, el 46,2% se declara  de género masculino; el 42,4% femenino y el 11,4% no binario.                                                                                                                       

El 37% tiene orientación sexual gay; el 24,3%, lésbica; el 21,3% bisexual; el 10,6%, pansexual; el 2,2% heterosexual; el 1,6%, asexual y el 3%, otra.                                              

En relación a la identidad de género, el 83,4% es cisgénero y el 16,6% es trans, de quienes el 8,1% se declara transmasculino, el 5,8% trans no binarie y el 2,7% transfemenina. Además el 2,2% se declara intersex, de quienes el 0,9% es de género femenino; el 0,8%, masculino y el 0,5% no binarie.

El 37,8% declara tener educación superior completa; el 23,1% superior incompleta; el 15,5% media completa; el 11,6% post grado completo;  el 6,9 medio incompleto; el 3,3% post grado incompleto; el 1,3% básica completa y el 0,5% básica incompleta.

En cuanto a su ocupación,  48,4% solo trabaja; el 21,5% solo estudia; el 16,9% trabaja y estudia; el 9,3% está cesante y no estudia y el 3,9% es cesante y estudia.

Finalmente, el 51,3% califica de “regular” su situación económica actual; el 32,9% de buena y el 15,8% de mala.

Encuesta completa aquí

Fuente MOVILH

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Cristianos Gays es un blog sin fines comerciales ni empresariales. Todos los contenidos tienen la finalidad de compartir, noticias, reflexiones y experiencias respecto a diversos temas que busquen la unión de Espiritualidad y Orientación o identidad sexual. Los administradores no se hacen responsables de las conclusiones extraídas personalmente por los usuarios a partir de los textos incluidos en cada una de las entradas de este blog.

Las imágenes, fotografías y artículos presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Por supuesto, a petición de los autores, se eliminará el contenido en cuestión inmediatamente o se añadirá un enlace. Este sitio no tiene fines comerciales ni empresariales, es gratuito y no genera ingresos de ningún tipo.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un espacio de información y encuentro. La información puede contener errores e imprecisiones.

Los comentarios del blog estarán sujetos a moderación y aparecerán publicados una vez que los responsables del blog los haya aprobado, reservándose el derecho de suprimirlos en caso de incluir contenidos difamatorios, que contengan insultos, que se consideren racistas o discriminatorios, que resulten obscenos u ofensivos, en particular comentarios que puedan vulnerar derechos fundamentales y libertades públicas o que atenten contra el derecho al honor. Asimismo, se suprimirá aquellos comentarios que contengan “spam” o publicidad, así como cualquier comentario que no guarde relación con el tema de la entrada publicada. no se hace responsable de los contenidos, enlaces, comentarios, expresiones y opiniones vertidas por los usuarios del blog y publicados en el mismo, ni garantiza la veracidad de los mismos. El usuario es siempre el responsable de los comentarios publicados.

Cualquier usuario del blog puede ejercitar el derecho a rectificación o eliminación de un comentario hecho por él mismo, para lo cual basta con enviar la solicitud respectiva por correo electrónico al autor de este blog, quien accederá a sus deseos a la brevedad posible.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.