Inicio > General, Homofobia/ Transfobia. > Libertad condicional para un asesino homófobo que alegó el “Pánico gay” como defensa

Libertad condicional para un asesino homófobo que alegó el “Pánico gay” como defensa

Sábado, 5 de mayo de 2018

james-miller-homophobic-killerJames Miller, a la derecha, apuñaló a David Spencer, izquierda, cuando éste intentó ligar con él.

James Miller, un hombre de 69 años que apuñaló a su vecino de 32 años cuando éste intentó ligar con él, es condenado a seis meses de cárcel y 10 años de libertad condicional tras argumentar que el pánico gay le hizo actuar en defensa propia.

El “pánico gay” es una estrategia de defensa en casos de homofobia que se ha convertido en un coladero legal en los países que aún permiten su utilización.

En septiembre de 2015 Daniel Spencer, un chico de 32 años que acababa de mudarse a Austin (Texas) desde Los Ángeles, invitó a su vecino James Miller, de 69 años, a tomar algo y escuchar música en su casa. ¿Y qué pasó? Que James Miller acabó apuñalando y matando a Daniel Spencer. Según Miller el chico intentó ligar con él y se enfadó cuando éste le rechazó. “Somos músicos y todo eso, pero yo no soy un tío gay“, explicó Miller a la policía cuando le detuvieron, “Parecía que todo estaba bien, que todo estaba correcto. Cuando me preparé para irme, fue cuando empezó toda la mierda.

Toda la mierda es que Miller apuñaló a Spencer hasta matarlo.

Este martes, 25 de abril, el oficial de policía jubilado de Austin (Texas), James Miller, es declarado culpable de homicidio por negligencia criminal por la muerte en 2015 de Daniel Spencer. A pesar de que se enfrentaba a una pena de entre dos y diez años de prisión, según la sentencia emitida por el juez este miércoles, 26 de abril, no entrará en la cárcel al haber sido sentenciado a seis meses de prisión, que no cumplirá debido a que no tenía antecedentes por delitos graves, teniendo que cumplir 10 años en libertad condicional, teniendo que abonar los gastos del juicio y más de 10.000 dólares a la familia de la víctima en restitución y cumplir 100 horas de servicio comunitario además de pasar un programa para controlar el consumo de alcohol  y la obligación de llevar un dispositivo que controle su consumo de alcohol durante un año. Su víctima era homosexual y Miller ha testificado que lo mató en defensa propia por entrar en «gay panic» después de que tratara de darle un beso.

Una vez retirado del Departamento de Policía de Austin, Miller decide dedicarse a su hobby: la música, para lo que se une a una banda de jazz que se reúne habitualmente en casa de uno de sus miembros, Spencer, saxofonista de 32 años de edad. Según la versión de Miller, en septiembre de 2015, al finalizar una de estas reuniones, cuando se estaba preparando para irse, Spencer trata de darle un beso. «Sólo le hice saber: ‘hey, no soy gay’», afirma Miller, quien se sintió intimidado por el hecho de que Spencer era más alto y joven que él y se mostraba airado tras ser rechazado mientras avanzaba de forma agresiva con un vaso en la mano: «sentí que me iba lastimar», por lo que decide apuñalarle dos veces con un cuchillo, provocándole la muerte. «Creo que maté a alguien… Lo apuñalé », declara Miller cuando se entrega a la policía dos horas después, alrededor de las 3:45 de la madrugada, siendo acusado de asesinato.

Recordemos: mató a un chico 37 años más joven que él. A puñaladas. Y lo hizo, según explicó su abogado, en defensa propia. Miller utilizó en el juicio la estrategia del “pánico gay”, justificando el asesinato por el miedo que sintió cuando Spencer intentó ligar con él. “Era más alto que yo, tenía más fuerza que yo y era más joven que yo” testificó Miller, “Sentía que me iba a hacer daño.” Durante el juicio, además, Miller explicó que al rechazar a Spencer porque no es gay, la víctima empezó a gritarle y mover las manos; pero aclaró que no se pelearon.

La defensa de Miller argumentó que Miller apuñaló a Spencer por miedo, pero la fiscalía demostró que la sangre encontrada en la escena contradecía esa teoría. Además Miller no presentaba ningún tipo de herida y Spencer fue apuñalado por la espalda. La teoría de que Miller utilizó fuerza letal para defenderse de un hombre más joven que ni siquiera le tocó era, según al fiscalía, “absurda“.

«Esto es algo del más oscuro de los tiempos, basado en la idea de que si un hombre gay golpea a un hombre heterosexual, entonces el hombre heterosexual puede hacer lo que quiera, incluso un homicidio», declara D’Arcy Kemnitz, directora ejecutiva de la Asociación de Abogados LGBT ante una sentencia que ha causado indignación entre los defensores del colectivo LGBT al interpretar que la ley otorga a las personas no heterosexuales un trato de ciudadano de segunda clase, convirtiendo en víctima a un agresor, enviando un terrible mensaje a los miembros marginados de la sociedad.

Por increíble que parezca el “pánico gay” es una estrategia de defensa que, a pesar de haber sido rechazada por la ciencia, aún se utiliza como forma de justificar un crimen violento culpando a la víctima por su orientación sexual. En el juicio, Miller ha afirmado que actuó en defensa propia al haber entrado en lo que se denomina «gay panic», un tipo de defensa que es legal en los Estados Unidos, salvo en los estados de Illinois y California, a pesar de las reivindicaciones de los defensores del colectivo LGBT y una resolución de la American Bar Association para que se prohíba este tipo de defensa discriminatoria. Charlie Baird, abogado principal de Miller, manifestaba estar sorprendido por una sentencia que concluye que actuó en defensa propia y le exime de los cargos de asesinato y homicidio. A pesar de la sentencia, Matthew Foye, fiscal del caso sostiene que todo se trata de una estrategia de defensa porque Spencer nunca amenazó a Miller ni tenía ninguna intención de lastimarle, llegando el propio Miller a testificar que nunca llegaron a pelear.

48 de los Estados Unidos aún permiten este tipo de estrategia, aunque no son los únicos; muchos países (España incluida, se utilizó en el caso de  Jacobo Piñeiro asesino de dos chicos gays en Vigo en 2006 (a los que asestó 57 puñaladas, para luego prender fuego a su casa) fuera absuelto por un jurado popular en 2009. Por fortuna la justicia obligó a repetir el juicio con un nuevo jurado, y Piñeiro fue finalmente declarado culpable de doble asesinato y condenado a una pena de 58 años de cárcel, una sentencia que fue luego confirmada por el Tribunal Supremo. ) han permitido o aún permiten que los acusados de este tipo de crímenes utilicen el “pánico gay” como estrategia para conseguir la absolución o una rebaja en la pena.

El abogado de Miller, Charles Bard, ha explicado a la prensa que el veredicto y la condena son decepcionantes porque “esperábamos que se le absolviera en base a la defensa propia“. Por su parte el fiscal, Matthew Foye, cree que el veredicto confirma que el jurado no se creyó la teoría de la defensa propia: “El veredicto establece que Daniel Spencer fue víctima de un asesinato sin sentido por parte del acusado, y no hizo nada para que eso le ocurriera. Dado que la estrategia de la defensa era argumentar la defensa propia, creo que el veredicto del jurado deja claro que no le han creído.

Sea como sea lo cierto es que hay un chico de 32 años muerto a manos de un señor que le apuñaló únicamente por ser gay. Daniel Spencer no agredió a su asesino, pero le hizo sentir incómodo al cortejarle y eso provocó su asesinato; o eso es justo lo que Miller explicó para intentar justificarse. Una víctima de la homofobia más peligrosa está muerta, mientras su asesino apenas pisará la prisión.

Y luego que para qué queremos el día del Orgullo LGTB+

Fuente | Out Smart Magazine, vía Universogay/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.