Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Ryan O’Connell’

Ryan O’Connell habla de Special, la serie sobre la discapacidad y la homosexualidad

Martes, 16 de febrero de 2021

la-mision-de-ryan-oconnell-de-contar-historias-de-discapacitados-homosexuales-no-ha-hecho-mas-que-empezar-1Históricamente, el número de personajes con discapacidad creados, escritos e interpretados por personas con alguna discapacidad es escaso y menos si son LGTBI. A pesar de que uno de cada cuatro estadounidenses tiene una discapacidad, sus vidas rara vez se reflejan en la pantalla. De hecho, un estudio realizado en 2016 por Ruderman White Paper demostró que solo el 2% de los personajes de televisión son discapacitados y el 95% de esos papeles son interpretados por actores no discapacitados. Pero, hay un nuevo sheriff en la ciudad.

Ryan O’Connell, creador, guionista y protagonista de Special de Netflix, el único programa sobre la discapacidad dirigido por una persona discapacitada que también lo protagoniza, se ha propuesto corregir el rumbo de la “historia de Hollywood de querer sacar provecho del dolor de la gente marginada”, a menudo sin emplear realmente a una persona de la comunidad.

Nacido con parálisis cerebral, una condición que dificulta el movimiento, el equilibrio y las habilidades motoras, también fue atropellado por un coche cuando era joven. Admite que “reescribió mi identidad” al permitir que la gente asumiera que su discapacidad se debía al accidente, lo que más tarde se convirtió en un hilo conductor en Special. La serie ha sido alabada por la crítica y los espectadores por su representación auténtica de un joven gay discapacitado, también llamado Ryan, que no dice a la gente que su discapacidad se debe a la parálisis cerebral mientras persigue la vida que quiere. Su primera temporada recibió tres nominaciones a los premios Emmy, incluida una nominación a la actuación de O’Connell, lo que supuso un verdadero momento de plenitud.

 O’Connell no empezó persiguiendo los sueños de Hollywood. Antes de Special, escribió para Vice, BuzzFeed y The New York Times. Un artículo para Thought Catalogue le valió un contrato para un libro y llamó la atención de Jim Parsons (Los chicos de la banda ). En el artículo -y en su libro de memorias de 2015, I’m Special and Other Lies We Tell Ourselves– O’Connell hablaba de cómo permitía que no se corrigieran las suposiciones capacitadoras de los demás sobre su discapacidad y que no se mencionara su parálisis cerebral. Parsons acabó comprando el libro y, junto con O’Connell, empezó a montar el espectáculo.

Mientras tanto, O’Connell se trasladó a Los Ángeles, donde se convirtió en guionista de Awkward, de la MTV, y luego en editor ejecutivo de historias en el reinicio de Will & Grace. También escribió para la reedición de Beverly Hills 90210 BH90210.

la-mision-de-ryan-oconnell-de-contar-historias-de-discapacitados-homosexuales-no-ha-hecho-mas-que-empezar-5Special provocó una guerra de ofertas, pero O’Connell era reacio a venderla a cualquiera. De hecho, se negó a vender el programa a una cadena, convencido de que diluirían su visión, especialmente en lo que se refiere a las representaciones francas de la sexualidad gay y de las personas con discapacidad.

O’Connell rechazó las ofertas, pero nunca dejó de seguir adelante hasta que Special fue finalmente elegida por Netflix como una serie de formato corto, con episodios de sólo 15 minutos de duración, lo que supuso un reto más para el guionista de media hora. El ajustado presupuesto del proyecto llevó a lo que se convirtió en brillantes decisiones de casting, incluyendo a O’Connell ocupando él mismo el papel principal. El novato actor admite ahora: “Creo que en el fondo, en lo más recóndito de mi alma, había sin duda una parte de mí que decía: ‘Ojalá pudiera estar en la cámara’. Pero definitivamente no era un pensamiento que estuviera vivo. Estuvo latente durante muchos, muchos años”.

Pero, según O’Connell, Hollywood parece pensar que ahora que ha llenado su tarjeta de diversidad con Special, no necesita ir más allá. Añade que el capacitismo sistémico no es algo exclusivo de la industria del entretenimiento. “La sociedad en su conjunto tiene un problema con la discapacidad. Creo que la discapacidad recuerda a la gente el envejecimiento, la mortalidad y la falibilidad general”, dice. “También es casi inevitable: todos acabaremos siendo discapacitados si vivimos lo suficiente”. Se trata de un “concepto aterrador”, dice O’Connell, especialmente en una sociedad que es incapaz.

“No quiero ser un socialista liberal total, pero el capitalismo y el capacitismo son como los mejores amigos”, explica O’Connell. “El capitalismo está tan ligado a la productividad y al trabajo, al trabajo, al esfuerzo hasta el agotamiento. Y eso está ligado a ser capaz“. Los tópicos de las personas con discapacidad los presentan como improductivos, convirtiendo su existencia en una amenaza de facto para el capitalismo. Es una ironía, afirma, porque “las personas con discapacidad son como el puto MacGyver para navegar por un mundo que no está hecho para nosotros. Somos las personas más creativas y resolutivas de la historia”.

Special ciertamente se salió del molde a pesar de los primeros inconvenientes. Además de un presupuesto bajo y de un actor novel en O’Connell (que escribió todos los episodios sin sala de guionistas), también contaban con una directora de talento, Anna Dokoza, que, a pesar de ser una productora experimentada, aún no había perfeccionado sus dotes de directora. La serie ha demostrado que empezar con desventajas no condena al fracaso, especialmente cuando el contenido y la autenticidad resuenan.

Special“A menudo me he sentido como un muñeco Ken al que se le han quitado las partes íntimas”, argumenta O’Connell, señalando cómo las personas con discapacidad han sido desexualizadas históricamente. Para él era fundamental que el público “viera al personaje de Ryan como sexualmente viable“, lo que llevó al innovador episodio de la serie en el que Ryan pierde su virginidad con una trabajadora sexual. La escena de sexo gay, realista, franca y caliente a la vez, es también una de las representaciones más desestigmatizadoras del trabajo sexual masculino que se han retratado en la pequeña pantalla. “Era importante para mí que esa escena de sexo también se sintiera sexy”, dice O’Connell. “Somos seres sexuales”, pero a las personas discapacitadas eso “se nos ha negado durante mucho tiempo”.

El año pasado trajo consigo nuevos obstáculos para O’Connell, como el retraso dela segunda temporada de Special (que se estrenará a finales de 2021). “Extrañamente, ante el pavor, la ansiedad y la tristeza implacables”, dice que fue capaz de producir mucho trabajo: él y Parsons ya están trabajando en una nueva “traumedia” de media hora llamada Accessible. Llama a la escritura “mi espacio seguro”.

O’Connell también se encontró bebiendo más para hacer frente al encierro. Aunque era “profundamente funcional” y sus relaciones personales y profesionales nunca se resintieron, el creador decidió que el alcohol era un problema y se puso sobrio. “Creo que nuestro lenguaje en torno a la sobriedad y el abuso del alcohol es muy limitado”, explica. “Nuestro diálogo en torno a la bebida… se basa en que o tienes un problema o no lo tienes. Esa forma tan binaria de ver el alcohol realmente perjudica a la gente“.

El hombre que antes ocultaba su parálisis cerebral ahora se siente fortalecido por ella e incluso acepta algunos de los insultos que tradicionalmente se lanzan a personas como él. “Para mí, [usar] ‘cojo’ se siente como una reivindicación”, dice O’Connell. “Pero si no eres discapacitado, no puedes usar esa palabra en absoluto. A mí, personalmente, me encanta decirla porque se nota que hay una gran fealdad dentro de esa palabra, pero quiero desintoxicarla”.

Aunque reconoce que “la representación se la suda”, el escritor dice que no se atasca pensando que tiene que reflejar la experiencia de todo el mundo. “Creo que cuanto más específica sea tu experiencia, extrañamente, más universal será tu historia”, añade O’Connell.

Aun así, está decidido a cambiar la industria para las personas con discapacidad y sus historias. Independientemente de lo que traiga este año, una cosa es absolutamente cierta: no está satisfecho con su propio éxito si éste no abre más puertas a las personas con discapacidad queer. “Tengo esta especie de poder”, dice. “Quiero utilizarlo lo mejor que pueda, pero siempre sentiré que podría haber hecho más. Quiero… guiar a otros guionistas y darles oportunidades y ayudarles a conseguir sus propios programas. La idea es que quieres bajar la escalera y ayudar a otros a subir”.

Fuente OUT

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTBI , , , ,

“Special”, la nueva serie de Netflix que narrará la vida de un gay con discapacidad

Viernes, 29 de marzo de 2019

specialNetflix-e1553609677289Netflix cuenta en su catálogo con no pocas series, películas, documentales y docu-show de temática LGTBI. Y el 12 de abril sumará un nuevo e interesante título: “Special”.

“Special” está basada en el libro “Special: And Other Lies We Tell Ourselves”, una autobiografía que narra la vida de un jóven gay con parálisis cerebral, Ryan O`Connell. Ryan es el protagonista de la historia, se interpreta a sí mismo y es, además, el escritor del citado libre. Igualmente, es guionista y productor de la serie.

La serie, desde el prisma de ser una comedia, narrará el día a día de personas homosexuales y discapacitadas bajo un lema claro: “Por qué ser normal cuando puedes ser especial”.

En el tráiler ya se intuye que habrá una buena dosis de superación, ya que una de las frases que escuchamos es “Estuve en el armario por ser gay y estuve en el armario por ser discapacitado. Pero ya no más armarios”.

Fuente AmbienteG

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTBI , , , , , , ,

Ryan O’Connell visibiliza con humor su propia realidad de hombre gay con una discapacidad

Lunes, 7 de diciembre de 2015

ryan-o-connell-2-x633Ryan O’Connell es un joven escritor y bloguero de éxito en Estados Unidos. Con su trabajo y su activismo, ha dado visibilidad a una parte del colectivo LGTB frecuentemente discriminada: las personas con discapacidad. O’Connell, con un estilo desinhibido y franco, nos habla de cómo ha aprendido a superar todas las barreras, incluidas las que él mismo se había puesto a sí mismo.

LA historia de Ryan O’Connell merece ser conocida. Es un escritor radicado en Nueva York, que publica habitualmente en la página Thought Catalog y que habla con humor de diversos aspectos de ser gay y veinteañero en la sociedad que le ha tocado vivir. Hasta aquí, no se diferenciaría de otros blogueros de éxito. Pero hay algo más: Ryan tiene una discapacidad: parálisis cerebral, y lejos de vivirla como un obstáculo, ha hecho de ella una motivación en su vida creativa.

En su proceso de aceptación, ha sido decisiva la redacción de su libro: “Soy especial, y otras mentiras que nos contamos a nosotros mismos”. Ya anteriormente había publicado otro libro sobre ser gay y veinteañero. Pero en esta ocasión decidió abordar su discapacidad: “para hacer de este libro algo que mereciera la pena, sabía que tenía que escribir sobre algo muy cercano y querido para mí, algo que quizá aportara de verdad algo a la vida gay que me rodeaba. Para mí, ese algo era mi discapacidad”. Añade además, revelando más de sí mismo, que: “Echando la vista atrás, creo que la razón de que fuera tan autodestructivo entre los 20 y 25 años fue que creía de verdad que era repugnante (…) Quizá pienses, ‘¿y qué?’ A nadie le importa que tengas una discapacidad ¡Eres toda una reina del drama!’. A eso yo respondería, ‘Anda un rato con mi ortopedia. No tienes NI IDEA de cómo se siente uno al bajar por la calle y que la gente se pare a mirar pasmada (salvo que seas una mujer, que estés bueno, o las dos cosas). No tienes ni idea de lo que es entrar en un bar gay y sentirte totalmente invisible porque tu forma de andar te hace infollable”.

En español podemos leer un artículo publicado en Vice y que lleva por título “Mi vida como hombre gay con discapacidad”. En él, por cierto, se refiere bastante críticamente a la célebre serie estadounidense Queer as Folk: “Cuando me topé con el DVD un día en Blockbuster, vi la primera temporada completa más rápido de lo que Brian Kinney se la mamó a todos los clientes del bar Babylon. Tenía 12 años, estaba en la cúspide de la pubertad y los calentones, y ver sexo gay fuera de un contexto porno fue revelador y emocionante; pero, como lo descubrí más tarde, también me jodió (…) Después de ver la enésima toma de unos abdominales perfectamente marcados, miraba hacia abajo a mi propio cuerpo, que no estaba marcado y además estaba cubierto de cicatrices de varias operaciones, y pensaba: Bueno, ¡estoy jodido!.

Aprender a gustarse

Desde la aceptación de quién es a partir de su libro, Ryan ha salido adelante y ha aprendido a gustarse a sí mismo: “Escribir este libro fue un desafío pero al final lo he terminado, y no exagero cuando digo que ha salvado mi vida (…) Empecé este libro siendo alguien con un profundo dolor y automedicándome con toneladas de medicamentos; y he terminado siendo alguien genuinamente feliz y preparado para gritar: ‘¡Gay! ¡Parálisis cerebral!’ desde una cima que se derrumba. Y esto es porque ahora me gusta todo de mí”

Todo esto lo ha aprovechado para desarrollar una vocación creativa que tenía desde muy joven. Realiza numerosas intervenciones en entrevistas y monólogos, contagiando su sentido del humor. Con todo ello, da visibilidad a las personas con discapacidad. Pero también ve en clave de humor las contradicciones que todos tenemos, en especial los estereotipos de tantos hombres gais y bisexuales sobre la imagen que creen que deberían tener para ser aceptados. Ojalá todos podamos decir algún día: “me gusta todo de mí”.

Os dejamos con un booktrailer de su último libro:

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.