Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Joe Maldonado’

Los Boy Scouts of America expulsan a un niño de ocho años por ser transexual

Viernes, 30 de diciembre de 2016

636180881976058974-maldonado2Éste es Joe (Foto: Danielle Parhizkaran / Northjersey.com)

Estupefactos nos deja la noticia que nos llega desde Estados Unidos: los Boy Scouts of America han expulsado de la organización a Joe Maldonado, un niño de ocho años, solo por ser transexual. Su madre, Kristie Maldonado, está indignada y pide que la organización se disculpe. 

Tras la polémica por no admitir gays, los Scouts se enfrentan a los derechos de las personas trans después de que una madre denuncie que echaron a su hijo de 8 años cuando otros padres se quejaron.

Joe Maldonado es un niño de 8 años de Secaucus (Nueva Jersey) que hace cosa de un mes se apuntó a los Cub Scouts (la versión infantil sólo para niños de los Boy Scouts). Pero desde hace unos días Joe ya no es un Cub Scout porque, según su madre, uno de los responsables de la organización le llamó para decirle que habían decidido expulsar a Joe porque los padres de otros niños se habían quejado. ¿De qué? De que Joe es un niño trans. “Ninguno de los otros niños me dijo ‘No deberías estar aquí’“, explica Joe, “Me enfadé. Tenía una cara triste pero no lloré. Estoy mucho más enfadado que triste. Mi identidad es la de un chico. Si yo fuera ellos dejaría que todas las personas del mundo se apuntaran. Es lo correcto.

Algo que ha herido profundamente a Kristie Maldonado, su madre, a la que costó un par de años hacerse a la idea de que su hijo, que en el momento del nacimiento recibió el nombre de Jodi, era en realidad un niño. Ahora, después de un año durante el cual Joe hace ya su vida normal como niño (“no lo entendía”, explica) Kristie es la principal defensora del derecho de su hijo a su identidad y exige, sobre todo, una disculpa por lo que considera un acto intolerable. La madre de Joe ha denunciado el caso a los medios y ha dicho que está totalmente alucinada porque cuando Joe se apuntó a los Scouts no se ocultó en ningún momento que era un niño trans, y no supuso un problema para aceptarle. De hecho Joe ya lleva más de un año viviendo su vida como el niño que es y en su colegio, por ejemplo, todo el mundo le trata como a un niño. “¿Cómo se atreven a juzgarme? No tengo que explicarlo. He nacido así.

Kristie Maldonado asegura que la organización ya conocía la condición trans de su hijo Joe cuando este se unió como lobato a un grupo de los Boy Scouts of America en Secaucus, Nueva Jersey. Algo que hizo, según el propio niño explica a las cámaras de la CBS, porque “todos sus amigos favoritos están allí”. Un mes después, sin embargo, la organización decidía expulsarlo, al parecer después de que algunos padres de otros niños se quejaran de su presencia.

Los Boy Scouts of America, recordamos, admiten desde enero de 2014 a menores LGB en virtud de una resolución aprobada en mayo de 2013. El fin de la discriminación por orientación sexual a los adultos (y no absoluta, dado que los grupos vinculados a iglesias podrán seguir seleccionando a sus miembros de acuerdo a criterios propios) no llegó sin embargo hasta 2015. Pero como la propia organización reconocía a CBS, la prohibición de discriminar a menores por su orientacion sexual no incluye la identidad de género.

Siempre según CBS, Boy Scouts of America se habría ofrecido a estudiar posibles alternativas específicas para Joe, pero su madre ha dejado claro que no le interesa otra cosa que no sea su participación como un niño más junto a sus amigos y que lo único que espera es una disculpa.

Insertamos a continuación un reportaje que incluye declaraciones tanto del niño como de su madre:

Los Boy Scouts llevan tiempo metidos en un follón considerable precisamente por su trato hacia el colectivo LGTB. Hasta no hace mucho tenían una norma que prohibía que hubiera gays en la organización, ya fueran chavales scouts o líderes scouts. La pelea que hubo para eliminar esa discriminación fue de las gordas: algunos consejos locales contrataron a personal gay para desafiar a la organización y en el otro lado varias organizaciones amenazaron con retirar sus donaciones si se admitían gays.

Al final los Scouts rectificaron, entraron en razón y permitieron que los gays formaran parte del grupo pero sin decirlo muy alto no sea que los Trumperos se enfaden. En 2015 eliminaron la prohibición pero mantuvieron la autorización a las organizaciones religiosas que financian a algunos grupos de elegirlíderes adultos que estén en línea con sus creencias religiosas sobre la orientación sexual“. Es decir: si pagas, puedes discriminar. Pero de lo que nadie habló fue de los niños trans, que tienen el mismo derecho que los niños cis a participar en las actividades del grupo. A no ser, claro está, que alguien les consideré menos niños, que eso tiene un nombre: transfobia.

Conviene tener en cuenta, en este punto, que en el año 2000 el Tribunal Supremo de Estados Unidos, en una controvertida decisión de su mayoría conservadora (por 5 votos frente a 4) ya falló que esta organización tenía derecho a prohibir que personas que se definan abiertamente como gais y lesbianas desempeñaran papeles de liderazgo (no se trata, por otra parte, de la única discriminación establecida históricamente por Boy Scouts of America, que prohíbe ser miembros a ateos y agnósticos). Otro lamentable episodio fue la recomendación a los jóvenes LGTB de acudir a “terapia” hecha por la mayor organización italiana de scouts católicos, AGESCI.

Afortunadamente, y esto es importante dejarlo claro, no todas las organizaciones scout comparten esta visión, y de hecho las hay que incorporan políticas contra la discriminación de las personas LGTB. Ocurre, por ejemplo, en organizaciones de Canadá, Reino Unido (cuya Scout Association puso en marcha en 2011 una estrategia para atraer a miembros abiertamente homosexuales), Alemania o Suecia. La diferente filiación religiosa (o no religiosa) de cada una de ellas tiene evidentemente mucho que ver.

Y aunque los Scouts no tienen ninguna norma escrita sobre las personas trans y aunque en Nueva Jersey gran parte de los colegios no discriminan a los menores trans (y, por supuesto, les permiten utilizar el baño del género con el que se identifican), se han defendido de toda esta polémica con una excusa impresentable. Effie Delimarkos, la directora de comunicaciones de los Scouts, ha emitido un comunicado diciendo que el programa de los Cub Scouts es para “niños de entre 7 y 10 años” y que “se utilizará la clasificación del participante en su certificado de nacimiento para confirmar su estatus legal“.

Lo que muchos se están preguntando ahora es si los Boy Scouts revisan el certificado de nacimiento de todos los niños que se apuntan al programa o si sólo lo hacen cuando se trata de niños trans.

Tanto el consejo de los Boy Scouts de Nueva Jersey como las altas instancias de la organización han decidido no comentar nada sobre el tema, pero Delimarkos sí ha querido explicar que los niños trans no tienen nada que ver con los niños gays porque “la identidad de género no tiene relación con la orientación sexual“. Y sí, tiene razón, pero es que la discriminación sigue siendo la misma: a unos los discriminaban por su orientación y otros los discriminan ahora por su identidad de género. A principios de año los Scouts anunciaron que aceptarían a niños trans en sus programas mixtos, pero no en los que están pensado sólo para niños, como los Cub Scouts o los Boy Scouts.

Según Justin Wilson, el director de la organización Scouts for Equality que lucha por eliminar la discriminación al colectivo LGTB dentro de los Boy Scouts, ha explicado que éste es el primer caso en que se sabe que los Scouts han expulsado a alguien por su identidad de género. Pero sí que conoce los casos de dos niños trans, de edades similares a la de Joe, que están participando en el programa de los Cub Scouts y no tienen problemas. La situación, como explica Wilson, fuerza a los Boy Scouts a decidir si “¿van a excluir por primera vez a un niño trans o van a dar la bienvenida a los niños trans?“.

El uso del certificado de nacimiento es, según Wilson, una “norma nueva, injusta y arbitraria“, porque en algunos estados (como Nueva Jersey) la única forma en la que una persona trans puede cambiar su género en el certificado es si se ha sometido a cirugía de reasignación de sexo.

¿Recuerdas lo que te he dicho de que si pagas los Scouts te permiten discriminar? Pues resulta que el grupo en el que se apuntó Joe lo patrocina la Iglesia de la Inmaculada Concepción, aunque un portavoz de la Archidiócesis de Newark ha dicho que ellos no tienen nada que ver con la decisión de los Scouts. Kristie, la madre de Joe, explica que en la llamada en la que le dijeron que expulsaban a Joe por las quejas de otros padres le preguntaron si estaría dispuesta a “testificar” que su hijo era un niño; así que le preguntó al oficial cómo podía él saber si su hijo era un niño o no y la respuesta fue que “algunas madres han llamado“.

Y no. Cuando Joe se apuntó a los Cub Scouts nadie le pidió a su madre que enseñara un certificado de nacimiento. Así que ¿a qué juegan los Boy Scouts?

P.D.: Por cierto, las Girl Scouts (que no tienen relación con los Boy Scouts) llevan años aceptando a niñas trans sin problemas, sin certificados y sin mierdas transfóbicas.

Fuente: USA Today, vía estoyBailando/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.