Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Edward Nyakeriga’

Kenia: rechazada una propuesta para castigar la homosexualidad hasta con la lapidación

Lunes, 23 de noviembre de 2015

joji baro4Alivio en Kenia, al menos por el momento: el comité competente del Parlamento de ese país rechazó este lunes la admisión a trámite un proyecto de ley para recrudecer la persecución de la homosexualidad. En concreto, la iniciativa preveía elevar las penas por estos “delitos” hasta la muerte por lapidación en determinados casos.

Lo recogíamos en agosto del año pasado. La iniciativa presentada entonces por Edward Nyakeriga, del Partido Republicano de la Libertad, pretendía que los actos homosexuales sean sancionados con cadena perpetua para los kenianos y lapidación para los extranjeros. Esta cruel forma de ejecución también estaría reservada para casos de “homosexualidad agravada”, como los llevados a cabo con menores de edad o por personas seropositivas. Ya entonces Denis Nzioka, un activista de los derechos LGTB de Kenia que había visto los informes procedentes de parlamento,  preveía que sería inconstitucional.

El origen de la propuesta se remonta a febrero de 2014, cuando varios parlamentarios creó un grupo de trabajo para endurecer las leyes existentes contra la homosexualidad del país. Nyakeriga afirmaba que pretendía “proteger a los niños y a los jóvenes” de los “abusos sexuales y las desviaciones” que según él provocan los “cambios culturales” o “los intentos crecientes de los homosexuales de criar a niños en relaciones homosexuales mediante adopción, acogida u otras formas”. Los activistas LGTB kenianos, por su parte, ya avisaron de que lucharían para que un proyecto así “nunca vea la luz”.

El texto fue admitido a trámite por el portavoz de la Asamblea Nacional, Justin Muturi, quien lo trasladó al Comité de Justicia y Asuntos Legales para que decidiera sobre su pertinencia. Ahora, más de un año después, esta comisión ha decidido no dar su apoyo a la iniciativa, a la que tacha de “innecesaria” en su informe. El motivo es que el artículo 45 de la Constitución keniana ya “protege adecuadamente los valores familiares que rigen en nuestra democracia” al definir el matrimonio como la unión de dos personas de sexo opuesto.

Queda, por desgracia, un espacio todavía para la intranquilidad. El comité reconoce a Nyakeriga el derecho a presentar su brutal propuesta ante el pleno del Parlamento, a título individual. No está claro si conseguiría encontrar el número suficiente de apoyos. Pero hay una cierta esperanza de que no sería así: el diputado Irungu Kang’ata, de abierta y conocida homofobia, ha manifestado su satisfacción porque se retire un proyecto de ley “frívolo” e innecesario en un país que ya castiga la homosexualidad con penas de hasta 14 años de cárcel.

Los activistas locales han mostrado una alegría cautelosa. Denis Nzioka se felicitó por “un muy buen paso”, pero alertó de los sentimientos homófobos presentes en la sociedad y exacerbados por líderes políticos y religiosos. “La gente quiere seguir la senda de Uganda, la de Nigeria”, declaró a Gay Star News. “Creía que Kenia era un país seguro, el mejor del continente después de Sudáfrica para los derechos de gays y lesbianas”, confesó. “Pero las cosas […] pueden cambiar dramáticamente en un instante”.

La difícil situación de las personas LGTB en Kenia

Kenia es un país mayoritariamente cristiano (aunque con una importante minoría musulmana) y profundamente homófobo, que castiga la práctica de la homosexualidad, como hemos dicho, con penas de hasta 14 años de cárcel, en base a leyes heredadas de la época colonial británica. Precisamente a principios de este año informábamos de la detención de dos hombres, acusados de practicar la homosexualidad, víctimas de una operación policial más amplia, con la que se pretendería dar ejemplo tras salir a la luz unos informes que señalan un aumento del turismo homosexual en la zona costera del país.

A las leyes vigentes y a la agresividad de las fuerzas policiales se suma una marcada homofobia social. Según un estudio del Pew Global Attitudes Project de 2013, únicamente un 8% de sus 44 millones de habitantes estaría dispuesto a algún reconocimiento social de los homosexuales, y un 90% considera tal orientación sexual inaceptable. La prensa alienta esta homofobia social y el pasado mayo se publicaba, en la portada de un periódico keniano, un listado con el nombre y la fotografía de las que supuestamente eran las doce personas gays y lesbianas más influyentes en el país, poniendo en grave riesgo su vida.

Aun así existe en Kenia un valeroso grupo de activistas LGTB. Entre sus miembros se encuentra el mencionado Denis Nzioka, que incluso trató de presentarse en las últimas elecciones presidenciales como candidato y así visibilizar a la población LGTB. También David Kuria Mbote se presentó como senador en las últimas elecciones, aunque tuvo que cancelar su campaña debido a las fuertes amenazas recibidas y la falta de fondos. Su breve campaña, sin embargo, sirvió para que por primera vez un político abiertamente gay pudiera dirigirse a sus conciudadanos. El de Kuria es, como no podía ser menos, otro de los nombres citados en la publicación.

La salida del armario del escritor keniano Binyavanga Wainaina (también en la lista) y el que se desarrollaran sin incidentes las protestas convocadas en Nairobi el pasado 2014 contra la legislación ugandesa alentaron incluso la esperanza de una mayor apertura en Kenia para los derechos LGTB. Esperanza que se vio luego truncada, como muestra la detención en julio de 2014 de sesenta personas en un club de ambiente de Nairobi.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTBI, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Dos hombres detenidos en Kenia, acusados de practicar la homosexualidad

Lunes, 2 de marzo de 2015

5George Njeri habla con policías de Kwale Palacio de Justicia, donde fue acusado de participar en actos sexuales antinaturales el viernes. Photo/ALLOYS MUSYOKA

Dos hombres han sido detenidos en el condado keniano de Kwale acusados de practicar la homosexualidad. Ambos se enfrentan a penas de hasta 14 años de prisión, según una legislación que data de la época colonial británica. El abogado defensor de los detenidos denuncia que sus clientes son víctimas de acoso policial, mientras que la Fiscalía pretende que sean sometidos a infames pruebas médicas que demuestren su homosexualidad.

Todo apunta a que la detención de George Maina Njeri y Caleb Omar Idris forma parte de una operación policial más amplia, con la que se pretendería dar ejemplo tras salir a la luz unos informes que señalan un aumento del turismo homosexual en la zona costera de Kenia. Debido a ello, la pareja fue puesta a disposición del tribunal de primera instancia el pasado 19 de febrero, bajo el cargo de “realizar actos contra natura”, pero no se les permitió presentar ninguna alegación hasta que la investigación concluya.

La Policía afirma que los dos detenidos confesaron ser “una pareja casada”, aunque el matrimonio entre personas del mismo sexo está prohibido en Kenia. Aducen también que los actos por los que fueron detenidos tuvieron lugar entre el 2 y el 17 de febrero en la localidad de Ukunda. El fiscal George Mungai pretende relacionar este caso con un conjunto de detenciones, fruto de una más amplia investigación policial, entre las que se contaría la de cuatro extranjeros acusados de difundir pornografía homosexual entre menores.

Mungai ha solicitado a la juez de primera instancia Christine Njagi que los detenidos sean obligados a someterse a exámenes médicos para probar su homosexualidad. El abogado de los acusados, David Omuya, afirma sin embargo que sus clientes están dispuestos a colaborar con la Justicia, pero que son víctimas de “acoso por parte de la Policía, en contra de sus derechos constitucionales”. También acusa a los agentes encargados de la detención de no haberse identificado correctamente, pues iban vestidos de paisano. La juez estimó que debería abrirse una investigación sobre este asunto. También ordenó que los detenidos permanecieran en comisaría hasta este 24 de febrero, fecha en la que podrán presentar sus alegaciones.

Kenia es un país mayoritariamente cristiano (aunque con una importante minoría musulmana) y profundamente homófobo, que castiga la práctica de la homosexualidad con penas de hasta 14 años de cárcel, en base a leyes heredadas de la época colonial británica). Según un estudio del Pew Global Attitudes Project del pasado 2013, únicamente un 8% de sus 44 millones de habitantes estaría dispuesto a algún reconocimiento social de los homosexuales, y un 90% considera tal orientación sexual inaceptable.

Sin embargo, existe en Kenia un valeroso grupo de activistas LGTB muy productivo. Entre sus miembros se encuentra Denis Nzioka, que incluso trató de presentarse en las últimas elecciones presidenciales como candidato y así visibilizar a la población LGTB. También David Kuria Mbote se presentó como senador en las últimas elecciones, aunque tuvo que cancelar su campaña debido a las fuertes amenazas recibidas y la falta de fondos. Su breve campaña, sin embargo, sirvió para que por primera vez una persona abiertamente gay pudiera dirigirse a sus conciudadanos y ser escuchado.

La salida del armario del escritor keniano Binyavanga Wainaina y el que se desarrollaran sin incidentes las protestas convocadas en Nairobi el pasado 2014 contra la legislación ugandesa alentaban incluso la esperanza de una mayor apertura en Kenia para los derechos LGTB. Esperanza que se ha visto truncada, como muestra la detención en julio de 2014 de sesenta personas en un club de ambiente de Nairobi. Incluso se ha presentado una iniciativa ante el Parlamento de la nación, que pretende que los actos homosexuales sean sancionados con cadena perpetua para los kenianos y lapidación para los extranjeros.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Presentada en Kenia una propuesta para castigar la homosexualidad hasta con la lapidación

Viernes, 22 de agosto de 2014

save_the_young_black_manLa ola de brutal homofobia que recorre África se extiende. Pocas semanas después del alivio temporal que supuso la anulación de la ley ugandesa que pretendía castigar más duramente la homosexualidad, ahora es su vecina Kenia la que discutirá un proyecto de ley para elevar las penas por estos “delitos” hasta la muerte por lapidación en determinados casos.

La iniciativa presentada por Edward Nyakeriga, del Partido Republicano de la Libertad, pretende que los actos homosexuales sean sancionados con cadena perpetua para los kenianos y lapidación para los extranjeros. Esta cruel forma de ejecución también estaría reservada para casos de “homosexualidad agravada”, como los llevados a cabo con menores de edad o por personas seropositivas. El texto ha sido admitido por el portavoz de la Asamblea Nacional, Justin Muturi, que se lo ha adjudicado al Comité de Justicia y Asuntos Legales, donde pasará su primer trámite parlamentario.

El origen de esta propuesta se remonta a febrero de este año, cuando un grupo de parlamentarios creó un grupo de trabajo para endurecer las leyes existentes contra la homosexualidad del país. Nyakeriga afirma que pretende “proteger a los niños y a los jóvenes” de los “abusos sexuales y las desviaciones” que según él provocan los “cambios culturales” o “los intentos crecientes de los homosexuales de criar a niños en relaciones homosexuales mediante adopción, acogida u otras formas”. Los activistas LGTB kenianos, por su parte, ya avisaron de que lucharán para que un proyecto así “nunca vea la luz”.

La difícil situación de las personas LGTB en Kenia

Kenia es un país mayoritariamente cristiano (aunque con una importante minoría musulmana) y profundamente homófobo, que castiga la práctica de la homosexualidad con penas de hasta 14 años de cárcel, en base a leyes heredadas de la época colonial británica). Según un estudio del Pew Global Attitudes Project del pasado 2013, únicamente un 8% de sus 44 millones de habitantes estaría dispuesto a algún reconocimiento social de los homosexuales, y un 90% considera tal orientación sexual inaceptable.

Sin embargo, existe en Kenia un valeroso grupo de activistas LGTB muy productivo. Entre sus miembros se encuentra Denis Nzioka, que incluso trató de presentarse en las últimas elecciones presidenciales como candidato y así visibilizar a la población LGTB. También David Kuria Mbote se presentó como senador en las últimas elecciones, aunque tuvo que cancelar su campaña debido a las fuertes amenazas recibidas y la falta de fondos. Su breve campaña, sin embargo, sirvió para que por primera vez una persona abiertamente gay pudiera dirigirse a sus conciudadanos y ser escuchado.

La reciente salida del armario del escritor keniano Binyavanga Wainaina y el que se desarrollaran sin incidentes las protestas convocadas en Nairobi contra la legislación ugandesa alentaban incluso la esperanza de una mayor apertura en Kenia para los derechos LGTB. Esperanza que no sobrevivirá al clima de fuerte homofobia que previsiblemente se desencadenará tras la presentación del proyecto de ley homófobo: recordemos las terribles atrocidades que se han sucedido tanto en Uganda como en Nigeria tras la promulgación de este tipo de leyes.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.