ORATORIO

Sábado, 21 de marzo de 2020

7_Coucher_de_soleil1

La oración es uno de los componentes más vivos del mensaje evangélico. Jesús la ha practicado en su relación con el Padre y nos ha ofrecido un ejemplo extraordinario. Muchos piensan que orar es agarrar a Dios para ponerlo a su alcance o tratar de obtener beneficios y ventajas en provecho propio, y así satisfacer sus deseos y sus esperanzas. La verdad es muy diferente. La oración es entrar en la perspectiva de Dios partiendo de su amor. Es contemplar el rostro de un Padre que mira a sus hijos con ternura. Es encontrar una persona viva y dejarse tocar por su amor.

Orar es para todos una tarea de las más difíciles, es un trabajo exigente, no porque sea superior a nuestras fuerzas, sino porque es una experiencia que no se agota jamás y un camino en el que se permanece siempre discípulo.

La oración es acogida, terreno de adviento del amor de Dios; orar no es tanto amar a Dios, cuanto dejarse amar por Él. Orar es esperar y escuchar, recibir y acoger. Es permanecer en silencio ante el misterio para dejarse amar por Dios, como María que experimenta en su vientre la presencia de Dios. Pero la oración es también movimiento de respuesta a este don, un volver todo el corazón a Dios. La oración es alabanza, acción de gracias, ofrenda, intercesión, fiesta y liturgia de la vida. El núcleo de la oración cristiana es penetrar en el misterio de la filiación divina: estar con Dios en el Espíritu por el Hijo, como el Hijo está en el misterio del Padre. San Pablo nos lo recuerda bien. «Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que grita: ¡Abba! ¡Padre!» (Gal 4,6; cf. Rom 8,15-17; Ef 3,17ss).


***

Orar es ponerse en comunión con Dios, para estar en su presencia, que nos penetra y rodea como el aire que respiramos.

*

Carlos de Foucauld afirmaba que la oración “Es pensar en dios amándolo”.

**

Santa Teresa dice en el capítulo ocho de su autobiografía. “No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama” (V 8, 5).

***

Todo lo que brota del corazón y de la pluma de Santa Teresa del Niño Jesús tiene esa misma autenticidad interior. La única “definición” que nos dejó manifiesta esa espontaneidad: “Para mí, la oración es un impulso del corazón, una simple mirada dirigida al cielo, un grito de agradecimiento y de amor, tanto en medio del sufrimiento como en medio de la alegría. En una palabra, es algo grande, algo sobrenatural, que me dilata el alma y me une a Jesús” (Ms C 25rº).

****

San Juan de la Cruz dice que “El mirar de Dios es amar… “Pon los ojos sólo en él y hallarás en él aún más de lo que pides y deseas” (2S 22,5). “Aprende a estar con atención amorosa a Dios, porque el amor fuerte hace que Dios se vuelva a mirarte” (2S 12,8; C31,4).

*****

Y, por último, fray Martín Lutero, afirmaba que “La oración no es para cambiar los planes de Dios. Es para confiar y descansar en Su soberana voluntad”

***

 Es con este sentido por lo que abrimos este espacio  en el que dejar una oración, compartir un sentimiento… O permanecer en silencio  ante Quien sabemos nos ama.

******

  1. Domingo, 31 de mayo de 2020 a las 08:31 | #1

    Ven, Espíritu divino,

    manda tu luz desde el cielo.

    Padre amoroso del pobre;

    don en tus dones espléndido;

    luz que penetras las almas;

    fuente del mayor consuelo.

    Ven, dulce huésped del alma,

    descanso de nuestro esfuerzo,

    tregua en el duro trabajo,

    brisa en las horas de fuego,

    gozo que enjuga las lágrimas

    y reconforta en los duelos.

    Ven, Espíritu enviado por el Padre,

    en nombre de Jesús, el Hijo amado:

    haz una y santa a la Iglesia

    para las nupcias eternas del Cielo.

  2. jose ruben
    Domingo, 31 de mayo de 2020 a las 04:03 | #2

    Señor, tu me cuidas con amor de Madre y Padre, tu ternura es muy grande me consuelas como una madre al niño que llora, me acoges en tu regazo maternal, Tu me ales al encuentro estas presente, en cada acontecimiento de mi vida, ahora me pongo delante de tu presencia en silencio, para entrar en dialogo contigo.

    Jesús, tantas veces que me he encerrado para no afrontar mi realidad, ese mal momento, la enfermedad, soledad, la perdida de mis ser querido, estoy igual que tus discípulos encerrados por miedo, Tu te apreses en medio, “Paz a ustedes,” Soplando envías tu Santo Espíritu, fortaleciendo reanimando, dando alegría.

    Jesús, envía tu Santo Espíritu ahora quédate conmigo, dame gozo, paz, consuelo, aspiración, vida gracia, fuerza, ven Espíritu Santo que tu Luz me ilumine y me enseñe el camino de mis opciones, enséñame a aceptar la voluntad del Padre, para que pueda trasformar mi vida. Dame Señor tu Espíritu. Amén.

  3. Sábado, 30 de mayo de 2020 a las 18:37 | #3

    Espíritu Santo ¡Ven!

  4. jose ruben
    Sábado, 30 de mayo de 2020 a las 04:06 | #4

    Jesús, dame tu gracia y fortaleza para ir caminando a tu lado, si ti no puedo.

    Que la fuerza de tu Santo Espíritu sea mi guía y me fortaleza con sus dones y frutos. así sea .

  5. jose ruben
    Viernes, 29 de mayo de 2020 a las 03:32 | #5

    ¡Amado Señor,¡ tu sabes que te quiero con todo mi corazón con toda el alma, Señor tu conoces todo tu sabes que te quiero.

    Mi amor por ti, es grande, y no compensa lo que tu haces por mi, se que detrás de cada acontecimiento de mi vida, estas Tu, respiras tan cerca de mi que ni yo mismo lo puedo imaginar , estas dentro y fuera de mi entorno de mi eres el artífice de mi vida.

    Aun cuando me pasan cosas en mi vida, todo es por tu voluntad, se que paso noches oscuras, tengo la certeza de mi Fe, que me da la esperanza de que un día estaré contigo cara cara en gozoso amor.

    Jesús, sabes que me llamas por mi nombre me invitas a seguirte, a saber confiar y amar al Padre sobre todo. Jesús, aquí estoy sabes que te amo, te sigo a donde tu me digas, dame tu gracia para ser fiel a tu llamado a saber vivir en fraternidad y en servicio a los otros. amén.

  6. Jueves, 28 de mayo de 2020 a las 09:10 | #6

    ¡Qué ciego estoy, Señor! Tus palabras pasan por encima de mí como si fueran piedras, sin dejar un signo permanente.

    La razón de ello es que me he comprometido en mil cosas, y he olvidado lo que tú consideras prioritario para promover tu reino. He intentado hacer mucho, pero me he olvidado de sumergirme en la fraternidad, que es lo que tú, sin embargo, consideras como tu signo.

    He de reconocerlo, Señor: con frecuencia tu mensaje no emerge, y no lo hace porque no brotan comunidades fraternas perfectamente realizadas. Señor, abre mis ojos para comprender el misterio de la fraternidad, la fuerza misionera de la comunión, capaz de vencer los recelos y las resistencias. Ayúdame a creer en el milagro de la fraternidad como punto de partida para toda misión. Ayuda a los cristianos a redescubrir el alcance revolucionario de estas palabras tuyas, para que se comprometan en este proyecto, que es, con toda seguridad, el tuyo. Otros proyectos son, probablemente, demasiado humanos.Así sea.

  7. jose ruben
    Jueves, 28 de mayo de 2020 a las 03:29 | #7

    Jesús, hermano, amigo, Maestro, tu sueño de oro es el amor, la humildad, que todos seamos uno en ti y en el Padre, que es un Dios bueno, todo ternura.

    Jesús, Maestro enséñame a ser como tu a tener un corazón misericordioso, a tener entrañas de misericordia de perdón por todos, que el amor sea la prioridad en mi vida.

    Se que aun estoy muy lejos del tu gran sueño, lo quiero realizar a un albergo muchas codas, miedos e inseguridad, y temor a equivocarme a no hacer las cosas bien, solo estando dispuesto es como lo lograre , lo estoy Jesús, necesito de tu ayuda para que pueda dar un buen servicio a mis hermanos, me pongo en tus manos para que se haga tu voluntad. amén.

  8. Martes, 26 de mayo de 2020 a las 06:41 | #8

    Infunde en mi corazón, Señor, los dones de la ciencia y de la sabiduría, para que pueda conocerte cada vez mejor, para que pueda gustarte cada vez mejor, para que pueda amarte cada vez mejor, para que pueda poseerte cada vez mejor. Si me abandonas a mí mismo poco después de haber leído estas palabras luyas, consideraré más importante algo urgente que tenga que hacer y correré el riesgo de olvidarte.

    Concédeme el don del consejo, para que te busque y te conozca incluso en medio de las ocupaciones que me esperan dentro de poco. Concédeme el don del discernimiento, para que pueda optar por ti en todas las cosas, según la enseñanza de tu Hijo. Concédeme ver brillar la luz de tu rostro en todo rostro humano, para que siempre te busque a ti y sólo a ti. Concédeme el instinto divino de buscar que seas glorificado y conocido, antes y más de lo que pueda serlo yo.

    Y perdóname desde ahora si te olvido, si persigo de una manera impropia las cosas de esta tierra, si me lleno con frecuencia de nociones y sentimientos que no me unen a ti. No me abandones a mí mismo, Señor, porque tú eres mi vida, tú eres la vida eterna. Así sea.

  9. jose ruben
    Martes, 26 de mayo de 2020 a las 03:28 | #9

    Padre, tu amor por mi es único, me siento amado por Ti, pronuncias mi nombre me llamas, me haces sentir especial.

    Abba, se que es necesario aumentar mi fe, tantas cosas giran en rededor de mi cabeza, llega la desesperación, el miedo la angustia, ¡ No me dejes solo¿ Ayúdame en este caminar a poner toda mi certeza en Ti, Señor y Dios mío, líbrame de mis temores de esos miedos que no me permiten adherirme más a Ti.

    Señor, quiero caminar contigo, soltarme y dejarme conducir, este día suelto mi nave, si no hay viento, remare y condúceme a donde Tu quieras.

    Dame la gracia de seguir unido, la fortaleza de tu Santo Espíritu, dame el don e la conversión. así sea.

  10. Lunes, 25 de mayo de 2020 a las 08:00 | #10

    Ilumina, Señor, mis noches con la luz discreta de tu presencia. No me abandones en mis soledades, cuando todo parece hundirse a mi alrededor y cuando las presencias más familiares se me vuelven extrañas y son incapaces de consolarme. Tú también sabes, Jesús mío, lo terrible que es la soledad, cuando hasta el Padre se te hacía imposible de encontrar y te sentiste abandonado por él. Por esta terrible desolación por la que pasaste, ven en ayuda de mis desiertos, no me abandones cuando me siento abandonado por los otros.

    Tú que sudaste sangre, alivia mis heridas. Tú que has resucitado, haz fecunda de vida la sensación de inutilidad y abandono. Por tu santa agonía, por tu gloriosa lucha contra el sentido de la derrota, llena mis momentos terribles, las horas y los días de vacío, para que yo pueda experimentarte como mi dulce salvador. Amén.

  11. jose ruben
    Lunes, 25 de mayo de 2020 a las 04:03 | #11

    Señor, en esto momentos de encuentro de soledad de entrega unidos Tu y yo yo y Tu, pido que me envíes tu Santo Espíritu. Para mi conversión, que sus dones me den la fortaleza, el entusiasmo para ser un fiel seguidor tuyo, con sus siete sagrados dones cambia mi vida.

    Jesús, deja que sea un testigo tuyo, aun cuando no te conozco del todo, aun cuando me hecho para atrás en los compromisos que me implica ser un discípulo tuyo, Jesús te reconozco como Maestro, deja que en tu nombre haga mis cosas del día a día, dar consuelo, a los que lo necesitas poder llevar el aceite y el vino que cure las heridas de mis hermanos.

    Jesús gracias por hablarme del Padre, del Reino, de las obras con el impulso del Espíritu es como podre trabajar en las obras que me encomiendas.Jesus que te sea fiel. amén.

  12. Domingo, 24 de mayo de 2020 a las 09:13 | #12

    Jesús, quisiera saber qué ha sido para ti volver al seno del Padre, volver a él no sólo como Dios, sino también como hombre, con las manos, los pies y el costado con esa llaga de amor. Sé lo que es la separación de las personas que amamos: la mirada los sigue todo lo que puede cuando se alejan…

    El Padre me concede, también a mí, como a los apóstoles, esa luz que ilumina los ojos del corazón y que me hace intuir que estás presente para siempre. Así puedo gustar ya desde ahora la viva esperanza a la que estoy llamado y abrazar con alegría la cruz, sabiendo que el humilde amor inmolado es la única fuerza adecuada para levantar el mundo. Amén.

  13. jose ruben
    Domingo, 24 de mayo de 2020 a las 03:43 | #13

    Señor, en estos caminos que vamos, TÚ y yo vamos caminando, encontrándonos, me sales para dirigir mis pasos; ahora en silencio te acompaño y escucho.

    Me envías para anunciar la Buena Nueva a todos sin acepción, siendo incluyente, este es el verdadero ministerio de amor que enseñas, la inclusión, ¿Puedo llegar a hacer esto? me asaltan laS dudas, pero estoy seguro De que el envío no es proyecto mío, es tuyo, Señor, acompañado de Ti y dirigiendo mis pasos es como puede tener éxito.

    Sí tengo la certeza de que estás conmigo hasta el final y por siempre, en la misión que emprenda, siempre estás a mi lado acompañándome, gracias Jesús.

    Cuentas conmigo, me convocas me envías y te digo, si, lo único que necesito para seguir adelante es, cuento contigo, Señor. así sea.

  14. Sábado, 23 de mayo de 2020 a las 08:27 | #14

    ¡Pedir en tu nombre, Señor, no sólo pronunciar tu nombre, sino hacer mía tu causa, perseguirla con tu corazón, ver el mundo con tus ojos, comprender tu alegría, querer entregarme como te entregaste tú! ¡Qué lejos estoy de todo esto! Por eso me quedo en ocasiones decepcionado en mi oración; por eso pierdo el ánimo en mi compromiso con tu servicio; por eso, ante a la escasez de resultados, me viene la tentación de abandonar.

    Señor, mira con piedad mis veleidades al servirte, ven al encuentro de mis ilusorias esperanzas de gratificaciones, para sostenerme y purificarme. Forma en mí un corazón semejante al tuyo. Dame el impulso desinteresado de tu amor. Átame continuamente con el amor del Padre, para que pueda amar a mis hermanos como él los ama, como tú los amas, como yo quisiera amarlos. Y los amaré si vienes en mi ayuda. Ven, Señor, no me abandones. Envuélveme con tu luz y con tu amor. Así sea.

  15. jose ruben
    Sábado, 23 de mayo de 2020 a las 03:42 | #15

    Jesús, tu me dices ” ¡Si conocieras al Padre¡”
    Tu labor principal es y ha sido darme a conocer al Padre, su ternura su misericordia e infinito amor, Tu mismo Jesús, eres la imagen misma del Padre si te veo a ti veo también al Padre, me has enseñado que es todo amor todo ternura que soy la más pequeña de sus ovejas, y así me cuida y se preocupa ,por mi, y no me ama por un, porque o un para que, simplemente me ama, tal cual soy, le falle una y otra vez el siempre con brazos abiertos me esta esperando. Que gran maor del Padre.

    Jesús, ahora dame tu gracia e inspiración para salir como Tu, a los pueblos con mis amigos a gritar¡¡ las maravillas del Padre. amén.

Comment pages
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.