Inicio > Biblioteca, Iglesia Católica > James Martin: “¿Cómo crea un novelista sus personajes?”

James Martin: “¿Cómo crea un novelista sus personajes?”

Miércoles, 11 de diciembre de 2019

la-abadiaEl jesuita publica su primera novela,  ‘La Abadía’ (Grupo de Comunicación Loyola), y nos cuenta cómo surgió la idea

“Espero que los itinerarios espirituales de Anne, Mark y Paul te ayuden a descubrir de qué maneras está Dios activo también en tu vida. Y confío en que disfrutes leyendo el libro tanto como yo disfruté escribiéndolo”

Durante muchos años estuve preguntándome cómo sería la experiencia de escribir una novela. Soy un gran aficionado al género, y con el tiempo he llegado a ser amigo de unos cuantos novelistas. Pero como autor que escribe principalmente sobre religión y espiritualidad, también me preguntaba: ¿de dónde viene la inspiración para tejer una trama? ¿Cómo crea un novelista sus personajes? ¿Qué es lo que le habilita para inventar los diálogos? No podía imaginarme escribiendo una novela porque era incapaz de imaginarme respondiendo estos interrogantes de manera adecuada.

Un buen día, tuve un sueño sumamente curioso. En él, una pelota de béisbol atravesaba, rompiéndola, la ventana de una casa; tal suceso ponía al hombre que allí vivía en contacto con su vecina, que había perdido a su hijo en un accidente. El hombre llevaba a la mujer a un monasterio, donde ella conocía a un abad sabio. En el curso de sus conversaciones con el monje, la mujer lograba descubrir la obra de Dios en su vida, aun en medio del sufrimiento.

Al despertar del sueño, me dije: “¡Qué historia tan bella!”. Lo anoté en un trozo de papel y volví a dormirme. A la mañana siguiente, pensé que podía tratar de darle forma escrita, desarrollándola, por supuesto. El resultado es el libro que estás leyendo: La abadía.

Fue una experiencia deliciosa, de principio a fin. Perfilar la trama y los personajes me resultó fácil, puesto que me habían sido dados. Lo creas o no, hasta los nombres de los personajes y de la abadía proceden del sueño. En cuanto me puse a escribir, la trama se fue desarrollando sola.

Cuando terminé de escribir la novela, me sentí sorprendentemente triste. ¡Había disfrutado tanto en compañía de Anne, Mark y el abad Paul! Pero, por fortuna, ellos están a punto de cobrar vida para ti ahora, en cuanto pases la página. Espero que los itinerarios espirituales de Anne, Mark y Paul te ayuden a descubrir de qué maneras está Dios activo también en tu vida. Y confío en que disfrutes leyendo el libro tanto como yo disfruté escribiéndolo.

Anne, divorciada, tiene dificultades para afrontar la vida y lucha contra el sinsentido de la muerte de su joven hijo. Mark, un arquitecto frustrado, trabaja como encargado de mantenimiento y se pregunta qué fue lo que hizo descarrilar su vida. El padre Paul, abad de una abadía cisterciense en Pensilvania, se pregunta si tomó la decisión correcta al recluirse tan rigurosamente del mundo.

En su primera novela, James Martin, nos anima a recorrer unos caminos diferentes y tortuosos, que fluyen hacia ese milagro de sanación interior que todos en algún momento ansiamos. Una historia para descubrir la obra de Dios en cada vida, aun en medio del sufrimiento.

jesuita-James-Martin-defensor-LGBT_2164293586_13964946_660x371

Para solicitarlo, en tu librería habitual o pincha aquí.

Fuente Religión Digital

Biblioteca, Iglesia Católica , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.