Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Federación Alemana de Fútbol (DFB)’

Thomas Hitzlsperger: “Se puede ser homosexual y a la vez futbolista de éxito”.

Jueves, 13 de marzo de 2014

noticias_file_foto_737684_1394356734Si yo tuviera un martillo (If I had a Hammer) es una canción de libertad compuesta por uno de los grandes nombres del folk, Peter Seeger, fallecido este pasado mes de enero. Se convirtió en uno de los himnos del movimiento por los derechos civiles de Estados Unidos. Habla de un martillo que asegurará el amor entre hermanos y hermanas.

Thomas Hitzlsperger -51 veces internacional con Die Mannschaft- le apodaban ‘El Martillo’. Clásico mediocentro defensivo alemán, corpulento (183 centímetros de altura), veloz en el corte, con buena salida de balón y llegada al área, fue la potencia de su disparo desde lejos la que le hizo merecedor del sobrenombre ‘Der Hammer’. En su carrera en el fútbol profesional del más alto nivel pasó por clubes alemanes, ingleses e italianos. Llegó a ser capitán de la selección. Solo las lesiones la apartaron de ser una superestrella.

Si en el terreno de juego sobresalía por la contundencia y dureza de los latigazos de su pierna izquierda, Thomas el Martillo Hitzlsperger se alejó fuera de la cancha de la imagen del futbolista superficial, tosco e indolente. Lector empedernido, políglota, viajero curioso e impenitente, ha mantenido una colaboración como columnista en Zeit, además de tener estudios superiores en Economía y significarse como uno de los caras de las campañas contra el racismo.

Fue precisamente Zeit el medio elegido por Hitzlsperger para anunciar su salida del armario, en lo que ha sido sin duda el ‘outing’ más importante de los últimos tiempos. Un hito que ha conseguido romper un tabú en uno de los territorios en los que la homosexualidad sigue siendo objeto de burla, menosprecio y discriminación, el fútbol y sus estadios.

Hitzlsperger afrontó su confesión como enfrentaba la portería contraria, de forma directa y categórica: “Para los homófobos, para aquellos que discriminan a los otros en virtud de su orientación sexual: deben saber que cuentan con un adversario más”. En un mensaje dirigido a los jóvenes futbolistas gays dijo: “Pueden basarse en mi experiencia. Se puede ser homosexual y a la vez futbolista de éxito.

No han faltado, por supuesto, las voces que han criticado el que haya esperado a su retirada del fútbol profesional para hacer esta declaración. Por eso es de justicia recordar a Justin Fashanu, que además de ser el primer jugador negro de un millón de libras, fue el único que había reconoció públicamente su homosexualidad hasta el momento. Lo hizo en 1990. Le llovieron las críticas, los insultos, los desprecios Acabó suicidándose en 1998 tras ser acusado, sin pruebas, de haber cometido una agresión sexual. “Ya había sido declarado culpable” fue su mensaje póstumo.

Ahora traten de imaginar a la multitud de un estadio coreando insultos durante 90 minutos: “bujarra” “marica” “sarasa”… (calificativos que de hecho ya se lanzan contra los heterosexuales) Imaginen los comentarios cuando Hitzlsperger se quejara al recibir una falta, o cuando abrazara a los compañeros al celebrar un gol. Bajo el anonimato de la masa, la homofobia se expresaría con la impunidad y crueldad como la que sufrió Fashanu.

Los futbolistas que llegan al nivel de Hitzlsperger son ídolos deportivos de influencia innegable. Héroes modernos. Referentes sociales de primer orden. Modelos a seguir para la infancia y la juventud. El fútbol es una fuente de prestigio, amén de una industria económica de primer orden.

Del mismo modo, alrededor del fútbol persiste una visión anacrónica y enfermiza, como si este deporte fuera un reducto de la heterosexualidad asimilada con la figura del macho, en la que el homosexual es algo así como una versión débil, edulcorada e incompleta del varón.

Por eso es de una grandísima importancia el paso dado por ‘El Martillo’, y no es de extrañar que haya tenido una repercusión a escala planetaria. Por eso hay que felicitarle, como hay que hacerlo también con la Fundación Magnus Hirschfeld y la Federación Alemana de Fútbol (DFB), que han desarrollado campañas en contra de la discriminación por orientación sexual en este deporte. Por eso hay que dar las gracias también al mejor portero del mundo Manuel Neuer, que se ha posicionado a favor del matrimonio gay.

Alemania es, después de España, el país del mundo donde los homosexuales disfrutan de una mayor aceptación social. Según un estudio de Pew Research Center, el 87% de sus ciudadanos reconoce y defiende los derechos de los homosexuales. No en vano fue en Berlín a finales del siglo XIX y comienzos del XX -entonces capital cultural de Europa, cuando no del mundo- donde se editó la primera revista de temática gay de la historia y se filmó la primera película homosexual.

Pero pese a este ambiente e historia de tolerancia no se puede dejar pasar por alto que un 25% de los jóvenes encuestados en un estudio de la Universidad de Bielefeld declarará que “es repugnante que homosexuales se besen en público”, ni que Alemania se esté quedando a la cola de Europa en la aprobación del matrimonio civil entre personas del mismo sexo.

El fantasma del odio sigue ahí, escondido.

Y si el fútbol tuviera un martillo, varios martillos, cuántos homófobos golpearía. Lo harían con la misma potencia ejemplar con la que Thomas Hitzlsperger percutía el balón para anotar los antológicos goles que marcó en su carrera.

Fuente Ragap

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.