Inicio > Espiritualidad > Madre tierra, madre.

Madre tierra, madre.

Sábado, 7 de diciembre de 2019

91c2bcfae56e63fdaf9d857059794e54-earth-day-planet-earth

Hace algo más de dos años inicié la lectura lenta de un buen puñado de poemas que escribí entre los años 1995 y 1999. La impresora me ayudó a hacerlos tangibles, llevaban mucho tiempo durmiendo en un archivo del ordenador esperando no a un príncipe encantado que los despertara, sino a que la que los escribió cubriera las justas etapas de la vida como para lanzarlos al exterior, obedeciendo una consigna interior que cada vez se hacía más sonora: “Comparte, ya es hora”. Ya tiene cuerpo… de libro, y alas para volar, como hacen los hijos siguiendo las leyes de la naturaleza.

Hay un poema titulado “Madre Tierra, Madre” (*) que me sorprendió. Lo reconocía perfectamente; recordaba el momento en que lo escribí, viajando en tren a finales de 1998. Quizás, entonces, fue una intuición; hoy, es la realidad que nos circunda y el peligro que amenaza, fruto de la irresponsabilidad de una forma de vida que arrasa lo que toca, incluida la vida humana.

Del 2 al 13 de diciembre se celebra en Madrid la Cumbre del Clima 2019 y quiero contribuir de alguna manera, aunque sólo sea poética.

 Madre Tierra, Madre.

Preñada de Vida,
en continuo momento de parto.
Generando continuidad,
respetando el mandato divino:
Multiplicación, diversidad, color…
fluido eterno.

Madre Tierra, enferma,

Te falta el oxígeno;
en cada contracción
el dolor aumenta,
Tu respiración falla.
¡Oxígeno… devolvedle el oxígeno!

Madre Tierra, herida,

Balazo de oro negro,
úlceras en tu piel, antes verde.
Y el ritmo del parto…
Implacable.
La vida llama a la vida,
¡dejadla parir tranquila!

Madre Tierra, agonizante.

Tus hijos, frutos de amor:
Célula, árbol, flor,
Insecto, ardilla, águila,
Gorrión, delfín, caracol…
Agua, piedra, azúcar,
Vino, leche, néctar,
Hombre, mujer….
todos exterminados.
Los bastardos del desamor:
egoísmo, ambición y ceguera,
sólo escuchan los tambores
que llaman a muerte.
Esgrimen banderas
de progreso y mercado,
mientras arrasan y esquilman.
Traman reventar tu vientre
Al grito de guerra:
¡Que la Luz no dé a luz a la Luz!

¡Pobre Madre Tierra!

Fecundada por el Amor,
Embarazada de Esperanza…
¡Jadea… vamos… jadea!
¡Vencerás!

*

Mari Paz López Santos

(*)  Entre el Sueño y el no sueño

 ESEPÉ Ediciones (Ed. San Pablo)

         Págs. 148-149

***

Espiritualidad , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.