Foro Cristianos Gays » Cristianos Gays - Foro de debate

Las personas sensibles

(7 mensajes)
  1. En arje
    Moderador

    Quizá no tod@s nos consideremos personas sensibles, pero si es cierto que, algunos nos consideramos personas con cierta sensibilidad. Y debido a ello somos más propensos a experimentar las distintas situaciones de nuestra vida con cierta intensidad. No siempre nos lleva a sufrir, pero sí nos encontramos dentro de una exposición mayor.

    Lo primero que me gustaría compartir es que tener una gran sensibilidad es una gran riqueza, por lo cual nadie debe de asustarse por ello. Significa la capacidad de "sentir" el mundo que nos rodea, de captarlo en su complejidad y en sus detalles. La persona sensible es como si viera el mundo en color (en colores), frente a quien lo ve solo en blanco y negro.

    Sin embargo, la persona sensible resulta también más vulnerable, precisamente porque está más expuesta, más permeable al mundo y a sus contradicciones. Por esta razón, la persona sensible suele ser más ansiosa, temerosa, insegura y quién sabe cuántas cosas más.

    También nos puede pasar algo parecido en el ámbito de nuestra interioridad. Nos gusta reflexionar, especular, darle vueltas a las cosas. Aunque muchas veces les dedicamos a estas actividades buena parte de la actividad mental, si bien en algunas ocasiones de un modo absorbente y dramáticamente estéril. Como cuando pisamos el acelerador con el embrague pisado, el motor se calienta y el coche no va a ninguna parte; y cuanto más acelero, más se calienta el motor...

    Es cierto que, en la vida, hay cosas que dependen de nosotros y la solución está en nuestras manos, el combate es nuestro. Pero también es cierto que, hay batallas que no son nuestras, ni tienen que ver con nosotros, aunque nos quieran hacer los "culpables" o responsables. Así pues si en algo podemos hacer algo, que por nosotros no quede, que seguro que podemos; anque nos hayan enseñado siempre que: "yo no valgo para eso, yo no puedo o yo no sé". Eso no es del todo cierto.

    San Bernardo consideraba que los llamados "malos pensamientos" tenían su origen en la "ambición, la avaricia y la curiosidad (superficialidad)". Quizá, el "yo no valgo, yo no puedo y yo no sé (que siempre hay un poco de eso en nosotros) pongan de manifiesto nuestro malestar. El malestar que se oculta detrás de la ambición ("yo no valgo" y busco valer mediante el tener otras cosas), la avaricia ("yo no puedo" y busco el poder dominándolo todo) y la curiosidad ("yo no sé" y busco información constantemente fuera de mi).

    Lo cierto es que: "Yo puedo, Yo valgo y Yo puedo saber". Y si en algo no puedo hacer nada, no valgo o realmente no sé: "agua que no has de beber, déjala correr".

    Así que, como dicen por ahí: "Aquí Paz, y después Gloria".

    Un abrazo.

    Publicado hace 8 años #
  2. Durante años, en tu formación religiosa, el dejar ver tu sensibilidad era muestra de debilidad. En numerosas ocasiones eras "fraternalmente" corregido con textos de este estilo: "Gravedad.-Deja esos meneos y carantoñas de mujerzuela o de chiquillo.-Que tu porte exterior sea reflejo de la paz y el orden de tú espíritu." (Camino, 3).
    Algunos hemos tenido que esperar años para compartir la Fe, que no las normas, con otros cristianos. Algunos ni en años de vida religiosa nos habíamos encontrado con una Comunidad que comparte, que crece y busca al mismo ritmo conocer y amar a Cristo.
    Algunas veces recuerdo, y me sonrojo, reprimendas en plan sentencia que, pensando era lo mejor, daba a algún novicio que se mostraba mas cariñoso: "Pídale al Señor que le conceda ochenta años de gravedad". Y ahora pienso ¿para qué?. En cierta ocasión una religiosa se lamentaba en confidencia: "nos hemos convertido en robots".
    En mi familia siempre hemos sido de besos: al entrar, al salir, al encontrarte por la calle,... y de repente para ser un cristianos perfecto debía dejar todo eso. "Sé recio.- Sé viril.-Sé hombre.-Y después... sé ángel." Nos decían. Todo por evitar las temidas amistades particulares. lo peor es que al final no tenias amistades dentro de la comunidad.

    Doy gracias a Dios por haber mantenido mi sensibilidad en el corazón. Podre exteriorizarla mas o menos pero puedo aseguraros que está. Y es la misma que hace que cada día, os tenga presentes con emoción, ante el Señor. Tantas que incluso me ayuda a mantener esa presencia de Dios durante el día. No temáis el sentir. El que teme al amor teme a al vida y el que teme a la vida ya esta muerto.

    Un abrazo
    D.G.;Zaragoza

    Publicado hace 8 años #
  3. irimego
    Miembro

    Si nuestro querido Jesús, cuando se encontró con la María en la resurrección, en vez de decirle "nolli me tangere" le hubiese dicho... "Dame un abrazo porque acá estoy, el Padre me ha resucitado" cuanto bien hubierse hecho ese gesto a las futuras generaciones de religios@s, de curas y cristianos...
    Yo no quiero ser como los ángeles, quiero ser yo! con mi afectividad, que es parte de mi ser, como mi efusibidad... con mis gestos y sin miedo al que dirán... por ser "vos quien sois"...
    Gracias a Dios, hace años perdí la vergüenza a esas cosas, al que dirán y al "mira con quien andas...", a las "amistades particulares" y trato de ser yo mismo en cada momento, cuando lloro, lloro; cuando río, río; cuando me apetece dar un abrazo o un beso... lo doy, y de corazón...
    Es otro estadio de la propia interioridad...
    Y si alguien me ha de juzgar, que sea Mi Dios y Señor, y que no sea por falta de cariño, sino por exceso de amor.
    Os dejo un precioso poema que os dejo como regalo...

    «Al final del camino me dirán: -¿Has vivido? ¿Has amado? Y yo, sin decir nada, abriré el corazón lleno de nombres» (Pedro Casaldáliga)

    Besos y achuchones...

    Irimego, Zgoza.

    Publicado hace 8 años #
  4. xune mountain
    Miembro

    ..."Al final del camino me dirán:- Has vivido? Has amado? Y yo, sin decir nada, abriré el corazón lleno de nombres."...

    Gracias Irimego! Muchos besos y abrazos a todos.

    X.M. Asturias

    Publicado hace 8 años #
  5. HPMARTIN
    Miembro

    ... hablais de sensibilidad, de afectividad, de muestras de ese cariño. Yo soy castellano y eso de manifestarme mediante gestos me cuesta mucho, si soy afectivo y según dicen tengo una gran sensibilidad y un gran corazón. Enseguida me empatizo con las situaciones de pobreza, situaciones de sufrimiento y situaciones de soledad. Lo que me ha traído en muchas ccasiones malas consecuencias. Consecuencias como son el interiorizar los problemas de los demás y no desconectar, sintomas de ansiedad, etc; y lo que es peor muchas veces he sido victima de escarnio por aquellos que se sienten muuy machos, pero que en el fondo no son mas que aparincia, insensibles, por no decir unos imbéciles integrales.

    Un abrazo
    HIlario

    Publicado hace 7 años #
  6. irimego
    Miembro

    Querido Hilario...
    No se trata de donde eres... sino de como tienes el corazón...
    A mi me pasa muchas veces como a ti... me sensibilizo con los otros, siento con los demás y eso me agota física y muchas veces espiritualmente, lo cual no obsta para que siga haciendo "aquello que creo que tengo que hacer"...
    Prefiero vivir agotado y solidarizado con los demas que vivir aislado y metido en un cascarón...
    Es mi opinión...
    Y mi deseo para tí... que vivas tu afectividad y tu sensibilidad sin importarte lo que los demás digan o piensen...
    Como decía Lope de Vega (creo...)
    "ande yo caliente, y ríase la gente"...
    Un abrazo desde la distancia y la cercanía de quien camina contigo en el mismo barco...

    Irimego, Zgoza

    Publicado hace 7 años #
  7. irimego
    Miembro

    Al hilo de tu post Hilario... me recuerda un frfagmento de C.S Lewis que te lo dejo acá...

    "Amar a todos es ser vulnerable. Amalo todo, y ciertamente tu corazón se retorcerá y posiblemente se romperá. Si quieres asegurarte de mantenerlo intacto, no debes amar a nadie, ni siquiera a ningún animal. Envuélvelo cuidadosamente con pasatiempos y pequeños lujos; evita todos los enredos; enciérralo seguro en un cofre, o en un ataúd de tu egoísmo. Pero en ese ataúd -seguro, oscuro, sin movimiento, sin aire- cambiará. No se romperá. Se volverá irrompible, impenetrable, irredimible. La alternativa a la tragedia, o al menos el riesgo de la tragedia, es la condenación. El único lugar fuera del cielo en el que puedes estar perfectamente seguro de todos los peligros y preocupaciones del amor es el infierno." (The Four Loves, Harcourt.)

    De nuevo... un abrazo fuerte, de mi corazón a tu corazón...

    Irimego, Zgoza

    Publicado hace 7 años #

RSS feed for this topic

Responder

Debes conectarte para enviar un mensaje.