Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Suicidio adolescente’

Un adolescente transexual se suicida y culpa a su madre de la decisión

Sábado, 28 de febrero de 2015

Zander_MahaffeyEl joven, de tan solo 15 años, se despidió con una nota de suicidio en la plataforma Tumblr

 

Zander Mahaffey, un joven transexual de tan solo 15 años, decidió acabar con su vida el pasado 15 de febrero. El joven procedente de Georgia, se despidió de los suyos con una nota de suicidio publicada en la plataforma Tumblr. En ella arremetía duramente contra su madre, a la que culpaba de su decisión, y se refería a ella con expresiones como “pedazo de mierda”.

En la nota Zander también confesaba haber sido violado años atrás. Después de estas duras afirmaciones, el joven se despedía de amigos y familiares uno por uno. “Lo siento, no he sido lo suficientemente fuerte y he decidido abandonar. No puedo, no puedo seguir con esto”, decía Zander.

“El tiempo continuará, ojalá nadie sufra demasiado tiempo por mí. Solo debes seguir como si todo fuera normal, eso es lo que quiero. Se que soy egoísta. Siento pensar solo en mí en esta situación. Se que habrá personas que sufran por esto y lo siento, lo siento mucho. No se qué más decir, estoy cansado y solo quiero descansar” decía Zander en su nota de suicidio.

El funeral tuvo lugar el día 18 de febrero. Las redes sociales acogieron lo ocurrido, sobre todo Twitter donde se creó el hastag #HisNameWasZander.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Un menor se ahorcó en Iquitos (Perú) después de que su padrastro le rapara el cabello por ser gay

Jueves, 5 de febrero de 2015

índiceComo castigo a un supuesto “mal comportamiento” por haber descubierto su opción sexual, padrastro le rapó el cabello a su hijo

El niño habría sido víctima de bullying por parte de sus compañeros de colegio.

Iquitos, en Perú. Un niño de 12 años se ha quitado la vida después de ser humillado por su padrastro, que le rapó el cabello, como castigo por ser gay. El chico, que sufría además acoso por parte de sus compañeros de colegio, se ahorcó tras dejar una nota de suicidio en la que expresaba el odio que sentía hacia el marido de su madre.

El rechazo de sus padres a su opción sexual y un fuerte castigo llevaron a un menor de 12 años a quitarse la vida ahorcándose. Un niño de 12 años de edad se suicidó en Iquitos, en la región Loreto, luego de que su padrastro le rapó el cabello por haberle revelado su orientación sexual.

El menor se suicidó tras ser golpeado y rapado del cabello por su padrastro, tras revelarle que era homosexual, informó América Noticias. De acuerdo a vecinos del menor, este habría decidido ahorcarse por la reacción de su familiar. Indicaron que dejó una carta donde expresa el odio hacia su padrastro y al final agradece por su vida.

El cadáver del pequeño fue trasladado a la Morgue Central de Iquitos. La madre del niño no pudo contener el dolor al enterarse de la muerte de su hijo. Durante el recorrido, la madre se desmayó y tuvo que ser sedada, para luego acudir al centro médico más cercano.

Cabe destacar, que esta no fue la primera agresión que recibió el menor por su homosexualidad, pues en su colegio también había sido víctima de bullying. Según se reportó, el menor habría sido víctima de bullying o matoneo en su centro escolar por parte de sus compañeros debido a su presunta homosexualidad.

Otra víctima de la peor LGTBfobia, la que procede de tu propia familia, en lo que supone el enésimo suicidio motivado por esta razón. No se trata, de hecho, de la primera vez que nos hacemos eco de este tipo tragedias en Perú. En julio de 2013, otro chico de 15 años que era constantemente insultado y agredido por miembros de su propia familia por ser gay se suicidó con un cable que ató a las maderas del techo de su vivienda. Y en mayo de 2013 era un joven de 20 años el que se ahorcaba después de que su padre lo echara del hogar familiar al enterarse de su homosexualidad.

Menos de un mes antes, también en Perú, otro muchacho gay, en este caso de 22 años, sufrió importantes quemaduras después de que su padre lo rociara con gasolina y le prendiera fuego.

Descansa en paz, pequeño.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Peticiones a la Casa Blanca para conseguir una ley contra las “terapias reparadoras” tras el suicidio de la adolescente trans Leelah Alcorn

Miércoles, 4 de febrero de 2015

leelah_alcorn_2Una petición ciudadana dirigida a la Casa Blanca y cuyo objetivo es la promulgación de una ley federal que prohíba la práctica de las llamadas “terapias reparadoras” ha alcanzado ya los 100.000 apoyos. A pesar de que la petición no garantiza que se legisle sobre este asunto, sí aumenta la posibilidad de que se tome algún tipo de acción. Una segunda petición con el mismo objetivo ha superado las 330.000 firmas en la plataforma Change.org.

La iniciativa se puso en marcha después del trágico suicidio de Leelah Alcorn, una adolescente transexual de 17 años que no pudo soportar la cruel incomprensión de su familia y entorno más cercano, hace poco más de un mes. Sus familiares, miembros de una comunidad religiosa, ignoraron durante mucho tiempo los cuadros depresivos que sufría su hija y llegaron a castigarle con la aplicación de “terapias reparadoras” por parte de un miembro de su confesión.

Cansada de soportar las continuas vejaciones a las que se veía sometida, decidió quitarse la vida. Para ello, programó una nota en la red social Tumblr para que se publicase justo después de que llevase a cabo su plan y el mismo día murió tras ser atropellada por un camión. Los investigadores que llevan el caso consideraron desde el primer momento que se trataba de un suicidio.

El texto de despedida de Leelah, totalmente desgarrador, comienza con un “Si estás leyendo esto, significa que me he suicidado y, obviamente, no he eliminado el comentario de mi cola de publicación. Por favor, no estés triste, es para mejor. La vida que viviría no es digna de vivirse… porque soy transexual”.

Acto seguido, Leelah relata parte de su calvario, confesando que lloró de felicidad al descubrir lo que significaba transexual y que su madre reaccionó muy mal cuando se lo dijo, llegando a comentarle que solo era una fase y que debía de estar equivocada, porque “Dios no comete errores”. Lo que vino después fue aún peor. Su madre decidió llevarla a un terapeuta cristiano que no paraba de decirle lo egoísta que era y, al cumplir los 16 años, se dio cuenta de que sus padres nunca cambiarían de parecer, y que tendría que esperar a la mayoría de edad para “empezar cualquier tipo de tratamiento de transición”, algo que le “rompió completamente el corazón”.

A partir de ese momento, decidió salir del armario como gay en el instituto -pensando que ello facilitaría las cosas después, cuando se revelara como una mujer transexual- ante lo que sus padres reaccionaron duramente sacándola del centro escolar y quitándole el ordenador portátil y el teléfono. En otras palabras, aislándola del resto del mundo durante varios meses. Este maltrato, unido a pensar que viviría el resto de su vida “como un hombre solitario que desearía ser una mujer o como una mujer solitaria que se odia a sí misma”, le llevaron a caer en una profunda depresión que no fue capaz de superar. A pesar de la muerte, Carla Alcorn, madre de la joven Leelah, continuó negándose a referirse a su hija por su identidad de género, alegando que “no apoyamos eso”.

La noticia del suicidio de Leelah, ocurrido el pasado 27 de diciembre, no tardó en difundirse por las redes sociales y los medios LGTB. Esperemos que su historia sirva al menos para que por fin se tomen cartas en el asunto y no tengamos que volver a hablar de la aplicación de las aberrantes “terapias reparadoras” o de otro caso de suicidio por parte de una persona transexual adolescente.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Dos de las acosadoras de Carla Díaz, la adolescente bisexual que se suicidó en 2013, condenadas a trabajos sociales

Viernes, 9 de enero de 2015

A2-61114028.jpgMontserrat Magnien, madre de Carla, con un retrato de su hija. El Mundo, Carlos García Pozo

La lucha de la madre de Carla Díaz, la adolescente de 14 años que se quitó la vida en 2013 tras ser víctima de acoso, entre otras razones, por su orientación bisexual, ha dado sus frutos pese a los impedimentos sufridos. Dos menores, compañeras del colegio Santo Ángel de la Guarda (un centro católico concertado) se han reconocido finalmente culpables de un delito contra la integridad moral y han sido condenadas a cuatro meses de trabajos sociales.

En marzo de 2014 contábamos que la Fiscalía de menores de Oviedo sobreseía el caso sin practicar diligencia probatoria, algo que el colectivo LGTB asturiano XEGA consideró en su momento “inaudito”. Carla Díaz, que presentaba estrabismo y que había hecho pública su condición de bisexual, se había quitado la vida el 11 de abril de 2013 saltando desde un acantilado de Gijón después de ser acosada en su colegio con burlas continuas e insultos del tipo de “bollera”, “virola [bizca]” y similares. Carla fue sometida incluso a agresiones físicas. En al menos dos ocasiones fue encerrada en un retrete y le arrojaron agua por encima de la puerta. En el infierno de Carla participaron diversos compañeros de clase, aunque las principales responsables que además incitaban a los demás a acosarla fueron las menores ahora condenadas.

Tras el sobreseimiento del caso en marzo, la abogada de la madre de Carla, Leticia de la Hoz, pidió la reapertura aunque modificando la acusación (de inducción al suicidio a delito contra la integridad moral) y aportando conversaciones en redes sociales mantenidas por las condenadas. El caso se reabrió y las dos menores fueron imputadas en septiembre. Finalmente han admitido ser las responsables del delito por el que se las imputaba para llegar a un acuerdo, por el que se las condena a llevar a cabo tareas encaminadas “a mejorar la empatía, el control de impulsos y la asunción de las consecuencias de sus actos”.

Una sentencia que deja un sabor amargo

La sentencia deja un sabor amargo. Por un lado, cabe felicitarse de que el acoso que sufrió Carla haya sido reconocido y no quede silenciado. “Hoy por hoy, el castigo impuesto a las agresoras de mi hija es una porquería (…) pero servirá como precedente, para algo servirá”, declaraba hace pocos días Montserrat Magnien, madre de Carla, al diario El Mundo.

Por otro, sigue resultando inconcebible que el colegio no adoptara ninguna medida pese a los indicios del acoso que Carla estaba sufriendo. Como en su momento recogimos, hay incluso actas de reuniones de su madre con la tutora del centro en las que se reconoce la existencia del acoso. Carla, de hecho, había comenzado a autolesionarse meses antes de quitarse la vida.

La abogada Leticia de la Hoz estudia ahora demandar al colegio Santo Ángel de la Guarda, del que Montserrat Magnien solo ha recibido “malas críticas”, según declaraba en la citada entrevista a El Mundo, en la que denuncia la desatención sufrida por parte del centro antes y después de la muerte de su hija.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Conmoción en la comunidad LGTB: Se suicida una adolescente transgénero de 17 años… y deja una nota pidiendo que la “sociedad se arregle”

Sábado, 3 de enero de 2015

Leelah-Alcorn-700x404 La transfobia no dejan tregua ni en Navidad. Y medios como el nuestro tienen que estar ahí para contar este tipo de sucesos que no suelen aparacer en los grandes medios de comunicación. En Ohio se ha suicidado una adolescente transgénero de una forma horrible, colocándose delante de un remolque de un tractor. El motivo, la incompresión que sufrió esta adolescente que se sentía niña desde los cuatro años aunque nació con cuerpo de niño. Leelah Alcorn, de tan solo 17 años, escribió una conmovedora carta en la que explicaba los motivos por los que había decidido quitarse la vida. En esta carta, la joven acusa directamente a sus padres y a la religión que esta horrible decisión.

La desgarradora historia del suicido de Leelah Alcorn, una adolescente de 17 años, ha conmocionado a la comunidad LGTB. Leelah no pudo soportar más la incomprensión de su familia y su entorno hacia su condición de mujer transexual, reiterada y cruelmente negada por sus padres. Miembros de una comunidad fuertemente religiosa, y amparándose en la idea de que “Dios no se puede equivocar”, las únicas respuestas que ofrecieron a los evidentes cuadros depresivos de su hija fueron el castigo y sesiones de terapias reparadoras por parte de un miembro de su confesión. Leelah dejó una estremecedora nota de suicidio, con la idea de que su muerte “tiene que significar algo”. En sus palabras: “solo descansaré en paz el día en que las personas transexuales no sean tratadas como me han tratado a mí, cuando sean tratadas como seres humanos, con sentimientos válidos y derechos humanos”.

Leelah Alcorn, una chica trans de 17 años de edad se suicidó el 28 de diciembre. Originaria de Kings Mill, Ohio, Alcorn dejó una nota programada en Tumblr para que se publique después de su muerte. Leelah Alcorn era una adolescente que vivía en una pequeña localidad del estado de Ohio, en los Estados Unidos. El pasado domingo 28 de diciembre, una nota apareció en su cuenta de la red social Tumblr. La publicación de la nota había sido programada por ella misma, para que apareciera después de llevar a cabo lo que amargamente había decidido. Leelah falleció tras ser atropellada por un camión, en lo que los investigadores que llevan el caso consideran un suicidio. En su nota, Leelah ha querido contar al mundo el proceso que le ha conducido a tomar tan trágica decisión, esperando que su historia sea conocida por todos y puedan tomarse medidas para que las personas transexuales no deban enfrentarse a lo mismo que ha tenido que sufrir ella. La reproducimos en su totalidad:

Si estás leyendo esto, significa que me he suicidado y, obviamente, no he eliminado el comentario de mi cola de publicación.

Por favor, no estés triste, es para mejor. La vida que viviría no es digna de vivirse… porque soy transexual. Podía entrar en detalles para explicar por qué me siento así, pero esta nota probablemente ya va a ser lo bastante larga tal como es. En pocas palabras, me siento como una chica atrapada en el cuerpo de un chico, y me he sentido así desde que tenía 4 años. Nunca supe que había una palabra para este sentimiento, ni que era posible que un chico se convirtiera en una chica, así que nunca se lo dije a nadie y seguí haciendo lo que tradicionalmente son cosas “de chicos” para tratar de encajar.

Cuando tenía 14 años, supe lo que significaba transexual y lloré de felicidad. Después de diez años de confusión, al fin comprendía quién era. Inmediatamente se lo dije a mi madre, y ella reaccionó muy negativamente, diciéndome que era una fase, que yo nunca iba a ser una chica de verdad, que Dios no comete errores, que yo estaba equivocada. Si estáis leyendo esto, padres, por favor, no digáis eso a vuestros hijos. Incluso si sois cristianos o estáis en contra de las personas transexuales, eso no se le dice nunca a nadie, especialmente a vuestro hijo. Eso lo único que va a hacer es que se odie a sí mismo. Eso es exactamente lo que me hizo a mí.

Mi madre empezó a llevarme a un terapeuta, pero solo me llevaba a terapeutas cristianos, (que eran todos muy sesgados), así que en realidad nunca tuve la terapia que necesitaba para curarme de mi depresión. Solo tenía a más cristianos que me decían que era egoísta y estaba equivocada y que debía buscar ayuda en Dios.

Al cumplir los 16 años me di cuenta de que mis padres nunca cambiarían, y que tendría que esperar hasta tener 18 años para empezar cualquier tipo de tratamiento de transición, y eso me rompió completamente el corazón. Cuanto más esperara, más difícil sería la transición. Sentí que no tenía esperanza, que lo único que iba a parecer era un hombre vestido de mujer para el resto de mi vida. En mi 16 cumpleaños, cuando no recibí el consentimiento de mis padres para iniciar la transición, lloré hasta quedarme dormida.

Tomé una especie de una actitud de “vete a la mierda” con mis padres, y salí del armario como gay en el instituto, pensando que a lo mejor cuando saliese del armario como transexual sería menos chocante. Aunque la reacción de mis amigos fue positiva, mis padres se enfadaron. Se sentían como si yo estuviera atacando su imagen, y que yo era una vergüenza para ellos. Ellos querían que yo fuera su perfecto niñito cristiano heterosexual, y eso no es, obviamente, lo que yo quería.

Así que me sacaron del instituto, me quitaron el ordenador portátil y el teléfono, y me prohibieron que accediera a cualquier tipo de red social, aislándome completamente de mis amigos. Esa ha sido probablemente la parte de mi vida en la que he estado más deprimida, y me sorprende que no me quitase la vida entonces. Estuve completamente sola durante cinco meses. Sin amigos, sin apoyo, sin afecto. Solo la decepción de mis padres y la crueldad de la soledad.

Al acabar el curso escolar, mis padres al fin cambiaron de opinión y me dieron el teléfono y me dejaron que volviera a usar las redes sociales. Yo estaba emocionada, al fin tenía a mis amigos de vuelta. Estaban muy emocionados de verme y hablar conmigo, pero solo al principio. Con el tiempo se dieron cuenta de que en realidad yo les importa una mierda, y me sentí más sola que nunca. A los únicos amigos que pensé que tenía solo les gustaba cuando me veían cinco veces a la semana.

Después de un verano de no tener casi ningún amigo, más el peso de tener que pensar en la universidad, ahorrar dinero para mudarme, mantener mis buenas notas, ir a la iglesia cada semana y sentirme como una mierda porque todo el mundo allí estaba en contra de todo por lo que vivo, decidí que ya bastaba. Nunca voy a pasar mi transición con éxito, incluso aunque me mude. Nunca voy a ser feliz con mi aspecto o mi voz. Nunca voy a tener suficientes amigos. Nunca voy a tener el suficiente amor. Nunca voy a encontrar a un hombre que me quiera. Nunca voy a ser feliz. Viviré el resto de mi vida como un hombre solitario que desearía ser una mujer o viviré como una mujer solitaria que se odia a sí misma. No hay ganadores. No hay manera de salir de esto. Ya estoy lo suficientemente triste, no necesito que mi vida empeore. La gente dice “la cosa mejora”, pero eso no es cierto en mi caso. Cada vez empeora más. Cada día me pongo peor.

Esto es en esencia por lo que tengo ganas de suicidarme. Lo siento si no es una razón suficiente para vosotros, pero sí es suficiente para mí. En cuanto a mi voluntad, quiero que el 100% de las cosas de las que soy dueña legalmente sean vendidas y el dinero (además de mi dinero en el banco) se done a los movimientos de derechos civiles de las personas transexuales y a los grupos que les apoyan, no me importa a cuál. Solo descansaré en paz el día en que las personas transexuales no sean tratadas como me han tratado a mí, cuando sean tratadas como seres humanos, con sentimientos válidos y derechos humanos. Las cuestiones de género deben enseñarse en las escuelas, cuanto antes mejor. Mi muerte tiene que significar algo. Mi muerte deber añadirse al número de personas transexuales que se han suicidado en este año. Quiero que alguien mire ese número y diga “es una mierda” y lo arregle. Que se arregle la sociedad. Por favor.

Adiós.

Leelah Josh Alcorn

Conmoción e indignación en la comunidad LGTB

La historia de Leelah se ha difundido inmediatamente por todas las redes sociales y los medios LGTB. Desde algunos grupos se está pidiendo que esta trágica muerte sirva al menos para concienciar sobre la insoportable tasa de suicidios entre las personas transexuales durante su adolescencia y las infames terapias reparadoras a las que muchas de ellas se ven sometidas. Una petición en change.org para que una ley prohíba estas prácticas ya ha recibido más de 100.000 apoyos.

Allison Woolbert, directora ejecutiva de Transgender Human Rights Institute afirma que la historia de Leelah “no es la única”, aunque a través de ella la gente puede ver “a una joven de 17 años de edad, que ha luchado durante varios años tratando desesperadamente de ser ella misma. Están viendo un ejemplo de la vida real de lo que supone esto para una adolescente”. Según un informe del Williams Institute of Los Angeles, alrededor del 40 % de las personas transexuales han intentado suicidarse alguna vez a lo largo de su vida.

Para David W. Bond, vicepresidente del programa para la prevención del suicidio The Trevor Project,  “los intentos de suicidio son más altos entre los jóvenes transexuales porque se enfrentan a altos índices de discriminación, rechazo, temor y odio por parte de otros jóvenes. Estos jóvenes están tratando de entender y construir su identidad en un mundo que les dice que están equivocados por ser lo que son”.

Dan Savage, activista y fundador de la campaña de prevención del suicidio en adolescentes LGTB  It Gets Better, declaraba a través de su cuenta de Twitter: “sabemos que la hostilidad y el rechazo de los padres cuadruplica el riesgo de suicido en los niños LGTB. Rechazar a tu hijo LGTB es abuso”. Savage aboga además por medidas contundentes, pues estima que “los padres de Leelah la empujaron contra el camión. Deberían avergonzarse, pero primero tienen que ser condenados. Si el compañero de habitación de Tyler Clementi podía ser procesado, y lo fue, entonces los padres de Leelah pueden y deben serlo”.

Savage establecía la comparación con el caso de Tyler Clementi, un joven homosexual que se quitó la vida en septiembre de 2010 después de que Dharun Ravi, su compañero de cuarto en la universidad, lo espiara a través de una webcam y difundiera sus encuentros sexuales a través de internet. Ravi fue encontrado culpable de hasta 15 cargos y condenado a 30 días de prisión y 300 de servicios a la comunidad. Para Savage, los padres de Leelah son tan culpables de empujar al suicidio a su hija como lo fue Ravi respecto a Tyler Clementi.

Reacción de la familia

Desde change.org también se ha pedido a la familia de Leelah que respete su identidad de género real tras su fallecimiento, y que en su lápida consta el nombre que ella elegió: Leelah.

Sin embargo, su madre dejaba el siguiente mensaje en la cuenta de Facebook de la familia el mismo día de su suicidio, en el que insiste en referirse a Leelah por su nombre legal y su identidad masculina: “Mi dulce hijo de 16 años, Joshua Ryan Alcorn, se ha ido a su hogar en el cielo esta mañana. Cuando daba un paseo por la mañana fue atropellado por un camión. Gracias por los mensajes y la amabilidad y preocupación que nos habéis hecho llegar. Por favor, continuad manteniéndonos en vuestras oraciones”.

El párroco de la Iglesia de Cristo del Noreste, a la que pertenece la familia de Leelah y donde se le sometió a “tratamiento”, no ha querido hacer declaraciones respecto a la muerte de la adolescente, limitándose a comentar que “nuestro objetivo ahora es ayudar a sanar a una familia rota por una tragedia que la aflige”.

Por nuestra parte, deseamos que esté próximo el día en que se haga realidad el deseo de Leelah de que sean respetados los derechos de todas las personas transexuales. Ojalá que Leelah pueda descansar en paz pronto.

Ella escribió que se sentía como una chica atrapada en el cuerpo de un chico desde que ella tenía cuatro años de edad. En su misiva, la joven explica que hasta los 14 años nos supo lo que era ser una persona transgénero, y que tras diez años de confusión, comprendió lo que le pasaba y lo que quería ser en la vida.  “Cuando tuve 14 años aprendí lo que era ser transgénero y lloré de felicidad. Después de 10 años supe quien era yo realmente”, se lee en el post. La decisión fatal de esta joven se vio influenciada cuando sus padres se negaron a aceptar la realidad, le negaron el permiso de iniciar su transición cuando cumplió los 16 años e incluso decidieron someterla a teparias de curación con cristianos.

Unas terapias que evidentemente no curaron la depresión en la que estaba sumida y que lo único que hicieron fue aumentar la actitud de rebeldía ante sus padres y ante su entorno en general. No contentos con someterla a terapia, sus padres le quitaron el ordenador, le prohibieron que utilizara cualquier red social y la sacaron del colegio, en el que por suerte había encontrado el apoyo de sus compañeros.

Presionada por la situación, Leelah decide acabar con su vida teniendo claro que nunca va a ser feliz, que nunca tendrá suficientes amigos, ni que nunca encontrará el amor. Una carta llena de desesperanza que no deja indiferente a nadie, y que demuestra cuanto queda por hacer todavía en el campo de la igualdad para evitar que casos así vuelvan a producirse.

En la carta de despedida también pide que su muerte sea contada como una de las transgéneros que se suicidó este año. “Quiero que alguien mire ese numero y diga ‘que carajos’ y pueda arreglar la sociedad, por favor”.

Recomendó a los padres de otras chicas o chicos trans que no crean que esto es una ‘fase’ o que ‘Dios no comete errores’ y que por eso ellos están equivocados.

“Si tú estás leyendo esto, padre de familia, por favor no le digas esas cosas a tus hijos. No vas a hacer más que hacer que tus hijos se odien a si mismos, como me pasó a mi”

En su nota de despedida, Alcorn también pide que el 100% de las cosas que legalmente le pertenezcan sean vendidas y que el dinero vaya directamente a alguna organización trans: “Moriré en paz si algún día los trans somos tratados como humanos”.

Aquí puedes leer la nota completa de despedida. 

Fuente Sin etiquetas y Dosmanzanas

 

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Adolescente lesbiana se suicida ante el miedo a decírselo a sus padres

Viernes, 26 de diciembre de 2014

Lizzie_LoweAmpliamos la noticia que ya publicamos hace unos días:

Elizabeth Lowe, más conocida como Lizzie, ya había comunicado a sus amigos su orientación sexual. Sin embargo, la joven luchaba por conciliar sus creencias cristianas con su homosexualidad. Lizzie, además, estaba preocupada por tener que comunicar a sus padres la noticia, aunque ambos aseguran ahora que su hija habría recibido una “gran cantidad de amor y aceptación” por su parte si hubiera salido del armario.

La estudiante de Didsbury, en Manchester, sembró la preocupación cuando horas antes del suicidio, el 10 de septiembre, mandó un mensaje de texto a uno de sus amigos que finalizaba aconsejándole ser fuerte y pidiéndole perdón. Fue este joven quien avisó a la madre de Lizzie, que alertó a la policía del suceso. Trágicamente era demasiado tarde, ya que pocos minutos después fue encontrada ahorcada en Fletcher Moss Park, un parque local de Didsbury.

Según la autopsia, la estudiante murió por asfixia, y no se detectaron ningún tipo de estupefacientes o alcohol en su cuerpo en el momento de la muerte. Tras el suceso, uno de los amigos de la joven, afirmó que ella no estaba segura de que sus padres fuesen a aceptar su condición sexual y, a pesar de los consejos de su amigo para que les revelase la noticia, decidió seguir manteniéndolo en secreto.

Un trágico episodio teniendo en cuenta que, según fuentes cercanas a la víctima, Lizzie era una persona inteligente y comprometida, que compaginaba sus estudios con su militancia en el movimiento scout y su labor en la orquesta cristiana.

Sin embargo, los testimonios más desgarradores son los de Kevin, su padre, que aseguró no estar al tanto de los problemas con los que su hija lidiaba desde hace unos meses, y Hilary, madre de la víctima.Era normal y parecía feliz. No había nada que hiciese sospechar de que estaba angustiada o confusa. Era una chica muy madura, sabía lo que quería y se conocía muy bien a sí misma”.

Fuente GayStarNews

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias , , , , , , ,

La sangría no cesa: dos nuevos casos de suicidio en adolescentes LGTB o percibidos como tales

Viernes, 19 de diciembre de 2014

6a00d8341c730253ef01b8d0a260cc970c-500wiLa sangría no se detiene. Dos nuevos adolescentes se han quitado la vida estas últimas semanas, en Estados Unidos y Reino Unido. Ronin Shinizu, de 12 años, no pudo soportar el acoso al que fue sometido por ser el único chico que formaba parte del grupo de cheerleaders de su colegio. En el caso de Elisabeth Lowe, de 14 años, fueron los sentimientos de culpa provocados por su fe religiosa los que la llevaron a suicidarse sin ni siquiera haber tenido el valor de desvelar su homosexualidad a sus propios padres.

La historia de Ronin Shinizu, un chico que en las fotos que han trascendido de él aparece siempre feliz y sonriente, es especialmente triste. Su “falta”, haber querido integrarse el pasado curso en el grupo de cheerleaders de su colegio, en Folsom (California). Ello desembocó en el acoso de sus compañeros, varios de los cuales no dejaban de llamarle “gay”. Hasta tal punto llegó el acoso que sus padres decidieron sacarlo del colegio y proseguir su formación escolar en casa, algo que no acabó con la tristeza del chico, que hace un par de semanas acabó por quitarse la vida. Un responsable de su distrito escolar ha confirmado que la familia había denunciado el acoso, pero asegura que se habían seguido los protocolos. No parece desde luego que funcionasen muy bien: la familia afirma que su hijo seguía siendo víctima de acoso y de hecho había decidido mantenerlo fuera del colegio este nuevo curso.

La historia de Shinizu trae a nuestra memoria la de de Tyler Wilson, otro chaval que también sufrió acoso por formar parte de un grupo de animadores (actividad de gran tradición en Estados Unidos, desempeñada mayoritariamente por chicas, pero en la que también participan algunos chicos). A Wilson le dieron una paliza y le rompieron un brazo en 2010, aunque ello no le hizo perder la ilusión. Peor final tuvo la historia de Jeffrey Fehr, que sí acabó quitándose la vida a los 18 años el Día de Año Nuevo de 2012. Fehr era abiertamente gay ante sus amigos y su familia, y también había sido capitán del equipo de animadores de su instituto en California.

Lizzie_LoweAlgo distinta es la historia de Elisabeth Lowe, una chica británica de 14 años que se quitó la vida en septiembre, aunque es ahora cuando ha trascendido que detrás del suicidio, ocurrido en Manchester, se encontraba la angustia que sentía al sentirse incapaz de reconciliar su condición de lesbiana con la fe cristiana de sus padres y de ella misma.

Los padres de Elisabeth, abatidos, han declarado no saber nada de la lucha interna que vivía su hija, asegurando que sus miedos era injustificados. Su hermano Kevin confirma la versión de sus padres y asegura que también desconocía los sentimientos de su hermana, aunque afirma que si se los hubiera comunicado no le hubiera sorprendido demasiado ya que su hermana “era mucho más chico que muchos chicos”.

Iniciativas como It Gets Better siguen siendo imprescindibles

Se trata de dos casos más de suicidio adolescente por acoso LGTfóbico, ya sea por la orientación sexual de las víctimas, por su identidad de género o simplemente por cómo su expresión de género es percibida por los demás. Dos casos más que suponen solo la punta de un iceberg y que ponen de manifiesto la permanente necesidad de iniciativas como It Gets Better, que como informamos hace pocos días acaba de aterrizar en España.

it_gets_better_españaEn su presentación, que tuvo lugar el pasado sábado, estuvo por cierto dosmanzanas. Allí, como ya sabéis los que nos seguís  a través de Twitter, pudimos escuchar los testimonios de personas LGTB que en algún momento de sus vidas se han tenido que enfrentar al acoso, como Zach Portilla (antiguo asesor de Obama y hoy destinado en la Embajada de España en Madrid), Sergio Lavilla (uno de los impulsores de la iniciativa en España), el conocido decorador y empresario Lorenzo Castillo, la estudiante de periodismo Lourdes Salvo o el ejecutivo Miguel Castro, todos ellos buenos ejemplos de que pese a ser víctimas de acoso “todo mejora” después.

No faltó el toque de sentido del humor e ironía de la galerista argentina Topacio Fresh, que entre otras muchas anécdotas dio un perfecto ejemplo de cómo darle la vuelta al insulto y transformarlo en un instrumento contra la transfobia. Topacio Fresh desveló que en realidad su actual nombre comenzó siendo el apodo despectivo que le dedicaban cuando comenzó a hacer visible su identidad femenina (época en la que una telenovela de nombre Topacio triunfaba en las televisiones). “Hoy es mi nombre en el DNI, tanto en el español como en el argentino”, concluyó.

Os dejamos con una galería fotográfica del acto:

https://www.flickr.com/photos/dosmanzanascom/sets/72157649338310517/

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Colombia: revocan el fallo que reconoció discriminación en el caso de Sergio Urrego… porque el adolescente ha fallecido

Jueves, 11 de diciembre de 2014

sergio-urregoEl Consejo de Estado de Colombia ha revocado el fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que en primera instancia había reconocido la discriminación sufrida en su colegio por Sergio Urrego, adolescente gay que se quitó la vida en agosto. Lo más sorprendente es el principal de los argumentos usados: dado que Sergio Urrego ya está muerto… carece de derechos que proteger. El Consejo de Estado estima así la petición de la Procuradoría General de la Nación, encabezada por el homófobo Alejandro Ordoñez. Del fallo ha sido ponente, de hecho, un  magistrado cercano al procurador.

El fallo del Consejo de Estado, que en Colombia ejerce como tribunal supremo en el ámbito de lo contencioso-administrativo, determina que la acción de tutela no procede puesto que los derechos a los que se está pidiendo protección no habrían sido vulnerados a la madre del adolescente que se quitó la vida, sino a su hijo ya fallecido. “La Corte Constitucional ha reiterado que la muerte de quien es titular de los derechos presuntamente vulnerados conduce a una carencia actual de objeto y por tanto la acción de tutela resulta improcedente”, expresa el fallo, que recuerda que el menor murió “antes de la formulación de la presente acción de tutela”. “En consecuencia un pronunciamiento de fondo sobre el amparo reclamado de los derechos a la educación, libre desarrollo de la personalidad, debido proceso, igualdad, dignidad, no discriminación e intimidad por carencia actual de objeto, resultaría inocuo”:

El Consejo de Estado, en cualquier caso, se pone del lado del colegio al negar que existan pruebas que demuestren la persistencia del centro en dañar el buen nombre de Sergio Urrego. “Solo existe un correo electrónico, sin fecha, remitido según se lee por una estudiante del Colegio Gimnasio Castillo Campestre a la Unión Libertaria Estudiantil, organización a la que perteneció Sergio David Urrego Reyes (q.e.p.d.), del que se desconoce su autoría y por ende la veracidad de tales afirmaciones”, expresa.

Sorpresa e indignación

La decisión del Consejo de Estado ha sido recibida con sorpresa e indignación por la madre del menor y por las organizaciones LGTB. “Es una decisión francamente lamentable, que envía un pésimo mensaje a las víctimas de discriminación y violencia en los colegios. El Consejo de Estado asumió un formalismo que no analizó la complejidad del caso. Con la muerte de una persona no desaparecen los derechos. Cuando una persona muere como murió Sergio, con un acto previo de discriminación, sus compañeros de estudio, sus familiares, sus amigos tienen derecho a la verdad, la justicia y la reparación de su integridad y buen nombre, de acuerdo a la jurisprudencia internacional y la Corte Constitucional. La Corte Constitucional, además, ha sido clara en decir que la tutela tiene carácter restaurativo y preventivo para que estos hechos no vuelvan a ocurrir”, expresaba tras conocer el fallo Mauricio Albarracín, director de Colombia Diversa.

También se ha pronunciado con dureza, por ejemplo, el diario El Espectador, que editorializaba sobre el tema el 29 de noviembre. “Hay que saber que, en este caso, el derecho es bastante dinámico: no se trata de un conjunto de reglas que se aplican de forma acrítica, sin tener en cuenta los contextos. Por lo que sabemos de los elementos probatorios que conocemos, Urrego fue discriminado y luego se quitó la vida: ante esto, un Estado Social de Derecho debe asegurar que no se olviden elementos básicos de la justicia: verdad, y en caso de ser desfavorable a ciertos derechos, reparación. Este es un caso complejo que va mucho más allá de la aplicación estricta de las normas. Pero si esa fuera la única opción, al menos habría que rescatar el buen nombre de Sergio, entendido este como su prestigio ante la sociedad. Un derecho. Eso que tanto alegó en las bastantes cartas que había escrito durante su vida”, expresaba el editorial. El texto recuerda además que el ponente de la sentencia, el magistrado Alfonso Vargas, es amigo de Alejandro Ordoñez, el homófobo procurador general y recurrente: “No podemos soslayar que el consejero Vargas, quien proyectó la decisión, es un amigo cercano del procurador Alejandro Ordóñez, un alto funcionario que está lejos de ser un defensor de los derechos de la comunidad LGBTI. Vaya, vaya. Así son las cosas”.

Alba Reyes, madre de Sergio Urrego, ya ha anunciado que radicará una acción de tutela ante la Corte Constitucional. “Hoy me vienen a decir que no hay pruebas de la discriminación y que no tengo yo como mamá el derecho a pedir la restauración de su buen nombre. Voy a recurrir ante la Corte Constitucional y así me toque ir a la Corte Internacional también lo haré. Los derechos de los niños y niñas en Colombia no pueden ser vulnerados de esta manera”, ha expresado Reyes. La propia Reyes, además de colectivos LGTB y estudiantiles, se han manifestado ante el Palacio de Justicia de Bogotá para protestar contra la decisión del Consejo de Estado.

Insertamos a continuación un breve reportaje de la protesta realizado por Citytv de Bogotá:

Imagen de previsualización de YouTube

Responsables del colegio, imputadas por la Fiscalía

En paralelo al proceso contencioso-administrativo, hay que recordar que la investigación de la Fiscalía concluyó hace un mes con la imputación de dos responsables del colegio Gimnasio Castillo Campestre por discriminación, inducción al suicidio y falsa denuncia. La imputación por discriminación se fundamenta en los testimonios de compañeros de clase, de la madre del menor y de registros del propio Sergio Urrego, que apuntarían a que las directivas del colegio iniciaron su hostigamiento contra el joven por su condición homosexual, además por ser ateo y anarquista. El delito de falsa denuncia se habría producido cuando el colegio demandó a la madre de Sergio por abandono, cuando en realidad sus viajes fuera de la ciudad se debían a motivos estrictamente laborales, además de por apoyar la denuncia por acoso sexual contra Sergio por parte de la familia del chico con el que este mantenía una relación.

Como hemos recogido en entradas anteriores, el acoso comenzó a partir del momento en el que un profesor descubrió en el móvil de Sergio una foto en la que este se besaba con un compañero. Un procesó que culminó cuando Sergio fue acusado por la familia del otro muchacho de acoso sexual. El joven acabó finalmente suicidándose lanzándose desde la terraza de un centro comercial de Bogotá tras dejar pruebas de su inocencia. Según informó una docente anónima a El Espectador, las directivas del colegio también habrían acosado a la docente Diana Castelblanco, directora del curso al que pertenecía Sergio Urrego, por no haber hecho anotaciones negativas en su expediente.

Un excelente estudiante

Sergio Urrego, quien llegó a ser calificado por la rectora Castillo como “una persona que no podemos tener en esta institución”, era de hecho un excelente estudiante. Obtuvo el 10º lugar en las pruebas estatales conocidas como Saber 11, realizadas a los estudiantes de último grado de bachillerato. Así lo dio a conocer su madre tras recibir los resultados de la prueba que Sergio llevó a cabo poco antes de terminar con su vida.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Universidad alerta del mayor riesgo de suicidio entre adolescentes LGTB en México

Lunes, 24 de noviembre de 2014

noticias_file_foto_714293_1389605281Investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana de Ciudad de México alertan sobre la presión a la que son sometidos los adolescentes de la comunidad LGTB mexicana.

Prejuicios, discriminación y violencia son algunos de los muros a los que se enfrentan los miembros de la comunidad LGTB en México. Los investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana advierten sobre el deterioro de la salud mental y los riesgos de suicidio que estas situaciones provocan.

Luis Ortiz Hernández y Reyna Guadalupe Valenci, profesores de esta universidad realizaron en 2009 un estudio sobre este fenómeno con una muestra de nueve mil adolescentes, estudiantes de bachillerato de todo el país. En el análisis, compararon la frecuencia de intento de suicidio entre los adolescentes heterosexuales y aquellos que poseen una identidad LGTB. Los resultados mostraron la situación de precariedad en la que se encuentra el colectivo LGTB frente a los heterosexuales.

Los adolescentes LGTB poseían un porcentaje de intento de suicidio del 62 %, frente al 45,9 % que se otorgó a los heterosexuales. En el estudio, los expertos del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco de la UAM indican haber encontrado más síntomas de depresión y un consumo de alcohol más frecuente en la población LGBT. Además, se observa que la escuela es uno de los espacios más influyentes en cuanto al crecimiento personal de los adolescentes pero es también el lugar en el que esta población sufre mayor acoso. Al respecto, indica que la violencia verbal hacia los jóvenes homosexuales en los centros escolares es del 40 %  y de los heterosexuales de 26.2 %; en el caso de la violencia extrema, ésta es tres veces mayor para los primeros con 30,1 %, frente a los 9.4 % puntos para los segundos.

Según afirma el estudio de la UAM, la violencia homofóbica, tanto en su variante verbal como física, se vive también en las familias, con un porcentaje del 56,9 % para los jóvenes LGTB y un 44,2 % para el colectivo heterosexual.

Los avances legales para erradicar la homofobia son aún insuficientes en México y las situaciones extremas a las que la población LGBT  comprometen su vida. Por ello, desde el punto de vista de los académicos, es necesario que las autoridades consideren las desigualdades surgidas por la orientación sexual y se incorpore de forma explícita el combate de la homofobia como parte de la política de prevención de acoso escolar.

Fuente Cáscara amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Imputan a dos responsables del colegio en el que estudiaba Sergio Urrego, el adolescente gay que se suicidó en Bogotá

Sábado, 15 de noviembre de 2014

suicidio-colegioEl pasado 4 de agosto Sergio David Urrego, adolescente colombiano de 16 años, se quitaba la vida tras el acoso homofóbico sufrido por parte de la dirección del centro educativo donde estudiaba tras descubrirse que era gay y que mantenía un noviazgo con un compañero. El caso generó gran indignación en Colombia y puso de manifiesto la gravedad del acoso que sufren sus estudiantes LGTB. Ahora se ha conocido que la Fiscalía General de la Nación imputará cargos contra la rectora y la psicóloga del colegio.

Como hemos recogido en entradas anteriores, el acoso comenzó a partir del momento en el que un profesor descubrió en el móvil de Sergio una foto en la que este se besaba con un compañero. Un procesó que culminó cuando Sergio fue acusado por la familia del otro muchacho de acoso sexual. El joven acabó finalmente suicidándose lanzándose desde la terraza de un centro comercial de Bogotá tras dejar pruebas de su inocencia.

Ya en su momento el Tribunal Administrativo de Cundinamarca reconoció que el adolescente había sido discriminado, pero tanto la familia como las organizaciones LGTB consideraron que aquel fallo se quedaba corto. También la Fiscalía comenzó a investigar el caso, una investigación que ha concluido con el anuncio, el pasado 6 de noviembre, de la imputación de la ya exrectora del colegio Gimnasio Castillo Campestre, Amanda Azucena Castillo, y de la psicóloga del centro, Ivón Cheque Acosta, por discriminación, inducción al suicidio y falsa denuncia.

La imputación por discriminación se fundamenta en los testimonios de compañeros de clase, de la madre del menor, Alba Reyes, y de registros del propio Sergio, que apuntarían a que las directivas del colegio iniciaron su hostigamiento contra el joven por su condición homosexual, además por ser ateo y anarquista. El delito de falsa denuncia se habría producido cuando el colegio demandó a la madre de Sergio por abandono, cuando en realidad sus viajes fuera de la ciudad se debían a motivos estrictamente laborales, además de por apoyar la denuncia por acoso sexual contra Sergio por parte de la familia del chico con el que este mantenía una relación.

El acoso ha continuado

Según informó una docente anónima al diario El Espectador, las directivas del colegio también habrían acosado a la docente Diana Castelblanco, directora del curso al que pertenecía Sergio Urrego, por no haber hecho anotaciones negativas en su expediente. “Usted no se imagina la presión que han ejercido sobre la directora del grupo al que perteneció Sergio Urrego, miss Diana Castelblanco. La Fiscalía debería tomar su declaración y la de todos los profesores”, explicaba.

“A ella le quitaron parte de su sueldo, el llamado ‘bono de desempeño’, por no haber hecho anotaciones negativas en la bitácora de Sergio para justificar su homofobia. Esta presión es de parte de la rectora Azucena y su hermana Constanza Castillo. Miss Diana respondió que Sergio no podía tener anotaciones negativas, ya que su comportamiento en general era muy bueno. Esa profesora ha derramado lágrimas de sangre con lo que ha pasado. Hemos visto como varias veces, minutos antes de la hora de salida, la han citado en rectoría para presionarla y seguir culpándola de todo. A nosotros nos reiteran que no podemos hablar con nadie sobre la situación ni hacer declaraciones, ya que esto nos puede traer perjuicios legales. Por eso mis compañeras y yo hemos tenido miedo de hablar”, añadía el testimonio de la profesora.

Un excelente estudiante

Sergio Urrego, quien llegó a ser calificado por la rectora Castillo como “una persona que no podemos tener en esta institución”, obtuvo el décimo lugar en las pruebas estatales conocidas como Saber 11, realizadas a los estudiantes de último grado de bachillerato. Así lo dio a conocer su madre tras recibir los resultados de la prueba que Sergio llevó a cabo poco antes de terminar con su vida.

Un resultado que habría hecho a Sergio merecedor a una de las 10.000 becas que hace pocos días anunciaba la ministra de Educación, Gina Parody (abiertamente lesbiana, por cierto). “Su desempeño escolar demuestra que era un niño muy inteligente, que era un joven que tenía un porvenir inmenso y que lamentablemente no pudo llegar a ser ese ciudadano ejemplar que seguramente hubiese llegado a ser”, ha apuntado Juan Carlos Prieto, director de Diversidad Sexual de Bogotá.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El suicidio del adolescente gay Sergio Urrego, discriminado por la dirección de su colegio, ante la justicia colombiana

Miércoles, 1 de octubre de 2014

sergio-urregoEl pasado 4 de agosto Sergio David Urrego, un joven gay de 16 años, se quitaba la vida tras sufrir el acoso de la dirección del centro en el que estudiaba, el Gimnasio Castillo Campestre, de orientación católica. Lo contábamos hace ahora tres semanas: injustamente acusado de acosar a otro alumno a raíz de que un profesor descubriera una foto de ambos besándose, Sergio acabó por suicidarse tras dejar pruebas de su inocencia. El Tribunal Administrativo de Cundinamarca reconoce ahora que efectivamente el adolescente fue discriminado, pero tanto la familia como la organización Colombia Diversa creen que el fallo se queda corto y lo apelarán. Pero también la Fiscalía investiga ya el caso.

En el fallo de la acción de tutela interpuesta por Alba Reyes -la madre de Sergio- con el apoyo de Colombia Diversa el tribunal establece que “es evidente que el móvil [de la rectora] más que protector es discriminatorio”. La rectora del centro, Amanda Azucena Castillo, había sostenido que la expulsión de Urrego “no se debió a la condición sexual del niño, sino a las manifestaciones amorosas en la institución educativa”. Argumentaciones que no resultaron creíbles para el tribunal. “Esta afirmación no es acorde con la realidad ni con las pruebas allegadas”, expresa de hecho la sentencia.

No obstante, tanto la madre del joven como Colombia Diversa consideran que el fallo se queda corto y por eso apelarán. Las razones esgrimidas son que  (1) el Tribunal no emitió órdenes para modificar el Manual de Convivencia, pese a decir que era violatorio de la Constitución; (2) tampoco ordenó la realización de un acto público donde el colegio reconozca su responsabilidad y repare el buen nombre de Sergio y su familia, ni que se le otorgue a Sergio el grado simbólico y póstumo con presencia de sus familiares y amigos; y (3) no ordenó ningún cambio efectivo a la política pública para evitar que se siga discriminando a los estudiantes del país”.

El caso ha llevado además a la Fiscalía a interrogar a tres de los trabajadores del colegio: la propia rectora, la psicóloga y el profesor que decomisó el celular en el que encontró la foto de Sergio dándose un beso con su novio. La Fiscalía los investigará por tres posibles delitos: constreñimiento ilegal, inducción al suicidio y discriminación.

Plantón en memoria de Sergio Urrego

Por otra parte, el pasado 12 de septiembre familiares, amigos, compañeros de Sergio, activistas LGBTI, ateos bogotanos y jóvenes anarquistas se hicieron presentes en las instalaciones del colegio de Sergio para protestar contra el acoso sufrido por el adolescente.

Unas 300 personas se desplazaron hasta las afueras de Bogotá para manifestar su rechazo al comportamiento del colegio que dirige y del que es propietaria Amanda Azucena Castillo:

Imagen de previsualización de YouTube

Reacciones homofóbicas

A pesar de la fuerte reacción que ha habido en medios colombianos y en las redes sociales tras el suicidio de Sergio, los sectores más conservadores del país no han dudado en rechazar que haya existido motivación homófoba. El procurador general de la Nación, Alejandro Ordoñez, ha insinuado por ejemplo que el suicidio estaría relacionado con el hecho de que los padres del chico estuvieran separados. “Hace cerca de dos años la misma Unesco sacó una estadística relativa a los suicidios de los niños en Bogotá de cerca de 80 o 100 suicidios de niños en un año en 2011. Eso lo que demuestra es una patología social pero normalmente las patologías sociales son familiares, la destrucción de la familia trae como consecuencia estas patologías sociales”, declaró Ordóñez, que recordamos es un encarnizado enemigo de la igualdad LGTBI.

“¿Por qué se pretende culpar a las directivas de la institución por el suicidio de alguien que exaltaba el suicidio como expresión máxima de ‘libertad’? Las autoridades, en vez de estar viendo cómo pueden inculpar a la directora del colegio y usar el caso como excusa para la aniquilación de la libertad religiosa, deberían estar alarmados por la popularidad que las ideologías suicidas están ganando entre los adolescentes colombianos”, se pregunta por su parte el grupo Voto Católico.

Os dejamos para finalizar esta entrada con el reportaje sobre lo sucedido con Sergio por el programa El Sofá, de Canal Capital:

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un adolescente gay se suicida tras el infierno que la dirección de su colegio le hizo sufrir

Miércoles, 10 de septiembre de 2014

sergio-urregoUn nuevo suicidio de un adolescente LGTB, esta vez en Colombia. Sergio David Urrego, un joven gay de 16 años, se quitó la vida el 4 de agosto tras ser injustamente acusado de acosar a otro alumno a raíz de que el colegio católico en el que estudiaba descubriera una foto de ambos besándose. Su historia ha salido a la luz tras la entrevista concedida a El Espectador por sus padres, Alba Reyes y Robert Urrego. El joven, se lanzó al vacío desde una terraza de un centro comercial.

Sergio estudiaba bachillerato en el Gimnasio Castillo Campestre, un colegio privado de orientación católica de Bogotá cuyo lema es “Aquí le ayudamos a alcanzar sus sueños”. En mayo, un profesor le decomisó un teléfono móvil con una foto en la que se besaba con su novio, un chico de su mismo curso de nombre Danilo. El centro les acusó de cometer una falta grave. La psicóloga los citó el 12 de junio, junto a la coordinadora de turno y cuatro docentes más, para que explicaran su relación y les contaran a sus padres que estaban citados para hablar del tema. Una amiga de clase recuerda que estaban  temerosos de su reacción. Sergio lo contó primero a su padre y luego a su madre. Ninguno de ellos lo juzgó o discriminó. Muy diferente fue la reacción de los padres del otro chico, al que retiraron de las clases.

El 20 de junio, Sergio y su madre acudieron a la cita acordada. La rectora Amanda Azucena Castillo les preguntó por el padre. Alba Reyes le explicó que no había podido asistir, a lo que la rectora le respondió que entonces Sergio no podía volver a clase. “¿Está violando mi derecho a la educación?”, le llegó a preguntar Sergio a la rectora. Ella le respondió desafiante que sí. El 1 de julio, su madre interpuso de hecho una queja contra el colegio ante la Secretaría de Educación de Cundinamarca, denunciando la discriminación sufrida por su hijo y la negativa a entregar sus calificaciones.

La última reunión entre el colegio y los padres de Sergio tuvo lugar el 12 de julio. A ella asistieron la rectora, el director, la psicóloga y una profesora. La madre les reprochó que no se tuviera la misma actitud frente a las parejas heterosexuales del colegio que también se toman fotos en sus celulares. La rectora afirmó que este caso era distinto porque constituía un caso de acoso sexual. Sergio lo negó, sorprendido. Sus padres pidieron pruebas de dicha acusación. La rectora Castillo les respondió que no las tenía en ese momento y les advirtió que la única forma de que el joven volviera a clase era que presentara un certificado de acompañamiento psicológico todos los meses hasta el día de su grado.

El 14 de julio, ya después del receso escolar de mitad de año, el padre de Sergio llevó el certificado al colegio para que su hijo por fin reanudara sus clases. Pero al día siguiente, mientras Sergio esperaba que lo recogiera el bus, la psicóloga lo llamó y le dijo que el documento no cumplía con los parámetros requeridos y que no podría volver al colegio. “Llamé desesperada al psicólogo para decirle que me ayudara a corregir los certificados porque no querían dejarlo entrar. Yo ya veía muy angustiado a Sergio por todo esto”, cuenta su madre.

Finalmente, los padres de la pareja de Sergio interpusieron una demanda contra él por supuesto acoso sexual, lo que acabó de destrozar al joven. Sus padres decidieron entonces cambiarlo al colegio en el que había estudiado primaria. Su directora, Olga Milena Jankovich, recuerda a Sergio como el mejor estudiante que ha tenido y relata como él le contó la situación y le pidió consejo, porque “lo único” que quería era terminar el bachillerato.

Sergio se quitó la vida tras dejar pruebas de su inocencia

El 4 de agosto, tras regresar de un viaje, la madre de Sergio encontró en su casa varias notas que su hijo había dejado preparadas. “Esta carta se ha escrito con el fin de esclarecer ciertos datos acerca de la denuncia de acoso sexual que han puesto los padres de mi expareja. Lo hago de manera escrita debido al suicidio que he cometido y porque no quiero que los 16 años de vida que tuve se hallen con una oscura mancha llena de mentiras”, comenzaba una de ellas. Sergio había decidido acabar con su vida lanzándose de la terraza de un centro comercial.

En sus notas Sergio rechazaba de plano la acusación de acoso. “En la memoria de mi celular y en el escritorio de la pc quedan dos pantallazos de nuestras conversaciones en Whatsapp que demuestran que él no se sintió acosado en ningún momento, pues respondía con naturalidad a los mensajes. También hay pantallazos de la conversación que él tuvo con un amigo después de que les contara a sus padres sobre su orientación sexual, en los que escribió que estaba vuelto mierda debido a la posición que tomó su madre después de recibir la noticia (…) Él puede confirmar la veracidad de toda esta información, así como los testigos de nuestros actos (cuando había). Nunca en mi vida he acosado sexualmente a nadie, me parece un acto reprochable”, dejó escrito.

“Hoy espero lean las palabras de un muerto que siempre estuvo muerto, que caminando al lado de hombres y mujeres imbéciles que aparentaban vitalidad, deseaba suicidarse, me lamento de no haber leído tantos libros como hubiese deseado, de no haber escuchado tanta música como otros y otras, de no haber observado tantas pinturas, fotografías, dibujos, ilustraciones y trazos como hubiese querido, pero supongo que ya puedo observar a la infinita nada”, escribió en otra de las notas, luego de pedir que donaran sus órganos y que no lo enterraran con curas ni oraciones. También quiso disculparse con su abuela: “Nunca deseé morir antes que ella, pero esto ya no da más. En realidad pido unas muy sinceras disculpas por esto”.

El viernes 8 de agosto fue el funeral. Una de sus compañeras recuerda que ese día acudieron 40 de los 42 estudiantes de 11 grado del colegio. Días después el colegió reunió a los estudiantes. La psicóloga les pidió que fueran discretos con lo sucedido. La rectora les dijo incluso que como no habían pedido permiso para ir al velorio tendrían que reponer el día de clases perdidas un sábado. Al parecer la rectora no lamentó en ningún momento la muerte de Sergio, al que se refirió como anarquista, homosexual y ateo (condiciones todas ellas que el joven expresaba públicamente).

Diferentes sectores realizarán un plantón el próximo viernes frente al colegio para denunciar, entre otras cosas, el acoso del centro al joven. Sus padres aseguran además que no descansarán hasta limpiar su nombre, motivo por el cual presentarán una tutela con el apoyo jurídico de la organización Colombia Diversa.

“Mi sexualidad no es mi pecado, es mi propio paraíso”, puede leerse aún en el Facebook de Sergio.

En este enlace puede escucharse una entrevista radiofónica a una de sus compañeras de Sergio en la que cuenta lo sucedido.

La ministra de Educación, Gina Parody, se refirió hoy al caso del estudiante Sergio Urrego, cuyo suicidio ocurrió el pasado 4 de agosto, pero sólo trascendió este domingo por revelaciones de la prensa. “Es un doloroso ejemplo de lo que no puede ocurrir en Colombia, las escuelas se deben convertir en un territorio de paz. Los colegios pueden ser autónomos pero sus manuales de convivencia no pueden violar los derechos de la Constitución” dijo Parody a los periodistas.  Parody dijo que el Ministerio de Educación acompañará a las autoridades en la investigación y advirtió que, de ser necesario, se impondrán las sanciones “que pueden ir desde una amonestación hasta la cancelación de la licencia de funcionamiento” del colegio, según un comunicado de su despacho.

El colegio se manifestó por primera vez sobre el caso en un mensaje en su cuenta de Twitter este domingo, cuando la noticia salió en la prensa. “Lamentamos lo sucedido con Sergio Urrego, estamos esperando la solvencia del caso en manos de las autoridades”, indicó la institución en el mensaje.  La rectora del colegio, Amanda Castillo, dijo este lunes a La W Radio que en esa institución se respeta “la intimidad de los seres humanos” y aseguró que “nunca hubo presión ni discriminación por ser homosexual”.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Un adolescente transexual que se sentía “prisionero de su propio cuerpo” se quita la vida en Pensilvania

Lunes, 25 de agosto de 2014

Riley Matthew Moscatel

Triste historia la que nos llega desde Croydon, en Pensilvania (Estados Unidos), donde un adolescente transexual se ha quitado la vida arrojándose frente a un tren en marcha. Riley Matthew Moscatel, de 17 años, había salido del armario como chico hace unos meses. Contaba con el apoyo de sus amigos y de su familia, que sin embargo se encontraba aún en proceso de aceptación y seguía dirigiéndose a Riley como si fuera una chica.

Según algunos amigos, Riley, que se había cortado el pelo y trataba de disimular sus pechos, se encontraba frustrado por las dificultades de acceder a tratamiento hormonal hasta los 18 años, edad que no había cumplido todavía. “Me veis como la persona más feliz del colegio, pero soy un prisionero de mi propio cuerpo”, escribía el adolescente en una nota que dejó colgada en su perfil de Instagram antes de morir. Un texto (cuyo pantallazo insertamos abajo) que impresiona y nos permite adivinar el sufrimiento que Riley sentía.

La muerte del joven quizá podría haberse evitado de existir una mayor sensibilidad social hacia la realidad de los menores transexuales, aún muy incomprendida con independencia de que hablemos de Estados Unidos, España o de otros países. Es imposible saberlo: todo apunta a que el joven padecía una depresión pese a contar con una red de apoyo familiar y social, y que en su situación emocional pesaban también otros factores, como las altas expectativas que familia y amigos parecían tener sobre su futuro.

nota-Riley-Matthew-Moscatel

En cualquier caso, una de las enseñanzas que podemos extraer de la historia de Riley, por ejemplo, es la importancia de detalles que desde fuera pueden parecer menores, como por ejemplo el uso de los pronombres. Su propia madre, devastada por la muerte de su hijo, seguía refiriéndose a él en femenino en declaraciones a la prensa. Algo que parecía disgustar especialmente a Riley. “Vosotros decís ‘ella’, ‘hija’, y yo no digo nada”, expresaba en su nota, que terminaba con un doloroso “siento no ser la hija que queríais. De vuestro amigo/HIJO [en mayúsculas en el original], Riley Matthew Moscatel”.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

‘Same Difference’: La historia de dos adolescentes gays con resultados opuestos.

Viernes, 11 de julio de 2014

graeme_taylor1Graeme Taylor (primera fotografía) y Justin Aaberg (segunda fotografía) tenían muchas cosas en común. Los dos eran norteamericanos, los dos eran gays, los dos habían salido del armario desde una temprana edad y los dos contaban con el apoyo de su familia y amigos. Pero mientras que Taylor contó con un entorno educativo que le apoyaba y que le permitió superar las dificultades, Aaberg tuvo que hacer frente a una homofobia extrema en su instituto. Tan fuerte fue el rechazo, tan insoportable el acoso y los ataques que el joven acabó por quitarse la vida en el verano de 2010 cuando contaba solo quince años de edad. Ese mismo año, en octubre, Taylor se hacía viral en Internet con un vídeo en el que defendía a un profesor despedido por defender a estudiantes gays y lesbianas.

imagesLa historia de ambos llamó enseguida la atención de los cineastas Joshua Sweeney y Kyle Wentzel. Ambos se embarcaron en el proyecto del documental ‘Same Difference’ (‘Misma diferencia’), que explora la importancia de un entorno de apoyo para evitar casos de suicidio. Algo que queda claro en un dato estremecedor: otros ocho adolescentes se quitaron la vida en la zona de Annoka-Hennepin, en Minnesota, donde vivía Aaberg, en esos mismos años. Un caso que motivó una actuación especial contra la homofobia que quiere reflejar la película. El equipo está ahora en fase de postproducción después de haber acabado la parte principal del rodaje. Necesitan 135.000 dólares (cerca de 99.200 euros) para acabar la producción, con una campaña en Indiegogo. Faltan 26 días y de momento han superado los 2000 dólares (unos 1500 euros).

“Hay una manera de reducir el bullying homofóbico en nuestras escuelas nacionales, y eso es tratándola y respondiendo a las investigaciones actuales”, señala el equipo en la web. Ambos esperan que la cinta pueda servir como material educativo y para concienciar a la sociedad. En su web dan algunos datos preocupantes: El 82% de los jóvenes LGBT informan de que han sido acosados en los colegios en todo el país. El 40% han sufrido asaltos físicos, el 60% se sienten inseguros en el colegio. En general, uno de cada tres estudiantes sufren bullying y entre el 35 y el 50% de los casos incluyen insultos homófobos. A pesar de estos datos el equipo de la película denuncia que el 97% de las campañas anti-bullying no mencionan la homofobia.

Fuente Ragap

Cine/TV/Videos, General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Suicidio de un joven de Montpellier (Francia), acogido en Le Refuge, causado por el integrismo religioso y la homofobia de su familia

Miércoles, 2 de julio de 2014

peterY que todavía haya gente que diga que no es necesario manifestars… ¡Nos manifestamospor los que no pueden hacerlo! ¡Basta ya de odio homófobo  provocado por el integrismo religioso!

En estos días de celebraciones del Orgullo LGTB tenemos que dedicar un espacio a una víctima más del odio a la diversidad sexual. El jueves pasado, el cadáver de Peter, de 22 años, era encontrado debajo de un puente en Valmorel, localidad de los Alpes franceses. Todo apunta a que se había quitado la vida días antes. Peter no habría podido soportar el rechazo de su familia por ser gay pese al apoyo que le brindaba la organización Le Refuge.

Peter vivía sometido por su familia a un intenso acoso por su condición de gay, razón por la cual había buscado cobijo varias veces en la sede de Montpellier de Le Refuge, organización que acoge jóvenes LGTB rechazados por sus familias. La última vez que estuvo fue hace poco más de quince días, para una estancia de una semana. Ya en septiembre pasado contaba lo que vivía en unos términos muy duros: “Mis padres se ponen cada vez más pesados con sus oraciones en latín contra el diablo. De todos modos, nada me sorprende ya después de que hayan llamado a un cura exorcista para hacerme cambiar”.

Hommage_PeterEl presidente de Le Refuge, Nicolas Noguier, le ha rendido un último homenaje: “Peter, nunca olvidaremos estos momentos compartidos en los que se mezclaba tu bella sonrisa en la superficie y la profunda tristeza anclada en lo hondo de ti. Nunca olvidaremos tus momentos de complicidad con los jóvenes del Refuge de Montpellier (…) No te veremos más físicamente en Le Refuge pero estarás para siempre en nuestros corazones. Eras la razón de ser de Le Refuge”. También han tenido palabras de recuerdo para Peter algunos políticos franceses, como Roselyne Bachelot, la que fuera ministra “progay” de Nicolas Sarkozy, o el activista en favor de las personas que viven con VIH y concejal parisino Jean-Luc Romero, que han colgado sendos mensajes de recuerdo en Twitter.

De cuando en cuando, hay quien comenta que el Orgullo LGTB no tiene ya demasiado sentido en países como España o Francia, donde buena parte de los derechos están ya conseguidos. Peter es ejemplo de que no es así. No hace falta ir a Rusia, África o al Caribe para asistir a los efectos terribles de la homofobia.

En este enlace podemos ver a Peter tocando una bella melodía al piano. Descansa por fin en paz, hermano.

Peter2

Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , ,

Archivan sin diligencia probatoria alguna el suicidio de una adolescente bisexual que sufrió acoso escolar.

Viernes, 28 de marzo de 2014

A2-61114028.jpgMontserrat Magnien, madre de Carla, con un retrato de su hija. El Mundo, Carlos García Pozo

La Fiscalía de menores de Oviedo ha sobreseído el caso del suicidio de Carla Díaz, una adolescente de 14 años que en abril de 2013 se quitó la vida tras ser víctima de acoso, entre otros motivos, por su orientación bisexual. Carla estudiaba en el colegio Santo Ángel de la Guarda, un centro católico concertado. El colectivo LGTB asturiano XEGA ha considerado “inaudito” que se archive el caso sin diligencia probatoria alguna, lo que impide a la madre de Carla, Montserrat Magnien, ejercer la acusación particular y la priva de su derecho a que se investigue lo sucedido en profundidad.

El colectivo asturiano ha emitido un comunicado en el que muestra su apoyo incondicional a la familia de Carla y a sus abogados, Luis Manuel Fernández y Leticia de la Hoz, que con la colaboración de la Asociación Contra el Acoso Escolar solicitarán la reapertura de la causa. “XEGA exige que las autoridades educativas de Asturias indaguen también este caso, por si el centro educativo ha cometido algún tipo de actuación no conforme a la ley, y en todo caso, espera que este lamentable hecho reafirme a la Consejería de Educación en su compromiso con la erradicación de cualquier forma de acoso escolar y muy en especial el que se basa en la orientación sexual o identidad de género de los menores acosados”, añade la nota.

Carla Díaz, que presentaba estrabismo y que había hecho pública su condición de bisexual, se suicidó el 11 de abril de 2013 saltando desde un acantilado de Gijón después de ser acosada en su colegio. Según explica el diario El Mundo, agentes policiales recogieron en su momento el testimonio de una de sus compañeras según la cual “a raíz de hacerse pública su condición de bisexual (…) comenzaron a meterse con ella, llegando a insultarla con frases tipo: bollera, virola [bizca] y otras frases similares, e incluso en una ocasión le arrojaron agua procedente de los baños. (…) Ella no entendía por qué estas personas se metían con ella si nunca les había hecho nada”.

Los indicios de acoso parecen claros

El Mundo ha tenido acceso al atestado policial, a los testimonios de las menores en comisaría, a documentos internos del colegio Santo Ángel de la Guarda y a algunos de los mensajes que se intercambiaron las compañeras de Carla en las redes sociales tras su muerte. Si algo parece desprenderse de toda esta documentación son los indicios de que Carla Díaz sufrió un brutal acoso. O al menos esa es la percepción que tenían parte de sus compañeras. “Carla se suicidó por tu culpa”, “todo el SAG [el colegio Santo Ángel de la Guarda] se metía con ella” o “Yo sí, me metí con ella, le pegué, nos pegamos, pero, y? fui la única persona acaso? Creo que no, eh, hay mucha gente más que ahora no da la cara, que hizo lo mismo, incluso peor que yo”, son algunos de los comentarios recogidos. Es más, según ha explicado la abogada Leticia de la Hoz a La Nueva España, “en este caso se da una circunstancia que no se suele dar en otros y es que tenemos varias actas de reuniones de la madre con la tutora del centro en las que por escrito se habla de acoso escolar. Le ponen nombre al problema y ese documento nos parece fundamental a la hora de razonar nuestra nueva denuncia”.

Carla, de hecho, ya había comenzado a autolesionarse haciéndose cortes en las muñecas meses antes de quitarse la vida. “A partir de los cortes no la dejábamos un minuto sola, la llevábamos al colegio y la íbamos a buscar. Empezó a saltarse clases, a bajar el rendimiento. Sabía que pasaba algo en clase, pero no sabía el qué. Luego supe lo que fueron esos dos años para ella: la insultaron, le hicieron daño, la persiguieron, vi un vídeo en el que aparecen unas crías riéndose diciendo que le pegaban porque les salía de los cojones. Crearon un muñeco virtual muy feo, bizco, y le pusieron de nombre Carla, el monito Carla… Es muy duro saber que estaba pasando esto y nadie hizo nada”, explica su madre.

“Hicieron con Carla lo mismo que con Jokin. La obligaron a matarse. Es terrible”, ha declarado Encarna García, presidenta de la Asociación Contra el Acoso Escolar, que se plantea la posibilidad de denunciar por prevaricación al fiscal de menores de Oviedo, Jorge Fernández. Encarna García se refiere al antecedente de Jokin Ceberio, el adolescente vasco de 14 años que se suicidó en 2004 tras sufrir acoso y cuyo caso recibió gran atención mediática.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Dos escalofriantes casos de bullying homófobo conmocionan Estados Unidos mientras amenazan de muerte a la niña de “Buena Suerte Charlie” por introducir la serie una pareja lésbica.

Viernes, 7 de febrero de 2014

noticias_file_foto_723456_1391681536El bullying en los centros escolares es, en demasiadas ocasiones, un mal ‘silencioso’, cotidiano, que solo salta a primera plana de las noticias cuando alcanza cotas especialmente elevadas de horror. Dos de estos casos han conmocionado ahora a la opinión pública estadounidense. Especialmente grave es el intento de suicidio de un chico de solo 11 años de Carolina del Norte que no podía soportar que sus compañeros de clase se metieran con él porque le gustaba la serie ‘Mi pequeño pony’. El chico intentó ahorcarse en su cuarto y aunque sus padres pudieron rescatarlo antes de que muriera su vida sigue corriendo un grave peligro y se teme que le queden secuelas por daño cerebral. El segundo caso no es menos preocupante: un estudiante de 17 años de un instituto de Minnesota que ha recibido amenazas de muerte después de salir del armario.

El pequeño de 11 años, Michael Morones, había alertado a sus padres del maltrato psicológico que sufría por parte de sus compañeros, que le insultaban por gustarle una serie ‘para niñas’. “Mamá, estoy cansado de que la gente sea cruel conmigo, estoy cansado de que me llamen gay, estoy cansado de que me digan que soy feo, que soy estúpido”, había dicho el chico, según ha explicado su madre. Los padres del chico han descartado buscar el castigo para los atormentadores de su hijo, pero llaman la atención sobre la necesidad de educar en la tolerancia.

“He oído a mucha gente decir que tienes que ir a por los abusadores y hacerlos responsables, pero ya sabes, no creo que eso sea lo que Mike querría. Me gustaría más bien enseñar a la gente a hacer el bien que castigarlos, porque el castigo no siempre funciona”, ha explicado la madre, Tiffany Morones-Suttle. El padrastro del pequeño, Chris Shannon Suttle ha explicado que habían dicho al niño que siempre le querrían independientemente de si era gay o no. Michael ha recibido también el apoyo de los actores que dan voz a los personajes de ‘Mi pequeño pony’, y los fans de la serie han reunido más de 30.000 euros para ayudar a la familia.

Amenazas de muerte

Distinto es el caso del estudiante Ryan Eichenauer. Hace unos meses publicó un video en sus redes sociales en el que afirmaba que se sentía atraído por chicos además de por chicas. Para este estudiante de 17 años las etiquetas no son útiles y más que salir del armario quiso “dejar a la gente entrar” y poder ser su auténtico yo. Lo que no podía imaginar era que algunos estudiantes se iban a tomar este paso tan mal y que se iba a encontrar con amenazas de muerte que ya están siendo investigadas tanto por el centro en el que estudia como por la policía. En dos ocasiones se ha encontrado estas notas amenazantes, escritas en ordenador, encima de su mesa.

Las amenazas toman un cariz realmente feo: “No puedo esperar el día que camine sobre tu tumba y si no te metes tú mismo allí, estaré encantado de hacerlo. Tan solo haznos un favor y hazlo pronto. Mátate ya”, señalaba la segunda amenaza anónima, que también se alegraba de la existencia de la primera: “Veo que hay muchos otros que también te quieren muerto. Bien. No somos solo nosotros dos los que hemos decidido hablar. Es todo el mundo. Como que no merecer vivir en este mundo. ¿Personas inocentes mueren cada día, pero la escoria del mundo como tú puede vivir? Eso está a punto de cambiar”.

El centro ha afirmado que se toman las amenazas muy en serio y que tomarán todas las medidas necesarias para asegurar la seguridad de sus estudiantes. Eschenauer, entre tanto, se confiesa preocupado, y triste por las amenazas, pero todavía se siente a gusto en el Instituto. En su vídeo se limitaba a señalar cómo en los últimos meses había empezado a fijarse en los chicos. “Nunca me han gustado realmente, y todavía no me gustan, las etiquetas. Siempre he sentido y seguiré sintiendo atracción por las chicas, pero últimamente ha sido distinto… últimamente he estado encontrando seguridad en otra gente, pero esa otra gente no eran chicas”, explicaba en el vídeo.

Fuente Ragap

650_1000_screenshot_1Por otra parte leemos en AmbienteG que amenazan de muerte a la niña de “Buena Suerte Charlie” por introducir la serie una pareja lésbica

Este es uno de esos actos homófobos que rozan lo absurdo. Bueno, toda homofobia es absurda, pero esta riza el rizo de un modo épico. Ya os contamos el otro día que la serie de Disney Channel Buena Suerte Charlie había introducido una pareja de madres lesbianas en su trama. Pues bien, las reacciones no se han hecho esperar.

Y más allá de la recurrente queja de las pesadas “One Million Moms”, se ha sabido que, Mia Talerico, la niña de cinco años protagonista de la serie, está recibiendo amenazas de muerte vía redes sociales con frases como “Muere Mia, Muérete jodidamente en el infierno! Mátate, te mereces morir”. Incluso ha recibido una foto de ella misma con la cabeza ensangretada y el mensaje: “Te mataré estupida zorra”.

Obviamente, todo está ya en manos de las autoridades. ¿Qué es lo que ha hecho la niña para recibir estas amenazas? Pues ella nada, pero que su serie haya introducido a una pareja lesbiana no ha gustado a algunos, porque la hipótesis que se baraja es que esta sea una reacción homófoba por esta novedad en la serie de Disney Channel.

Vía | Chance

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.