Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Stonewall Inn’

Nueva York abre un templo inspirado en Oscar Wilde, un ícono de la liberación homosexual

Sábado, 16 de septiembre de 2017

avt_oscar-wilde_9836Los artistas estadounidenses David McDermott y Peter McGough acaban de abrir en un sótano de una iglesia en Nueva York un templo para homenajear al escritor Oscar Wilde, un ícono de liberación homosexual.

Recordemos que el afamado escritor irlandés protagonizó en 1895 un escándalo por un proceso judicial en el que se le acusaba de sodomía, pues había tenido un romance con Lord Alfred Douglas. El padre de Alfred, John Sholto Douglas, noveno marqués de Queensberry, acusó a Wilde, quien terminó encarcelado justo en la cima de su carrera.

Desde ese momento comenzaron a surgir un montón de mitos sobre la homosexualidad del escritor y su relación con Douglas. Incluso se cree que existía otro amante, y que en realidad la relación era entre tres personas. Lo único cierto es que Wilde sólo fue víctima de los prejuicios victorianos de la época.

Fue por eso que los artistas David y Peter planearon desde hace 20 años este proyecto. Sin embargo las amenazas hacia los derechos de los transgéneros por parte de Trump, y el aumento de muestras homofóbicas en el país, fueron la excusa perfecta para llevarlo a cabo en estos momentos.

El curador del proyecto Alison Gingeras habló sobre el coraje con el que el escritor afrontó el acoso y los castigos. Aspectos que inspiraron también el proyecto: “Nos alentó a todos a rebelarnos, que era la calidad inherente del ser humano ser rebelde, sacudir la sociedad, ser individual“.

McDermott expresó que el templo es un lugar totalmente libre de doctrinas religiosas: “Homenajea a una figura histórica que fue pionera en la larga lucha por derechos igualitarios para gays, lesbianas, bisexuales y personas transgénero“.

El pastor de la iglesia, Jeff Wells, aceptó la colaboración, y dijo que la instalación “encaja perfectamente en el ethos de esta congregación, que llamamos radicalmente inclusiva”. Confesó además tener varios amigos de la comunidad LGBT+.

El templo estará abierto toda la semana hasta el 2 de diciembre, y podrá albergar ceremonias privadas, incluso casamientos. Se ubica en el barrio Greewich Village, cerca del Stonewall Inn, un punto de referencia del movimiento LGBT+ en Estados Unidos. El proyecto planea llevarse después a Londres.

Fuente Chueca.com

General, Historia LGTB, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , ,

Trump podría retirar al Stonewall el status de Monumento Nacional

Jueves, 27 de abril de 2017

stonewallEl año pasado el presidente Barack Obama ordenó que el Stonewall, el bar en el que comenzaron los disturbios que dieron pie a la lucha por la liberación del colectivo LGTB, fuera designado Monumento Nacional.

Así fue como se creó el Stonewall National Park, una zona a preservar que incluía el bar, la zona verde frente a él y algunos lugares cercanos en el barrio de Greenwich de Nueva York, como muestra del inicio de la lucha por los derechos LGTB. Como explicó Obama, los monumentos nacionales están pensados para “reflejar la historia de nuestro país; la riqueza, diversidad y el inconfundible espíritu americano que siempre nos ha definido“.

Pues a tomar por culo la bicicleta: Donald Trump está a punto de firmar una orden ejecutiva para ordenar al Departamento de Interior que revise las designaciones de Monumentos Nacionales concedidas en los últimos 21 años. Evidentemente eso no incluye sólo el Stonewall, pero el primer (y por ahora único) Monumento Nacional del colectivo LGTB está en peligro y podría dejar de serlo.

Lo que quiere hacer Trump no es algo nuevo, otros presidentes han ordenado lo mismo antes aunque ninguno ha retirado la designación a un monumento señalado por otro presidente, como mucho le ha rebajado el rango. Pero amiga: es Donald Trump. Según informa el Salt Lake Tribune (en Utah están muy preocupados porque hay dos monumentos nacionales -Bears Ears y el Grand Staircase- que también peligran) la orden que firmará Trump quiere que Interior determine si los monumentos existentes se ajustan a lo que la ley sobre los mismos establece.

No se espera que sea algo inmediato y habrá que ver qué pasa, pero siendo Donald Trump…

Fuente | Salt Lake Tribune

, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

El autobús transfóbico de los radicales de Hazte Oir ya está generando odio por las calles de Nueva York aparcándolo frente al Stonewall Inn

Viernes, 24 de marzo de 2017

630x800-noticias-el-autobus-del-odio-en-nueva-yorkEl autobús del odio en Nueva York – Foto: Uso permitido

La organización ultraconservadora HazteOír ha decidido ir más lejos en su apuesta LGTBfóbica y se ha llevado su “autobús del odio” hasta la ciudad de Nueva York. A través de la marca internacional CitizenGo, con sede en Madrid y de la que Ignacio Arsuaga también es la principal cara visible, el bus traduce al inglés el mismo mensaje que ha tratado de difundir en España: “Es biología. Los niños son niños… Y siempre lo serán. Las niñas son niñas… Y siempre lo serán. No puedes cambiar de sexo. Respeto para todos”. Asimismo, no parece casual la elección de algunos escenarios en los que se ha aparcado el vehículo, como la sede de la ONU, Times Square o el mítico Stonewall Inn. Así han respondido las redes a esta provocación: “llevar el bus tránsfobo donde las personas trans comenzaron la revolución sexual es asqueroso”.

Amparado por Citizen Go, Ignacio Arsuaga y el autobús transfóbico de Hazte Oir ya circula por las calles de Nueva York con sus lemas en inglés, pero generando el mismo rechazo que ha causado en ciudades como Madrid, Barcelona y Pamplona. En su periplo estadounidense tiene previsto circular por New Haven, Boston, Filadelfia y Washington D.C.

El autobús del grupo radical ultracatólico Hazte Oir, que no han querido en Madrid, ni en Barcelona ni en Pamplona, ya está circulando por las calles de Nueva York desde ayer miércoles, 22 de marzo, con el objetivo de alertar sobre los peligros de promover la orientación sexual y la identidad de género en la educación, en las leyes y en los foros internacionales.

Ignacio Arsuaga y sus acólitos han desembarcado en la gran manzana con un vehículo con lemas similares, aunque no exactamente iguales: «Es biología. Los chicos son chicos… y siempre lo serán. Las chicas son chicas… y siempre lo serán. No puedes cambiar de sexo. Respeto para todos», reza el autobús en inglés, sin hacer referencia al pene ni la vulva, aunque con los mismos monigotes de niños y niñas y animando a la gente a firmar un manifiesto en defensa de la libertad de expresión, que es como aquí promocionan al polémico autobús que amparado en la marca internacional de Hazte Oir, Citizen Go, han fletado con el patrocinio de Nation For Marriage y The International Organization for the Familiy, grupos religiosos radicales que actúan contra el colectivo LGBT que están detrás de las campañas para el boicot a La Bella y la Bestia y mamandurrias similares, aunque se ve que no han tenido nada de éxito a juzgar por la recaudación de la película de The Walt Disney Company en su primer semana de exhibición.

Citizen Go vonvocó una rueda de prensa este jueves, 23 de marzo, en la Plaza Dag Hammarskjold, a la altura de la calle 47, a las 11:30 horas. El mismísimo Arsuaga Rato está ya en Nueva York, preparando su comparecencia, en la que explicará el periplo de su polémica campaña, que si bien en España no ha conseguido otra cosa que proporcionar una mayor visualización del colectivo transexual, también ha fomentado el acoso y el maltrato a menores transexuales en su entorno escolar. En los Estaos Unidos tienen previsto recorrer las calles de Nueva York para llegar a New Haven el día 25, desplazarse a Boston el día 27, llegar a Filadelfia el 29 y terminar su periplo en Washington D.C., el 31 de marzo. De momento ya se han hecho la foto delante de la Torre Trump, del edificio de las Naciones Unidas, en el Rockefeller Center, en Times Square y en Columbus Circle.

630x800-noticias-el-autobus-del-odio-en-nueva-york-1El autobús del odio en Nueva York – Foto: Uso permitido

«El #FreeSpeechBus delante de la Torre Trump. Esperamos que @RealDonaldTrump proteja la #LibertadReligiosa y la #LibertadDeOpinión contra la ideología de género», publica Citizen Go, grupo que parece que va a llevar la voz cantante en los Estados Unidos, haciéndose notar más que haciéndose oir, aprovechando Arsuaga y sus compinches para trolear, por ejemplo, a Chelsea Clinton y a Stonewall Inn, el mítico bar donde se iniciaran las revueltas que dieron origen al Movimiento por los derechos del colectivo LGBT, y que consiguiera el estatus de monumento nacional bajo el mandato de Barack Obama.

Algunas asociaciones ya han cuestionado el mensaje del autobús exponiendo las mismas explicaciones que diera Iñaki Lópezez en La Sexta noche, diciéndoles además que «no sois bienvenidos (…). La incitación al odio no es libertad de expresión». En la misma línea, desde la Comisión Internacional Gay y Lesbiana de Derechos Humanos Internacional (OutRight) proclaman la misma advertencia que les han hecho en España: « Este mensaje tiene consecuencias porque los jóvenes transexuales ya tienen un riesgo muy alto de violencia, discriminación y suicidio», así como desde la coalición Ipas piden el rechazo del autobús a la sociedad, proclamando desde Soulforce que «esto no es religión». El autobús del odio también ha sido condenado por la ONU, donde no se les ha escapado el detalle de Citizen Go, que han hecho coincidir su campaña de odio con la 61ª sesión de la Comisión sobre La situación jurídica y social de la mujer, que también tiene lugar hoy, jueves, 23 de marzo.

630x800-noticias-el-autobus-del-odio-en-nueva-yorkEl autobús del odio en Nueva York – Foto: Uso permitido

Si Arsuaga y sus secuaces no tienen problema en tergiversar lo que dice la biología, parece evidente que no iban a ser escrupulosos tampoco a la hora de contar su periplo por España, atribuyendo al grupo Anonymous la caída de la página de Hazte Oir, inmediatamente después de que surcaran las calles de Madrid. Un ataque al que ellos dicen se suma Chelsea Clinton con su tuit. En el mismo panfleto aluden también a la campaña de Chrysallis a la que responde inicialmente su campaña, advirtiendo que «pase lo que pase en los próximos días, no vamos a ceder ante las presiones para detener esta importante campaña. Seguiremos luchando por nuestros valores en todo el mundo», un punto en el que coinciden con otros grupos radicales religiosos como ISIS y los yihadistas, anunciando su intención de expandir su odio por Italia, Alemania, Portugal y Latinoamérica.

HazteOir planta el maldito autobús delante del Stonewall

bus-transfobico-hazteoir-stonewall-696x522Por si a alguien aún le quedaba alguna duda sobre las intenciones del autobús y la LGTBfobia de la campaña, el propio Arsuaga ha querido hacernos un favor a todos demostrando que lo único que quieren es ofender y provocar. ¿Y sabes por qué lo hacen? Porque pueden. Porque se crecen al ver que los que tienen que pararles las pies están a otras cosas y que ofender, odiar y discriminar al colectivo LGTB sale muy barato.

Ofender a la comunidad LGTB, todavía más si cabe, es la única explicación plausible para que HazteOír y su marca internacional CitizenGo hayan escogido la foto del autobús frente a lugares tan emblemáticos como el Stonewall Inn, el bar objeto de la redada policial de 1969 que dio origen al Orgullo LGTB. El propio Ignacio Arsuaga, que no duda en recurrir a la victimización cuando le conviene, a pesar de ser uno de los adalides actuales del odio tránsfobo en España, ha sido el encargado de publicar en su cuenta personal de Twitter la instantánea. Así le ha contestado, por ejemplo, un periodista y activista LGTB:

Evidentemente nosotros no podemos ir ahora mismo a Stonewall a protestar y a echar al autobús de un lugar que, recordemos, fue declarado Monumento Nacional por la administración Obama pues fue el lugar en el comenzó la lucha por los derechos del colectivo LGTB (lo que hoy conocemos como Orgullo LGTB). Pero lo que sí podemos hacer es presionar a los políticos españoles para que esta provocación no les salga gratis cuando Arsuaga se pasee por España.

Por eso creemos que es importante denunciar esto. Porque todo el mundo tiene que saber qué tipo de gente son.

A principios de marzo, cuando la campaña de HazteOír, lamentablemente, empezaba a traspasar fronteras y a ser noticia en varios países como ejemplo de odio transfóbico, la voz de Chelsea Clinton (hija del expresidente Bill Clinton y Hillary Clinton, la última candidata demócrata a la presidencia), pedía que “no traigan estos autobuses a los Estados Unidos (o a cualquier otro lugar)”:

En España, recordemos que el “autobús del odio” de HazteOír ha contado con la contundente respuesta de Cataluña o Madrid, entre otras. En la primera comunidad, los Mossos d’Esquadra obligaban a la organización ultra a retirar los mensajes tránsfobos. En Madrid, todos los partidos del parlamento regional respaldaban una proposición del Grupo Socialista, defendida por la diputada y activista Carla Antonelli, en la que se pide que HazteOír deje de ser una entidad de utilidad pública (un privilegio que le concedió Jorge Fernández Díaz).

En cualquier caso, HazteOír ha tenido que ir modificando su campaña para encubrir y disimular sus mensajes: los ha cubierto con la palabra “censurado”, ha puesto en marcha una caravana en la que les añadió un signo de interrogación (y que fue multada por el Ayuntamiento de Madrid), e incluso les ha añadido una mención a la Biología y se han permitido el cinismo de pedir “respeto para todos” y añadir “no al bullying”. Hasta no han tenido empacho en utilizar el apoyo de Charlotte Goiar, primera mujer trans en reasignar su sexo con el respaldo del Supremo .

Tras el incomprensible apoyo del diario ABC a la campaña LGTBfóbica de HazteOír, bajo el pretexto de la “libertad de expresión”, el autobús volvía a salir a la calle. Hace un par de días llegaba a Navarra, donde llegó a causar heridas a una manifestante.

Fuente Universogay/EstoyBailando/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El extremista religioso Pat Robertson afirma que quienes se manifiestan contra Donald Trump son “repugnantes ante Dios”

Miércoles, 8 de marzo de 2017

PatRobertsonEl activista religioso Pat Robertson ha condenado de forma enérgica la labor que están llevando los activistas defensores de los derechos humanos en Estados Unidos en contra de las medidas extremistas que está emprendiendo el gobierno del presidente Trump en contra de las minorías.

Pat Robertson, un extremista religioso de Estados Unidos vinculado a programas de televisión evangelistas y a organizaciones que alegan trabajar “a favor de la familia“, pese a excluir a las homoparentales, ha cargado contra aquellos activistas, y ciudadanos en general, que se han manifestado en las últimas semanas en contra de las medidas tomadas por el presidente norteamericano Donald Trump en contra de las minorías.

Robertson ha defendido que quienes se manifiestan contra Donald Trump son “repugnantes ante Dios”. El extremista religioso cree que “los izquierdistas y los llamados progresistas no solo se rebelan contra Trump. También se están rebelando contra el plan que Dios tiene para los Estados Unidos de América”.

“Esos manifestantes tratan de destruir América. Estos izquierdistas y los llamados progresistas están intentando destruir el país que tanto amados y quitarnos las libertades que queremos. Quieren el colectivismo. Quieren el socialismo”, ha expresado Robertson.

Estados Unidos ha acogido la movilización de millones de ciudadanos desde que el presidente Trump fue elegido como presidente en las elecciones presidenciales que tuvieron lugar en el país norteamericano en el mes de noviembre de 2016.

Dichos ciudadanos, conscientes de la necesidad de hacerse oír ante el carácter autoritario y la enorme influencia de colectivos de la extrema derecha en la presidencia de Trump, han llevado a cabo miles de manifestaciones, destacando, en lo que al colectivo LGTB se refiere, las dos realizadas frente al histórico Stonewall Inn. La última realizada en el lugar aconteció después de que Trump decidiera dejar caer la normativa aprobada por el gobierno del ex-presidente demócrata Barack Obama para proteger a los menores transexuales en los centros educativos.

La primera manifestación en Stonewall Inn con motivo de condenar las medidas del gobierno de Donald Trump se produjo después de que el mismo emitiera una orden en contra de los inmigrantes, mostrando los activistas LGTB su empatia con dicho colectivo y su preocupación por la posible deriva de Trump en contra de los derechos de la diversidad sexual, la cual ha quedado materializada en las recientes medidas contra los jóvenes transexuales.

Fuente LGTBQNation, vía Universogay

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesias Evangélicas , , , ,

Las celebridades contra Trump por su último acto transfóbico

Jueves, 2 de marzo de 2017

trumpDonald Trump ya ha empezado a hacer de las suyas. La semana pasada revocaba una directiva, presentada por la administración de Obama, para proteger a los y las estudiantes trans en las escuelas públicas. Durante el mandato de Barack Obama, se les indicó a las escuelas pública que tenían que permitir que los niños y niñas usasen los baños y vestuarios acordes a su identidad de género. Pero la ha llegada de Trumo ha cambiado estas guías y ha despertado la repulsa de muchas celebridades.

El Título IX era un borrador pero que se apoyaba en la ley de no-discriminación. Pero la Casa Blanca ya ha enviado una carta avisando que esta guía no era lo suficientemente legal ni se posicionaba claramente. Así que la revocan y aseguran que la reconsiderarán teniendo en cuenta los problemas legales que conlleva.

Ahora, según parece, cada estado decidirá qué hacer con estas guías. Es evidente que algún estado estará encantado de apoyar a los jóvenes y evitar problemas y bullying. Pero muchos otros se negarán y obligaran a las personas transgénero a usar unos baños y unos vestuarios que no coincidirán con los de su identidad de género.

Y ahora es cuando llegan las sorpresas. Jackie Evancho es una adolescente que salió de America’s Got Talent y fue la única artista que actuó en la investidura de Trump. Sorpresas de la vida, ahora resulta que la anulación de las guías para estudiantes trans afecta a la hermana de Evancho. Así que la cantente no ha tardado mucho en dejar claro lo defraudada que está en su cuenta de Twitter.

La cantante también se ha ofrecido, muy amablemente, ir con su hermana y a hablar con Donald Trump del asunto para que entienda la problemática. Imagino la respuesta del actual presidente de los Estados Unidos.

Por supuesto, son muchas las celebridades que han usado ya Twitter para dejar clara su repulsa ante esta medida de Trump. Y mostrar su apoyo a la comunidad LGBT y a los jóvenes trans, los más afectados. Patricia Arquette apunta a que podemos añadir al Secretario de Educación y a Trump a la lista de bullies.

Elle DeGeneres también ha usado la red para dejar claro que esto no es política, son derechos humanos. Y ha dado ánimos para quienes sientan miedo o sin esperanza. Que van a seguir luchando por ellos.

Dos Vengadores también se han posicionado. Chris Evans, que interpreta al Capitán América en el universo cinematográfico de Marvel, pide perdón a la comunidad LGBTQ afirmando que Trump no habla en nombre de todos los norteamericanos. Mark Ruffalo, que repetirá su papel de Hulk en Thor Ragnarok, también ha tuiteado el caso de Gavin Grimm.

Por otra parte, Stonewall Inn ha vuelto a acoger este año 2017 una manifestación a favor de los derechos de la comunidad LGTB para hacer frente a las medidas contra las minorías que está adoptando Estados Unidos bajo la actual presidente republicana del showman Donald J. Trump.

Cientos de personas se manifestaron en Stonewall Inn, en la ciudad de Nueva York, para mostrar su oposición a la decisión del presidente Donald Trump de derogar la legislación que aprobó el ex-presidente demócrata Barack Obama para permitir que los jóvenes transexuales pudieran acudir al baño correspondiente a su identidad de género en los centros educativos.

La medida aprobada por el anterior gobierno del Partido Demócrata buscaba impedir que los centros educativos pudieran obligar a los jóvenes transexuales a acudir a los baños correspondientes a sus genitales de nacimiento, discriminando a los mismos y fomentando la ansiedad y la depresión por la transfobia existente en dichos menores.

Kim Watson, un activista LGTB que acudió a la manifestación frente a Stonewall Inn, recordó que “esto no es una cuestión estatal. Es una cuestión de derechos humanos”.

Los manifestantes que acudieron anoche al emblemático sitio de Nueva York gritaban proclamas como “cuando los jóvenes transexuales están siendo atacados, ¿qué debemos hacer? ¡Levantarnos y luchar!”.

Stonewall Inn acogió a mitad de febrero una manifestación en la que miles de personas reclamaron al presidente republicano Donald J. Trump que no derogara la protección que protege a la ciudadanía LGTB frente a la discriminación basada en la orientación sexual o en la identidad de género.

Pese a la presión ciudadana y de las organizaciones LGTB, varios Estados del país como Texas, Carolina del Norte o Arkansas tienen o están planteándose la posibilidad de aprobar proyectos de ley que obligarían a los ciudadanos transexuales a acudir a los baños correspondientes a sus genitales de nacimiento, ignorando su verdadera identidad de género.

Los republicanos que están impulsando tales medidas discriminatorias están enfrentándose a la presión en contra de las principales organizaciones deportivas, como la NBA o la NFL, las cuales se han prometido a no celebrar eventos en las regiones que discriminen a la población transexual. Al paso que va el Partido Republicano, dichas organizaciones tendrán que llevarse sus eventos a Canadá al quedarse sin Estados en el país.

Una vez más: disfruten de lo votado. A todas esas personas que migraron a los Estados Unidos que, gracias a su voto a Trump, impiden la llegada de otros como ellos. A todas esas personas que tienen a una persona LGBT cerca y han votado o apoyado la candidatura de Trump. A todas esas personas debería caérseles la cara de vergüenza por haber votado a un señor que no piensa en toda esas personas trans.

Fuente AmbienteG/Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Más de 2.000 personas se manifestaron frente a Stonewall Inn contra el gobierno de Trump

Jueves, 9 de febrero de 2017

article-stonewall-0204Miles de ciudadanos salieron a las calles de Nueva York para manifestarse frente al histórico Stonewall Inn en la tarde-noche del pasado sábado 4 de febrero para mostrarle al actual presidente republicano Donald Trump la oposición que encontrará si pretende trabajar contra los derechos de las minorías. La acción fue secundada por más de medio centenar de organizaciones, así como casi 20 representantes y senadores demócratas.

Miles de personas ejercieron ayer su derecho de manifestación en las calles de Nueva York para mostrar su repulsa a cualquier retroceso en materia de respeto de los derechos humanos de las minorías que pueda producirse en Estados Unidos.

Más de 2.000 personas acudieron frente al histórico Stonewall Inn tras ser convocada una manifestación en el lugar por más de medio centenar de organizaciones tanto LGTB como promotoras a nivel general de las libertades civiles.

El gobernador del Estado, Andrew Cuomo, también llamó a la población neoyorquina a acudir al lugar para recordar que si la ciudadanía debe salir a las calles para hacer prevalecer sus derechos, como antaño demostrara Stonewall, lo hará.

Un total de 16 representantes y senadores del Partido Demócrata solicitaron a través de las redes sociales la participación en la manifestación, consiguiendo que más de 36.000 personas mostraran en Facebook su intención de acudir.

La movilización ciudadana en torno a Stonewall Inn se produce con el objetivo de evitar que el actual presidente republicano Donald J. Trump continúe implementando medidas que socavan los derechos básicos de las distintas minorías, como inmigrantes o personas LGTB, entre otros.

Los promotores del evento recordaron que se solidarizan con “todos los inmigrantes, solicitantes de asilo, refugiados y por todas aquellas otras personas afectadas por las órdenes ejecutivas ilegales, inmorales, inconstitucionales y anti-estadounidenses de Donald Trump”.

Tiffany Coppolino, una manifestante de 28 años que acudió ayer a Stonewall Inn, expresó a la prensa que “nadie quiere retroceder y perder el derecho a casarte con la persona a la que amas. Mis amigos homosexuales quieren mantener los mismos derechos que todos los demás”.

https://www.youtube.com/watch?v=nHyNFT2v5IM

“Ya seamos heterosexuales, homosexuales, inmigrantes o nativos americanos, no importa quien seas, estamos todos en contra de los fascistas”, expresó Marie Carianna, otra de las manifestantes neoyorquinas.

Después de que el presidente Donald Trump haya emprendido medidas en contra de inmigrantes y de solicitantes de asilo, las organizaciones LGTB están próximas a la histeria ante la posibilidad de que, estando en el poder un showman rodeado de la ultraderecha más extremista, las minorías sexuales sean las siguientes en ser atacadas.

Fuente NYDailyNews, vía Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

La homofobia parece ser un sentimiento generalizado en los Estados Unidos

Miércoles, 22 de junio de 2016

bandera-EEUU-rota-GettyLa comunidad formada por gays, lesbianas, bisexuales y transexuales es la que con más frecuencia es objetivo de crímenes de odio en los Estados Unidos según un el FBI, superando en riesgo a las comunidades judías y afroamericanas. Una homofobia que parece haberse desatado desde le matanza de Orlando entre líderes políticos, religiosos y hasta en el ciudadano de a pie.

Un informe del FBI revela que, incluso antes de la matanza de Orlando, la comunidad LGTB ya era la minoría más afectada por crímenes de odio en los Estados Unidos. Alrededor de la quinta parte de los crímenes reportados al FBI en 2014 tenían como objetivo la orientación sexual de las víctimas. «A medida que la mayoría de las personas se vuelven más tolerantes al respecto, aquellos que se oponen se vuelven aún más radicales», afirma Mark Potok, miembro de Southern Poverty Law Center, una ONG a favor de los derechos civiles.

El matrimonio igualitario parece haber sido el detonante de una fuerte oposición de los sectores homofóbicos en el país de la libertad, dado el profundo cambio cultural que conlleva. «Creen que el mundo está amenazado por esta apertura sexual y mucha gente considera que debe actuar contra eso, lo que genera este tipo de violencia», sostiene Gregory M. Herek, profesor de Psicología de la Universidad de California.

Uno de los motivos que ha llevado al FBI ha realizar este informe es el hecho de que muchas agresiones, asaltos y crímenes de odio ni siquiera son reportados por sus víctimas por miedo a represalias de sus familiares o de su entorno laboral, lo que impide la justificación de medidas públicas contra estas acciones. Para colmo, muchos de los crímenes de odio no se registran como tales, particularmente cuando las víctimas, además de ser gays, lesbianas, bisexuales o transexuales, también pertenecen a otro colectivo ya sea racial o cultural.

Un informe de Human Rights Campaing señala que 2015 es el año en que más personas transexuales fueron asesinadas en los Estados Unidos, enfrentándose las mujeres de color transexuales a una auténtica epidemia de violencia que conecta el sexismo con el racismo y la transfobia. Las mujeres transexuales son el colectivo más perjudicado en esta lamentable informe puesto que no llegan a ser respetadas por la policía, los servicios sociales o el propio sistema legal.

La respuesta política a la matanza de Orlando

A pesar de que el presidente Barack Obama definía la tragedia de Orlando como un «acto de terror y un acto de odio», el sector republicano se niega a considerarlo de la misma manera. Al hablar del incidente, el senador republicano Mitch McConnell, de Kentucky, omite mencionar a los homosexuales, mientras que el representante republicano de Texas, Pete Sessions, se empeña en señalar que el tiroteo no tuvo lugar en un club gay, cuando basta entrar en la página Pulse para leer cómo se presentan como «el primer bar y discoteca gay de Orlando».

«En un momento en que existe una gran necesidad de solidaridad y empatía, me consternaron los esfuerzos inmediatos y desvergonzados de algunos líderes políticos y religiosos para manipular y politizar los eventos de Orlando para generar miedo, intolerancia y odio», declaraba ayer mismo, 17 de junio, Adama Dieng, asesor especial de la ONU para la prevención del genocidio

Sin mencionar a Donald Trump, criticó que el precandidato a la presidencia republicano señalara al «Islam radical» como causante de la masacre de Orlando, condenando la iniciativa sugerida de prohibir la entrada al país de musulmanes, así como el intento de algunos políticos de identificar Islam con el terrorismo, sintiéndose «particularmente asqueado» por la celebración de la masacre por parte de algunos líderes religiosos, de entre los que algunos llegaron incluso a pedir la ejecución de miembros de la comunidad LGTB a los gobiernos del mundo.

Tal y como el asesor de la ONU les recuerda, cualquier incitación al odio nacional, racial o religioso que constituya incitación a la discriminación, hostilidad o violencia está prohibido bajo las leyes internacionales de derechos humanos.

Mientras tanto la homofobia se desata

Es difícil concretar si el ejemplo de líderes políticos hostiles y religiosos con prejuicios ha cundido entre el ciudadano de a pie o, simplemente, la homofobia permanecía soterrada, pero desde la matanza de Orlando parece haber explotado un sorprendente brote de violencia homofóbica en los Estados Unidos, particularmente en Nueva York, cuna del movimiento LGTB.

«Ellos ya están en el infierno y ahora es tu turno» es la amenaza que alguien hizo llegar a la cuenta en Facebook del mítico bar Stonewall Inn, mientras que un individuo llamó por teléfono a otro establecimiento gay neoyorquino, The Monster Bar NY, para decirles que quería «agredir a todos los homosexuales». También se recibieron llamadas similares en el bar Boxers NYC en las que amenazaban con plantarse fuera del bar y «usar a los gays como objetivo de práctica» de tiro.

Al menos la policía ha llegado a arrestar a un individuo por amenazar con realizar un ataque «al estilo Orlando» en el bar Happy Fun Hideaway, en Brooklyn. Muchos vehículos aparcados en el barrio de Hell’s Kitchen, uno de los principales vecindarios gays de Nueva York, amanecieron con notas llenas de ataques verbales. ¿Fruto de un «perturbado emocional» como sospecha la policía, a quien ya han preguntado? Es posible, pero sigue sin haber más detenciones al respecto.

Sin ir más lejos, Madrid se despertaba también con unas pegatinas en el barrio de Chamberí que bien podrían señalar al mismo «perturbado emocional», si no fuera por la dificultad geográfica.

También en San Diego se ha producido un salvaje brote homofóbico, donde dos soldados activos del cuerpo de Marines de la base de Pendleton están bajo investigación por publicar una fotografía en las redes sociales considerada como amenaza al mostrar a uno de ellos, de uniforme, portando un arma de asalto sobre el que se lee la frase: «Próximamente en un bar gay cerca de ti». Al menos la respuesta del ejército es bastante contundente: «Los cuerpos de Marina no toleran discriminación basada en orientación sexual, raza, género o religión. Este tipo de comportamiento y de mentalidad no será permitido y no es consistente con los valores de honor, coraje y compromiso que han sido demostrados por la mayoría de los soldados de la Marina a diario ».

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Stonewall Inn: el bar objeto de la redada policial que dio origen al Orgullo LGTB, será monumento nacional en Estados Unidos

Miércoles, 11 de mayo de 2016

noticias_file_foto_1013502_1435128330Ampliamos la noticia que adelantábamos:

Según han adelantado los medios estadounidenses, el presidente Barack Obama tiene previsto anunciar próximamente la creación del primer monumento nacional dedicado a la lucha por los derechos LGTB. Sería, en concreto, el entorno del Stonewall Inn, el icónico bar de Nueva York en el que la noche del 28 de junio de 1969, tras una redada policial, se inició la revuelta callejera que marca, simbólicamente, el inicio de la lucha a gran escala en favor de los derechos civiles de las personas LGTB.

En Estados Unidos, los monumentos nacionales están dedicados no solo a proteger lugares de interés natural o arquitectónico, también aquellos parajes de gran significación histórica. La decisión de declarar un lugar monumento nacional depende directamente del presidente, que no necesita para ello autorización del Congreso.

La incorporación de Stonewall Inn y su entorno urbano a la lista supone, de hecho, una decisión de alta significación política, en tanto que supone incorporar la lucha a favor de los derechos civiles de las personas LGTB al acervo cultural estadounidense. La decisión va incluso más allá de la propuesta de Jerry Nadler, representante demócrata en la Cámara de Representantes, que el pasado diciembre anunciaba una iniciativa para convertir Stonewall Inn en “lugar histórico nacional”, categoría más amplia que la de monumento nacional y con menor grado de protección (hay poco más de cien monumentos nacionales, frente a unos 2.500 hitos históricos nacionales).

En cualquier caso, la decisión no ha sido anunciada oficialmente (se espera que Obama lo haga en junio, mes en el que la Casa Blanca celebra oficialmente el “Mes del Orgullo LGTB”), desconociéndose por el momento los detalles sobre cómo se articulara la zona monumental. Algo que no está exento de complicaciones, al tratarse el Stonewall Inn y las edificaciones aledañas de propiedades privadas y al localizarse en una zona urbana densamente poblada.

En lo que en cierto modo puede considerarse un “aperitivo” de esta decisión, el Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos sí que ha confirmado la inclusión, en la lista del Registro Nacional de Lugares Históricos (un catálogo mucho más amplio que el de momumentos nacionales y de rango menor) de otros dos lugares de gran significación en la historia del movimiento LGTB: el edificio Comunidad de Orgullo Gay de Puerto Rico, en el que se fundó la primera organización LGTB de la historia de la isla, y la casa que a principios de los años setenta albergó en Washington D.C. al Furies Collective, histórico colectivo lésbico y feminista.

La lucha la comenzaron los marginales

En estos tiempos en los que con tanta facilidad tiene a “blanquearse” la historia, no está de más recordar lo que ya otras veces hemos señalado: el Stonewall Inn era un club del Greenwich Village al que acudían personas que se movían en los márgenes de la sociedad. Poco más que tugurio frecuentado por homosexuales travestidos, personas transexuales, drags, chaperos o lesbianas de aspecto masculino. Para acceder, había que ser conocido del portero o tener una apariencia inconfundiblemente LGTB (si no “se te notaba”, no entrabas…). La redada de aquella noche era una de tantas. Normalmente se hubiera saldado con varias detenciones y el cierre del local durante unas horas, pero los ánimos estaban ese día especialmente exaltados. Algunas de las trans presentes (esa noche unas 200 personas se encontraban en su interior) plantaron cara a la policía y se negaron a ser identificadas y cacheadas. Al parecer una de ellas golpeó a uno de los policías con su bolso. La noticia se extendió por el barrio y pronto cientos de personas se congregaron en el exterior, coreando “poder gay” y gritando“cerdos” a los policías mientras estos arrestaban a muchos de los clientes.

En un momento determinado, una de las lesbianas detenidas, nunca identificada, se revolvió al ser introducida en el coche patrulla. Los policías la reprimieron con violencia. En ese momento la multitud estalló encolerizada y los policías tuvieron que refugiarse en el local y pedir refuerzos. La revuelta había comenzado. Un arrebato de rabia y orgullo que se prolongó durante días, y que cada 28 de junio las personas LGTB de todo el mundo conmemoran. El historiador David Carter, autor del libro Stonewall: The Riots That Sparked the Gay Revolution afirma que la revuelta “fue al movimiento gay lo que la toma de la Bastilla a la revolución francesa”.

Muchos años después, en 2004, el inspector Seymour Pine, uno de los policías que aquella noche irrumpieron el en Stonewall Inn, reflexionaba sobre lo sucedido durante un debate que tuvo lugar en la Sociedad Histórica de Nueva York. Pine explicó que la patrulla se limitaba a cumplir órdenes. El club era propiedad de la mafia, y supuestamente la redada era una operación más contra el crimen organizado. Pine reconoció, no obstante, que en aquella época los prejuicios  eran la norma. “La policía no tenía ni idea sobre los gais”, afirmó. También reconoció que resultaba rentable detener homosexuales y transexuales: era la forma más sencilla de elevar el número de arrestos y mejorar sus expedientes. “Eran detenciones fáciles. Nunca daban problemas”. Según Carter, el inspector Pine (cuyo fallecimiento recogimos en 2010) no era especialmente homófobo.“Tenía las ideas preconcebidas de su tiempo. Pero yo sí creo que se limitó a cumplir las órdenes, y que no tenía un prejuicio personal (…) Una vez me llegó a decir: si lo que pasó sirvió de alguna manera para ayudar a los gais, me alegro”, contó.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

Una transexual sufre un asalto sexual en el mítico bar gay Stonewall Inn

Jueves, 7 de abril de 2016

780x580-youtube-tAjgvkYNvXs-una-transexual-sufre-un-asalto-sexual-en-el-mitico-bar-gay-stonewall-innEl Stonewall Inn es el lugar donde comenzaron los disturbios de 1969 que dieron origen al movimiento de los derechos LGTB y a lo que hoy se conoce como Día del Orgullo Gay.

La policía de la ciudad de Nueva York busca a un hombre como sospechoso de agredir sexualmente a una chica transexual en un baño del histórico bar ubicado en Greenwich Village, en Nueva York, donde comenzó el germen del actual Orgullo Gay y el movimiento por los derechos LGTB en los años sesenta.

Una transexual de 25 años ha sido víctima de una agresión sexual por un hombre de unos treinta años en el cuarto de baño del bar de ambiente homosexual Stonewall Inn, en el Greenwich Village neoyorquino. Según la policía, los hechos tuvieron lugar el sábado, 26 de marzo, sobre las 11:40 de la noche. Según la víctima, que no se ha identificado, utilizaba un baño individual cuando un hombre entró diciendo que sólo necesitaba « lavarse las manos». Tras permitirle el acceso, cerró el pestillo al entrar, la inmovilizó y la violó. Tras el ataque el agresor se dio a la fuga, según explicó a la policía. La víctima abandona el establecimiento, pero una hora después regresa y llama al teléfono de emergencias, siendo trasladada al Hospital Lenox Hill.

Aunque no ha habido aún detenciones, la policía ha hecho públicas unas fotografías del presunto violador y ha afirmado que creen que se trara de un hombre de entre 30 y 40 años que frecuenta el bar de los sábados. La división especial de víctimas del departamento de policía de Nueva York que investiga el caso ha conseguido una descripción del sujeto en base a las imágenes de una cámara de seguridad. Se trataría de un individuo de aspecto latino, de unos treinta años de edad, «tiene el pelo oscuro, perilla y llevaba puesto un traje gris brillante y zapatos de punta», según un informe de la policía.

presunto_violador_stonewall_innImágenes del sospechoso difundidas por el Departamento de Policía de Nueva York

“Estamos indignados por las informaciones sobre el asalto sexual que se produjo en la noche del sábado Stonewall Inn” dijo la Asamblea LGBT del Consejo Municipal de Nueva York en un comunicado. “Aplaudimos a la policía por su rápida acción en la búsqueda del sospechoso e instamos a cualquiera que tenga información sobre este delito a manifestarse”.

Stacy Lentz, propietaria del establecimiento, ha enviado un comunicado en el que afirman sentirse “profundamente entristecidos por la noticia”. “Que una violencia como ésta haya sucedido incluso en un espacio seguro como Stonewall Inn es molesto y estamos trabajando estrechamente con la policía para investigar este incidente”, ha declarado.

El concejal Corey Johnson, transmite en un comunicado su consternación sobre el ataque, asegurando que luchará para llevar al asaltante ante la justicia. «La ciudad de Nueva York tiene tolerancia cero con los asaltos sexuales, y este asalto no quedara sin respuesta», concluye. «Aplaudimos a la policía de Nueva York por su rápida acción en la búsqueda del sospechoso e instamos a cualquier a que tanga información sobre este delito a manifestarse inmediatamente» declara en un comunicado el delegado LGTB de Nueva york, señalando que está «indignado» con el asalto.

El alcalde de Nueva York, Bill De Blasio, firmaba este mismo mes una ordenanza mediante la que prohíbe la discriminación en base a la identidad de género en todas las instalaciones de servicios públicos, en la que se especifica que una persona transexual puede acudir al cuarto de baño «que más se alinea con su identidad de género». Se estima que alrededor de 25.000 transexuales viven actualmente en la zona metropolitana de Nueva York.

Stonewall Inn es un establecimiento histórico en la lucha de los derechos del colectivo homosexual, puesto que es el lugar en el que se produjeron las revueltas de 1969 que dieron lugar al actual movimiento del orgullo. Un lugar tan emblemático que el gobernador Andrew Cuomo ofició su primera boda gay en la misma entrada del establecimiento, cuando el Tribunal Supremo legalizó definitivamente el matrimonio igualitario en los Estados Unidos, en 2015, cuando ya era legal en Nueva York desde 2011. En junio del mismo año, la Comisión de Preservación de Espacios de Interés de Nueva York votaba para proporcionarle tal estatus al establecimiento, debido a su interés social e histórico.

Fuente Universo Gay/Cáscara amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

Rechazo rotundo de los colectivos LGTB a una petición para desvincularse de la lucha trans

Viernes, 13 de noviembre de 2015

Protesta-Marcha-Dia-Transfobia-realizada_LRZIMA20130608_0002_11Una sorprendente petición en change.org, solicitando a colectivos y publicaciones LGTB que se desvinculen de las reivindicaciones de las personas transexuales, ha provocado indignación en sus supuestos destinatarios. La petición acaba reproduciendo el lenguaje tránsfobo de quienes han azuzado el miedo en el reciente rechazo en Houston a una ley antidiscriminatoria.

Que las personas trans son las más vulnerables del colectivo LGTB es bien sabido. También que dentro del colectivo hay discriminación interna (endodiscriminación) hacia ellas. Con todo, esta noticia no deja de sorprender y de indignar: a fecha 11 de noviembre de 2015, casi 2.000 personas han votado una petición en change.org que lleva por título “Quitad la T”, y que además de solicitar que los colectivos LGTB se desvinculen de las reivindicaciones trans constituye todo un ejercicio de revisionismo histórico. Sus promotores, para empezar, acusan a las personas trans de “apropiarse” de Stonewall, y rechazan la “reescritura de la historia y cultura gay y lésbica, sobre todo con el intento de refundir la mayoría de hombres gais blancos en los disturbios de Stonewall como transgénero, calificando de ‘transgénero’ a hombres que se vestían con ropas femeninas pero que se identificaban como hombres”… Se da la circunstancia de que una reciente adaptación al cine de los disturbios de Stonewall, dirigida por Roland Emmerich, ha sido sido precisamente muy criticada por su “blanqueamiento”, al hacer girar la historia en torno a un hombre blanco gay. Poco parece importarles que, de hecho, lo que está confirmado es el papel crucial que desempeñaron las personas trans.

La petición va aún más lejos en su transfobia, al dar pábulo al argumento del “pánico transexual en los baños”, usado en la reciente campaña contra la legislación antidiscriminatoria de Houston, en la que se llegó a plantear que  abusadores disfrazados de transexuales aprovecharían la oportunidad de entrar en baños de mujeres para abusar de ellas. Dicen así que la “ideología trans” (sic) afirmaría “la violación de los derechos de los individuos, en particular mujeres, para llevar a cabo actividades normales y cotidianas en espacios tradicionalmente seguros; esto es sumamente pernicioso en el caso de hombres haciéndose pasar por transgénero y que reclamarían acceder a los baños, vestuarios, refugios para mujeres y otros espacios reservados para mujeres”.

Pero hay más, la petición llega a atacar las medidas encaminadas a la infancia apelando a que los defensores de los derechos trans buscan convencer a los padres y profesionales de la salud para que “diagnostiquen a niños de cuatro años como transgénero”. Además de asumir el discurso patologizante, los peticionarios afirman que el movimiento LGB busca hacer más fluidas las categorías de género y que el movimiento trans en cambio las quiere fijar desde la primera infancia.

La petición termina asegurando que ellos “no buscan” fomentar la intolerancia y el prejuicio hacia las personas trans. Dicen “reconocer y respetar el derecho de los adultos a determinar su propio camino en la vida”, pero a renglón seguido añaden que eso no puede darse “infringiendo los derechos de las mujeres, hombres gais y niños”. Casi parecería, si no fuera porque la petición está firmada supuestamente por personas lesbianas, gais y bisexuales, que estuviéramos ante la clásica petición de los colectivos homófobos tradicionales. Un estilo que reproduce también el victimismo de estos, al denunciar la “demonización y acoso de las mujeres e individuos gais y lesbianas que abiertamente expresan su desacuerdo con la ideología trans”.

Rechazo de los colectivos

La petición, aparentemente nacida en Estados Unidos, se dirige en particular a organizaciones LGTB como Human Rights Campaign, GLAAD y Lambda Legal y publicaciones como  The Advocate, Out y HuffPost Gay Voices (la “sección LGTB” de The Huffington Post). La respuesta de los destinatarios, sin embargo, ha sido clara y rotunda.

Así, por ejemplo, GLAAD se ha posicionado “firmemente junto a la comunidad transgénero y rechaza inequívocamente la idea indignante y destructiva de que la ‘T’ sea retirada de LGBT (…) Durante décadas las personas transgénero han trabajado junto a lesbianas gais y bisexuales para avanzar en la igualdad para todos frecuentemente guiando el camino en el movimiento hacia una plena igualdad y aceptación (…) En un momento en que activistas antiLGTB prosiguen atacando los derechos básicos y protecciones esenciales para las vidas de todos nosotros, tenemos que permanecer unidos y no sucumbir a la ruina de la División“. Por su parte, desde Human Rights Campaign aseguran que la petición “está inequívocamente mal. El odio que mató a Matthew Shepard también mató a Zella Ziona. Los matones en el colegio no solo acosan a los niños gais, están acosando también a los niños transgénero. Los padres que podrían proveer hogares amorosos para 400.000 niños en acogida no son solo padres y madres lesbianas o gais, también son padres y madres bisexuales y transgénero. Esta idea de que estamos separados y aparte es obviamente falsa. Somos un solo movimiento, más fuerte en nuestra unidad. Somos una comunidad, punto”.

Por cierto que en change.org ya está funcionando una segunda petición que busca precisamente solidarizarse con las personas trans y rechazar cualquier intento de división en ese sentido. Una petición que pese a llevar mucho menos tiempo cuenta ya, en el momento de publicar esta entrada, con más del doble de apoyos que la petición tránsfoba.

Una petición que, de ser cierta, repudiamos

Nos alegramos de que se hayan rechazado de plano estas pretensiones. Desde dosmanzanas nos unimos a este repudio. Consideramos las reivindicaciones trans como parte indisoluble de las reivindicaciones LGTB, y si hemos recogido esta noticia y reproducido partes de la petición ha sido con el único interés de que mostrarla como ejemplo grotesco de lo que se ha de evitar.

Aún confiamos incluso –ojalá sea así, aunque no lo parece– en que todo quede en una maniobra de provocación para poner de manifiesto la discriminación que las personas trans sufren dentro del colectivo, una realidad palpable ante la que muchas personas gais, lesbianas y bisexuales no hacen sino mirar hacia otro lado.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Legisladores quieren que la cuna del movimiento gay en EE UU sea un parque nacional

Miércoles, 23 de septiembre de 2015

stonewall_innLos dos demócratas quieren que el Stonewall Inn sea declarado parque nacional, una distinción con la que se protegen espacios naturales, pero también lugares históricos.

Dos legisladores estadounidenses propusieron ayer que el bar Stonewall Inn de Nueva York, considerado la cuna del movimiento por los derechos de los homosexuales, sea declarado parque nacional.

La senadora Kirsten Gillibrand y el congresista Jerrold Nadler presentaron su iniciativa frente al conocido establecimiento del West Village, en el que en el año 1969 se vivieron los disturbios que dieron pie al orgullo gay y a la organización de la comunidad homosexual.

Los dos demócratas quieren que el Stonewall Inn sea declarado parque nacional, una distinción con la que se protegen espacios naturales, pero también lugares históricos.

De hecho, de los más de 400 parques nacionales del país, dos tercios son puntos de interés histórico o cultural. “El Servicio de Parques Nacionales debería contar la historia de todos los estadounidenses, incluida la comunidad LGBT”, defendió Nadler a través de su cuenta en Twitter.

El Stonewall Inn cuenta ya con la distinción de monumento histórico, pero convertirse en parque nacional reforzaría su protección y su promoción como lugar de interés.

Este año, el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos cuenta con un presupuesto de unos 3.650 millones de dólares para gestionar los más de 400 parques que forman parte del sistema, que el pasado año atrajeron a más de 292 millones de visitantes.

La sede del Stonewall Inn fue originalmente dos edificaciones construidas en la década de 1840 como establos y que en 1930 fueron unidos con una fachada uniforme y convertidos en una panadería.

En 1934 el edificio pasó a ser un restaurante, el Stonewall Restaurant, y en 1967 reabrió como club gay, reteniendo el nombre de Stonewall.

El establecimiento, que sigue abierto, conserva su revestimiento de ladrillos, su entrada de arcos, y sus pequeñas ventanas que dan a la calle, asociadas con los bares gay de la década de 1960.

En 1969 el Stonewall Inn fue escenario de los históricos disturbios iniciados a raíz de una redada de la Policía, a la que se enfrentó buena parte de la comunidad homosexual durante varios días.

La sublevación en el bar desembocó en el movimiento por los derechos de la comunidad homosexual y pocos meses después, en respuesta a lo ocurrido, se crearon varias organizaciones en Nueva York, entre ellas Gay Liberation Front, The Gay Activist Alliance, Radicalesbians y Street Transvestites Action Revolutionaries.

Fuente Cáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

Nueva York declara monumento histórico el local de Stonewall

Lunes, 29 de junio de 2015

noticias_file_foto_1013502_1435128330El Stonewall Inn en 1969 y en la actualidad

Lo habíamos anunciado y ya es una realidad. Si hay un lugar histórico y simbólico para el día del Orgullo Gay que vamos a celebrar, ese es, sin duda, el bar de Nueva York The Stonewall Hill, que ahora ha visto reconocida su simbolismo histórico con un importante nombramiento: ha sido declarado monumento histórico de la ciudad, ahora que están a punto de cumplirse 46 años de los históricos acontecimientos. Que el bar sea monumento histórico, supone que no podrá ser remodelado ni demolido.

El motivo de este premio es precisamente lo que provocaron los acontecimientos ocurridos aquí, en el mítico local gay  Stonewall Inn, el 28 de junio de 1.969, cuando una redada policial provocó días de protestas que hicieron nacer el movimiento por los derechos de la comunidad LGBT y que hoy se conmemoran cada 28 de junio en el día del Orgullo Gay.

El Comité de Preservación de Sitios Históricos del Ayuntamiento votó por unanimidad a favor del legendario local del Greenwich Village “por su papel en la reivindicación de derecho de la comunidad”. Con este reconocimiento, se evita que el edificio pueda ser remodelado o demolido, según un comunicado. “La grandeza de Nueva York reside en su diversidad e inclusión. Los eventos en el Stonewall fueron el punto detonante en el movimiento de los derechos de la comunidad homosexual y en la historia de nuestra nación”, señala el director del Comité, Meenakshi Srinivasan.

El local es visitado cada día por numerosos turistas que paran para fotografiarse en la puerta de la fachada.

Fuente Agencias

 

 

General, Historia LGTB , , , , ,

El local donde empezó la lucha por los derechos LGTB podría ser nombrado lugar histórico

Sábado, 6 de junio de 2015

stonewall_innEl bar The Stonewall Inn, donde tuvieron lugar los disturbios que posteriormente dieron origen el Orgullo, está muy cerca de obtener el reconocimiento de edificio histórico en Nueva York.

El Comité de Preservación Histórica del Greenwich Village (el barrio gay de Nueva York) anunció que está considerando designar este establecimiento como edificio protegido.

En 1969 los clientes del lugar se enfrentaron a la policía durante una redada y acusaron a la uniformada de acosarlos. El suceso, conocido como “los disturbios de Stonewall” desató una serie de protestas y manifestaciones en apoyo a la comunidad homosexual durante varios días.

Aunque el local no ha mantenido su esencia con el paso del tiempo –durante los años 70 y 80 fue transformado en distintos negocios: una panadería, una tienda de zapatos y un restaurante chino– el establecimiento fue refundado en 2007 como un nuevo Stonewall Inn y sigue siendo recordado como el punto en que dio comienzo la auténtica lucha por los derechos de las personas LGTB.

Si se aprueba este reconocimiento, el Stonewall Inn se convertiría en el primer edificio LGBT en la ciudad en ser declarado lugar histórico.

Fuente Cáscara amarga

General, Historia LGTB , , , ,

‘Pier Kids’, documental sobre jóvenes LGTB sin techo

Viernes, 25 de julio de 2014

‘Pier Kids’, documental sobre jóvenes LGTB sin techo: el 20 % de los jóvenes americanos sin techo son homosexuales o transexuales, y un director que vivió esta condición cuenta la historia de los neoyorquinos del muelle de Christopher Street.

‘Pier Kids: The Life, o “los chicos del muelle”, es un documental dirigido por Elegance Bratton donde nos acerca las vivencias durante 3 años de Krystal (transexual), DeSean (gay) y Casper (bisexual y fallecido durante el rodaje del documental), 3 jóvenes LGTB sin techo que vagabundean por el muelle de Christopher Street, no muy lejos del mítico Stonewall Inn.

El propio director fue durante años un joven gay homeless, y cuenta a través de los ojos de tres jóvenes parte de su experiencia en este entorno, denunciando que incluso un policía de Nueva York llegó a ofrecer a Krystal, dinero a cambio de sexo, y ante su negativa la llevó a la cárcel acusándola de prostitución. Drogas, alcohol, extorsión… así es la triste situación que retrata ‘Pier Kids: The Life’.

Fuente Cromosomax

Cine/TV/Videos , , , , , ,

Así han cambiado las marchas del Orgullo Gay en España desde 1977

Domingo, 6 de julio de 2014

n-MANIFESTACION-large570La noticia sólo ocupó 34 líneas en la página 25 de La Vanguardia del 28 de junio de 1977. A la derecha de la hoja, casi escondida entre publicidad y sin foto, había media columna titulada: “4.000 homosexuales se manifestaron por las Ramblas”.

Aquella manifestación, que aparentemente fue una noticia más y sin importancia, fue el germen de las marchas actuales del Orgullo Gay, que este sábado volverá a sacar a las calles de Madrid a centenares de miles de personas que celebrarán todo lo que se ha conseguido en materia LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales) en estos años y reivindicarán todo lo que aún falta.

“Aquel día, el 26 de junio de 1977 -dos días antes de que se publicase la noticia-, en Barcelona había muchísimos más heterosexuales, pero muchísimos más, que homosexuales. Sorprendió que hubiera tanta gente, aunque sí esperábamos mucha porque se contaba con el apoyo de todo el tejido social, sindical y político de Barcelona”, rememora Empar Pineda, activista histórica del movimiento LGTB, que salió a la calle aquel día.

En aquella época la homosexualidad todavía estaba penada legalmente. Por eso, los manifestantes pedían amnistía para todos los gays y las lesbianas que aún permanecían en las cárceles. También querían la derogación de la Ley de Peligrosidad Social, que fue usada durante los últimos años del franquismo para la represión de la homosexualidad y no fue modificada hasta 1979. De hecho, los lemas de aquella primera manifestación fueron “¡Amnistía, ya!” y “¡No somos peligrosos!“.

(Sigue leyendo después del documento…)

La Vanguardia by El Huffington Post

“Gritábamos ‘¡No somos peligrosos!’ para romper con la imagen que se daba de los gays como si tuviéramos los cuernos, el rabo y el tridente de Lucifer,” recuerda Empar. La Vanguardia de aquel día informaba de que la protesta acabó con la Policía lanzando pelotas de goma para disolver a las miles de personas reunidas.

“En un momento aparecieron los grises dando palos y hubo cantidad de gente de la mani que salió corriendo a izquierda y derecha por allá por donde pudo. Hasta se refugiaron en una iglesia. Y quienes se enfrentaron a la policía de una manera muy firme fueron los transexuales, cuya presencia en la primera fila había sido puesta en cuestión por la imagen que podría dar a la marcha”, asegura Empar.

“HABÍA TANTA OSCURIDAD…”

Con todo, la mecha ya había prendido y al año siguiente, 1978, 7.000 personas se concentraron en Madrid. Hubo, además, manifestaciones en Sevilla, Barcelona y Bilbao. Era la llegada definitiva a España de las marchas del Orgullo que habían comenzado en 1970 en Nueva York y Los Ángeles el 28 de junio de 1970, justo un año después de la redada policial en el pub neoyorquino Stonewall Inn -frecuentado por homosexuales y drag queens-, que desató multitudinarias manifestaciones y violentos disturbios.

n-GAY-NUEVA-YORK-large570Celebración del Orgullo en Nueva York en 1975
 

Vito Virtudes estuvo en aquella primera marcha de Madrid, que, asegura, fue “una manifestación de una actitud cívica por parte de mucha gente, hombres y mujeres, que reivindicaron durante toda su vida que se tenía que visibilizar lo que estaba ocurriendo y la discriminación que había respecto a la opción sexual que cada uno y cada una tenía”.

Con todo, Vito subraya que antes de 1978 ya se habían producido protestas en Madrid, pero minoritarias. “Hubo gente antes que se dejó la vida en el camino. Quienes más se manifestaban eran grupos de mujeres feministas lesbianas. A eso hay que darle valor porque no salía en ningún sitio. Nunca se me va a olvidar que por la calle Preciados nos decían de todo menos bonitas. Nos manifestábamos todos los 28 de junio, pero íbamos 50, 60 o 70 personas sabiendo a lo que nos exponíamos”.

En aquella época, rememora Vito, los homosexuales iban buscando sitios en Madrid donde reunirse “a escondidas”: “Eran sitios oscuros. Recuerdo uno muy famoso que se llamaba Berlín. La primera vez que fui me asusté. Había tanta oscuridad, la gente iba a escondidas…”

“DETRÁS DE LAS VENTANAS TAMBIÉN HAY LESBIANAS”

Aquellas primeras manifestaciones de finales de los 70 dieron paso en los ochenta a marchas más minoritarias. Por ejemplo, en el 82 sólo se reunieron en Madrid 300 personas. Empar Pineda sí estaba allí.

“Era muchísima más la gente que estaba en las aceras o en los balcones mirándonos. Recuerdo que había consignas del estilo ‘detrás de los balcones también hay maricones’ y ‘detrás de las ventanas, también hay lesbianas’. Porque era mucho mayor el número de gente que miraba, con cierto morbo, todo hay que decirlo”, asegura.

¿A qué se debió esa caída de la asistencia? Jordi Petit, otro activista histórico, subraya que “los frentes de liberación gay” identificaban la “liberación gay con una revolución más o menos socialista o marxista-leninista y usaban un lenguaje politizado que la mayoría no entendía”.

“Una vez conseguidos en tan pocos años unas libertades, se pasó de tener miedo a ir a un bar a poder ir a bailar. Así que los frente de liberación gay se vaciaron y se llenaron las pistas de baile”, argumenta.

LA CLAVE DEL 98

Todo cambió a partir de 1995, cuando se aprobó el Código Penal, que definió la protección de la orientación sexual como un derecho. En 1996 ya salieron a la calle en Madrid más de 3.000 personas y se utilizó la primera carroza.

Pero el punto de inflexión, al menos para Petit, fue 1998: Aparece la revista Zero, que en portada presentó fuera del armario a un militar, a un sacerdote, artistas… También llega Boris Iaguirre en España, Dana International gana Eurovisión con televoto y es el año en que el efecto de los antirretrovirales se nota tras el duro azote del Sida”.

En 2005 se aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo y el Orgullo se convirtió definitivamente en la gran marcha que es hoy. “El orgullo es la celebración de ser diferente, la lucha por la igualdad y nuestros derechos dentro de la diferencia, una afirmación de nuestra auténtica manera de ser, de nuestro derecho a amar, estar fuera del armario, estar en libertad, vivir sin ocultación, es activismo liberador, ese plus de autoestima que necesitamos las personas que sufrimos discriminación para ir rompiendo prejuicios”, resume Boti G. Rodrigo, presidenta de la Federación estatal de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales.

Pero no todos ven con buenos ojos la marcha del Orgullo tal y como se celebra ahora. “Ahora queda poquísimo de reivindicación. Los colectivos marchan con sus pancartas, pero para lo que miles de personas están esperando es para las carrozas y la fiesta que hay a la cola de la marcha. Hay un negocio muy oscuro controlado por unas pocas organizaciones”, lamenta Paco Ramírez, presidente de la Federación Colegas.

LO QUE AÚN QUEDA

Boti G. Rodrigo niega la mayor y afirma que se sale a la calle “en pie de lucha”. “Si no ven la parte reivindicativa es que no quieren ver nada. Quien tiene ojos para ver verá que esto es una manifestación política y una reivindicación de derechos que pone en pie a mucha ciudadanía de una forma festiva”.

Porque, avisan las asociaciones, aún queda mucho trabajo por delante. “Hemos ganado la plena igualdad legal y, sin embargo, no la plena igualdad social en lo que se refiere a la homofobia. Hemos de hacernos todavía visibles para llegar a ser indiferentes”, resume Jordi Petit, quien pone el fútbol como ejemplo de que aún persiste la homofobia. “Un partido se para cuando hay insultos racistas y en cambio todavía no se para ni hay sanción alguna cuando hay insultos homófobos”.

En la misma dirección apunta Boti G. Rodrigo, quien subraya que la discriminación pervive “en todas sus formas”. Afirma que se está dejando de trabajar activamente en la prevención del VIH, que existe discriminación laboral, que los transexuales siguen estando “fuertemente estigmatizados y discriminados”. Además, insiste, “las aulas no son un lugar seguro porque los jóvenes LGTB sufren acoso que en demasiados casos les está llevando al suicidio”.

Empar Pineda señala el que, a su juicio, es el gran problema en este sentido: “Los poderes públicos no se han tomado nunca en serio la educación. Es decir, lo importante que es la presencia en el currículum escolar de asignaturas que planteen abiertamente la existencia de la diversidad sexual, con lo que eso tiene de enriquecedor para el conjunto de la sociedad”.

Fuente Huffington Post

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.