Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Kiev’

El Consejo de Europa expresa su preocupación por el incremento de la violencia contra la comunidad LGTB en Ucrania

Sábado, 23 de septiembre de 2017

logocoeLlamada de atención sobre la situación de las personas LGTB en Ucrania. El Consejo de Europa, organismo supranacional que abarca casi todo el continente, ha hecho público un informe en el que alerta sobre el incremento de la violencia LGTBfoba y los discursos de odio. La sensación de inseguridad aumenta por la inacción de la policía ante muchos de los ataques y la ausencia de una legislación que ampare suficientemente a las víctimas.

La Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI), integrado en el Consejo de Europa, ha publicado un informe sobre la situación de los derechos humanos en Ucrania. El organismo se encarga de denunciar el racismo, las discriminaciones de todo tipo, la xenofobia, el antisemitismo y otras formas de intolerancia en los países miembros del Consejo, que son casi todos los Estados con territorio europeo, incluidas Rusia y Turquía pero no Bielorrusia.

En el texto difundido este martes, la organización alerta sobre la situación de vulnerabilidad de varios colectivos, entre ellos los extranjeros, las personas de etnia gitana y la comunidad LGTB. Como principales fuentes de los discursos de odio LGTBfobo, señala a los miembros de partidos de ultraderecha como Pravy Sektor, la prensa (en particular la regional) y las iglesias ortodoxas.

La agresividad retórica se incrementó especialmente a raíz de la celebración del Orgullo de Kiev en 2015, al que asistieron unas 300 personas a pesar de la amenaza de ataques como los que finalmente se produjeron. También como protesta contra la legislación aprobada ese año referida a la discriminación basada en la orientación sexual en el ámbito laboral. La LGTBfobia ocupó el segundo lugar, tras la xenofobia, entre los discursos de odio más difundidos, con 424 casos registrados.

En cuanto a la violencia física, los casos han aumentado en los últimos años, con seis asesinatos, 32 agresiones y seis ataques a eventos entre 2014 y 2015, como el mencionado en Kiev o un foro sobre derechos LGTB atacado posteriormente en Odesa. Para combatir estas situaciones, la ECRI insta a Ucrania a reforzar la protección de sus ciudadanos LGTB ampliando la legislación vigente para que haga referencia explícita a la orientación sexual y la identidad de género. Concretamente propone modificar el Código Penal y la legislación antidiscriminatoria con esta finalidad. También señala medidas en el ámbito de la educación, como la formación de los profesores para prevenir el acoso LGTBfobo.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB

Hemos dado cuenta de varios sucesos cargados de violencia contra el colectivo LGTB en Ucrania. En marzo de este 2016, el Festival de la Igualdad que se celebraba en la ciudad ucraniana de Leópolis tuvo que ser cancelado, después de que una turba amenazante rodeara el hotel que acogía a los participantes, y los recibieran con una lluvia de piedras y pequeños explosivos cuando eran desalojados.

Como señalábamos anteriormente, en  junio de 2015, publicábamos los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aun así, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”. Poco después, en agosto, un foro sobre derechos LGTB en Odesa también era atacado.

En julio de 2014 nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohibieron la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos. Como último ejemplo, en mayo de este año dábamos cuenta de la estupidez de  la ultraderecha ucraniana que impidió completar el arcoíris gigante de Eurovisión 2017

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Ortodoxa , , , , , , , , ,

Altercados homófobos en la Marcha de la Igualdad en Kiev

Miércoles, 21 de junio de 2017

orgullo_ucraniaLa policía ha permitido el acceso a diversos grupos homófobos, algunos de ellos visiblemente identificables por sus carteles o camisetas con mensajes violentos. 

Cerca de 3.000 personas han participado en la Marcha de Igualdad en la capital ucraniana que cerró el festival “Kiev-Pride 2017” organizado por la comunidad LGBT, sin que se registraran incidentes.

La manifestación se desarrolló en medio de un gran despliegue de fuerzas policiales, ya que grupos nacionalistas ucranianos habían amenazado con frustrarla, lo que obligó a modificar su ruta.

La Policía de Kiev destacó que, salvo algunos altercados y provocaciones menores, el acto por la igualdad de Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales (LGBT) transcurrió con normalidad y no se produjeron detenciones.

Y es que a pesar de que fuera un día de lucha por los derechos de las personas lesbianas, gays, transexuales, y ‘queer’ en Ucrania, la policía permite el acceso a diversos grupos homófobos, algunos de ellos visiblemente identificables por sus carteles o camisetas con mensajes violentos.

El embajador de Canadá en Ucrania, Roman Waschuk, que se sumó a la manifestación, declaró a medios locales que su país “defiende la igualdad de derechos”. “Y si hay quienes quieren expresar su opinión mediante prohibiciones, hay que recordarles la igualad. Para eso está la política”, agregó el diplomático.

Fuente Agencias, vía Cáscara amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

La ultraderecha ucraniana impide completar el arcoíris gigante de Eurovisión 2017

Lunes, 8 de mayo de 2017

header-ucrania-arcoiris-incompleto-eurovision-kiev-696x522El “Arco de la diversidad” era una de las propuestas de la organización para decorar la ciudad de Kiev durante el festival de Eurovisión.

A la ultraderecha homófoba no le ha gustado nada .

En Kiev estaban transformando un viejo monumento de la época soviética decorándolo como un arcoíris gigante, para hacer algo que tuviera que ver con el lema de este año, Celebrate diversity.  Y aunque no era exactamente una bandera LGTBI (a veces hay que fijarse bien en los colores y el número de franjas) parecía un paso, teniendo en cuenta la homofobia existente en Ucrania

Y pasó lo que tenía que pasar poco después de que empezaran los trabajos para convertir el Arco de la Amistad de los Pueblos, una mole totalmente gris, en el Arco de la Diversidad coloreado: la extrema derecha del país se indgnó y a Ruslan Kukharchuk, un periodista y activista religioso, le faltó tiempo para empezar a hablar de que era un intento de introducir la propaganda LGTB. La ultraderecha ucraniana organizó una manifestación frente al arco en la que dijeron las estupideces de siempre, como que “el pervertido simbolismo que ha degenerado los colores del arcoíris ha provocado la indignación de los ucranianos con valores tradicionales”

Mientras unos se manifestaban, las redes sociales se llenaron de posibles decoraciones alternativas  para el monumento usando banderas y símbolos patrióticos ucranianos.  Todo esto llevó a que se paralizaran los trabajos de decoración usando la excusa oficial de que estaba causando controversia entre la población, sin darse cuenta de que antes  ya se estaba usando esta decoración nocturna para iluminar el monumento.

arco-iris-kiev-iluminado-nocheSea como sea, en Kiev han tomado una decisión que es muy difícil que guste a nadie: el alcalde Vitali Klitschko ha anunciado “una solución de compromiso” entre partidarios y oponentes del arcoíris que consiste en que las partes que todavía estaban sin colorear serán cubiertas con un patrón decorativo ucraniano.

Por su parte, Gennadiy Kurochka, el representante de la organización que había presentado en primer lugar la decoración multicolor, ha dicho que “el arco ya está coloreado, vamos a dejarlo como está” y también dijo que no iba a comentar nada sobre el posible simbolismo LGBT de los colores, que prefiere que cada uno  interprete la decoración como quiera.

Fuente | Reuters, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

El Orgullo de Kiev se celebra sin incidentes graves a pesar de las amenazas

Jueves, 16 de junio de 2016

People take part in the March of Equality, organized by LGBT and human rights activists in Kiev, Ukraine, June 12, 2016. REUTERS/Valentyn OgirenkoCientos de personas participaron el domingo pasado en la manifestación del Orgullo LGTB que transcurrió por el centro de Kiev, la capital ucraniana. A pesar de las amenazas de la extrema derecha de convertir la marcha en un “baño de sangre, no se han producido incidentes reseñables, gracias en buena medida al amplio despliegue policial.

Unas 1.500 personas participaron el domingo pasado en la “Marcha por la Igualdad LGTB” de Kiev, que tuvo una duración de unos veinte minutos. La policía, que ya había anunciado dos días antes que protegería a los asistentes, desplegó más de cinco mil agentes que impidieron los intentos de reventar la marcha por parte de grupos de contramanifestantes que protestaban contra la “propaganda LGTB”. Los pocos que consiguieron traspasar el cordón policial para acosar a los manifestantes fueron detenidos y posteriormente puestos en libertad.

Afortunadamente, por tanto, no se cumplieron las amenazas de la extrema derecha nacionalista, que habían anunciado un “baño de sangre” si tenía lugar la marcha. El Pravy Sektor había tachado a los ciudadanos LGTB de Ucrania de “monstruos inmorales, payasos y degenerados”. Pero los activistas decidieron  seguir adelante con la convocatoria, para que la sociedad ucraniana vea “lo que somos realmente, por qué pensamos que se están violando nuestros derechos civiles y lo que queremos”, según los organizadores.

En la marcha participaron, además de los activistas locales, políticos y diplomáticos extranjeros como Judith Gough, embajadora británica en Ucrania. Gough, que es abiertamente lesbiana, se felicitó por “un gran paso adelante para la igualdad en Ucrania”. La europarlamentaria alemana de Los Verdes Rebecca Harms destacó el “mayor apoyo político” que, según ella, ha recibido el Orgullo en comparación con el año pasado. Según el diputado ucraniano Serhiy Leshchenko, del gobernante Bloque Petro Poroshenko, este apoyo ha quedado reflejado en el amplio despliegue policial para proteger a los participantes.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB

Hemos dado cuenta de varios sucesos cargados de violencia contra el colectivo LGTB en Ucrania. En marzo de este 2016, el Festival de la Igualdad que se celebraba en la ciudad ucraniana de Leópolis tuvo que ser cancelado, después de que una turba amenazante rodeara el hotel que acogía a los participantes, y los recibieran con una lluvia de piedras y pequeños explosivos cuando eran desalojados.

Como señalábamos anteriormente, en  junio de 2015, publicábamos los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aun así, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”. Poco después, en agosto, un foro sobre derechos LGTB en Odesa también era atacado.

En julio del año pasado nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohibieron la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

La extrema derecha ucraniana amenaza con que “habrá un baño de sangre” si tiene lugar la Marcha del Orgullo de Kiev

Lunes, 6 de junio de 2016

Organización-de-Ucranianos-Nacionalistas-OUNPope de la iglesia ortodoxa bendiciendo a militantes fascistas de la Organización de Ucranianos Nacionalistas

La extrema derecha nacionalista ucraniana ha amenazado con que habrá un baño de sangre si tiene lugar la Marcha del Orgullo en Kiev el próximo 12 de junio. Así lo ha expresado en su cuenta de Facebook Artem Skoropadsky, portavoz de la Organización de Ucranianos Nacionalistas, agrupación que ha tachado a los ciudadanos LGTB de Ucrania de “monstruos inmorales, payasos y degenerados”. Los activistas LGTB, sin embargo, siguen adelante con la convocatoria, pues “la gente tiene que ver lo que somos realmente, por qué creemos que se están violando nuestros derechos civiles, y lo que queremos. No debemos avergonzarnos de la diversidad. Vamos a recordarlo una y otra vez cada año”.

El próximo domingo 12 de junio tendrá lugar una vez más la “Marcha por la Igualdad LGTB” por las calles de Kiev, un acto de protesta y reivindicación alejado de cualquier tinte festivo, como es habitual en otros lugares, pues en Ucrania, en palabras de los activistas, “la comunidad LGTB no tiene nada que celebrar”.

En respuesta a la convocatoria, la Organización de Ucranianos Nacionalistas (OUN), ha divulgado el siguiente mensaje, en el que una vez más trata de enfrentar a la comunidad LGTB con lo que considera “patriotas ucranianos”:

Hoy por hoy, nos vemos obligados a aceptar las marchas y festivales LGBT, y unirnos así a las filas de los pecadores y quienes los apoyan. ¿Quiénes van a ser equiparados en este día de descanso santo? Monstruos inmorales, payasos y degenerados se equipararán con aquellos que tienen honor y dignidad, respeto y amor al prójimo, con los soldados que dieron su vida y su salud para proteger la paz en el país.

Artem Skoropadsky, portavoz de la organización Pravy Sektor (“Sector de Derecha”), también de extrema derecha nacionalista, que cuenta con el respaldo y apoyo de la Iglesia ortodoxa, añadía en su cuenta de Facebook que “nuestros colegas del movimiento OUN han emitido una fuerte declaración sobre la marcha gay de Kiev. En resumen, el 12 de junio habrá un baño de sangre en Kiev. Los organizadores de la marcha aún tienen tiempo de no llevarla a cabo”.

La amenaza, lamentablemente, debe tomarse en serio, pues el pasado 2015, poco después de comenzada la Marcha del Orgullo, un grupo de agresores de extrema derecha comenzó a lanzar piedras y botes de humo contra los manifestantes, e incluso se enfrentó con los agentes de policía que vigilaban la manifestación. Finalmente, tras duros enfrentamientos, el grupo agresor fue disuelto y 25 de sus miembros detenidos.

Los activistas LGTB, sin embargo, persisten en la convocatoria de la Marcha, pues según Olena Semenova, miembro del comité organizador, “el Orgullo es un evento público. Es nuestro diálogo abierto con los que están en el poder. También es nuestro diálogo con la sociedad. La gente tiene que ver lo que somos realmente, por qué pensamos que se están violando nuestros derechos civiles, y lo que queremos. No debemos avergonzarnos de la diversidad. Vamos a recordarlo una y otra vez cada año”.

Esperemos que la Marcha transcurra pacíficamente y sin incidentes, y que todo quede en una vana amenaza.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB

Hemos dado cuenta de varios sucesos cargados de violencia contra el colectivo LGTB en Ucrania. En marzo de este 2016, el Festival de la Igualdad que se celebraba en la ciudad ucraniana de Leópolis tuvo que ser cancelado, después de que una turba amenazante rodeara el hotel que acogía a los participantes, y los recibieran con una lluvia de piedras y pequeños explosivos cuando eran desalojados.

Como señalábamos anteriormente, en  junio de 2015, publicábamos los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aun así, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”. Poco después, en agosto, un foro sobre derechos LGTB en Odesa también era atacado.

En julio del año pasado nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohibieron la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Ortodoxa , , , , , , , , ,

Cancelan festival LGBT en Ucrania por ataques de un grupo de extrema derecha

Martes, 29 de marzo de 2016

Festival-de-la-Igualdad-Leopolis-Ucrania-300x155Los organizadores de un festival LGBT en la ciudad ucraniana de Lviv se han visto obligados a cancelar el evento ante las amenazas y ataques de un grupo de extrema derecha que rodeó el lugar donde se encontraban.

El Festival de la Igualdad que se celebraba en la ciudad ucraniana de Leópolis tuvo que ser cancelado, después de que una turba amenazante rodeara el hotel que acogía a participantes y eventos. Las fuerzas policiales, en vez de detener a los agresores, acusaron a las víctimas de ser “unos provocadores”. El Festival de la Igualdad pretendía ser una respuesta a todos aquellos grupos que sufren discriminación, como los miembros de minorías étnicas, las personas con discapacidad, los migrantes o las personas LGTB.

Alrededor de 200 manifestantes de extrema derecha rodearon y lanzaron piedras al grito de “matar, matar, matar” a un hotel donde 70 participantes del festival se habían refugiado. Después de que llamaran a la policía, y tan sólo enviaran un coche fue, los asistentes al festival tuvieron que ser evacuados en autobús un tiempo después.

El Festival de la Igualdad, filial regional de otro evento que tuvo lugar en Kiev por primera vez el pasado diciembre, iba a incluir lecturas literarias, proyecciones de películas y eventos públicos. Según los organizadores, la planificación del evento había sido difícil, ya que ni la policía ni la ciudad ofrecieron ningún tipo de apoyo. “Entonces, desde el hotel que habíamos reservado para las personas que venían de fuera de Lviv nos dijeron que no podíamos quedarnos allí”, denunciaron, añadiendo que “cuando llegamos, el encargado nos comunicó que las autoridades municipales les habían dicho que éramos unos pervertidos, que nos habían buscado en Google y que la gente como nosotros deberíamos quemar en el infierno”.

Leópolis está considerada la capital cultural de Ucrania, y por ello fue elegida por los organizadores para que fuera este año una de las sedes del Festival de la Igualdad, un encuentro que se ha desarrollado desde el año 2014 en la capital, Kiev, y que ahora quería expandirse por distintas localidades del territorio ucraniano. En palabras de sus organizadores, el Festival de la Igualdad es “una respuesta a muchos casos de discriminación y violación de los derechos de las personas pertenecientes a diversos grupos sociales sensibles: minorías étnicas, personas con discapacidad, personas LGTB, personas sin ciudadanía y residencia permanente, migrantes, tanto los externos como los domésticos, desplazados de la zona de conflicto en el Este y la península de Crimea”. Sin embargo, para quienes se oponen a su celebración, el Festival tan solo trata de promover los derechos de los homosexuales.

Masked right-wing militants throw rocks during an attack against gay people on March 19, 2016 in Lviv. Some 200 right-wing militants on March 19, 2016 attacked dozens of gay people with smoke bombs and stones in Lviv, a nationalist bastion in western Ukraine, an AFP journalist witnessed. The attack occurred as representatives of the lesbian, gay, bisexual and transgender (LGBT) community left a Lviv hotel which is hosting a gay rights event this weekend. / AFP / YURIY DYACHYSHYN (Photo credit should read YURIY DYACHYSHYN/AFP/Getty Images)

Los agresores de extrema derecha

Los organizadores del Festival habían conseguido que participaran personas de cierto renombre en el ámbito cultural ucraniano, y también algunos artistas conocidos por el gran público del país. Para ello contrataron los servicios del Hotel Leópolis, donde se acogería a los participantes y se celebrarían los diversos actos. Pero tanto las autoridades políticas de Leópolis como los líderes religiosos mostraron su oposición. Los responsables del hotel recibieron una llamada del ayuntamiento al respecto, y decidieron cancelar las reservas el pasado día 18 de marzo, tan solo un día antes del comienzo de la celebración del festival.

Finalmente, el Festival de la Igualdad logró encontrar acomodo en el Hotel Dniester, donde se alojaron y reunieron los participantes el 19 de marzo. Pero a mediodía, nada más dar comienzo las actividades, un grupo de jóvenes con máscaras y pasamontañas empezó a agolparse a las puertas del hotel. A las dos de la tarde, se podían contar unos doscientos. Los organizadores del evento, temerosos, solicitaron el auxilio de la Policía, pero les fue denegado. No solo eso, sino que los responsables de las fuerzas de seguridad locales les acusaron de ser “unos provocadores”, y arguyeron con sorna que los jóvenes reunidos a la puerta del hotel tan solo “estaban esperando a unos amigos”.

Los responsables del Festival no habían podido contratar seguridad privada, pues las compañías locales temían enfrentarse a los ultraderechistas del Partido Svoboda, por lo que solo contaban con cuatro guardias de seguridad contratados en Kiev. Las fuerzas policiales finalmente llegaron al hotel transcurridas cuatro horas desde que fuera rodeado, tras producirse una amenaza de bomba que obligó a evacuar las instalaciones. Cuando los participantes del Festival eran desalojados, fueron recibidos con una lluvia de piedras y pequeños explosivos.

Festival-de-la-Igualdad-Leopolis-Ucrania-PoliciaLa Policía se limitó a conducir a los agredidos hasta dos autobuses, sin enfrentarse a los violentos homófobos, que persiguieron a la carrera a los dos vehículos por las calles de Leópolis. Fueron conducidos a una ciudad cercana, donde encontraron refugio, mientras los agentes les informaban de que grupos armados les estaban buscando. Al día siguiente lograron abandonar la región.

Tras el violento suceso, el alcalde de Lviv, Andriy Sadovyi, finalmente rompió su silencio el domingo, para culpar tanto al grupo LGTB como a los miembros de la extrema derecha en la misma medida: “Los acontecimientos de ayer en Lviv son el resultado de una provocación cuidadosamente planificada. Los participantes de ambos lados eran conscientes o inconscientes de la imagen completa”, escribió en Facebook.

Sin embargo, los organizadores siguen confiando en Leópolis como una ciudad adecuada para la organización del Festival de la Igualdad. “Como capital cultural del país está llena de intelectuales”, afirman, “por lo que es un lugar donde es lógico que esperemos tener un diálogo constructivo”. Para los responsables del Festival de la Igualdad, la violencia de la que fueron objeto no representa el talante de los ciudadanos de Leópolis, sino solo a las organizaciones extremistas que asolan el país. Su propósito sigue siendo “defender la libertad y la igualdad para todo el mundo, sin excepciones ni limitaciones”.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB por ambos bandos

El pasado mes de junio, publicábamos los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aun así, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”. Poco después, en agosto, un foro sobre derechos LGTB en Odesa también era atacado.

En julio del año pasado nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohiberon la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos.

Fuente Agencias/Cáscara Amarga/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Ucrania aprueba finalmente la normativa contra la discriminación exigida por la Unión Europea y protegerá el respeto a la identidad de género en su Código Laboral

Miércoles, 18 de noviembre de 2015

1889957El Parlamento de Ucrania ha aprobado finalmente las enmiendas al Código del Trabajo que impiden la discriminación laboral en base a las creencias religiosas, el origen étnico o la orientación sexual. La legislación era una exigencia de la Unión Europea para permitir a los ucranianos viajar sin necesidad de visado a los países comunitarios. Era la tercera ocasión en que se votaba la reforma, ya que en las dos anteriores no recibió los apoyos necesarios para alcanzar la mayoría requerida. La maratoniana sesión ha necesitado nada menos que de seis rondas de votación para conseguir la aprobación definitiva.

El Parlamento de Ucrania ha aprobado la enmienda a su Código Laboral para incluir la prohibición expresa de toda discriminación por razón de identidad de género que la Unión Europea consideraba como condición previa para que su ciudadanía pueda viajar por el territorio comunitario sin visado.

En los últimos años y a pesar de la política de expansión territorial la Federación Rusa, Ucrania y la Unión Europea han establecido lazos comerciales y políticos de cara a la cooperación y la integración sus economías. Sin embargo, para que dichos acuerdos tengan validez, la Unión Europea ha instado al estado ex soviético a que cumplan varios acuerdos de mínimos que mejoren los derechos humanos de su ciudadanía, en especial de las personas que pertenecen a minorías como la LGTBI.

Sin ser especialmente la Unión Europea el territorio que más hace posible la protección de su población trans, en Ucrania los derechos humanos del colectivo distan mucho de los -insuficientes- estándares europeos. Por esa razón, las autoridades comunitaria favorecen los contratos comerciales y políticos por compromisos firmes con su población más socialmente desfavorecida.

El Gobierno proeuropeo de Petró Poroschenko pretende alcanzar un acuerdo para eliminar la obligación del visado de los nacionales del país que quieran desplazarse a la UE. El objetivo a largo plazo es integrarse en la zona Schengen de libre circulación. A cambio, los tratados europeos exigen la implementación de medidas de profundización democrática y derechos humanos que incluyen la prohibición de la discriminación en el ámbito laboral. Por esta razón, el Parlamento de Ucrania aprobó una enmienda a en su Código Laboral que prohíbe -entre otras- la discriminación de las personas transexuales y transgénero y que satisface la condición previa de la UE para permitir los viajes por el territorio comunitario sin visado.

La primera votación sobre este asunto tuvo lugar el pasado 5 de noviembre, con un resultado infructuoso. Tan solo 111 diputados aprobaron el texto, cuando se necesitaba el apoyo de 226, a pesar de los esfuerzos del presidente, que incluso había destacado su trascendencia en un mensaje televisado en el que adelantaba que la aprobación de la medida podría suponer que los ucranianos pudieran viajar a la UE sin necesidad de visado el año próximo. Un gran número de diputados se ausentó de esta sesión, temerosos de salir perjudicados electoralmente por apoyar los derechos LGTB. Los oponentes a la ley habían alertado del “peligro” de una legalización del matrimonio igualitario al prohibir la discriminación de las personas LGTB, algo que rechazaron de plano los propulsores del texto.

32566_trabajo-laboral-mecanicaEl día 10 se celebró una nueva votación, consiguiendo el apoyo de 207 diputados, aún lejos de la mayoría necesaria. Finalmente, este 12 noviembre se presentó de nuevo la reforma del Código del Trabajo en el Parlamento, en una sesión maratoniana que necesitó nada menos que de seis rondas de votaciones. En la quinta, se había alcanzado ya el apoyo de 219 diputados. En ese momento, el presidente del Parlamento Volodymyr Groysman hizo un receso después de decir a los presentes: “Estimados diputados, nos separan siete votos de un régimen de exención de visados”.  Al reanudarse la sesión, insistió en su apoyo a la reforma: “el individuo y sus derechos están en la base de la sociedad”; e incluso trató despejar dudas con una declaración llena de intolerancia homófoba: “Dios prohíbe los matrimonios del mismo sexo en nuestro país”.

En la sexta ronda de votaciones, la reforma recibió los votos de 234 diputados, incrementándose el número de ellos tanto dentro de la facción del presidente Poroschenko, como de la del primer ministro Arseni Petróvich Yatseniuk. La enmienda que impedirá la discriminación laboral basada, entre otras, en la orientación sexual será incorporada al Código del Trabajo, un texto legal de la era soviética. Los proponentes de la reforma esperan que la Unión Europea acepte los cambios, aunque el plazo máximo establecido para la adopción de las medidas exigidas expiraba el 9 de noviembre. Sin embargo, los organismos europeos revisarán el cumplimiento de los criterios y decidirán sobre la exención de visados el próximo 15 de diciembre.

La asociación Transgender Europe ha querido felicitar al Estado Ucraniano por tomar esta decisión, y a su vez reclamar nuevas reformas que garanticen el desarrollo en igualdad de las personas trans.

En palabras de su Jefe de Políticas, Richard Köhler:

La discriminación en el empleo es un problema grave para las personas trans en Ucrania. Y mucho en ello tiene que ver  el arduo procedimiento del reconocimiento de la identidad de género. Dicho protocolo viola los derechos humanos del colectivo, por lo que ssu reforma debe ser la siguiente prioridad del Parlamento.”

Como afirma Köhler, actualmente uno de los principales obstáculos del colectivo trans para conseguir un acceso igualitario al trabajo en Ucrania es el propio reconocimiento legal del género, que incluye prácticas tan poco admisibles como la estancia obligatoria en hospitales psiquiátricos, divorcios y esterilizaciones.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB por ambos bandos

El pasado mes de junio, publicábamos los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aun así, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”. Poco después, en agosto, un foro sobre derechos LGTB en Odesa también era atacado.

En julio del año pasado nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohiberon la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos.

Por TGEU / Redacción chueca/Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

Ucrania rechaza una normativa contra la discriminación exigida por la Unión Europea

Miércoles, 11 de noviembre de 2015

himnoCon independencia del bando, las personas LGTB pierden”. Así titulábamos nuestro análisis del entonces incipiente conflicto en Ucrania hace un año y medio y así lo confirman los hechos. En una votación en el Parlamento el pasado miércoles, los diputados rechazaron una normativa contra la discriminación laboral basada en el origen étnico, las creencias religiosas o la orientación sexual. La legislación era una exigencia de la Unión Europea para permitir a los ucranianos viajar sin necesidad de visado a los países comunitarios.

El Gobierno proeuropeo de Petró Poroschenko pretende alcanzar un acuerdo para eliminar la obligación del visado de los nacionales del país que quieran desplazarse a la UE. El objetivo a largo plazo es integrarse en la zona Schengen de libre circulación. A cambio, los tratados europeos exigen la implementación de medidas de profundización democrática y derechos humanos que incluyen la prohibición de la discriminación en el ámbito laboral.

La votación sobre este asunto tuvo lugar el pasado miércoles. El presidente destacó incluso su trascendencia con un mensaje televisado: adelantaba que la aprobación de la medida podría suponer que los ucranianos pudieran viajar a la UE sin necesidad de visado el año próximo. Pero el resultado en el parlamento unicameral ucraniano arrojó solamente 111 votos a favor de la normativa antidiscriminatoria, lejos de los 226 necesarios. Un gran número de diputados se ausentó de la sesión, temerosos de salir perjudicados electoralmente por apoyar los derechos LGTB.

Los oponentes a la ley alertaron del “peligro” de una legalización del matrimonio igualitario al prohibir la discriminación de las personas LGTB, algo que rechazaron de plano los propulsores del texto. En cualquier caso, el plazo máximo establecido para la adopción de las medidas exigidas expiró el 9 de noviembre. La Unión Europea revisará el cumplimiento de los criterios y decidirá sobre la exención de visados el próximo 15 de diciembre.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB por ambos bandos

1369489870-firstever-gay-pride-parade-and-equality-march-in-kiev-ukraine_2084917Dosmanzanas daba cuenta, el pasado mes de junio, de los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aún con todo, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”. Poco después, en agosto, un foro sobre derechos LGTB en Odesa también era atacado.

En julio del año pasado nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohiberon la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Elton John pide a Putin que acabe con su “ridícula” postura sobre los derechos LGTB en Rusia

Jueves, 17 de septiembre de 2015

elton_johnAmpliamos la noticia que ya adelantábamos: El cantante británico Elton John ha afirmado que le gustaría reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin para pedirle que ponga fin a su “ridícula” postura sobre los derechos de los homosexuales en Rusia, tras su reciente visita a Ucrania y en una entrevista concedida a la cadena británica BBC.

John ha realizado esta ‘oferta’ a Putin después de participar, el pasado sábado, en una importante conferencia política que tuvo lugar en la capital ucraniana. Durante aquella intervención, el músico mostró su apoyo y solidaridad a Ucrania ante la agresión exterior, pero también aprovechó para pedir respeto hacia el colectivo LGTB. Así, se reunió con el presidente ucraniano Petro Poroshenko y pidió al país que brindase un mayor apoyo a las personas gais, lesbianas, bisexuales y transexuales, algo en lo que aún tenían “un largo camino que recorrer”. También se reunió con varios líderes empresariales para pedirles que no discriminen a sus empleados por razón de su orientación o identidad sexual.

John, abiertamente gay y activista por los derechos LGTB, contó en su entrevista que su conciencia le dictaba que debía tratar de persuadir a Putin para que acabase con sus prejuicios sobre el colectivo LGTB. “Me encantaría sentarme y hablar con él”, señalaba el cantante al corresponsal diplomático de la BBC, Bridget Kendall. Cuando se le preguntó qué le diría si se reuniese con el presidente ruso, John respondió lo siguiente: “Yo le diría ‘venga ya… los gays no son el problema aquí. Ellos no son el problema del mundo. El mundo se enfrenta a problemas mucho más grandes que la gente gay. Sé razonable y vamos todos a tratar de resolver los problemas del mundo, pero no aislemos y seamos prejuiciosos con las personas gays’”. A pesar de todo, John reconoció que “esto es como hacer castillos en el aire. Puede que [Putin] se ría a mis espaldas cuando cierre la puerta y diga que soy un absoluto idiota, pero al menos puedo decir que con toda conciencia lo intenté”.

John también aprovechó su intervención en Kiev para hacer alusión a una reciente marcha del Orgullo LGTB que tuvo lugar en la ciudad, donde una concentración de 250 personas requirió la presencia de 2.000 agentes para protegerlos de los ataques de los extremistas, y que acabó con diez personas heridas. “Con tristeza os digo que en esta misma ciudad este verano se organizó una marcha del orgullo gay en un lugar secreto, para intentar evitar que unos gamberros la interrumpieran y cometieran actos de violencia contra los participantes […] Todo esto no ocurrió en algún lugar lejano o en un tiempo lejano. Esto sucedió justo en esta misma ciudad hace apenas unas semanas. Así que yo os digo con sobriedad que tenemos un largo camino por recorrer”, señaló el cantante.

En el mismo acto y ante los allí presentes, John apeló a la necesidad de que Ucrania se uniese al mundo de la tolerancia, y dé la espalda al odio y a la discriminación, convirtiéndose al fin en un país europeo moderno. ”Existen momentos críticos en la vida de las sociedades y de las naciones. La elección de la libertad sobre la represión. La democracia sobre el totalitarismo. La aceptación sobre el odio. ¿Cuál será la brújula ética y moral de Ucrania? Vuestra postura sobre los derechos humanos será una característica definitoria de la nueva Ucrania”, expuso.

No obstante, John señaló que sigue ofreciendo conciertos en el país, a pesar de sus draconianas leyes, de manera que los hombres y mujeres LGTB no sientan que están solos. Curiosamente, el músico británico se convirtió en 1979 en la primera estrella de rock occidental en actuar en la entonces conocida como Unión Soviética. A este respecto, John asegura que siempre ha sido recibido con cariño por parte del pueblo ruso. Sin embargo, otros cantantes como la estadounidense Madonna sí han manifestado su intención de no volver a actuar en el país ruso, al considerar que “no quiero llevar a cabo conciertos en lugares donde ser homosexual equivale a un crimen“.

Putin condecora al político homófobo más conocido de Rusia

Parece claro, en cualquier caso, que la comunidad LGTB rusa y ucraniana tendrán que seguir luchando para hacer frente a la fuerte LGTBfobia social, judicial y política a la que se enfrentan a diario. Buena muestra es lo que sucedía al mismo tiempo en Moscú, donde el presidente Putin condecoraba con una de las más altas distinciones del estado ruso (la medalla de la Orden “por el Servicio a la Patria”) a Vitaly Milonov, diputado de la Asamblea Legislativa de San Petersburgo y el político que de una forma más clara encarna la LGTBfobia de estado.

El propio Milonov, uno de los principales impulsores de las leyes contra la “propaganda” homosexual e incansable acosador de cualquier evento, acto o reivindicación que tenga que ver con la realidad LGTB,  se ha ofrecido de hecho a reunirse con Elton John para evitarle a Putin tener que discutir “sobre un tema tan irrevelevante” y explicar al cantante las “bondades” de la legislación rusa.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Elton John pide a Ucrania más respeto hacia las personas LGTB

Martes, 15 de septiembre de 2015

elton_john_ucraniaEl cantante defendió, ante cientos de líderes empresariales y políticos, varios estudios que muestran que las economías emergentes que protegen los derechos de los LGBT tienen un PIB per cápita más alto.

Elton John pidió a los líderes de negocios de Ucrania que acepten a los homosexuales en oficinas y otros sitios de trabajo, diciéndoles que aquellas políticas que reprimen “a los ciudadanos LGBT… obstaculizan el desarrollo económico“.

John, que cuenta con una ya larga carrera como activista de los derechos de los homosexuales, habló ante cientos de líderes empresariales y políticos durante un foro de alto perfil en Kiev.

El cantante se refirió a estudios que muestran que las economías emergentes que protegen los derechos de los LGBT tienen un Producto Interno Bruto per cápita más alto.

Aseguró que “ser tolerante e incluyente, no es solo lo moralmente correcto para la nueva Ucrania, sino que es lo más inteligente que se debe hacer”.

El cantante y compositor británico tocó dos conciertos al aire libre en Kiev en 2007 y 2012 para crear conciencia sobre el Sida en Ucrania, que tiene la tasa más alta de esa enfermedad en Europa.

En unas declaraciones a la cadena británica BBC, la estrella pop señaló que le gustaría conversar con Putin aunque “puede que se ría a mis espaldas… y diga que soy un completo idiota“.

John acusó al mandatario de decir “estupideces”, después de que el presidente ruso advirtiera a las personas homosexuales que viajaran a su país con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, que “dejaran a los niños en paz”. Igualmente indicó que, de tener la oportunidad, le diría a Putin que dejara de “aislar y tener prejuicios contra las personas homosexuales”.

Fuente Agencias

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

Encapuchados atacan con bombas de humo un foro sobre derechos LGTB en Odesa (Ucrania)

Martes, 18 de agosto de 2015

484205772Un grupo de encapuchados atacó el pasado sábado el local donde activistas de la ciudad ucraniana de Odesa pretendían reunirse para celebrar un foro sobre derechos LGTB. El acto pretendía ser una alternativa a una marcha del Orgullo prohibida por un tribunal de la ciudad por motivos de seguridad. Afortunadamente, no se produjeron víctimas.

A pesar de los ataques de un grupo de extrema derecha al Orgullo de Kiev en el mes de junio, los activistas de Odesa pidieron permiso a las autoridades para celebrar una marcha en la ciudad costera del mar Negro. Sus esperanzas estaban puestas en la actitud pro-occidental del gobernador de la provincia y expresidente georgiano, Mikheil Saakashvili. Pero los organizadores se encontraron con el silencio de las autoridades locales, cuya postura oficial fue la de “neutralidad”.

Según la directora del comité de organización Anna Leonova, varios establecimientos que habían mostrado su apoyo al acto fueron objeto de acoso y amenazas por parte de supuestos miembros de la policía. Desde el movimiento del Maidán –que forzó la destitución del presidente Víktor Yanukóvich el año pasado– se acusó a los activistas de querer “provocar reyertas masivas en la ciudad”. El Pravyi Sektor, organización de extrema derecha integrada en el Maidán, advirtió que la marcha “no tendría lugar” aunque afirmaron que no atacarían a los activistas. Los ultranacionalistas ucranianos mostraban su preocupación por el uso que la propaganda prorrusa haría de una marcha del Orgullo LGTB.

Finalmente, el pasado jueves la corte administrativa del distrito falló en contra de los activistas y prohibió la manifestación por el “peligro real y amenaza para el orden público en la ciudad, así como para la salud y las vidas de los participantes y de otros ciudadanos”. Un riesgo que se vería amplificado por la presencia de hooligans que habían acudido a la ciudad para asistir a varios partidos de fútbol. El portavoz del Orgullo de Odesa Kyrylo Bodelan tachó el veto de “ilegal” por violar “el derecho constitucional de reunión”.

Los activistas no se rindieron, y un pequeño grupo de ellos se congregaron junto al ayuntamiento de la ciudad, aunque fueron rápidamente dispersados por la policía. En sustitución de la manifestación, estaba prevista la celebración de un foro sobre la historia del movimiento por los derechos LGTB. Pero justo antes de que este diera comienzo, un grupo de individuos con el rostro cubierto arrojaron varias bombas de humo a los participantes y se dieron a la fuga. Según Bodelan, nadie resultó herido.

Ucrania: hostigamiento a la comunidad LGTB por ambos bandos

Dábamos cuenta, el pasado mes de junio, de los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aun así, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”.

En julio del año pasado nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando de nuevo su negativa en supuestos problemas para garantizar la seguridad, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohiberon la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio homófobo instalado en la sociedad ucraniana. Un país en el que, como ya avanzábamos al desatarse las protestas del Maidán a comienzos de 2014, las personas LGTB se ven perjudicadas con independencia del bando.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Ucrania: dos chicos gais pasean de la mano en Kiev y son agredidos por un grupo de neonazis

Lunes, 27 de julio de 2015

750x387xkiev.jpg.pagespeed.ic.Ow25NTus5FHace unos días os mostrábamos el experimento que dos chicos habían hecho en Moscú paseando de la mano. Entonces, vimos la homofobia latente en Rusia, con insultos, miradas algún que otro empujón… Tras ese experimento, Zoryan Kis and Tymur Levchuk han querido repetir la prueba en Kiev, la capital de Ucrania. Mientras paseaban recibieron miradas y chistes al estilo “son como aliens”. Incluso hubo quien les hizo foto, como si fueran monos de feria. Decidieron dar un paso más y uno de ellos se sentó en las piernas del otro. Fue entonces cuando un grupo de neonazis se les acercó y les agredió… Puede verse en el vídeo.

A diferencia de la pareja homosexual que se grabó paseando de la mano en Moscú (Rusia), tras la sentencia del Tribunal Supremo de Estados Unidos (que extendía el matrimonio igualitario a todo el país y reconocía la histórica discriminación de la comunidad LGTB), los jóvenes ucranianos que han llevado a las calles de Kiev su simbólica acción igualitaria no han sido increpados por la gente. Sin embargo, al sentarse juntos (uno apoyado sobre el otro) con un ramo de flores, en una céntrica vía de la capital, reciben las amenazas y los golpes de un grupo de entre 10 y 15 neonazis. “En nuestra sociedad hay unos pocos grupos agresivos y homófobos radicales, preparados para el ataque físico”, concluye uno de los agredidos en el vídeo de Bird in Flight, que podéis ver a continuación.

La homofobia de estado rusa alienta la impunidad a la hora de discriminar o agredir verbal o físicamente a cualquiera que presente una mínima visibilidad LGTB. En Ucrania, afortunadamente, el proyecto de ley contra la “propaganda homosexual” fue finalmente archivado el pasado mes de enero. No obstante, eso no significa que no exista una profunda homofobia en algunos sectores sociales y políticos ucranianos. Como consecuencia del conflicto entre Ucrania y Rusia, en las zonas ucranianas de influencia rusa se aplican ‘de facto’ las directrices homófobas de Moscú. Pero en el resto del país la situación real de las personas LGTB no es mucho más favorable, aunque se enmascare la hostilidad públicamente con argumentos de bajo calado. La presencia de grupos ultras en Ucrania es notoria y no cuenta con una contundente reacción de las administraciones públicas.

Ciertas diferencias en materia LGTB se ponen de manifiesto comparando los vídeos de la pareja que pasea de la mano por Moscú y la que hace lo propio en Kiev. En Moscú cualquier homófobo o intolerante no se corta a la hora de insultar o recriminar cualquier gesto de visibilidad igualitaria, amparado por la propia legislación nacional. Por el contrario, en Kiev unos miran con sorpresa, otros con curiosidad o con desdén pero no se inmiscuyen ni increpan a la pareja del vídeo. Los encargados de “limpiar” las calles de cualquier muestra de igualdad LGTB son “minorías que tratan de forzar al resto a actuar según sus normas”, según explica uno de los jóvenes que aparece en el vídeo.

Persistente LGTBfobia

Dosmanzanas daba cuenta, el pasado mes de junio, de los ataques durante la marcha del Orgullo LGTB de Kiev, que se saldó con al menos 10 heridos y 25 ultras detenidos. Aún con todo, teniendo en cuenta el clima de crispación y la imperante homofobia social, los organizadores y activistas participantes consideraron que la presencia de unos 300 personas era un éxito, teniendo en cuenta que “todos sabían que era peligroso”.

En julio del año pasado nos hacíamos eco de las imágenes que registran el intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Este miserable incidente ocurría pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, justificando su negativa en supuestos problemas para garantizar la “seguridad”, así como por la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohiberon la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana, a petición de un grupo de parlamentarios, que también esgrimieron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Pero a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba a los pocos días por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la ira de los grupos de extremistas.

De hecho, la presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba dicha suspensión se convirtieron en la imagen de la persistencia del odio LGTBfóbico instalado en la sociedad ucraniana. Una sociedad que trata de acercarse a Europa sin poner freno a la discriminación a la que aboca a una parte de sus propios ciudadanos.

Fuente Dosmanzanas y AmbienteG

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Cinco policías heridos por ultraderechistas durante el Orgullo Gay de Kiev

Miércoles, 10 de junio de 2015

11391539_10207387992804442_4629389028056763200_nLos agresores intentaron boicotear la manifestación, que transcurría junto al río Dnipro, con bombas de humo y piedras.

Varios políticos ucranianos, incluyendo el movimiento radical Sector de la Derecha, se comprometieron a interrumpir el evento.

 

En los países del Este europeo las manifestaciones del Orgullo Gay son más que necesarias, pues allí los derechos de los ciudadanos LGTB suelen ser ignorados, y además, se les puede perseguir legalmente como sucede en Rusia, donde la homofobia está a la orden del día. Este fin de semana, en Ucrania, se celebró el Pride de Kiev, la capital del país, una marcha que se saldó con varios heridos, entre ellos algunos policías, después de que numerosos radicales ultranacionalistas intentasen atacar a los participantes del desfile, a los que lanzaban petardos, piedras, bombas de humo y otros objetos. Unas 300 personas se aglutinaron en tal cita, entre activistas, simpatizantes y miembros de la prensa.

Diez personas resultaron heridas durante el ataque de un grupo de extrema derecha a la Marcha del Orgullo celebrada el pasado 6 de junio en Kiev, la capital de Ucrania. Los atacantes, que arrojaron piedras y botes de humo a los manifestantes, fueron reducidos por el efectivo policial dispuesto al efecto, compuesto por 2.000 agentes, que sufrieron también enfrentamientos de cruda violencia. Al menos 25 de los agresores fueron detenidos y conducidos a las dependencias policiales.

1450079_10207387994604487_6342540135959332561_nEn los días previos a la convocatoria, tanto el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, como los responsables de seguridad de la ciudad habían solicitado a las organizaciones LGTB que cancelaran el evento, con la excusa de la situación de guerra que se vive en el este del país, y de la posibilidad de sufrir ataques por grupos de extrema derecha, fuertes en la capital y de conocida y proclamada LGTBfobia. Incluso se avisó de que se había detectado la infiltración de algunos de sus miembros en las filas LGTB. El alcalde Klitschko advertía de que “ahora, con la guerra que prosigue en el este de Ucrania, no es el momento adecuado de realizar actos públicos que son percibidos como ambiguos por la sociedad…  Insto a no inflamar el odio y no crear otro enfrentamiento en la capital”.

Eran los mismos argumentos que se habían esgrimido el pasado 2014 para suspender las celebraciones del Orgullo. Sin embargo, este año las autoridades se han limitado a solicitar a los organizadores la cancelación de la Marcha por la Igualdad por las calles de Kiev, principal evento del Orgullo, algo a lo que las asociaciones LGTB se negaron. El presidente Petró Poroshenko, deseoso de ofrecer buena imagen ante sus valedores en la Unión Europea, declaraba que, aunque no participaría en la Marcha, sí que la apoyaba. “No voy participar, declaraba el viernes previo Poroshenko, “pero no hay motivo alguno para que alguien trate de perturbarla, pues es un derecho constitucional de todos los ciudadanos de Ucrania”. Para proteger ese derecho, el presidente ordenó el despliegue de un efectivo de 2.000 policías.

La Marcha por la Igualdad consiguió reunir a un grupo de 300 valerosos defensores de los derechos LGTB, que decidieron ejercer su derecho a expresar sus reivindicaciones pese a las amenazas. Entre ellos se encontraban dos miembros del Parlamento ucraniano, el embajador de Suecia en Ucrania, Stefan Gullgren, y un miembro de la embajada estadounidense. Los convocantes eran conscientes del peligro, tanto que quisieron recalcar, como hizo la activista Anna Sharygina, que “se trata de una Marcha por la Igualdad, no de un desfile. Hoy hablamos de los derechos LGTB como derechos humanos”, pues “la comunidad LGTB no tiene nada que celebrar”.

kiev_gay_pridePoco después de comenzada la manifestación, un grupo de agresores, identificados posteriormente como de extrema derecha, comenzaron a lanzar piedras y botes de humo contra los manifestantes. El efectivo policial se desplegó para proteger a los manifestantes, pero tuvieron que sufrir también los ataques de los extremistas, que ocasionaron al menos 10 heridos. Finalmente, tras duros enfrentamientos, se consiguió disolver al grupo agresor y detener a 25 de sus miembros, según comunicación del Ministerio del Interior. La policía que velaba para que todo se desarrollase en orden sufrió lo los ataques de estos radicales. Cinco policías ucranianos resultaron heridos, uno de ellos grave, en enfrentamientos con varias decenas de radicales ultranacionalistas que intentaron atacar a los integrantes de la marcha del orgullo gay celebrada este sábado en Kiev.

Al menos 25 radicales fueron detenidos cuando lanzaban petardos y otros objetos contra los participantes en la marcha y los agentes policiales, según el Ministerio de Interior ucraniano. Al parecer, uno de los policías sufrió la rotura de una vena en el cuello al recibir el impacto de la metralla que se encontraba en el interior de un petardo lanzado por los violentos. “Varias decenas de radicales de extrema derecha irrumpieron en el lugar donde se celebra el ‘Orgullo de Kiev’ y lanzaron entre cinco y diez petardos. Han sido detenidos por la policía”, escribió en su Twitter Serguéi Leschenko, diputado del gubernamental “Bloque Poroshenko” del presidente ucraniano. Alrededor de 300 personas, incluidos los periodistas que cubren el evento, participaron en la marcha entre fuertes medidas de seguridad, según la agencia local “Interfax Ukraini“. La policía detuvo al menos a 20 personas por estos disturbios que intentaron ensombrecer la segunda manifestación del Orgullo Gay de Ucrania. En el siguiente vídeo podéis observar cómo se desarrollaron los hechos:

Dmitry Pichakhchi y su novio Denis Panin, ambos participantes en la manifestación y miembros de la asociación LGTB Fulcrum, consideraban un éxito la Marcha por la Igualdad, pues “acudieron muchos considerando la situación” y que “todos sabían que era peligroso”. Otros activistas, como Olena Shevchenko, temen sin embargo, que la percepción que pueda tener la ciudadanía ucraniana sea la de “los LGTB luchando contra patriotas”. Por su parte, Bogdan Globa, director ejecutivo de Fulcrum, destacaba la tristeza que le causaba tanta violencia y el saber que “hay un montón de gente que quiere matar a los gais”.

El “Orgullo Gay” se celebró este año por segunda vez en Ucrania, después de una primera marcha celebrada en 2013, también entre fuertes medidas de seguridad.

Intensa y violenta LGTBfobia social

Además de a la grave desigualdad legal, la comunidad LGTB ucraniana debe enfrentarse a una fuerte LGTBfobia social, judicial y política. En el verano de 2014 recogíamos las pavorosas grabaciones del intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. Los hechos sucedían pocos días después de que las autoridades de la ciudad prohibieran la celebración de la Marcha del Orgullo, esgrimiendo motivos de seguridad y la situación de guerra en el este del país.

En 2013 fueron los tribunales los que prohiberon la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana a petición de un grupo de parlamentarios, que también adujeron como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Sin embargo, a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba días después por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la violencia de los grupos de fanáticos.

La amenazante presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados. Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet, a quien antes hacíamos mención, cuando comunicaba esta suspensión estremecieron al mundo y se convirtieron en símbolo de la implacable homofobia social que asola a Ucrania.

Fuente Dosmanzanas, Cáscara Amarga y Ragap

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ucrania archiva el proyecto de ley contra la “propaganda homosexual”

Viernes, 30 de enero de 2015

gayukraineLa Rada Suprema (el parlamento de Ucrania) ha excluido de su agenda legislativa para el actual periodo de sesiones un proyecto de ley para castigar con penas de cárcel la divulgación de informaciones positivas acerca de la homosexualidad. Una medida que iba en la línea de la ya vigente en la vecina Rusia, circunstancia que parece haber sido clave para el abandono de su tramitación.

La idea de instaurar una ley contra la “propaganda homosexual” se instaló en Ucrania en los primeros meses de 2012. Tras haber quedado en suspenso en julio de ese año, en octubre el Parlamento aprobaba en primera lectura un proyecto de ley que preveía un castigo de hasta cinco años de prisión para aquellos que divulguen información positiva sobre la homosexualidad. Aunque contemplaba penas más duras aún, se trataba de una norma en la línea de la ya aprobada hace dos años en Rusia, con el supuesto objetivo de “proteger a los menores”. El último ejemplo sobre los efectos de su aplicación lo recogíamos esta misma semana.

Volviendo a Ucrania, la “capitulación” de julio de 2012 fue el resultado de la movilización del movimiento LGTB local y de las presiones de la comunidad internacional. La ley había sido, en efecto, denunciada por las instituciones europeas, la administración Obama y varias organizaciones de defensa de los derechos humanos. Una petición internacional lanzada por la plataforma AllOut.org para pedir su retirada recogió en pocas semanas más de 120.000 firmas. También Elton John se posicionó contra la ley (el cantante, que en 2009 intentó sin éxito adoptar un niño ucraniano, aprovechó un concierto en Kiev para pedir a los ucranianos que pusieran fin a la persecución de las personas LGTB). La tramitación del proyecto, finalmente, quedó en suspenso hasta las elecciones del año pasado.

Tras el triunfo de la revuelta que llevó a la salida del poder del presidente prorruso Víktor Yanukóvich y el conflicto con Rusia en la parte oriental del país, poco ha cambiado la situación para las personas LGTB en Ucrania. Pero el afán por distanciarse de Rusia ha tenido al menos un efecto colateral positivo: esta semana, la iniciativa homófoba salía de la agenda legislativa de la Rada Suprema tras considerarse que ha “perdido su relevancia” en aplicación del reglamento de la cámara. El activista Svyatovslav Sheremet explicó que este tipo de iniciativas “conectadas con Rusia y el ‘mundo ruso’” tienen muy pocas posibilidades de prosperar.

Y ello a pesar de la fuerte homofobia que sigue imperando en el país. El verano pasado recogíamos las pavorosas grabaciones del intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev. En 2013 los tribunales prohibían la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana a petición de un grupo de parlamentarios que esgrimían como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Sin embargo, a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba días después por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la violencia de los grupos de fanáticos. La amenazante presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados.

Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet, a quien antes hacíamos mención, cuando comunicaba esta suspensión estremecieron al mundo y se convirtieron en símbolo de la implacable homofobia social que asola a Ucrania. Y es que, cuando de los derechos de las personas LGTB se trata, pocas son las diferencias reales entre Rusia y Ucrania.

Fuente Dosmanzanas

Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Queman el cine más antiguo de Kiev durante la proyección de una película LGBT

Lunes, 3 de noviembre de 2014

noticias_file_foto_888645_1414760531El cine Zhovten, el más antiguo de Kiev, sufrió un aparatoso incendio durante la proyección de una película de temática LGBT. Los hechos ocurrieron en la noche de este miércoles (29 de octubre), después de que un individuo no identificado lanzara una granada de humo a los espectadores que se encontraban visionando la cinta.

El fuego se inició a las 21.41 horas. Hasta el lugar se trasladaron 22 unidades del cuerpo de bomberos, que tardaron cinco horas hasta que culminaron los trabajos de extinción, según el Servicio de Emergencias del Estado.

Ninguna de las 100 personas que se encontraban en ese momento en la sala resultó herida. Sin embargo, el edificio, construido en 1931 sufrió graves daños materiales.

“La película llevaba 20 minutos de proyección cuando la gente de las últimas filas comenzó a alertar del humo”, relata Aleksey Chaschin, coordinador del Melodist Filmfest, un festival de cine que celebra esta semana su 44 edición en la emblemática sala de la capital ucraniana.

La película francesa Les Nuits d’été (Las noches de verano) se muestra como parte de un programa de LGBTI en este festival.

Yevhen Zelman, uno de los espectadores que se encontraban en ese momento en la sala, publica en su facebook que “un desconocido había lanzado una granada de humo incendiaria al patio de butacas”. Asegura que la gente empezó a correr, pero las salidas de emergencia estaban bloqueadas y los porteros y guardias de seguridad no sabían cómo usar los extintores de incendios.

Alexei Blyuminov, otro espectador, asegura en la red social que la razón para el ataque incendiario “era obvio, si tenemos en cuenta que estaban exhibiendo una película LGBTI”. “En un país, donde los nazis de la calle se han convertido en agentes de la policía, nadie va a investigar un crimen cometido por la extrema derecha. Lo que sabe una mano, que lo sepa la otra”, asienta.

Otras fuentes aseguran que el ataque fue causado por una disputa entre el gerente del cine y el propietario del edificio, que quieren desalojar.

El alcalde de Kiev Vitaly Klitschko asegura que el cine sería reconstruido.

Fuente Ragap

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Cámara de seguridad capta el estremecedor intento de asalto de un grupo neonazi a un local de ambiente gay en Kiev (Ucrania)

Sábado, 12 de julio de 2014

UkraineDicen que una imagen vale más que mil palabras. En todo caso, los vídeos que mostramos en esta entrada son elocuentes de la situación de las personas LGTB en muchos lugares del este de Europa, y más en concreto en Ucrania, donde los grupos de extrema derecha parece haberse hecho fuertes tras la llegada al poder de los nacionalistas antirrusos. Las imágenes muestran dos ataques de un grupo de neonazis a un local gay de Kiev, en Ucrania.

Las imágenes corresponden al Pomada Club (Club Pintalabios, en castellano) un local de ambiente gay de la capital ucraniana, y aunque la mayoría de los medios LGTB internacionales solo recogen uno de los vídeos y lo reportan como pertenecientes a un único ataque, en realidad existen dos vídeos fechados en días sucesivos, lo que parece indicar que en realidad ha existido más de un ataque perpetrado posiblemente por los mismos agresores.

El primer vídeo muestra a un grupo de aproximadamente 20 jóvenes claramente identificables como neonazis por su aspecto y simbología que intenta entrar a la fuerza en el local. En las imágenes se aprecia cómo los clientes que se encontraban en la puerta se apresuran a entrar cuando se dan cuenta. Un joven que también se disponía a entrar opta por salir huyendo y es perseguido por dos de los neonazis. Por fortuna vemos como rápidamente estos dos regresan con el resto, por lo que intuimos que el joven consigue huir. Varios de los neonazis penetran en el local, pero tras lo que parece ser un forcejeo en el interior, posiblemente con la seguridad del local (las imágenes están grabadas por una cámara de seguridad exterior y no es posible ver lo que sucede), vuelven a salir casi de inmediato, cierran la puerta y huyen del lugar:

Este vídeo está fechado, según la cámara de seguridad, el pasado día 5, y es el que más se ha difundido. Pero existe además un segundo vídeo, fechado un día después, que resulta incluso más sobrecogedor, y que muestra a un grupo de neonazis (probablemente el mismo) que se acercan a la puerta del local, ataviados muchos de ellos con pasamontañas, guantes, ropa militar y alguna mochila. Indumentaria que da a entender una mayor planificación y su disposición a perpetrar una agresión aún más terrible.

La puerta está en este caso cerrada, aunque el grupo llama al timbre, esperando sin duda poder entrar a la fuerza en el momento en que se entreabra un poco. En ese momento los jóvenes se fijan en la cámara de seguridad y la destrozan, cortando la grabación:

Aunque existe cierta confusión sobre la secuencia de acontecimientos, lo cierto es que las imágenes hablan por sí solas, y de hecho el Ministerio del Interior ucraniano habría confirmado que en algún momento los agresores llegaron a arrojar al interior del local una bomba de humo y varios petardos, con la evidente intención de generar el pánico entre los clientes. La agresión podría haber terminado en tragedia, aunque parece que en esta ocasión se saldó sin víctimas.

El asalto al local gay se produjo coincidiendo precisamente con la cancelación del Orgullo LGTB de Kiev, del que informábamos esta misma semana, por no ser el “momento adecuado para una celebración”. La amarga paradoja es que, con esta violación de los derechos de manifestación y expresión, las autoridades ucranianas adoptan la misma actitud que sus adversarios rusos. Los habitantes LGTB de Kiev ven cercenados sus derechos de la misma manera que sus hermanos de Moscú, o incluso sus hasta hace unos meses compatriotas de Sebastopol, en la península de Crimea, que comprobaron cómo eran prohibidas las manifestaciones del Orgullo de este año tras su anexión a Rusia, en aplicación de las leyes homófobas vigentes en ese país.

1635290Ucrania y Rusia. En homofobia, tanto monta…

Ya en 2013 los tribunales prohibían la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital ucraniana a petición de un grupo de parlamentarios que esgrimían también como motivo para la prohibición los posibles disturbios entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Sin embargo, a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba días después por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la violencia de los grupos de fanáticos. La amenazante presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados.

Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba esta suspensión estremecieron al mundo y se convirtieron en símbolo de la implacable homofobia social que asola a Ucrania. Y es que, cuando de los derechos de las personas LGTB se trata, pocas son las diferencias reales entre Rusia y Ucrania.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , ,

Ucrania: suspendida una vez más la Marcha del Orgullo de Kiev, por no ser “el momento adecuado para una celebración”

Viernes, 11 de julio de 2014

600954_des-militants-des-droits-des-homosexuels-defilent-le-25-mai-2013-lors-de-la-gay-pride-a-kievUn año más, la Marcha del Orgullo de Kiev, la capital ucraniana, ha sido cancelada por las autoridades. Si el año pasado fueron los tribunales, a instancia de un grupo de parlamentarios, quienes prohibían la manifestación reivindicativa de los derechos LGTB, este año ha sido la administración local quien ha cercenado el derecho a la manifestación de las lesbianas, gais, transexuales y bisexuales ucranianos.

El lema del Orgullo de Madrid de 2014, “Nos manifestamos por quienes no pueden”, adquiere todo su significado cuando llegan noticias como esta. El mismo sábado día 5 de junio en que las calles de la capital española se desbordaban con su magnífica fiesta reivindicativa, debían llenarse las de Kiev con el arcoíris de las banderas de los valientes activistas ucranianos. Sin embargo, el alcalde de la ciudad, Vitali Klitschko, comunicaba con tan solo un día de anticipación que la Marcha del Orgullo quedaba cancelada.

La excusa de este año es, de nuevo, que no se podría proteger a los manifestantes de posibles agresiones de contramanifestantes LGTBfobos, y que la situación actual de confrontación bélica en el este del país hace que este no sea “el momento adecuado para una celebración”. Olena Shevchenko, miembro del comité organizador de la Marcha del Orgullo, lamentaba esta suspensión, que tenía lugar después de meses de negociaciones, y la calificaba de “gran decepción”, estimando que el alcalde Klitschko “debería tener un mejor entendimiento de lo que es la exigencia de la igualdad”. Para Shevchenko, “no puede haber una jerarquía de derechos humanos. Parece que nunca es el momento adecuado para los derechos LGTB”.

Brian Dooley, miembro de la organización Human Rights First que se encuentra actualmente en Ucrania desarrollando un trabajo de investigación, opina que el país “se enfrenta a muchos desafíos: el enfrentamiento bélico en el este, la organización de un nuevo gobierno y la respuesta a la agresión rusa, pero la libertad de reunión pacífica no se puede negar, incluso en tiempos de crisis”. Dooley critica la actitud de las autoridades ucranianas, pretendidamente proeuropeas, al estimar que “tras todas sus declaraciones sobre compartir los valores europeos, el nuevo gobierno de Ucrania ha fallado hoy en una prueba fundamental de respeto a los derechos humanos”.

En derechos LGTB, Ucrania y Rusia sí van de la mano

1369489870-firstever-gay-pride-parade-and-equality-march-in-kiev-ukraine_2084917La amarga paradoja es que, con esta violación de los derechos de manifestación y expresión de las reivindicaciones LGTB, las autoridades ucranianas adoptan la misma actitud que sus adversarios rusos. Los habitantes LGTB de Kiev ven cercenados sus derechos de la misma manera que sus hermanos de Moscú, o incluso sus hasta hace unos meses compatriotas de Sebastopol, en la península de Crimea, que comprobaron cómo eran prohibidas las manifestaciones del Orgullo de este año tras su anexión a Rusia, en aplicación de las leyes homófobas vigentes en ese país.

Ya el pasado 2013 los tribunales prohibían la que hubiera sido primera Marcha del Orgullo de la capital de Ucrania, a petición de un grupo de parlamentarios que esgrimían también como motivo para la prohibición los posibles disturbios que se pudieran ocasionar entre manifestantes y opositores a los derechos LGTB. Sin embargo, a pesar de la orden judicial, una cincuentena de activistas se manifestaba días después por las calles de Kiev, teniendo que ser protegidos por la policía de la violencia de los grupos de fanáticos. La amenazante presencia de esos mismos grupos obligó a suspender en 2012 todos los actos reivindicativos programados.

Las espantosas imágenes del ataque al activista LGTB Svyatoslav Sheremet cuando comunicaba esta suspensión estremecieron al mundo y se convirtieron en símbolo de la implacable homofobia social que asola a Ucrania. Y es que, cuando de los derechos de las personas LGTB se trata, pocas son las diferencias reales entre Rusia y Ucrania.

Fuente Dosmanzanas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Tras su anexión a Rusia, quedan prohibidas las Marchas del Orgullo de Sebastopol en aplicación de sus leyes homófobas.

Jueves, 17 de abril de 2014

Kiev_Gay_PriddeLas autoridades de Sebastopol, en la península de Crimea, han prohibido la celebración de las Marchas del Orgullo programadas para los días 22 y 23 del presente mes de abril. La prohibición se ha dictaminado en base a las leyes homófobas vigentes en Rusia sobre la llamada “propaganda homosexual”. Se trata de la primera vez que se aplica esa normativa en la ciudad tras su anexión a Rusia en marzo bajo el estatus de ciudad federal.

El referéndum mediante el cual Sebastopol se separaba de Ucrania para anexionarse a Rusia como “sujeto federal” dividió a la comunidad LGTB de la ciudad. Si bien muchos se consideraban culturalmente rusos, también temían verse sometidos a las leyes vigentes en ese país, que coartan la visibilidad de las personas LGTB, impidiendo, entre otras cosas, la celebración de las Marchas del Orgullo.

Sin embargo, la secesión de Ucrania triunfó en el referéndum, con un apoyo del 97 % de los participantes, aunque los países occidentales no han reconocido el resultado por considerarlo ilegal. Tras la aprobación de la independencia de Crimea por su Parlamento, el Ayuntamiento de Sebastopol aplicó el resultado del referéndum, votando a favor de la integración de la ciudad en la Federación de Rusia como territorio federal, es decir, como una entidad diferenciada del resto de Crimea, con el mismo estatus de las ciudades de Moscú y San Petersburgo.

De la homofobia social de Ucrania…

Ciertamente, la situación de la población LGTB en Ucrania es complicada. La homosexualidad fue legalizada en 1991, pero más allá de eso no se reconoce ningún derecho. La homofobia, amparada desde ámbitos como el religioso o el policial, es generalizada. Un sondeo hecho público en noviembre de 2011 mostraba que el 78,1 % de los ucranianos condena las relaciones entre personas del mismo sexo.

Es imposible no recordar, por ejemplo, la brutal agresión que sufría en mayo de 2012 el activista LGTB Svyatoslav Sheremet con ocasión de la que iba a ser primera marcha del Orgullo en Kiev, la capital ucraniana, suspendida en el último momento ante la presión de cientos de contramanifestantes. Cuando Sheremet explicaba a un grupo de periodistas el porqué de la anulación, fue brutalmente atacado por una decena de jóvenes que se ensañaron con él, pateándole con fuerza incluso cuando ya estaba en el suelo. Un año después, en mayo de 2013, el Orgullo era prohibido por los tribunales a petición de un grupo de parlamentarios ucranianos, argumentando posibles disturbios. Aún así, la marcha se acabó celebrando, y 50 activistas se manifestaron durante algo menos de una hora.

La situación actual en Ucrania tras el conflicto con Rusia es aún menos halagüeña para el colectivo LGTB, si se tiene en cuenta que el partido de extrema derecha Svoboda (“Libertad”), algunos de cuyos miembros han atacado en el pasado a activistas LGTB, es uno de los grandes triunfadores de la “revolución ucraniana”, hasta el punto de que ha colocado en el nuevo gobierno al vice primer ministro, a tres ministros y al fiscal general, además de a varios gobernadores de provincias. Otra de las formaciones que ha crecido al calor de las revueltas es el denominado Pravy Sektor (“Sector de Derechas”), una organización neonazi de carácter paramilitar cuyo líder es Dmitri Yarosh, que en una entrevista al diario El País expresaba su actitud negativa hacia los homosexuales, indicando que no aceptaba la “propaganda homosexual” ni el matrimonio igualitario.

…a la homofobia de estado rusa

Pero, con la anexión a Rusia, esa misma población se enfrenta a una homofobia social de igual o mayor intensidad y a una legislación que impide de hecho la propia visibilidad de las personas LGTB. Cualquier celebración de las festividades del Orgullo, por ejemplo, es prohibida por ser considerada “propaganda de relaciones no tradicionales a menores”.

Quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo son detenidos y sancionados. Aun más temible es la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de autoridades y población.

En un correo electrónico dirigido a la cadena de noticias estadounidense NBC News, uno de los miembros de la comunidad LGTB de Crimea, Maxim Kornilov, resumía la situación actual de la siguiente manera: “antes de la ocupación rusa era muy complicado ser gay en Ucrania, por eso seguía en el armario y me sentía atrapado. Ahora es absolutamente insoportable”.

Fuente Dosmananas

Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Ucrania: con independencia del bando, las personas LGTB pierden

Miércoles, 19 de marzo de 2014

ucrania-ley-homosexualMucho se está hablando de Ucrania estos días, y más se hablará en próximas semanas. El reciente triunfo de la revuelta que llevó a la salida del poder del presidente prorruso Víktor Yanukóvich y el aún más reciente referéndum de Crimea han provocado una convulsión internacional de difícil pronóstico. Se suceden en prensa los análisis, a veces con un enfoque demasiado simplista y maniqueo. Nosotros hemos querido asomarnos hoy a un conflicto en el que nos resulta difícil dirimir qué bando tiene la razón, pero en el que hay algo seguro: las personas LGTB pierden, en cualquier caso.

La situación de la minoría LGTB en Ucrania ya era muy complicada antes del estallido del presente conflicto. La homosexualidad fue legalizada en 1991, pero más allá de eso no existe reconocido ningún derecho. La homofobia, amparada desde ámbitos como el religioso o el policial, es generalizada. Un sondeo hecho público en noviembre de 2011 mostraba que el 78,1 % de los ucranianos condena las relaciones entre personas del mismo sexo.

article-2147385-1331EACB000005DC-270_634x512Todavía permanece en nuestra retina la imagen de la brutal agresión que sufría en mayo de 2012 el activista LGTB Svyatoslav Sheremet con ocasión de la que iba a ser primera marcha del Orgullo LGTB de Kiev, la capital ucraniana, suspendida en el último momento ante la presión de cientos de contramanifestantes. Cuando Sheremet explicaba a un grupo de periodistas el porqué de la anulación, fue brutalmente atacado por una decena de jóvenes que se ensañaron con él, pateándole con fuerza incluso cuando ya estaba en el suelo. Los extremistas atacaron también a otras personas presentes con gases lacrimógenos, puñetazos y patadas. Un año después, en mayo de 2013, el Orgullo era prohibido por los tribunales a petición de un grupo de parlamentarios ucranianos, argumentando posibles disturbios. Aún así, la marcha se acabó celebrando, y 50 activistas se manifestaron durante algo menos de una hora.

No han sido ni mucho menos los únicos incidentes de tipo homófobo que hemos recogido ocurridos en Ucrania. También en mayo de 2012 una exposición de la fotógrafa Yevgenia Belorusets sobre la vida de las familias LGTB era atacada y varias obras eran destrozadas. El copresidente del consejo de organizaciones LGTB ucranianas, Andriy Maimulakhin, denunciaba por entonces como una atípica alianza de ultranacionalistas radicales, prorrusos y organizaciones religiosas había lanzado una auténtica campaña homófoba sin precedentes. Amnistía Internacional llegó a desaconsejar a gays y minorías étnicas viajar al país con motivo de la Eurocopa 2012.

En dosmanzanas también nos hemos hecho eco del intento de la Rada Suprema (Parlamento ucraniano) de aprobar una ley contra la “propaganda homosexual” al estilo de la ahora vigente en Rusia. Un proyecto cuya tramitación fue suspendida en el verano de 2012 tras las fuertes presiones internacionales, pero que luego se intentó resucitar. El proyecto, por cierto, era mucho más duro que el que finalmente se aprobó en Rusia: contemplaba penas de hasta cinco años de cárcel para aquellos que divulguen información positiva sobre la homosexualidad.

¿Se puede esperar algo mejor del nuevo Gobierno?

himnoLa situación descrita, por desgracia, es transversal a las dos comunidades que coexisten en Ucrania. Un país que desde su independencia en 1991 ha vivido en permanente tensión interna entre la población de habla rusa, concentrada al este y sur del país, y la de habla ucraniana, concentrada al norte y al oeste. Por lo que se refiere a la religión, la mayoritaria es la ortodoxa, aunque también aquí hay divisiones: unos obedecen al patriarca de Moscú, otros al de Kiev. Existe también una significativa proporción de fieles greco-católicos, concentrados al oeste del país. Y más allá de esta realidad interna, ya compleja de por sí, Ucrania es además pieza clave en el tablero geopolítico internacional, en el que la vecina Rusia es un jugador especialmente interesado. Tras la independencia ucraniana, no lo olvidemos, Rusia ha mantenido en Crimea a una buena parte de su flota naval (anteriormente rusa, Crimea fue “regalada” a Ucrania por Nikita Kruschev en 1954, cuando ambos países eran parte de la Unión Soviética). Ucrania está además atravesada por diversos gasoductos que conducen el gas ruso a Europa.

Seguros de que bien poco puede esperarse de un Gobierno prorruso por lo que a los derechos de la minoría LGTB se refiere, los hay que pueden pensar que el nuevo Gobierno, supuestamente proeuropeo y apoyado por el bloque occidental, debe ser distinto. Desgraciadamente, nada apunta a que esto vaya a ser así, especialmente si se tiene en cuenta que en la ”nueva Ucrania” las fuerzas políticas de extrema derecha, cuando no abiertamente neonazis, se han situado como un agente político de primer orden y de importancia creciente. Una de las formaciones determinantes en la génesis de las protestas contra el Gobierno prorruso de Yanukóvich fue Svoboda (“Libertad”), un partido de extrema derecha, antisemita y homófobo, que en las elecciones de 2012 se alzó con más del 10% del voto en en total del país, pero que en agunos de sus distritos occidentales obtuvo más del 30% del voto.

El líder de Svoboda, Oleg Tiagnibok, no ha dudado por ejemplo en calificar de “héroe” al criminal de guerra nazi (y ucraniano) John Demianiuk (“Iván el Terrible”), uno de los responsables del exterminio judío durante la Segunda Guerra Mundial. El clima de antisemitismo que se vive en las calles es tal que el rabino de Kiev ha pedido a sus fieles que abandonen la capital (e incluso el país) tras los últimos acontecimientos. Este partido de extrema derecha, algunos de cuyos miembros han atacado en el pasado a activistas LGTB, es uno de los grandes triunfadores de la “revolución ucraniana”, hasta el punto de que ha colocado en el nuevo gobierno al viceprimer ministro, a tres ministros y al fiscal general, además de a varios gobernadores de provincias.

Pero si Sbovoda era ya un importante actor político en Ucrania, la formación que ha crecido al calor de las revueltas es el denominado Pravy Sektor (“Sector de Derechas”), una organización neonazi de carácter paramilitar cuyo líder es Dmitri Yarosh, que hace pocos días concedía una entrevista al diario El País en la que al ser preguntado por los derechos de los homosexuales se mostraba de acuerdo con las leyes “antigays” de su odiada Rusia. “Soy cristiano y mi actitud es negativa hacia ellos. Entiendo que la gente con una sexualidad diferente tenga derecho a vivir como quiera, pero no acepto la propaganda de todo eso ni los matrimonios gays. Estamos a favor de la familia tradicional”, afirmaba.

¿Conseguirán los sectores moderados del nuevo Gobierno ucraniano suavizar la situación y desplazar a los radicales de extrema derecha del centro de la escena política? No lo parece, a tenor de los últimos acontecimientos. “Les quemará el suelo bajo sus pies”, clamaba este fin de semana el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, en alusión a los separatistas crimeos en un discurso televisado. No parece, desde luego, el mejor escenario para la moderación. Confiemos en que la situación se destense, y que las personas LGTB de Ucrania puedan respirar algo más tranquilos. el panorama no es sin emabrgo alentador.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.