Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Jim Mulcahy’

La victoria del partido de Putin en las elecciones parlamentarias rusas, una pésima noticia en clave LGTB

Jueves, 29 de septiembre de 2016

Vladimir_Putin_-_2006No escapa a nadie que el triunfo en las elecciones legislativas rusas de Rusia Unida, el partido del homófobo presidente Vladimir Putin, es un mal augurio para la libertad, la igualdad y los derechos del colectivo LGTB. La aversión irrespetuosa de la gran mayoría de los diputados electos de la Duma (el parlamento ruso) hacia la diversidad de orientación sexual e identidad de género pronostica otra legislatura sombría y llena de incertidumbres dentro del régimen heteropatriarcal ruso. Lamentablemente, el candidato abiertamente gay Bulat Barantaev no ha conseguido el acta de diputado, pero considera que su participación electoral ha servido para “aumentar la visibilidad de las personas homosexuales”.

Vladimir Putin ha utilizado las elecciones legislativas como un termómetro a su gestión, aunque el objetivo era elegir a los miembros del parlamento para la próxima legislatura. “Los resultados de la votación reflejan la reacción de nuestros ciudadanos a los intentos de la presión extranjera en Rusia, a las sanciones, a los intentos de desestabilizar la situación en nuestro país desde el interior”, ha asegurado el ínclito presidente. Es cierto que Rusia Unida ha obtenido 343 de los 450 escaños de la Duma y que la bancada impulsora del odio LGTBfóbico tendrá la fuerza suficiente, una vez más, para imponer su heteronormatividad.

Los comunistas rusos vuelven a situarse como segunda formación parlamentaria, incluso después de haber sufrido un considerable batacazo electoral. El Partido Comunista de la Federación Rusa ha obtenido 42 escaños frente a los 92 de la anterior legislatura. En todo caso, parece previsible pensar que el partido de Putin volverá a contar con el seguidismo del grupo comunista de la Duma en lo que ambos denominan “los grandes asuntos de estado”; entre ellos, la indisimulada agenda LGTBfóbica.

Cabe recordar que los diputados comunistas vienen actuando como satélite de Putin en todas las votaciones relacionadas con la discriminación de la comunidad LGTB. Por detrás de Rusia Unida y del Partido Comunista quedan otras formaciones como la de los nacionalistas liberales o Rusia Justa (con 39 y 23 escaños respectivamente), así como varios independientes.

Especialmente gráficas resultan las declaraciones de Dmitry Gudkov, candidato del partido liberal Yabloko, al confesar que “siento miedo por mis hijos, ya que quiero que vivan en Rusia, pero no en esta que he visto en los últimos años y que se hizo aún más fuerte anoche” (en referencia a la jornada electoral, celebrada el pasado domingo 18 de septiembre).

Propaganda, fraude y baja participación

Decíamos que la mayoría parlamentaria del partido de Putin es innegable, pero también es verdad que la participación ha caído en picado: del 60% de las elecciones de 2011 ha pasado ahora al 48%. En Moscú, por ejemplo, apenas han acudido a las urnas el 35% de los ciudadanos con derecho a voto. Algunos analistas señalan que la apatía política es un factor de estabilidad para Putin. Las mismas voces, además, apuntan que no son comparables estas cifras con las de otros países europeos, ya que los rusos “están prácticamente obligados a ir a votar”.

“Estas elecciones no han sido justas, porque no había igualdad de condiciones para los que fueron autorizados a participar”, ha denunciado Mikhail Kasyanov, líde del partido de la coalición liberal Parnas, que se quedó fuera de la Duma por menos del 1% de los votos. Kasyanov también fue primer ministro de Rusia entre 2000 y 2004. Entre otras cosas, a pesar del alto nivel de candidaturas presentadas, el férreo control que la administración Putin ejerce sobre los medios de comunicación (muy especialmente de la televisión) ha invisibilizado en gran parte a la oposición y sus críticas al Gobierno.

No son los primeros comicios rusos, por otra parte, sobre los que hay sospechas (o incluso pruebas) de irregularidades. Pero, concretamente, en las recién celebradas elecciones parlamentarias, en al menos 9 colegios electorales se han invalidado los resultados. Medios de comunicación locales, e incluso las cámaras de seguridad de los colegios, han documentado intentos de pucherazo perpetrados a cargo de mujeres que introducían docenas de papeletas en las urnas, mientras eran tapadas por miembros de la comisión electoral.

Las acusaciones de fraude de 2011 provocaron las mayores manifestaciones contra el entorno de Putin. ¿Y por qué ahora las protestas están siendo aisladas? La razón más plausible es que algunos de los rostros más conocidos de las movilizaciones de hace 5 años todavía están padeciendo las consecuencias. Vladimir Akimenov, del Frente de Izquierda, padeció una arbitraria privación de libertad de 557 días. Aleksei Kiselev, el valiente activista LGTB que se ha enfrentado en diversas ocasiones a las leyes LGTBfóbicas y ha sufrido detenciones, amenazas y ataques, adquirió el estatus de refugiado en España en 2013.

Este vídeo de la BBC (en inglés) recoge uno de los intentos de pucherazo:

Bulat Barantaev, el candidato igualitario

780x580-noticias-bulat-barantayev-facebookDosmanzanas se ha puesto en contacto con Bulat Barantaev, empresario y activista LGTB. Lamentablemente, no ha obtenido el acta de diputado, ya que solo consiguió el 2,5% de los votos de su distrito. “Incluso si no se toman en consideración todas las manipulaciones de Putin con el proceso electoral y con el acceso a los medios de comunicación, es imposible que un hombre públicamente homosexual sea elegido para el Parlamento de la Rusia de hoy”.

Su objetivo último, según nos ha confesado era “aumentar la visibilidad de las personas homosexuales en la sociedad”. Y lo ha conseguido ya que, incluso en el ámbito internacional, ha logrado atraer una gran atención. “Soy un activista democrático y por los derechos LGBT, así como un hombre de negocios aquí en Siberia y en ocasiones mi personalidad atrae la atención de los medios de comunicación”, relata Barantaev.

El activista prosigue diciendo que dicha atención no solo la consigue cuando “realizamos manifestaciones sobre temas LGBT o para proteger la democracia sino también cuando dimos a luz a un niño con dos amigas lesbianas, cuando las ventas de mi marca fetiche Maskulo comenzaron en París o Londres…”. [En la fotografía inferior, Bulat Barantaev aparece con su pareja].

bulat_barantaev-768x307Sobre la falta de pluralidad y de oposición “real” en el parlamento, Barantaev opina que los diputados más “independientes” se encuentran “más preocupados por su supervivencia política en un momento en el que el 90% de los medios de comunicación pertenecen al estado o a alguna de sus corporaciones, cuando no a los amigos de Putin”. Y el político igualitario concluye que, además, “muchos de ellos experimentan problemas cuando los órganos encargados de hacer cumplir la ley son, de hecho, tratan de ponerlos a prueba en diferentes casos injustos y, a veces, ridículos”.

El infame legado LGTBfóbico de Putin

Dosmanzanas realiza un seguimiento bastante intensivo de las noticias sobre la terrible realidad LGTB de Rusia. Desde la aprobación de las leyes homófobas de estado, no hemos dejado de trasladar a nuestros lectores informaciones sobre la práctica impunidad de los grupos homófobos, dedicados a la extorsión, acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB, y que son muy tímidamente perseguidos por las autoridades.

De hecho, en lugar de perseguir a quienes agreden y torturan, las autoridades alientan aún más la homofobia con leyes como la aprobada en 2013, que prohíbe informar positivamente de la homosexualidad a menores, a la vez que permite que quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionados con multas considerables  o incluso encarcelados. El pasado mes de julio, sin ir más lejos, la Policía rusa detenía al pastor estadounidense Jim Mulcahy, que se encontraba realizando un encuentro con miembros del colectivo LGTB en la ciudad de Samara, bajo la acusación de que pretendía celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo.

Afortunadamente, a pesar de todas las dificultades, sigue habiendo valientes que se atreven a dar la cara, como el joven Ivan Kravistin, del que hablábamos hace unos meses, que se niega a volver al armario y hacer más discreta su apariencia pese a haber sufrido una grave agresión por parte de un hombre al que no gustó su aspecto de “maricón”. Kravistin sí que denunció, y aunque el agresor fue acusado de “gamberrismo” no hubo la más mínima intención de considerar el ataque un crimen de odio…

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , ,

Detenido y expulsado de Rusia un pastor estadounidense al que se acusaba de pretender celebrar matrimonios de parejas del mismo sexo

Lunes, 1 de agosto de 2016

mgid uma image logotv.com 11960971La Policía rusa ha detenido al pastor estadounidense Jim Mulcahy, que se encontraba realizando un encuentro con miembros del colectivo LGTB en la ciudad de Samara, bajo la acusación de que pretendía celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo. Tras horas de interrogatorio, ha sido puesto a disposición judicial y condenado a pagar una multa y abandonar el país por violar los términos de su visado de turista. La detención ha sido difundida por la cadena de televisión NTV, de filiación progubernamental y carácter sensacionalista, que ha vertido contra Mulcahy todo tipo de infundios.

Jim Mulcahy, de 72 años y originario de Boston, es el coordinador en el este Europa de la Comunidad de Iglesias Metropolitanas. La organización, con sede en los Estados Unidos, mantiene estrechos lazos con la comunidad LGTB, hasta el punto de que una de sus iglesias integrantes fue la primera en celebrar el matrimonio religioso de una pareja del mismo sexo en el país americano, sin bien no ofrece ese tipo de servicio en Europa.

Mulcahy reside desde hace unos años en la ciudad ucraniana de Krivói Rog, desde donde realiza su labor pastoral y de coordinación. Días atrás, comunicó a través de su página de Facebook que iba a realizar un viaje a la vecina Rusia. En ese momento, fue contactado por la asociación LGTB Avers, que tiene su sede en la ciudad de Samara, una ciudad de más de un millón de habitantes situada a 760 kilómetros al sudeste de Moscú. Mulcahy aceptó tener un encuentro con ellos para tratar sobre asuntos de actualidad.

Una vez en Samara, se reunió con un grupo de unas doce personas, con quienes debatió acerca de los derechos de las personas LGTB en Rusia, la pretendida intromisión de Occidente en los asuntos rusos, o las dificultades de las confesiones religiosas que no cuentan con el apoyo del Estado. Recientemente, se ha aprobado una ley que prohíbe el proselitismo religioso fuera de los templos, incluida la predicación y la difusión de textos religiosos, de la que está exenta la Iglesia ortodoxa.

Cuando se estaba celebrando la reunión, irrumpieron cuatro agentes de Policía, que procedieron a detener al pastor Mulcahy alegando que habían recibido la denuncia de que iba a celebrar el matrimonio de una pareja del mismo sexo. Tras amenazarle con esposarle si no colaboraba, Mulcahy fue conducido a comisaría, donde fue interrogado durante ocho largas horas. A pesar de que informó de que era diabético y padecía un cáncer de próstata, no le fue permitido acudir a su hotel para recoger su medicación.

La noticia fue difundida por la cadena de televisión NTV, de filiación progubernamental y estilo sensacionalista, que realizó un reportaje en el que ponía en tela de juicio la condición de Mulcahy como pastor, afirmando que se había convertido al cristianismo ortodoxo, lo que el pastor posteriormente negó con rotundidad. También se afirmaba que el clérigo había realizado diversos seminarios religiosos en Rusia, además de celebrar ceremonias no especificadas para homosexuales, todo ello sin prueba ni fundamento algunos.

Los activistas de Avers informaron inmediatamente de la detención a través de la redes sociales, ocasionando que desde todas partes del mundo, incluida la familia de Mulcahy en los Estados Unidos, se realizaran llamadas a la comisaría de Samala para interesarse por la situación del pastor.

Tras el largo interrogatorio, Mulcahy fue puesto a disposición judicial. El tribunal, ante el que no se pudo demostrar que Mulcahy fuera a celebrar matrimonios de parejas del mismo sexo, terminó  condenándole a una multa de 2.000 rublos (27 euros, 30 dólares) y a abandonar el país en el plazo de cinco días, por el cargo de haber violado los términos de su visado al participar en actividades religiosas fuera de los templos, en aplicación de la ley contra el proselitismo.

Vera Bochkareva , portavoz de Avers, expresaba su preocupación “por que las organizaciones LGTB se están etiquetando como agentes extranjeros o incluso sufren agresiones físicas. Grupos como el nuestro mantienen una relación crítica con las autoridades”.

Una vez en Ucrania, Mulcahy ha apelado la decisión del juez, además de negar todos los infundios propagados por la cadena NTV. El pastor afirma que ha hecho muchos amigos entre la comunidad LGTB rusa, y que quiere volver a visitarlos de nuevo como turista. “Crecí durante la Guerra Fría creyendo que Rusia era un lugar sombrío frío”, afirma Mulcahy, “pero, una vez que he visitado el país, la hospitalidad del pueblo ruso ha hecho que cambie de opinión”.

La absoluta desprotección de la comunidad LGTB rusa

Dosmanzanas realiza habitualmente un seguimiento bastante intensivo de las noticias sobre la terrible realidad LGTB de Rusia. Desde la aprobación de las leyes homófobas de estado, no hemos dejado de tener que trasladar a nuestros lectores informaciones sobre la práctica impunidad con que actúan grupos como Occupy Pedofilyaj y similares, dedicados al acoso, tortura e incluso asesinato de personas LGTB ante la pasividad muda de las autoridades, y que son muy tímidamente perseguidos por las autoridades.

De hecho, en lugar de perseguir a quienes agreden y torturan, las autoridades alientan aún más la homofobia con leyes como la aprobada en 2013, que prohíbe informar positivamente de la homosexualidad a menores, a la vez que permite que quienes simplemente enarbolan una bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionados o incluso encarcelados. Y aun así sigue habiendo valientes que se atreven a dar la cara, como el joven Ivan Kravistin, del que hablábamos hace unos meses, que se niega a volver al armario y hacer más discreta su apariencia pese a haber sufrido una grave agresión por parte de un hombre al que no gustó su aspecto de “maricón”. Kravistin sí que denunció, y aunque el agresor fue acusado de “gamberrismo” no hubo la más mínima intención de considerar el ataque un crimen de odio…

Fuente Agencias/Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia de la Comunidad Metropolitana , , , , , , , , , , ,

Un ‘refugio’ para católicos LGTB en las Jornadas Mundiales de la Juventud de Cracovia

Viernes, 22 de julio de 2016

LGBTcristiano

Una asociación católica LGTB de Polonia quiere hacerse oír durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2016 y contará con un “refugio del peregrino LGBT” en el que se atenderá a este colectivo.

La semana que viene se celebrará en Cracovia (Polonia) la Jornada Mundial de la Juventud o JMJ, un evento cristiano que tiene como objetivo la reunión y el debate de jóvenes de todo el mundo en torno a la religión cristiana, que como es costumbre, recibirá la visita del Papa vigente, en este caso Francisco. En ese espacio se habilitará un “refugio del peregrino LGBT”, situado en el barrio judío de la ciudad y cuya misión será atender a personas gais, lesbianas, transexuales y bisexuales religiosos que acudan al lugar. Eso si, esta medida no cuenta con el apoyo de la Iglesia Católica, si bien están informados de ello. De acuerdo con el responsable de la asociación LGBT cristiana polaca “Fe y Arcoiris”, para el que la orientación sexual no es un obstáculo para la participación activa en su comunidad:

Cristianos homosexuales y transexuales quieren hacerse oír durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2016, que tendrá lugar la próxima semana en Polonia con la participación de cientos de miles de personas, y contarán con un refugio del peregrino LGBT” en el que se atenderá a este grupo.

“Queremos ofrecer un lugar en el que los católicos gays, lesbianas, transexuales y bisexuales encuentren respuestas a sus problemas y se sientan aceptados y seguros”, explicó a Efe una de las responsables de la asociación polaca “Fe y Arco Iris”, Artur Barbara Kapturkiewicz.

Con ese objetivo, la organización polaca habilitará un espacio para católicos LGBT con un cuartel general en una cafetería del barrio judío de Cracovia, que acogerá la JMJ entre el 26 y el 31 de julio y que espera la llegada del papa Francisco el día 27.

La iniciativa no cuenta con el apoyo de la Iglesia Católica, aunque desde “Fe y Arco Iris” aseguran que la curia está informada; sus miembros se han reunido con el cardenal arzobispo de Cracovia, Stanislaw Dziwisz, invitado como el resto de la jerarquía católica a participar en los actos que se organizarán durante la JMJ.

Artur Barbara defiende la necesidad de atender a los peregrinos LGBT al destacar que muchos estudios revelan que al menos un 5 % de la población tiene esas orientaciones sexuales, lo que significa que en Cracovia también habrá jóvenes homosexuales o transexuales.

Una iniciativa similar tuvo lugar en la Jornada Mundial de la Juventud de Colonia, en 2005, aunque ésta es la primera vez en que se ofrecerá un espacio independiente para estos peregrinos, señalan desde “Fe y Arco Iris”.

La asociación contará en sus actos con la participación del jesuita estadounidense Jim Mulcahy, descrito en su programa como “un pastor experimentado y padre espiritual de muchos creyentes LGBT” en Europa del Este.

Para los miembros de esta organización, la orientación sexual no es incompatible con la participación activa en la vida católica, y en su página web afirman que un “cambio de conciencia dentro de la Iglesia contribuirá a aumentar la tolerancia y la aceptación de la sociedad en general”.

“La mayoría de nosotros somos católicos, pero somos un grupo totalmente abierto para todas las personas, independientemente de su religión”, afirman. “Creemos que las relaciones entre parejas del mismo sexo y las relaciones transexuales son una fuente de bien cuando se basan en un amor verdadero, y deben ser aceptadas en la sociedad y todas las iglesias”, añade “Fe y Arco Iris”.

Los organizadores de la Jornada de la Juventud 2016 esperan contar con la asistencia hasta 1,5 millones de peregrinos de todo el mundo.

Desde que les invitó “a salir a armar lío” en 2003, se intuyó la sintonía que el entonces desconocido Jorge Bergoglio tendría con los jóvenes, a quienes en Cracovia volverá a instar a romper el inmovilismo.

Sobre los homosexuales, Francisco señaló este mismo año que sigue vigente la respuesta que dio en el viaje a Río de Janeiro en 2013 y que está en el catecismo de la Iglesia y en la que dijo: “¿Quién soy yo para juzgar a nadie?”. La frase hizo historia para el colectivo LGTB, aunque no haya había cambios en la doctrina del Vaticano.

Pero hay que recordar que si bien el Papa Francisco tiene el halo de religioso abierto y tolerante, a lo largo de su trayectoria como Papa sus declaraciones respecto al colectivo LGBT han sido tibias tirando a tibias, como cuando dijo que el matrimonio gay amenazaba a la familia , cuando comparó a los transexuales con armas nucleares, si bien también aseguró que la Iglesia debería disculparse con el colectivo LGBT y que él no era quien para juzgar a nadie.

Fuente Religión Digital/Agencias

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , ,

“Me odian en vano”, un documental sobre la difícil situación de los cristianos LGTB en Rusia.

Martes, 11 de febrero de 2014

article-2535114-1a77354700000578-789_964x1148La Iglesia ortodoxa rusa es una de las grandes impulsoras de la homofobia y transfobia en su país, y la mayor parte de sus fieles secundan este odio. De ahí el interés de un documental que recoge las experiencias de los cristianos LGTB en Rusia, que viven una situación especialmente difícil. Rechazados y excomulgados en sus iglesias, y vistos con incomprensión por parte de los LGTB laicos, insisten sin embargo en compatibilizar su fe y su orientación sexual o su identidad de género.

A estas alturas nadie medianamente informado debería sorprenderse de las durísimas circunstancias de las personas LGTB en Rusia. Lo que quizá no es tan conocido es la situación particularmente difícil de los cristianos LGTB. Para dar voz a estas personas nació la película documental Me odian en vano (Invano mi odiano), un título que recoge la traducción oficial del Sínodo de obispos de la Iglesia ortodoxa rusa del versículo 25 del capítulo 15 del Evangelio de Juan, traducido al español como “Me han odiado sin ningún motivo”. Se proyectó por primera vez en Milán el pasado 25 de enero.

La película, rodada en 2013, surgió como una iniciativa de Yulia Matssiy, cineasta independiente de nacionalidad rusa que vive en Milán. Como cuenta la realizadora, desde hace cuatro años asiste a la Iglesia Valdense en Italia, una iglesia separada de Roma desde finales de la Edad Media y que acoge a las personas LGTB. Una inclusión que le llamó la atención y de la cual surgió la idea de contar la situación de los cristianos LGTB en su país de origen.

croix-orthodoxeEl documental nos traslada a la Rusia actual, marcada por la ley que prohíbe la propaganda de “relaciones sexuales no tradicionales” a menores. Una norma que no solo sirve para discriminar directamente a las personas LGTB sino que ha alimentado el odio en la ya de por sí homófoba sociedad rusa. En el apoyo a esta ley y en la promoción de la homofobia juegan además un papel clave las iglesias rusas, y muy especialmente la mayoritaria iglesia ortodoxa. La película incluye entrevistas a conocidos activistas LGTB, como Andrey Obolensky o Nikolai Alekseev, y a activistas LGTB cristianos como Valery Sozaev y Yury Maximov, presidente del colectivo Luz del mundo. Aparecen también representantes de iglesias inclusivas, como Jim Mulcahy, pastor de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (fundada como lugar abierto a las personas LGTB) o el obispo Volodymyr Wilde, de la Iglesia ortodoxa griega autocéfala (separada de los principales patriarcados).

La narración va alternando entrevistas con los activistas e imágenes de las reuniones y celebraciones de los colectivos, además de testimonios de diversas personas LGTB cristianas. Se incluyen también imágenes de las protestas en Moscú y una filmación del VI encuentro del Foro de Cristianos LGTB de Europa oriental y Asia central.

Me odian en vano muestra, pues, una cara menos conocida del odio en Rusia contra las personas LGTB, en este caso contra un grupo que sufre el rechazo frontal de las comunidades cuyas creencias religiosas comparte y la incomprensión de una parte del colectivo LGTB laico. Para los primeros son pecadores, mientras que los segundos no entienden por qué ellos se aferran a tradiciones y creencias que les hacen daño y los discriminan. Una aparente contradicción que no amedrenta a los protagonistas de este documental. En palabras de Yury Maximov, “no habrá ley homofóbica, ni en Rusia ni en ninguna parte, que pueda quitarnos la voluntad de amar y estar juntos”.

Os dejamos con el tráiler:

Cine/TV/Videos, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Ortodoxa , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.