Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Irlanda’

La mayoría de los ciudadanos de Irlanda del Norte apoya el matrimonio igualitario

Sábado, 11 de julio de 2015

gay-marriage-stormont-belfast-310x415Según una reciente encuesta, los norirlandeses se muestran por una amplia mayoría a favor del matrimonio igualitario, con un 68% de partidarios de igualar su legislación al respecto con la del resto de los territorios que componen el Reino Unido. El porcentaje de aceptación entre los más jóvenes alcanza el 82%, y solo es inferior al 50% entre los mayores de 55 años y los votantes del gobernante Partido Unionista Democrático, que ha rechazado su aprobación en cuatro ocasiones consecutivas en los últimos años.

Tras la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en Inglaterra, Gales y Escocia, tan solo resta Irlanda del Norte como el único territorio de los que componen el Reino Unido donde la institución matrimonial está vedada a las personas LGTB. La reciente aprobación mediante referéndum en la vecina Irlanda incide aún más en la sensación de anomalía y aislamiento anacrónico de la legislación norirlandesa.

Incluso algunos de los territorios posesión de la corona británica, como las minúsculas Islas Pitcairn, han dado el paso de modificar sus leyes para acabar con la discriminación de los ciudadanos LGTB. También el ministro en jefe de la Isla de Man declaraba recientemente que efectuarán las modificaciones legislativas necesarias para sustituir las uniones civiles entre personas del mismo sexo vigentes en la actualidad por la figura del matrimonio, pues “la igualdad y los derechos humanos deben prevalecer”. En parecidos términos se ha expresado el ministro en jefe de Jersey, que se ha comprometido a aprobar una legislación igualitaria para finales de 2017.

La ciudadanía de Irlanda del Norte se muestra también partidaria de la igualdad y la defensa de los derechos civiles de los ciudadanos LGTB, según la reciente encuesta efectuada por Ipsos MORI. Un 68 % de los norirlandeses entrevistados se declara partidario del matrimonio igualitario, una cifra que supera incluso al 62,07% alcanzado en el reciente referéndum de Irlanda. Por edades, son partidarios del matrimonio entre personas del mismo sexo el 82% de los ciudadanos entre 16 y 34 años; el 75% de quienes tienen entre 35 y 54 años y el 47% de quienes cuentan con 55 años o más.

Los católicos, aún más favorables que los protestantes

También es significativa la diferencia porcentual entre los partidarios del matrimonio igualitario según su tradición o creencia religiosa: un abrumador 75% de los católicos se muestran favorables, mientras que entre las filas protestantes solo se alcanza el 57%.

Por simpatía política, son partidarios de la igualdad LGTB un 80% de los votantes del  Sinn Féin (partidario de la anexión con Irlanda y de tradición católica) y un 79% de quienes votan al Partido de la Alianza de Irlanda del Norte (escisión del Partido Unionista Democrático, de ideología liberal, cuya pretensión es superar las diferencias entre ambas comunidades). Solo quedan en minoría los votantes del Partido Unionista Democrático (favorable a la permanencia en el Reino Unido y de tradición protestante), aunque los partidarios del  matrimonio igualitario ya suman un 45%.

Precisamente es el empecinamiento del ahora gobernante Partido Unionista Democrático el que ha impedido que prosperen las repetidas iniciativas presentadas para aprobar el matrimonio igualitario en los últimos tiempos. Su tozudez es tal que ha anunciado en todas esas ocasiones su intención activar la cláusula que regula el funcionamiento de la Asamblea de Irlanda del Norte, surgida de los acuerdos de paz de 1998 para temas sensibles, que obliga a que, independientemente del resultado global de la votación parlamentaria, solo se podrá considerar positiva si alcanza la mayoría en cada uno de los dos bloques.

Con el frente parlamentario cerrado a cualquier iniciativa favorable al matrimonio igualitario, y a pesar del mayoritario respaldo de la población, parece que el único camino para que prospere la igualdad LGTB en Irlanda del Norte es el judicial. La primera demanda de este tipo, largamente esperada, fue presentada el pasado 13 de enero ante el Alto Tribunal de Belfast por una pareja formada por dos hombres, que contrajo matrimonio en Inglaterra el pasado 2014, una vez que entró en vigor la ley que lo permitía. Sin embargo, al cambiar su residencia a Irlanda del Norte, su estado civil no fue reconocido por la administración de este territorio. El Alto Tribunal de Belfast tendrá que dictaminar si, como arguyen los demandantes, el Reino Unido es un único Estado unitario con poderes administrativos delegados en las regiones, pero no una república federal, como es el caso de los Estados Unidos. Según este criterio, no es posible que una pareja esté considerada como casada en un territorio del Reino Unido y en otro no.

Fuente Dosmanzanas

Cristianismo (Iglesias), General, Historia LGTB, Iglesia Católica, Iglesia Luterana, Iglesia Metodista, Iglesia Presbiteriana, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , ,

Nueva iniciativa parlamentaria para aprobar el matrimonio igualitario en Australia

Lunes, 6 de julio de 2015

australia gayLa larga batalla por la igualdad LGTB en Australia toma de nuevo impulso al calor de los últimos y cruciales avances en Irlanda y Estados Unidos. Diputados de casi todos los grupos presentes en la Cámara de Representantes, incluyendo por primera vez a la coalición liberal-conservadora de Gobierno, presentarán el próximo mes de agosto un proyecto de ley de matrimonio igualitario. Ahora está en manos del primer ministro la decisión de permitir su tramitación.

El debate sobre este asunto viene de lejos: antes de las elecciones de septiembre de 2013 fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno al matrimonio igualitario. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista -en teoría mayoritarios- trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que en su congreso nacional de 2011 el partido lo incorporaba a su ideario.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro. Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como jefe del Gobierno se caracterizó también por un rechazo frontal al mismo. Pero la sustitución de Gillard no fue suficiente para evitar la derrota laborista, y tras las elecciones el liberal Tony Abbott se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación a corto plazo, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho el propio Abbott reconoció que resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia.

La presentación de un proyecto de ley de matrimonio igualitario por parte del senador liberal-demócrata David Leyonhjelm (que finalmente no fue sometida a votación) y la aprobación de una moción de los Verdes pidiendo la libertad de voto precipitaron los acontecimientos. Partidarios y opositores al matrimonio igualitario se movilizaban, y la organización Australian Marriage Equality conseguía reunir más de un millón de correos electrónicos para los parlamentarios del Partidos Liberal y de su socio minoritario, el Partido Nacional (con el que está coaligado a nivel federal), pidiéndoles un voto en conciencia. El pasado mes de abril, el ministro de Comunicaciones australiano, Malcolm Turnbull, aseguraba que antes de que acabe el año se debatirá en el Parlamento el matrimonio igualitario y que los diputados que sostienen al Gobierno liberal-conservador dispondrán de libertad de voto.

La decisión, en manos de Tony Abbott

Poco después de conocerse el resultado del referéndum irlandés, el líder del opositor Partido Laborista, Bill Shorten, anunció la presentación de un proyecto de ley sobre esta materia, sin que se admitiera su votación en el Pleno. Por esas fechas, además, el primer ministro Abbott establecía las condiciones para permitir el voto en conciencia a sus representantes: “Si nuestro Parlamento tuviera que tomar una decisión en un asunto como este, quiero que la iniciativa pertenezca al Parlamento, no a ningún partido en particular”.

Y esa es precisamente la labor que ha desarrollado un grupo de trabajo que aúna a representantes liberales, laboristas, verdes e independientes, los cuales han alcanzado un acuerdo para someter un proyecto de ley de matrimonio igualitario a consideración del Parlamento el próximo mes de agosto. Se trata de la primera vez en la que parlamentarios liberales copatrocinan una iniciativa de este tipo, pero sus esfuerzos se topan con la reticencia del primer ministro. Pese a que la iniciativa cumpliría los requisitos establecidos para permitir el voto en conciencia de los miembros de su partido, Abbott no quiere facilitar su tramitación. Las presiones de los representantes del ala más conservadora (que califican la jugada de “emboscada) y las prioridades de su agenda, centrada en la economía y la seguridad, son algunos de los motivos que explican esta actitud.

La clave  para desbloquear el asunto está en el comité que se encarga de seleccionar los proyectos de ley que serán sometidos a votación, un órgano que se encuentra bajo control del Gobierno y que ha sido el responsable de que el proyecto de Shorten no alcanzara la fase de discusión por el Pleno. Solo el primer ministro tiene en sus manos permitir que se vote el nuevo texto, fruto de un consenso multipartito. Según un recuento de los representantes de los diversos partidos que han expresado públicamente su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo a fecha de mayo, se estaría tan solo a un voto para lograr la mayoría en la Cámara de Representantes (la cámara baja del Parlamento australiano), y ya se contaría con una mayoría en el Senado (la cámara alta). La incógnita reside en quienes aún no se han pronunciado, pero las perspectivas parecen favorables. Seguiremos atentos a los próximos movimientos…

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

Noruega: bastará una declaración para modificar el sexo en documentos oficiales (también en menores) y la esterilización dejará de ser un requisito

Martes, 30 de junio de 2015

noticias_file_foto_1014188_1435321151La ola despatologizadora de la transexualidad sigue ganando fuerza. En las últimas semanas nos hemos hecho eco de cambios normativos en ese sentido, ya adoptados o en proceso de discusión, en países muy diversos. Hoy la buena noticia nos llega desde Noruega, donde el gobierno conservador parece dispuesto no solo a poner punto final al obsoleto marco jurídico para proceder a la modificación de la mención al sexo en documentos oficiales (que en ese país exige todavía esterilización), sino que no parece tener problemas en hacer extensivo el nuevo marco legal (con ciertas limitaciones) a los menores de edad.

Noruega, un país socialmente avanzado en otros aspectos de la realidad LGTB, sigue sin embargo formando parte del aún muy numeroso grupo de países que exigen a las personas trans que quieren rectificar su sexo en documentos oficiales no solo un diagnóstico médico, sino su esterilización (requisito que por ejemplo en la vecina Suecia tumbó una resolución judicial). No ha sido hasta época muy reciente, en diciembre de 2013, cuando el Ministerio noruego de Sanidad pidió a una comisión de expertos que actualizaran las directrices. Así lo hicieron, y en abril de este año la comisión daba a conocer un informe que recomendaba al Gobierno noruego abandonar el paradigma patologizador y permitir que las personas trans puedan rectificar el sexo que consta en sus documentos oficiales mediante una simple declaración administrativa (en este enlace puedes descargar el informe. Aunque está en noruego, incorpora un resumen en inglés a partir de la página 173). El informe también incluye una serie de recomendaciones sobre cómo mejorar la atención sanitaria a las personas trans, incluyendo el tratamiento hormonal en niños y adolescentes.

Este jueves era ya el propio Ministerio de Sanidad de Noruega el que adelantaba las líneas maestras de la futura reforma legal, que no solo acepta el enfoque despatologizador sino que lo hace extensivo a los menores de edad de una forma algo más ambiciosa a la que recomendaba el informe. Si la reforma sale adelante tal y como ha sido esbozada, los niños y niñas de siete años de edad en adelante podrán acogerse al cambio, siempre y cuando cuenten con el acuerdo de sus padres. A partir de los 16 años ya podrán solicitarlo por sí solos. Eso sí, la novedad se refiere solo a la modificación del sexo en documentos oficiales (de identidad, pasaporte, seguridad social, etc.). Por lo que se refiere a la cirugía de reasignación genital se mantendrá el límite legal de los 18 años para poder someterse a ella.

Una ola despatologizadora imparable

Precisamente estas últimas semanas recogíamos como los gobiernos de ChileIrlanda preparan reformas legales en un sentido parecido. Y en Colombia el gobierno acaba de emitir un decreto en el mismo sentido. Una senda que antes han transitado países como ArgentinaDinamarca o Malta.

Este último país, de hecho, está considerado por las organizaciones trans el más aventajado por lo que al tratamiento del “sexo registral” de los menores se refiere, al no establecer límite de edad inferior para proceder a la modificación. La ley maltesa, además, prohíbe cualquier procedimiento quirúrgico innecesario en las características sexuales de una persona sin su consentimiento, siendo la primera del mundo en promulgar una disposición de este tipo (tan demandada por los colectivos de personas intersexuales). Malta, precisamente, acaba de dar a conocer hace pocos días sus nuevas directrices en materia educativa para combatir la discriminación de las personas trans e intersexuales en las aulas (puedes descargar aquí el documento).

Avances que colocan a todos estos países por delante de España, que aunque dio un paso de gigante en 2007 al suprimir el proceso judicial, ha quedado “congelado” en el tiempo y todavía mantiene como requisito para que las personas trans puedan acceder a la modificación registral del sexo un diagnóstico de “disforia de género” y exige (con algunas excepciones) dos años de tratamiento hormonal previo. Y aunque otras leyes posteriores, como la ley integral de transexualidad de Andalucía o las más recientes leyes contra la homofobia, la bifobia y la transfobia aprobadas en Cataluña y en Extremadura, sí incorporan ya el principio de la despatologización, no dejan de ser normas de ámbito autonómico que no permiten modificar algunos de los documentos oficiales más importantes.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , ,

Multitudinaria manifestación contra un proyecto de ley de uniones entre personas del mismo sexo en Italia

Jueves, 25 de junio de 2015

8f97e3a0505e9907d580cdc102cfb904-kn9-U106036648206aPG-700x394@LaStampa.itAnte la perspectiva de un posible reconocimiento jurídico de las parejas del mismo sexo, los sectores sociales más conservadores muestran la intensidad de su odio homófobo en Italia manifestándose de forma multitudinaria en las calles, como antes lo hicieran en España o en Francia. La diferencia es que mientras en estos dos últimos países la intensa reacción homófoba se producía frente al matrimonio igualitario, en Italia lo hace contra una propuesta de ley de uniones civiles que ni siquiera contempla la adopción conjunta. 

La fortaleza de los homófobos es indudable en Italia. Según sus promotores, más de un millón de personas salieron a las calles de Roma este sábado para protestar contra un proyecto que en las últimas semanas parece haber salido de su letargo. Según el Ministerio del Interior, fueron 400.000 personas. Muy posiblemente ambas cifras son exageradas (el Ministerio del Interior italiano está en las manos de Angelino Alfano, político derechista contrario al proyecto de uniones civiles y que hizo público en redes sociales su apoyo a la manifestación, aunque no acudió en persona), pero en cualquier caso fueron decenas de miles de personas las que acudieron al centro de la capital italiana para hacer una gran demostración de fuerza.

Para comprender lo que está sucediendo en Italia hay que retrotraerse unas semanas atrás, cuando el pueblo de Irlanda dio un ejemplo al mundo incorporando a su Constitución el matrimonio igualitario por amplia mayoría en un histórico referéndum. Un resultado que dejaba a Italia, que comparte con Irlanda su tradición católica, como prácticamente el único país de la Europa occidental que no reconoce los derechos de las parejas LGTB, ni mediante el matrimonio igualitario ni con la fórmula de la unión civil. El primer ministro Matteo Renzi declaraba tras conocer el resultado irlandés que “las uniones civiles no pueden retrasarse más”. Y ello pese a que el propio Renzi ha actuado en el pasado como freno al proyecto, y ello pese a el Parlamento salido de las elecciones de 2013 no debería tener, en teoría, especiales dificultades para aprobar un proyecto así. La misma Corte Constitucional dictaminaba en 2010 que los derechos de las parejas del mismo sexo deben ser reconocidos bajo una forma u otra, aunque la fórmula no sea el matrimonio (si bien tampoco hay nada que consitucionalmente impida esta posibilidad), línea argumentativa que han seguido después los tribunales italianos sin que al legislativo le haya parecido urgente hacerles caso.

Por el momento, existe un proyecto presentado por la senadora Monica Cirinnà en junio de 2014, que reconocería a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer una unión civil con derechos similares a los del matrimonio salvo la adopción conjunta (sí permitiría, bajo ciertas circunstancias, la adopción de los hijos que ya tenga la pareja) que ya ha recibido el visto bueno de la Comisión de Justicia del Senado, aunque en principio le quedaría una larga rodadura. Pero tras el referéndum irlandés Cirinnà se mostraba esperanzada y declaraba que “finalmente ha llegado el momento de que se apruebe antes del verano”.

Unas previsiones que aunque no se han cumplido (el verano ya está aquí…) parecen haber despertado las alarmas de los homófobos y han desembocado en la gran manifestación de este sábado a favor de la familia tradicional y en contra de la “ideología de género” que se acompañará sin duda de más protestas. Protestas que por mucho que quieran difuminar (la Conferencia Episcopal Italiana se ha desmarcado de la convocatoria, aunque asegura compartir sus reivindicaciones, y se ha invitado a participar, por ejemplo, a Ben Mohamed, imán de la barriada romana de Centocelli) están promovidas y lideradas por el catolicismo más tradicionalista, que tiene gran fuerza en Italia. No faltó, por cierto, representación española: otro de los intervinientes fue Kiko Arguello, uno de los fundadores del Camino Neocatecumenal, los conocidos “kikos”.

También participaron políticos italianos de gran tradición homófoba, como Carlo Giovanardi, Paola Binetti, Maurizio Gasparri, Roberto Formigoni o Mario Adinolfi. Este último, que intervino como orador en el acto, es de hecho uno de los líderes del movimiento homófobo italiano, pese a ser diputado del Partido Democrático, el mismo al que pertenecen el primer ministro Renzi y la senadora Cirinnà. Adinolfi ha sido, de hecho, uno de los apoyos internos de Renzi (un político que, no olvidemos, proviene de la democracia cristiana). Una muestra más de lo complicado de la escena política en materia LGTB en Italia, un país en el que la Iglesia católica cuenta con terminales en prácticamente todos los partidos.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El “sí” de Irlanda al matrimonio igualitario impacta profundamente en la Iglesia católica

Domingo, 14 de junio de 2015

soy-homosexual-tengo-hijos-soy-catolico1Aunque hemos ido informando de todas estas noticias, viene bien agruparlas para ver la ofensiva contra el matrimonioigualitario de buena parte de la jararquía vaticana…

Los resultados del referéndum irlandés han caído como una auténtica bomba en el mundo católico, especialmente entre la jerarquía. Una sociedad antaño tenida por firme seguidora de la doctrina de la Iglesia se muestra ahora muy alejada de sus enseñanzas en materia de moral sexual: el “sí” de Irlanda al matrimonio igualitario es también un “no” a la postura oficial de la Iglesia católica. Las reacciones que han trascendido oscilan entre el rechazo a lo que se considera casi una traición y la preocupación ante el toque de atención que supone el resultado.

Difícilmente pueden exagerarse las repercusiones del “sí” de Irlanda al matrimonio igualitario. Entre ellas, está sin duda su impacto en la Iglesia católica. No es de extrañar: Irlanda es un país tradicionalmente católico y con una intensa influencia de la Iglesia hasta tiempos muy recientes. Hasta 1993 las relaciones homosexuales eran delito, y el divorcio no fue legal hasta 1996, tras un referéndum celebrado en noviembre de 1995. La legislación irlandesa sobre aborto sigue siendo una de las más restrictiva del mundo occidental. Y sin embargo ahora la Iglesia católica se encuentra con que su población aprueba el matrimonio igualitario en votación popular y por amplia mayoría.

Entre la jerarquía las reacciones han sido fundamentalmente de dos tipos. Unas han sido indignadas, rechazando frontalmente el resultado y reafirmando sin matices la doctrina oficial. Otras, en cambio, apuntan a un serio problema de sintonía entre esta y una mayoría de fieles, especialmente los más jóvenes.

Quienes deploran la decisión del pueblo irlandés…

Entre las reacciones de rechazo, destaca muy especialmente la del secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin, que reconoció sentirse entristecido y aseguró que ”no creo que solo podamos hablar de una derrota de los principios cristianos, más bien es una derrota para la humanidad”. Unas declaraciones que dieron la vuelta al mundo y que numerosos medios de comunicación señalaron como contradictorias con la postura aparentemente aperturista del papa Francisco en materia LGTB.

Más rotundo se mostró incluso el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke, uno de los que más visiblemente se opone a los rumbos nuevos, en forma o contenido, del pontificado de Francisco. Literalmente Burke declaró que “esto es un desafío a Dios. Es sencillamente increíble. Los paganos puede que tolerasen los comportamientos homosexuales pero nunca se atrevieron a llamarlo matrimonio”.

… y quienes ven una llamada de atención

Más interés tienen las reacciones de aquellos sectores de la jerarquía católica que aprecian en los resultados del referéndum una llamada de atención a la Iglesia por parte de sus fieles. Destaca muy especialmente la del arzobispo de Dublín y primado de Irlanda, Diarmuid Martin, que reconoció que lo sucedido plantea un desafío y señaló que “la Iglesia católica tiene que poner los pies en la tierra y no negar esas realidades”. Martin afirmó igualmente que “la Iglesia necesita hacer un test de realidad y ver en qué áreas tenemos que preguntarnos: ‘¿Nos hemos alejado completamente de los jóvenes?”. Según el arzobispo de Dublín, la Iglesia debe plantearse si está abierta a todos o “solo para acólitos”.

Eamon Martin, arzobispo de Armagh y primado de “Toda Irlanda” (título eclesial distinto al que ostenta el arzobispo de Dublín) declaró por su parte a la cadena pública irlandesa RTÉ que la Iglesia estaba “de luto”. A su juicio, en la campaña se había confundido el “respeto a los gais” con la cuestión del matrimonio. Igualmente, calificó de “valiente” la decisión de quienes votaron “no”. Sin embargo, en un esfuerzo por evitar el reproche de homofobia, Eamon Martin afirmó que en ocasiones se puede ser ofensivo sin buscarlo y reconoció que el debate sobre el matrimonio había permitido conocer el “aislamiento” que habían vivido gais y lesbianas. En este sentido, el resultado señala a la Iglesia, a su juicio, la necesidad de acercarse a este colectivo.

Igualmente Eamon Martin se mostró favorable a que los hijos de parejas del mismo sexo sean bautizados si así se solicita, insistiendo no obstante en que ello no significa que se esté “de acuerdo” con el comportamiento de gais y lesbianas. Por último, resulta llamativa su  declaración de que “no creo que lo que hayan dicho 750.000 personas sea relevante“, refiriéndose a quienes votaron “sí” (confundiendo por cierto las cifras, pues 750.000 fueron los que votaron en contra, mientras que los votos favorables ascendieron a 1,2 millones). Martin trató también de interpretar el voto de muchas personas a favor del matrimonio igualitario como un simple gesto de apoyo a “algún amigo gay” (como si esa amistad no pudiera hacer replantearse seriamente a una persona su postura sobre el matrimonio).

Tambén el diario oficial del Vaticano, L’Osservatore Romano, propugnaba la tesis del “desafío” que el referéndum plantea a la Iglesia católica. “El margen entre el sí y el no es demasiado amplio como para no aceptar la derrota: ésta es resultado de la gran participación, en particular de los jóvenes”, reconocía en un editorial. “No hay anatema, sino un desafío a enfrentar por parte de toda la Iglesia”, añadía.

En definitiva, parece que sectores significativos de la jerarquía católica aceptan ya que existe un divorcio con la sociedad en materia LGTB. De ahí a que en un futuro se materialicen cambios en la doctrina hay sin embargo todo un mundo.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , ,

Colombia permitirá a las personas trans rectificar sus documentos de identidad con una simple declaración ante notario

Viernes, 12 de junio de 2015

cambio_identidad_genero_portugal1La ola despatologizadora de la transexualidad avanza con fuerza inusitada. Ahora es el gobierno de Colombia el que ha emitido un decreto (que puedes descargar aquí) que simplifica sobremanera el procedimiento para proceder a la rectificación del sexo en los documentos oficiales, para la que a partir de ahora bastará un mero trámite notarial similar al que se sigue cuando cualquier persona desea modificar su nombre. El decreto se alinea con una reciente sentencia de la Corte Constitucional de Colombia en el mismo sentido.

Lo explica muy bien el ministro de Justicia, Yesid Reyes, en una entrevista al diario El Espectador. “Antes, las personas que querían corregir el género que figura en sus documentos debían someterse a un proceso lento y engorroso que vulneraba sus derechos a la de dignidad humana y libertad de identidad sexual. Ahora podrán materializar sus solicitudes, de manera ágil y rápida, mediante una sencilla escritura pública”, ha declarado. Esta escritura pública consiste en un documento expedido por un notario que simplemente da fe de la voluntad de una persona de querer modificar el sexo que figura en su cédula de identidad y en otros documentos oficiales. Una vez hecho ese trámite las personas interesadas podrán acudir a la Registraduría para que les expidan una nueva cédula de acuerdo con lo consignado en la escritura pública.

Se elimina así la obligatoriedad de someterse a un proceso judicial, en el que los jueces podían solicitar desde exámenes físicos para determinar si las personas solicitantes se habían sometido a un proceso de reasignación hasta evaluaciones psiquiátricas. En palabras del ministro de Justicia, “ambas pruebas eran profundamente invasivas del derecho de intimidad y partían de un prejuicio inadmisible. La construcción de la identidad sexual y de género es un asunto que no depende de la biología: va mucho más allá y es lo que estamos reconociendo en el Decreto 1227 de 2015″. Pero no solo se suprime el proceso judicial: ni siquiera será necesario aportar documentos médicos o psicológicos que certifiquen un diagnóstico de “disforia de género”. “Lo que hace este decreto es, precisamente, reconocer que la identidad de género es algo que cada persona construye. Y, por tanto, no puede ser certificada por un tercero. Debe quedar claro: la única prueba que se puede exigir en estos casos es una declaración juramentada y punto”, asegura el ministro Reyes.

La decisión del gobierno de Colombia está en línea con una reciente sentencia de la Corte Constitucional de ese país (la T-063/2015) sobre el caso de Sara Valentina López, una mujer transgénero a la que se negó la posibilidad de rectificar su sexo registral sin contar con el visto buen de un juez. El alto tribunal determinó que exigir trámites judiciales para modificar la variable “sexo” en los documentos de identidad atenta contra los derechos fundamentales de identidad y libertad sexuales, dignidad humana, libre desarrollo de la personalidad, intimidad e igualdad. La Corte Constitucional consideró además que suponía un trato desigual con relación a la población cisgénero, en tanto esta sí podía acudir al trámite notarial cuando se consignaba un error en sus documentos registrales.

Sobre la posibilidad de que un notario se niegue a expedir la correspondiente escritura arguyendo motivos religiosos o de conciencia, el ministro de Justicia es contundente. “Colombia es, constitucionalmente, un Estado laico. En consecuencia, las personas que ejerzan la función pública tienen el deber de actuar de acuerdo con la Constitución y las leyes. Cada persona es libre de abrazar sus propias convicciones religiosas y de ordenar su vida privada conforme a ellas pero cuando ejerce funciones públicas está obligada a comportarse según las normas legales y constitucionales. Por eso confío en que los notarios, conscientes de estos parámetros, cumplirán con su deber de respetar lo que se dispone en este decreto. Sin embargo, si llegare a presentarse algún caso, el afectado puede recurrir a la acción de tutela”, ha declarado Reyes.

El propio ministro de Justicia solemnizaba este martes 9 de junio la entrada en vigor del decreto recordando una cita del Nobel de Literatura colombiano Gabriel García Márquez: “Los seres humanos no nacen para siempre el día que sus madres los alumbran: la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez, a modelarse, a transformarse, a interrogarse (a veces sin respuesta) a preguntarse para qué diablos han llegado a la tierra y qué deben hacer en ella”.  En el mismo acto, celebrado en la notaría 65 de Bogotá, cinco hombres y cinco mujeres eran los primeros en hacer uso de la nueva norma. “Hoy, por primera vez, cinco mujeres y cinco hombres trans podrán modificar su componente sexo con un trámite ágil y expedito. Hoy, por primera vez, un notario expedirá una escritura pública para modificar el género de los documentos de identidad de estas valerosas personas. Hoy, por primera vez, las normas que regulan el Estado Civil se aplicarán para garantizar la justicia material a la población transgénero. Hoy, por primera vez en mucho tiempo, se les cumple la promesa a diez ciudadanos a vivir legalmente de acuerdo con su proceso de transformación y construcción personal, como diría nuestro Nobel”, expresaba el ministro (puedes leer su discurso íntegro en la web del colectivo Colombia Diversa).

Colombia se suma a la ola despatologizadora

Precisamente esta semana recogíamos como el gobierno de Irlanda proponía una reforma legal en un sentido similar al del decreto colombiano. Una senda que ya han transitado países como Argentina, Dinamarca o Malta, que no abordan el cambio de identidad de género como una patología.  Avances que colocan a todos estos países por delante de España, que aunque dio un paso de gigante en 2007 al suprimir el proceso judicial, todavía mantiene como requisito para que las personas trans puedan acceder a la rectificación registral del sexo un diagnóstico de “disforia de género” y exige (con algunas excepciones) dos años de tratamiento hormonal previo.

Y aunque es cierto que otras leyes posteriores, como la ley integral de transexualidad de Andalucía o las más recientes leyes contra la homofobia, la bifobia y la transfobia aprobadas en Cataluña y en Extremadura, sí incorporan ya el principio de la despatologización, no dejan de ser normas de ámbito autonómico que no permiten modificar algunos de los documentos oficiales más importantes. La actualización de la norma estatal no puede retrasarse y los colectivos LGTB deben asumirla como reivindicación prioritaria.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Irlanda puede pasar de estar a la cola en derechos de las personas trans a tener una de las legislaciones más avanzadas del mundo

Jueves, 11 de junio de 2015

Irish-Gay-Pride-Ireland-Irlanda-LGTB-Sarah-Abilleira-Ponte-en-mi-PielTras sorprender al mundo con el voto a favor de legalizar el matrimonio gay en un referéndum hace unas semanas, Irlanda vuelve a colocarse a la cabeza de los países con mayores derechos LGBT tras aprobar una ley trans que permite la libre determinación del género. Gracias a esta nueva ley, los ciudadanos transexuales irlandeses lo tendrán mucho más fácil, ya que no tendrán que depender del testimonio de los psiquiatras o de los endocrinólogos para que las autoridades del país reconozcan su género. De esta manera, la persona trans tendrá simplemente que realizar una declaración como garantía de su género para sacarse documentos fundamentales en la vida de cualquier ciudadanos, como por ejemplo el pasaporte o el carné de conducir.

Joan Burton, la vice primera ministra irlandesa, ha anunciado que la nueva ley entrará en vigor en breve, asegurando que el Estado irlandés reconocerá el género de las personas trans en cualquier aspecto de su vida cotidiana, desde el derecho a casarse o conseguir un nuevo certificado de nacimiento. Sin duda, una ley que hará feliz a muchas personas trans, y que nos provoca una inmensa alegría por ver cómo uno de los países más conservadores de Europa ha dado en poco tiempo varios pasos de gigante para situarse a la cabeza del mundo en materia de derechos LGBT.

Cuando todavía resuenan los ecos por la consecución del matrimonio igualitario en Irlanda, mediante referéndum, este país puede volver a ser noticia internacional de aprobarse el nuevo proyecto de ley sobre identidad de género que su gobierno tiene sobre la mesa. Hace solo unos días, recogíamos las reivindicaciones del colectivo LGTB, encaminadas a transformar la anterior propuesta legislativa con la que trabajaba el ejecutivo irlandés. Desde la asociación Transgender Equality Network (TENI), unas semanas atrás, aseguraban que “vamos a utilizar este impresionante impulso que se ha construido para lograr derechos para todos los miembros de la comunidad LGBT en Irlanda”. Parece que el efecto positivo, de hecho, sí que ha contribuido. Ahora, “el Gobierno ha demostrado una gran visión y convicción para garantizar los derechos de las personas trans”, defienden desde TENI.

La coalición de partidos que conforma el gobierno de Irlanda, el centroderechista Fine Gael y el Partido Laborista, está dando toda una lección, en el campo de los derechos LGTB, a otras naciones europeas como Alemania (con una composición del ejecutivo de similares características). Y es que, en lugar de mantener el anterior texto legislativo sobre identidad de género (que no contaba con el consenso de las entidades LGTB, ni de organizaciones internacionales como Amnistía Internacional), la nueva ley propuesta “mejorará significativamente las realidades vividas por las personas trans en Irlanda”. Así lo reconocen los responsables de TENI.

El proyecto previo de ley para el reconocimiento de género que estudiaba el gobierno irlandés desde el año pasado no protegía adecuadamente “la privacidad, la dignidad o los derechos de las personas transexuales”, tal y como denunciaba TENI. Una activista trans expresaba con disgusto que se sentía “muy en desacuerdo” con que las propias personas a las que el proyecto iba destinado no fueran escuchadas. Sin embargo, el gobierno finalmente ha decidido apostar por el consenso y tramitar un nuevo texto más progresista e inclusivo, que puede colocar a Irlanda entre los países más avanzados del mundo en este campo al alinearse con el principio de libre determinación del género. El reconocimiento oficial de este se basará en la autodeclaración de la persona por medio de una declaración jurada, y se eliminará además la controvertida cláusula de divorcio forzado (en la versión anterior se exigía que las personas solicitantes estuvieran legalmente solteras).

El presidente ejectutivo de TENI, Broden Giambrone, justifica que “la libre determinación es fundamental para las personas trans. Tenemos que ser capaces de afirmar nuestra identidad y nuestros derechos reivindicados”. De cara a la nueva redacción de la ley, y a diferencia de la anterior, sí se ha contado con la opinión del colectivo trans, a través de testimonios individuales y de las entidades LGTB. No obstante, sigue habiendo un escollo remarcable: la ley solo será aplicable de forma íntegra para los mayores de 18 años. Como explica Giambrone “los jóvenes trans siguen siendo vulnerables”, por lo que “trabajaremos estrechamente con el Gobierno para garantizar que estén protegidos”. Los solicitantes menores de edad sí deberán someterse a exámenes y valoraciones médicas (de mantenerse la actual redacción). Con todo, aún podría mejorarse este punto antes de que el texto llegue a la correspondiente comisión parlamentaria, el próximo 17 de junio.

España empieza a quedar retrasada…

Irlanda se situaría así en el grupo de países más avanzado en esta materia, junto a Argentina, Dinamarca o Malta, que no abordan el cambio de identidad de género como una patología.

Avances que colocan a estos países por delante de España, que aunque dio un paso de gigante en 2007, todavía mantiene como requisito para que las personas trans puedan acceder a la rectificación registral del sexo un diagnóstico de “disforia de género” y exige (con algunas excepciones) dos años de tratamiento hormonal previo. Leyes posteriores, como la ley integral de transexualidad de Andalucía o las más recientes leyes contra la homofobia, la bifobia y la transfobia aprobadas en Cataluña y en Extremadura, sí incorporan ya el principio de la despatologización, pero no dejan de ser normas de ámbito autonómico. Urge ya una actualización de la norma estatal.

Fuente Dosmanzanas y AmbienteG

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Ayuntamiento de Belfast apoya el matrimonio igualitario en Irlanda del Norte

Jueves, 4 de junio de 2015

belfastpride-e1396023000113El Ayuntamiento de Belfast, la capital de Irlanda del Norte, ha aprobado por una amplia mayoría una moción de apoyo a la aprobación del matrimonio igualitario en el territorio autónomo. Irlanda del Norte es el único territorio del Reino Unido donde no está permitido el matrimonio entre personas del mismo sexo, tras su legalización en Inglaterra, Gales y Escocia. El extraordinario resultado del reciente referéndum en Irlanda ha evidenciado aún más la discriminación a la que se ve sometida la comunidad LGTB norirlandesa, debido al fanatismo del Partido Unionista Democrático, que impide reiteradamente que las parejas del mismo sexo alcancen la plena igualdad legal.

Por 38 votos a favor, 13 en contra y 2 abstenciones, los concejales del Ayuntamiento de Belfast han aprobado una moción de apoyo a la legalización del matrimonio igualitario en Irlanda del Norte. La cifra de opositores coincide con la representación que el Partido Unionista Democrático (a favor de la permanencia en el Reino Unido y de tradición protestante) tiene en el consistorio, gobernado actualmente en minoría por el Sinn Féin (partidario de la anexión con Irlanda y de tradición católica). Pero entre los votos favorables también se cuentan los del Partido de la Alianza de Irlanda del Norte, escisión del Partido Unionista Democrático, de ideología liberal, cuya pretensión es superar las diferencias entre ambas comunidades.

Precisamente a la Alianza de Irlanda del Norte pertenece la concejala Emmet McDonough-Brown, ponente de la moción. La edil ha afirmado que su propuesta ha sido impulsada por el resultado del referéndum irlandés favorable al matrimonio igualitario, tras el que, según sus palabras, “el cielo no se ha caído, todo lo que ha sucedido es que la gente que quiere comprometerse puede hacerlo”.

El hecho de que el consistorio de la ciudad más populosa de Irlanda del Norte, y capital del territorio, apruebe una moción de este tipo tiene un valor simbólico que no se le ha escapado al representante en la zona de Amnistía Internacional, Patrick Corrigan. En un comunicado, Corrigan expresaba su satisfacción de la siguiente manera: “Esta votación abrumadora a favor del matrimonio civil para las parejas del mismo sexo por parte del mayor ayuntamiento de Irlanda del Norte muestra cuánto ha cambiado la opinión a favor de la igualdad para la comunidad LGBTI. Ese mismo espíritu de igualdad necesita que se demuestre ahora por parte de la Asamblea de Irlanda del Norte, para que esta región no sea la única parte del Reino Unido o Irlanda sin matrimonio civil para las parejas del mismo sexo”.

Corrigan también ha aludido a quienes reiteradamente se oponen a poner fin a esa discriminación: “Con sus palabras y acciones, muchos políticos de Irlanda del Norte están consiguiendo que los gais sean ciudadanos de segunda clase en su propio país. Irlanda del Norte se está quedando atrás como una zona estancada de discriminación para las personas gais y lesbianas”.

Evidentemente, ese grupo político es el Partido Unionista Democrático, actualmente mayoritario en la Asamblea de Irlanda del Norte y a cargo del gobierno. Sus votos negativos hicieron que el pasado mes de abril fuera rechazado por cuarta vez consecutiva un proyecto de ley de matrimonio igualitario, aunque por una pequeña diferencia de 49 votos en contra y 47 a favor. Previendo lo ajustado del resultado, los representantes del Partido Unionista Democrático llegaron a anunciar, como en otras ocasiones, que si la votación era favorable a la moción activarían la cláusula que regula el funcionamiento de la Asamblea de Irlanda del Norte, surgida de los acuerdos de paz de 1998 para temas sensibles. Ello obliga a que, independientemente del resultado global, para que una votación se considere positiva debe haber alcanzado la mayoría en cada uno de los dos bloques.

Moción favorable desde el Parlamento británico

La situación de indefensión que esta actitud intolerante causa a la comunidad LGTB en el territorio autónomo es tal, que un grupo de parlamentarios británicos, representantes de todo el espectro político, han presentado en el Parlamento de Westminster una moción por la que, además de felicitar a Irlanda por el resultado favorable del referéndum sobre el matrimonio igualitario, instan a poner fin a la discriminación en Irlanda del Norte. El texto es elocuente:

Esta Cámara felicita a la República de Irlanda por convertirse en el primer país del mundo en aprobar el matrimonio igualitario por consulta popular; cree que Irlanda ha cumplido con las aspiraciones de los defensores de la igualdad, al conseguir un apoyo mayoritario en prácticamente todos los distritos electorales y concluir el proceso de referéndum con un resultado decisivo del 62 % favorable; toma nota de las observaciones del Taoiseach [primer ministro irlandés] Enda Kenny de que los que votaron en la privacidad de las urnas hicieron una declaración muy pública de su espíritu de generosidad, compasión, inclusión y amor con el matrimonio igualitario; reconoce el apoyo brindado por los LGBT irlandeses en Gran Bretaña, muchos de los cuales viajaron en barco o avión para participar en ese día; cree, además, que el voto irlandés puede servir como un faro de esperanza para aquellos que aún se enfrentan a la opresión; e insta al Gobierno a que apoye la igualdad LGBT en todo el mundo, más inmediatamente en Irlanda del Norte, la única parte del Reino Unido y de la isla de Irlanda donde aún se impide a las parejas del mismo sexo hacer uso de sus libertades civiles.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

La Iglesia católica irlandesa está “de luto” por la aprobación del matrimonio gay en el país

Jueves, 4 de junio de 2015

gayay_560x280eAMON mARTINLuto el provocado por estos obispos que miraron hacia otro lado mientras se producía el mayor caso de abusos sexuales a menores… Luto en el que han sumido a Irlanda durante siglos negando derechos civiles… Luto el que provocan con sus declaraciones… Si no es relevante lo que han dicho 750.000 personas, ni se imagina lo relevante que es lo que él dice… Sencillamente REPUGNANTE.

Eamon Martin: “No creo que lo que hayan dicho 750.000 personas sea relevante”

Parolin calificó el resultado de referéndum como “una derrota para la humanidad”

El referéndum del 22 de mayo que aprobó la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo en Irlanda dejó a la Iglesia católica con un sentimiento de “luto”, aseguró hoy el primado irlandés, el arzobispo Eamon Martin.

El arzobispo hizo esas declaraciones una semana después de que el Vaticano, por boca del cardenal Pietro Parolin, calificase la victoria del “sí” al matrimonio gay en esa consulta como una derrota para la humanidad.

Según explicó hoy Eamon Martin a la cadena pública irlandesa RTE, el mensaje de Parolin es reflejo de las “profundas convicciones” que “tenemos respecto al significado de la institución del matrimonio”.

El arzobispo insistió en que, con esas palabras, el secretario de Estado de la Santa Sede “trababa de expresar ese sentimiento de pérdida, de luto incluso que provocó ese plebiscito, que convirtió a Irlanda en el primer país que ha consultado a su electorado, de poco más de tres millones, sobre este asunto.

Martin también habló de “las dificultades” con las que se toparon los que se opusieron al matrimonio homosexual durante la campaña del referéndum, pues se produjeron dos debates paralelos.

 

 “Por un lado estuvo el debate sobre el significado del matrimonio y, por otro, el de la cuestión del respeto hacia los homosexuales y la necesidad de mostrar tolerancia”, dijo el máximo dirigente católico en la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

“Quisiera destacar a la gente que tomó la valiente decisión de defender a la unión en matrimonio de un hombre y una mujer en este país, agregó Martin, quien negó que la Iglesia haya perdido influencia en un país de fuerte tradición católica.

“Desde luego que no. No creo que lo que hayan dicho 750.000 personas sea relevante, afirmó el dirigente religioso, en referencia al 62 % del electorado que votó “sí” en la consulta en un país de casi 4,6 millones de habitantes.

(RD/Agencias)

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , ,

La comunidad LGTB de Irlanda reclama los derechos de las personas transexuales tras la consecución del matrimonio igualitario

Lunes, 1 de junio de 2015

luna_bannerLa aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en Irlanda, mediante un referéndum celebrado el pasado domingo 23 de mayo, es un hito incontestable en la agenda LGTB. Sin embargo, no es ni mucho menos el fin último y, con su consecución, no cesan las reivindicaciones por una sociedad irlandesa plenamente igualitaria. Uno de los siguientes objetivos es mejorar la realidad de las personas trans en este país, con una de las peores situaciones legislativas en el ámbito de la Unión Europea. Las personas trans aún se enfrentan a altos niveles de discriminación y marginación. Todavía no tenemos el reconocimiento legal de género”, reivindican desde la organización Transgender Equality Network de Irlanda en su cuenta de Facebook.

Nadie cuestiona, al menos desde el colectivo LGTB, la importancia de la aprobación del matrimonio igualitario en Irlanda. Como recogía dosmanzanas, el referéndum finalizaba con un 62,07 % de votos a favor de la reforma constitucional frente a un 37,93 % en contra. 42 de los 43 distritos electorales en los que se divide el territorio irlandés se situaban en la órbita del ‘sí’. Pero, sin dejar de reconocer y agradecer este avance hacia una sociedad más justa, el acceso al matrimonio entre personas del mismo sexo no supone el fin del camino. Así lo reivindica el activismo LGTB: “vamos a utilizar este impresionante impulso que se ha construido para lograr derechos para todos los miembros de la comunidad LGBT en Irlanda”, aseveran los integrantes de Transgender Equality Network (TENI).

“Irlanda es el único país de la Unión Europea que no ha proveído un reconocimiento legal de género”. Con este contundente mensaje comienza un vídeo, realizado por Invisible Thread Films para TENI y que podéis ver a continuación:

La exigencia de normalidad e igualdad legislativa de colectivo trans, con toda seguridad, formará parte de la semana del Orgullo Trans de Dublín, que tendrá lugar del 11 al 14 de junio. El festival TRANS-FUSION ofrecerá la posibilidad de disfrutar de esculturas, fotografías, pinturas, dibujos, instalaciones de arte y de video, literatura o teatro, entre otras disciplinas y modalidades artísticas, en un marco que (como ocurre en el Orgullo LGTB) combina exitosamente reivindicación, ocio y cultura para trasladar al conjunto de la sociedad los mensajes igualitarios y concienciar de la realidad a la que se enfrentan a diario, en este caso, las personas transexuales.

 “Que nos escuchen a nosotros”

“El reconocimiento de género dará a todo el mundo la oportunidad de ser ellos mismos”, dice una de las mujeres trans en el vídeo antes citado. Otro activista explica la “destructiva” situación a la que se ven sometidas las personas trans de Irlanda a diario, al no ver su realidad de género reconocida en sus documentos de identidad. Acciones cotidianas para el resto de la ciudadanía como pagar con tarjeta de crédito y tener que enseñar el DNI o verse en la necesidad de identificarse para realizar cualquier gestión administrativa, por ejemplo, suponen un verdadero suplicio para la población transexual irlandesa. Estas personas se ven obligadas a tener que estar dando explicaciones continuamente, con la estigmatización que ello supone.

El proyecto de ley para el reconocimiento de género que estudia el Gobierno de Irlanda desde el año pasado “no protege adecuadamente la privacidad, la dignidad o los derechos de las personas transexuales”. “Estoy muy en desacuerdo de que no nos escuchen a nosotros”, añade una activista. Es este último reclamo, quizá, el que mejor define la situación: no se puede pretender legislar a favor de un colectivo sin contar con él como, al parecer, está ocurriendo en Irlanda con las personas trans. Esta postura recuerda a las proclamas del despotismo ilustrado (“Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”), contestadas posteriormente durante la Revolución Francesa.

El texto legislativo propuesto no contempla ninguna disposición para los jóvenes trans, ya que las personas menores de 16 años no han sido incluidas. Asimismo, los mayores de 18 años requieren una evaluación médica antes de poder iniciar la transición y obliga a elegir, en algunos casos, entre la familia y el reconocimiento de la propia identidad. Esto ocurre porque, de no modificarse, la ley exigiría que las personas que se sometan a un cambio de identidad de género legalmente estén solteras. La europarlamentaria Lynn Boylan, perteneciente al partido irlandés Sinn Féin, considera que todo esto es, simplemente, “vergonzoso”.

Amnistía Internacional también denuncia el proyecto y critica la forma de proceder del ejecutivo (formado por una coalición entre el centroderechista Fine Gael y el Partido Laborista). “En lugar de hacérselo más fácil posible a todas las personas transgénero para obtener el reconocimiento legal de su identidad, hay diversos grupos que se verán defraudados por el proyecto de ley, en particular los que están casados o en uniones civiles, los menores de edad y los que no desean someterse a tratamiento médico”, argumenta Denis Krivosheev en nombre de la organización.

“Este proyecto de ley requiere cambios sustanciales si se trata de abordar el grave problema de la discriminación contra las personas transgénero”, añade Krivosheev. Desde dosmanzanas apoyamos la campaña para el reconocimiento de los derechos de las personas transexuales en Irlanda e invitamos a los legisladores a atender a la realidad de este colectivo para que no se de la paradoja, como decíamos, de hacer una ley para ellas, sin contar con ellas.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

J.K. Rowling bromea sobre una boda gay de Dumbledore y Gandalf y levanta la ira de los integristas Iglesia Bautista de Westboro,

Domingo, 31 de mayo de 2015

GVUNU5Zd_400x400La escritora J.K. Rowling suele ser muy activa en las redes sociales, y de hecho, gracias a Twitter, hemos conocido por ejemplo que en la escuela de Harry Potter había un club gay. Ahora, la autora de la saga de hechicería ha protagonizado un polémico intercambio de mensajes en la comunidad de microbloiggin con la Iglesia Bautista de Westboro, donde no dudó en calificar a sus miembros de ‘fanáticos’ e ‘ignorantes’.

¿La razón? Rowling celebró la aprobación del matrimonio gay en Irlanda el pasado fin de semana como respuesta un tuit de una fan, donde indicó de broma que dos magos, Gandalf y Dumbledore, se podían casar. Este mensaje, que no habría pasado más que de anecdótico, hizo que la cuenta de este grupo religioso, conocido también como WBC, trolease a la autora intentando chafar el enlace ficticio entre los personajes de ‘Harry Potter’ y ‘El Señor de los Anillos‘. Recordemos que anteriormente, la escritora ya había defendido la homosexualidad de su “hijo” literario Dumbledore.

Así que J.K. Rowling quiere que Dumbledore y Gandalf se casen en Irlanda… Si eso sucede, WBC lo boicoteará’, afirmaba el tuit. ‘Dios odia Irlanda’ y ‘Los matrimonios del mismo sexo condenan a una nación‘ eran otros de los mensajes que habían lanzado desde la misma cuenta de la iglesia.

‘La pura genialidad de una unión como esa en un lugar como ese haría que sus pequeñas mentes fanáticas estallaran fuera de sus cabezas duras’. No tardó en responder la autora. ‘No me importa la WBC. Creo que es importante que los niños gays que están asustados porque aún no han salido del armario vean cómo luchamos contra el odio, aseguró Rowling.

Imagen el Twitter de J.K. Rowling

Fuente Ragap

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Bautista , , , , , ,

Nuevas perspectivas para las parejas del mismo sexo en Australia e Italia tras el contundente resultado del referéndum irlandés

Sábado, 30 de mayo de 2015

Trébol-arcoírisLa reciente aprobación del matrimonio igualitario en Irlanda mediante consulta popular está influyendo muy positivamente en un cambio de actitud respecto a las legislaciones favorables a los derechos de las parejas del mismo sexo, que ahora muchos ven como inevitables. Desde Italia hasta Australia llegan noticias sobre procesos que se inician y otros que adquieren nuevo impulso. En otros países, sin embargo, los prejuicios siguen vigentes y triunfantes, como en el caso de Polonia, cuyo Parlamento ha rechazado por cuarta vez una ley de uniones civiles abierta a las parejas del mismo sexo.

El hecho de que la mayoría de los irlandeses haya votado, con contundencia, a favor de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo está sirviendo de acicate para que en otros países se levanten voces reclamando la igualdad para las parejas LGTB. A la repercusión que obtuvo en Alemania, de la que informamos detalladamente, se suman ahora Australia e Italia, países con los que Irlanda guarda, de una u otra manera, cierta relación.

Perspectivas favorables en Australia

Los ecos del proceso irlandés han llegado hasta la lejana Australia, país con una importante población con ancestros irlandeses. El líder del opositor Partido Laborista, Bill Shorten, ha anunciado que presentará el próximo lunes ante el Parlamento australiano un proyecto de ley sobre el matrimonio igualitario, esperando, según sus palabras, que el impulso del referéndum irlandés sirva de ayuda para que el proceso prospere. Shorten asegura que dará libertad de voto a los representantes laboristas, algo que el líder del gobernante Partido Liberal, el conservador primer ministro Tony Abbott, ha negado pertinazmente a los suyos.

Pero en los últimos días esa oposición frontal a la libertad de voto parece haber cambiado. El pasado miércoles Tony Abbott establecía las condiciones para permitir el voto en conciencia a sus representantes: “Si nuestro Parlamento tuviera que tomar una decisión en un asunto como este, quiero que la iniciativa pertenezca al Parlamento, no a ningún partido en particular”. Y esa es precisamente la labor que está desarrollando un grupo de trabajo que aúna a representantes liberales, laboristas y verdes, que tratan de elaborar un proyecto de ley conjunto para presentarlo a consideración del Parlamento.

Según un recuento de los representantes de los diversos partidos que han expresado públicamente su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo, se estaría tan solo a un voto para lograr la mayoría en la Cámara de Representantes (la cámara baja del Parlamento australiano), y ya se contaría con una mayoría en el Senado (la cámara alta). La incógnita reside en quienes aún no se han pronunciado, pero las perspectivas parecen favorables.

Eso es al menos lo que opina la propia hermana del primer ministro Tony Abbott, la abiertamente lesbiana Christine Forster,  que espera que antes de finalizar el año el matrimonio igualitario sea legal en Australia. Forster también recordaba el proceso irlandés: “La decisión de Irlanda, ver lo que ha ocurrido en la conservadora Irlanda … ver ese sorprendente resultado… le dirá a cualquiera que se oponga a esta reforma que es inevitable que se produzca en una democracia occidental desarrollada como la de Australia”.

El primer ministro italiano y las uniones civiles

Quien también se ha hecho eco del proceso irlandés es el primer ministro italiano, Matteo Renzi. El resultado en Irlanda sitúa a Italia, otra nación de tradición católica, como el único país de la Europa occidental que no reconoce los derechos de las parejas LGTB, ni mediante el matrimonio igualitario ni con la fórmula de la unión civil. Según el diario La Repubblica, Renzi declaraba tras conocer el resultado del referéndum irlandés que “las uniones civiles no pueden retrasarse más”. También expresaba su satisfacción Roberto Speranza, líder de su propia formación, el Partido Democrático, para quien “ahora es el turno de Italia”. Para Nichi Vendola, el abiertamente gay presidente de la región de Apulia, “Irlanda nos está dando una lección de civismo”.

El proceso de las uniones civiles en Italia se encuentra en trámite parlamentario. La misma Corte Constitucional dictaminaba en 2010 que los derechos de las parejas del mismo sexo deben ser reconocidos bajo una forma u otra, aunque la fórmula no fuera el matrimonio (si bien tampoco haya nada que lo impida). Sin embargo, el Parlamento italiano sigue sin resolver definitivamente al respecto, pese a disponer de una mayoría teóricamente suficiente salida de las elecciones de 2013. El propio Matteo Renzi supeditaba el pasado verano la aprobación de la ley de uniones civiles al éxito de su paquete de reformas políticas.

Por el momento, existe un proyecto presentado por la senadora Monica Cirinnà en junio de 2014, que reconocería a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer una unión civil con derechos similares a los del matrimonio salvo la adopción conjunta (sí permitiría, bajo ciertas circunstancias, la adopción de los hijos que ya tenga la pareja) que ya ha recibido el visto bueno de la Comisión de Justicia del Senado, aunque en principio le quedaría una larga rodadura. Pero Cirinnà se ha mostrado muy esperanzada tras el referéndum irlandés, y ha declarado que “finalmente ha llegado el momento de que se apruebe antes del verano”. Esperemos que las declaraciones del primer ministro Renzi no hayan sido simplemente de cara a la galería, y que se cumplan las optimistas previsiones de Cirinnà.

Polonia no sigue la estela irlandesa

Donde continúa el inmovilismo en cuanto al reconocimiento de los derechos de las parejas LGTB es en Polonia, otro país de tradición católica. Su Parlamento ha rechazado un cuarto proyecto de ley de uniones civiles, que incluiría a las parejas del mismo sexo y les otorgaría derechos semejantes a los matrimonios. Un total de 215 diputados votaron en contra del proyecto, 146 lo hicieron a favor, 24 se abstuvieron y 75 se ausentaron.

Ya en enero de 2013 el Parlamento polaco rechazó tras un acalorado debate tres proyectos de unión civil abierta a las parejas del mismo sexo, uno de ellos promovido desde la gobernante PO (Plataforma Cívica) con el apoyo del primer ministro, Donald Tusk. Una derrota que provocó una auténtica fractura en el seno la PO entre su sector más liberal y su sector más conservador, liderado por el entonces ministro de Justicia Jarosław Gowin, vinculado al Opus Dei y con conocidos antecedentes homófobos.

Según Agata Chaber, dirigente del grupo Campaña Contra la Homofobia, “estamos siendo engañados por los políticos, en su mayoría conservadores, que dicen que Polonia no está lista para las uniones civiles, y mucho menos para el matrimonio entre personas del mismo sexo. Eso es mentira, Polonia está preparada”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aumenta la presión sobre Merkel para equiparar uniones homosexuales con matrimonio

Viernes, 29 de mayo de 2015

ob_c3a76298917833a63bfb3b92dde4d1fa_angela-merkel123103_688elconstitucionalalemandaluzverdealmatrimoniogay_principal

El Gobierno alemán aprobó un grupo de leyes destinado a combatir la discriminación de los homosexuales, aunque descartó de nuevo abrir en la actual legislatura la posibilidad del matrimonio para personas del mismo sexo.

El proyecto, y el paso dado por Irlanda, han reavivado el debate en Alemania, donde la oposición parlamentaria exige la homologación total de derechos.

“El derecho para gais y lesbianas de casarse forma parte de los derechos humanos y no tiene cabida en la política de partidos”

Tras la aprobación en referéndum del matrimonio igualitario en Irlanda, y en Groenlandia, parece que algo se mueve en Alemania. Los activistas LGTB empiezan a perder la paciencia ante el inmovilismo del Gobierno de gran coalición, donde la intransigencia de la CDU/CSU de Angela Merkel mantiene a la principal potencia económica de Europa en una situación cada vez más desfasada con respecto a los países de su entorno y aumenta la presión sobre el Gobierno de la canciller Angela Merkel, que el miércoles tenía previsto debatir un proyecto de ley para ampliar los derechos de las uniones de hecho, pero sin abordar la plena equiparación con el matrimonio.

“Extenderemos a las parejas de hecho la regulación relativa al matrimonio en 23 leyes y decretos. Esto supone un paso más hacia una amplia equiparación”, explicó el ministro alemán de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, ante la reunión del Consejo de Ministros.

El objetivo de la gran coalición que lidera la canciller, Angela Merkel, es “avanzar hacia la plena equiparación de derechos, fiscales y de otra índole” de las parejas de hecho homosexuales, indicó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert. En ese capítulo no entra, sin embargo, la posibilidad del matrimonio civil entre personas del mismo sexo, añadió el portavoz, que se remitió al compromiso incluido en el pacto de coalición entre conservadores y socialdemócratas de “dirimir las diferencias discriminatorias entre homosexuales y heterosexuales”. Seibert insistió, asimismo, en que el caso de Irlanda, donde unos días atrás se aprobó en referéndum el matrimonio homosexual, no afectará los planes de la gran coalición alemana. El portavoz destacó que Merkel estaba “satisfecha” con las medidas introducidas “paso a paso” para la equiparación de los derechos de los homosexuales bajo su mandato y dijo que ésa será la dinámica a seguir en lo que resta de mandato.

Entre las medidas aprobadas hoy en Consejo de ministros se encuentran una serie de regulaciones, fiscales, jurídicas y administrativas para evitar tratos discriminatorios a ese colectivo.

La declaración del portavoz se produjo en pleno debate en el país tras el paso dado por Irlanda y mientras aumentan los pronunciamientos, incluso en las propias filas gubernamentales, a favor de la plena homologación de derechos.

Alemania aprobó bajo el Gobierno de coalición socialdemócrata-verde que lideró Gerhard Schröder, de 1998 a 2005, la fórmula de la pareja de hecho entre homosexuales, considerado en ese momento un hito para ese colectivo. Desde entonces ha ido avanzando hacia la plena equiparación con las parejas heterosexuales, en muchos casos a instancias del Tribunal Constitucional, que ha dictado sucesivas sentencias a favor de los colectivos homosexuales en materia de derecho hereditario o fiscal.

Sigue descartada la adopción de hijos por parejas homosexuales -aunque sí existe la posibilidad de que uno de sus miembros adopte en solitario-. La adopción está restringida en Alemania a solteros o a matrimonios, pero no a las parejas de hecho, única fórmula de unión hasta ahora posible para los homosexuales.

El proyecto, y el paso dado por Irlanda, han reavivado el debate en Alemania, donde la oposición parlamentaria exige la homologación total de derechos y han surgido voces a favor también en el seno de las filas conservadoras. No obstante, el portavoz del Ejecutivo, Steffen Seibert, subrayó la semana pasada que “el acuerdo de coalición no contempla la equiparación completa de matrimonio y unión de hecho, por lo que tampoco habrá un proyecto del Gobierno al respecto en esta legislatura“.

En su página en la red social Facebook, Maas se había mostrado convencido de que para abrir la opción del matrimonio a las parejas de hecho homosexuales no era imprescindible una reforma de la Constitución, aunque admitía que el objetivo era “lamentablemente poco viable” en la actual coalición con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel y los conservadores bávaros de la CSU. Con su opinión coincidió su compañera de partido y titular de Familia, Manuela Schwesig, quien, en ese contexto, aplaudió el proyecto de ley de Maas como un “paso importante” hacia el objetivo de la equiparación.

Mientras, en unas declaraciones a la edición digital del semanario “Der Spiegel”, el presidente de la Federación de Gais y Lesbianas en la Unión, el cristianodemócrata Alexander Vogt, expresó su esperanza de que la canciller “deje de hacer caso de una vez por todas a los que bloquean”. “El claro ‘sí’ en Irlanda es una señal. En Alemania y precisamente también en nuestro partido debe ocurrir algo ahora”, exigió el político cristianodemócrata, que llamó a la canciller a actuar y “subirse al carro”, Según Vogt, “que países tan marcadamente católicos como Irlanda y España se hayan abierto al matrimonio es una muestra del gran giro que ha dado la sociedad”.

Desde la CSU, el diputado Berndt Fabritius abogó en unas declaraciones al “Munchner Merkur” por dar nuevos pasos hacia la homologación de derechos y apostó por dejar a los parlamentarios libertad de voto para aclarar la posición de la mayoría “mejor hoy que mañana”.

La primera voz en alzarse el lunes pasado, tras conocerse el contundente resultado del referéndum irlandés, fue la de Christine Lüders, directora de la Oficina Federal Antidiscriminación (un organismo independiente que tiene como misión asegurar el cumplimiento de las leyes al respecto). Lüders recordó que la mayoría de los Estados de Europa occidental ya cuentan con leyes igualitarias de matrimonio y se mostró convencida de que la “gran mayoría” de los diputados en el Bundestag son favorables a la medida; por lo que pidió una iniciativa multipartita sobre el asunto en la cámara baja que se someta a votación sin disciplina de partido para todos los representantes. Christine Lüders, calificó de “insuficiente” los cambios en materia de derecho civil y procesal que contempla el proyecto de ley y estimó que “no hay razones objetivas para negar a las parejas del mismo sexo el libre acceso al matrimonio”. “El derecho para gais y lesbianas de casarse forma parte de los derechos humanos y no tiene cabida en la política de partidos“, aseguró la comisionada, favorable también a que no haya disciplina de voto cuando se debata la cuestión en el Bundestag.

La oposición parlamentaria, formada por La Izquierda y Los Verdes, se ha sumado a este llamamiento. Pero la respuesta del Gobierno, como viene siendo habitual, se ha quedado bastante por debajo de las expectativas. El ministerio de Justicia, con el socialdemócrata Heiko Maas a la cabeza, presentó este miércoles un proyecto de ley para equiparar los derechos de las parejas casadas con los de las uniones civiles en 23 disposiciones legales. Un procedimiento de “parcheado” al que ya nos tienen acostumbrados y que la oposición tacha de incompleto y chapucero, pero que parece ser el único con el que los democristianos transigen. La presidenta del grupo de Los Verdes, Katrin Göring-Eckardt, consideró en unas declaraciones a “Die Welt” que “la Unión de Merkel no podrá dejar pasar como si nada el debate en torno al matrimonio para todos”. Recordó que Alemania fue precursor de la equiparación con su ley de uniones de hecho para parejas homosexuales de 2001 y lamentó que, entre tanto, “hasta Irlanda” la haya adelantado. En la misma línea, el portavoz de Asuntos de Política Interior de Los Verdes, Volker Beck, recordó que “unas 150 normas en 54 leyes y decretos hacen todavía una diferenciación entre el matrimonio y las parejas de hecho”.

La CDU/CSU está convencida de que la igualdad LGTB es un tema que no va con ellos y sigue defendiendo una discriminación cada vez más injustificable con la excusa de salvaguardar los “principios tradicionales, culturales y religiosos de Alemania. Tan solo voces aisladas como la del diputado abiertamente gay Jens Spahn se atreven a afirmar que lo que pueden hacer los católicos irlandeses, podemos hacerlo nosotros también.

Lo cierto es que uno de los principales motivos para este inmovilismo podría ser de carácter más electoralista: la canciller Merkel mantiene una elevada popularidad tras cerca de diez años en el Gobierno y su partido sigue cómodamente por encima del 40% de intención de voto en las encuestas; por lo que no tendrían ninguna motivación para “abrir un melón” que podría costarle desafecciones hacia la derecha cada vez más radical y homófoba de Alternativa para Alemania (AfD).

Los activistas LGTB, sin embargo, no se resignan, y han puesto en marcha varias iniciativas para reavivar el debate entre la población y presionar al Gobierno y al Parlamento para que se produzcan ya avances reales. Dos peticiones en esta dirección se han puesto en marcha en change.org y en openPetition, recabando por el momento cerca de 30.000 firmas en conjunto. El asunto también se mueve en las redes sociales: en Twitter, la discusión se canaliza con el hashtag #ehefueralle (“matrimonio para todos”) y en Facebook, la página Enough is Enough ha creado un botón para mostrar el apoyo a la igualdad LGTB. También en esta página, una iniciativa espontánea para manifestarse el próximo sábado por las calles de Berlín en apoyo al matrimonio igualitario va ganando adeptos.

Vía Cáscara amarga y Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Human Rights Watch (HRW) cree que el “sí” al matrimonio igualitario en Irlanda disminuirá la desigualdad y la discriminación

Martes, 26 de mayo de 2015

matrimonio_gay_irlandaLas vidas personales del colectivo LGBT irlandés han estado sujetas a la intromisión, escrutinio y debate público durante meses simplemente para asegurar un derecho que ya disfruta la mayoría de las personas que viven en Irlanda.

La ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) ha afirmado este sábado que el “sí” de Irlanda a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, garantizará la igualdad matrimonial y disminuirá la discriminación contra el colectivo de personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (LGBT).

La gente de Irlanda ha expresado su apoyo al Derecho Fundamental de casarse entre parejas del mismo sexo”, ha sostenido el director de HRW para la defensa de los derechos de las lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, Boris Dittrich. “El voto también indica que la mayoría de los votantes irlandeses rechaza las tácticas bochornosas de la oposición”, ha añadido.

Dittrich inició el debate en torno a la igualdad matrimonial cuando era miembro del Parlamento holandés en 1994. Tras tensos debates en el Parlamento y en la sociedad en general, la Cámara decidió aprobar la legislación del matrimonio entre personas de igual sexo en 2001, algo que convirtió a los holandeses en el primer país del mundo en reconocer legalmente el matrimonio entre parejas homosexuales.

“La conservación de la igualdad matrimonial en la Constitución supone una base importante para la continuación de la mejora de los derechos de la comunidad LGBT en Irlanda”, ha dicho Disttrich. “El resultado del referéndum es positivo, pero el Gobierno debería ahora llevar cuanto antes todos sus leyes y políticas en consonancia con las normas internacionales referentes a la orientación sexual e identidad de género”, ha explicado.

El resultado del referéndum pone de manifiesto que más de dos tercios de los votantes optó por el reconocimiento del derecho al matrimonio sin distinción del sexo u orientación sexual, lo que convierte a Irlanda en el primer país del mundo en aprobar la igualdad matrimonial por votación popular y en recogerlo en su Constitución. Esto significa que no puede modificarse excepto a través de la realización de otro referéndum.

Sin embargo, HRW ha sostenido que dejar que el derecho a la igualdad matrimonial sea elegido en referéndum significa que el reconocimiento de un Derecho Fundamental de una minoría queda en manos de la decisión de la mayoría. Esto también implica que las vidas personales del colectivo LGBT irlandés han estado sujetas a la intromisión, escrutinio y debate público durante meses simplemente para asegurar un derecho que ya disfruta la mayoría de las personas que viven en Irlanda.

Más de 70 expertos cuestionados uno a uno procedentes de todo el mundo consideran que los hijos de padres gays o madres lesbianas que su situación no es peor que la de otros niños. Para los hijos de personas del colectivo LGBT, lo mejor para sus intereses es crecer en un ambiente basado en la no discriminación e igualdad.

Irlanda introdujo la unión civil entre parejas de igual sexo en 2010, pero esa institución tenía menos protección de los Derechos Fundamentales que el matrimonio y no estaba recogida en la Constitución. Con la igualdad matrimonial como Derecho Constitucional, las familias y parejas LGBT tendrán la misma protección.

Reconocimiento del género

En marzo, el Parlamento irlandés introdujo un proyecto de reconocimiento de género, el primer país que intenta permitir a personas transexuales el acceso a un reconocimiento de género legal. Este proyecto contiene algunos errores, entre ellos una norma que dicta que las personas casadas que quieren cambiar su género legal primero tiene que obtener el divorcio.

Otros países han seguido el ejemplo. El matrimonio homosexual es legal actualmente en Holanda, Luxemburgo, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Argentina, Dinamarca, Francia, Brasil, Uruguay, Nueva Zelanda y Reino Unido, así como en algunas partes de México y en 36 estados y el Distrito de Columbia de Estados Unidos.

General, Historia LGTB , , ,

El arzobispo de Dublin dice que el ‘sí’ en referéndum es una ‘revolución social’

Martes, 26 de mayo de 2015

Diarmuid-Martin_IComo ya hemos informado, Irlanda se convirtió el sábado en el primer país en aprobar por voto popular las bodas homosexuales, una bofetada a la históricamente poderosísima Iglesia católica que festejaron miles de personas en Dublín.

“Irlanda ha hecho historia”, dijo el primer ministro Enda Kenny, del partido conservador Fine Gael, “hemos demostrado lo que somos, un pueblo generoso, compasivo, valiente y alegre”.

La Iglesia había llamado a votar no, en un país en el que más del 90% de las escuelas primarias está bajo su tutela, las campanas del ángelus suenan dos veces al día en la televisión pública y el 84,2% de la población se dice católica. Pero los irlandeses dieron la espalda a este llamado. Con la totalidad de los votos del referéndum del viernes escrutados, el sí ganó con 62,1% de los votos, por 37,9% para el no.

El arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, afirmó hoy que el “sí” del electorado irlandés al matrimonio igualitario es un ejemplo de la “revolución social” que atraviesa “desde hace tiempo” este país y reconoció que la Iglesia católica debe reaccionar a estos cambios.

Con la mayoría de los sufragios del plebiscito del viernes computados y asegurada ya la victoria del “sí”, Martin concedió que ha llegado el momento de que la jerarquía católica inicie un proceso de profundo debate y de “revisión de la realidad”.

“Creo que la Iglesia católica tiene que poner los pies en la tierra y no negar esas realidades”, agregó, preguntándose si “estamos ya irremediablemente alejados de los jóvenes“.

Estamos convirtiéndonos en una Iglesia para los acólitos y no en la Iglesia abierta de la que habla el papa Francisco, agregó Martin, que al mismo tiempo se mostró de acuerdo en que se respeten los derechos de los homosexuales “sin cambiar la definición de matrimonio”.

El máximo dirigente de la archidiócesis de Dublín aseguró que los responsables católicos deben hallar un “nuevo lenguaje” para propagar más eficazmente el mensaje de la Iglesia, sobre todo entre los más jóvenes, cuyo voto ha resultado clave en la consulta sobre el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Con la victoria del “sí”, el matrimonio entre parejas del mismo sexo será reconocido por el artículo 41 de la Carta Magna, lo que le concederá protección constitucional y le equiparará al matrimonio tradicional.

Durante la campaña, la Iglesia católica, apoyada por un reducido número de grupos conservadores, antiabortistas y una minoría de senadores y diputados, sostuvo que el matrimonio homosexual atenta contra los valores de la familia tradicional y que modificará radicalmente los procesos de adopción y de maternidad subrogada, al tiempo que erosionará los derechos del menor.

La explanada del castillo de Dublín, otrora residencia de los gobernadores británicos y siempre símbolo del poder, se llenó de partidarios del sí con ganas de celebrar.

Niamh Fitzgerald, de 29 años, voló a casa desde Birmingham, en el centro de Inglaterra, para el referéndum y fue la primera en llegar al castillo cuando se abrió excepcionalmente para celebrar la ocasión. “Todo el mundo tiene derecho a una religión, pero ninguna religión tiene el derecho de dictar a un país lo que deberían ser nuestros derechos, dijo a la AFP.

La prensa también se felicitaba por el resultado. “La generación del ‘tigre celta’ lanzó un rugido franco y fuerte”, apuntó en el Irish Independent Niall O’Connor, quien destacó la participación de los jóvenes en la campaña a favor del sí.

“¡Es fantástico ser irlandés!”, dijo Rory O’Neill, de nombre artístico “Panti Bliss”, la drag queen más famosa de Irlanda y uno de los líderes de la campaña a favor del matrimonio homosexual.

“Es histórico, somos el primer país del mundo en votar a favor de la igualdad en el matrimonio en un referéndum, dio por sentado el ministro de Sanidad, Leo Varadkar, para quien esto “es una revolución cultural” en un país que no despenalizó la homosexualidad hasta 1993.

De este modo, Irlanda se une a los 18 países del mundo, entre ellos España, Uruguay, Argentina y Brasil, donde el matrimonio homosexual ya es legal. En el Reino Unido lo es desde 2014, salvo en Irlanda del Norte.

En el extranjero, el primer ministro británico, David Cameron, felicitó a los irlandeses en un tuit, al igual que el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, cuya familia es de origen irlandés y para quien “el amor ha ganado”. El primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel, recién casado con su compañero belga Gauthier Destenay, felicitó hoy a Irlanda por haber votado a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo en un referéndum. “Yo dije ‘sí’ la semana pasada, Irlanda dijo ‘sí’ hoy, y el 7 de junio diré ‘sí’ tres veces seguidas”, manifestó Bettel en Twitter. Con el 7 de junio se refería a las tres preguntas que se harán a los luxemburgueses dentro de dos semanas en las urnas sobre el derecho de extranjeros a participar en elecciones. Por otra parte, el ex primer ministro belga Elio Di Rupo, en la oposición desde el año pasado y que en 1996 anunció que es homosexual, saludó hoy el voto de los irlandeses a favor del matrimonio entre las parejas del mismo sexo y que es legal en Bélgica desde 2003. “Holanda y Bélgica abrieron el camino a varios países europeos hace ya más de diez años”, señaló en un comunicado.

“Evidentemente, ha habido una impresionante victoria del sí”, admitió ante la radiotelevisión nacional RTE David Quinn, director del Instituto Iona, un lobby católico, y uno de los líderes de la campaña del no.

El viernes, más de 3,2 millones de irlandeses estaban llamados a pronunciarse a favor o en contra de una enmienda constitucional que afirma que el matrimonio puede ser contraído de conformidad con la ley “por dos personas, sin distinción de sexo”.

Para Colm O’Gorman, de Amnistía Internacional, la victoria del sí constituye “un extraordinario mensaje de esperanza a la comunidad homosexual y transexual, víctima de la persecución en todo el mundo”.

A modo de símbolo, se desplegaron pancartas con lemas como “Voten sí” e “Igualdad para todos” el viernes en Dublín, cerca de la casa en la que vivió el escritor Oscar Wilde, cuya homosexualidad le costó una pena de cárcel en el Reino Unido del siglo XIX.

El sí fue defendido por todos los principales partidos políticos irlandeses, incluido el Fine Gael, no obstante conservador, del primer ministro Enda Kenny.

Los partidarios de la reforma constitucional recibieron ademas el apoyo de celebridades como el cantante Bono, del grupo U2, o el actor Colin Farrell.

La República de Irlanda ya promulgó en 2010 la ley de Relaciones Civiles que, por primera vez en este país, concedía reconocimiento legal a las parejas de hecho del mismo sexo, pero eludía calificar a esas uniones de “matrimonio” y protegerlas constitucionalmente.
Fuente: Agencias

General, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Ya son 20 países: Irlanda aprueba legalizar el matrimonio igualitario en referéndum

Sábado, 23 de mayo de 2015

14323736076193Un mural a favor del ‘sí’ en el centro de Dublín.DARREN STAPLES REUTERS

ACTUALIZADO 24/05/205

El pueblo de Irlanda ha votado mayoritariamente a favor de que en su Constitución se recoja el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo. Un proceso que se inició en 2013, y que poco a poco ha ido convenciendo tanto a la mayoría de los miembros del espectro político como a la ciudadanía. Un hecho de importancia histórica, por ser la primera vez que los ciudadanos de un país aprueban el matrimonio igualitario en referéndum. Ni siquiera la feroz y mendaz campaña realizada en contra, con la jerarquía de la Iglesia católica a la cabeza, ha servido para impedir que la igualdad LGTB quede reflejada definitivamente en la Carta Magna irlandesa. ¡Enhorabuena, Irlanda!

Los ciudadanos irlandeses han decidido este 22 de mayo de 2015 que debe añadirse a la Constitución de Irlanda una 34ª Enmieda con el siguiente texto: “el matrimonio podrá ser contraído por dos personas, conforme a la ley, sin distinción de su sexo”. Y lo han hecho con contundencia, con una alta participación del 60,52 %. El resultado final de la consulta ha sido de un 62,07 % de votos a favor de la reforma constitucional y un 37,93 % en contra. De los 43 distritos electorales en que se divide el territorio irlandés, 42 han votado a favor y tan solo 1 en contra. Estas son las cifras:

  • 3.221.681 irlandeses mayores de edad se registraron para votar en el referéndum.
  • 1.949.725 de ellos han ejercido el derecho al voto. Un 60,52 % del total.
  • 1.201.607 han votado a favor del matrimonio igualitario, lo que representa el 62,07 % de los votantes.
  • 734.300 han votado en contra, el 37,93 % de los votantes.
  • 13.818 papeletas fueron anuladas.
  • Dublín Sudeste ha sido el distrito electoral con un mayor porcentaje de votos favorables, el 74,91 %.
  • Roscommon-Sur Leitrim es la única circunscripción donde los votos contrarios han sido mayoritarios, alcanzando el 51,42 %.

La movilización de la población ha sido, sin duda, la causante de que se refleje en el resultado final el apoyo social incontestable que avanzaban las encuestas de los últimos años. El temor de que una minoría desfavorable muy implicada superara a una mayoría favorable pero desmotivada ha resultado definitivamente infundado. Los analistas, aunque los datos merecerán análisis más detallados, estiman que la gran implicación de los más jóvenes y residentes en áreas urbanas ha sido decisiva. Para encontrar una participación tan alta tenemos que remitirnos a 1995, año en que se celebró el referéndum por el que se estableció el derecho al divorcio con un 62.2 % de participantes. Desde de esa fecha se han celebrado 14 consultas populares más para decidir reformas constitucionales, sin que en ningún caso se haya superado la cifra de participación de este referéndum sobre el matrimonio giualitario.

Una vez aprobada la enmienda constitucional, el ejecutivo tiene que desarrollar la legislación para hacerla efectiva, que implicará la reforma del Código Civil de 2004, que en la actualidad únicamente permite el matrimonio a las parejas heterosexuales. Según informaciones, el proceso empezará este mismo lunes, y se espera que la reforma se pueda promulgar dentro de seis semanas, aunque aún es pronto para aventurar una fecha de entrada en vigor.

***

Aunque aún los datos son confusos y no ha habido pronunciamiento oficial del gobierno irlandés, centenares de miles de personas celebran en Irlanda, especialmente su capital, Dublín, la aprobación en referéndum del matrimonio homosexual. Se estima que en torno a un 60 por ciento de los electores han dado el ‘sí’, con lo que Irlanda se convierte el vigésimo país del mundo en reconocer estos legítimos derechos. Los partidarios del no, incluso desde primera hora de la mañana, cuando comenzaba este interminable recuento, reconocían su derrota y felicitaban de antemano a su adversario. El primer ministro, Enda Kenny, a favor de la consulta y del derecho LGBT, anunciaba oficiosamente la victoria. Su apoyo ha sido clave y da una lección al mundo conservador, ya que ideológicamente se sitúa en la derecha conservadora y cristiana europea. Un avance histórico en un país donde hace poco más de 20 años ser homosexual era un delito de cárcel. A estas horas la multicolor ondea en las plazas y calles de las principales ciudades irlandesas. Muchos son emigrantes que por la crisis han tenido que salir de su país, aunque no han dudado el volver para votar por sus derechos. También ha causado sensación la alta tasa de participación, con la que se ha superado la cifra de tres millones de personas.

Aún faltan conocer los datos finales definitivos, pero los primeros datos provisionales inclinan la balanza a favor del “Sí” en el referendum que preguntaba a los irlandeses si querían o no permitir el matrimonio igualitario. Lo ha dicho Aodhan O’Riordain, ministro de Igualdad, desde el centro de recogida de votos de Dublín: “Creo que ha ganado. He podido ver algunos resultados iniciales en algunas zonas del país no necesariamente liberales y por lo que parece el “sí” ha ganado de manera aplastante”. Parece que además el triunfo ha sido rotundo, porque según los primeros datos escrutados, hay zonas en las que el apoyo llega al 70%, algo que he llenado de orgullo al ministro y por supuesto a los colectivos LGBT. Por contra, las organizaciones católicas se han mostrado decepcionadas con el resultado. La comunidad GLTB tiene preparada ya varias fiestas en todo el país para celebrar el triunfo del sí, aunque tendrán que aguardar hasta la tarde, cuando se haga oficial el resultado final.

El recuento provisional del referéndum celebrado este viernes en Irlanda para decidir sobre la legalización del matrimonio entre parejas del mismo sexo apunta a una victoria del “sí”, informó este sábado la cadena pública RTE.

Apenas una hora después del comienzo del cómputo de los sufragios, las primeras proyecciones indicaron ya que el apoyo al matrimonio homosexual se imponía en casi todas las circunscripciones de Dublín y en las de las zonas rurales.

Según la RTE, en la capital del país el apoyo al matrimonio homosexual podría situarse cerca del 60 %, frente al 40 del ‘no’, mientras que en los distritos electorales de las zonas rurales esa distancia podría ser menor.

Cuando se hagan oficiales estos datos provisionales, Irlanda se convertirá en el primer país del mundo que reconoce en referéndum el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

La Comisión del referéndum informó de que el resultado final podría anunciarse en el Castillo de Dublín entre las 15.00 y las 17.00 horas GMT de este sábado, siempre y cuando no se soliciten recuentos.

Incluso el ‘Iona Institute’, un influyente ‘think-tank’ católico que hizo campaña por el ‘no’, reconoció en su cuenta de Twitter que el electorado irlandés, de poco más de tres millones, ha apoyado mayoritariamente la propuesta del Gobierno de Dublín, de coalición entre conservadores y laboristas. “Felicitaciones al bando del Sí. Bien hecho. #MarRef”, escribió en la red social el director del Iona Institute, David Quinn.

Al cierre en la noche de este viernes de los colegios electorales a las 21.00 horas GMT —las 23.00 hora peninsular española—, la RTE estimó que la participación del electorado podría situarse entre el 50 y el 60 %, un índice mucho más alto que el registrado en anteriores plebiscitos, lo que da una idea del interés que ha despertado esta consulta.

Cuando se confirme la victoria del ‘sí‘, el matrimonio entre parejas del mismo sexo será reconocido por el artículo 41 de la Carta Magna, lo que le concederá protección constitucional y le equiparará al matrimonio contraído entre dos personas de distinto sexo.

Los detractores, entre los que figuran grupos antiabortistas, ultraconservadores y la Iglesia católica, sostienen que estas uniones atentan contra los valores de la familia tradicional y que modificarán radicalmente los procesos de adopción y de maternidad subrogada, al tiempo que erosionarán los derechos del menor.

La República de Irlanda ya promulgó en 2010 la ley de Relaciones Civiles que, por primera vez en este país, concedía reconocimiento legal a las parejas de hecho del mismo sexo, pero eludía calificar a esas uniones de “matrimonio“.

La enmienda constitucional que votaron los irlandeses y que reconoce como tal el matrimonio entre dos personas “sin distinción de género” fue impulsada por la coalición de Gobierno entre los cristiano-demócratas de Fine Gael y los Laboristas. El primer ministro Enda Kenny dio su apoyo total a la medida “en el nombre de la igualdad”.

Aunque en más de veinte países son ya legales las bodas gays, la decisión de Irlanda es decididamente histórica. Hace tan sólo 23 años, la homosexualidad estaba considerada como delito en el país de Oscar Wilde, que fue también uno de los últimos en aprobar un ley del divorcio y sigue teniendo la ley del aborto más restrictiva de Europa.

General, Historia LGTB , , , , , , , , , ,

Condenada por discriminación la pastelería que no quiso hacer una tarta apoyando el matrimonio gay

Sábado, 23 de mayo de 2015

ashers_bakeryUn tribunal halló esta semana culpable de un delito de discriminación a una pastelería que se negó a confeccionar una tarta que debía llevar la imagen de los famosos Epi y Blas y un eslogan a favor del matrimonio entre homosexuales. La demanda contra “Ashers Bakery“, un negocio familiar con años de experiencia en Belfast, había sido presentada por la Comisión de Igualdad de Irlanda del Norte (NIEC) en nombre del activista gay Gareth Lee.

Lee entró en mayo de 2014 en la pastelería Ashers Bakery de Irlanda, un negocio con una gran tradición familiar en Belfast, la citada pastelería y pidió que su tarta llevara la imagen de los conocidos muñecos del programa infantil “Barrio Sésamo” y el mensaje escrito “Apoya el Matrimonio Gay”, solicitud que fue rechazada alegando motivos religiosos.

El activista gay Gareth Lee denunció esta negativa ante la Comisión de Igualdad de Irlanda del Norte (NIEC). Consideraba discriminatorio que el negocio le dijese que no podía realizar el encargo por motivos religiosos.

En su sentencia, la juez instructora, Isobel Brownlie, afirmó  que la pastelería “Ashers Bakery” es una empresa y no un grupo religioso, y “que conduce su negocio con el objetivo de obtener beneficios”, por lo que entiende que se ha cometido un delito de discriminación al negarse a cumplir el pedido del cliente por razones de conciencia.  “Los acusados han discriminado ilegalmente al demandante recurriendo a la discriminación sexual. Esto es discriminación directa que no tiene justificación alguna”, subrayó la magistrada, quien añadió que los propietarios de Asherks Bakery poseen creencias religiosas “genuinas y profundamente arraigadas”, pero insistió en que “no pueden estar por encima de la ley”.

El Gobierno autónomo norirlandés, de poder compartido entre católicos y protestantes, introdujo en 2005 la ley de Asociación Civil para personas del mismo sexo, la cual concede a esas parejas los mismos derechos y responsabilidades que a los matrimonios heterosexuales. No obstante, a diferencia de la legislación en Inglaterra o Gales, estas uniones no llevan el nombre de “matrimonio igualitario” en Irlanda del Norte.

Fuente  Agencias

 

 

 

 

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , ,

La expresidenta de Irlanda hace una encendida defensa del “sí” al matrimonio igualitario a escasos días del referéndum

Viernes, 22 de mayo de 2015

PA-11712280-1-310x415Este viernes podría ser un día histórico para la igualdad LGTB en Europa. Los irlandeses están llamados a las urnas para votar en referéndum una serie de reformas constitucionales, entre las que se encuentra la apertura del matrimonio a las parejas del mismo sexo. Una de las políticas más conocidas y queridas del país, la expresidenta Mary McAleese, pronunció un emotivo discurso el pasado martes animando a las familias irlandesas a sumarse, como la suya, al “sí”.

Como venimos informando, el día 22 del presente mes de mayo se celebrará en Irlanda un referéndum, en el que se decidirá si se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Partidarios y detractores manifiestan sus distintas posturas en debates públicos en los medios de comunicación. La clave del resultado estará muy probablemente en la participación, pues si bien las principales encuestas otorgan una victoria holgada al “sí”, la mayor movilización de los sectores homófobos podría producir un resultado más ajustado del previsto.

En este contexto, el apoyo expreso de conocidas personalidades puede ser crucial. Por eso es de destacar la reciente intervención de McAleese, presidenta de Irlanda entre 1997 y 2011, quien ya en 2012 (antes de que se abriera el actual debate) se posicionó públicamente a favor del matrimonio igualitario. Ahora, en un discurso ante la organización BeLonG To de apoyo a jóvenes LGTB en Dublín, la exmandataria ha hecho un decidido llamamiento al voto afirmativo en el referéndum, explicando lo que significa para ella la igualdad al tener un hijo gay y ser católica practicante.

McAleese quiso animar a las familias tradicionales a apoyar el derecho al matrimonio para las parejas del mismo sexo, pues este no plantea “ninguna amenaza” al matrimonio tradicional; pero sí aportará una gran beneficio no solo a las parejas que se quieran casar, sino también a los menores LGTB que estén en el proceso de descubrir y aceptar su identidad. “Los que somos padres, hermanos y hermanas, compañeros de trabajo y amigos de los ciudadanos gays y lesbianas de Irlanda, sabemos cómo han sufrido por su ciudadanía de segunda clase”, afirmó.

En su alocución, la expresidenta también intentó desmontar el argumento utilizado por los sectores homófobos en la campaña, esto es, que se oponen al matrimonio igualitario para “defender el derecho de los niños a tener un padre y una madre”. Lo cierto es que la homoparentalidad no forma parte del referéndum y la adopción por parte de las parejas del mismo sexo es legal desde abril de este año. “Los únicos niños que se verán afectados por este referéndum serán los niños gays y lesbianas de Irlanda. Es su futuro el que está en juego. Está en nuestras manos”, recordó McAleese.

Sin duda será una jornada emocionante la del próximo viernes, y la expresidenta puede haber jugado un importante papel si finalmente la victoria del “sí” es una realidad. Os dejamos, mientras tanto, con el vídeo del discurso completo (en inglés):

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , ,

Irlanda: un 58% aprueba el matrimonio igualitario

Miércoles, 20 de mayo de 2015

Irish-Gay-Pride-Ireland-Irlanda-LGTB-Sarah-Abilleira-Ponte-en-mi-PielLa mayoría del electorado de Irlanda votará “sí” a la legalización del matrimonio igualitario en el referéndum del 22 de mayo, si bien sus detractores han recortado distancias y crece el número de indecisos, según ha indicado este sábado una encuesta.

Irlanda está próxima a decidir en referéndum si legaliza el matrimonio igualitario en el país. Y las perspectivas, al menos por el momento, son buenas para las miles de parejas gays y lesbianas que esperan ver reconocida su relación por parte del estado. Según las encuestas, seis de cada diez irlandeses aseguran que votarán a favor del matrimonio homosexual. La votación está prevista para el 22 de mayo y en caso de salir ‘Sí’, permitirá modificar la Constitución y permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La aceptación de la homosexualidad no ha hecho más que aumentar en el país en los últimos años, a pesar de la influencia de la Iglesia Católica y del clima conservador que predomina en el país. Un sondeo efectuado por la firma Ipsos MRBI para el diario The Irish Times durante el pasado martes y miércoles entre 1.200 personas reveló que el 58 % respaldará la propuesta del Gobierno de Dublín, de coalición entre conservadores y laboristas.

El apoyo de los partidarios del “sí” ha caído un 6 % respecto a una encuesta similar efectuada el pasado marzo, mientras el bloque del “no” al matrimonio entre parejas del mismo sexo ha avanzado dos puntos porcentuales desde entonces, hasta el 25 %. Asimismo, un 17 % del electorado irlandés se declara ahora indeciso, frente al 12% en marzo. Sin tener en cuenta a los indecisos, el sondeo destaca que el 70 % votará “sí“, cuatro puntos menos, mientras que el “no” avanza cuatro puntos y obtiene un 30 % de los votos.

Según ‘The Guardian’, el cambio constitucional se aprobaría con un 50,3 por ciento de votos a favor,

El proyecto para legalizar el mtrimonio igualitario cuenta con el apoyo del propio primer ministro, Enda Kenny, que ha pedido en varias ocasiones a la población que vote a favor de esta medida y ha sido elogiado por participar hace un año en un evento del colectivo homosexual de su formación política, el Fine Gael en un conocido bar gay. “Se trata del derecho a decir dos pequeñas palabras… Sí, quiero”, afirmó Kenny en febrero durante su intervención en el Congreso Nacional de su partido, en el que animó a los irlandeses a votar con el objetivo de “una nación justa, compasiva y tolerante“.

Por su parte, los partidarios del ‘no’, entre los que destaca la prominente Iglesia católica, han advertido de que la aprobación del matrimonio homosexual podría derivar en un aumento de las adopciones y las madres de alquiler. Desde la Iglesia católica, que lidera la oposición al matrimonio igualitario, ya se ha advertido que su campaña ante el referédum se centrará en el peligro de “la redefinición de la familia” y en los “intereses de los niños”. El arzobispo Eamon Martin declaraba que “dejamos clara nuestra postura no solo desde un punto de vista la fe, sino también porque creemos que es bueno para los niños, es bueno para la familia y es bueno para la sociedad preservar la singularidad del matrimonio como tradicionalmente lo hemos entendido”.  Varios obispos católicos han publicado cartas este sábado en las que advierten a sus feligreses de que este referéndum podría cambiar de forma profunda el concepto del matrimonio, la familia y la paternidad en el país.

Preocupación en la comunidad LGTB

La anterior encuesta publicada el pasado mes de diciembre por el diario The Irish Times, ofrecía un 71 % de partidarios del matrimonio igualitario, frente a un 17 % de contrarios y un 9 % de indecisos. Sin embargo, los partidarios de la igualdad se siguen mostrando preocupados, incluso alguna fuente indica que “nuestras investigaciones muestran que el apoyo es muy, muy leve y que comenzará a desmoronarse muy rápidamente”.

Brian Sheehan, de Gay and Lesbian Equality Network (GLEN), estima que “este será un referéndum muy apretado. Creo que los irlandeses se toman los cambios constitucionales muy en serio. Lo sabemos por otros referéndums. A pesar del fuerte apoyo en las encuestas, sabemos que necesitaremos cada voto que sea posible para ganar el referéndum”.

En la mente de los activistas LGTB está la consulta sobre los derechos del menor celebrada en 2012, que contaba con un fuerte apoyo de las principales fuerzas políticas. Se trataba de una enmienda que incluía en la Constitución varios artículos destinados a incrementar la protección de los menores. Las encuestas ofrecían una mayoría abrumadora de un 80 % de partidarios de la reforma. El día del referéndum, sin embargo, esos partidarios no se movilizaron, la participación alcanzaba un exiguo 33,5 % y el resultado fue de un apretado 58 % de votos favorables contra un 42 % de votos contrarios.

Quizás por ello, las asociaciones LGTB han solicitado el apoyo de la abultada comunidad estadounidense de origen irlandés, que mayoritariamente radica en los estados que conforman la región histórica de Nueva Inglaterra y en Nueva York, donde el matrimonio igualitario es legal. Los activistas esperan alcanzar acuerdos con la comunidad LGTB de la diáspora irlandesa y recaudar fondos para su campaña previa al referéndum.

La otra consulta

El día del referéndum también se preguntará a los poco más de tres millones de personas con derecho a voto en Irlanda, un país mayoritariamente católico, si se rebaja desde los 35 hasta los 21 años la edad mínima para ser presidente de la República, un cargo principalmente representativo.

A este respecto, la encuesta de The Irish Times ha señalado este sábado que un 73 % del electorado rechaza rebajar la edad mínima, frente a un 27 % que lo apoya.

La República de Irlanda ratificó en julio de 2010 la ley de Relaciones Civiles que, por primera vez en este país, concedía reconocimiento legal a las parejas de hecho del mismo sexo, pero eludía calificar a esas uniones de “matrimonio”.

Dado que Irlanda no permite aún los matrimonios entre homosexuales, esa legislación se redactó con el objetivo de reconocer ciertos derechos a las parejas de gais y lesbianas, pero el objetivo ahora es que estas uniones estén amparadas por la Constitución nacional, para lo cual es necesario convocar un referéndum.

General, Historia LGTB , , , , , , ,

Informe anual sobre derechos LGTB en Europa: ascienden países con LGTBfobia instalada en sus constituciones. España baja a la 6ª posición

Jueves, 14 de mayo de 2015

side_a_rainbow_europe_map_-2015_a3_imageUn año más, ILGA Europa ha dado a conocer su informe anual sobre la situación de los derechos LGTB en el continente europeo. Como es costumbre, junto al estudio se incluye la clasificación de los distintos países según el grado de adecuación de sus normativas jurídicas al reconocimiento y promoción de los derechos de las personas LGTB. España baja hasta la sexta posición, empatada con Holanda y Noruega, desbancada por los sorprendentes ascensos de Malta, que alcanza el tercer puesto, y sobre todo de Croacia, un país cuya población votó mayoritariamente en referéndum a favor de la discriminación de las personas LGTB. En cuanto al descenso en la calificación de España, han pesado las políticas en materia sanitaria y servicios sociales del gobierno del Partido Popular, entre las que se incluyen la restricción del tratamiento hormonal para los hombres transexuales, el bloqueo de las técnicas de reproducción asistida para lesbianas y mujeres bisexuales o el hecho de que las personas que viven con VIH no puedan acceder a ciertas profesiones o servicios como residencias para mayores o seguros de salud o de vida, sin que se articulen medidas legislativas para impedir la patente discriminación que eso supone.

Al igual que en años anteriores, la clasificación de ILGA Europa se basa en un porcentaje, en el que influyen todas las medidas implementadas en materia de igualdad y antidiscriminación, derecho de familia, crímenes y discursos de odio, reconocimiento legal de la identidad de género, libertad de asociación y asilo. Dicho porcentaje de consecución de logros en estas materias varía según su ámbito de aplicación sea nacional o territorial.

Ello explica el ascenso de Malta hasta la tercera posición, pues tras promulgar en 2014 una ley de uniones civiles que incluía a las parejas del mismo sexo, en abril de 2015 ha aprobado una avanzada ley de identidad de género que reconoce y ampara los derechos de las personas transexuales e intersexuales. Sin embargo, cabe señalar que los gais, lesbianas y bisexuales malteses siguen sin ser iguales ante la ley, pues sus parejas no merecen el mismo reconocimiento que las parejas heterosexuales.

Ese es también el caso de Croacia, con el agravante de que en este caso fue el propio pueblo croata quien en 2013 corroboró en referéndum una reforma constitucional para prohibir el matrimonio igualitario. Tras esa decisión, en julio de 2014 el gobierno de Croacia aprobó una ley de uniones civiles que sí incluía a las parejas del mismo sexo (aunque no les permite adoptar conjuntamente), lo cual le ha proporcionado el ascenso hasta la quinta plaza en el listado de ILGA. A pesar de ello, hay que reiterar que las parejas LGTB croatas están discriminadas constitucionalmente por decisión popular.

Aunque cabe recordar, como de costumbre, que el clima o aceptación sociales no influyen en la calificación de ILGA, no deja de sorprender que la discriminación expresa y constitucional del colectivo LGTB no reste puntuación, sino que parece sumarla. También cabe preguntarse qué medidas legislativas a favor de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales ha adoptado Rusia en el último año para que su porcentaje se incremente del 6 al 8 % y abandone el último puesto de la clasificación.

Como en los últimos años, el Reino Unido vuelve a ocupar el primer lugar, seguido de nuevo por Bélgica. Esta es la lista ordenada por calificación:

  • Reino Unido: 86 %
  • Bélgica: 83 %
  • Malta: 77 %
  • Suecia : 72 %
  • Croacia: 71 %
  • Holanda: 69 %
  • Noruega: 69 %
  • España: 69 %
  • Dinamarca: 68 %
  • Portugal: 67 %
  • Francia: 65 %
  • Islandia: 63 %
  • Finlandia: 62 %
  • Alemania: 56 %
  • Austria: 52 %
  • Hungría: 50 %
  • Montenegro: 46 %
  • Luxemburgo: 43 %
  • Albania: 42 %
  • Irlanda: 40 %
  • Grecia: 39 %
  • Georgia: 36 %
  • República Checa: 35 %
  • Estonia: 34 %
  • Eslovenia: 32 %
  • Andorra : 31 %
  • Bosnia-Herzegovina: 29 %
  • Serbia: 29 %
  • Eslovaquia: 29 %
  • Rumania: 28 %
  • Suiza: 28 %
  • Bulgaria: 27 %
  • Polonia: 26 %
  • Italia: 22 %
  • Liechtenstein: 19 %
  • Lituania: 19 %
  • Chipre: 18 %
  • Kosovo: 18 %
  • Letonia: 18 %
  • Moldavia: 16 %
  • Bielorrusia: 14 %
  • San Marino: 14 %
  • Macedonia: 13 %
  • Turquía: 12 %
  • Mónaco: 11 %
  • Ucrania: 10 %
  • Armenia: 9 %
  • Rusia: 8 %
  • Azerbaiyán: 5 %

La situación en España

Entre los datos que destaca ILGA sobre la situación española, está el informe del Ministerio del Interior que señala que el mayor porcentaje entre los delitos de odios son aquellos que tienen a las personas LGTB como víctimas, al alcanzar el 39,9 % del total. A ello suma la habitual intolerancia y agresividad contra el colectivo LGTB por parte de la jerarquía de la iglesia católica, con el cardenal Fernando Sebastián a la cabeza calificando a la homosexualidad como “deficiencia tratable”.

Pero son las restricciones impuestas por el gobierno del Partido Popular en materia sanitaria y de servicios sociales las que tienen una mayor influencia en la calificación de ILGA. Entre ellas, la exclusión de las mujeres sin pareja masculina de la cobertura de las técnicas de reproducción asistida, que afecta a las lesbianas y mujeres bisexuales; la retirada del Reandron, tratamiento hormonal muy utilizado por los hombres transexuales, de la financiación pública; la no articulación de medidas legislativas para impedir la discriminación de las personas que viven con VIH en el acceso a ciertas profesiones o servicios, como las residencias para mayores o seguros de salud y de vida; el imperdonable hecho de que, desde 2009, no se haya concedido ninguna solicitud de asilo a personas LGTB perseguidas en su país, a pesar de que la legislación europea lo establezca; o  el vergonzoso convenio de adopción con Rusia, que se doblega ante su legislación homófoba y no solo impide a las parejas del mismo sexo y a las personas solteras optar a la adopción, sino que permite a Rusia hacer un seguimiento de los menores ya adoptados.

ILGA señala que las carencias en estos y en otros ámbitos a veces son aliviadas por determinadas Comunidades Autónomas. Así, destaca la aprobación en comunidades como Extremadura de una avanzada ley contra la discriminación de las personas LGTBI, a semejanza de la promulgada anteriormente en Cataluña. O la entrada en vigor de la ley integral de identidad de género en Andalucía, a la que califica como una de las más avanzadas de Europa. ILGA, sin embargo, echa en falta más legislación de este tipo de ámbito nacional.

Algunos de los datos positivos son ambivalentes. Aunque ILGA señala que los hijos de parejas del mismo sexo masculina nacidos por gestación subrogada en otros países ya pueden ser registrados, también advierte de que no ha sido así hasta que se tuvo que acatar una sentencia del tribunal de Estrasburgo. También alaba que el actual rey, Felipe VI, haya recibido a los representantes de los colectivos LGTB en diversos actos oficiales, pero critica que la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no se haya reunido con esos mismos representantes después de más de dos años de reiteradas solicitudes al respecto.

También hay datos claramente positivos para ILGA, como la presentación por parte del Ministerio del Interior del primer protocolo policial específico para los delitos de odio. También destaca la sentencia del Tribunal Supremo a favor de Maribel Blanco, una mujer lesbiana que ha conseguido ser declarada madre legal del hijo concebido por la que ahora es su expareja mediante fecundación in vitro, pese a no existir entre ellas relación matrimonial y a que la madre biológica se oponía a ello.

Existe un dato por el que ILGA alaba a España especialmente: según los informes a disposición de la organización, España está a la cabeza mundial en cuanto a la aceptación social de la homosexualidad.

Clasificación en años anteriores

En el primer informe, de 2010, cuando no se valoraban aún las medidas respecto al colectivo transexual, Suecia encabezó la lista. En 2011 y 2012, con valoración también respecto a la identidad de género, ya fue el Reino Unido quien consiguió la mayor puntación. También lo hizo en 2013, cuando se inició el sistema porcentual, y en 2014.  España, en todos los casos, se ha situado siempre en los puestos de cabeza.

Os podéis descargar (en formato PDF) tanto el informe anual, como la tabla con todos los datos o el mapa.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.