De esta manera, el alto tribunal ha revocado la denegación del asilo que se dio a este hombre en noviembre de 2014 por parte de Interior, que consideró que sus alegaciones sobre la persecución padecida en Camerún por su condición de homosexual eran “inverosímiles e insuficientes”.

 En su demanda de asilo, Prosper relató que, tras enterarse de su orientación sexual, él y el que era su pareja en ese momento fueron víctima de una brutal paliza a manos de otros jóvenes de su barrio en julio de 2014. Su pareja murió, y él salvo la vida gracias a hacerse el muerto. Decidió huir del país, primero a Nigeria, luego a México y finalmente voló a España. Acabó pidiendo asilo en Barajas en noviembre de 2015. Camerún, conviene tenerlo en cuenta, es uno de los países de África que persigue la homosexualidad con más saña. Hemos hemos recogido numerosos ejemplos de ello a lo largo de los últimos años.

Él decidió huir, primero a Nigeria, luego a México y por último a España, donde reclamó asilo y protección internacional subsidiaria, que le fue denegada.

La petición de asilo de Prosper fue apoyada por ACNUR (el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), a pesar de lo cual fue denegada por el Ministerio del Interior, que consideró sus alegaciones eran “inverosímiles e insuficientes”. Una negativa que fue luego confirmada por la Audiencia Nacional, aunque, según el Supremo, ese tribunal resolvió “en términos genéricos” y no explicó por qué creía que los argumentos del camerunés eran incoherentes lo que obligó a Prosper a plantear finalmente un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Ahora su Sala Tercera, en sentencia de la que ha sido ponente Eduardo Calvo Rojas. ha ordenado a Interior que admita la petición de asilo e inicie la tramitación del correspondiente procedimiento administrativo.

El alto tribunal estima como dato incontrovertible que la legislación de Camerún tipifica como delito los actos homosexuales y que se trata, además, “de una conducta efectivamente reprimida en ese país”.  Por otra parte, el Supremo considera que ni la sentencia de la Audiencia Nacional ni las resoluciones del Gobierno demuestran que el solicitante hubiera formulado alegaciones incoherentes. Por ello, y considerando además el informe favorable de ACNUR, determina que “no puede considerarse ajustada a derecho la decisión de denegación basada en la razón expresada en términos genéricos de que las alegaciones son inverosímiles e insuficientes”.

El asilo a las personas LGTB, asignatura pendiente 

Lo comentábamos hace apenas un mes, al hacernos eco del artículo que sobre la materia publicó Desalambre: las dificultades que tienen los demandantes de asilo en España por motivo de orientación sexual y/o identidad de género son ingentes, y aunque no existe datos oficiales (Interior no los desglosa en función de las razones alegadas), según denuncian ACNUR y la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en un alto porcentaje de los casos las demandas por esta causa son rechazadas.

Las razones son diversas, aunque destaca, muy en especial, lo que podría denominarse el “criterio de la discreción”, según el cual si en su país, pese a estar las personas LGTB perseguidas por la ley, la vida de una persona no parece correr peligro si es capaz de sobrellevar “de forma discreta” su orientación sexual y/o identidad de género, el asilo no debe ser la opción elegida.

Afortunadamente no ha sido el caso de Prosper, que deseamos pueda emprender una vida digna en España.

La violación de los derechos humanos del colectivo LGTB es una triste y reiterada realidad en Camerún, que parece desconocer el catoliquísimo Mnistro del Interior de españa, sí, ese al que pretendían enviarle al Vaticano como embajador…, una situación de la que han alertado las ONG,s. En los últimos años, hemos conocido numerosas historias de amenazas, ataques, encarcelamientos y asesinatos de personas debido a su orientación homosexual. En una carta abierta al presidente Paul Biya, la organización Human Rights Watch (HRW) denunciaba en 2013 los oídos sordos que hacen las autoridades al acoso al que son sometidos los abogados que defienden a las personas acusadas bajo la ley contra la sodomía vigente en el país africano. Cabe señalar que la profundidad de la homofobia en Camerún no solo afecta a la administración, sino que está instalada en todas las capas de la sociedad. En septiembre de 2014, por ejemplo, un activista LGTB se veía obligado a abandonar su domicilio por las amenazas de muerte de sus vecinos.

En 2012, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresaba su preocupación por la situación de las personas LGTB en Camerún. Cada poco tiempo se producen noticias de detenciones, algunas de las cuales hemos recogido: dos hombres condenados a dos años y a un año de prisión, respectivamente, tras ser encontrados culpables de homosexualidad en julio de 2013, la detención de al menos tres mujeres lesbianas en febrero de 2012, cuatro jóvenes detenidos acusados de homosexualidad en enero de 2012, otros cuatro hombres arrestados en agosto de 2011. Y las detenciones siguen remontándose en el tiempo: en abril de 2011, en octubre de 2010, en mayo de 2010 (los dos detenidos entonces fueron luego condenados a cinco meses de cárcel), en marzo de 2010 (en este caso la detención se mezcló con un intento de extorsión por parte de la Policía a un ciudadano australiano) o en diciembre de 2009 (en este caso el joven fue finalmente liberado tras permanecer varios días en prisión en condiciones miserables).

También son interesantes la serie de 5 vídeos realizados por Quijada Producciones, que llevan por título “Homosexuales en Camerún: gentes como tú y yo”, breves reportajes que recogen testimonios de personas LGTB perseguidas por su orientación sexual en el país africano. Son pequeños reportajes que recogen cinco testimonios personales. Su objetivo es doble: por un lado, denunciar internacionalmente la situación de hostigamiento que sufren las personas homosexuales en Camerún; por otro, darles visibilidad dentro de su propio país. Ya os hemos presentado tres: el primero recoge la historia de Roger, condenado a tres años de cárcel por declarar su amor por SMS a otro hombre. El segundo vídeo nos presenta a Pascaline, violada cuando era solo una adolescente, madre de dos hijas y repudiada por su familia por ser lesbiana. El tercero recoge la historia de Esther, pareja de Pascaline, junto a la que en febrero de 2011 fue detenida (su caso está pediente de un tribunal de apelación).

A continuación podéis ver el testimonio de Marc Lambert, en francés con subtítulos en castellano:

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente Agencias/Dosmanzanas