Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Chechenia’

¿Dónde está Zelim Bakaev? Se cumplió un año de la desaparición del cantante checheno quien habría sido víctima de una “purga” gay

Martes, 14 de agosto de 2018

bez-nazvaniya-e1508762632279Chechenia forma parte de la república del Cáucaso, parte de la Federación Rusa, y ha sido denunciada internacionalmente por la aplicación de las denominadas “purgas” de homosexuales efectuadas por los aparatos del Estado. Según los informes, en el 2017 se produjeron redadas redadas y detenciones en prisiones secretas que algunos definen como “campos de concentración para homosexuales” donde personas gay -o simplemente percibidas como gay- son golpeadas, torturadas, en unos casos hasta muertas y desaparecidas.

Como un crimen de odio perpetrado por agentes de Estado debido a su orientación sexual ha sido calificado el caso del cantante Zelim Bakaev, desaparecido exactamente desde el 8 de agosto de 2017. El joven intérprete de 25 años fue visto por última vez el 8 de agosto de 2017 caminando en una calle de Grozny, la capital de Chechenia, cuando fue interceptado e introducido en un vehículo. Desde ese momento no se ha sabido más nada de él.

Esta semana se cumplió un año desde su detención, privación ilegal de la libertad y probable tortura y homicidio a manos de la policía de la República de Chechenia, informó The Huffington Post. Según reseña este medio, Zelim Bakaev, natural de Chechenia, era un famoso cantante que alcanzó reconocimiento desde pequeño en la radio y en la televisión de su ciudad y de Moscú, Rusia. Su carrera se desarrolló, principalmente, entre concursos para talentos jóvenes y reality shows. Para muchos, era una estrella en ascenso a quien el odio apagó.

El día que desapareció, Bakaev se encontraba caminando en las calles de Grozni, capital de Chechenia, ciudad a donde había llegado procedente de Rusia para asistir a la boda de su hermana. Según testigos, Zelim fue interceptado por un auto y empujado al interior del vehículo. Desde entonces, nadie lo ha vuelto a ver.

Para las organizaciones pro defensa de los derechos del colectivo LGBTQ, el intérprete fue llevado a uno de los campos de concentración para homosexuales que ilegalmente estarían instalados en Chechenia, donde se hacen violentas terapias de conversión que, en realidad, cometen actos de tortura que terminan en homicidios.

El cantante tenía prohibida cualquier aparición pública en Chechenia, debido a que había hecho pública su homosexualidad durante su estancia en Rusia, es por eso que los activistas LGBT han denunciado a la policía y a los organismos del Estado por su desaparición y de negarse a investigar.

Con ocasión del primer aniversario de su desaparición, las organizaciones invitaron a las personas a protestar frente a la embajada de Rusia en varias partes del mundo, sin embargo, la participación fue muy poca, explicaron los organizadores que las personas tienen miedo de que las autoridades rusas tomen represalias contra sus familiares que aún se encuentra en el país euroasiático.

El activista Tony Knight tuiteó sobre este caso que “hace un año Zelim Bakaev desapareció y no ha sido visto desde entonces. Se cree que él era parte de la purga anti-gay en Chechenia junto a docenas de otros. Debemos exigir justicia para todos los que fueron atacados tan cruelmente”.

Homofobia de Estado. La situación en Chechenia un año después…

Hace tan solo un año, las estremecedoras noticias sobre detenciones, torturas y asesinatos de personas homosexuales en la república rusa de Chechenia sacudían a la comunidad internacional. Según reportaba el diario Novaya Gazeta, al menos 100 personas habían sido detenidas y encarceladas por ser «sospechosas de homosexualidad». Más adelante, salía a la luz la posible existencia de auténticos campos de concentración para personas homosexuales cerca de Grozny, la capital chechena. En este tiempo, La homofobia del líder checheno, Ramzán Kadýrov, ha quedado sobradamente demostrada. Sofocada la crisis separatista, el Gobierno checheno ha encontrado en el colectivo LGTB un chivo expiatorio que encaja perfectamente con sus ideales retrógrados. Un año más tarde, sin embargo, las autoridades rusas han demostrado una ausencia total de voluntad política para investigar los posibles crímenes y llevar a los responsables ante la justicia. A fecha de hoy, nadie ha sido detenido ni imputado.

Según ha apuntado Denis Krivosheev, director de la sección de Europa del Este y Asia Central de Amnistía Internacional, «el Gobierno ruso ridiculizó y descartó estas noticias que llegaban de Chechenia hace un año. Desde entonces, hemos presenciado con estupefacción la negación, evasión e inacción de las autoridades respecto a este tema, llegando a denegar en repetidas ocasiones el lanzamiento de una investigación oficial en relación a los crímenes reportados, ignorando las pruebas aportadas por Novaya Gazeta».

En efecto, las investigaciones llevadas a cabo por las organizaciones de derechos humanos han conseguido recabar un elevado volumen de información, pero aún así no se ha incoado ningún procedimiento penal. Pese a las denuncias interpuestas relativas a asesinatos de personas homosexuales, las autoridades siguen afirmando que no hay relación entre esos crímenes y la persecución homófoba que alegan las organizaciones. Sin embargo, activistas LGTB afirman que en diferentes países del mundo hay refugiados chechenos dispuestos a testificar.

Igor Kochetkov, activista de la Russian LGBT Network, ha señalado que «en el pasado año, la Russian LGBT Network, junto a Novaya Gazeta, han hecho el trabajo que debía realizar el Estado». La organización ha velado por la seguridad de las víctimas, y ha recopilado y publicado sus experiencias para denunciar públicamente la persecución que sufrieron. Pero lo que no han podido conseguir es que las autoridades inicien una investigación oficial, ni asegurar que los responsables sean investigados penalmente.

Según Elena Milashina, la periodista de Novaya Gazeta que reveló por primera vez la situación en Chechenia, «sería muy fácil sacar adelante una investigación si las autoridades realmente quisieran». Como ejemplo, señala que las autoridades ni tan sólo han intentado averiguar las localizaciones GPS de los teléfonos móviles de las personas que habrían sido detenidas. Milashina asegura que muchos de esos teléfonos permanecieron encendidos durante las detenciones, y una simple investigación sobre los geolocalizadores de los dispositivos permitiría verificar que dichas personas permanecieron durante varios días en centros de detención ilegal.

Una de las víctimas de la purga homófoba, Maxim Lapunov, presentó una denuncia oficial el pasado mes de septiembre. A día de hoy, las autoridades rusas no han tomado ninguna acción al respecto. Inicialmente, utilizaban la excusa de la falta de denuncias por parte de las víctimas para justificar su inacción. No obstante, después del valiente paso de Lapunov, las autoridades ya no pueden justificar la ausencia de investigaciones.

Kochektov tiene claro cuál es el problema. El activista de la Russian LGBT Network considera que el principal obstáculo para sacar adelante dichas investigaciones es el hecho de que «la homofobia es la política oficial del Estado ruso». Tal es así que las autoridades han tachado de «burda mentira» las denuncias de las organizaciones LGTB, achacándolas a una «nueva campaña informativa contra Rusia».

La reacción internacional ha sido más bien tibia, y se han quedado en poco más de algunas declaraciones puntuales de políticos como Emmanuel Macron o Angela Merkel, que pidieron una respuesta de las autoridades rusas.

Así, el único amparo al que han podido acudir las víctimas del horror checheno han sido el que les han brindado las organizaciones de derechos humanos. El trabajo incansable de organizaciones como la Russian LGBT Network ha permitido que más de 100 personas hayan podido ser reubicadas de forma segura fuera de Chechenia. Francia había empezado a acoger refugiados chechenos perseguidos por su orientación sexual, al igual que Alemania y Canadá. Según Amnistía Internacional, al menos 98 habrían logrado salir de Rusia, mientras que los demás habrían sido reubicados en otras partes del territorio nacional. No todos ellos eran hombres: diez de las personas evacuadas eran mujeres lesbianas, y también se reubicó a dos personas trans. Asimismo, también se ha evacuado a familiares que temían ser objeto de represalias por parte de las autoridades.

Concidiendo con el aniversario de las primeras noticias que se publicaron sobre este escándalo, en diversas ciudades del mundo tuvieron lugar actos de protesta, exigiendo una investigación imparcial y el enjuiciamiento de las personas responsables, y poniendo en evidencia la falta de cobertura mediática de tal vulneración masiva de derechos humanos. También se reclamaba a gobiernos europeos y americanos que asegurasen el derecho de asilo de aquellos que han conseguido huir del infierno checheno.

Pese a la inacción de las autoridades, diversas organizaciones LGTB siguen observando la situación en Chechenia con lupa. «Os estamos observando», apuntaba Matt Beard, de la organización All Out«No descansaremos hasta que consigamos justicia para Maxim, Zelim y para las docenas de personas que fueron torturados y asesinados en Chechenia».

Fuente Universogay/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , ,

Intento de secuestro de un joven refugiado homosexual checheno en San Petersburgo

Jueves, 2 de agosto de 2018

68aba33d-1fc4-4671-9adb-591729dafbd4Los activistas de Russian LGBT Network han denunciado el intento de secuestro de un joven homosexual checheno en San Petersburgo, con el objetivo de llevarlo de nuevo a su región de origen. Según los denunciantes, en la captura del joven participó activamente su propio padre, quien parece ser el principal inductor, y al menos un agente policial checheno. Russian LGBT Network afirma que este sería el quinto caso de secuestro de homosexuales para ser conducidos hasta Chechenia, una región donde se han denunciado detenciones por «sospecha de homosexualidad» e, incluso, la existencia de campos de concentración para homosexuales.

Desde la web activista Russian LGBT Network se ha denunciado el intento de secuestro el pasado 13 de julio del joven de origen checheo Zelimkhan Akhmadov, que actualmente reside en San Petersburgo. Cinco personas atacaron a Zelimkhan cuando se encontraba cerca del lugar donde vivía refugiado y le obligaron a introducirse en un coche. Un amigo del joven, que presenció el ataque, envió un mensaje a un miembro de Russian LGBT Network, que inmediatamente lo puso en conocimiento de la policía.

Agentes policiales acudieron al lugar de los hechos e interrogaron a diversos testigos. Entre ellos se encontraban los miembros de seguridad del refugio donde se alojaba Zelimkhan, quienes, como medida de precaución, anotan las matrículas de los vehículos que estacionan en las inmediaciones. Debido a ello, pudieron facilitar a la policía la del coche donde introdujeron al joven secuestrado, que, según su información, había permanecido aparcado en los alrededores los dos últimos días.

Con este dato pudieron localizar con prontitud el vehículo, donde en ese momento solo se encontraban Zelimkhan y un hombre que se identificó como su padre. También se halló un documento de identificación de un agente policial checheno. Conducidos a comisaría, el padre del joven Zelimkhan siguió amenazando a su hijo, acusándole de ser la vergüenza de la familia y culpándole de que toda ella se encuentre amenazada de muerte debido a su homosexualidad. Allí se esclareció también que el padre había intentado convencer a su hijo de que grabase un vídeo en el que afirmara que no sufría persecución alguna y que no era homosexual, algo a lo que Zelimkhan se negó taxativamente.

Ya por la tarde, Zelimkhan abandonó la comisaría y los miembros de Russian LGTB Network le condujeron a un lugar seguro, donde ahora ha encontrado nuevo refugio. También se ha presentado la correspondiente denuncia y se ha iniciado el procedimiento legal. Según el artículo 126 del Código Penal ruso, el secuestro cometido por un grupo de personas previo concierto es castigado con penas de 5 a 20 años de cárcel.

Para el activista de Russian LGTB Networl Igor Kochetkov, estos casos evidencian la falsedad del discurso oficial de que no existe ningún problema de discriminación o persecución de homosexuales en Chechenia. No solo existe, sino que los ciudadanos homosexuales chechenos son perseguidos incluso fuera de su región.

Recordemos que, hace poco más de un año, las estremecedoras noticias sobre detenciones, torturas y asesinatos de personas homosexuales en la república rusa de Chechenia sacudían a la comunidad internacional. Según reportaba el diario Novaya Gazeta, al menos 100 personas habían sido detenidas y encarceladas por ser «sospechosas de homosexualidad». Más adelante, salía a la luz la posible existencia de auténticos campos de concentración para personas homosexuales cerca de Grozny, la capital chechena. En este tiempo, La homofobia del líder checheno, Ramzán Kadýrov, ha quedado sobradamente demostrada. Sofocada la crisis separatista, el Gobierno checheno ha encontrado en el colectivo LGTB un chivo expiatorio que encaja perfectamente con sus ideales retrógrados. Un año después, sin embargo, las autoridades rusas siguen demostrando una ausencia total de voluntad política para investigar los posibles crímenes y llevar a los responsables ante la justicia. A fecha de hoy, nadie ha sido detenido ni imputado.

Fuenta Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Activistas LGBTI reciben a Trump y a Putin con pancartas pidiendo cese de la purga gay en Chechenia

Miércoles, 18 de julio de 2018

640x0-noticias-activistas-contra-reunion-de-trump-putin-en-helsinki-human-rights-campaignActivistas contra reunión de Trump-Putin en Helsinki / Human Rights Campaign | Foto: Uso Permitido

Los presidentes de Estados Unidos y Rusia se reunieron este lunes en la capital de Finlandia para tratar temas bilaterales.

En la víspera del encuentro que sostuvieron este lunes los presidentes de Estados Unidos y Rusia, Donald Trump y Vladimir Putin, respectivamente, activistas pro derechos del colectivo LGBTI desplegaron gigantescas pancartas frente al Palacio Presidencial de Helsinki, donde los mandatarios sostendrían su reunión.

Los mensajes difundidos decían: “Trump y Putin: detengan los crímenes de lesa humanidad en Chechenia. Investigar la persecución LGBTQ en Chechenia. Llevar a los perpetradores ante la justicia. El mundo entero está viendo. El silencio es mortal. #EyesOnChechnya.

Aunque el tema de derechos humanos de las personas LGBTI no estaba incluido en la agenda de discusión de ambos líderes, los activistas aprovecharon el encuentro para insistir en que se haga justicia con la comunidad LGBTI de Chechenia. Además, declararon a ambos líderes personas “no bienvenidas” en Helsinki.

Rusia mantiene una ley de “propaganda antigay” que se usa para reprimir a la comunidad LGBT, mientras que en 2017 se inició una purga homofóbica en la región autónoma de Chechenia que ha hecho añicos a la comunidad chechena LGBT.

La organización Human Rights Campaign con sede en Estados Unidos condenó el silencio que ha mantenido Trump ante lo que sucede en Chechenia. “Donald Trump y su administración se han negado a condenar públicamente la tortura, el abuso y el asesinato sistemáticos de personas LGBTQ en Chechenia, ya que Vladimir Putin autorizó la continuación de la violencia. Más de 100 personas LGBTQ han sido arrestadas, torturadas y maltratadas”, informó la organización

El director de HRC Global, Ty Cobb, declaró lo siguiente: “Trump ignoró sin razón alguna de las peores atrocidades anti LGBTQ en una generación, incluidos monstruosos ataques contra hombres homosexuales y bisexuales en Chechenia (…) HRC está aquí en Helsinki para exigir a Donald Trump que ponga fin a su ensordecedor silencio, condene públicamente estos crímenes contra la humanidad chechenos y pida a Putin que investigue y lleve a los perpetradores ante la justicia“.

Por su parte, el presidente de la Red Rusa LGBT, Igor Kochetkov, dijo: “Estamos agradecidos con todas las personas y organizaciones que apoyan nuestro trabajo en Chechenia. La atención internacional es esencial para presionar a las autoridades rusas para que tomen medidas.

“Las autoridades rusas niegan incluso la mera existencia de personas LGBT en Chechenia, pero con la continua presión internacional, nuestro objetivo es detener la persecución, tortura y asesinato de personas LGBT en Chechenia, y asegurar que los responsables de estos crímenes contra la humanidad sean llevados a justicia”, aseveró.

Para Viima Lampinen, presidenta de Seta, la organización nacional de Finlandia para los derechos LGBTI, “Finlandia es conocida como líder mundial en derechos LGBTI, y las administraciones Trump y Putin deberían aprender de ese ejemplo. Los chechenos LGBT están siendo privados de su voz, su libertad e incluso sus vidas por la opresión y la violencia sancionadas por el estado. Aquellos de nosotros que tenemos voz, en particular los gobiernos nacionales que pretenden apoyar y defender los derechos humanos, tienen la obligación moral y ética de garantizar que los perpetradores sean llevados ante la justicia”.

Ambos líderes han afirmado que se trata de un nuevo comienzo en la relación de estas naciones, y Trump ha asegurado que Putin no es su “enemigo“.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

El arcoíris que regatea a la legislación rusa: AMOR 1 – RUSIA 0: Seis activistas pasean por Moscú formando la bandera del arcoirís con las camisetas oficiales de su selección de fútbol

Lunes, 9 de julio de 2018

campana-the-hidden-flagBonita iniciativa la que  ha promovido la FELGTB en Rusia, donde en estos momentos se celebra el Campeonato Mundial de Fútbol. Seis activistas de diferentes países, cada uno de ellos vistiendo la camiseta de su selección nacional, se pasearon el pasado 28 de junio por las calles de Moscú formando la bandera del arcoíris a la vista de todo el mundo. El objetivo no es otro que el de denunciar de una forma original la situación del colectivo LGTB en Rusia, cuya legislación prohíbe, en la práctica, cualquier acto público de visibilidad. 

En 2013 entró en vigor en la Federación Rusa a ley contra la «propaganda homosexual»una norma que sanciona con fuertes multas cualquier información positiva sobre la realidad LGTB que pueda alcanzar a menores, y que en la práctica hace imposible la lucha contra el acoso por LGTBfobia y los crímenes de odio y dificulta sobremanera la celebración de cualquier evento LGTB, permitiendo por ejemplo que quienes simplemente enarbolan la bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionados o incluso temporalmente encarcelados. Una situación sobre la que la FELGTB ha querido llamar la atención. «Mientras todo el mundo tiene puesta su atención en Rusia por el Mundial, la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales ha encontrado la oportunidad para protestar contra la situación y visibilizar la causa con una protesta sutil y original: infiltrar la bandera arcoíris desafiando a la legislación rusa actual», explican desde la organización.

Desde la FELGTB recuerdan que los crímenes de odio contra la comunidad LGTB rusa se han duplicado desde la entrada en vigor de la ley. También destacan las denuncias de Human Rights Watch y otras organizaciones de defensa de los derechos humanos sobre la persecución a las personas LGTB en la república rusa de Chechenia, así como la pasividad de las autoridades rusas a la hora de investigar lo sucedido. Es por eso que a pesar de las dudas sobre la seguridad de los turistas e hinchas LGTB que acudieran al Mundial de Rusia y las recomendaciones de no visibilizarse en público, seis activistas de todo el mundo decidieron personarse en el país para formar con sus cuerpos la bandera del arcoíris. «Hacerse visible siempre es un riesgo, pero hacerlo con miles de aficionados y aficionadas del Mundial y la prensa delante es lo que nos motivó a llevar a cabo la original protesta», ha declarado Uge Sangil, presidenta de FELGTB.

La iniciativa, cuyo hashtag a la hora de ser difundida en redes sociales es #HiddenFlag, ha sido llevada a cabo por activistas de Argentina (Vanesa Paola Ferrario), Brasil (Eloi Pierozan), Colombia (Mateo Fernández), España (Marta Márquez), Holanda (Eric Houter) y México (Guillermo Aguilar) vistiendo sus respectivas camisetas (en el caso de Argentina y Colombia, las segundas equipaciones). Todos ellos personas LGTB, salvo el holandés Eric Houter, que es heterosexual pero ha tenido que lidiar con la discriminación que ha sufrido su hermano (que es bisexual) y que quiso sumarse al proyecto para defender la causa en nombre de su hermano y de su cuñado marroquí, que no ha podido hacer pública su sexualidad a su familia. Puedes saber más de cada uno de ellos en la web de la campaña, www.thehiddenflag.org.

Insertamos a continuación el vídeo de la campaña:

Fuente FELGTB, vía Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El inicio del Mundial de Fútbol en Rusia no despeja los temores del colectivo LGTB sobre su seguridad

Viernes, 22 de junio de 2018

mundial-rusia-2018-lgtb-gay-696x522Como en tantas otras ocasiones, cuando los términos «Rusia» y «LGTB» aparecen en una misma noticia no suele ser buen presagio. La seguridad de los fans LGTB que acudan a Rusia sigue sin estar garantizada en el mayor evento deportivo del año, el Campeonato Mundial de Fútbol, a pesar de las promesas de las autoridades de que serían bienvenidos. Un buen ejemplo de ello es la denuncia de Pride in Football, organización británica que tiene como objetivo luchar por la visibilidad del colectivo LGTB en el mundo del fútbol, que ha recibido varios correos electrónicos amenazantes. En uno de ellos los autores adj untaron la imagen de un hombre sosteniendo un puñal de forma agresiva. En otro, se aseguraba que la organización «sodomita» está en el punto de mira de la Policía rusa, por lo que sus miembros deben abstenerse de viajar al país… Cuando la competición cumple su primera semana, hacemos un primer balance de la situación. 

La polémica empezó de hecho hace ya varios meses, cuando FARE Network (Football Against Racism in Europe, una organización europea contra el racismo en el fútbol) recomendó a las personas LGTB que no se cogieran de la mano por la calle mientras se encontrasen en Rusia con motivo del Mundial dado que «podría ser peligroso». Pocos días antes del inicio de la competición, por su parte, la británica Football Supporter’s Federation advertía también a las parejas del mismo sexo que viajaran a Rusia que no mostrasen «su sexualidad en público» y recomendaba a las personas trans que fueran siempre acompañadas a los baños públicos o que usaran los baños para personas discapacitadas.

Una falta de visibilidad con la que no pocos activistas se han mostrado en desacuerdo. Según apuntaba Joe White, director de campañas de Pride In Football, ocultar al colectivo LGTB en Rusia para evitar agresiones no es una opción, porque precisamente de lo que se trata es de evidenciar que tener que esconderse es un problema. «Si vemos que es seguro, llevaremos banderas arcoiris para aportar algo de visibilidad en los estadios y demostrar que los fans LGTB del fútbol también existen y que valemos lo mismo que cualquier otro aficionado», aseguraba.

Según los índices de ILGA Europa, Rusia se encuentra en el grupo de cola de los países europeos en cuanto a derechos LGTB se refiere. Aunque la homosexualidad dejó de ser considerada delito en 1993, es un país conocido por su apabullante homofobia de Estado. La ley contra la «propaganda homosexual»aprobada en 2013, dio inicio a una escalada discriminatoria que no parece tener fin. Se trata de una norma que sanciona con fuertes multas cualquier información positiva sobre la realidad LGTB que pueda alcanzar a menores, y que en la práctica hace imposible la lucha contra el acoso por LGTBfobia y los crímenes de odio y dificulta la celebración de cualquier evento LGTB, permitiendo por ejemplo que quienes simplemente enarbolan la bandera arcoíris o reivindican la celebración del Orgullo sean detenidos, sancionadosincluso temporalmente encarcelados. La situación ha llegado a ser especialmente desesperada en la República rusa de Chechenia, donde el Gobierno local ha encontrado en el colectivo LGTB el perfecto chivo expiatorio y donde las autoridades rusas han demostrado una ausencia total de voluntad política para investigar los crímenes de odio y llevar a los responsables ante la justicia.

Según recogieron diversos medios internacionales, este contexto de LGTBfobia imperante en Rusia se materializó de forma dramática pocos días antes de la inauguración del Mundial, cuando un aficionado gay francés y su acompañante fueron brutalmente agredidos en San Petersburgo. El ciudadano francés sufrió una fuerte contusión cerebral junto a fractura de mandíbula y tuvo que ser hospitalizado. Es complicado saber hasta qué punto la homofobia de los agresores, ya detenidos, jugó un papel determinante (la agresión se acompañó del robo de los teléfonos móviles), pero de lo que no cabe duda es de que la homofobia sí estuvo muy presente en la forma en la que la noticia se difundió. «Aunque las víctimas sean homosexuales, eso no justifica a los monstruos que les atacaron», se llegó a comentar en el canal de Telegram ruso ‘OperSlil’.

Desafortunadamente, este no ha sido el único incidente en lo que llevamos de Mundial. El jueves 14, día en el que se inauguraba la competición, el activista LGTB británico Peter Tatchell era detenido por la policía rusa en la Plaza Roja de Moscú, tras protestar contra el historial de abusos del Estado ruso contra el colectivo LGTB. Tatchell mostró una pancarta frente al Kremlin en la que se podía leer «Putin no actúa contra la tortura de personas homosexuales en Chechenia». Al poco tiempo, fue abordado por diversos agentes policiales, quienes le advirtieron que su protesta no estaba autorizada. Fue detenido y llevado a dependencias policiales, y liberado al cabo de unas pocas horas. Según declaraciones del propio Tatchell, fue «más o menos bien tratado, en parte porque soy un ciudadano británico y porque un diplomático de la embajada del Reino Unido contactó con la policía. Supongo que los rusos no querían mostrar su faceta más dura durante el Mundial de Fútbol». De hecho, al activista británico se le ha permitido abandonar Rusia pese a estar pendiente de una citación judicial el próximo día 26.

Lo cierto es que Rusia se encuentra inmersa estos días en una gran contradicción. Mientras se suceden amenazas, agresiones y detenciones contra el colectivo LGTB, las autoridades del Mundial han asegurado que las personas homosexuales, bisexuales y trans recibirán una «cálida acogida» y podrán ondear banderas arcoiris a los estadios. Se ha permitido, en teoría, la instalación por parte de FARE de las llamadas «casas de la diversidad» en Moscú y San Petersburgo (espacios seguros donde los fans LGTB pudieran reunirse para ver los partidos y albergar actividades), pero la de San Petersburgo se quedaba sin local en el último minuto. Medidas contradictorias en un contexto social y político adverso hacia la diversidad sexual y de género, que nos recuerdan que el Mundial de Fútbol -y la consecuente mirada internacional posada sobre Rusia- terminará, pero los retos a los que debe enfrentarse la comunidad LGTB en la Federación Rusa persistirán.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El futbolista Mohamed Salah se pasea con Ramzan Kadyrov

Miércoles, 13 de junio de 2018

salah-kadyrov-2Foto: Karim Jaafar/AFP/Getty

El futbolista egipcio Mohamed Salah se  pasea y fotografía junto a Ramzan Kadyrov, el presidente de Chechenia que hace un año “purgó” su país de la presencia de homosexuales.

Ramzan Kadyrov secuestró, torturó y asesinó a más de 200 hombres gais y luego salió por la tele a decir que en su país no hay gais.

Suponíamos que en el Mundial de Rusia  se iban a dar episodios de repugnante  LGTBfobia  y  que los medios generalistas iban a ignorar totalmente el tema porque parece el fútbol es la esencia de la vida. Pero cuando ves a un jugador de primer nivel sonriendo y dándole la mano al presidente de Chechenia, hombre que hace un año aseguraba que en su país no hay homosexuales y que perdonará los “crímenes de honor” contra homosexuales cometidos por sus propias familias, que, según informaba El Novaya Gazeta, asesinó en campos de concentración, sin juicio previo a 56 personas en enero de 2017, entre las que  27 personas por ser homosexuales o bisexuales o al cantante Zelim Bakaev (aunque se supone que son muchos más), se te revuelve el estómago.

Mohamed Salah es un jugador del Liverpool que es una de las caras más conocidas del mundo del fútbol y uno de los jugadores más importantes y conocidos de la selección Egipcia, que curiosamente tiene su sede en Grozny, la capital de Chechenia.

Salah accedió a pasear junto a Kadyrov por el campo de entrenamiento de la selección egipcia y posó junto a él frente a la prensa, lo que ha encendido a muchas personas. Rachel Denber, subdirectora de la Human Rights Watch en Europa y Asia Central: “Era 100% previsible. Kadyrov intenta que la presencia de Egipto en Chechenia sirva para impulsar su ego. Se deleita en el punto de mira. Tiene un control despiadado sobre Chechenia e intenta eliminar todo tipo de oposición política en favor de los derechos humanos“.

Lo peor de todo esto es que el aficionado al fútbol medio no solo no ve el problema en las imágenes sino que alguno compara a Obama o Trump con Kadyrov. Esto es lo que comentan en la web de El Mundo Deportivo:

salah-kadyrov

¿Cuántos medios generalistas denunciaron la “purga gay” que se vivió en Chechenia el año pasado? ¿Qué periodista ha denunciado que Putin mira para otro lado, cuando no lo apoya, mientras su amigo Kadyrov asesina a personas homosexuales -o que le parecen homosexuales- sin que nadie haga nada?

El resultado: una figura de primer órden del mundo del fútbol dándose un paseo junto a un señor que asesina a homosexuales por ser homosexuales. Y la FIFA mirando para otro lado.

La situación en Chechenia un año después…

Como informábamos hace casi un mes, hace tan solo un año, las estremecedoras noticias sobre detenciones, torturas y asesinatos de personas homosexuales en la república rusa de Chechenia sacudían a la comunidad internacional. Según reportaba el diario Novaya Gazeta, al menos 100 personas habían sido detenidas y encarceladas por ser «sospechosas de homosexualidad». Más adelante, salía a la luz la posible existencia de auténticos campos de concentración para personas homosexuales cerca de Grozny, la capital chechena. En este tiempo, La homofobia del líder checheno, Ramzán Kadýrov, ha quedado sobradamente demostrada. Sofocada la crisis separatista, el Gobierno checheno ha encontrado en el colectivo LGTB un chivo expiatorio que encaja perfectamente con sus ideales retrógrados. Un año más tarde, sin embargo, las autoridades rusas han demostrado una ausencia total de voluntad política para investigar los posibles crímenes y llevar a los responsables ante la justicia. A fecha de hoy, nadie ha sido detenido ni imputado.

Según ha apuntado Denis Krivosheev, director de la sección de Europa del Este y Asia Central de Amnistía Internacional, «el Gobierno ruso ridiculizó y descartó estas noticias que llegaban de Chechenia hace un año. Desde entonces, hemos presenciado con estupefacción la negación, evasión e inacción de las autoridades respecto a este tema, llegando a denegar en repetidas ocasiones el lanzamiento de una investigación oficial en relación a los crímenes reportados, ignorando las pruebas aportadas por Novaya Gazeta».

En efecto, las investigaciones llevadas a cabo por las organizaciones de derechos humanos han conseguido recabar un elevado volumen de información, pero aún así no se ha incoado ningún procedimiento penal. Pese a las denuncias interpuestas relativas a asesinatos de personas homosexuales, las autoridades siguen afirmando que no hay relación entre esos crímenes y la persecución homófoba que alegan las organizaciones. Sin embargo, activistas LGTB afirman que en diferentes países del mundo hay refugiados chechenos dispuestos a testificar.

Igor Kochetkov, activista de la Russian LGBT Network, ha señalado que «en el pasado año, la Russian LGBT Network, junto a Novaya Gazeta, han hecho el trabajo que debía realizar el Estado». La organización ha velado por la seguridad de las víctimas, y ha recopilado y publicado sus experiencias para denunciar públicamente la persecución que sufrieron. Pero lo que no han podido conseguir es que las autoridades inicien una investigación oficial, ni asegurar que los responsables sean investigados penalmente.

Según Elena Milashina, la periodista de Novaya Gazeta que reveló por primera vez la situación en Chechenia, «sería muy fácil sacar adelante una investigación si las autoridades realmente quisieran». Como ejemplo, señala que las autoridades ni tan sólo han intentado averiguar las localizaciones GPS de los teléfonos móviles de las personas que habrían sido detenidas. Milashina asegura que muchos de esos teléfonos permanecieron encendidos durante las detenciones, y una simple investigación sobre los geolocalizadores de los dispositivos permitiría verificar que dichas personas permanecieron durante varios días en centros de detención ilegal.

Una de las víctimas de la purga homófoba, Maxim Lapunov, presentó una denuncia oficial el pasado mes de septiembre. A día de hoy, las autoridades rusas no han tomado ninguna acción al respecto. Inicialmente, utilizaban la excusa de la falta de denuncias por parte de las víctimas para justificar su inacción. No obstante, después del valiente paso de Lapunov, las autoridades ya no pueden justificar la ausencia de investigaciones.

Kochektov tiene claro cuál es el problema. El activista de la Russian LGBT Network considera que el principal obstáculo para sacar adelante dichas investigaciones es el hecho de que «la homofobia es la política oficial del Estado ruso». Tal es así que las autoridades han tachado de «burda mentira» las denuncias de las organizaciones LGTB, achacándolas a una «nueva campaña informativa contra Rusia».

La reacción internacional ha sido más bien tibia, y se han quedado en poco más de algunas declaraciones puntuales de políticos como Emmanuel Macron o Angela Merkel, que pidieron una respuesta de las autoridades rusas.

Así, el único amparo al que han podido acudir las víctimas del horror checheno han sido el que les han brindado las organizaciones de derechos humanos. El trabajo incansable de organizaciones como la Russian LGBT Network ha permitido que más de 100 personas hayan podido ser reubicadas de forma segura fuera de Chechenia. Francia había empezado a acoger refugiados chechenos perseguidos por su orientación sexual, al igual que Alemania y Canadá. Según Amnistía Internacional, al menos 98 habrían logrado salir de Rusia, mientras que los demás habrían sido reubicados en otras partes del territorio nacional. No todos ellos eran hombres: diez de las personas evacuadas eran mujeres lesbianas, y también se reubicó a dos personas trans. Asimismo, también se ha evacuado a familiares que temían ser objeto de represalias por parte de las autoridades.

Concidiendo con el aniversario de las primeras noticias que se publicaron sobre este escándalo, en diversas ciudades del mundo tuvieron lugar actos de protesta, exigiendo una investigación imparcial y el enjuiciamiento de las personas responsables, y poniendo en evidencia la falta de cobertura mediática de tal vulneración masiva de derechos humanos. También se reclamaba a gobiernos europeos y americanos que asegurasen el derecho de asilo de aquellos que han conseguido huir del infierno checheno.

Pese a la inacción de las autoridades, diversas organizaciones LGTB siguen observando la situación en Chechenia con lupa. «Os estamos observando», apuntaba Matt Beard, de la organización All Out«No descansaremos hasta que consigamos justicia para Maxim, Zelim y para las docenas de personas que fueron torturados y asesinados en Chechenia».

Fuente EstoyBailando/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , , , ,

Chechenia: un año después, sin justicia para las víctimas

Martes, 15 de mayo de 2018

300x300_rusia-investiga-chechenia-gays_fb_thumbHace tan solo un año, las estremecedoras noticias sobre detenciones, torturas y asesinatos de personas homosexuales en la república rusa de Chechenia sacudían a la comunidad internacional. Según reportaba el diario Novaya Gazeta, al menos 100 personas habían sido detenidas y encarceladas por ser «sospechosas de homosexualidad». Más adelante, salía a la luz la posible existencia de auténticos campos de concentración para personas homosexuales cerca de Grozny, la capital chechena. En este tiempo, La homofobia del líder checheno, Ramzán Kadýrov, ha quedado sobradamente demostrada. Sofocada la crisis separatista, el Gobierno checheno ha encontrado en el colectivo LGTB un chivo expiatorio que encaja perfectamente con sus ideales retrógrados. Un año más tarde, sin embargo, las autoridades rusas han demostrado una ausencia total de voluntad política para investigar los posibles crímenes y llevar a los responsables ante la justicia. A fecha de hoy, nadie ha sido detenido ni imputado.

Según ha apuntado Denis Krivosheev, director de la sección de Europa del Este y Asia Central de Amnistía Internacional, «el Gobierno ruso ridiculizó y descartó estas noticias que llegaban de Chechenia hace un año. Desde entonces, hemos presenciado con estupefacción la negación, evasión e inacción de las autoridades respecto a este tema, llegando a denegar en repetidas ocasiones el lanzamiento de una investigación oficial en relación a los crímenes reportados, ignorando las pruebas aportadas por Novaya Gazeta».

En efecto, las investigaciones llevadas a cabo por las organizaciones de derechos humanos han conseguido recabar un elevado volumen de información, pero aún así no se ha incoado ningún procedimiento penal. Pese a las denuncias interpuestas relativas a asesinatos de personas homosexuales, las autoridades siguen afirmando que no hay relación entre esos crímenes y la persecución homófoba que alegan las organizaciones. Sin embargo, activistas LGTB afirman que en diferentes países del mundo hay refugiados chechenos dispuestos a testificar.

Igor Kochetkov, activista de la Russian LGBT Network, ha señalado que «en el pasado año, la Russian LGBT Network, junto a Novaya Gazeta, han hecho el trabajo que debía realizar el Estado». La organización ha velado por la seguridad de las víctimas, y ha recopilado y publicado sus experiencias para denunciar públicamente la persecución que sufrieron. Pero lo que no han podido conseguir es que las autoridades inicien una investigación oficial, ni asegurar que los responsables sean investigados penalmente.

Según Elena Milashina, la periodista de Novaya Gazeta que reveló por primera vez la situación en Chechenia, «sería muy fácil sacar adelante una investigación si las autoridades realmente quisieran». Como ejemplo, señala que las autoridades ni tan sólo han intentado averiguar las localizaciones GPS de los teléfonos móviles de las personas que habrían sido detenidas. Milashina asegura que muchos de esos teléfonos permanecieron encendidos durante las detenciones, y una simple investigación sobre los geolocalizadores de los dispositivos permitiría verificar que dichas personas permanecieron durante varios días en centros de detención ilegal.

Una de las víctimas de la purga homófoba, Maxim Lapunov, presentó una denuncia oficial el pasado mes de septiembre. A día de hoy, las autoridades rusas no han tomado ninguna acción al respecto. Inicialmente, utilizaban la excusa de la falta de denuncias por parte de las víctimas para justificar su inacción. No obstante, después del valiente paso de Lapunov, las autoridades ya no pueden justificar la ausencia de investigaciones.

Kochektov tiene claro cuál es el problema. El activista de la Russian LGBT Network considera que el principal obstáculo para sacar adelante dichas investigaciones es el hecho de que «la homofobia es la política oficial del Estado ruso». Tal es así que las autoridades han tachado de «burda mentira» las denuncias de las organizaciones LGTB, achacándolas a una «nueva campaña informativa contra Rusia».

El único amparo al que han podido acudir las víctimas del horror checheno han sido el que les han brindado las organizaciones de derechos humanos. El trabajo incansable de organizaciones como la Russian LGBT Network ha permitido que más de 100 personas hayan podido ser reubicadas de forma segura fuera de Chechenia. Según Amnistía Internacional, al menos 98 habrían logrado salir de Rusia, mientras que los demás habrían sido reubicados en otras partes del territorio nacional. No todos ellos eran hombres: diez de las personas evacuadas eran mujeres lesbianas, y también se reubicó a dos personas trans. Asimismo, también se ha evacuado a familiares que temían ser objeto de represalias por parte de las autoridades.

Concidiendo con el aniversario de las primeras noticias que se publicaron sobre este escándalo, en diversas ciudades del mundo tuvieron lugar actos de protesta, exigiendo una investigación imparcial y el enjuiciamiento de las personas responsables, y poniendo en evidencia la falta de cobertura mediática de tal vulneración masiva de derechos humanos. También se reclamaba a gobiernos europeos y americanos que asegurasen el derecho de asilo de aquellos que han conseguido huir del infierno checheno.

Pese a la inacción de las autoridades, diversas organizaciones LGTB siguen observando la situación en Chechenia con lupa. «Os estamos observando», apuntaba Matt Beard, de la organización All Out«No descansaremos hasta que consigamos justicia para Maxim, Zelim y para las docenas de personas que fueron torturados y asesinados en Chechenia».

 Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , ,

Un informe de la Russian LGBT Network arroja luz sobre las causas de la represión homófoba en Chechenia

Jueves, 15 de marzo de 2018

indiceLa brutal persecución contra la comunidad LGTB en Chechenia es una de más atroces muestras de homofobia de Estado que vivimos en la actualidad. Medios de comunicación de todo el mundo se han hecho eco a lo largo del último año de las noticias procedentes de esta república rusa, hablando de desapariciones, torturas e incluso asesinatos de personas homosexuales en campos de concentración.

Resulta fácil y tentador achacar dicha ola represiva a una cuestión meramente cultural: considerar simplemente que la sociedad chechena es profundamente homófoba y que la violencia contra personas LGTB es algo habitual en gran parte del mundo. Sin embargo, dicha simplificación, además de ser poco precisa, también perpetua la imagen que el régimen checheno quiere precisamente vender: las identidades no heterosexuales son algo que siempre ha sido ajeno a la población chechena. Un informe publicado por la Russian LGBT Network, no obstante, ha conseguido arrojar luz sobre las causas de la brutal persecución que sufren actualmente las personas homosexuales y bisexuales en este territorio ruso.

Al preguntarnos cuáles son las raíces del brote de violencia homófoba que ha surgido recientemente en esa república caucásica, hace falta que viajemos unos años atrás en el tiempo: concretamente al año 2000. Fue entonces cuando el movimiento independentista checheno perdió la guerra contra Rusia. Chechenia pasó a estar controlada directamente por Moscú, pero la actividad terrorista por parte de grupos separatistas no cesaba. Fue en este contexto cuando el gobierno ruso decidió otorgar el mando de la República chechena a Ramzán Kadýrov, asegurándole total impunidad con tal de que suprimiera los sentimientos separatistas en la región.

En medio del conflicto entre las autoridades rusas y los independentistas chechenos, se popularizó lo que se conoce como “responsabilidad compartida”. Según esta teoría, si en una familia había una persona sospechosa de ser separatista, el resto de familiares se convertían también en responsables, y por lo tanto eran también objeto de represión por parte de las autoridades rusas. Según afirma el informe de la Russian LGBT Network, la combinación de esta teoría con las tradiciones Vainakh -originarias de la región- dieron lugar a una represión sin precedentes, en la que familias enteras fueron desplazadas y expulsadas de la región por el mero hecho de que uno de sus miembros era acusado de ser separatista. El régimen argumentaba que tal separatismo se había originado en la propia familia, y que la responsabilidad para con la propia familia era un elemento clave para proteger a la sociedad chechena. Así, la responsabilidad y el honor de la familia pasaron a ser una cuestión de gran importancia entre la población.

Paralelamente, las leyes rusas fueron substituidas en la región por un régimen ultraconservador -dirigido por Kadýrov- que fue eficazmente utilizado para amenazar y aterrorizar a la población. Chechenia, que formalmente seguía formando parte de Rusia, se convirtió en un Estado de excepción, con la excusa de la lucha antiterrorista.

No obstante, en 2011 se produjo una abrupta disminución de la actividad separatista en Chechenia. La lucha contra el terrorismo ya no era una razón válida para justificar el régimen absolutista de Kadýrov: era preciso encontrar un nuevo enemigo, un nuevo ‘otro’. Las convicciones tradicionalistas y ultraconservadoras del régimen sentaron la base para dirigir la represión contra otros grupos sociales. En un principio, las autoridades chechenas empezaron una campaña que prometía luchar por un “estilo de vida saludable” para el pueblo checheno. Durante esta campaña, diversas comisarías de policía se llenaron de personas sospechosas de ser consumidoras de alcohol o drogas. Las autoridades chechenas declararon que la existencia de dichas personas era una amenaza al bienestar de la nación, y los equiparó a los terroristas.

Sin embargo, si queremos comprender el origen de la actual persecución al colectivo LGTB, es importante matizar una diferencia. Mientras la violencia utilizada contra los terroristas pretendía directamente eliminar a los opositores políticos, el objetivo de esta segunda ola represiva era “transformar y normalizar” a aquellos considerados peligrosos para la sociedad. El objetivo de las detenciones y las torturas era devolver a las personas que “habían perdido el camino” a un estilo de vida que fuera aceptable por el Estado. Así, las campañas represivas dirigidas contra grupos sociales considerados “inadecuados” socialmente se convirtieron en algo habitual en la república. Teniendo en cuenta estas circunstancias, junto con las radicales posiciones ultraconservadoras del gobierno de la región, no es de extrañar que el colectivo LGTB de Chechenia se haya convertido en el nuevo objetivo de las políticas represivas del régimen.

Igual que en el caso de la represión contra el movimiento separatista, la idea de la “responsabilidad compartida” de las familias también se considera aplicable a la persecución al colectivo LGTB. La diferencia es que, en vez de reprimir también a los familiares de personas homosexuales, se les invita a humillarles públicamente cuando son puestos en libertad. Y lo peor es que, basándose en esa misma idea de la responsabilidad compartida, las autoridades chechenas animan a las familias de personas homosexuales a que sean ellas quien “se encarguen” del asunto. De esta forma, si quieren probar su lealtad al gobierno, deben participar también en la persecución a través de los llamados “crímenes de honor”.

La supervivencia del régimen de Kadýrov depende de la existencia un enemigo público al que hay que combatir. Finalizado el problema terrorista, el gobierno ha encontrado en el colectivo LGTB un chivo expiatorio que encaja perfectamente con sus ideales retrógrados.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , ,

La guía de viajes Spartacus sitúa a España en tercera posición de la lista de países y territorios con mayor aceptación de las personas LGTB

Martes, 13 de marzo de 2018

mundo-lgtbLa guía de viajes Spartacus World ha publicado su lista anual de países y territorios según su nivel de aceptación de las personas LGTB. Canadá y Suecia aparecen en primer lugar con la nota perfecta de 10. España, por su parte, aparece en tercer lugar, junto a otros 11 países, aunque todos ellos han alcanzado el 9. La lista valora en positivo la legislación antidiscriminatoria, la favorable a los derechos LGTB o el ambiente social de aceptación. Pero también resta puntos por la influencia negativa de las organizaciones religiosas, el ambiente hostil, la legislación discriminatoria, la persecución o los crímenes LGTBfobos. Debido a ello, el último lugar es para Chechenia, un territorio en el que la población LGTB es objeto de persecución policial, confinamiento y tortura.

Spartacus World es una guía de viajes dirigida al público LGTB, que anualmente publica una lista clarificatoria para sus usuarios, en la que gráficamente pueden comprobar el estado de los derechos de homosexuales, bisexuales y transexuales en los lugares de destino de sus desplazamientos. Podéis consultarla aquí.

Precisamente por estar relacionada con los viajes y el turismo, la lista no solo incluye países, sino también territorios, para facilitar búsquedas concretas. En total son 197 localizaciones, que son calificadas según 14 categorías distintas.

Se valoran positivamente:

  • La legislación contra la discriminación de las personas LGTB (hasta 3 puntos, según su alcance).
  • El matrimonio igualitario (2 puntos) o las uniones civiles para parejas del mismo sexo (1 punto).
  • La adopción homoparental (hasta 2 puntos si no difiere de la heteroparental).
  • La legislación favorable a los derechos de las personas transexuales (hasta 2 puntos, según su alcance). Además, este es el primer año que se tiene en cuenta.
  • La equiparación en la edad de consentimiento para las relaciones homosexuales y heterosexuales (1 punto).

Se valoran en negativo:

  • La influencia negativa de las organizaciones religiosas (resta hasta 2 puntos).
  • Las restricciones para viajar a las personas que viven con el VIH (resta 1 punto).
  • Las leyes contrarias a los derechos de las personas LGTB (resta 1 punto).
  • La existencia de leyes que prohíben la homosexualidad (resta 1 punto).
  • La prohibición del Orgullo LGTB (resta 1 punto).
  • El ambiente social hostil (resta hasta 2 puntos).
  • La persecución de las personas LGTB (resta hasta 2 puntos).
  • La frecuencia de los asesinatos de las personas LGTB (resta hasta 2 puntos).
  • La pena de muerte para las relaciones homosexuales (resta hasta 5 puntos).

La lista la encabezan Canadá y Suecia, que obtienen 10 puntos al alcanzar la máxima puntuación en las categorías positivas y no tener ningún punto negativo. Tras ellos, obtienen el tercer lugar, con 9 puntos, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Islandia, Holanda, Nueva Zelanda, Noruega, la Isla Reunión, España y el Reino Unido.

lista-spartacus-2018-1

Los últimos lugares, por su legislación y ambiente social profundamente LGTBfobos, los ocupan Irán, Arabia Saudí, Somalia y Chechenia, países donde está implementada la pena de muerte para las relaciones homosexuales o cuyas fuerzas policiales persiguen y torturan a la población LGTB.

lista-spartacus-2018-2

España repite la posición del año anterior, no alcanzando la nota perfecta debido a que sus leyes antidiscriminatorias no son de ámbito nacional. El Reino Unido, sin embargo, pierde el primer lugar que alcanzaba en 2017, debido al punto negativo por el ambiente social hostil tras el triunfo del «brexit», algo de lo que dábamos noticia en su día. Sin embargo, aunque entendemos que Austria no alcance los 2 puntos en la categoría en que se valora el matrimonio igualitario, porque no entrará en vigor hasta 2019, ignoramos por qué no los logra Malta, cuyo Parlamento lo aprobó en julio del pasado año. Más aún cuando Alemania sí los consigue por implementarlo más o menos en las mismas fechas.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , ,

“Aquí seréis felices”: refugiados LGTB chechenos empiezan una nueva vida en Canadá

Lunes, 5 de febrero de 2018

refugiado-checheno-canada-300x159canadian-flag-700Acude nervioso a la entrevista de CBC, la radiotelevisión pública canadiense. Mientras se cubre la cabeza con la capucha de su sudadera, insiste en que su identidad no sea revelada. “Tengo miedo por mi vida y por mi familia”, asegura nada más empezar.

Se trata de un superviviente de la brutal persecución homófoba iniciada en Chechenia el pasado año 2017. La pasada primavera nos llegaban noticias estremecedoras de esta república rusa: al menos 100 personas habrían sido detenidas, torturadas y encarceladas , “sospechosas” de ser homosexuales. Algunas fuentes hablaban incluso de la existencia de verdaderos campos de exterminio. Elena Milashina, periodista del diario que reportó los hechos el pasado abril, ya anunciaba que les constaba la existencia de cuatro cárceles secretas donde se mantenían detenidas a personas LGTB y donde estas eran golpeadas, torturadas y asesinadas.

A pesar del miedo, uno de los testigos de este horror accedió a ser entrevistado el pasado septiembre en Canadá, país donde se encontraba refugiado desde hacía dos meses. Según declaró, aceptó a responder a las preguntas de los periodistas ya que “le dolía el alma”. Le dolía por todos aquellos que han tenido que pasar por esta odisea, por todos aquellos que aún están sufriendo esta atroz persecución. Según decía, explicar su historia era también una manera de decir ‘gracias’ a todos aquellos que le habían ayudado a escapar.

Su particular calvario empezó cuando varios militares irrumpieron en su puesto de trabajo para arrestarlo, intoducirlo por la fuerza en el maletero de un coche y llevarlo a una comisaría secreta, donde fue golpeado y torturado. En la entrevista, explica que fue víctima de todo tipo de golpes y patadas, e incluso de electroshocks. “Con tan solo experimentar los electroshocks una vez es suficiente para darte cuenta de que no quieres soportarlo ni una vez más. Eso fue lo más difícil de todo”, aseguró. El objetivo de estas torturas: que revelara información sobre otros hombres homosexuales. Aún así, en un arrebato de valentía, les dio nombres falsos para que nadie más tuviera que pasar por semejante tortura.

Después de tres semanas, fue liberado juntamente con otros detenidos. Sus familias fueron informadas. En la entrevista, prefirió no hablar de la reacción de su familia cuando conocieron lo ocurrido. Finalmente, consiguió ponerse en contacto con una organización de derechos humanos, quienes le ayudaron a huir a Moscú primero, para desde allí empezar su viaje hacia Canadá.

El ‘plan secreto’ del gobierno canadiense

Poco después de que los medios internacionales sacaran a la luz las primeras noticias sobre la persecución homófoba en Chechenia, el gobierno de Canadá condenó los hechos pero lamentaba no poder hacer nada para ayudar a las víctimas puesto que estas aún se encontraban en territorio ruso. No obstante, el ejecutivo presidido por Justin Trudeau ya había puesto en marcha un plan oculto, del que ya informamos hace unos meses.

Todo empezó gracias a la organización Rainbow Railroad, una ONG canadiense que ayuda a personas que han sido víctimas de persecución por su orientación sexoafectiva o su identidad de género en todo el mundo. Rainbow Railroad consiguió alertar al gobierno canadiense sobre la gravedad de la situación en Chechenia, y presionó para que se tomaran medidas. Después de recibir presiones por parte de esta y otras organizaciones como Human Rights Watch, el gobierno de Justin Trudeau se comprometió a actuar, pese al riesgo en que ello ponía las ya deterioradas relaciones entre Rusia y Canadá.

Una vía secreta para escapar

El Gobierno de Canadá y Rainbow Railroad iniciaron una colaboración con Russian LGBT Network, organización LGTB rusa que ha ayudado a decenas de homosexuales chechenos a huir a otras partes de Rusia y al extranjero. Países europeos como Francia, Alemania y Lituania habrían otorgado el asilo a algunas personas que huían de la purga homófoba.

No obstante, tanto el ejecutivo canadiense como las organizaciones colaboradoras eran conscientes de que Europa no era el lugar más seguro para las víctimas de la persecución homófoba en Chechenia, a causa del elevado número de migrantes chechenos presentes en distintos países europeos. De hecho algunos refugiados LGTB provinentes de Chechenia habrían sufrido ya amenazas y ataques por parte de sus compatriotas emigrados a diversos países de Europa. Además, Canadá ha sido el único país que ha adoptado un programa organizado y metódico para ayudar a las víctimas a huir de la persecución.

El secreto se mantuvo durante meses para evitar poner en peligro a las personas a las que se trataba de ayudar. En el trascurso del programa, el Gobierno canadiense ha tenido que afrontar los problemas que supone tramitar peticiones de asilo a distancia –puesto que la mayoría de los solicitantes se encontraban aún en Rusia– y ha tenido que realizar investigaciones para poder demostrar que las personas homosexuales chechenas no podían obtener protección en otras partes de la Federación Rusa. El hecho de no poder pedir esa protección en ningún otro lugar del propio país de origen es uno de los requisitos legales para tramitar la protección internacional. Por otra parte, además de cooperar con la Russian LGBT Network para procesar las peticiones de asilo y ayudar a estas personas a viajar de una forma segura hacia Canadá, el gobierno proporcionó un programa de ayuda de un año para cuando dichos refugiados llegaran al territorio nacional.

Cuando por fin se consiguió que esas personas llegaran al Canadá, llegó la hora de desvelar la existencia del plan secreto de evacuación. Hasta el mes de septiembre había permitido reconocer el asilo a 31 homosexuales chechenos, de los cuales 22 se encontraban ya en esa fecha en territorio canadiense. Según afirmó Kimahli Powell, director ejecutivo de la organización Rainbow Railroad, era necesario que la población canadiense conociera de la llegada de refugiados chechenos para poder ayudarles en la inserción laboral, el aprendizaje de la lengua y proporcionarles el asesoramiento necesario. “Aún se encuentran desconcertados”, afirmaba Powell. “Necesitarán ayuda, aún temen por sus vidas. Todavía se están acostumbrando a entender que están fuera de peligro, que pueden empezar una nueva vida”, añadía.

La concesión del estatus de refugiado ha permitido a todas esas personas obtener el permiso de residencia permanente y la plena nacionalidad canadiense. Muchos de estos refugiados homosexuales están siendo ayudados por organizaciones LGTB locales. Puesto que han sufrido en su propia piel una brutal persecución homófoba, se sienten mucho más cómodos y seguros siendo ayudados por la comunidad LGTB.

La persona que fue entrevistada sonríe cuando es preguntado por su nueva vida en Canadá. Aún no ha superado las secuelas de la persecución sufrida en Chechenia, pero ahora se siente seguro y quiere centrarse en rehacer su vida. Antes de finalizar la entrevista, lanza un mensaje a otras personas que están pasado por su misma situación y que están tratando de huir a Canadá: “Estamos aquí, estamos seguros y todo está bien. No tengo duda de que aquí seréis felices”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Instagram y Facebook bloquean las cuentas del homofóbico líder checheno, Ramzan Kadyrov

Miércoles, 27 de diciembre de 2017

300x300_rusia-investiga-chechenia-gays_fb_thumbTras la sanción del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, Instagram y Facebook bloquean las cuentas del homofóbico líder checheno, Ramzan Kadyrov, quien responde con indiferencia mientras que desde Rusia amenazan a los Estados Unidos con medidas similares.

Criticadas y denostadas a menudo por una normas de publicación generales, que en ocasiones llevan a censurar imágenes y comentarios inofensivos, las redes sociales reaccionan a la sentencia de la Ley Magnitsky, mediante la que se señala a Ramzan Kadyrov como un violador de los derechos humanos acreditando la purga masiva de homosexuales en la pequeña República Rusa que lidera, suspendiendo sus cuentas de Facebook e Instagram este viernes, 22 de diciembre.

«Querían molestarme, pero fallaron. Lo cual es lo único que me agrada de la actividad de Instagram, así como de las manos que la manejan desde la Casa Blanca. Durante mucho tiempo estuve pensando en abandonar esa red social, pero no quería molestar a mis amigos y seguidores, casi cuatro millones. La red ha pretendido desde hace tiempo ser independiente de Washington D.C. y su decisión se produjo inmediatamente después de las sanciones del Tesoro de los Estados Unidos. Podrán bloquear las cuentas, pero nunca podrán bloquear el nombre de Ramzan Kadyrov, ni las redes sociales ni quienes las manejas», declara el líder checheno en una segunda cuenta de Instagram en inglés a la que tampoco se puede ya acceder.

Ramzan Kadyrov ha estado haciendo el mal uso de las redes sociales que podía esperarse de una persona tan narcisista como insegura de sí misma, haciendo gala de una masculinidad desmedida que en ocasiones raya el homoerotismo, presumiendo de sus supuestos logros deportivos y exhibiendo una forma de vida de la que priva a los ciudadanos que viven bajo su yugo. Obsesionado por su propia imagen, no sólo utiliza los programas de televisión para humillar públicamente a aquellos que se atreven a criticarle, sino que ha llegado a desarrollar un reality show, Komanda, para escoger a su nuevo ayudante, calcado del programa británico El aprendiz. El líder checheno había respondido a la sección estadounidense en esas mismas redes sociales, burlándose en una pausa de su entrenamiento para afirmar que le «espera una noche sin dormir (…). Puedo estar orgulloso de no estar a favor de los servicios especiales de EE.UU.».

Quien sí ha respondido ha sido Vyacheslav Volodin, presidente de la Duma Estatal, la cámara baja del parlamento ruso, con una amenaza al afirmar que con esta sanción « se crea un precedente peligroso, basado en el principio de reciprocidad, debemos hacer lo mismo», agregando que la decisión de Facebook e Instagram sólo se puede explicar si es una respuesta «política, una política de amordazar bocas», añadiendo que «la verdad todavía encontrará su camino, sin importar cómo intenten distorsionarla».

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , ,

Estados Unidos sanciona al presidente de Chechenia por “ejecuciones extrajudiciales” y “graves violaciones de derechos humanos” y el reino Unido se enfrenta a Rusia por la situación en Chechenia

Martes, 26 de diciembre de 2017

300x300_rusia-investiga-chechenia-gays_fb_thumbEstados Unidos prohíbe la entrada al país del presidente de Chechenia, Ramzan Kadyrov, por considerar que vulnera sistemáticamente los derechos humanos de su país.

El ministro de exteriores británico, Boris Johnson, visita Rusia por primera vez en cinco años y afea al gobierno de Putin que no defienda al colectivo LGTB en lugares como Chechenia.

No es que la cosa haya cambiado mucho, pero estos días han ocurrido un par de gestos relativamente importantes que vale la pena destacar. Por un lado los Estados Unidos han prohibido la entrada al país a Kadyrov por sus crímenes contra la humanidad y por otro lado el Ministro de Exteriores británico ha afeado a Rusia su actitud respecto al colectivo LGTB.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de los Estados Unidos, dependiente del Departamento del Tesoro, ha impuesto sanciones contra el presidente de la república semiautónoma rusa de Chechenia, Ramzán Kadýrov, y otras cuatro personas más. En aplicación de la llamada Ley Magnitsky” de 2012, Estados Unidos puede retener visas y congelar activos financieros a la luz de violaciones de los derechos humanos. En este sentido, la OFAC sanciona a Kadýrov “por ser responsable de ejecuciones extrajudiciales, torturas u otras graves violaciones de los derechos humanos”. Por su parte, el presidente checheno, que sobre los homosexuales dijo no tener “ese tipo de gente aquí”, responde ahora que Estados Unidos “no tiene nada mejor que hacer” que prohibirle la entrada en el país. A través de las redes sociales, Kadýrov ha ironizado sobre la noticia y ha añadido que este país norteamericano tiene en su haber “miles de casos sangrientos”, por lo que “puedo estar orgulloso si no soy adecuado para los servicios especiales de Estados Unidos”.

La persecución a homosexuales en Chechenia, república que forma parte de la Federación Rusa, saltó a los medios internacionales a principios de abril gracias al diario ruso Novaya Gazeta, y pese a las negativas tanto de las autoridades chechenas como de las rusas, así como de los esfuerzos de los defensores de Vladimir Putin por presentarla como una campaña de intoxicación, informes posteriores de organizaciones de derechos humanos la han confirmado. El propio presidente checheno, Ramzán Kadýrov, aunque sin admitir de forma explícita la persecución, ha dedicado frases insultantes a los homosexuales y ha reconocido estar dispuesto a perdonar los asesinatos de estos que sus propias familias cometan para limpiar su honor.

Líderes internacionales, como Angela Merkel y Emmanuel Macron habrían exigido a Vladimir Putin que pusiera fin a estos abusos, lo que llevaba a Rusia a abrir una investigación para esclarecer los hechos, que finalmente determinaría que «no hay víctimas de persecución, amenazas o violencia» en la República de Chechenia. Ante la pantomima que se traduce de esta investigación, Novaya Gazeta publicaba el mes pasado la lista de hasta 27 personas que habrían sido asesinadas a manos de los funcionarios de Kadyrov por el mero hecho de ser gays o bisexuales. Mientras tanto, siguen llegando testimonios de personas que denuncian haber sido sometidos a torturas en campos de concentración clandestinos, para sufrir después el escarnio ante sus propios familiares a los que culpabilizan de deshonor.

Con estos antecedentes, a los que se suman otras graves acusaciones, Estados Unidos ha decidido sancionar a Kadýrov. A través de un comunicado, la OFAC ha acusado al mandatario al mandatario regional de “ser responsable de ejecuciones extrajudiciales, torturas u otras graves violaciones de los derechos humanos, internacionalmente reconocidas, cometidas contra personas que intentan denunciar actividades ilegales llevadas a cabo por funcionarios del Gobierno de la Federación de Rusia, o para obtener, ejercer, defender, o promover los derechos humanos y las libertades, como las de religión, expresión, asociación y reunión; el derecho a un juicio justo y elecciones democráticas en Rusia”.

Además, añaden, “como jefe de la República de Chechenia, Kadýrov supervisa una administración involucrada en desapariciones y asesinatos extrajudiciales. Se cree que uno de los opositores políticos de Kadýrov habría sido asesinado por orden suya, después de presentar denuncias de tortura y malos tratos en Chechenia, incluidas presuntas torturas perpetradas personalmente por el mismo Kadýrov”. En el mencionado comunicado, la administración de Trump, sin embargo, no menciona explícitamente a personas homosexuales como víctimas específicas de la represión en Chechenia.

Aunque desde la GLAAD han aplaudido el movimiento porque creen que es un primer paso para exigir responsabilidades a los que vulneran los derechos humanos, a Kadyrov le ha dado bastante igual. La respuesta de Kadýrov no se ha hecho esperar. El líder checheno ha subido a su cuenta de Instagram una fotografía en la que aparece levantando pesas en un gimnasio, acompañada de un comentario sarcástico. Comienza diciendo que al conocer la noticia “me espera una noche de insomnio”, junto a emoticonos de caras sonrientes. A continuación, se pregunta irónicamente: “¿cómo no me va a afligir si he estado planeando viajar a Estados Unidos durante cuarenta años, hacer negocios allí y abrir cuentas bancarias en Manhattan?”. Kadyrov ha ironizado sobre el sueño que le va a quitar no poder entrar a EE.UU., país al que no tiene pensado ir nunca porque “los EE.UU. no pueden perdonarme que dedique toda mi vida a la lucha contra los terroristas extranjeros, entre los cuales hay bastardos de los servicios secretos americanos.

Con respecto a las denuncias de violaciones de derechos humanos, Ramzán Kadýrov ha negado a Estados Unidos la autoridad moral suficiente para acusarle: “¿por qué buscar esta lista de personas en el otro lado del mundo, si están en la Casa Blanca y el Pentágono?”. El homófobo presidente checheno se ha referido a “los indios asesinados, millones de esclavos africanos, las víctimas de Hiroshima y Nagasaki, millones de vietnamitas, la aldea de Songmi, Afganistán, Iraq, Libia, Belgrado… Mi lista contiene miles de casos sangrientos en los Estados Unidos”.

Al final de su exposición, Kadýrov agrega que “he dedicado mi vida a luchar contra terroristas extranjeros”. Incluso ha asegurado que “famosos en todo el mundo, grandes estadounidenses, vienen sistemáticamente a visitarme, y algunos planean establecerse en Chechenia”. No ha nombrado a ninguno, pero nos gustaría saber quiénes son, si es que existen en realidad.

Por otro lado el Ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, ha estado estos días de visita oficial en Rusia. Es la primera vez que un Ministro de Exteriores británico visita Rusia en los últimos cinco años y en una reunión con Sergey Lavrov, el ministro de exteriores ruso, ha dejado claro que ambos países tienen una relación complicada. Aunque Johnson ha basado su visita en denunciar las injerencias del gobierno ruso en elecciones como las francesas, las americanas o las alemanas también ha dejado claro que uno de los puntos en los que menos se parecen ambos gobiernos es que Reino Unido “habla en nombre de la comunidad LGTB en Chechenia y en cualquier otro sitio, como cabría esperar.

Desde el Kremlin,  han dicho que es TODO MENTIRA. Que ni hay hackers rusos metiendo mano en elecciones ni hay persecución LGTB en su país ni en Chechenia. Y ambos ministros han acabado reconociendo que los dos países continuarán trabajando juntos porque, a pesar de todo, hay algunas cosas en las que sí están de acuerdo.

Fuente | Gay Star News,  vía Dosmanzanas/EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , ,

Premian a Elena Milashina por denunciar la purga masiva de homosexuales en Chechenia

Lunes, 11 de diciembre de 2017

russia_elena-milashina_sqmax-noticias-cjfe-logoLa asociación de Periodistas por la Libertad de Expresión (CJFE por sus siglas en inglés) concede el Premio Internacional de Libertad a Elena Milashina, la periodista que denunció la purga de homosexuales en Chechenia, quien actualmente vive en el exilio y en un lugar secreto, amenazada de muerte por simpatizantes de Ranzam Kadyrov.

Elena Milashina, la periodista rusa que denuncia en abril de este mismo años la purga homosexual llevada a cabo por los funcionarios de Ramzan Kadyrov en Chechenia, recibe el Premio Internacional de Libertad de la asociación de Periodistas Canadienses por la Libertad de Expresión (CJFE por sus siglas en inglés: Canadian Journalists for Free Expression ), que «reconoce la valentía sobresaliente de los periodistas que trabajan con gran riesgo personal y contra enormes obstáculos para que los medios de comunicación sigan siendo libres».

«Fue toda una campaña. La policía chechena recibió una orden de buscar a todos los hombres que eran homosexuales, y la orden fue limpiar la sangre chechena (…). No negaron las torturas. No negaron las detenciones. No negaron las prisiones secretas. No negaron los homicidios. Negaron la existencia de gays chechenos», declara Milashina en Toronto, donde viajó la semana pasada para aceptar el galardón, afirmando que «lo único que temen es a la publicidad. Como cualquier perverso, tienen miedo de ser nombrados».

Según la propia periodista y activista por los derechos humanos, la reacción de los chechenos ante su reportaje denunciando el asesinato de 3 personas y la desaparición de más de un centenar de homosexuales en Chechenia, publicado el 1 de abril, fue marcadamente negativa. La pequeña Federación Rusa es una sociedad profundamente conservadora y religiosa, y para muchos chechenos, el hecho de que en su país vivieran personas homosexuales constituía un insulto para su país, según la periodista, quien después de que hasta 15.000 personas se reunieran pocos días después en una mezquita de Grozny para declarar la jihad, no sólo a Novaya Gazeta, sino al comunidad periodística en general, decidía exiliarse de Rusia al tomare muy en serio este tipo de amenazas recordando el asesinato en 2006 de la periodista Anna Politkovskaya, quien también habría publicado varios reportajes sobre el conflicto en Chechenia.

Nueve meses después de la publicación de su reportaje, de los testimonios anónimos de muchos supervivientes y a pesar de la presión de líderes como Angela Merkel o Emmanuel Macron, las autoridades rusas  han amenazado con deportar al periodista que había empezado a informar de la “purga gay” diciendo que, en general, en Chechenia no pasa nada y que nos lo estamos inventando todo, y sólo han comenzado a tomarse en serio la persecución sistemática de personas homosexuales en la República de Chechenia cuando Maxim Lapunov se convertía en la primera persona que ha denunciado haber sido víctima de esta purga sin ocultar su identidad. Hemos escuchado los testimonios de los primeros refugiados en Francia y Alemania, aunque sin revelar su identidad por miedo a que los seguidores de Ramzan Kadyrov pudieran acosarles a ellos o a sus familiares en Chechenia. Además de muchas víctimas anónimas, se cree que el cantante Zelim Bakaev ha podido ser asesinado como consecuencia de la ideología homofóbica de Kadyrov, quien ha llegado a negar las denuncias alegando simplemente que «no hay gays en Chechenia».

Países como Francia o Alemania han acogido a refugiados que han escapado de Chechenia, pero sólo la acción directa de Justin Trudeau, en colaboración con la organización Rainbow Railroad y la Red Rusa LGBT, han hecho que Canadá se haya convertido en el refugio de la gran mayoría de personas que escapan de Chechenia. Milashina ha asegurado que a pesar de que vive fuera de Rusia por su propia seguridad, seguirá denunciado situaciones como las de Chechenia.

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Chechenia podría estar usando a este refugiado gay para blanquear su imagen

Sábado, 18 de noviembre de 2017

refugiado-gay-checheno-amenazas-tv-696x522Un refugiado gay checheno que llevaba meses desaparecido es protagonista de un reportaje en la televisión nacional de Chechenia en el que asegura que se lo inventó todo y que está mentalmente enfermo.

Las ONG LGTB+ están convencidas de que el joven, si sigue vivo, está siendo utilizado por las autoridades chechenas para blanquear su imagen dentro y fuera del país.

Movsar Eskerkhanov fue uno de los hombres gais que dio la cara para denunciar la persecución a hombres gais en Chechenia cuando el presidente de la región, Ramzan Kadyrov, dio luz verde a la “purga” gay que empezó a principios de 2017 y que a día de hoy se cree que habría costado la vida a más de 200 personas.

Eskerkhanov denunció las detenciones, secuestros, amenazas, torturas y asesinatos que la policía chechena estaba llevando a cabo en el país. Tanto la persecución como su denuncia de la misma le llevó a huir del país y acabar en un campo de refugiados en Alemania, donde pidió asilo. Durante el tiempo que estuvo en ese refugio el joven concedió entrevistas a varios medios internacionales y también recibió amenazas por parte de otros chechenos que le reconocieron y le atacaron.

Finalmente Alemania no le concedió el asilo y Eskerkhanov desapareció de la faz de la tierra, lo que hizo temer que finalmente había sido secuestrado y devuelto a su país donde, muy probablemente, habría sido asesinado.

Pero los activistas LGTB se han llevado una “desagradable” sorpresa cuando hace unos días la televisión estatal chechena emitió un reportaje de investigación en el que aparecía Movsar explicando que se había inventado la historia y estaba utilizando a la prensa internacional para exagerar la situación. “¿A quién beneficia mostrarle como una víctima, denigrando su honor y el honor de todo el pueblo checheno?” se preguntaba el reportaje, que no dudaba en tildar a Movsar de “enfermo mental” y acababa con una declaración del joven en la que pedía disculpas “a los residentes de Chechenia, a los líderes chechenos, a los chechenos que viven en el Cáucaso Norte y a toda Europa.

Las alarmas han saltado en todas las organizaciones que están intentando ayudar a la población LGTB+ del país, que denuncian las más que probables amenazas que tanto Movsar (si sigue vivo) como su familia deben estar recibiendo. “Temíamos que hubiera sido asaltado o incluso asesinado. Pero, sinceramente, ahora estamos incluso más preocupados por su bienestar“, ha confesado una fuente anónima del colectivo en el país al portal Gay Star News.

La “purga” gay continúa en Chechenia sin que las autoridades internacionales parezcan demasiado preocupadas por el tema. Hace unos días la Human Rights Watch exigía a las autoridades chechenas que aclare qué le ocurrió al cantante Zelim Bakaev, que desapareció en Grozny el pasado agosto y se cree que fue detenido y asesinado por su orientación sexual, mientras denunciaba la falta de investigación por parte del Kremlin y acusaba a Alemania (país en el que supuestamente Bakaev estaría refugiado) de estar pasando olímpicamente del tema.

Fuente | Gay Star News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , ,

Human Rights Watch exige a Chechenia que aclare lo ocurrido al cantante Zelim Bakaev

Lunes, 13 de noviembre de 2017

bez-nazvaniya-e1508762632279La ONG Human Rights Watch exige a Chechenia que aclare qué ocurrió con el cantante Zelim Bakaev al ser detenido por su orientación sexual el pasado agosto.

Acusan a Moscú de no hacer nada por investigar el caso y avisan a Alemania de la necesidad de que se impliquen en el caso. 

El cantante checheno Zelim Bakaev, que desde 2012 vive en Moscú, había desaparecido el 8 de agosto al volver a Chechenia para asistir a la boda de su hermana. Bakaev salió una noche a tomar algo cuando fue detenido por un grupo de agentes uniformados y nunca más se volvió a saber de él.

La cuenta de Instagram de Bakaev fue clausurada poco después de que apareciera una foto suya con un abrigo (en pleno agosto) y su familia y amigos recibieron un whatsapp del cantante en el que aseguraba haberse marchado a Europa. El mensaje era altamente sospechoso porque Bakaev siempre contestaba con notas de audio y esta vez había escrito el texto.

Aunque muchos dan por hecho que Bakaev fue torturado y asesinado por la policía en mitad de la oleada homófoba que el gobierno del país tiene en marcha desde principios de año, desde la Human Rights Watch han exigido al gobierno de Ramzan Kadyrov que explique qué ha ocurrido con el cantante.

zelim-bakaev-ramzan-kadyrovBakaev junto al presidente Checheno, Ramzan Kadyrov

Un portavoz de la HRW ha dicho que no les cabe ninguna duda de que Bakaev “fue detenido por su orientación sexual“. Cuando el cantante desapareció su madre acudió a la policía chechena para presentar una denuncia, pero las autoridades aseguraron que no había ningún indicio para abrir una investigación. La madre del cantante incluso envió una carta al presidente del país, con el que Bakaev había llegado a hacerse alguna foto.

Poco después de la desaparición del cantante en su canal de Youtube aparecieron dos vídeos en los que, supuestamente, Bakaev explicaba entre risas y bailes que está viviendo en Alemania. Pero ni los amigos ni la familia creen que el chico de los vídeos sea realmente él.

zelim-bakaev-chechenia-video-youtubeImagen de uno de los vídeos en los que, supuestamente, Bakaev asegura estar viviendo en Alemania

Como explica la HRW: “Los amigos nos han dicho que ‘no parece él mismo’ en esos vídeos; para un chico que cuidaba meticulosamente su imagen, aparece despeinado, con un corte de pelo mal hecho y parece haber perdido mucho peso.” La teoría es que o bien se trata de otra persona o bien el cantante, tras la detención y las más que probables torturas, fue forzado a grabar esos vídeos para que cubrir las espaldas de la policía chechena.

La HRW no sólo ha pedido al gobierno de Kadyrov que aclare la situación si no que también ha señalado a Rusia y a Alemania. Según la ONG desde Moscú es momento de que “vayan más allá del escaparate” e investiguen a conciencia qué le ha ocurrido al cantante; y las autoridades alemanas pueden ayudar a esclarecer el caso ofreciendo de forma pública y notoria asilo al cantante para que, si realmente está en el país, pueda recibir protección y contactar con su familia para explicar públicamente lo ocurrido.

Fuente | Pink News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , ,

Una redada contra varios locales de ambiente en Minsk hace temer una nueva ola de homofobia de Estado en Bielorrusia

Sábado, 28 de octubre de 2017

22687887_10155011162517644_512987583263936830_nSegún ha denunciado en redes sociales Russian LGTB Network, el pasado fin de semana tuvo lugar una redada contra clubes de ambiente LGTB en Minsk, la capital de Bielorrusia. Un número indeterminado de personas fueron detenidas. Según la misma denuncia, el acceso a una popular web de citas gais ha sido también interrumpido en el país. Todo apunta a que las autoridades bielorrusas habrían decidido impulsar una nueva ola de homofobia de Estado, en la línea de lo que otras repúblicas del ámbito ruso o exsoviéticas vienen haciendo en las últimas semanas.

Por el momento no hay demasiado información de lo que está sucediendo en Bielorrusia, más allá de lo denunciado por Russian LGTB Network: una redada en los clubes Burlesque y Casta Diva de Minsk en la noche del 20 al 21 de octubre, con un número indeterminado de detenciones, así como la interrupción del acceso a una web de citas gais. Russian LGTB Network ha llamado a la calma a la comunidad LGTB bielorrusa y ha expresado su deseo de que los detenidos sean liberados cuanto antes.

A nivel internacional, la organización estadounidense Human Rights First se ha hecho eco de lo sucedido, asegurando que “es alarmante que la policía hostigue a negocios legales, viole la privacidad de sus clientes, les pidan información personal y detenga a algunos de ellos”. “Todo eso parece ser el último ejemplo del incremento de la persecución a las comunidades LGTB de la región, después de lo graves episodios de Chechenia, Azerbaiyán y Tayikistán”, añaden desde esta organización de defensa de los derechos humanos. Human Rights First ha hecho también un llamamiento al Gobierno de los Estados Unidos a que pida explicaciones a Bielorrusia sobre lo sucedido, algo que a día de hoy parece poco probable.

Bielorrusia, territorio hostil a los derechos LGTB

Human Rights First se refiere en su comunicado a los recientes episodios de homofobia de Estado en Chechenia (república integrante de la Federación Rusa) y en Azerbaiyán y Tayikistán, dos repúblicas exsoviéticas. De todos ellos nos hemos hecho eco en dosmanzanas (ver los correspondientes enlaces). Bielorrusia, en cualquier caso, ya era un territorio difícil para las personas LGTB antes de que se activase esta ola de odio. Ya en 2010 recogíamos los datos de una encuesta según la cual el 63% de los ciudadanos de ese país se mostraba a favor de recuperar la antigua legislación soviética que criminalizaba la homosexualidad (despenalizada en Bielorrusia en 1994). Las autoridades de Minsk, de hecho, se han empecinado en reiteradas convocatorias en obstaculizar la organización del Orgullo y buena parte de sus actividades.

Las detenciones injustificadas de activistas LGTB tampoco son extrañas. Uno de los casos más flagrantes se remonta a 2009, cuando el joven Svyatoslav Sementsov fue detenido por organizar actividades en el nombre de organizaciones “no registradas” y de difundir a “gobiernos y organizaciones extranjeras información falsa con la intención de desacreditar a Bielorrusia”. Los funcionarios de la KGB le ofrecieron poner punto final a su proceso si se convertía en delator. También han sido frecuentes las redadas en los lugares de ambiente homosexual, así como la negativa a legalizar la organización LGTB GayBelarus, cuyos activistas, además, fueron investigados en varias ocasiones.

Asimismo, la intransigencia del presidente Alexander Lukashenko hacia el colectivo LGTB también es notoria y manifiesta. Lukashenko ejerce la presidencia ininterrumpidamente desde 1994, con serias dudas sobre la transparencia democrática de su gobierno y de las sucesivas citas electorales. En 2012, Lukashenko espetó públicamente, en referencia al entonces ministro de Exteriores alemán Guido Westerwelle (abiertamente homosexual), que era “mejor ser un dictador que ser gay” al tiempo que manifestó no entender “cómo un hombre puede vivir con otro hombre”.

Bielorrusa también ha discutido la aprobación de una legislación contra la “propaganda homosexual”, al estilo de la de su vecina Rusia. Finalmente la ley aprobada quedó un escalón por detrás, prohibiendo la difusión a los niños de “hábitos contrarios a un estilo de vida saludable” o que “desacrediten la institución de la familia y el matrimonio” aunque sin llegar a mencionar expresamente la homosexualidad o  las “orientación sexuales no tradicionales”. En cualquier caso es evidente que en un entorno tan fuertemente LGTBfóbico ese texto es más que suficiente para ser utilizado en contra del colectivo LGTB.

Esperemos que lo sucedido este fin de semana no sea el preludio de algo aún más terrible y que no se produzca una escalada de la violencia de Estado contra la población LGTB en Bielorrusia. Estaremos atentos a las noticias que nos lleguen.

Fuente Dosmanzanas

Foto Russian LGBT Network

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , ,

Cobran fuerza los temores de que Zelimkhan Bakaev, joven cantante checheno, haya sido asesinado tras ser detenido por “sospecha de homosexualidad”

Miércoles, 25 de octubre de 2017

bez-nazvaniya-e1508762632279Máxima preocupación por la vida de Zelimkhan Bakaev, cantante checheno de 26 años cuya desaparición han denunciado familiares y amigos y que según asegura la organización Russian LGBT Network habría sido capturado durante las recientes redadas contra la población homosexual en ese país, torturado y asesinado. Aunque las autoridades de Grozni alegan que Bakaev está fuera del país e incluso han dado difusión a un vídeo en el que un joven que se le parece mucho asegura estar en Alemania, se teme lo peor.

Bakaev, que residía en Moscú, viajó a su Chechenia natal en agosto para asistir a la boda de una hermana. Pocas horas después de pisar el país desapareció. El 8 de agosto fue visto por última vez, aunque su familia no denunció su desaparición a la policía chechena hasta el 17 de agosto. Tampoco constaba actividad en sus redes sociales. Su cuenta de Instagram, de hecho, había desaparecido misteriosamente. Su cuenta de Twitter aún permanece abierta, aunque el cantante era poco activo en esta red social y su último tuit se remonta al 21 de abril. Su madre y su tía sí que llegaron a recibir un mensaje de WhatsApp procedente de su teléfono pocos días después de la desaparición, asegurando que estaba bien y que tenía que viajar al extranjero. No recibió ningún mensaje más y su teléfono no ha vuelto a dar señales de estar encendido. Su entorno cree, de hecho, que el mensaje lo escribió otra persona, y no concede verosimilitud a la idea de que Bakaev quisiese viajar al extranjero, ya que sus esfuerzos se centraban en la actualidad en desarrollar una carrera musical en Moscú, donde se había trasladado a vivir.

Las primeras semanas tras su desaparición han estado sembradas de absoluta confusión. Fuentes anónimas aseguraban que Bakaev se encontraba retenido en un centro de detención para homosexuales. El hecho de que Bakaev sea un personaje conocido en su país llevó incluso a un ministro del Gobierno checheno a desmentir que hubiese sido detenido. Para añadir aún más desconcierto, en septiembre aparecía colgado en YouTube un vídeo, rápidamente difundido por la televisión pública chechena, en la que un joven que ciertamente guarda gran parecido físico con Bakaev aseguraba encontrarse en Alemania, un país mucho más agradable para vivir que Grozni o Moscú, dos lugares “llenos de gilipollas”. Un vídeo que el entorno del cantante cree que es falso y que de hecho parece rodado en la propia Chechenia (entre otras razones, por aparecer sobre una mesa una bebida energética de marca rusa que no se comercializa en Alemania).

Semanas después de que el sospechoso vídeo fuese hecho público, y sin que familia y amigos hayan vuelto a recibir mensaje alguno de Bakaev, desde Russian LGBT Network, organización que ha denunciado la persecución de personas LGTB en Chechenia y que ha organizado una red de ayuda a las que han conseguido escapar de las redadas (permitiendo, por ejemplo, la huida de varias decenas de ellas a Canadá) aseguran tener confirmación de que en efecto Zelimkhan Bakaev fue detenido tras pisar suelo checheno por “sospecha de homosexualidad”. Otra segunda fuente cercana a activistas LGTB locales habría confirmado a NewNowNext, un medio LGTB estadounidense, que Bakaev habría fallecido tras ser torturado pocas horas después de su detención.

Motivos para la preocupación

La persecución a homosexuales en Chechenia, república que forma parte de la Federación Rusa, salto a los medios internacionales a principios de abril gracias al diario ruso Novaya Gazeta, y pese a las negativas tanto de las autoridades chechenas como de las rusas, así como de los esfuerzos de los defensores de Vladimir Putin por presentarla como una campaña de intoxicación, informes posteriores de organizaciones de derechos humanos la han confirmado. El propio presidente checheno, Ramzán Kadýrov, aunque sin admitir de forma explícita la persecución, ha dedicado frases insultantes a los homosexuales y ha reconocido estar dispuesto a perdonar los asesinatos de estos que sus propias familias cometan para limpiar su honor.

Hay motivos, por tanto, para estar seriamente preocupado por la vida de Zelimkhan Bakaev. Nosotros seremos, de hecho, los primeros que nos alegraríamos de saber que en esta ocasión la propaganda chechena tenía razón y que el joven se encuentra sano y salvo fuera de Chechenia. Nos tememos sin embargo lo peor.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , ,

Víctima de la purga de homosexuales en Chechenia exige una investigación oficial en Rusia

Miércoles, 18 de octubre de 2017

780x580-noticias-maxim-lapunovCon el objetivo de exigir una investigación oficial a las autoridades rusas, Maxim Lapunov se convierte en la primera persona que habla sobre la purga de homosexuales en Chechenia sin ocultar su identidad. Asegura que estuvo retenido en un sótano «empapado de sangre» durante 12 días en los que es golpeado reiteradamente, mientras tratan de obligarle a delatar los nombres de las personas con las que había mantenido relaciones sexuales.

Seis meses han pasado desde que Novaya gazeta denunciara la purga de homosexuales en Chechenia, cinco desde que Vladimir Putin autorizara una investigación sobre lo que estaba ocurriendo en la pequeña república rusa, sin embargo nada parece haberse aclarado. Hemos escuchado los testimonios de los primeros refugiados en Francia y Alemania, aunque sin revelar su identidad por miedo a que los seguidores de Ramzan Kadyrov pudieran acosarles a ellos o a sus familiares en Chechenia. Pero este lunes, 16 de octubre, Maxim Lapunov, de 30 años de edad, da un paso adelante para alzar la voz y convertirse en la primera persona que comparte abiertamente su testimonio por las torturas de las que fue víctima durante 12 días, llegando a convencerse de que no iba a salir vivo de allí.

«Quiero pedirle al gobierno que investigue, porque todos somos personas y todos tenemos derecho, declara Lapunov en una rueda de prensa en Moscú, donde explica cómo llega a Chechenia desde Omsk, en Siberia, hace dos años para trabajar como organizador de eventos. A pesar de que, al menos en Chechenia, no lleva una forma de vida abiertamente gay, el 16 de marzo es detenido por una pareja de oficiales vestidos de civil para ser liberado el día 28 bajo la amenaza de que no revelara a nadie su experiencia y firmando una confesión admitiendo ser homosexual.

En lugar de llevarle a una comisaría de policía, le conducen a un edificio donde es duramente interrogado por un individuo de unos 50 años de edad que interviene su teléfono móvil mientras le pregunta por sus contactos personales y examinaba sus mensajes de texto. «Por los mensajes era evidente que soy gay (…). Me acusó de venir a Chechenia para ‘seducir a los muchachos chechenos’ e insistió bruscamente en que le dijera con qué hombres gays había tenido relaciones íntimas en el territorio checheno, cuáles eran sus nombres y detalles de contacto. Le dije que no conozco a nadie y que la transcripción que había leído era con amigos de otras regiones de Rusia», explica Lapunov.

En un momento dado, colapsa y llama por teléfono a un residente de Grozny para concertar una cita en su casa, mientras sus captores escuchan la conversación con el objetivo de tomar nota de su dirección. «Día tras día, me repetían con precisión cómo querían matarme (…). Cuando me desmayaba, me daban un respiro y luego me obligaban a levantarme y continuar», añade explicando cómo los guardias lo golpean con bastones durante las casi dos semanas que le retienen, forzándole a pelearse con su compañero, quien también había sido detenido, así como a presenciar cómo golpean a otras personas detenidas, siendo especialmente agresivos con aquellos que eran naturales de Chechenia.

Durante los 11 días que permaneció retenido estuvo confinado en un sótano que describe estaba «empapado de sangre» desde el primer día. Siendo «apenas capaz de arrastrase» por su cuenta cuando es por fin liberado con un permiso para abandonar la ciudad, lo que considera se produce únicamente porque hubo testigos de su arresto y su familia había denunciado su desaparición fuera de Chechenia. «Sigo teniendo pesadillas sobre lo que pasé allí (…). Esos gritos, gemidos y oraciones de piedad han dejado una huella (…). Quiero justicia, espero que llegue (…) No quiero sentirme desprotegido en mi propio país, para que cualquiera de Chechenia pueda perseguirme y matarme en cualquier momento», exige Ladurov, quien comparece acompañado de Igor Kalyapin, responsable del Comité contra la Tortura, una ONG rusa que le ha brindado asistencia jurídica, quien asegura que «no ha habido investigación», pero está convencido de que Tatyana Moskalkova, al mando de la oficina de Derechos Humanos del Kremlin tomará medidas tras escuchar la declaración de Lapunov.

«No ha habido una investigación oficial sobre la caza de homosexuales que se tradujo en detenciones extrajudiciales y torturas a docenas de personas durante la primavera (…). Y la persecución de los gays ha continuado en una escala menor», asegura Tanya Lokshina, directora del programa de Rusia para Human Rights Watch. El activista Igor Kochetkov manifiesta haber recopilado información sobre 15 personas que habrían desaparecido después de ser entregados a sus familiares, como consecuencia de las indicaciones de los propios funcionarios de Kadyrov, que les incitan «para matar a sus parientes». Según el activista, las acciones de las autoridades chechenas constituyen la definición legal de crimen contra la humanidad, llegando a afrimar que «en el continente europeo, nadie ha tratado de destruir a las personas en función de su orientación sexual desde la época de la Alemania nazi».

Fuente Universogay

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Grupos de derechos civiles reclaman el cese del hostigamiento contra el colectivo LGBT en Azerbaiyán

Martes, 3 de octubre de 2017

azerbaiyan-detenciones-gais-trans-torturas-696x522Detención de un opositor político en Bakú en Octubre de 2016 (Foto: REUTERS)

ILGA, Stonewall, Thomson Reuters Foundation o Civil Right Defenders son algunas de las organizacioens que luchan por los derechos civiles que solicitan al gobierno de Azerbaiyán que libere de la cárcel a decenas de personas gays, lesbianas, transexuales e intersexuales, después de que un activista, Javid Nabiyev, denunciara que se estarían realizando detenciones masivas, acompañadas de abusos vervales, agresiones físicas y exámenes médicos forzosos en Baku.

La rama europea de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA por sus siglas en inglés: International Lesbian and Gay Association) ha hecho disparar las alarmas por la detención arbitraria de al menos 50 personas LGTB en Azerbaiyán cifra que algunos medios azerís elevan hasta casi los 100 y solicita al gobierno de Azerbaiyán a liberarlas después de que salieran a la luz unos informes sobre la detención masiva de miembros del colectivo LGBT, denunciada por el activista Javid Nabiyed, que habrían sufrido abusos y palizas en una operación muy similar a la purga de homosexuales en Chechenia.

Evelyne Paradis, directora ejecutiva de ILGA-Europa, deja claro que “obligar a cualquier persona LGBTI a ser examinada médicamente en contra de su voluntad es bastante perturbador, pero también hemos recibido múltiples reportes de abuso verbal y físico. No hay ninguna justificación para esta selección indiscriminada de personas percibidas como miembros de la comunidad LGBTI. Es una violación clara y grave de la Convención Europea de Derechos Humanos(…) Estamos preocupados por el destino de las víctimas de estas incursiones y solicitamos la liberación inmediata de toda persona que aún esté detenida”.

Para ILGA es difícil medir la magnitud de esta presunta represión que sucede desde hace dos semanas, pero que no ha sido confirmada de forma independiente, como tampoco lo fuera inicialmente la de los funcionarios de Razam Kadyrov. Al igual que la pequeña República Rusa, Azarbaiyán también es un país conocido por su pésimo trato a las personas gays, lesbianas, transexuales e intersexuales. Los abogados de algunos de los detenidos han asegurado que sus clientes han sido víctimas de palizas y abusos verbales, obligándoles a pasar exámenes médicos y llegando incluso a rapar las cabezas de las mujeres transexuales.

 El Ministerio del Interior de este país considera, torpemente, que con estas redadas dirigidas al colectivo LGTB y a los trabajadores y trabajadoras del sexo combate nuevas infecciones de transmisión sexual como el VIH/sida, la sífilis o la hepatitis. En un comunicado conjunto del Ministerio del Interior y la Fiscalía General de Azerbaiyán, hecho público este lunes,  queda patente que las autoridades nacionales solo ven la paja en el ojo ajeno: “los informes de los medios de comunicación sobre presuntos ataques contra minorías sexuales y la violación de sus derechos son infundados y desearíamos hacer notar, una vez más, que el propósito de tal acción es llevar ante la justicia a aquellos que han violado el orden público y prevenir la propagación de enfermedades contagiosas peligrosas”. “Los arrestados son personas que manifiestan demostración de falta de respeto hacia los demás, molestan a los ciudadanos y creen que las autoridades sanitarias tienen enfermedades infecciosas”, declara un portavoz del Ministerio del Interior, Eskhan Zakhidov, en una estrategia similar a la que tuviera el gobierno de Chechenia, que negaba que estuviera sucediendo ninguna purga, alegando el de Azerbaiyán que se trata de una campaña contra la prostitución.

Esta postura no es aceptada por Stonewall, quienes sostienen que las personas detenidas habían sido seleccionadas, exactamente lo mismo que asegura la Thomson Reuters Foundation, con sede en Bakú, desde donde aseguran que «las principales calles, estaciones de metro y lugares como los clubes, pubs y bares como LGBT son los principales objetivos».

En la última quincena de septiembre se ha desatado en la República de Azerbaiyán la enésima oleada LGTBfóbica orquestada por el Estado de este país de la Europa oriental. ILGA-Europa habla de al menos 50 personas detenidas por su orientación sexual o identidad de género, aunque otras fuentes suben hasta el centenar de arrestados. Algunos medios azerís tampoco se quedan atrás en su labor desinformativa y discriminatoria, apoyando las tesis gubernamentales y llegando a asegurar que “está claro que casi todas las minorías sexuales han sido infectadas con las enfermedades de transmisión sexual más peligrosas”.

ILGA-Europa condena que el ataque de Estado contra miembros de la comunidad LGBT, especialmente en Bakú (capital del país), está ofreciendo como resultado redadas de la policía, con los detenidos siendo agredidos, forzosamente examinados médicamente, multados u obligados a revelar detalles de contacto de sus teléfonos móviles. Un operativo y unos objetivos que, salvando las distancias, recuerdan a la persecución LGTBfóbica de la república semiautónoma rusa de Chechenia, destapada en abril de este año.

Activistas locales aseguran que al menos 50 personas homosexuales y transexuales habrían sido detenidas en las redadas policiales durante las últimas dos semanas, aunque Civil Rights Defenders, con sede en Suecia, afirman que el número de detenidos podría llegar al centenar, añadiendo que muchos habrían sido liberados solamente después de denunciar direcciones de otros miembros de la comunidad LGBT.

La justificación del Gobierno a esta escalada en su LGTBfobia de Estado no es en absoluto alentadora y deja al descubierto la ignorancia de las autoridades azerís en la materia. Según el Ministerio del Interior y la Fiscalía General de Azerbaiyán no se trata de un “ataque” contra minorías sexuales, sino la estrategia gubernamental para “prevenir la propagación de enfermedades contagiosas peligrosas”.

Sin embargo, se ha demostrado que en los países más desarrollados la mejor forma de combatir las infecciones de transmisión sexual son las campañas de educación y prevención. La represión, en cambio, consigue el efecto contrario: desinformación, falta de voluntad de realizarse pruebas y miedo a ser fichados o a sufrir represalias por parte de las autoridades.

Golpeado y torturado con descargas eléctricas por ser gay

Uno de los últimos detenidos en denunciar su arbitraria detención ha sido Xeyal (un apodo usado para evitar nuevos abusos por parte de las autoridades azerís). En declaraciones a BuzzFeed News, este hombre explica que fue retenido durante nueve días en el Departamento de Crimen Organizado del Ministerio del Interior de Azerbaiyán. Desde su arresto, el pasado 19 de septiembre, tuvo que dejar pasar un lapso de tiempo antes de exponer su caso y de contactar con un abogado porque se sentía aterrorizado. Incluso el abogado, que asiste a muchas de estas víctimas de la LGTBfobia de Estado, tiene miedo de ser reconocido y de que esto pueda perjudicar a sus clientes o él mismo, dado que está hablando con la prensa internacional

Al ser liberado, Xeyal abandonó su apartamento y canceló su teléfono móvil, preocupándose de que no lo arrestaran de nuevo. Cuando encontró el valor para pedir ayuda, su rostro y sus brazos todavía mostraban evidencias de maltrato físico. Según denuncia el afectado, habría sido golpeado con un bastón en la cabeza, en las rodillas y en los brazos. Asimismo, habría sido sometido a descargas eléctricas en la cabeza y en otras partes de su cuerpo más de 30 veces. Durante esta tortura, las autoridades parece que intentaron sonsacarle los nombres de sus ex compañeros sexuales y que tuvo que firmar documentos sin que se le permitiera leerlos.

Por su parte, Daniel Holtgen, director de comunicaciones del Consejo de Europa, ha publicado en su cuenta de Twitter que se siente “muy preocupado por el maltrato que reportan personas LGTB” en Azerbaiyán y que resulta “necesaria” una “investigación en profundidad”.

 

A través de una breve nota informativa, el propio Consejo de Europa también ha expresado su preocupación y ha insistido en que “la discriminación de las minorías, tanto sexuales como de otra índole, es contraria a la Convención Europea de Derechos Humanos”. Además, al tiempo que aseguran que siguen el tema de cerca, urgen a Azerbaiyán a “velar por que se respeten estos derechos y se investiguen a fondo los malos tratos denunciados”.

Azerbaiyán y su LGTBfobia de Estado

Las relaciones homosexuales fueron despenalizadas en Azerbaiyán en el año 2000, siendo la edad de consentimiento la misma que la de las relaciones heterosexuales. Por lo demás, sigue sin existir reconocimiento jurídico alguno para las personas LGTB. Y el problema no solo se traduce en la falta de derechos como las uniones civiles, la adopción o la falta de libertad de expresión para los colectivos LGTB sino en la existencia de una impunidad implícita para actos de odio por razones de orientación sexual.

El Parlamento Europeo aprobaba en 2015 una resolución mediante la cual, entre otros puntos, pedía “al Gobierno de Azerbaiyán que deje de oprimir e intimidar a los defensores de los derechos humanos que trabajan por los derechos de las personas LGBTI”. En este sentido, la Eurocámara condenaba “enérgicamente los discursos de odio, procedentes de los más altos niveles políticos, contra las personas LGBTI”.

En 2014 nos hacíamos eco del caso de un joven de 18 años al que sus propios padres le rociaron con gasolina y le amenazaron con prenderle fuego al revelarles su homosexualidad. Afortunadamente, el joven logró escapar y no se consumó el parricidio.

En 2012 recogíamos las declaraciones del activista local Yadigyar Sadykov, que afirmaba que “si una familia decidiera matar a un pariente homosexual, la mayoría de la gente lo aprobaría (…) Nunca he encontrado una persona abiertamente homosexual aquí”. Por este motivo, son pocas las personas que se atreven a visibilizar su orientación LGTB en Azerbaiyán, como por otra parte sucede en el resto de ex república soviéticas.

Fuente Universogay/Dosmanzanas/Cristianos Gays

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La embajada rusa en Ottawa amenaza a Canadá con investigar el asilo a 31 gais chechenos

Sábado, 9 de septiembre de 2017

300x300_rusia-investiga-chechenia-gays_fb_thumbUn portavoz de la embajada rusa en Ottawa amenaza al gobierno de Canadá con “consecuencias” si encuentran irregularidades en el asilo que el país ha concedido ya a 31 hombres gais que huyeron de Chechenia. 

Hace unos días te explicábamos que el gobierno canadiense, en colaboración con las ONG Russian LGBT Network y Rainbow Railroad, había conseguido sacar de Chechenia a un grupo de hombres gais que, como ya sabrás, están siendo perseguidos por el gobierno de Ramzan Kadirov.

Por ahora esta iniciativa liderada por la ministra de Asuntos Exteriores canadiense, Chrystia Freeland, habría conseguido sacar de Chechenia y ofrecer visados de refugiado urgentes a 31 hombres gais, algo que no ha sentado muy bien a… los rusos. Un portavoz de la embajada rusa en Ottawa ha dicho a varios medios de comunicación que investigarán qué ha hecho exactamente el gobierno canadiense con respecto a esos 31 refugiados y amenaza con “consecuencias” en caso de que se se demuestre que ha habido alguna “irregularidad legal.

Es curioso que Rusia, que a pesar de la presión internacional siempre ha mantenido que las acusaciones de persecución al colectivo LGTB por parte del gobierno de Kadirov (que responde directamente ante el Kremlin) eran simples rumores, ahora se muestre tan beligerante frente al gobierno canadiense por haber conseguido sacar de la república semi-independiente a varios hombres refugiados.

Por su parte, desde Rainbow Railroad, su director Kimahli Powell ha explicado que viajó a Chechenia para hacer los preparativos para salvar a los refugiados: “Pudimos intervenir de forma rápida y recibimos respuesta del gobierno de Canadá porque somos una de las pocas -si no la única- gran organización internacional centrada en alejar a personas LGBTQ del peligro inmediato y ponerlas a salvo.

Por parte de la Russian LGBT Network aseguran que ya han conseguido trasladar a 70 personas desde Chechenia a varias casas seguras en Rusia, mientras que Rainbow Railroad, en colaboración conjunta, ya ha contactado con otras 140 personas. “Buscar asilo no es una forma de saltarse la cola” explica Powell, “Se trata de responder cuando el derecho a la protección de una persona es eliminado por un estado o por cualquier otra persona, como es el caso de las personas LGBTQ en Chechenia ahora mismo.

Fuente | Pink News, vía EstoyBailando

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.