Archivo

Entradas Etiquetadas ‘Australia’

La pareja gay australiana de más de 80 años que quiere casarse

Lunes, 24 de agosto de 2015

pareja-gay-80-años-australiaTodo un EJEMPLO: Esta pareja gay de 83 y 87 años LUCHA por el matrimonio gay en Australia.

Hoy te traemos una de esas historias que despiertan ternura y emoción, a la vez que envidia sana y esperanza. John y Arthur son una pareja de 87 y 83 años que edad que viven en Australia. Viven juntos y se quieren desde hace 50 años, y aunque tengan edades tan avanzadas tienen algo clarísimo: quieren casarse legalmente antes de morir.

Lo cuenta John con toda la naturalidad del mundo: “Arthur y yo hemos vivido juntos casi 50 años, somos una pareja muy normal de los suburbios. Éramos muy compatibles y crecimos juntos año tras año y aquí estamos, cuidándonos el uno al otro en nuestra vejez”. ¿No es adorable?

Ahora luchan porque todas las parejas homosexuales puedan casarse en Australia, uno de los pocos países del primer mundo en el cuál aún no es legal el matrimonio gay. Tienen muy claro que la culpa de todo es de Tony Abbott, un primer ministro homófobo, cuyo fanatismo religioso le ciega a la hora de tratar por igual a todos sus ciudadanos.

Esperamos que realmente puedan cumplir su sueño y veamos la boda de John y Arthur en Australia muy pronto.

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente Cromosomax

General, Historia LGTB , , ,

Un conservador desafía al gobierno de Australia al proponer el matrimonio homosexual

Sábado, 22 de agosto de 2015

823652-1e79c8e2-3ed5-11e3-8139-2fc28a7acf56“Seremos una nación dividida si continuamos permitiendo la discriminación en los matrimonios basada en la sexualidad de las personas”, añadió.

Pese a la disciplina de voto impuesta la pasada semana por el primer ministro ultraderechista Tony Abbott, considerado el dirigente más conservador que ha gobernado Australia en las últimas décadas , finalmente ha sido uno de sus diputados, Warren Entsch -más conocido como el Cocodrilo Dundee del Parlamento australiano- quien, a título personal y con amplio apoyo de la oposición , ha optado por romper la directriz presentando un controvertido proyecto de ley que mina un poco más la popularidad del jefe de Gobierno: un texto que promueve el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Entsch ha presentado este lunes ante la Cámara Baja, a título personal, un borrador de ley que permite los matrimonios entre parejas “sea cual sea su sexo, orientación sexual, identidad de género o condición intersexual”, y que de ser aprobado acabaría con la actual Ley de Matrimonio australiana, que sólo contempla uniones entre hombre y mujer.

Durante su discurso, Entsch aseguró que su proyecto de ley está diseñado para promover una Australia más inclusiva. ” Ser gay no es una opción vital “, dijo en el Parlamento. “Seremos una nación dividida si continuamos permitiendo la discriminación en los matrimonios basada en la sexualidad de las personas”, añadió.

Aunque él mismo reconoce las escasas posibilidades de éxito de su propuesta a causa de la disciplina de voto impuesta por Abbott sobre los diputados de la Coalición Nacional Liberal, en el poder, no se puede descartar que algunos legisladores se salten la prohibición para votar en conciencia. Desde la oposición, liderada por el Partido Laborista, la postura oficial es favorable al proyecto de ley pero sus diputados gozarán de libertad de voto, como ocurre con otras facciones minoritarias como Los Verdes.

La opinión pública va en la dirección marcada por el antiguo criador de cocodrilos y actual diputado conservador Entsch. Una encuesta elaborada por la agencia Ipsos y publicada por medios australianos revela que el 69% de la población apoya las uniones homosexuales, lo cual implica un incremento de 12 puntos respecto al apoyo social existente en 2011. Entre los votantes de la Coalición encuestados, el 53% es favorable a modificar la legislación actual. El 25% de los encuestados se opone a las uniones entre personas del mismo sexo.

Las cifras revelan cómo tras el debate se esconde otro muy diferente: el apoyo a Tony Abbott, un ex seminarista que hasta ahora se expresaba en t érminos categóricos contra el matrimonio gay. Como se leía en el editorial de The Australian, “el voto sobre el matrimonio no va sobre los gays australianos, sino sobre nuestros nerviosos diputados luchando con sus conciencias anquilosadas”.

La misma encuesta de Ipsos arrojaba datos negativos para el Gobierno de Abbott: el 54% de los encuestados mostraban su apoyo al Partido Laborista, frente al 46% que se declara partidario de la coalición derechista en el poder . El 41% de los encuestados manifestaba preferir al veterano ministro Malcolm Turnbull, partidario de las uniones entre personas del mismo sexo, sobre Tony Abbott. Turnbull fue reemplazado por Abbott como líder del Partido Liberal en 2009.

Promete un referéndum post-electoral El líder del opositor Partido Laborista, Bill Shorten, se ha comprometido a legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo si se alza con la victoria electoral en los comicios previstos para el próximo año; Abbott, por su parte, ha asegurado que facilitará un referéndum después de los próximos comicios para permitir que la sociedad se exprese sobre las uniones gays. Por su parte, Turnbull estimó que dicha consulta debería celebrarse antes de los comicios, previstos para septiembre de 2016. “Sería mejor si el matrimonio entre personas del mismo sexo no fuera un asunto polémico en las próximas elecciones”, escribió en su cuenta de Twitter. “Hay diferencias de opinión y de conciencia sinceras en toda la comunidad y a ambos lados del espectro político, y es mejor tratar con asuntos como éste al margen del jaleo de una campaña electoral “.

Fuente Agencias

General, Historia LGTB , , , , , , ,

Jarro de agua fría: la opinión del primer ministro se impone y Australia no aprobará el matrimonio igualitario

Sábado, 15 de agosto de 2015

35000_537831El primer ministro Abbot con miembros de la coalición gobernante

Australia seguirá negando a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer matrimonio, tal y como le primer ministro Tony Abbott lleva años defendiendo. Sorprende especialmente que un país en el que las encuestas arrojan un apoyo muy mayoritario al matrimonio igualitario, su clase política esté demostrando ser tan hostil a la igualdad, a izquierda y a derecha del espectro político. Y es que las dos personas que en los últimos años han regido de forma preferente los destinos del país, la laborista Julia Gillard y el liberal Abbott, se han mostrado especialmente batalladores contra el matrimonio igualitario. 

Ni la aprobación del matrimonio igualitario en la vecina Nueva Zelanda, con el consiguiente éxodo de parejas del mismo sexo australianas a ese país para casarse; ni su aprobación en tres de la naciones que componen el Reino Unido, con el que Australia comparte monarquía y sigue conservando fuertes lazos emocionales; ni el resultado del referéndum irlandés (Australia también cuenta con una importante población con ancestros de ese país) ni la decisión del Tribunal Supremo de los Estados Unidos considerando inconstitucional la prohibición del matrimonio igualitario han ablandado el corazón de Tony Abbott. Pese a las repetidas insinuaciones de que finalmente permitiría a los suyos votar en conciencia, el primer ministro liberal-conservador ha conseguido que los diputados y senadores de su coalición avalen su política y decidan, por 66 votos contra 33, oponerse en bloque a la aprobación del matrimonio igualitario pese a la existencia de un sector partidario del mismo entre sus propias filas.

Dado el juego de mayorías existente actualmente en Australia, en la práctica ello impide la aprobación de cualquier iniciativa en ese sentido. El reciente anuncio de un proyecto de ley presentado por diputados de varios de los partidos representados en la Cámara de Representantes, incluyendo por primera vez a la coalición liberal-conservadora, queda así en agua de borrajas. Tony Abbott ha cerrado la puerta a cualquier avance sobre la materia en lo que resta de legislatura, y de hecho ha declarado que un cambio en la definición del matrimonio en la próxima legislatura deberá producirse mediante referéndum, y no mediante una discusión en el Parlamento (contradiciendo, por cierto, la opinión que el mismo defendía unos meses atrás).

Una sociedad favorable… con líderes contrarios la igualdad

El debate sobre la aprobación del matrimonio igualitario en Australia viene de muy lejos. Ya antes de las elecciones de septiembre de 2013, que dieron la victoria a Abbott, fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía firmemente, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que ya en su congreso nacional de 2011 el partido incorporaba la defensa del matrimonio igualitario a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas tuvieran libertad de voto (curioso criterio el de los políticos homófobos, partidarios o contrarios a la libertad de voto según les convenga…). Una libertad que Tony Abbott negó entonces a los suyos, obligándolos a acatar la disciplina de partido contraria a la igualdad, y que desembocó en el fracaso de la iniciativa. De la mano de Gillard, Australia perdía una primera oportunidad histórica.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro. Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también -otro más- por un rechazo frontal al mismo. Pero la sustitución de Gillard no fue suficiente para evitar la derrota laborista, y tras las elecciones Tony Abbott se convertía en primer ministro. Abbott es un católico conservador fuertemente opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana. Su victoria alejó las expectativas de aprobación a corto plazo, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho ya desde el principio el propio Abbott reconoció que en el futuro le resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia. Por el momento, sin embargo, lo ha conseguido.

De poco han valido las iniciativas del senador liberal demócrata David Leyonhjelm, que quiso presentar un proyecto de ley de matrimonio igualitario, al considerar que los “verdaderos liberales” debían dar su apoyo al proyecto. Acabó por rendirse a la evidencia. Tampoco el pronunciamiento del Senado de Australia, que hace unos meses hizo un llamamiento a Abbott para que permitiera el voto en conciencia. Ni los múltiples apoyos al matrimonio igualitario surgidos de la sociedad civil australiana, incluyendo al primer representante de confesión musulmana en el Parlamento australiano o al director ejecutivo de Qantas, la compañía aérea más importante del país. Ni las recientes movilizaciones en las principales ciudades australianas, de las que dábamos cuenta esta misma semana.

Por el momento, Australia se configura como el gran borrón de este año 2015 en la lucha a favor de la igualdad de las personas LGTB y en la primera gran victoria de las fuerzas homófobas en un país de tradición occidental en tiempos recientes.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , ,

Australia se moviliza por el matrimonio igualitario ante su posible tramitación parlamentaria en las próximas semanas

Miércoles, 12 de agosto de 2015

b7339_536816El pasado mes de julio,  avanzábamos la iniciativa parlamentaria para la aprobación del matrimonio igualitario en Australia. En las próximas semanas, se prevé que el Parlamento someta a debate y a votación el proyecto de ley, en el que han participado representantes liberales, laboristas, verdes e independientes. Un proyecto que, sin embargo, cuenta con la oposición del primer ministro, el liberal Tony Abbott. Ante este panorama político, miles de activistas y ciudadanos de todo el país han participado en distintas manifestaciones, a lo largo del fin de semana, para visibilizar el apoyo a la igualdad. El aeropuerto de Canberra, de capital privado, se ha iluminado con los colores del arcoíris y luce el lema de la campaña nacional de Australian Marriage Equality: #WeCanDoThis. El recinto aeroportuario recibe así a los diputados federales que llegan a la capital para debatir sobre el matrimonio entre personas homosexuales.

Las calles de Sídney, Hobart, Brisbane, Melbourne o Perth han acogido, entre otras ciudades, distintas marchas y acciones en favor del matrimonio igualitario. El activismo LGTB de Australia, consciente de lo mucho que se juega en estos momentos, se está movilizando para visibilizar sus reivindicaciones y concienciar a los parlamentarios de cara al debate y a la votación de la ley que permitiría las uniones entre personas del mismo sexo. En los últimos años, la sociedad australiana ha evolucionado, mayoritariamente, hacia posturas inclusivas e igualitarias. Si en 2004 solo un 33 % de la población era partidaria de las bodas entre personas homosexuales, en la actualidad el apoyo ha ascendido hasta el 72 %.

En declaraciones a ‘Same Same’, un medio LGTB australiano, los organizadores de la marcha de Sídney aseguraban que si “ganamos la igualdad de matrimonio en Irlanda y en los Estados Unidos, también podemos ganar aquí”. Por su parte, los activistas de Brisbane advierten de que “si todos los años de campaña nos han enseñado algo es que no hay garantías cuando se trata de los grandes partidos y tenemos que mantener la presión”. Precisamente, por este último motivo (ejercer presión) se han sucedido este fin de semana las marchas igualitarias en distintas ciudades del país. En todas ellas, se ha leído un manifiesto y los participantes han recorrido los centros de los cascos urbanos, elevando sus mensajes por la inclusión legislativa.

Antes de que finalice agosto, está previsto que la Cámara de Representantes de Australia (el equivalente al Congreso de los Diputados) aborde el proyecto de ley sobre el matrimonio igualitario, en el que han participado representantes de las distintas fuerzas políticas australianas (liberales, laboristas, verdes e independientes). Cabe recordar que el primer ministro, Tony Abbott, perteneciente a la Coalición Liberal-Nacional, no ha escondido su oposición a la ley igualitaria. Todavía está en el aire si su postura contraria condicionará el voto de los ministros del Gobierno o, si por el contrario, estos votarán en libertad de conciencia. Para que el texto legislativo obtenga la luz verde es necesario que sea aprobado por la Cámara de Representantes y ratificado, posteriormente, por el Senado. Si la propuesta de ley consigue llegar a la Cámara Alta (Senado), según los últimos cálculos de The Guardian, el resultado podría llegar a depender de tan solo dos votos.

Guiño del aeropuerto de Canberra

aeropuerto-de-Canberra-por-la-igualdadAl activismo LGTB de Australia también se ha sumado el respaldo de otros sectores sociales como el empresarial. Uno de los apoyos más sonados ha sido el del aeropuerto de la capital política del país. El recinto aeroportuario se ha engalanado con los colores de la bandera del arcoíris (emblema LGTB), en forma de luces nocturnas, y ha instalado, con grandes letras, el lema de la campaña nacional de Australian Marriage Equality: #WeCanDoThis. Es su forma de dar la bienvenida a los diputados que, en las próximas semanas, tendrán la posibilidad de conseguir una sociedad más justa e igualitaria.

El aeropuerto es una institución de capital privado, controlado por la familia Snow. Uno de los hermanos, Tom Snow, contrajo matrimonio el año pasado con su marido Brooke Horne en Nueva Zelanda. En la actualidad, la pareja tiene tres hijos. Stephen Byron, director gerente del aeropuerto, defiende que con estas acciones pretenden mostrar su rechazo a la discriminación “ridícula” en contra de las parejas del mismo sexo. Byron ha instado al parlamento a actuar y a que sea “cuanto antes, mejor”, ya que se trata de “un problema que trasciende a la política”.

El activismo LGTB, por su parte, ha alabado esta iniciativa. En palabras de Rodney Croome, uno de los integrantes de Australian Marriage Equality , “el respaldo de las empresas, que normalmente no se involucran en temas sociales, muestra la fuerza de la sensibilidad en la comunidad australiana en el apoyo de la igualdad de matrimonio”. Además, Croome ha añadido que empresas como esta “saben que el matrimonio igualitario no es solo lo que hay que hacer, sino que también es popular entre su personal y clientes”.

Batalla entre partidarios y detractores en TV

Como suele pasar en casi todas las sociedades que plantean avanzar en los derechos de las personas LGTB, en Australia no han faltado las voces representativas de los grupos más reaccionarios. En junio publicábamos la hilarante noticia de una pareja australiana que amenazaba con divorciarse en caso de aprobarse el matrimonio igualitario. Una historia que se convirtió en viral y que fue respondida con toca clase de memes y respuestas humorísticas. Incluso se creó un grupo de Facebook para celebrar su divorcio. No obstante, es digno de mención el hecho de que muchas parejas australianas se niegan a oír textos LGTBfobos en sus bodas, como recogimos hace una semana en dosmanzanas.

La última acción de los sectores conservadores ha sido la puesta en marcha de una campaña de televisión homófoba. Marriage Alliance asevera que “la aprobación no es tan simple como piensa”. Asimismo, plantean preguntas de la siguiente calaña: “¿cómo va a afectar a los niños?”, “¿cómo va a afectar a la educación sexual en las escuelas?” o “¿qué derechos puede perder usted?”. Dos canales, Chanel 7 y Chanel 10, se han negado a emitir el spot de Marriage Alliance, mientras que Foxtel y Chanel 9 la han aceptado en espacios muy selectivos. A continuación, podéis ver el vídeo del citado anuncio homófobo:

Imagen de previsualización de YouTube

En el extremo contrario, Australian Marriage Equality también ha desarrollado una campaña de televisión, que no ha contado hasta el momento con el impedimento de ningún canal. Para mantener su continuidad, la organización LGTB ha abierto, en una página de financiación colectiva, una llamada a las donaciones ciudadanas. El objetivo es recaudar 20.000 dólares australianos (en el momento de publicar esta noticia se habían obtenido 9.575). En el spot en favor de la igualdad aparecen rostros populares en Australia tales como los de Hugo Weaving, Julia Morris, Julie Goodwin, o de jugadores del St Kilda y el Hawthorn, entre otros. Os dejamos con los spots de Australian Marriage Equality:

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El ex futbolista australiano Lachlan Beaton ha salido del armario

Miércoles, 5 de agosto de 2015

f2C17b-_Foto Twitter de Lachlan Beaton

Lachlan Beaton es un ex futbolista australiano que ha querido compartir un vídeo de Youtube con todos sus seguidores para afirmar que es homosexual y que lo ha pasado bastante mal para dar el paso de salir del armario.

Estos años en los que me escondí destruyeron mi vida completamente. Fui un autodestructor de mi mismo. Me sentía mal por el simple hecho de ser quien era. Pensaba que iba a ser odiado por todo el mundo por el hecho de ser homosexual” han sido las palabras que ha citado el joven a través de las cuales relata su angustia de manera detallada.

Lachlan también ha hablado de su hermano gemelo, un chico que ha estado siempre a su lado pero con quien no había tenido la valentía aún de comentar que era homosexual y que llevaba mucho tiempo escondido en el armario.

Además de todo esto el jugador también ha hecho apología de la necesidad que hay de que todos los países aprueben el matrimonio igualitario para que ser gay deje de ser noticia aunque sabe perfectamente las complicaciones que existen muchos territorios. Teniendo en cuenta además que él es australiano suponemos que está muy solidarizado con la causa en su país en el que recientemente se presentó una nueva iniciativa parlamentaria para aprobar el matrimonio igualitario. Y es que la larga batalla por la igualdad LGTB en Australia toma de nuevo impulso al calor de los últimos y cruciales avances en Irlanda y Estados Unidos. Diputados de casi todos los grupos presentes en la Cámara de Representantes, incluyendo por primera vez a la coalición liberal-conservadora de Gobierno, presentarán el próximo mes de agosto un proyecto de ley de matrimonio igualitario. Ahora está en manos del primer ministro la decisión de permitir su tramitación.

Imagen de previsualización de YouTube

Fuente Universogay

Cine/TV/Videos, General, Historia LGTB , , , , , , ,

Defienden las pruebas de autodiagnóstico del VIH para combatir el sida en jóvenes

Lunes, 27 de julio de 2015

grupoJovemActualmente ya son varios los países que han introducido programas de autodiagnóstico en sus políticas nacionales, entre ellos Australia, Francia, Kenya, Reino Unido o Estados Unidos, y otros como Brasil, Malawi, Tailandia y Zimbabwe tienen pensado implantarlo próximamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el uso de test de autodiagnóstico del VIH podría ayudar a combatir la infección entre la población adolescente y evitar nuevas infecciones, ya que actualmente se estima que sólo la mitad de afectados saben que tienen el virus

Las preocupaciones por la confidencialidad y la privacidad de los datos son una de las principales barreras de acceso de la población adolescente a los programas de detección precoz del VIH, según reconoce este organismo de Naciones Unidas, a pesar de que la prueba es gratuita y los resultados se obtienen de forma rápida.

La OMS lleva tiempo buscando fórmulas para combatir la infección en este colectivo al que consideran “extremadamente vulnerable” ante el virus. No en vano, el sida es la principal causa de muerte entre los adolescentes en África y la segunda a nivel mundial.

Actualmente los adolescentes son menos propensos a hacerse la prueba de VIH que los adultos, pero los expertos aseguran que cada vez hay más evidencia científica de que el uso de pruebas de autodiagnóstico podrían ayudar a conseguir los objetivos 90-90-90 de la ONU, que busca que el 90 por ciento de los afectados sepan que tienen el virus.

Para ello, la OMS recomienda a los países a llevar a cabo programas piloto para promover esta forma de diagnóstico, para lo que está trabajando en una serie de directrices normativas que podrían estar listas en 2016.

En el primer proyecto piloto de autodiagnóstico puesto en marcha en África, en Malawi, se ha visto como después de un año casi todas las jóvenes de 16 a 19 años y el 80 por ciento de los varones de la misma edad se habían sometido a este diagnóstico.

La coordinadora de la Unidad de Prevención y Poblaciones Clave dentro del Departamento de VIH de la OMS, Rachel Baggaley, reconoce que los resultados son convincentes ya que prueban como los test de autodiagnóstico podrían “revolucionar” la detección de nuevos casos entre la población joven.

Los primeros intentos de introducir este método de cribado fueron prohibidos en varios países ante la preocupación por que se usaran mal y el usuario pudiera hacerse daño (se realiza a través de un sencillo pinchazo en el dedo o con saliva), y sobre todo por el temor a que hubiera problemas de abastecimiento con los tratamientos.

Fuente Cáscara Amarga

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

Las parejas australianas se niegan a oír textos LGTBfobos en sus bodas

Miércoles, 8 de julio de 2015

1435716944459Las parejas australianas que deciden casarse están obligadas a oír en su ceremonia de boda la definición de matrimonio que recoge la ley actualmente en vigor, que lo describe como “la unión de un hombre y una mujer”. Pero muchas de ellas no están dispuestas a escuchar un texto que simboliza la discriminación de parte de la ciudadanía australiana, para lo que deben echar mano de algún que otro subterfugio. Uno de ellos: taparse los oídos.

En 2004 entró en vigor la reformada Ley de Matrimonio australiana, concebida a propósito para prohibir los enlaces entre personas del mismo sexo. La Ley además incluía la exigencia de que en todas las ceremonias de boda el oficiante tuviera que leer un texto en el que se explica a contrayentes e invitados la “naturaleza” del matrimonio:

El matrimonio, según la ley de Australia, es la unión de por vida entre un hombre y una mujer, excluidas las demás parejas.

Pero cada vez son más quienes no desean que en su ceremonia de boda se tengan que escuchar unas palabras tan cargadas de discriminación e intolerancia. Entre ellos se cuentan Abbey y Mitchell Johnston, quienes declaraban que se trataba de “una cuestión de igualdad. No podemos entender que vivamos en un país en el que esté bien que no haya los mismos derechos para todos”. Para la novia, “el hecho de que nuestra ceremonia personal tenga que  incluir un comentario tan intolerante… No podía creer que eso tuviera que ser parte de nuestra ceremonia, que estaba tan llena de amor.” Por ello decidieron pedir a sus invitados que, al igual que harían ellos, se taparan los oídos cuando el oficiante estuviera obligado a recitar el texto discriminatorio.

1435718396188La protesta de los Johnston por la discriminación recogida en la Ley de Matrimonio quedó clara, de una manera divertida, pero contundente. Otras parejas han optado por soluciones como toser mientras se lee el texto, o pedir al oficiante que apague el micrófono en esos instantes. También hay quienes han decidido añadir un texto propio al obligado por ley, con palabras a favor de la igualdad  como estas: “esperamos que llegue el día en el que todas las parejas de enamorados puedan casarse y celebrar su amor de la manera que lo hacemos hoy”. Algunos incluso han llegado más lejos, como el jugador de rugby David Pocock y su novia Emma Palandri, que declararon en su día, y lo han mantenido hasta la fecha, que no se casarán hasta que puedan hacerlo también las parejas del mismo sexo.

Abbey y Mitchell Johnston, y las demás parejas que protestan contra la desigualdad, representan a la perfección la actitud de los jóvenes australianos. Según las encuestas, el 68 % de los australianos aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo, cifra que asciende al 86 % entre los menores de 25 años. Abbey Johnston reflejaba ese talante con las siguientes palabras: “Estoy entusiasmada con el matrimonio igualitario y quiero vivir en un país donde todo el mundo sea igual”.

Esperemos que ese día llegue pronto, y que prospere la iniciativa parlamentaria para aprobar el matrimonio igualitario en Australia, que se presentará el próximo mes de agosto.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , ,

Nueva iniciativa parlamentaria para aprobar el matrimonio igualitario en Australia

Lunes, 6 de julio de 2015

australia gayLa larga batalla por la igualdad LGTB en Australia toma de nuevo impulso al calor de los últimos y cruciales avances en Irlanda y Estados Unidos. Diputados de casi todos los grupos presentes en la Cámara de Representantes, incluyendo por primera vez a la coalición liberal-conservadora de Gobierno, presentarán el próximo mes de agosto un proyecto de ley de matrimonio igualitario. Ahora está en manos del primer ministro la decisión de permitir su tramitación.

El debate sobre este asunto viene de lejos: antes de las elecciones de septiembre de 2013 fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno al matrimonio igualitario. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista -en teoría mayoritarios- trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que en su congreso nacional de 2011 el partido lo incorporaba a su ideario.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro. Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como jefe del Gobierno se caracterizó también por un rechazo frontal al mismo. Pero la sustitución de Gillard no fue suficiente para evitar la derrota laborista, y tras las elecciones el liberal Tony Abbott se convertía en primer ministro. Su victoria alejó las expectativas de aprobación a corto plazo, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho el propio Abbott reconoció que resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia.

La presentación de un proyecto de ley de matrimonio igualitario por parte del senador liberal-demócrata David Leyonhjelm (que finalmente no fue sometida a votación) y la aprobación de una moción de los Verdes pidiendo la libertad de voto precipitaron los acontecimientos. Partidarios y opositores al matrimonio igualitario se movilizaban, y la organización Australian Marriage Equality conseguía reunir más de un millón de correos electrónicos para los parlamentarios del Partidos Liberal y de su socio minoritario, el Partido Nacional (con el que está coaligado a nivel federal), pidiéndoles un voto en conciencia. El pasado mes de abril, el ministro de Comunicaciones australiano, Malcolm Turnbull, aseguraba que antes de que acabe el año se debatirá en el Parlamento el matrimonio igualitario y que los diputados que sostienen al Gobierno liberal-conservador dispondrán de libertad de voto.

La decisión, en manos de Tony Abbott

Poco después de conocerse el resultado del referéndum irlandés, el líder del opositor Partido Laborista, Bill Shorten, anunció la presentación de un proyecto de ley sobre esta materia, sin que se admitiera su votación en el Pleno. Por esas fechas, además, el primer ministro Abbott establecía las condiciones para permitir el voto en conciencia a sus representantes: “Si nuestro Parlamento tuviera que tomar una decisión en un asunto como este, quiero que la iniciativa pertenezca al Parlamento, no a ningún partido en particular”.

Y esa es precisamente la labor que ha desarrollado un grupo de trabajo que aúna a representantes liberales, laboristas, verdes e independientes, los cuales han alcanzado un acuerdo para someter un proyecto de ley de matrimonio igualitario a consideración del Parlamento el próximo mes de agosto. Se trata de la primera vez en la que parlamentarios liberales copatrocinan una iniciativa de este tipo, pero sus esfuerzos se topan con la reticencia del primer ministro. Pese a que la iniciativa cumpliría los requisitos establecidos para permitir el voto en conciencia de los miembros de su partido, Abbott no quiere facilitar su tramitación. Las presiones de los representantes del ala más conservadora (que califican la jugada de “emboscada) y las prioridades de su agenda, centrada en la economía y la seguridad, son algunos de los motivos que explican esta actitud.

La clave  para desbloquear el asunto está en el comité que se encarga de seleccionar los proyectos de ley que serán sometidos a votación, un órgano que se encuentra bajo control del Gobierno y que ha sido el responsable de que el proyecto de Shorten no alcanzara la fase de discusión por el Pleno. Solo el primer ministro tiene en sus manos permitir que se vote el nuevo texto, fruto de un consenso multipartito. Según un recuento de los representantes de los diversos partidos que han expresado públicamente su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo a fecha de mayo, se estaría tan solo a un voto para lograr la mayoría en la Cámara de Representantes (la cámara baja del Parlamento australiano), y ya se contaría con una mayoría en el Senado (la cámara alta). La incógnita reside en quienes aún no se han pronunciado, pero las perspectivas parecen favorables. Seguiremos atentos a los próximos movimientos…

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , ,

Una pareja australiana amenaza con divorciarse si se aprueba el matrimonio igualitario

Lunes, 22 de junio de 2015

7-334x500Hay cada “friki” suelto…

Una pareja australiana ha amenazado con divorciarse si el matrimonio igualitario es aprobado en su país. Para ambos, la pérdida de la exclusividad de ese derecho para las parejas heterosexuales no es contemplada como un avance en los derechos civiles de los ciudadanos australianos, sino como un oprobio. La decisión de la pareja ha causado perplejidad y estupor, aunque muchos han reaccionado con humor, hasta el punto de que en las redes sociales son casi 300.000 los que se han reunido en un grupo de Facebook con la intención de celebrar el prometido divorcio si finalmente se aprueba el matrimonio entre personas del mismo sexo en Australia.

Nick Jensen es un abogado residente en Canberra, casado desde hace 10 años con su esposa Sarah, que se dedica a la medicina. Ambos tienen un hijo y se definen como “cristianos que creen que el matrimonio no es una invención humana, sino un fin fundamental de la creación”.  Quizás por ello, las últimas noticias que hablan de una disposición cada vez favorable de los miembros del Parlamento australiano hacia la aprobación del matrimonio igualitario parecen afectarles de una manera muy personal. Tanto que Nick se ha visto impulsado a escribir una larga carta en la revista Canberra City News, en la que amenaza con dar por concluido su propio matrimonio si las parejas del mismo sexo adquieren ese derecho.

En su profuso escrito, Jensen hace un sesgado repaso de la historia de la institución, que estima creada por la divinidad que venera, para concluir que el Estado no debe inmiscuirse en la definición de lo que encuentra que debe ser inmutable. “Mi esposa y yo, como una cuestión de conciencia, nos negamos a reconocer la regulación del matrimonio por parte del gobierno, si su definición incluye la solemnización de parejas del mismo sexo”, afirma con contundencia Jensen, fundamentándose en que “el matrimonio de cualquier pareja es importante para Dios, independientemente de si esa pareja reconoce la participación o la autoridad de Dios en él”. Para Jensen, el hecho de que la institución matrimonial se abra a las parejas del mismo sexo la redefine hasta tal punto que invalida su propio compromiso: “por eso estamos dispuestos a divorciarnos. Al cambiar la definición del matrimonio, ese ‘matrimonio’ tendrá, en los próximos años, un sentido y un propósito completamente diferentes”.

No obstante, Nick y Sarah Jensen advierten de que “después de nuestro divorcio continuaremos viviendo juntos, esperemos que por otros 50 años más. Y, si Dios quiere, vamos a tener más hijos. También continuaremos refiriéndonos entre nosotros como ‘esposo’ y ‘esposa’ y nos consideraremos casados por la Iglesia y ante Dios”. Lo que no está claro es que puedan lograr ser considerados divorciados ante la ley civil. La normativa australiana sobre el divorcio es bastante restrictiva, ya que establece que las parejas que deciden concluir su vínculo matrimonial deben vivir separados durante un año antes de poder solicitarlo, y además deben asegurar ante el tribunal de familia que no lo harán en el futuro. Es decir, la única manera de que los Jensen puedan divorciarse es que mientan ante un tribunal.

Repercusiones ante la amenaza de divorcio

La carta de Nick Jensen tuvo una repercusión inmediata en medios y redes sociales. Su propio hermano, Soren, le dedicó una réplica en la que hacía una encendida defensa del matrimonio igualitario, acusando a lo que denomina “lobby cristiano” de Australia de ponerse al nivel de los fanáticos que gritan “muerte a los maricones” en otros países. No obstante, también recriminaba la dureza de las críticas hacia su hermano y defendía su derecho a expresar su opinión.

Menos conciliadora se mostraba una amiga de la pareja, Anne Haggar, compañera de colegio y testigo de su boda hace 10 años. Haggar se comprometió recientemente, e invitó a los Jensen a la fiesta de compromiso que celebró, en la que también les comunicó su deseo de que participaran en su próximo enlace. Pero conociendo su disparidad de opiniones respecto a este y otros asuntos, tras el revuelo causado por su escrito, Nick Jensen decidió confirmar con Anne Haggar si seguía estando invitado a su boda. La respuesta fue contundente: “No te quiero cerca de mi boda. Tú y tus opiniones no sois bienvenidos”. Haggar está experimentando en estos momentos la felicidad que supone celebrar un compromiso de amor con familiares y amigos, y no comprende cómo los Jensen “han decidido que esa felicidad se les debe negar explícitamente a otras personas. Eso me ofende a mí y a casi todos los que conozco”.

También hay quien ha decidido tomarse con humor, ácido eso sí, todo el asunto. Se ha creado un grupo en Facebook para celebrar el divorcio de los Jensen si finalmente se aprueba en Australia el matrimonio igualitario. Esta es la entradilla de invitación al grupo, que ronda ya los 300.000 integrantes:

¡Invito a todos los que apoyan el matrimonio igualitario a que celebren el divorcio de Nick y Sarah Jensen!

Ellos han decidido que estar casados en un país donde es legal que un hombre se case con otro hombre, o una mujer con otra mujer, es demasiado horrible. Preferirían estar divorciados y creo que todos debemos apoyar y celebrar su decisión cuando se produzca.

Esperemos que no se echen atrás, y que cientos de gais y partidarios de sus derechos puedan celebrar la separación de estos ciudadanos estrechos de mente, a quienes nos avergonzamos de llamar ciudadanos de Canberra.

La fecha y el lugar se anunciará, espero que en un futuro no muy lejano.

También se ha dirigido a ellos, con una carta abierta, Rob Watson, un padre gay estadounidense. Tras señalar todos los errores históricos sobre la institución del matrimonio de que hacía gala Nick Jensen en su escrito, Watson le recrimina que niegue a otros el derecho a vivir la felicidad que él dice experimentar junto a su familia, y le reprocha que se sienta tan implicado en algo que en realidad en nada afecta a su vida. El final de la carta es certero y elocuente:

Las parejas LGBTI no van a casarse para fastidiarte. No tienen la intención de afectar a tu matrimonio de manera alguna. Han luchado duramente por este derecho, porque es algo de gran valor para sus propias vidas.

La semana pasada oficié la boda de dos hermosos hombres. El significado del matrimonio estaba claro para todos desde que el primer novio salió por una de las alas y caminó por el pasillo con su madre. Sus ojos estaban llenos de lágrimas. Era evidente que ese momento era un pináculo en su vida, se estaba transformando en una definición adicional de sí mismo y su identidad como parte de una familia.

Si esa familia la compondrán solo él y su cónyuge o si se añadirán niños, no lo sé. No es asunto mío.

Tampoco es asunto tuyo.

Si decides divorciarte debido a lo que este joven ha logrado para sí mismo y para su vida, es tu prerrogativa. Igual que él no te hace responsable de su matrimonio, tampoco tú debes culpar a nadie por tu previsto divorcio.

Si decides divorciarte porque otros podrían conseguir lo que tú tanto valoras en tu vida, no estás haciendo entonces un alegato sobre el matrimonio. No estás haciendo un alegato sobre el amor. No estás haciendo un alegato sobre la familia. Estás haciendo un alegato sobre tu propio ego herido.

Y ya es hora de que madures.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , ,

Piden la detención del ministro de Exteriores de Sri Lanka por apoyar los derechos LGTB en Naciones Unidas

Viernes, 12 de junio de 2015

Mangala_Samaraweera_1Sorprendente noticia. Un diputado del Parlamento de Sri Lanka, país insular situado al sudeste de la India, ha pedido el arresto del ministro de Exteriores, Mangala Samaraweera. El motivo, que según su criterio, apoyar los derechos LGTB en las Naciones Unidas (como hizo el pasado mes de marzo) supone una vulneración de la vigente ley contra la homosexualidad.

Hace ahora cerca de un año, la ONU anunciaba que reconocerá todas las uniones entre personas del mismo sexo contraídas por sus empleados en las jurisdicciones donde sea legalmente posible. Una medida que no gustó a Rusia, que forzó una votación sobre la medida en el Comité de Presupuestos por considerar que Ban se extralimitaba en sus funciones al aprobarlo como una orden administrativa.

Rusia perdió la votación (su propuesta la apoyaron también Arabia Saudí, Bielorrusia y China). Contra la moción rusa y a favor de la medida del secretario general votaron Letonia (en representación de la Unión Europea), Estados Unidos, Australia (en representación suya y de Canadá y Nueva Zelanda), Finlandia (en representación del bloque de países nórdicos), Suiza, Francia, Reino Unido, Alemania, México… y Sri Lanka.

Precisamente este voto a favor es el que ha motivado la ira del diputado del Parlamento ceilandés y exministro de Fomento Wimal Weerawansa. Según la web Gay Star News, el líder del Frente de Libertad Nacional (JNP), una formación con dos escaños en la cámara legislativa, ha asegurado que el responsable de Exteriores incurrió en un delito de “inmoralidad, castigado en el código penal con una multa y hasta diez años de prisión, al votar a favor de los derechos LGTB. Weerawansa considera que dicho apoyo traerá “consecuencias negativas a largo plazo para Sri Lanka”, por lo que “el ministro debería ser arrestado por violar el código penal”.

No es la primera vez que el político del JNP protagoniza una controversia relacionada con la ONU o los países occidentales. En 2010 comenzó una huelga de hambrehasta la muerte” para protestar contra la decisión de las Naciones Unidas de crear un panel de tres miembros para investigar las violaciones de los derechos humanos cometidas durante los últimos años de la guerra civil entre tamiles y cingaleses. Y en 2012 hizo un llamamiento al boicot de los productos estadounidenses por promover este país una medida similar. Por tanto, estaremos pendientes para ver el recorrido de la denuncia que ha hecho ahora.

Las relaciones entre personas del mismo sexo en Sri Lanka están penadas, al menos sobre el papel, como una conducta “inmoral”; en la práctica, sin embargo, no se suele aplicar el código penal heredado de la época colonial británica. Lo cual no quiere decir que la situación en el país sea aceptable: el acoso y la violencia contra las personas LGTB o percibidas como tales son una constante.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuevas perspectivas para las parejas del mismo sexo en Australia e Italia tras el contundente resultado del referéndum irlandés

Sábado, 30 de mayo de 2015

Trébol-arcoírisLa reciente aprobación del matrimonio igualitario en Irlanda mediante consulta popular está influyendo muy positivamente en un cambio de actitud respecto a las legislaciones favorables a los derechos de las parejas del mismo sexo, que ahora muchos ven como inevitables. Desde Italia hasta Australia llegan noticias sobre procesos que se inician y otros que adquieren nuevo impulso. En otros países, sin embargo, los prejuicios siguen vigentes y triunfantes, como en el caso de Polonia, cuyo Parlamento ha rechazado por cuarta vez una ley de uniones civiles abierta a las parejas del mismo sexo.

El hecho de que la mayoría de los irlandeses haya votado, con contundencia, a favor de permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo está sirviendo de acicate para que en otros países se levanten voces reclamando la igualdad para las parejas LGTB. A la repercusión que obtuvo en Alemania, de la que informamos detalladamente, se suman ahora Australia e Italia, países con los que Irlanda guarda, de una u otra manera, cierta relación.

Perspectivas favorables en Australia

Los ecos del proceso irlandés han llegado hasta la lejana Australia, país con una importante población con ancestros irlandeses. El líder del opositor Partido Laborista, Bill Shorten, ha anunciado que presentará el próximo lunes ante el Parlamento australiano un proyecto de ley sobre el matrimonio igualitario, esperando, según sus palabras, que el impulso del referéndum irlandés sirva de ayuda para que el proceso prospere. Shorten asegura que dará libertad de voto a los representantes laboristas, algo que el líder del gobernante Partido Liberal, el conservador primer ministro Tony Abbott, ha negado pertinazmente a los suyos.

Pero en los últimos días esa oposición frontal a la libertad de voto parece haber cambiado. El pasado miércoles Tony Abbott establecía las condiciones para permitir el voto en conciencia a sus representantes: “Si nuestro Parlamento tuviera que tomar una decisión en un asunto como este, quiero que la iniciativa pertenezca al Parlamento, no a ningún partido en particular”. Y esa es precisamente la labor que está desarrollando un grupo de trabajo que aúna a representantes liberales, laboristas y verdes, que tratan de elaborar un proyecto de ley conjunto para presentarlo a consideración del Parlamento.

Según un recuento de los representantes de los diversos partidos que han expresado públicamente su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo, se estaría tan solo a un voto para lograr la mayoría en la Cámara de Representantes (la cámara baja del Parlamento australiano), y ya se contaría con una mayoría en el Senado (la cámara alta). La incógnita reside en quienes aún no se han pronunciado, pero las perspectivas parecen favorables.

Eso es al menos lo que opina la propia hermana del primer ministro Tony Abbott, la abiertamente lesbiana Christine Forster,  que espera que antes de finalizar el año el matrimonio igualitario sea legal en Australia. Forster también recordaba el proceso irlandés: “La decisión de Irlanda, ver lo que ha ocurrido en la conservadora Irlanda … ver ese sorprendente resultado… le dirá a cualquiera que se oponga a esta reforma que es inevitable que se produzca en una democracia occidental desarrollada como la de Australia”.

El primer ministro italiano y las uniones civiles

Quien también se ha hecho eco del proceso irlandés es el primer ministro italiano, Matteo Renzi. El resultado en Irlanda sitúa a Italia, otra nación de tradición católica, como el único país de la Europa occidental que no reconoce los derechos de las parejas LGTB, ni mediante el matrimonio igualitario ni con la fórmula de la unión civil. Según el diario La Repubblica, Renzi declaraba tras conocer el resultado del referéndum irlandés que “las uniones civiles no pueden retrasarse más”. También expresaba su satisfacción Roberto Speranza, líder de su propia formación, el Partido Democrático, para quien “ahora es el turno de Italia”. Para Nichi Vendola, el abiertamente gay presidente de la región de Apulia, “Irlanda nos está dando una lección de civismo”.

El proceso de las uniones civiles en Italia se encuentra en trámite parlamentario. La misma Corte Constitucional dictaminaba en 2010 que los derechos de las parejas del mismo sexo deben ser reconocidos bajo una forma u otra, aunque la fórmula no fuera el matrimonio (si bien tampoco haya nada que lo impida). Sin embargo, el Parlamento italiano sigue sin resolver definitivamente al respecto, pese a disponer de una mayoría teóricamente suficiente salida de las elecciones de 2013. El propio Matteo Renzi supeditaba el pasado verano la aprobación de la ley de uniones civiles al éxito de su paquete de reformas políticas.

Por el momento, existe un proyecto presentado por la senadora Monica Cirinnà en junio de 2014, que reconocería a las parejas del mismo sexo su derecho a contraer una unión civil con derechos similares a los del matrimonio salvo la adopción conjunta (sí permitiría, bajo ciertas circunstancias, la adopción de los hijos que ya tenga la pareja) que ya ha recibido el visto bueno de la Comisión de Justicia del Senado, aunque en principio le quedaría una larga rodadura. Pero Cirinnà se ha mostrado muy esperanzada tras el referéndum irlandés, y ha declarado que “finalmente ha llegado el momento de que se apruebe antes del verano”. Esperemos que las declaraciones del primer ministro Renzi no hayan sido simplemente de cara a la galería, y que se cumplan las optimistas previsiones de Cirinnà.

Polonia no sigue la estela irlandesa

Donde continúa el inmovilismo en cuanto al reconocimiento de los derechos de las parejas LGTB es en Polonia, otro país de tradición católica. Su Parlamento ha rechazado un cuarto proyecto de ley de uniones civiles, que incluiría a las parejas del mismo sexo y les otorgaría derechos semejantes a los matrimonios. Un total de 215 diputados votaron en contra del proyecto, 146 lo hicieron a favor, 24 se abstuvieron y 75 se ausentaron.

Ya en enero de 2013 el Parlamento polaco rechazó tras un acalorado debate tres proyectos de unión civil abierta a las parejas del mismo sexo, uno de ellos promovido desde la gobernante PO (Plataforma Cívica) con el apoyo del primer ministro, Donald Tusk. Una derrota que provocó una auténtica fractura en el seno la PO entre su sector más liberal y su sector más conservador, liderado por el entonces ministro de Justicia Jarosław Gowin, vinculado al Opus Dei y con conocidos antecedentes homófobos.

Según Agata Chaber, dirigente del grupo Campaña Contra la Homofobia, “estamos siendo engañados por los políticos, en su mayoría conservadores, que dicen que Polonia no está lista para las uniones civiles, y mucho menos para el matrimonio entre personas del mismo sexo. Eso es mentira, Polonia está preparada”.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Conchita Wurst: “Me siento feliz de ser un hombre dentro del vestido de una mujer”

Viernes, 22 de mayo de 2015

648x415_conchita-wurst-parlement-europeenLa flamante ganadora de la pasada edición de Eurovisión, Conchita Wurst, asegura en una entrevista concedida a The Guardian que “nos pasamos la vida adulta desmontando nuestras inseguridades adolescentes”. En este sentido, la artista austríaca explica que, a pesar de todo, desde su tierna infancia “solía ir a la guardería con falda” y, aunque no recuerda la reacción del resto de niños, no tuvo falta de confianza hasta la adolescencia. Durante la pubertad, Tom Neuwirth (su nombre real) sufrió la intolerancia y la discriminación a la que, desgraciadamente, se enfrentan a menudo muchos escolares LGTB. Hasta que aprendió a decir: “soy gay, y qué”. A partir de ese momento, “nadie ha podido herirme”.

Indudablemente, el triunfo de Eurovisión 2014 en representación de Austria, cambió la vida de Conchita Wurst. Desde el punto de vista personal, destaca la oportunidad de haber conocido al diseñador Jean Paul Gaultier y al secretario general de Naciones Unidas, Ban ki-moon, y desde la óptica profesional, como artista, el hecho de haber conseguido la victoria en Eurovisión se suma a la obtención de un premio Grammy. “No sé si volveré a conseguir uno, pero lo necesito como una meta. Tal vez lo que reciba por el camino sea mejor que cualquier Grammy”, exclama sin embargo Wurst.

Desde dosmanzanas tuvimos la oportunidad de realizarle una entrevista en persona el año pasado y comprobamos que Conchita Wurst es una persona que no se corta en decir lo que siente y, como ha demostrado con sus hechos todos estos meses (tras ganar Eurovisión), antepone los derechos de las personas (especialmente LGTB) por encima de conveniencias o intereses políticos. “Todo lo que digo es únicamente mi opinión. Me hice la promesa de expresar públicamente siempre lo que creo que es correcto. Así que es realmente increíble cuando hay gente que dice que le sirvo de inspiración. Es un gran honor”, asevera la artista.

Pero a pesar del dulce momento por el que atraviesa en estos momentos, Wurst admite haber pasado etapas difíciles, especialmente durante la adolescencia. Este reconocimiento se suma al de otras figuras públicas que, años después, confiesan haber sido víctimas de bullying homofóbico. Por ejemplo, el pasado mes de marzo, sin ir más lejos, el cantante y compositor Sam Smith hacía público el acoso homófobo del que fue víctima durante su etapa escolar. En el caso de Conchita Wurst, según explica ella misma, todo acabó cuando decidió plantarle cara a los intolerantes diciéndoles “soy gay, y qué”. Ahora asegura sentirse “feliz de ser un hombre dentro del vestido de una mujer” y añade que “la gente solo mira mi barba por un momento. Luego se derrite y lo ve solo como otra parte de mí”.

A pocos días de la gran final de Eurovisión 2015

El próximo sábado, 23 de mayo, tendrá lugar en el Wiener Stadthalle de Viena (capital de Austria) la gran final del festival de la canción Eurovisión 2015. En estos días, dosmanzanas informaba de la campaña de bienvenida que se ha llevado a cabo en Viena, como ciudad sede del festival. La capital austríaca ha adornado algunos de sus semáforos con imágenes de parejitas del mismo sexo y corazones. Por otra parte, en la presente edición del certamen musical más popular del continente europeo, por primera vez en la historia, participa un país tan distante como Australia (Oceanía). Asimismo, recordemos que Conchita Wurst, además de actuar como ganadora del año pasado, estará en el backstage entrevistando a los representantes de los diversos países participantes.

También conviene hacer memoria de la polémica en la que se vio envuelto el representante sueco, Måns Zelmerlöw. Antes de ser conocido en nuestro país por su música lo fue por sus polémica declaraciones homófobas: “no es natural que los hombres quieran dormir con otros hombres”, matizando que “no hay nada malo en ello en absoluto, pero la cosa más natural del mundo es que los hombres y las mujeres hagan los niños juntos”.  Ante la polvareda que levantaron estas opiniones intolerantes, Zelmerlöw se vio obligado a emitir un comunicado en el que “quiero pedir disculpas a todos los que se hayan ofendido. Creo y espero que la gran mayoría sabe que respeto las difencias y todas las formas de amor”.

La representación española correrá a cargo de Edurne, con la canción Amanecer. “Es un tema que me ha llegado al corazón y deciros que es un estilo con el que España no ha participado. Estoy feliz y vamos a por todas”, aseguraba la artista. La de Collado Villalba (Madrid) se dio a conocer al gran público en la cuarta edición de Operación Triunfo (Telecinco), un programa del que llegó a ser finalista. Su participación en ¡Mira quién baila! (TVE) finalizó con el segundo puesto, pero la victoria en Tu cara me suena (Antena 3) relanzó su popularidad. En 2014 presentó el programa Todo va bien de Cuatro y desde antes de Navidad su nombre empezó a sonar en la mayoría de quinielas como representante española de Eurovisión, como finalmente ha ocurrido.

Fuente Dosmanzanas

General, Música , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Una encuesta internacional alerta del alto nivel de homofobia que persiste en el mundo del deporte

Martes, 12 de mayo de 2015

GarethThomas_RobbieRogersGareth Thomas (izq) y Robbie Rogers (der), deportistas abiertamente gays

Los resultados de la investigación, en la que participaron Reino Unido, Irlanda, Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia, muestran que, a pesar de la prevalencia de la homofobia, numerosos atletas jóvenes están haciendo pública su homosexualidad.

El estudio revela que los jóvenes gays y lesbianas en Reino Unido son mucho más propensos a declarar ser personalmente blancos de la discriminación que las generaciones anteriores

El estudio internacional sobre la homofobia en el deporte Out on the Fields ha detectado homofobia generalizada en el deporte en Reino Unido, por lo que hace un llamamiento a la tolerancia cero frente a la discriminación y pide la mejor formación de los entrenadores, profesores y funcionarios.

El trabajo, realizado en nombre de la Copa Bingham y grupos deportivos afiliados, fue llevado a cabo por la firma de investigación de mercado deportivo mundial Repucom y supervisado por un panel de siete académicos de seis universidades, incluyendo la Universidad Brunel de Londres, en Reino Unido.

“Este estudio arroja información muy importante y necesaria tanto de la extensión de la homofobia en el deporte en Reino Unido como en todo el mundo”, señala el exjugador de rugby galés Gareth Thomas, que “salió del armario” en 2009.

Thomas, autor del prólogo de Out on the Fields, agregó que está “muy animado al ver que gays y lesbianas están encontrando el coraje de hacer pública su homosexualidad a una edad mucho más joven que él mientras practican el deporte”. “Es aún más impresionante que están optando por hablar sobre su sexualidad a pesar de la homofobia generalizada que continúa habiendo alrededor de los campos deportivos, en especial entre los aficionados”, celebra.

Por su parte, el atleta Robbie Rogers, ha señalado que “todo el mundo debería ser capaz de disfrutar de los deportes. Es hora de que todos los deportes cumplan la tolerancia cero del lenguaje de odio dentro y fuera de los campos”, demanda, al tiempo que apoya prohibir el acceso al campo a cualquier persona que utilice lenguaje homófobo, racista o cualquier otra forma discriminatoria, además de que los jugadores sean sancionados por el uso de este lenguaje.

Los datos del estudio fueron recolectados a través de una encuesta digital anónima de una duración de entre 10 y 15 minutos promovida a través de los medios sociales y tradicionales y por las organizaciones deportivas, atletas profesionales, empresas y gobierno. En la encuesta participaron 9.500 personas, entre ellas 1.796 de Reino Unido, y una cuarta parte de ellas era heterosexual.

Insultos y agresiones

Este análisis reveló que más de la mitad de los hombres gays (60 por ciento) y mujeres lesbianas (54 por ciento), así como el 24 por ciento de los hombres heterosexuales dijeron haber sido personalmente blanco de homofobia. El 30 por ciento de la juventud gay de Reino Unido y el 27 por ciento de las lesbianas jóvenes dijeron haber hablado de su homosexualidad con su equipo (menos del 22 por ciento).

El 85 por ciento de los participantes de Reino Unido (incluidos los que describen a sí mismos como heterosexuales) creen que una persona abiertamente gay, lesbiana o bisexual no estaría muy seguro como espectador en un evento deportivo. Casi la mitad (48 por ciento) de los hombres homosexuales que no jugaron deportes de equipo se desanimaron por las experiencias homofóbicas en clase de educación física escolar.

El estudio revela que los jóvenes gays y lesbianas en Reino Unido son mucho más propensos a declarar ser personalmente blancos de la discriminación que las generaciones anteriores. De los que habían experimentado personalmente la homofobia, el 81 por ciento de los hombres homosexuales y el 80 por ciento de las lesbianas han recibido insultos verbales como “maricón” o “tortillera”.

Además, el 21 por ciento de los hombres homosexuales y el 14 por ciento de las lesbianas informan de agresiones físicas y el 26 por ciento de los hombres homosexuales y el 18 por ciento de las lesbianas denuncian amenazas de agresión.

Fuente Cáscara Amarga

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , ,

Nuevos apoyos al matrimonio igualitario en Australia

Viernes, 8 de mayo de 2015

australia gayEd Husic, primer representante de confesión musulmana en el Parlamento australiano, ha comunicado su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo tras un largo proceso de evolución personal. También lo ha hecho Alan Joyce, el abiertamente gay director ejecutivo de Qantas, la principal compañía aérea de Australia, que ha abogado por la igualdad LGTB en un apasionado discurso durante un encuentro con empresarios, cuyo objetivo era precisamente reforzar el apoyo al matrimonio igualitario en el medio corporativo.

Ed Husic, de origen bosnio, se convirtió en 2010 en el primer representante de confesión musulmana en el Parlamento de Australia. Miembro del Partido Laborista, su elección coincidió con el mandato de su correligionaria Julia Gillard, opuesta firmemente al matrimonio igualitario, que durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista, en teoría mayoritarios, trasladaran su criterio al Parlamento.

En 2012, Husic fue uno de los pocos en su partido en votar en contra de una propuesta al respecto. Aun así, el representante siempre ha afirmado que sus creencias religiosas no han interferido con su actuación política. Ahora esa afirmación parece corroborarse, pues su postura sobre la igualdad de derechos para las personas LGTB ha cambiado. En unas declaraciones efectuadas recientemente, explicaba su cambio de postura:

Siempre había mantenido la postura de que en el área que represento no había un ambiente propicio para cambiar la ley del matrimonio. Por eso no había votado a favor previamente. Sin embargo, las personas que quieren ese cambio, decepcionadas con mi postura, se dirigieron a mí para decirme que ese cambio significaba mucho para ellos. Como su representante, me preguntaban: “¿por qué no puedes apoyarnos en lo queremos hacer con nuestras vidas?” Estos casos me hicieron reflexionar profundamente sobre el tema y en que, si no había ninguna razón lógica para evitar ese cambio, ¿por qué mantenerme en mi postura?

En última instancia, el gobierno debe servir para potenciar que la gente persiga lo que es importante para ellos en la vida. Por eso voy a apoyar el matrimonio igualitario en cualquier votación futura sobre este asunto.

Husic, sin embargo, se opone a la propuesta que la vicepresidenta de su partido, Tanya Plibersek, ha planteado para el próximo congreso del Partido Laborista, que tendrá lugar en julio, en el sentido de hacer obligatorio el voto a favor del matrimonio igualitario para todos los diputados laboristas. Ed Husic, junto a otros, opina que es mejor convencer que forzar.

Apoyo desde el sector empresarial

Quien tiene claro su apoyo al matrimonio igualitario es Alan Joyce, director ejecutivo de Qantas, la compañía aérea más importante de Australia. Abiertamente gay, Joyce trata de promover el apoyo a los derechos LGTB en el medio corporativo. Este martes participó en una reunión organizada por Australian Marriage Equality con ejecutivos de grandes empresas y corporaciones australianas, como  SBS, Carnival Cruises, Virgin Mobile, St George o ASTRA, a la que también acudieron representantes de Google, Boston Consulting Group, NAB, American Express, Deloitte, Macquarie Bank y Westpac.

Joyce no dudó en hablar de su experiencia personal como hombre gay, poniendo como ejemplo el hecho de que su pareja de más de 15 años, Shane Lloyd, no pudiera contraer matrimonio con él en Australia, su propio país, pero sí en Nueva Zelanda o Gran Bretaña, cuyas nacionalidades también comparte. En su discurso, emotivo y apasionado, explicó:

Como un hombre gay que dirige la mayor marca icónica en el país, creo que Australia es una meritocracia. Soy irlandés, y soy gay, y dirijo esta empresa. Y si pensamos en la historia de este país, que fue uno de los primeros en dar el voto a las mujeres, nuestra naturaleza progresista está fallando de alguna manera en este asunto. Mi pareja tiene tres pasaportes: de Nueva Zelanda, Gran Bretaña y Australia. Yo tengo dos pasaportes: uno irlandés y otro australiano. Ahora bien, si el referéndum en Irlanda logra la victoria (y hay gran apoyo allí), entonces la única nacionalidad con la que no podremos casarnos será la nuestra, la australiana. ¡Es terrible! En Qantas, todos mostramos al unísono nuestro apoyo al matrimonio igualitario.

Estos dos apoyos parecer ser representativos de una tendencia de estos últimos tiempos en Australia. Aunque el primer ministro, el conservador católico Tony Abbott, se opone expresamente al matrimonio entre personas del mismo sexo, tanto desde la oposición como desde su propio partido cada vez son más las voces que lo defienden. Recientemente, el propio ministro de Comunicaciones del gobierno de Abbott, Malcolm Turnbull, aseguraba que antes de finalizar este año el matrimonio igualitario será debatido en el Parlamento australiano y que los diputados que sostienen al gobierno liberal-conservador dispondrán de libertad de voto.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , ,

El ministro de Comunicaciones de Australia asegura que el matrimonio igualitario se debatirá antes de finalizar el año

Viernes, 24 de abril de 2015

australia gayEl ministro de Comunicaciones de Australia, el liberal Malcolm Turnbull, ha declarado, en un foro organizado a las afueras de Sídney, que antes de finalizar este año el matrimonio igualitario será debatido en el Parlamento australiano y que los diputados que sostienen al gobierno liberal-conservador dispondrán de libertad de voto. Una petición, la de que se permita el voto en conciencia, repetidamente efectuada tanto por los miembros de los partidos pro-LGTB en la oposición como por la propia ciudadanía australiana, que recientemente hizo llegar más de un millón de correos electrónicos a sus representantes en el Parlamento.

Todos los observadores dan por seguro que, en el momento en que los diputados liberales tengan libertad de voto, el matrimonio igualitario será una realidad en Australia. Precisamente el pasado 26 de marzo, el senador liberal demócrata David Leyonhjelm decidía no presentar a debate el proyecto de ley que permitiría el matrimonio entre personas del mismo sexo, cuya tramitación inició el pasado mes de noviembre, al no garantizarse que existiese el voto en conciencia. Apenas una semana antes, el mismo Senado, a iniciativa de los Verdes, había instado al Gobierno de Tony Abbott a que diera libertad de voto a sus correligionarios. Sin embargo, Abbott, un católico conservador opuesto al matrimonio igualitario, sigue sin reconocer ese derecho a los miembros de su partido.

Por ello han destacado las declaraciones del componente más veterano del Gobierno australiano, el ministro de Comunicaciones Malcolm Turnbull, efectuadas durante la celebración de un foro a las afueras de Sídney el pasado 16 de abril. Acompañado de Fiona Scott, miembro local del Partido Liberal, Turnbull fue interrogado sobre el matrimonio igualitario y los recientes acontecimientos en el Senado australiano. Turnbull aseguró a los allí presentes que el proyecto de ley que permitirá el matrimonio entre personas del mismo sexo será debatido antes de que finalice el año, y que los diputados y senadores liberales que sostienen al Gobierno de Tony Abbott gozarán de libertad de voto al respecto. Fiona Scott, por su parte, aseguraba que intentaría reflejar el punto de vista de sus votantes cuando se debatiera este asunto en el Parlamento.

Según Wayne Chilver, activista LGTB presente en el foro, Scott pidió al público presente que alzara su mano si apoyaba el matrimonio igualitario. Lo hicieron entre un 70 y un 80 % de los asistentes. Para Chilver, “fue genial ver ese fuerte apoyo en una audiencia que es una muestra representativa de la comunidad”, por lo que espera que Fiona Scott“escuche a los foros de la comunidad como esta y vote por el matrimonio igualitario cuando llegue el momento”.

Como señalábamos anteriormente, aunque en este momento no es posible asegurar un resultado, todo apunta a que si a los liberales se les permite votar en conciencia una parte significativa de ellos apoyará el matrimonio igualitario. Junto al voto de la que en buena lógica debería ser la mayoría de los laboristas (y de los Verdes, que tienen solo un voto en la Cámara de Representantes pero disponen de 10 escaños en un Senado de 76 miembros) debería bastar para inclinar la balanza.

Hay que tener además en cuenta que desde septiembre de 2012, última vez que se votó el tema, la coyuntura internacional ha cambiado mucho en países con los que Australia mantiene estrechos vínculos. Además de los avances experimentados en Estados Unidos, el matrimonio igualitario ha sido aprobado con un gran consenso en la vecina Nueva Zelanda (que de hecho se ha convertido en destino preferente de las parejas australianas del mismo sexo) así como en Inglaterra y Gales y Escocia. Irlanda celebrará un referéndum al respecto el próximo mes de mayo.

En Australia, la vía de los estados, que los partidarios del matrimonio igualitario también han intentado, está definitivamente cerrada. El Territorio de la Capital Australiana (ACT), donde se ubica Canberra, la capital federal, aprobó de hecho una ley de matrimonio igualitario en octubre de 2013, pero fue inmediatamente recurrida ante el Tribunal Supremo, que le dio la razón al Gobierno federal en diciembre de ese mismo año. El alto tribunal dejaba abierta eso sí la puerta a un posible cambio en la legislación matrimonial siempre que fuera a nivel federal.

Fuente dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , ,

Envían más de un millón de correos electrónicos en Australia en favor del matrimonio igualitario

Sábado, 28 de marzo de 2015

australia gayMás de un millón de correos electrónicos han sido enviados a los parlamentarios australianos que sostienen al gobierno liberal-conservador para pedirles que voten en conciencia el proyecto de ley de matrimonio igualitario que promueve el senador liberal David Leyonhjelm.

Han sido cerca de un millón de correos electrónicos los recibidos por el portal Australian Marriage Equality dirigidos a los 134 miembros de la coalición exigiendo la libertad de voto en el matrimonio gay para los integrantes del gobierno australiano. Se trata de una gran reacción de la sociedad de Australia, que con este masivo envío de correos electrónicos, pide la libertad de voto para los matrimonios entre homosexuales.

Australian Marriage Equality asegura que han sido un total de 7,634 australianos los que redactaron correos a favor del matrimonio gay. Rodney Croome, coordinador nacional del sitio web Australian Marriage Equality, afirma que “la mayoría de los austriacos que han enviado correos a los miembros del gobierno federal reflejan un fuerte apoyo para un voto libre de igualdad en el matrimonio”. Mientras tanto, algunos ciudadanos austriacos que han enviado sus correos electrónicos argumentan que “es hora de que los partidos Liberal y Nacional estén a la altura de su principio de la libertad individual, al permitir a sus miembros parlamentarios la libertad de votar por la igualdad del matrimonio”. “Espero que los miembros de estos partidos sepan apreciar nuestra implicación y luchen por el reconocimiento de este oleaje de apoyo comunitario para una votación libre por el matrimonio gay”, ha manifestado otro ciudadano que ha participado en el envío de un millón de correos electrónicos en Australia.

La cuestión de la libertad de voto es la que está centrando en estos momentos el debate: todos los observadores dan por seguro que en el momento en que los parlamentarios liberales dispongan de libertad de voto, el matrimonio igualitario será una realidad en Australia.

Hace ahora una semana revisábamos precisamente el estado de la situación, a raíz de la aprobación por el Senado australiano de una moción de los Verdes a favor de la libertad de voto en esta materia. El debate viene de lejos: antes de las elecciones de septiembre de 2013 fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno al matrimonio igualitario. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista -en teoría mayoritarios- trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que en su congreso nacional de 2011 el partido lo incorporaba a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas tuvieran libertad de voto, política que hasta ahora el partido no ha modificado. Una libertad que el liberal Tony Abbott negó entonces a los suyos, obligándolos a acatar la disciplina de partido contraria a la igualdad, y que desembocó en el fracaso de la iniciativa.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro. Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal al mismo. Pero la sustitución de Gillard no fue suficiente para evitar la derrota laborista, y tras las elecciones el liberal Tony Abbott se convertía en primer ministro. Abbott es un católico conservador opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana. Su victoria alejó las expectativas de aprobación a corto plazo, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho el propio Abbott reconoció que resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia.

El verano pasado (invierno en Australia), el senador liberal David Leyonhjelm anunciaba por fin sus intenciones de presentar un proyecto de matrimonio igualitario y hacía un llamamiento a los “verdaderos liberales” a dar su apoyo al proyecto. El senador insistió entonces en que solo lo presentaría cuando tuviera la seguridad de que su partido permitiría votar en conciencia. Por ello, a pesar de que medios australianos daban por prácticamente seguro que Leyonhjelm presentaría la iniciativa pasadas unas pocas semanas, el senador se contuvo tras escuchar a los partidarios del matrimonio igualitario, que le pidieron esperar al momento idóneo. Finalmente, el pasado 26 de noviembre Leyonhjelm presentaba el proyecto. El senador revelaba además que el primer ministro Tony Abbott le había pedido que no lo hiciera. Según el senador, la intención del líder del Ejecutivo era retrasar indefinidamente la medida para no tener que permitir a sus diputados votar libremente. Es por ello que decidió iniciar la tramitación.

La presentación del proyecto y la aprobación de la moción de los Verdes precipitaron los acontecimientos. Partidarios y opositores al matrimonio igualitario se movilizaban, y la organización Australian Marriage Equality conseguía reunir más de un millón de correos electrónicos (enviados por casi 8.000 personas) para los parlamentarios del Partidos Liberal y de su socio minoritario, el Partido Nacional (con el que está coaligado a nivel federal), pidiéndoles un voto en conciencia. Eso sí, los activistas han tenido la cortesía de “empaquetar” todos los correos en un único archivo para no bloquear los correos electrónicos de los parlamentarios.

Una demanda, la del voto en conciencia, que a día de hoy sigue sin ser reconocida por Abbott, lo que ha motivado que Leyonhjelm decidiera no presentar al debate el proyecto este jueves 26 de marzo, tal y como en principio se esperaba.

Está por ver cuando volverá a intentarlo, aunque algunas informaciones lo retrasan a después de la discusión presupuestaria, que tiene lugar en mayo.

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , ,

Rusia no consigue que la ONU niegue los mismos beneficios de las parejas heterosexuales a las parejas del mismo sexo de sus empleados

Viernes, 27 de marzo de 2015

ONU-GAYA inicios de marzo, informábamos de cómo Rusia pretendía cargarse la igualdad de beneficios que tenían las parejas de trabajadores homosexuales respecto a las de los heterosexuales, pues el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon, emitió una orden administrativa en junio del año pasado para que todos los empleados de la ONU que se encontrasen en una relación reconocida legalmente por un Estado miembro podría recibir los mismos beneficios sin importar el lugar donde estuviesen trabajando ni si se tratan de personas homosexuales o heterosexuales. Y es que Rusia quería dejar a los gobiernos nacionales el determinar si los empleados de la ONU que trabajan bajo su jurisdicción son elegibles para beneficios conyugales, algo que finalmente no ha sido posible.

Por ello, diplomáticos rusos se oponía a esta igualdad de derechos para lo que se ha llevado a cabo una votación en la Quinta Comisión y en la que por suerte no han contado con el respaldo mayoritario. Rusia ha perdido su pulso contra el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, por lo que al reconocimiento de los beneficios para aquellos de sus empleados que cuenten con parejas del mismo sexo que sean legalmente reconocidas se refiere. El Comité de Presupuestos de la 69ª Asamblea General ha rechazado las pretensiones de Rusia de forzar a la organización a dejar de reconocer las uniones contraídas por sus empleados con personas de su mismo sexo en países donde estas sean legales con independencia de su lugar de origen. Lo ha hecho por 80 votos contra 43, con 37 abstenciones (otros 33 países ni siquiera han votado). La decisión se puede considerar todo un triunfo para los derechos LGTB.

Antes de que en junio del año 2014 Ban Ki-moon promoviera la orden administrativa que ahora Rusia buscaba invalidar, Naciones Unidas tan solo reconocía las uniones entre personas del sexo de aquellos de sus empleados que provinieran de países donde estas tuvieran reconocimiento legal. Esto era así desde 2004, cuando el entonces secretario general Kofi Annan emitió otra orden que ampliaba los beneficios matrimoniales a las parejas en una unión civil que tuviera validez en el país de origen de los contrayentes. Una decisión que ya entonces recibió una fuerte contestación por parte de la Santa Sede y de países de mayoría musulmana, a pesar de ser claramente discriminatoria para los empleados de la ONU procedentes de estados que no permiten las uniones entre personas del mismo sexo.

Como explicábamos el pasado junio, la nueva medida promovida por Ban Ki-moon sí permite el reconocimiento de las uniones entre personas del mismo sexo legalmente contraídas, sea cual sea su país de origen. De esta manera, los cónyuges del mismo sexo de un empleado de Naciones Unidas (incluyendo agencias y organismos especializados, como Unesco, UNICEF, FAO o ACNUR) pueden ya beneficiarse, entre otras prestaciones, de su seguro de salud o del acceso a visados de residencia. Un ejemplo real, que ya entonces mencionamos, es el de Anna Guerraggio, una ciudadana italiana que trabaja para Naciones Unidas, que se felicitaba de poder contraer matrimonio con su pareja, también italiana, en Nueva York, y que esta accediese así a las prestaciones. Con la normativa anterior, al no reconocer Italia el matrimonio igualitario los beneficios a su cónyuge estaban vedados.

La decisión despertaba sin embargo la oposición de Rusia, cuyas autoridades parecen haber asumido el liderazgo político mundial en contra de los derechos LGTB, y que argumenta que con esta decisión el secretario general se ha extralimitado en las funciones que tiene reconocidas. Rusia, como informábamos hace pocas semanas, tenía intención de forzar una votación sobre el asunto en el Comité de Presupuestos de la 69ª Asamblea General, donde no existe derecho de veto, al considerar que podría convencer a una mayoría de países hostiles a los derechos LGTB para derogar la orden administrativa emitida por Ban.

Pues bien, finalmente la votación tenía lugar este martes 24 de marzo, y el resultado ha arrojado una contundente derrota de Rusia. Defendieron el voto contrario a la propuesta rusa Letonia (en representación de la Unión Europea), Estados Unidos, Australia (en representación suya y de Canadá y Nueva Zelanda), Finlandia (en representación del bloque de países nórdicos), Suiza, Francia, Sri Lanka, Reino Unido, Alemania y México. Defendieron el voto favorable la propia Rusia, Arabia Saudí, Bielorrusia y China. Tras la votación algunos países quisieron explicar su voto, como Brasil (que votó en contra), Malasia (que votó a favor) o Indonesia (que se abstuvo, argumentando que aunque la decisión hubiera merecido una discusión previa, entraba dentro de las atribuciones del secretario general).

En la página web de Naciones Unidas puedes consultar algunas de estas argumentaciones (ítem 137). Para México, por ejemplo, por citar al único país de habla hispana que intervino…

“(…) Durante las discusiones previas a la votación de esta propuesta, quedó claro (…) que el boletín del Secretario General no establece la existencia de un estándar internacional para los matrimonios, sociedades de convivencia o figuras equivalentes, ni sobre otros arreglos legales en los que participan las personas en el ejercicio de su libertad. Las acciones del Secretario General tampoco invaden las competencias de las legislaciones nacionales, en donde se regulan este tipo de actos.

Por esta razón, mi delegación apoya la decisión del Secretario General, en el sentido de que el otorgamiento de prestaciones a los empleados de las Naciones Unidas se determine tomando en cuenta la legalidad del acto en el lugar en que sea efectuado, en sustitución de la nacionalidad del empleado. Este ajuste permite dotar de mayor certidumbre a los funcionarios de las Naciones Unidas y a sus familias, en beneficio de la Organización diversa y plural a la que todos pertenecemos.

La decisión del Secretario General promueve, además, la eliminación de la discriminación con base en cualquier motivo (…)”.

Hasta el momento no hemos encontrado en la página web de Naciones Unidas el listado completo de países que han votado en un sentido u otro. Según medios internacionales, además de los países ya citados, han votado a favor de la propuesta rusa numerosos países de mayoría musulmana, africanos y la India. En contra, la mayoría de países europeos y latinoamericanos.

No cabe duda de que se trata de una buena noticia de la que felicitarse.

General, Homofobia/ Transfobia. , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Senado de Australia pide que se otorgue libertad de voto sobre el matrimonio igualitario

Lunes, 23 de marzo de 2015

australia gayEl Senado de Australia (la cámara alta de su Parlamento) ha aprobado una moción de los Verdes que insta al Gobierno de Tony Abbott a que permita a sus correligionarios votar en conciencia sobre el futuro proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo, sin que ello suponga ninguna sanción. La libertad de voto es, en la práctica, el último escollo para que el país oceánico instaure por fin la igualdad matrimonial.

El debate sobre la aprobación del matrimonio igualitario en Australia viene de lejos. Antes de las elecciones de septiembre de 2013 fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista -en teoría mayoritarios- trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que en su congreso nacional de 2011 el partido lo incorporaba a su ideario. Ideario que Gillard se encargó de convertir en papel mojado al imponer que los legisladores laboristas tuvieran libertad de voto, política que hasta ahora el partido no ha modificado. Una libertad que el liberal Tony Abbott negó entonces a los suyos, obligándolos a acatar la disciplina de partido contraria a la igualdad, y que desembocó en el fracaso de la iniciativa.

La impopularidad de Gillard llevó a Kevin Rudd a arrebatarle el liderazgo del partido y el puesto de primer ministro. Ya por entonces Rudd se había convertido en defensor del matrimonio igualitario, pese a que su anterior etapa como primer ministro se caracterizó también por un rechazo frontal al mismo. Pero la sustitución de Gillard no fue suficiente para evitar la derrota laborista, y tras las elecciones Tony Abbott se convertía en primer ministro. Abbott es un católico conservador opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana. Su victoria alejó las expectativas de aprobación a corto plazo, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios del matrimonio igualitario, y de hecho el propio Abbott reconoció que en el futuro le resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia.

El verano pasado, el senador demócrata liberal David Leyonhjelm anunciaba sus intenciones de presentar un proyecto de ley de matrimonio igualitario, al considerar que “no hay lugar en Australia para ciudadanos de segunda clase” e hizo un llamamiento a los que llamó “verdaderos liberales” a dar su apoyo al proyecto. El senador insistía entonces en que solo lo presentaría cuando tuviera la seguridad de que el Partido Liberal permitirá votar en conciencia. Por ello, a pesar de que medios australianos daban por prácticamente seguro que Leyonhjelm presentaría la iniciativa en otoño, el senador se contuvo tras escuchar a los partidarios del matrimonio igualitario, que le pidieron esperar al momento idóneo para no perder otra votación. “Políticos de ambos lados me han sugerido que el momento no es el óptimo, y si quiero ganar, en lugar de hacer algo meramente simbólico, necesito esperar. No me interesa el simbolismo”, remachaba Leyonhjelm en octubre del año pasado, “quiero ganar”. “Será una cuestión de semanas o meses, no años”, adelantaba además.

Y así fue: el pasado 26 de noviembre, el senador presentaba un proyecto de ley para garantizar el derecho al matrimonio de todos los australianos “con independencia del sexo, orientación sexual e identidad de género”. Leyonhjelm revelaba que el primer ministro Tony Abbott le había pedido que no presentara la iniciativa, porque causaría más división en un Gobierno con muchos frentes abiertos. Según el senador, sin embargo, la intención del líder del Ejecutivo era retrasar indefinidamente la medida para no tener que permitir a sus diputados votar libremente. Es por ello que decidió iniciar la tramitación y someterla al debate del Pleno en cuanto se asegure de que cuenta con votos suficientes para ser aprobada.

Ya entonces, los Verdes, que defienden la medida, exigieron al partido liberal-conservador de Abbott que permitiera a sus miembros el voto en conciencia sin represalias. Una reclamación que esta semana, ante la falta de respuesta del primer ministro, han elevado a petición parlamentaria. El Senado ha aprobado la moción de Sarah Hanson-Young para que caiga la que probablemente sea la última barrera al matrimonio igualitario en Australia. La moción ha sido aprobada con el voto en contra del partido de Abbott, en cuyas manos está ahora la decisión. Hanson-Young ha hecho un llamamiento a la bancada liberal para que su líder “se ponga al día” con la opinión pública australiana, que según todas las encuestas apoya el matrimonio igualitario de forma mayoritaria.

En este momento no es posible asegurar un resultado, pero todo apunta a que si a los liberales se les permite votar en conciencia una parte significativa de ellos apoyará el matrimonio igualitario. Junto al voto de la que en buena lógica debería ser la mayoría de los laboristas (y de los Verdes, que tienen solo un voto en la Cámara de Representantes pero disponen de 10 escaños en un Senado de 76 miembros) debería bastar para inclinar la balanza.

Hay que tener además en cuenta que desde septiembre de 2012, última vez que se votó el tema, la coyuntura internacional ha cambiado mucho en países con los que Australia mantiene estrechos vínculos. Además de los avances experimentados en Estados Unidos, el matrimonio igualitario ha sido aprobado con grandísimo consenso en la vecina Nueva Zelanda (que de hecho se ha convertido en destino preferente de las parejas australianas del mismo sexo) así como en Inglaterra y Gales Escocia. Irlanda celebrará un referéndum al respecto el próximo mes de mayo.

En Australia, la vía de los estados, que los partidarios del matrimonio igualitario también han intentado, está definitivamente cerrada. El Territorio de la Capital Australiana (ACT), donde se ubica Canberra, la capital federal, aprobó de hecho una ley de matrimonio igualitario en octubre de 2013, pero fue inmediatamente recurrida ante el Tribunal Supremo, que le dio la razón al Gobierno federal en diciembre de ese mismo año. El alto tribunal dejaba abierta eso sí la puerta a un posible cambio en la legislación matrimonial siempre que fuera a nivel federal.

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

“Subject to Change”, la nueva serie gay que llega desde Australia

Miércoles, 31 de diciembre de 2014

750x375xsubject.jpg.pagespeed.ic.tqeBnFgP-sEn el nuevo año 2015, además de disfrutar de la segunda temporada de “Looking”, tendremos otra serie de temática homosexual. Se trata de “Subject to Change”, serie que llega desde Australia y que se encuentra en conversaciones para estar presente en diversos festivales internacionales.

La serie se sitúa en el barrio obrero de Hedley. Allí conoceremos a tres amigos: Ben, Karly y Evie, y a través de ellos veremos qué significa estar atraído por una persona del mismo sexo en un suburbio y en la escuela, en una zona conservadora y no tan gayfriendly como pueden ser algunas ciudades de Australia.

La serie, producida por Daniel Mercieca, es una producción independiente que ha preparado 13 capítulos de entre 22 y 25 minutos y que espera poder ser vista en cuantos festivales sea posible e incluso en algún canal de televisión.

Ya podemos ver el tráiler.

Imagen de previsualización de YouTube

Más Información | Subject To Change

Vía AmbienteG

Cine/TV/Videos, General , , , , ,

La pareja de Tori Johnson, uno de los “héroes de Sídney” y abiertamente gay, da las gracias por el apoyo recibido tras su muerte

Martes, 23 de diciembre de 2014

141219_RAW_TORI5Thomas Zinn (a la derecha en la fotografía), pareja de Tori Johnson (a la izquierda), una de las dos víctimas mortales de la toma de rehenes en el Lindt Chocolate Café de Sídney, y cuya conducta heroica ha merecido el homenaje de sus compatriotas australianos, ha querido agradecer las muestras de afecto y cariño hacia su pareja. Zinn y Johnson eran pareja desde hace 14 años y su deseo era el de contraer matrimonio tan pronto como las leyes de su país lo permitieran.

En declaraciones a la televisión australiana, Thomas Zinn ha definido a Tori Johnson como una persona humilde y generosa, para quien la familia era lo más importante de su vida. Zinn se ha mostrado especialmente conmovido por el hecho de que la céntrica plaza de Sídney donde se encuentra el Lindt Chocolate Café, del que su pareja era gerente y en el que ocurrieron los hechos, se haya convertido en una inmensa alfombra de flores como homenaje a las víctimas. Y es que Johnson, según cuenta su pareja, adoraba las flores:

Imagen de previsualización de YouTube

¿Honores a un ciudadano de segunda?

Para Lisa Wilkinson, la periodista y presentadora que entrevistó a Thomas Zinn, se trató de hecho de “la entrevista más dura que he hecho en mi vida”. La propia Wilkinson ha desvelado que Zinn y Johnson deseaban contraer matrimonio en cuanto las leyes de su país se lo permitieran.

Ya antes incluso de que se conociera esta circunstancia, el hecho de que Tori Johnson esté siendo honrado como un héroe por un país cuya clase política lleva años bloqueando la aprobación del matrimonio igualitario llamaba la atención de analistas como James Peron, presidente del Moorfield Storey Institute, que en un artículo publicado en la sección Gay Voices de The Huffington Post recordaba que Johnson era un ciudadano de segunda clase en su propio país“El primer ministro australiano Tony Abbott ha calificado a Tori Johnson y a la otra víctima de ‘buena gente’. Sí, Tori era buena gente, pero para Abbott no era aún lo suficientemente bueno, al menos cuando de poder contraer matrimonio se trata. Tori y su pareja de 14 años, Thomas, no han podido casarse en Australia. Tori y Thomas merecían los mismos derechos que el resto de los australianos. Pero ese derecho les fue negado. Para Tori ya es demasiado tarde”.

“El primer ministro Tony Abbott llevó flores y dijo bonitas palabras, pero sigue luchando para negar el derecho al matrimonio a ‘buena gente’ como Tori Johson”, añade Peron, que considera que lo mejor que podría hacer Abbott para honrar a Johnson es promover el matrimonio igualitario, o al menos permitir a los diputados de su partido pronunciarse en conciencia sobre la materia.

Presentada una nueva propuesta de matrimonio igualitario

australia gayPrecisamente hace poco más de tres semanas el senador David Leyonhjelm (liberal, como Abbott) presentaba, a título particular, un nuevo proyecto de ley de matrimonio igualitario en el Parlamento de Australia, después de que el anterior intento fracasara en septiembre de 2012. La clave estará, en esta ocasión, en si por fin el Partido Liberal concederá libertad de voto a sus representantes.

El debate sobre la aprobación del matrimonio igualitario en Australia viene de lejos. Antes de las elecciones de septiembre de 2013 fueron los laboristas, entonces al frente del Gobierno, los que actuaron como freno. La que hasta junio de ese año había sido primera ministra, Julia Gillard, se oponía, y  durante sus años de gobierno no dudó en maniobrar para impedir que los partidarios de la igualdad dentro del Partido Laborista -en teoría mayoritarios- trasladaran su criterio al Parlamento. Y ello pese a que en su congreso nacional de 2011 el partido lo incorporaba a su ideario.

Tras las elecciones de 2013, Abbott se convirtió en primer ministro. Se trata de un católico conservador opuesto al matrimonio igualitario, pese a tener una hermana abiertamente lesbiana. Su victoria alejó las expectativas de aprobación a corto plazo, pese a que un número no determinado de diputados de su partido son partidarios, y de hecho el propio Abbott reconoció que en el futuro le resultaría complicado mantener la disciplina de voto en esta materia.

David Leyonhjelm lleva meses anunciando, de hecho, sus intenciones de presentar un proyecto de matrimonio igualitario. De tradición libertaria, Leyonhjelm considera que los “verdaderos liberales” no pueden sino estar a favor. Ahora el proyecto ya ha sido presentado, y habrá que ver cual es su posible evolución. A día de hoy no es posible asegurar un resultado, pero todo apunta a que si a los liberales se les permite votar en conciencia una parte significativa de ellos  lo apoyará. Junto al voto de la que en buena lógica debería ser la mayoría de los laboristas (y de los Verdes, que tienen solo un voto en la Cámara de Representantes pero disponen de 10 escaños en un Senado de 76 miembros) debería bastar para inclinar la balanza.

Hay que tener además en cuenta que desde septiembre de 2012, última vez que se votó el tema, la coyuntura internacional ha cambiado mucho en países con los que Australia mantiene estrechos vínculos. Además de los avances experimentados en Estados Unidos, el matrimonio igualitario ha sido aprobado con un grandísimo consenso en la vecina Nueva Zelanda (que de hecho se ha convertido en destino preferente de las parejas australianas del mismo sexo) así como en Inglaterra y Gales y Escocia. Por no hablar de las encuestas, que sistemáticamente revelan un apoyo muy mayoritario entre la población australiana.

Fuente Dosmanzanas

General, Historia LGTB , , , , , , , , , , , , , , ,

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.