¡Enamórate!

Lunes, 18 de septiembre de 2017

Del blog de la Communidad Anawin de Zaragoza:

juan_jesus

«Nada puede importar más que encontrar a Dios. Es decir, enamorarse de Él de una manera definitiva y absoluta. Aquello de lo que te enamoras atrapa tu imaginación, y acaba por ir dejando su huella en todo. Será lo que decida qué es lo que te saca de la cama cada mañana, qué haces con tus atardeceres, en qué empleas tus fines de semana, lo que lees, lo que conoces, lo que rompe tu corazón, y lo que te sobrecoge de alegría y gratitud. ¡Enamórate! ¡Permanece en el amor! Todo será de otra manera.»

*

Pedro Arrupe

***

Frei Betto: “Si ya no alberga sueños de un futuro mejor ni se inyecta utopía en vena, le robaron la esperanza”

Lunes, 18 de septiembre de 2017

camino-de-las-estrellas“Sé que no participaré de la cosecha, pero me empeño en morir semilla”

“Sé que el futuro será lo que hagamos en el presente. No espero milagros”

(Frei Betto op, teólogo).- Si ya no avista perspectivas de futuro, desprecia a los políticos y la política, se retira a su esfera privada, es señal de que le robaron la esperanza. Si ya no soporta el noticiero, cree que la especie humana fue un proyecto fallido y que todas las liberaciones terminan en opresiones, sepa que le robaron la esperanza.

Si destila odio en las redes digitales, desconfía de todos los que pronuncian discursos sobre la ética y la preservación del medio ambiente y solo confía en su cuenta bancaria, no le quepa duda, le robaron la esperanza.

Si ya no alberga sueños de un futuro mejor, no se inyecta utopía en vena y no asume su protagonismo como ciudadano, sino que prefiere aislarse en su redoma de cristal, es señal de que le robaron la esperanza.

Los amigos de Job utilizaron todos los argumentos para que abandonara la esperanza. ¿Cómo se obstinaba en mantenerla si había perdido tierras, riquezas y familia? Job no introyectó la culpa, no arrojó sobre hombros ajenos los males que lo afligían, no abominó de los reveses que le ocurrían.

Reza el poema de Franz Wright, inspirado en la plegaria de la poeta persa Rabi’a al-Adawiyya:

“Dios, si proclamo mi amor por ti por miedo al infierno, incinérame en él;
si proclamo mi amor porque ansío el paraíso, ciérramelo ante la cara.
Pero si hablo contigo porque existes, deja
de ocultar de mí tu
infinita belleza.”

Fue en esa gratuidad de la fe, la esperanza y el amor que Job se sintió recompensado al contemplar la infinita belleza: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven(42, 5).

Como escribió Spinoza en su Tratado teológico-político, “un pueblo libre se guía por la esperanza más que por el miedo; el que está oprimido se guía más por el miedo que por la esperanza. El uno ansía cultivar su vida. El otro, soportar al opresor. Al primero le llamo libre. Al segundo le llamo siervo.

Usted, como yo, es víctima de promesas que se trasformaron en espejismos y desembocaron en frustraciones. Ni aun así admito que me roben la esperanza.

¿El secreto? Sencillo. No me aferro al aquí y ahora. Miro las contradicciones del pasado, marcado por retrocesos y avances. ¿Cuántas batallas perdidas no terminaron en guerras victoriosas? ¿Y cuántos emperadores, señores de la vida y de la muerte, desde los césares hasta Atila el huno, desde Napoleón hasta Hitler, no acabaron deshonrados por la historia?

Encaro el futuro a largo plazo. Sé que no participaré de la cosecha, pero me empeño en morir semilla.

No creo en discursos ni ato mi esperanza al paracaídas de algún ser superior que promete salvación a corto plazo. Exijo programas y proyectos, y juzgo a sus portadores según criterios rígidos. Trato de conocer su vida pasada, su compromiso con los movimientos sociales, su ética y sus valores.

Sé que el futuro será lo que hagamos en el presente. No espero milagros. Me arremango la camisa, convencido de que “quien sabe hace ahora, no espera lo que acontezca“.

La esperanza es una virtud teologal. La fe cree; el amor acoge; la esperanza construye. Así como se hace camino al andar, la esperanza se teje como el alba en el poema de João Cabral de Melo Neto:

“Un solo gallo no teje la mañana;
siempre necesitará de otros gallos.
De uno que tome su canto
y lo lance a otro; de otro gallo
que tome el canto que antes lanzó otro gallo
y lo lancé a otro; y de otros gallos
que con muchos otros gallos se cruzan
los rayos de sol de sus cantos de gallo
para que la mañana, desde una tela tenue,
se vaya tejiendo entre todos los gallos.”

Me gusta el verbo esperanzar: desenrollar el hilo de Ariadna que nos conduce a todos hacia afuera del laberinto. Es un esfuerzo colectivo, una acción comunitaria, un trabajo común que nos hermana en la certeza de que de dentro de la piedra mana el hilo de agua que forma el arroyo, hace el riachuelo, se convierte en río y rasga la tierra, riega los campos, alimenta a los pobladores de las riberas, hasta sumarse al lecho del océano.

Como dice Mário Quintana en “Das utopias”:

“Si las cosas son inalcanzables… ¡caramba!
No es motivo para no quererlas…
¡Qué tristes los caminos, si no fuera
Por la mágica presencia de las estrellas!”

Fuente Religión Digital

El obispo Vincent Long afirma que el voto sobre el matrimonio homosexual en Australia, “oportunidad de escuchar al Espíritu”

Lunes, 18 de septiembre de 2017

vincentlong_560x280Vincent Long insta a sus fieles a “ejercer la conciencia” ante un asunto “profundamente personal” 

Un obispo dice que no es cuestión de que “sí” o que “no”, sino de “discernimiento”

(Cameron Doody).- No una ocasión como para contestar simplemente que “sí” o que “no”, sino “una oportunidad para nosotros para escuchar lo que está diciendo el Espíritu a través de las señales de los tiempos”. El obispo de Parramatta, Vincent Long, ha puesto en estos términos lo que está en juego en el voto sobre el matrimonio homosexual que se está celebrando en Australia.

A principios de este año, el relato estremecedor del obispo franciscano Long de haber sido agredido sexualmente por sacerdotes recién llegado a Australia de Vietnam en los años 80 se hizo portada de periódicos en todo el mundo. Y ahore, el prelado acaba de anunciar a sus fieles que “para muchos católicos, la cuestión del matrimonio homosexual no es simplemente teórica, sino también profundamente personal. Como es el caso, por ejemplo, de católicos quienes sienten ellos mismos una atracción por personas de su mismo sexo, o que tienen familiares o amigos que la sienten. “En estos casos”, reconoce el obispo, “[estas personas] se hallan dividas entre su amor por la Iglesia y su amor por su hijo, nieto, hermano, primo, amigo o vecino atraído por el mismo sexo”.

Y es que es la compasión hacia estas personas el principio que tiene que primar en la Iglesia, según sostiene Long, sea cual sea el resultado del voto. “Como comunidad de discípulos”, ha reiterado el obispo, “buscamos acomodar, acompañar y cuidar los unos de los otros da igual la orientación sexual, el estado civil o cualquier otra situación que se tenga”.

Con lo que el voto sobre el matrimonio homosexual, ha continuado el prelado, debe ser ocasión para un “discernimiento comunal”, y no simplemente una cuestión de votar que “sí” o que “no”. El voto, ha dicho Long en esta línea, no sólo “debería ser una oportunidad para nosotros a atestiguar nuestro profundo compromiso con el ideal del matrimonio cristiano“, sino también “una oportunidad… para escuchar lo que está diciendo el Espíritu a través de las señales de los tiempos”. Máxime cuando “durante una gran parte de nuestra historia nuestros hermanos y hermanas LGBTI no siempre han sido tratados con respecto, sensibilidad y compasión”, y eso sobre todo en la Iglesia. Lugar donde los LGBTIQ “no siempre se han sentido bienvenidos, aceptados y queridos”.

Y es con estos argumentos que el obispo de Parramatta insta a sus fieles a “orar, discernir y actuar con la sabiduría del Espíritu Santo” a la hora de rellenar sus papeletas. No simplemente a votar que “no” -la actitud impasible que han adoptado ante el voto el resto del episcopado australiano- sino a “ejercer la conciencia” en esta materia, de acuerdo a “la tradición de la Iglesia” y la plenitud de los “derechos democráticos”.

Fuente Religión Digital

El Senado chileno consideró como falsos estudios científicos para excluir a niños y niñas trans del Proyecto de Ley de Identidad de Género

Lunes, 18 de septiembre de 2017

exposicionmovilh-1024x575Así lo denunció el Movilh en la Comisión de DDHH de la Cámara, donde continúa la tramitación de la norma. La vocera Narváez, en tanto, intensificó sus gestiones a favor de la ley.

El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció ayer en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados que los estudios que el Senado tuvo a la vista para excluir a los niños y niñas trans del Proyecto de Ley de Identidad de Género no eran científicos, pero maliciosamente fueron presentaron como tales.

De esa manera el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, demandó con indicaciones que el proyecto en cuestión incorpore a los menores de 18 años, permitiendo el cambio de su nombre y sexo legal, así como que se eliminen los artículos despachados por el Senado donde se condiciona la rectificación de la partida de nacimiento a la entrega de certificados médicos y se prohíbe tal derecho a las personas casadas.

En un informe el Movilh denunció que médicos y senadores vinculados a movimientos ultra-religiosos presentaron al Congreso Nacional estudios donde se indicaba que en “más del 80% de los casos se revierte la discordancia de género, según datos aportados por el American College of Pediatricians (ACPed)”.

“Con tal argumento y cifra estos grupos consiguieron que se excluyera a los niños de la Ley de Identidad de Género que tramitó el Senado. Sin embargo, tales estudios se presentaron como científicos, pese a no serlos, y tienen como fuente a una entidad, la ACPed, que está absolutamente desacreditada en el mundo de las ciencias”, dijo Jiménez.

jimenez-narvaezEn efecto, el Movilh precisó que la ACPeds apenas se compone de unos 200 miembros y fue fundada en 2012 por un grupo de pediatras que se distanciaron de la Academia Americana de Pediatría (la más importante de su tipo, con más de 60 mil integrantes), sólo porque esta última entidad se había pronunciado contra la discriminación a las personas LGBTI y a las familias homoparentales.

La misión de la ACPeds, jamás dicha por ningún experto o parlamentario que expuso sus “estudios” en el Senado, es abiertamente contraria a la diversidad familiar y al matrimonio igualitario, siendo esa su misión, antes que el aporte científico. “Reconocemos que la unidad básica de familia es el padre-madre, en el contexto del matrimonio, por ser el lugar óptimo para el desarrollo infantil, pero prometemos nuestro apoyo a todos los niños, independientemente de sus circunstancias”, indica el grupo en su sitio web.

ACPeds rechaza además el aborto y promueve la abstinencia sexual. “El valor único de cada vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural”, dicen la cuestionada entidad para luego ensalzar “los beneficios físicos y emocionales de la abstinencia sexual hasta el matrimonio”.

El Movilh dijo que “junto con denunciar estos hechos, llamamos a las autoridades a debatir con altura de miras la Ley de Identidad de Género, aportando antecedentes ciertos y no distorsionados como lamentablemente ocurrió en el Senado, donde se presentaron como científicas cifras nacidas de ideologías ultra-conservadoras y religiosas”, añadió el Movilh.

exposicionrolandoEn su informe, el Movilh dio además cuenta de los últimos fallos de tribunales que han permitido a niños y niñas cambiar su nombre y sexo legal en Chile. También se reportaron sentencias que han cedido tal derecho a mayores de 18 años, bastando solo su voluntad,  sin exigencia de certificados de por medio.

“Esperamos con estos argumentos informar y sensibilizar a la Cámara de Diputados para que modifique el proyecto de ley despachado por el Senado, en tanto discrimina a niños, niñas,  a personas casadas y patologiza en razón de su identidad de género, lo cual es un contrasentido con los mismos objetivos que dice perseguir la iniciativa legal”, finalizó Jiménez.

Durante la audiencia en la comisión de Derechos Humanos de la Cámara estuvo presente la ministra secretaria general de Gobierno,  Paula Narváez, que han cursado diversas acciones para acelerar la tramitación de la norma. En la ocasión, dialogó con el Movilh, y comprometió su respaldo a varias de las indicaciones propuestas por la organización.

Fuente MOVILH

La tenista sueca Johanna Larsson sale públicamente del armario: “Ha sido horrible mentir”

Lunes, 18 de septiembre de 2017

688_201311511404118La tenista sueca Johanna Larsson, de 29 años, ha revelado públicamente su condición de mujer lesbiana, en una entrevista concedida a la cadena de televisión pública sueca SVT. Larsson, que en estos momentos es la mejor jugadora de su país, admitió que revelarlo no ha sido una decisión sencilla y que le ha dado vueltas durante muchos años, por miedo a posibles repercusiones negativas en su carrera. “Mi vida ha sido una horrible mentira”, afirmó.

Larsson no estaba sola en la entrevista. Junto a ella se encontraba su novia Amanda Strang, a la que besó ante las cámaras. Durante la charla, Larsson explicó cómo durante años se negó a reconocer su homosexualidad, hasta que su propia madre la interpeló directamente sobre el asunto. “Ha sido horrible mentir. Recuerdo una vez que mi madre me preguntó si me estaba viendo con otra mujer, y yo se lo negué”, contó. Sin embargo, acabó admitiéndolo. “La reacción de mi madre fue increíble. Me dijo: ‘te quiero, pase lo que pase‘”, explicó la jugadora.

Sin embargo, no lo tuvo tan fácil en el ámbito deportivo, donde pocas tenistas profesionales (y ningún jugador, de momento) se han atrevido hasta hoy a dar el paso de salir del armario públicamente. Principalmente, Larsson temía perder a sus patrocinadores, una de las principales fuentes de ingreso de aquellos jugadores profesionales que, como ella, no están asentados definitivamente entre los mejores del mundo. “Me sentía dependiente de la gente, temía sus reacciones y no poder seguir persiguiendo mis sueños en el tenis”, apuntó. Aun así, Larsson asegura que le ayudó mucho el hecho de que otras deportistas suecas, como la campeona del mundo de salto de altura Kajsa Bergqvist o la esquiadora retirada Anja Pärson hayan dado el paso de revelar públicamente su homosexualidad.

Larsson contó también en la entrevista que mantuvo su primera relación en secreto durante dos años, pero aquello era “insostenible a largo plazo” y que sabía que, antes o después, tendría que “poner las cartas sobre la mesa“. El alto nivel de exigencia de la WTA, el circuito femenino profesional, no la ayudó, sin embargo. “Lo entendí tarde. Estaba tan centrada en el tenis que dejé de lado el amor, las emociones o cualquier otra cosa que pudiera distraerme del deporte. Estaba dejando mi vida a un lado y no me enfrentaba a los problemas. Ahora me siento agradecida“, señala Larsson, que actualmente ocupa la posición número 80 del ranking mundial pero que hace un año llegó a situarse entre las mejores 45 raquetas del planeta.

A muchos les sorprende que en pleno siglo veintiuno este tipo de revelaciones sean noticia, pero lo cierto es que el deporte profesional, en general, sigue siendo un territorio hostil para los LGTB visibles y poco dado, por tanto, a la revelación pública de una orientación sexual distinta de la heterosexual. Y en el caso del tenis la situación no es mejor. En este sentido, hace poco recogíamos en dosmanzanas la brillante respuesta de John McEnroe a la lesbofobia de la extenista Margaret Court, que aseguró que el tenis estaba “lleno de lesbianas”, entre otras afirmaciones plagadas de homofobia y transfobia.

Fuente Dosmanzanas

Un estudio relaciona los casos de abusos sexuales a menores en la iglesia con la homofobia

Lunes, 18 de septiembre de 2017

manifestaciones-vs-pederastiaUn nuevo estudio realizado a lo largo de cinco años por dos exsacerdotes, sostiene que los casos de abuso sexual a menores de edad relacionados con la iglesia católica se producen como consecuencia de la combinación del celibato y la homobia.

Un estudio de la Universidad de Melbourne sostienen que el celibato obligatorio al que obliga la iglesia a los sacerdotes «ha sido y sigue siendo el mayor factor de riesgo causante del abuso sexual infantil», una situación empeorada por el «ambiente profundamente homofóbico». Publicado por el Center for Global Research con el nombre de Child Sexual Abuse in the Catholic Church: An Interpretive Review of the Literature and Public Inquiry, se trata de la primera investigación realizada por personas con formación teológica y conocimientos de las prácticas religiosas, el Dr Peter Wilkinson y el profesor Des Cahill, dos exsacerdotes, actualmente casados, que renunciaron a la iglesia en los años 70.

stoppedofilia«No hay duda de que el celibato obligatorio ha sido un factor crítico para alcanzar con éxito el objetivo de la Iglesia de evangelizar y fundar iglesias locales en todo el mundo. Pero no se puede afirmar que la política del celibato haya sido un éxito sin precedentes. La cuestión no es el celibato, sino el celibato obligatorio», sostiene el informe en el que desarrollan su teoría explicando que cuando se prohíbe tener una salida tradicional para los deseos sexuales, y ni siquiera les está permitido proporcionar satisfacción a sí mismos, la liberación eventual va a ser algo poco convencional.

La evaluación de 26 casos de abusos sexuales a menores de edad en todo el mundo, determina que uno de cada quince sacerdotes comete delitos sexuales contra menores edad. Los porcentajes varían entre diócesis y entre las congregaciones religiosas, pero el riesgo de cometer delitos sexuales es mucho mayor entre los hermanos religiosos que tienen poco contacto con las mujeres, que fueron educados en escuelas exclusivamente para varones, destinados en escuelas masculinas y que viven en comunidades en las que todos sus miembros son hombres.

Cahill y Wilkinson sostienen que la normativa que obliga al celibato ha «conducido a identidades psicosexualmente inmaduras y privación sexual por parte de los sacerdotes y religiosos que han abusado de niños». Sin embargo, las reglas de la iglesia contra las relaciones sexuales por parte del clero no son las que causan todos los problemas con el abuso sexual infantil. «No se puede argumentar que el celibato, por sí solo, ha sido la causa del abuso sexual infantil en entornos católicos. Hay demasiados buenos sacerdotes y religiosos, varones y mujeres, que han desarrollado con éxito una vida fiel al celibato, aunque haya sido acompañada por una gran lucha interna. Pero el celibato es el mayor factor de riesgo que precipita hacia el abuso sexual infantil cuando se combina con otros factores de riesgo».

abusosDe acuerdo con el estudio, no es la homosexualidad lo que lleva a los sacerdotes a abusar de menores de edad, sino que sería exactamente lo contrario: la homofobia institucional de la iglesia católica: «Aunque la homosexualidad no es una causa directa de abuso, el ambiente profundamente homofóbico dentro de la Iglesia y sus seminarios, basado en la enseñanza de que la homosexualidad es un estado intrínsecamente desordenado y que todos los gays deben llevar una vida célibe contribuyendo a la inmadurez psicosocial».

Los adolescentes y especialmente los niños vulnerables corren riesgo de ser víctimas de abusos sexuales en presencia de sacerdotes varones «psicosocialmente inmaduros, psicosocialmente mal desarrollados y sexualmente privados y profundamente frustrados, que no hayan resuelto satisfactoriamente su propia identidad sexual», concluye el estudio, advirtiendo que estas circunstancias se dan especialmente cuando «estos sacerdotes y religiosos están confundidos o niegan su orientación homosexual mientras se formaban y desarrollaban en un ambiente profundamente homofóbico», en el que hay «poca evidencia psicológica de que el sacerdote y los agresores religiosos estaban sufriendo de alguna enfermedad psicótica».

Fuente Universogay

Se ofrece como voluntaria por los afectados del huracán Harvey y la echan por ser judía y lesbiana

Lunes, 18 de septiembre de 2017

780x580-noticias-carmen-hix-y-su-parejaCarmen Hix es una veterana de la Marina que se ofrece como voluntaria para ayudar a los afectados del huracán Harvey, pero el pastor de la evangélica iglesia de Calvary, la «despide» por ser judía y lesbiana.

Veterana de la Marina, Carmen Hix, de 64 años de edad, no duda en presentarse como voluntaria para distribuir comida entre los afectados del huracán Harvey.

Carmen acude a una iglesia cercana a su domicilio, la evangélica  iglesia de Calvary. Pero después de una semana aportando su dinero y su tiempo, el pastor de la iglesia, Ron Hindt, la «despide» alegando que no puede ayudar en su iglesia por ser judía y lesbiana.

«Me he ofrecido como voluntaria durante los últimos días, trabajando incansablemente en el banco de alimentos de la iglesia de Calvary, dado que está cerca de mi casa. Me cogí una semana en el trabajo para hacerlo. He donado alrededor de 500 dólares en comida al banco de alimentos y he ido cada día según se había acordado. He presionado a mis vecinos para que aportaran donaciones y he entregado 3 coches llenos de donaciones. HOY, he sido «DESPEDIDA» como voluntaria porque me identificado como judía (he descubierto mi herencia judía recientemente), y no diría que soy cristiana cuando fui llamada a la ‘oficina del director’ por el jefe del banco de alimentos».

Así de contundente comienza la publicación de Hix en su página de Facebook, el 9 de septiembre.

calvary-chapel-houston-sign

Tras esa primera entrevista Hix llama a la iglesia para hacerles saber cómo se siente y el pastor le cita para una segunda entrevista:

«Me informó de que se creía o había un rumor de que soy lesbiana, lo cual está en contra de las creencias cristianas. En realidad, una de las voluntarias me preguntó si tenía alguna relación y dije: ‘Sí, he estado en una relación con una mujer durante 20 años’. Creo que se tomó la molestia de pasar ese pequeño detalle a alguien. Le dije al pastor ‘Ron’ que cuando llamé para ofrecerme como voluntaria no se molestaron en pedirme que rellenara esas casillas… judía y lesbiana», continúa la publicación.

«Pensé que querían hablar conmigo sobre otro tipo de voluntariado (…). Estaba desprevenida para la conversación que siguió»

Declara la veterana a medios locales, explicando que el párroco le preguntó en la primera entrevista por qué dijo «Shalom» después de que el grupo de voluntarios se reuniera para las oraciones de cada mañana, respondiendo que porque es judía, momento el que Hint le pide que no vuelva al banco de alimentos al no compartir las creencias religiosas de la iglesia. Al llegar a su domicilio, Hix le llama por teléfono para mostrar su indignación por lo sucedido, siendo citada para esa segunda reunión en la que esperaba que se disculpara, pero al contrario, el párroco comienza a preguntarle sobre su orientación sexual, alegando que habían corrido «rumores» afirmando que era lesbiana.

«No podemos dejar que representes a nuestra iglesia, ya que ser lesbiana es un pecado», afirma el páastor cuando le confirma no sólo que ha mantenido una relación de veinte años con otra mujer, sino que además han criado dos hijos juntas. Contradictoriamente, el párroco no le deja trabajar como voluntaria, pero invita a Hix y a su esposa a asistir al servicio del domingo.

lzosi9pyTras denunciar la situación en las redes sociales, llega la disculpa que Hix esperaba, pero que el pastor termina por eliminar posteriormente:

«Recientemente, una residente de la comunidad se ofreció como voluntaria para servir con nosotros y aceptamos su ayuda de todo corazón (…). Desafortunadamente, estamos apenados por un incidente ocasionado por una mala comunicación que tuvo lugar fuera del campus, en un intercambio entre varios voluntarios de la comunidad en el bando de alimentos de la iglesia. Me reuní con la persona que estaba molesta y se disculpó por el malentendido. (Te pido disculpas una vez más si estás leyendo esto.) La invité a ella y a su pareja a sentarse con mi esposa y conmigo en la iglesia este domingo»,

Decía el comentario, afirmando que el propósito de la iglesia de Calvary es el de «compartir el amor de Cristo con todas las personas, independientemente de su raza, orientación sexual, religión, etc.».

Hix no sólo no está satisfecha con esta disculpa, sino que considera que el párroco les invitó con la intención de mostrarles que habían ido por el mal camino y de cambiar su manera de pensar hasta darse cuenta de que la relación de 20 años con su esposa había sido un pecado. El huracán Harvey no sólo parece haber arrasado con Houston, sino que ha desenterrado esa homofobia soterrada de los estadounidenses, teniendo sus peores versiones en   los pastores evangélicos Ron Hindt y  Kevin Swanson, y en la periodista Ann Coulter.

Funte Universogay

Podemos denuncia a Intereconomía por un vergonzoso sketch homófobo y fascista

Lunes, 18 de septiembre de 2017

intereconomia-gracias-por-nada-broma-homofoba-fascista-696x522Podemos denuncia frente a la Consejería de Política Social y Familiar de Madrid el sketch homófobo y fascista que Intereconomía emitió hace unos días.

En el sketch varios colaboradores usan, de forma despectiva, una app que detecta su orientación sexual hasta que al último lo define como (orgulloso) “falangista” para después saludar brazo en alto.

Según el portal de información televisiva, Vertele, se ha presentado un escrito a la Asamblea de Madrid que en virtud de la Ley contra la LGBTIfobia, se vete la publicidad institucional en dicho medio.

 El otro día la cadena de televisión Intereconomía, cadena que recibió una considerable cantidad de dinero de los gobiernos autonómicos de Esperanza Aguirre e Ignacio González, intentaron hacer un sketch “humorístico” tremendamente homófobo y fascista. En el sketch los presentadores del programa Gracias por nada bromean sobre la noticia de un algoritmo capaz de detectar la sexualidad de una persona.

En el video, los presentadores del programa hacen “broma” a raíz de la App que supuestamente reconoce si eres gay. Es complicado explicar el video, porque es tremendamente homófobo e incluye bromas de dudosa gracia.

En el “sketch” de Intereconomia podemos ver al presentador y la presentadora que supuestamente tienen una nueva nueva App que detecta si alguien es gay o no. Los presentadores de “Gracias por nada” se lo van pasando a todos los colaboradores del programa. Que además de salir todos “heteros” (cómo no) se alegran todos en exceso de tal resultado. Adornándolo con saltos, risas, e incluso un “Soy del Atleti” o “Soy español, español”. Vergonzoso

Pero el vídeo no sólo se queda ahí. Si no que al último colaborador, Eduardo García Serrano. La voz que supuestamente es la App le declara “Falangista” lo que le lleva a hacer (muy orgulloso él) el saludo fascista y alejarse haciendo el paso de la oca usado por el ejército prusiano y después el nazi.

 

Ahora el diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid, Eduardo Fernández Rubiño, ha presentado frente a la Consejería de Política Social y Familiar de Madrid una denuncia contra la cadena de televisión porque considera que en ese sketch “puede apreciarse cómo se procede a mantener una actitud de burla hacia la orientación afectivo sexual no heteronormativa, constituyendo una manifestación realizada con publicidad con difusión a través de redes sociales y canal de difusión de la propia cadena.” Es importante que se señale que la propia cadena dio difusión a la escena porque demuestra que no ha sido un error o algo inesperado, sino que lo han hecho de forma consciente y fomentando ese tono de burla.

La denuncia de Podemos recuerda que la ley de Protección Integral contra la LGTBIfobia de la Comunidad de Madrid protege a las personas LGTB de “ataques y vejaciones“ y es evidente que lo que hicieron en Intereconomía es “constitutivo de expresiones vejatorias” y “un intento evidente de ataque a la dignidad de las personas LGTBI, concurriendo un claro desprecio a dicho sector poblacional.” Y añade que “al proceder a realizar una exaltación de saludos franquistas se entiende que queda acreditada la intención de la cadena de un evidente desprecio por la naturaleza y riesgo hacia lesbianas, gays, bisexuales y transexuales” y un “evidente intento de beneficio“. Precisamente por esa intención de beneficiarse del sketch, Podemos pide que se cree un procedimiento sancionador contra la cadena y se aplique una sanción grave “de 3.001 a 20.000 euros” además de “la prohibición de acceder a ayudas de las que disponga el gobierno de la Comunidad de Madrid por un año” y la prohibición de contratar patrocinios o publicidad institucional durante ese tiempo.

En un vídeo publicado en su Twitter, Rubiño recuerda que el régimen franquista persiguió específicamente a las personas LGTBI durante décadas y es indignante que en 2017 una televisión haga broma sobre ese hecho:


Fuente | Vertele, vía EstoyBailando/AmbienteG

 

 

 

Según la información de vertele, el escrito presentado en la Asamblea de Madrid lo ha firmado por Eduardo Fernández Rubiño, diputado de Podemos. En dicho escrito se le pide que la cadena sea multada por una sanción grave. Y por otra parte piden que no disponga de ningún tipo de ayudas de la Comunidad de Madrid durante un año.

Esperemos que la sanción fructifique y que la próxima vez que los de Intereconomía se lo piense mejor.

Via | Vertele

Insultos homófobos a Jordi Ballart (PSC), alcalde de Terrassa, en redes sociales.

Lunes, 18 de septiembre de 2017

uofYBkql_400x400El alcalde socialista de Terrassa, Jordi Ballart (PSC), abiertamente gay, ha denunciado insultos homófobos por parte de independentistas al haberse negado a ceder espacios municipales para el polémico referéndum independentista organizado por el Gobierno de la Generalitat de Cataluña el 1 de octubre próximo y que ha sido suspendido por el Tribunal Constitucional.

No es la primera vez que Ballart ha sido objeto de ataques homófobos. En agosto de 2017 Jordi Ballart recibió insultos y amenazas por el cambio de nombre a una calle. “Más vale que no te cruces conmigo, que te pateo la cara. Maricón de mierda”, le indicaban a través de Twitter por cambiar de nombre a la calle “Salvador Gros”, un voluntario de la División Azul. En este caso, Ballart denunció lo sucedido a la policía.

En enero de este mismo año, el alcalde recibió una carta anónima en la que se le llamaba maricón. La misiva iba dirigida al “alcalde”, con comillas, para desautorizar así su cargo, es un intento de denuncia del proceso que estaba llevando a cabo el Ayuntamiento para remunicipalizar el servicio de agua porque “los maricones no se han leido la ley de normalizacion lingüistica (castellano y catalan)” y “porque quiere mangonear la empresa de aguas “la mina de Terrassa (¿para lavarse la boca y el culo con el mariconazo  de su marido”.

Esta vez, la excusa ha sido el referéndum independentista…

“Me han dicho que soy un botifler, un vendido, un cobarde, un cagueta y un traidor. También me han dicho que soy un sociata de mierda, que soy basura y que huelo a caquita. Me han sugerido que me vaya de Terrassa, que no me volveré a despertar, que soy un mal catalán, un imbécil, un indigno, un trozo de mierda y un maricón asqueroso, entre otras muchas cosas. Se han metido con mi condición sexual y han traspasado los límites metiéndose con mi pareja y mis padres”.

Con estas rotundas declaraciones a El Español, el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, denunciaba insultos homófobos por parte de un grupo radical de independentistas a través de Twitter.

Estos ataques están directamente relacionados con la negativa de Ballart a ceder espacios municipales para el  referéndum del próximo 1 de octubre y que ha sido suspendido por el tribunal Constitucional. Ballart se escuda en que no quiere poner en peligro a ninguno de sus trabajadores, lo que le ha valido esta lamentable actitud de algunos.

La acción ha sido condenada por el Observatori contra l’Homofòbia,

Lo que el alcalde de terrasa ha agradecido:

Desde aquí nuestra condena.

Fuente El Español/Cristianos Gays

Le cortan la garganta a una mujer trans en la India y tres hospitales se niegan a atenderla

Lunes, 18 de septiembre de 2017

mujer-trans-india-696x522Una joven trans de 21 años fue brutalmente atacada en la ciudad india de Hyderabad. 

Sravya se encontraba por fuera de su casa en las fiestas en honor al dios Ganesh Visarjan el pasado jueves cuando cuatro hombres se acercaron e intentaron llevársela a la casa de uno de ellos, que era conocido de Sravya.

Al ver que no accedía y que la joven quería volver a entrar en su casa, uno de los hombres le cortó la garganta y las manos y entonces salieron huyendo.

Cuando sus amigos la encontraron sangrando en el suelo tuvieron que recorrer hasta cuatro hospitales distintos porque los tres primeros se negaron a atenderla. Finalmente ingresó en el National Institute of Medical Sciences, un hospital universitario, aunque tuvieron que ponerse a dar palmas para que les hicieran caso.

 Así al menos lo cuenta la activista trans Rachana Mudraboyina en su Facebook.

While whole world was mourning on the murder of our comrade Gauri Lankesh somewhere in the dark lanes of the Hyderabad city a young transwoman has been attacked by a gang of goons who are continuous exhortionists of the community living on their day and night earnings…. Attacked with sharp device round the neck and when she tried to protect …on hands which left her in a pool of blood within minutes…her trans sister Nakshtra Lucky in that early hours taken her around 3-4 hospitals which denied to admit her at last one semi government hospital admitted after lot of air filled with claps yes… claps…MLC get done, FIR registered…still in hospital Chandramukhi Muvvala taking care of her…….just want to update that what a tough just to survive…..

21463258_1785041461509214_4660799524380840537_n21371361_1785041454842548_5572611308155255074_n

La policía ya ha identificado a uno de los sospechosos y siguen buscando a los demás.

En el 2014 India reconoció a las personas trans como un “tercer género pero la homosexualidad es ilegal, aunque el Tribunal Supremo acaba de pronunciarse a favor del derecho a la intimidad y la dignidad de las personas LGTB.

Fuente | The News Minute, vía EstoyBailando

El perdón siempre espera “… Se abrazaron y se besaron mutuamente”

Domingo, 17 de septiembre de 2017

hombres-abrazan-conocer-familiar-explosion_milima20140514_0199_11

Después de haber compuesto el bienaventurado Francisco las predichas alabanzas de los creaturas que llamó Cántico del hermano sol, aconteció que se produjo una grave discordia entre el 0bispo y el podestá de la ciudad de Asís. El obispo excomulgó al podestá, y éste mandó pregonar que ninguno tratara de vender ni de comprar nada al Obispo, ni de celebrar ningún contrato con él.

El bienaventurado Francisco, que oyó esto estando muy enfermo, tuvo gran compasión de ellos, y más todavía porque nadie trataba de restablecer la paz, Y dijo a sus compañeros:  “Es para nosotros, siervos de Dios, profunda vergüenza que el obispo y el podestá se odien mutuamente y que ninguno intente crear la paz entre ellos”. Y al instante, y con esta ocasión, compuso y añadió estos versos a las alabanzas sobredichas:

“Loado seas, mi Señor,

por aquellos que perdonan por tu amor

y soportan enfermedad y tribulación.

Bienaventurados aquellos que las sufren en paz,

pues por ti, Altísimo, coronados serán”.

Llamó luego a uno de sus compañeros y le dijo: “Vete al podestá y dile de mi parte que tenga a bien presentarse en el obispado con los magnates de la ciudad y con cuantos ciudadanos pueda llevar”.

Cuando salio el hermano con el recado, dijo a otros dos compañeros: “Id y cantad ante el obispo, el podestá y cuantos estén con ellos el Cántico del hermano sol. Confío en que el Señor humillará los corazones de los desavenidos, y volverán a amarse y a tener amistad como antes”.

Reunidos todos en la plaza del claustro episcopal, se adelantaron los dos hermanos y uno de ellos dijo: “El bienaventurado Francisco ha compuesto durante su enfermedad unas alabanzas del Señor por sus creaturas en loor del mismo Señor y para edificación del prójimo. Él mismo os pide que os dignéis escucharlas con devoci6n”. Y se pusieron a cantarlas.

Inmediatamente, el podestá se levantó y, con las manos y los brazos cruzados, las escuchó con la mayor devoción, como si fueran palabras del evangelio, y las siguió atentamente, derramando muchas lágrimas. Tenía mucha fe y devoción en el bienaventurado Francisco.

Acabado el cántico de las alabanzas, dijo el podestá en presencia de todos: “Os digo de veras que no solo perdono al obispo, a quien quiero y debo tener como mi Señor, sino que, aunque alguno hubiera matado a un hermano o hijo mío, le perdonaría igualmente”. Y, diciendo esto, se arrojó a los pies del obispo y dijo: “Señor, os digo que estoy dispuesto a daros completa satisfacción, como mejor os agradare, por amor a nuestro Señor Jesucristo y a su siervo el bienaventurado Francisco”.

El obispo, a su vez, levantando con sus manos al podestá, le dijo: “Por mi cargo debo ser humilde, pero mi natural es propenso, pronto a la ira: perdóname”. Y, con sorprendente afabilidad y amor, se abrazaron y se besaron mutuamente”

*

Espejo de perfección“, X,101,
en san Francisco de Asís. Escritos. Biografías. Documentos de la época,
Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid 1978, 773-774.

francesco-1

***

En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús:

-“Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?

Jesús le contesta:

-“No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo.” El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: “Págame lo que me debes.” El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré.” Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?” Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.

Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.”

*

Mateo 18, 21-35

***

*

***

“Vivir perdonando”. 24 Tiempo ordinario – A (Mateo 18,21-35)

Domingo, 17 de septiembre de 2017

5dc8405b1d7dee2ee6a23ea510845151_images-1156-577-cLos discípulos le han oído a Jesús decir cosas increíbles sobre el amor a los enemigos, la oración al Padre por los que los persiguen, el perdón a quien les hace daño. Seguramente les parece un mensaje extraordinario, pero poco realista y muy problemático.

Pedro se acerca ahora a Jesús con un planteamiento más práctico y concreto que les permita, al menos, resolver los problemas que surgen entre ellos: recelos, envidias, enfrentamientos y conflictos. ¿Cómo tienen que actuar en aquella familia de seguidores que caminan tras sus pasos? En concreto: «¿Cuántas veces he de perdonar a mi hermano cuando me ofenda?».

Antes de que Jesús le responda, el impetuoso Pedro se le adelanta a hacerle su propia sugerencia: «¿Hasta siete veces?». Su propuesta es de una generosidad muy superior al clima justiciero que se respira en la sociedad judía. Va más allá incluso de lo que se practica entre los rabinos y los grupos esenios, que hablan como máximo de perdonar hasta cuatro veces.

Sin embargo, Pedro se sigue moviendo en el plano de la casuística judía, donde se prescribe el perdón como arreglo amistoso y reglamentado para garantizar el funcionamiento ordenado de la convivencia entre quienes pertenecen al mismo grupo.

La respuesta de Jesús exige ponernos en otro registro. En el perdón no hay límites: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete». No tiene sentido llevar cuentas del perdón. El que se pone a contar cuántas veces está perdonando al hermano se adentra por un camino absurdo que arruina el espíritu que ha de reinar entre sus seguidores.

Entre los judíos era conocido el «Canto de venganza» de Lámec, un legendario héroe del desierto, que decía así: «Caín será vengado siete veces, pero Lámec será vengado setenta veces siete». Frente a esta cultura de la venganza sin límites, Jesús propone el perdón sin límites entre sus seguidores.

Las diferentes posiciones ante el Concilio han ido provocando en el interior de la Iglesia conflictos y enfrentamientos a veces muy dolorosos. La falta de respeto mutuo, los insultos y las calumnias son frecuentes. Sin que nadie los desautorice, sectores que se dicen cristianos se sirven de Internet para sembrar agresividad y odio, destruyendo sin piedad el nombre y la trayectoria de otros creyentes.

Necesitamos urgentemente testigos de Jesús que anuncien con palabra firme su Evangelio y que contagien con corazón humilde su paz. Creyentes que vivan perdonando y curando esta obcecación enfermiza que ha penetrado en su Iglesia.

José Antonio Pagola

“No te digo que le perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”. Domingo 17 de septiembre de 2017. Domingo 24º Ordinario

Domingo, 17 de septiembre de 2017

47-ordinarioa24Leído en Koinonia:

Eclesiástico 27,33-28,9: Perdona la ofensa a tu prójimo, y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas.
Salmo responsorial: 102: El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia.
Romanos 14,7-9: En la vida y en la muerte somos del Señor.
Mateo 18,21-35: No te digo que le perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete

Tanto en los tiempos de Jesús como en nuestro tiempo el corazón del ser humano está tentado por el odio y la violencia. Cuando hay odio y rencor el sentimiento de venganza hace presa de nuestro corazón. No sólo se hace daño a otros sino que nos hacemos daño a nosotros mismos. Sólo el perdón auténtico, dado y recibido, será la fuerza capaz de transformar el mundo. Y no sólo hablamos de un asunto meramente individual. El odio, la violencia y la venganza como instrumentos para resolver los grandes problemas de la Humanidad está presente también en el corazón del sistema social vigente.

El libro de Ben Sira, compuesto alrededor del siglo segundo antes de la era cristiana, proporciona una serie de orientaciones éticas y morales para garantizar la madurez de la persona y la convivencia social. Estamos ante una obra de profundo contenido teológico. El autor, Ben Sira, señala al pecador como poseedor de la ira y el furor que conduce a la venganza. Y esta venganza se volverá contra el vengativo. Por eso el único camino que queda es el camino del perdón. También aquí aparece la reciprocidad entre perdonar y obtener perdón. No se puede aspirar al perdón por los pecados cometidos si no se está dispuesto a perdonar a los otros. Tener la mirada fija en los mandamientos de la alianza garantiza la comprensión y la tolerancia en la vida comunitaria. Como vemos, ya desde el siglo II A.C. se plantea este tema de profundo sabor evangélico.

El núcleo del pasaje de la carta a los Romanos es proclamar que Jesús es el Señor de vivos y muertos. He aquí una bella síntesis existencial de la vida cristiana. Para el creyente lo fundamental es orientar toda su vida en el horizonte del resucitado. Quien vive en función de Jesús se esforzará por asumir en la vida práctica su mensaje de salvación integral. Amar al prójimo y vivir para el Señor son dos cosas que está íntimamente ligadas. Por lo tanto no se pueden separar. Quién vive para el Señor amará, comprenderá, servirá y perdonará a su prójimo.

En el evangelio, otra vez Pedro salta a la escena para consultar a Jesús sobre temas candentes en el ambiente judío en que crece la comunidad cristiana. Pero la actitud de Pedro es la del discípulo que quiere claridad sobre la propuesta del maestro. No es la actitud arrogante de los Fariseos y Letrados que quieren poner a prueba a Jesús y encontrar un error garrafal que ofenda la ortodoxia judía para tener de qué acusarlo.

Pedro pregunta por el límite del perdón. Pero para Jesús, el perdón no tiene límites, siempre y cuando el arrepentimiento sea sincero y veraz. Para explicar esta realidad, Jesús emplea una parábola. La pregunta del Rey centra el tema de la parábola: ¿no debías haber perdonado como yo te he perdonado?

La comunidad de Mateo debe resolver ese problema porque está afectando su vida. El perdón es un don, una gracia que procede del amor y la misericordia de Dios. Pero exige abrir el corazón a la conversión, es decir, a obrar con los demás según los criterios de Dios y no los del sistema vigente. Como diría el juglar de la fraternidad, Francisco de Asís, “porque es perdonando como soy perdonado”.

En la catequesis tradicional de la Iglesia católica se exigían cinco pasos, quizás demasiado formales, para obtener el perdón de los pecados: «examen de conciencia, dolor de los pecados, propósito de la enmienda, confesarlos todos, y cumplir la penitencia» -así lo expresaba uno de los catecismos clásicos-. De tal manera que el perdón y la reconciliación, si bien son una gracia de Dios, también exigen un camino pedagógico y tangible que ponga de manifiesto el deseo de cambio y un compromiso serio para reparar el mal y evitar el daño.

En muchos países de América Latina, luego de las dictaduras militares de los setenta y ochenta, se dictaron leyes de amnistías, perdón y olvido, «obediencia debida», o «punto final». Los golpistas y sus colaboradores, responsables por decenas de miles de muertos y desaparecidos en cada uno de nuestros países, se autoperdonaron, burlándose de la justicia y de la verdad. Pero sin Verdad y Justicia, las heridas causadas por la represión en muchos hogares y comunidades no han cerrado aún. A pesar de todas las leyes encubridoras, la presión, el silencio, el ocultamiento de pruebas… la Justicia se hace camino. Llega tarde, pero no deja de llegar. El 14 de junio de 2005, en Argentina, el Tribunal Supremo declaró nulas por inconstitucionalidad las leyes de obediencia debida y de punto final. El día siguiente La Corte suprema de México declara «no prescrito» el delito del expresidente Echeverría por genocidio en la matanza de estudiantes de 1971… Pensemos en otros muchos dictadores y golpistas que, a pesar de todo, están ya siendo juzgados dejando que se dé su lugar a la Verdad y a la Justicia. El perdón y la reconciliación es una exigencia inalienable del ser humano, e indetenible. Y es un proceso de reconstrucción, que trata de reconstruir tanto al victimario como a la víctima.

En ese sentido, nuestras comunidades cristianas deben ser espacios propicios y activos a favor de una verdadera reconciliación basada en la Justicia, la Verdad, la misericordia y el perdón. Pero nunca el Evangelio llama a tolerar la impunidad. La Iglesia –o sea, nosotros, los cristianos y cristianas- debemos apoyar los procesos de reconciliación por el camino verdadero: la Verdad y la Justicia, el no a la impunidad, la reconciliación profunda de la sociedad. Así la Iglesia conseguirá el perdón por su silencio cómplice en algunas de sus figuras jerárquicas conniventes. Leer más…

17.9.17 Setenta veces siempre

Domingo, 17 de septiembre de 2017

ab5039d556a96634bc5773e07b73bb92-spanish-quotes-googleDel blog de Xabier Pikaza:

Dom 24. Tiempo. Mt 18, 21-35. La sociedad en general no perdona. Queremos que los terroristas paguen lo que han hecho, que los ladrones se pudran en la cárcel… Estamos prontos a la venganza, y le llamamos justicia. Más cárcel queremos, más castigo, en general. Pues bien, en contra de eso, en otro plano, nos sitúa este evangelio que nos pide que perdonemos setenta veces siete, es decir, setenta veces siempre.

No quiero aquí tratar de justicia social según el Código de Turno, ni de política del terror invertido o la venganza, pues lugares han donde se trata de ello, sino del perdón cristiano, según el Evangelio:

a. Éste es un perdón exigente, vinculado a la experiencia de una iglesia que puede y debe decir al «pecador» que no rompa la unidad de los hermanos. Un perdón exigente, pues el que no perdona queda en manos de su propia, se destruye a sí mismo (cf. Mt 18, 15-20 y la parábola que sigue).

b. Es un perdón sin limitaciones de número o de forma, en plano eclesial, tal como lo expresa en la respuesta de Jesús a Pedro que le pregunta cuántas veces debe perdonar: «¡No te digo siete veces, sino setenta veces siete!, es decir, siempre» (Mt 18, 21-22).

hijo-prodigo-iconoEn este contexto ha recogido y citado Mateo la parábola del rey que perdona a su deudor una deuda inmensa, esperando que el deudor perdone también a quien le debe algo (Mt 18, 23-35). Ese perdón gratuito (¡Dios lo ofrece siempre!) se convierte en principio de la exigencia más fuerte, del riesgo más grande: El que no perdona se destruye a sí mismo.

Éste es un perdón gratuito, pero no es barato, sino todo lo contrario: Lo barato es desentenderse o castigar y dejar se pudran los pretendidos delincuentes. Por el contrario, el perdón es lo más caro, pues implica un compromiso radical en aquellos que perdonan, y exige una transformación radical en los perdonados. Buen domingo a todos… y que Dios nos coja perdonados (que eso de confesados sería más fácil y menos exigente).

Mateo 18,21-35. El que no perdona queda en manos de su propia destrucción.

En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús: “Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?” Jesús le contesta: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo.”

El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: “Págame lo que me debes.” El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré.” Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?”
Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.

Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.”

Cuatro principios:

perdonara. El Perdón,mensaje apodíctico de Jesús: No hay límites ni condiciones para el perdón…, sino que, en línea cristiana, hay que perdonar siempre. No se perdona a los buenos, a los que pueden devolver… Hay que perdonar siempre, como dice el Padrenuestro: “Perdona nuestras deudas como perdonamos a nuestros deudores.

b. El que no perdona queda en manos de su propia destrucción… No es que Dios le juzgue y condene, sino que se juzga y condena a sí mismo, como dice Jesús en lenguaje parabólico. Evidentemente, el “Rey” que manda al “infierno” al que no perdona no es Dios verdadero, sino que es el Dios-Ídolo inventado por el que no perdona, que queda así atrapado en su falta de perdón.

c. Traducción social del perdón cristiano. Así lo indica y exige esta parábola cristiana, que tiene sentido en clave de Iglesia… La Iglesia no puede “imponer” ese perdón en línea política y económica, pero debe vivirlo ella con fuerza, dando testimonio del perdón de Dios.

d. La Iglesia no puede imponer “su perdón”, pero puede mostrarlo, abriendo un camino de perdón económico, social y político… Una sociedad como la nuestra (de tipo capitalista) que no sabe perdonar se destruye a sí misma, como sabe esta parábola.

No voy a estudiar aquí as consecuencias sociales del perdón cristiano, sino que me limito a situar el texto dentro de la dinámica del mensaje y movimiento de Jesús.

1. Las políticas del perdón.

Para entender la parábola del perdón, quiero situarlo dentro de la dinámica del movimiento de Jesús, definida por el perdón, que ha de entenderse desde la perspectiva concreta de su mensaje de Reino en Galilea.

Gran parte del judaísmo sacral del tiempo de Jesús, hacia el final del período del Segundo templo (que duró del 515 a. C. al 70 d. C.), funcionaba como una máquina de perdón, centrado en el templo de Jerusalén y controlada por los sacerdotes. Los judíos aparecían así como pecadores que pueden y deben ser perdonados, utilizando para ello el medio (legal/sacral) que Dios les había concedido (los sacrificios del templo), que servían para mantener el orden sacral existente.

Pues bien, Jesús proclama que ese perdón del templo es no sólo insuficiente (como supo Juan Bautista), pues su tiempo ha terminado (ahora que viene el Reino), sino que es también contrario a la verdad de Dios, que es Palabra creadora, que perdona, haciendo que los hombres puedan perdonarse, como afirmaba el Padrenuestro, sin necesidad de instituciones de dominio religioso, propias de sacerdotes aliados con los opresores (Roma, Herodes Antipas). Allí donde los hombres se perdonan es que está llegando el Reino.

Desde ese fondo quiero recordar algunas “políticas de perdón”, que se distinguen del mensaje y praxis de Jesús, pero que pueden ayudarnos a entenderlo dentro de una dinámica histórica.

1. Puede haber un perdón arbitrario y caprichoso,

propio de dictadores o autócratas, que exhiben su magnanimidad indultando a unos, de un modo irracional (sin justificaciones), y castigando a otros (sin dar razones de ello). Así imponen, por un lado, su venganza (para mostrarse soberanos y aterrar a los contrarios) y, por otro, su perdón (apareciendo como benefactores). Pues bien, esa clemencia arbitraria se opone tanto a la justicia racional como al perdón cristiano, del que hablamos. Leer más…

“Perdonar de corazón”. Domingo 24. Ciclo A

Domingo, 17 de septiembre de 2017

hijo-prodigoDel blog El Evangelio del Domingo, de José Luis Sicre sj:

La visita del Papa Francisco a Colombia ha puesto de relieve algo muy sabido: las diferencias ante los acuerdos de paz y lo difícil que es perdonar. Algo parecido ocurrió y sigue ocurriendo en España con ETA, y en otros muchos países. Las lecturas de este domingo hablan del perdón. No a grandes niveles, sino a nivel individual y personal, que es el que afecta a la inmensa mayoría de las personas.

Argumentos para perdonar (1ª lectura)

La primera lectura está tomada del libro del Eclesiástico, que es el único de todo el Antiguo Testamento cuyo autor conocemos: Jesús ben Sira (siglo II a.C.). Un hombre culto y estudioso, que dedicó gran parte de su vida a reflexionar sobre la recta relación con Dios y con el prójimo. En su obra trata infinidad de temas, generalmente de forma concisa y proverbial, que no se presta a una lectura precipitada. Eso ocurre con la de hoy a propósito del rencor y el perdón.

El punto de partida es desconcertante. La persona rencorosa y vengativa está generalmente convencida de llevar razón, de que su rencor y su odio están justificados. Ben Sira le obliga a olvidarse del enemigo y pensar en sí mismo: “Tú también eres pecador, te sientes pecador en muchos casos, y deseas que Dios te perdone”. Pero este perdón será imposible mientras no perdones la ofensa de tu prójimo, le guardes rencor, no tengas compasión de él. Porque «del vengativo se vengará el Señor».

Del vengativo se vengará el Señor y llevará estrecha cuenta de sus culpas. Perdona la ofensa a tu prójimo, y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas. ¿Cómo puede un hombre guardar rencor a otro y pedir la salud al Señor? No tiene compasión de su semejante, ¿y pide perdón de sus pecados? Si él, que es carne, conserva la ira, ¿quién expiará por sus pecados? 

Si lo anterior no basta para superar el odio y el deseo de venganza, Ben Sira añade dos sugerencias: 1) piensa en el momento de la muerte; ¿te gustaría llegar a él lleno de rencor o con la alegría de haber perdonado? 2) recuerda los mandamientos y la alianza con el Señor, que animan a no enojarse con el prójimo y a perdonarle. [En lenguaje cristiano: piensa en la enseñanza y el ejemplo de Jesús, que mandó amar a los enemigos y murió perdonando a los que lo mataban.]

Piensa en tu fin, y cesa en tu enojo; en la muerte y corrupción, y guarda los mandamientos.

Recuerda los mandamientos, y no te enojes con tu prójimo; la alianza del Señor, y perdona el error.

Pedro y Lamec

         Lo que dice Ben Sira de forma densa se puede enseñar de forma amena, a través de una historieta. Es lo que hace el evangelio de Mateo en una parábola exclusiva suya (no se encuentra en Marcos ni Lucas).

            El relato empieza con una pregunta de Pedro. Jesús ha dicho a los discípulos lo que deben hacer «cuando un hermano peca» (domingo pasado). Pedro plantea la cuestión de forma más personal: «Si mi hermano peca contra mí», «si mi hermano me ofende». ¿Qué se hace en este caso? Un patriarca anterior al diluvio, Lamec, tenía muy clara la respuesta:

«Por un cardenal mataré a un hombre,

a un joven por una cicatriz.

Si la venganza de Caín valía por siete,

          la de Lamec valdrá por setenta y siete» (Génesis 4,23-24).

Pedro sabe que Jesús no es como Lamec. Pero imagina que el perdón tiene un límite, no se puede exagerar. Por eso, dándoselas de generoso, pregunta: «¿Cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?» Toma como modelo contrario a Caín: si él se vengó siete veces, yo perdono siete veces.

Jesús le indica que debe tomar como modelo contrario a Lamec: si él se vengó setenta y siete veces, perdona tú setenta y siete veces. (La traducción litúrgica, que es la más habitual, dice «setenta veces siete»; pero el texto griego se puede traducir también por setenta y siete, como referencia a Lamec). En cualquier hipótesis, el sentido es claro: no existe límite para el perdón, siempre hay que perdonar.

La parábola

Para justificarlo propone la parábola de los dos deudores. La historia está muy bien construida, con tres escenas: la primera y tercera se desarrollan en la corte, en presencia del rey; la segunda, en la calle.

1ª escena (en la corte): el rey y un deudor..

Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así. El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo.” El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda.

Se subraya: 1) La enormidad de la deuda; diez mil talentos equivaldrían a 60 millones de denarios, equivalente a 60 millones de jornales. 2) Las duras consecuencias para el deudor, al que venden con toda su familia y posesiones. 3) Su angustia y búsqueda de solución: ten paciencia. 4) La bondad del monarca, que, en vez de esperar con paciencia, le perdona toda la deuda.

2ª escena (en la calle): el deudor perdonado se convierte en acreedor

Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: “Págame lo que me debes.” El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: “Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré.” Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía. 

Esta escena está construida en fuerte contraste con la anterior. 1) Los protagonistas son dos iguales, no un monarca y un súbdito. 2) La deuda, cien denarios, es ridícula en comparación con los 60 millones. 3) Mientras el rey se limita a exigir, el acreedor se comporta con extrema dureza: «agarrándolo, lo estrangulaba». 4) Cuando escucha la misma petición de paciencia que él ha hecho al rey, en vez de perdonar a su compañero lo mete en la cárcel.

3ª escena (en la corte): los compañeros, el rey y el primer deudor.

Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: “¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?” Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano.

Dos detalles: 1) La conducta del deudor-acreedor escandaliza e indigna a sus compañeros, que lo denuncian al rey. Este detalle, que puede pasar desapercibido, es muy importante: a veces, cuando una persona se niega a perdonar, intentamos defenderla; sin embargo, sabiendo lo mucho que a esa persona le ha perdonado Dios, no es tan fácil justificar su postura. 2) La frase clave es: «¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?”

Con esto Jesús no sólo ofrece una justificación teológica del perdón, sino también el camino que lo facilita. Si consideramos la ofensa ajena como algo que se produce exclusivamente entre otro y yo, siempre encontraré motivos para no perdonar. Pero si inserto esa ofensa en el contexto más amplio de mis relaciones con Dios, de todo lo que le debemos y Él nos ha perdonado, el perdón del prójimo brota como algo natural y espontáneo. Si ni siquiera así se produce el perdón, habrá que recordar las severas palabras finales de la parábola, muy intere­santes porque indican también en qué consis­te perdonar setenta y siete veces: en perdonar de corazón.

La diferencia entre la 1ª lectura y el evangelio

          Ben Sira enfoca el perdón como un requisito esencial para ser perdonados por Dios. La parábola del evangelio nos recuerda lo mucho que Dios nos ha perdonado, que debe ser el motivo para perdonar a los demás.

Domingo XXIV del Tiempo Ordinario. 17 Septiembre, 2017

Domingo, 17 de septiembre de 2017

img_2574

“El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda.”

(Mt 18, 21-35)

El domingo pasado el evangelio nos invitaba a salir a camino de aquellas personas que se pierden y esa es una manera de reconciliación. Pero hoy el evangelio nos mete el dedo en la llaga. Una cosa es que mi hermano peque, otra muy distinta es que me ofenda a mí, que me dañe de alguna manera.

Todas queremos ser perdonadas, pero ¡cuánto nos cuesta perdonar! Y es que lo de perdonar no es de una vez para siempre, sino un ejercicio continuo. Es un esfuerzo.

El perdón es una escuela de alto rendimiento (¡70 veces 7!). Hay que ejercitarse todos los días y practicarlo de por vida. Realmente nuestras sociedades serían completamente diferentes si se pusiera de moda el arte de perdonar. Y de hecho aquellas personas que ha sabido vivir perdonando son las que han cambiado el rumbo de la historia.

Quien perdona se trasciende porque se va pareciendo cada vez más a Dios, al Dios de Jesús que murió diciendo: “perdónales porque no saben lo que hacen”.

A fin de cuentas el perdón es la antípoda del miedo. Quien perdona se arriesga a que le vuelvan a fallar, a que le vuelvan a herir. Si le cierras la puerta al perdón se la abres al miedo y al rencor. Así las demás personas se convierten en enemigas de las que tenemos que defendernos. Y esto último es rentable. ¡Todo un negocio! El negocio del miedo. Para la economía globalizada nuestro miedo es más que rentable, es la base, el motor.

Si aprendiéramos a dialogar, si llegáramos a perdonarnos, ¿dónde quedaría el negocio de las guerras, de las armas? Si no tuviéramos que defendernos unos países de otros, unos vecinos de otros, ¿qué pasaría con el negocio de las aseguradoras?

El camino del perdón es mucho más subversivo de lo que pensamos. Y el mensaje de Jesús más peligroso de lo que muchos de nuestro intereses pueden soportar.

Perdonar es una de las armas más revolucionarias de la historia. Los poderes de este mundo deberían prohibirlo, pero han hecho algo todavía mejor: ¡desprestigiarlo! Nos han hecho creer que quien perdona pierde. Que quien perdona se dejar pisar. Y nosotros nos lo hemos creído.

Oración

Ilumina, Trinidad Santa, nuestra mente, nuestro corazón y nuestra voluntad para que podamos descubrir la fuerza trasformadora del perdón. ¡Amén!

*

Fuente Monasterio de Monjas Trinitarias de Suesa

***

¿Cuántas veces tiene que perdonarte a ti?

Domingo, 17 de septiembre de 2017

HIJO-PRODIGOMt 18, 21-35

El evangelio de hoy es continuación del que leíamos el domingo pasado. Allí se daba por supuesto el perdón. Hoy es el tema principal. Mt sigue con la instrucción sobre como comportarse con los hermanos dentro de la comunidad. Sin perdón mutuo sería imposible cualquier clase de comunidad. El perdón es la más alta manifestación del amor y está en conexión directa con el amor al enemigo. Entre los seres humanos es impensable un verdadero amor que no lleve implícito el perdón. Dejaríamos de ser humanos si pudiéramos eliminar la posibilidad de fallar y el fallo real.

La frase setenta veces siete, no podemos entender­la literalmente; como si dijera que hay que perdonar 490 veces. Quiere decir que hay que perdonar siempre. El perdón tiene que ser, no un acto, sino una actitud que se mantiene durante toda la vida y ante cualquier ofensa. Los rabinos más generosos del tiempo de Jesús hablaban de perdonar las ofensas hasta cuatro veces. Pedro se siente mucho más generoso y añade otras tres. Siete era ya un número que indicaba plenitud, pero Jesús quiere dejar muy claro que no es suficiente, porque todavía supone que se lleva cuenta de las ofensas.

La parábola de los dos deudores no necesita explicación. El punto de inflexión está en la desorbitada diferencia de la deuda de uno y otro. El señor es capaz de perdonar una inmensa deuda (270 t. de plata). El empleado es incapaz de perdonar una minucia (400 grs.). Al final del texto, encontramos un ramalazo de AT: “Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo”. Jesús nunca pudo dar a entender que un Dios vengativo puede castigar de esa manera, o negarse a perdonar hasta que cumplamos unos requisitos.

El perdón sólo puede nacer de un verdadero amor. No es fácil perdonar, como no es fácil amar. Va en contra de todos los instintos. Va en contra de lo razonable. Desde nuestra conciencia de individuos aislados en nuestro ego, es imposible entender el perdón de evangelio. El ego necesita enfrentarse al otro para sobrevivir y potenciarse. Desde esa conciencia, el perdón se convierte en un factor de afianzamiento del ego. Perdono (la vida) al otro porque así dejo clara mi superioridad moral. Expresión de este perdón es la famosa frase: “perdono, pero no olvido” que es la práctica común en nuestra sociedad.

Para entrar en la dinámica del perdón, debemos tomar conciencia de nuestro verdadero ser y de la manera de ser de Dios. Experimentando la ÚNICA REALIDAD, descubriré que no hay nada que perdonar, porque no hay otro. Con un ejemplo podemos aproximarnos a la idea. Si tengo una infección en el dedo meñique del pie y me causa unos dolores inaguantables, ¿puedo echar la culpa al dedo de causarme dolor? El dedo forma parte de mí y no hay manera de considerarlo como un objeto agresor. Hago todo lo posible por curarlo porque es la única manera de ayudarme a mí mismo.

Desde nuestro concepto de pecado como mala voluntad por parte del otro, es imposible que nos sintamos capaces de perdonar. El pecado no es fruto nunca de una mala voluntad, sino de una ignorancia. La voluntad no puede ser mala, porque no es movida por el mal. La voluntad solo puede ser atraída por el bien. La trampa está en que se trata del bien o el mal que le presenta la inteligencia, que con demasiada frecuencia se equivoca y presenta a la voluntad como bueno, lo que en realidad es malo. Sin esta aclaración, es imposible entrar en una auténtica dinámica del perdón.

“Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo”. Dios no tiene acciones, mucho menos puede tener reacciones. Dios es amor y por lo tanto es también perdón. No tiene que hacer ningún acto para perdonar; está siempre perdonando. Su amor es perdón porque llega a nosotros sin merecerlo. Ese perdón de Dios es lo primero. Si lo aceptamos, nos hará capaces de perdonar a los demás. Eso sí, la única manera de estar seguros de que lo hemos descubierto y aceptado, es que perdonamos. Por eso se puede decir, aunque de manera impropia, que Dios nos perdona en la medida en que nosotros perdonamos.

Es muy difícil armonizar el perdón con la justicia. Nuestra cultura cristiana tiene fallos garrafales. Se trata de un cristianismo troquelado por el racionalismo griego y encorsetado hasta la asfixia por el jurisdicismo romano. El cristianismo resultante, que es el nuestro, no se parece en nada a lo que vivió y enseñó Jesús. En nuestra sociedad se está acentuando cada vez más el sentimiento de Justicia, pero se trata de una justicia racional e inmisericorde, que la mayoría de las veces esconde nuestro afán de venganza. El razonamiento de que sin justicia los malos se adueñarían del mundo, no tiene sentido.

Nuestro sentido de la justicia se la hemos aplicado al mismo Dios y lo hemos convertido en un monstruo que tiene que hacer morir a su propio Hijo para “justificar” su perdón. Es completamente descabellado pensar que un verdadero amor está en contra de una verdadera justicia. Luchar por la justicia es conseguir que ningún ser humano haga daño a otro en ninguna circunstancia. La justicia no consiste en que una persona perjudicada, consiga perjudicar al agresor. Seguiremos utilizando la justicia para dañar al otro.

Lo que decimos en el Padrenuestro es un disparate. No es un defecto de traducción. En el AT está muy clara esta idea. En la primera lectura nos decía exactamente: “Del vengativo se vengará el Señor”. “Perdona la ofensa de tu prójimo y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas”. Cuando el mismo evangelista Mateo relata el Padrenues­tro, la única petición que merece un comentario es ésta, para decir: “…Porque si perdonáis a vuestros hermanos, también vuestro Padre os perdonará; pero si no perdonáis, tampoco vuestro Padre os perdonará (Mt 6,14). ¿No sería más lógico pedir a Dios que nos perdone como solo Él sabe hacerlo, y aprendamos de Él nosotros a perdonar a los demás?

Para descubrir por qué tenemos que seguir amando al que me ha hecho daño, tenemos que descubrir los motivos del verdadero amor a los demás. Si yo amo solamente a las personas que son amables, no salgo de la dinámica del egoísmo. El amor verdadero tiene su justificación en la persona que ama, no en el objeto del amor y sus cualidades. El amor a los que son amables no es garantía ninguna del amor verdaderamente humano y cristiano. Si no perdonamos a todos y por todo, nuestro amor es cero, porque si perdonamos una ofensa y otra no, las razones de ese perdón no son genuinas.

No solo el ofendido necesita perdonar para ser humano. También el que ofende necesita del perdón para recuperar su humanidad. La dinámica del perdón responde a la necesidad psicológica del ser humano de un marco de aceptación. Cuando el hombre se encuentra con sus fallos, necesita una certeza de que las posibilidades de rectificar siguen abiertas. A esto le llamamos perdón de Dios. Descubrir, después de un fallo grave, que Dios me sigue queriendo, me llevará a la recuperación, a superar la desintegración que lleva consigo un fallo grave. La mejor manera de convencerme de que Dios me ha perdonado es descubrir que aquel a quien ofendí me ha perdonado.

Meditación

Si vivo en la superficie de mi ser (ego),
el perdón que nos pide Jesús, será imposible.
No hay ofensor, ni ofendido, ni ofensa.
No hay nada que perdonar, ni nadie a quien perdonar.
Cualquier otra solución no pasará de artificial e inútil,
o se convierte en refuerzo de nuestro ego.

Fray Marcos

Fuente Adulta

Perdón.

Domingo, 17 de septiembre de 2017

HIJO PRÓDIGO5_thumb[1]Para qué sirve el arrepentimiento si eso no borra nada de lo que ha pasado. El arrepentimiento mejor es sencillamente cambiar (José Saramago)

17 de septiembre. Domingo XXIV del TO

Mt 18, 21-35

No te digo que perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete

El perdón, tema primordial del evangelio de este domingo, es uno de los centros neurálgicos de la Buena Nueva, y el mejor termómetro de la sinceridad y de la madurez de nuestra fe. Y lo es singularmente cuando lo vemos, no sólo como una obligación sino, sobre todo, como una conversión, un cambio de corazón y de mente. En el fondo de todo esto, como afirma el teólogo José Antonio Galarreta “está sin duda en una disposición interior, en un deseo de ser hermano de todos y de portarse como tal”.

Pero lo que habitualmente sucede es, que la gran mayoría de nosotros padecemos lo que los técnicos llaman estrabismo natural de los sentidos. Es decir, una desviación de la línea visual normal de uno de los ojos, o de los dos, de forma que los ejes visuales no tienen la misma dirección. Una desviación que, elevada al plano de las ideas, perturba la visión objetiva, y hace que malinterpretemos el Evangelio, como hizo el criado malo en la parábola sobre el perdón. En estos casos lo mejor es acudir al oculista, y corregir el defecto mediante el uso de unas buenas lentes. Será la única manera de evitar la indignación del rey, y el estricto cumplimiento de sus severas amenazas.

El perdón humaniza al que generosamente perdona, y siempre que los perdones se hagan sin prejuicios, sin acuses de recibo. Cosa no fácil y que no siempre sucede. En la película americana Alta sociedad (1956), dirigida por Charles Walters, Trace le dice a Mike Connor: “Usted ha venido a mi cena con una idea preconcebida. Y es evidente que es un error juzgar a la gente de antemano”. (Trace a Mike Connor)

Cuando alguien escucha las notas del laúd del Evangelio pulsadas por sus dedos, suenan

las notas de las cuerdas, en la orquesta de la vida. Notas de singularidad, acordes unas veces, y a veces en particular desarmonía, que nos hacen tomar conciencia de nuestros particulares defectos.

En su obra Hacia una paz interior, Thich Nhat Hanh escribe que: Nuestros sentidos son ventanas abiertas al mundo, y a veces el viento sopla a través de ellas y trastorna nuestro interior”. Dejémosle que entre y salga como dueño.

Antoine de Saint Exupéry dijo en El pequeño príncipe“Si alguna vez te sientes mal contigo mismo, busca en lo más profundo de tu ser, date cuenta de que nadie es perfecto, tampoco tú, pero aún con todos tus defectos y cualidades, eres una persona única en el universo, por eso eres especial…”

En el Acto I de la ópera de Bizet, Los pescadores de perlas, Nadir dice a Zurga: “Como se consuela mi corazón con el tuyo”. Es decir, que el perdón se torna realmente verdadero cuando se hace de corazón a corazóny desde una perspectiva comunitaria.

En el himno Cerca de Ti, Señor (Nearer my God, to Thee), compuesto por la poetisa inglesa Sarah Flower Adams (1805-1848), basado en el pasaje del Génesis 28, 11-19 (historia de la Escalera de Jacob), se canta esta preciosa estrofa:

“Cerca de Ti, Señor quiero morar
Tu grande, tierno amor, quiero gozar.
Llena mi pobre ser, limpia mi corazón.
Hazme tu rostro ver, en comunión”.

Común-unión, que nos mete de lleno en la idea de Cuerpo Místico, al que San Pablo se refiere en su Carta primera a los Corintios, y Pío XII escribió en 1943 su Encíclica Misticy Corporis Christi. El Papa Francisco ha insistido varias veces en ello.

(NOTA: Extraordinaria la versión musical del citado himno, que los más de quinientos miembros de la orquesta Johann Strauss, de André Rieu, interpretaron en uno de sus conciertos al aire libre en Amsterdam. Puede visionarse en Internet. Lo tocaron los músicos del Titánic mientras se hundía).

Cuatro minutos y medio de auténtica emoción en los que una comunidad se une para cantar y sentir. El perdón no lo otorga Dios ni ninguna autoridad establecida. Lo confiere dicha comunidad. ¿Y esto en virtud de qué? Porque, como dice el evangelio del día: “donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo, en medio de ellos” (Mt 18, 20).

Con las palabras del versículo 22: “No te digo que perdones hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete”, Mateo quiere significar que hay que perdonar siempre. Perdonar, y alegría por ello, como nos dice el Poema: ¡…tú eres la fiesta / que al Gran Compositor tributa honores!  

EL CANGREJO VIOLÍN

¡Cangrejo Violín! sueñas amores
cuando la Orquesta Universal, abierta
a todos los sonidos, te contesta
zurciendo notas altas de tambores.

Sueñan quimeras griegas los tenores
y ataca en allegretto la celesta.
¡Cangrejo Violín! tú eres la fiesta
que al Gran Compositor tributa honores!

Reza con él al dios que te dio vida,
que te espera y te abraza en las alturas…
Que nos despierte el arpa, si dormida. 

La Sinfonía de las Criaturas
-¡Cangrejo Violín!- ya concluida,
¿por qué tu fiesta y mía no clausuras?

(NATURALIA. El sueño de las criaturas. Ediciones Feadulta)

Vicente Martínez

Fuente Fe Adulta

Perdón y justicia.

Domingo, 17 de septiembre de 2017

hijo prodigoMt 18, 21-35

Este relato de Jesús nos invita a perdonar. Siempre. Pero no es evidente cómo definiría el texto evangélico el perdón. Si prestamos atención a la narración siguiente, no se refiere a un perdón que olvida o que elimina las acciones pasadas. Todo lo contrario. Es un perdón absoluto, de todo. Pero solo se puede dar en un contexto de justicia. De hecho, el “señor” exigirá con posterioridad aquello que ya había perdonado. Quien perdona no pierde el derecho de reclamar y de recuperar lo que ha perdido.

La falsa idea de que perdonar es olvidar es antievangélica. Las relaciones que propone Jesús son siempre dinámicas, y el perdón no es un punto final. Es una gracia para reestablecer relaciones que nos empoderan mutuamente. Pero es una gracia exigente. Quien recibe el perdón se compromete a entrar en la dinámica del perdón, y perdonar a su vez. No puede seguir viviendo como si debiera todavía, como quien tiene miedo a que se le reclame algo, como quien tiene derecho a exigir. Ha de vivir como quien recibe gratuitamente y por tanto es capaz de dar gratuitamente.

La dignidad de quien perdona queda subrayada en este texto. Las personas podemos perdonamos siempre, absolutamente. Pero manteniendo lo que es nuestro. En este sentido el perdón exige la justicia El perdón exige acciones misericordiosas. Y la justicia es la reacción a la atención. El “señor” del relato conoce las acciones posteriores de su deudor perdonado, le informan sobre él, y, al no seguir este la dinámica del perdón, el señor reacciona exigiendo todo lo adeudado ya perdonado.

A diferencia de los “siervos” que han de perdonar setenta veces siete, este señor perdona una vez y luego exige hasta la última moneda. Se muestra intransigente, exigente, radical y brutal. Hasta que el deudor entienda que debe mucho pero que todo puede perdonarse. Y fundamentalmente hasta que descubra que él también puede entrar en la dinámica de una justicia que nace de la misericordiosa atención a quien está en situación de fragilidad.

El Reino que anuncia Jesús se hace así presente entre quienes perdonan en el marco de una justicia exigente y radical que obliga a la reciprocidad y al cuidado de los demás.

Paula Depalma

Fuente Fe Adulta

Zollner: “En 3 de cada 4 países, aún no ha estallado el tema de la pederastia clerical, pero lo hará”

Domingo, 17 de septiembre de 2017

hasn-zollner-2-300x225El jesuita reclama afrontar la realidad de los abusos, que es responsabilidad de todos

“Tenemos que barrer nuestra propia casa. Tenemos que responsabilizarnos de lo que ha pasado”

(Cameron Doody).- Los abusos en la Iglesia “no han llegado al interés y discusión públicos en el 75% de los países”. Países donde “no puedo decir dónde ni cuándo” saldrá el tema de la pederastia clerical, “pero sí saldrá”. Esta advertencia sombría la acaba de lanzar Hans Zollner, sj, de visita estos días en Australia para ver en primera persona el estallido que ha causado las revelaciones de la Real Comisión anti-pederastia.

En Brisbane para trabajar con voluntarios, obispos y vicarios generales de las diócesis australianas las mejores prácticas de protección de menores, Zollner -experto en abusos en la Iglesia y pieza clave de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores- lamentó que en Australia “la gente ha perdido completamente la fe en la Iglesia”, según recoge el Catholic Leader.

“Parece que hay apenas fe en lo que dice la Iglesia”, afirmó Zollner. Algo que “no es verdad en otras partes del mundo”, y que convierte a la australiana en una “situación bastante única”.

“Tenemos que barrer nuestra propia casa, y tenemos que responsabilizarnos de lo que ha pasado y lo que está pasando en este momento”, continuó el teólogo y psicólogo alemán. “Se ha cometido abusos… y esto ha sido un gran problema para la Iglesia local para los últimos treinta años, y especialmente para los últimos cinco con la Comisión Real”, afirmó, aludiendo a la comisión de investigación establecida por el gobierno australiano para aclarar el alcance de los abusos sexuales de niños cometidos en instituciones estatales, benéficas y eclesiales.

Estos abusos en la Iglesia, dijo Zollner, son una “realidad” a la que la Iglesia entera ha de afrontar. No solo los líderes de la misma –“hasta ahora sacerdote, en mayor parte”– sino “todos” los fieles, quienes “se identifican con los crímenes y pecados que se han cometido”.

La Real Comisión anti-pederastia reveló en febrero que el 7% del clero católico australiano había estado implicado en casi 4.500 casos de abusos en los últimos sesenta años. Estará publicará sus conclusiones y recomendaciones finales el próximo 15 de diciembre. Mientras tanto, el cardenal George Pell -una de las figuras eclesiásticas de más alto rango cuya conducta ha sido investigada en las visitas de la Comisión- afrontará su propio juicio por abusos desde el próximo 6 de octubre.

Fuente Religión Digital

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.