Inicio > General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica, Iglesias Evangélicas > El primer Orgullo LGTB+ de Guyana exige la despenalización de la homosexualidad

El primer Orgullo LGTB+ de Guyana exige la despenalización de la homosexualidad

Miércoles, 13 de junio de 2018

pride-guyana-696x522Guyana es el único país de América del Sur continental que condena la homosexualidad, con penas que pueden llegar a la cadena perpetua.

La principal reivindicación de la marcha fue la derogación de estas leyes homófobas.

Fueron alrededor de 200 personas las que valiente y pacíficamente se manifestaron en las calles de Georgetown conformando la primera marcha LGTBI+ en Guyana para exigir la despenalización de las relaciones homosexuales.

Guyana, un pequeño país fronterizo con Venezuela con una población que no llega al millón de habitantes, es el único territorio de América del Sur en el que la homosexualidad sigue estando criminalizada y donde incluso se han registrado ataques con ácido en la piel.

De hecho, las leyes de Guyana técnicamente permiten el sexo entre dos mujeres, porque en los códigos legales se habla de específicamente de la homosexualidad masculina y de los actos de sodomía entre hombres. Y esto simplemente significa que en el momento de redactar esas leyes los legisladores eran tan machistas que ni consideraron que existiera otro tipo de sexualidad para las mujeres quela de ser receptoras de la semilla de un hombre.

Las penas previstas en la legislación guyanesa son muy severas y van desde los dos años de cárcel por “actos indecentes” entre dos personas del mismo sexo (masculino) a la cadena perpetua por realizar lo que ellos llaman actos de sodomía, pasando por los diez años de prisión con los que se castiga cualquier intento de realizarlo, que automáticamente se considera un asalto sexual, porque fueron tan machistas y homófobos al redactar la ley que ni se les ocurrió considerar la posibilidad de que el sexo entre dos hombres fuese consentido.

guyana_president-david-granger-profileEl presidente, David A. Granger, es de los pocos políticos que se ha manifestado en contra de estas leyes y ha asegurado que está preparado para respetar a cualquier adulto que mantenga cualquier tipo de relaciones con otro siempre que no impliquen daño a terceras personas.

El gobierno, por su parte, considera que la cuestión no tiene importancia porque estas normas raramente se aplican y llegó a anunciar el año pasado que se celebraría un referéndum para que el pueblo decidiera sobre si se debían derogar o no; aunque más tarde decidieron anularlo porque dijeron que la prensa había entendido mal sus intenciones.

Pero siempre hay gente a la que le parece que el nivel de homofobia institucional no es suficiente y el pasado mes de marzo un grupo de guyaneses (la mayoría de ellos, cristianos evangélicos) salieron a la calle para pedir, no sólo que no se derogara la legislación homófoba, sino que se aplicara con mayor contundencia. Eso sí, como no hacen distinciones, nos odian a todos por igual y  una de las consignas que gritaban era “¡Mujer con mujer, abominación!” y desfilaron con pancartas en las que se leían  muestras de amor cristiano como “Salvad a los niños de estas prácticas abominables“. Y como en otras partes del mundo, esta gente no deja a los niños en paz, les adoctrina y abusa de ellos al obligarles a participar en marchas de odio

marcha-homofobos-guyana-eb

Por todo esto es fácil imaginar que hay que tener las cosas muy claras, saber lo que quieres y a lo que te puedes enfrentar y ser muy valientes para decidir salir con banderas arcoíris, boas  plumas y todo lo que pudiera hacer falta para reinvindicar tus derechos como hicieron los activistas de varias organizaciones, en la que fue la primera marcha del Orgullo LGTB+ de Guyana.

Tras décadas de represión contra las personas LGBTI+, en Guyana se celebró este sábado en su capital, Georgetown, la primera marcha gay organizada por la coalición LGBT de ese país que incluye la Sociedad Contra la Discriminación por la Orientación Sexual (SASOD, por sus siglas en inglés), Guyana Rainbow Foundation y Guyana Trans United.

Las organizaciones convocantes estuvieron varias semanas  preparando el evento y la manifestación, en la que además de exigir la descriminalización de la homosexualidad se pidió eliminar restricciones que afectan a las personas trans y el reconocimiento de las parejas del mismo sexo.

guyana-3

La marcha recorrió las calles de la capital el 2 de junio y a la misma asistieron unas 200 personas, entre las que se encontraban voluntarios de la organización, ex-políticos, diplomáticos extranjeros, observadores internacionales, aliados de la población LGBT y personas civiles. Una de ellas fue la ex-ministra de Servicios Sociales y Seguridad Social,, Priya Manickchand quien criticó que todavía estuvieran en vigor las antiguas leyes coloniales que castigan la sodomía: “Las personas LGBT contribuyen a la sociedad Guyanesa y, al mismo tiempo, las preocupaciones del resto del país deben abordarse como parte de un enfoque de educación desde abajo. Me gustaría que las leyes de la era colonial contra la sodomía y el travestismo sean eliminadas…. las personas deberían poder tomar sus propias decisiones en sus habitaciones y no creo que el gobierno tenga un lugar en las habitaciones de las personas”

guyana2-eb

Como decíamos más arriba, el Presidente de Guyana, Sr. David Granger ha opinado en varias instancias que las personas de la comunidad LGBT merecen tener los mismos derechos civiles que los demás ciudadanos. Sin embargo, no se ha podido avanzar en nada con respecto a los derechos LGBT en la ex colonia británica, ya que existe un fuerte rechazo por parte de las distintas religiones en Guyana. Una de las principales trabas es la asociación de pastores (GMF).

Y, para demostrarlo, un día antes, el primero de junio, la Conferencia de Pastores de Guyana convocó una rueda de prensa en la que el pastor Loris Heywood indicó que “ellos (la comunidad LGBT) a veces obtienen trabajos mucho más fácil que los heterosexuales”, mientras que la única mujer del panel decía: “Queremos preservar los derechos heterosexuales”. Todo muy cristiano…

Guyana es todavía un país con una alta influencia política religiosa, donde la población está dividida en torno a apoyar o no a las personas de distintas orientaciones e identidades sexuales. Por lo mismo, a principios de este año, la sociedad GUYBOW, enfocada en mujeres lesbianas, trans y bisexuales, decidió reunir a distintos líderes religiosos para discutir sus puntos de vista sobre la comunidad LGBT en Guyana, la cual fue sorprendentemente fructífera. En esa misma instancia, el Obispo católico de Guyana, Francis Alleyne, se disculpó por la actuación de las religiones del mundo que han marginado a las personas homosexuales, y que la Iglesia Católica está abierta a todos quienes quieran participar de ella.

joel-simpson-ebAfortunadamente no hubo problemas durante el recorrido y Joel Simpson, el fundador de SASOD (una de las asociaciones convocantes del Orgullo) y uno de los activistas LGTB+ más conocidos del el país, quiso destacar que no hubo incidentes en este primer Orgullo de Georgetown y felicitó a la Policía por su trabajo protegiendo a los manifestantes.

En la finalización de la jornada, Simpson, indicó en un discurso público: “Conforme a la Constitución de Guyana, todo ciudadano tiene derecho a los derechos y libertades fundamentales. ¿No somos todos guyaneses aquí? ¿No tenemos todos nosotros derecho a los derechos y libertades fundamentales: libertad de reunión, libertad de asociación, libertad de expresión, igual protección de la ley y todos los derechos contemplados en la Constitución? Al final del día, esta marcha se trata de pararnos por quiénes somos y estamos felices de que nos ayuden nuestras familias y amigos… Somos una comunidad fuerte!”

Viendo las fotos podéis ver que hay mucho color, mucha alegría y muchas caras sonrientes; pero tampoco hay que olvidar que lo que veis aquí es un grupo de personas valientes que salieron a la calle  sin saber si iban a acabar el día en comisaría, aunque afortunadamente no pasó nada de eso. Sería bueno que esto lo viera Begoña Villacís para darse cuenta de que no se trata de una fiesta espontánea que han organizado en Georgetown porque les ha apetecido de repente, por una necesidad espontánea, porque es muy divertido salir así a la calle.

guyana4

Nicholas Peters, un activista por los derechos indígenas y LGBT en Guyana, afirmó: “Creo que el movimiento es muy nuevo y muy pequeño, pero con eventos como estos la comunidad LGBT se fortalecerá con el tiempo… porque después de esta marcha la gente saben que fuimos silenciados, y que tenemos nuestros objetivos y derechos. Con esto, el movimiento es más visible y más organizaciones estarán aún más activas. Quiero que el movimiento llegue a otras ciudades, en otras zonas, no solamente en Georgetown sino también en ciudades como Lethem. Necesitamos remover el estigma con la comunidad LGBT en Guyana”.

Mientras tanto, esperamos que esta primera marcha PRIDE de Guyana haya fortalecido las demandas que exigen las personas LGTBI+ guyaneses, como también que se discuta en el parlamento la eliminación de las leyes contra la comunidad LGTBI+ para finalmente depenalizar la homosexualidad en Guyana.

Fuente | Pousta, vía EstoyBailando

General, Historia LGTB, Homofobia/ Transfobia., Iglesia Católica, Iglesias Evangélicas , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.