Inicio > General, Historia LGTB, Iglesia de la Comunidad Metropolitana, Iglesia Inclusiva > Una historia de superación: Alexya Salvador, mujer trans maestra y pastora de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM)

Una historia de superación: Alexya Salvador, mujer trans maestra y pastora de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM)

Miércoles, 23 de agosto de 2017

detallefotoproifesoratransexualvida“Jesucristo fue el primer trans”

Salvador fue la primera transexual que adoptó un niño en Brasil y será la primera reverenda de la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM) en América Latina.

Afirma que todas las formas de expresión sexual son “dones” dados por Dios a sus hijos e hijas.

Alexya Salvador es una maestra trans de 36 años que da clases en una escuela del municipio de Mairipora, Sao Paulo, en Brasil. Su forma de reír, de hablar y de dar las clases es completamente diferente a la de los demás. Se la conoce por ser una de las mejores y más estrictas profesoras del colegio sin embargo no todo ha sido fácil para ella.  Pero, no solo su personalidad, sino su físico, pues Alexya es la única maestra transexual que la mayoría de los adolescentes ha tenido. No solo enseña portugués, inglés y a escribir correctamente, sino que también enseña sobre la diversidad.

Todo comenzó el año 2012, cuando aún no había dado el paso de su transición. En ese momento ella trabajaba para otra escuela y decidió que tenía que alejarse de todo, por lo que  pidió un permiso de 15 días para poder darse un tiempo y encontrar quien verdaderamente es. En ese momento fue cuando inicio su transición y nació Alexya Salvador y cuando regresó se volvió a presentar ante los estudiantes decidió que tenía que alejarse de todo y pidió permiso en la escuela .

alexya1Para cuando regreso a dar clases pidió a sus alumnos que se refirieran a ella en femenino y aunque la mayoría de los niños lo tomó bien, algunos otros mostraron rechazó hacia ella. “Profesora, para mí siempre será un hombre”, le dijo un joven.

“Vi que él estaba nervioso y le dije: Habla, vivimos en una democracia, te escucho. No le impuse nada. Solo lo invité a la reflexión y le dije: Si aun después de todo lo que te he mostrado ves a un hombre vestido de mujer y respetas a ese hombre vestido de mujer, está muy bien. Eres libre de estar de acuerdo o no, pero debes respetar”, cuenta. Desde aquella experiencia Alexya Salvador se dio cuenta que aparte de ser una maestra que enseña matemáticas y español también tenía que educar a los niños a tener mentes más abiertas y a respetar la diversidad sexual.

Para Alexya Salvador, hablar sobre la identidad hace que los niños sean más tolerantes, además debatir los ayuda a tener argumentos de peso. “Dejo que traigan sus realidades. Porque los niños quieren ser escuchados. Muchos de ellos no tienen un padre y una madre que se siente a hablarles”. Asimismo, advierte que los niños no nacen con prejuicios sino que los mismos adultos les enseñan a juzgar. Un buen ejemplo que tiene es cuando en una escuela en la que trabajaba, el director quería seguir llamándola Alexander, el personal la miraba mal y hasta los padres de sus alumnos la atacaban.

“Los adultos son los más complicados. Los menores son siempre los más abiertos al diálogo”, dice con respecto a que los jóvenes aún pueden salvar las ideología y crecer en un mundo mejor. “¿Cómo una madre puede venir a pelear porque le hablé a su hijo de que tiene que ayudar con las tareas del hogar? Hablar de género no es sobre el sexo, es discutir sobre la condición humana”, advierte.

A pesar de que la mayoría de padres y colegas prefieren que no hable sobre esos temas, los adolescentes y niños prefieren que lo haga. Larissa Oliveira, una de sus estudiantes de 12 años, siente que ha cambiado positivamente desde que Alexya llegó.  “A mí, por ejemplo, me gusta jugar con la pelota y los chicos decían que yo era lesbiana. Pero la profesora de inmediato explicó las cosas, dijo que el fútbol no es sólo para los hombres, que no hay que elegir entre qué es correcto para hombres o mujeres”. “Nos enseñó mucho acerca de los prejuicios, del sexismo y otras cosas. Es una persona maravillosa, me encanta su pasión”, concluye Oliveira.

La profesora se volvió en la confidente de varios estudiantes. Ella recuerda a uno en especial que la llamó para pedirle un consejo, pues era gay y su familia era religiosa. Sus padres prohibieron la entrada de un primo a la casa desde que se enteraron que era homosexual. “Mientras él lloraba, lo único que podía decirle era que no era una aberración, sino un niño hermoso y sano. No quería darle un consejo para que mañana dijera ‘hice lo que me dijo y ahora estoy en la calle, mi padre me golpeó‘. Le dije que iba a llegar el momento adecuado. Le aconsejé que estudiara mucho para un día ser independiente y vivir su vida”, aseguró Alexya.

Cuando abrazó al adolescente, se vio a ella misma, cuando estaba en la escuela, llorando en el parqueadero porque sus compañeros la golpeaban por ser diferente. Veinte años atrás un profesor le había dicho que si no quería ser molestado mejor se quedaba callado, sin embargo, hoy en día es una defensora de los derechos LGBTI.

pastora-alexya-1-450x300Ahora, como mujer, no solo es profesora, también es pastora auxiliar en la Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM), un grupo cristiano que acepta a la comunidad LGBTI, y madre de dos niños que adoptó, Gabriel y Ana María, quienes son hijos de su esposo Roberto.

Pero Alexya Salvador, quien dice ser “la primera pastora transgénero de América Latina”,  afirma que “Jesucristo fue el primer hombre trans”. “Te explico. Nosotros aprendemos desde el Génesis que existe la Santa Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dios, por tanto, mandó a su Hijo para la tierra. Jesús, el Hijo, tenía el género divino ¿correcto? Entonces, cuando descendió para la tierra pasó a tener el género humano”. Y concluye: “Entonces, ¿si Jesús puede ‘transicionarse’, por qué yo no podría?”

La polémica afirmación es una entre muchas que pueden extraerse de sus declaraciones en la entrevista publicada el pasado 29 de junio por la edición brasileña de la revista digital Vice.

Aleksya pertenece a la  Iglesia de la Comunidad Metropolitana (ICM), posee allí el título de diaconisa y se prepara para en breve ser ordenada reverenda. Es uno de los principales pastores de esta comunidad en la ciudad de São Paulo, donde cuentan con decenas de fieles, la mayoría homosexuales.

La Iglesia de la Comunidad Metropolitana fue fundada en 1968, en la ciudad de Los Ángeles, por Troy Perry, homosexual y activista. Desde el inicio este grupo religioso se presentó como evangélico liberal y orientado a la comunidad LGBT. “En la ICM nos atrevemos a decir que Dios es mujer. Porque esa parte masculina de Dios es muy fea. Nosotros creemos que Dios es Madre, es amor”, dice.

En un video de 11 minutos y 22 segundos divulgado recientemente en las redes sociales con motivo de celebrar el día de la visibilidad trans, el 21 de marzo, Alexia Salvador profundiza en esta perspectiva.

Alta, morena, de cabello negro, largo y liso, y con ropa negra y clergyman, indica que “la sexualidad es un don divino que no puede ser visto como una maldición independientemente de la forma en que se manifieste”. Subraya que la homosexualidad, la bisexualidad, la heterosexualidad, la ‘transgéneridad’ y todas las formas de expresión de la sexualidad son dones que Dios concede a sus hijos e hijas.

Según ella, en el Antiguo Testamento se nos presenta a un “Dios hombre, macho, que está sentado en el Trono castigando a quien no cumple sus designios, un ‘dios homérico’ que hace que las cosas acontezcan”. Pero “luego viene Jesucristo y en el Nuevo Testamento vamos a ver que Dios es amor, aquel Dios que en el Antiguo Testamento es sólo hombre, va abrirse, va a permitirse conocer a través de Jesucristo”.

_97396878_f5310845-172e-4132-bec4-57f82c42d50f“Dios no tiene género, puede ser hombre o una mujer, o no ser nada. Dios puede ser travestí, transgénero, puede ser una drag-queen o un crossdresser, Dios puede ser gay o lesbiana. Una diosa… Yo estoy segura de  que Dios es transgénero”, afirma.

Utilizando algunos párrafos bíblicos expone que la frase “Yo Soy”, dicha por Dios a Moisés para revelarse, hace eco hoy y siempre en todos sus hijos. “Yo como pastora transgénero me reconozco en esas palabras”. “En diversos momentos del Evangelio Jesus dice: ‘quien me ve a mi, ve a mi Padre, mi Padre y yo somos una sola cosa’, por eso, también yo y Dios somos uno, si yo soy una mujer transgénero Dios es también transgénero”, asegura.

Según Alexya Salvador su voz es una voz profética que defiende “la causa trans” que es la “causa de la diversidad sexual”. En esa autoafirmación, como voz “profética”, tiene un sabor a teología de la liberación que él mismo confirma: fue seminarista católico. Abandonó el seminario porque no deseaba “causar escándalo entre los fieles una vez ordenado”.

Realizó el curso de filosofía en la Pontificia Universidad Católica de Campinas donde conoció a fondo la “teología de la liberación” y fue gracias a ella que consiguió “libertarse”. Se encontró con la “verdad” de que Jesús no había fundado en realidad ninguna Iglesia sino una comunidad de creyentes. Abandonó la Iglesia Católica y después de un largo caminar encontró la ICM.

_97396879_2f860ee5-f769-4d97-a464-6720fc424eb3“Soy fruto de la teología de la liberación” afirma categórica. “Tenemos una función esencial por el pobre y el marginalizado, el pueblo indígena, negro, por las mujeres, por todos aquellos que son minorías”. Advierte que ese es “el foco de la militancia”. Y añade que si el “socialismo no anda de manos dadas con el cristianismo, quedaría con mucho a deber”.

Alexya está casada con Roberto Salvador Junior, homosexual. Se unieron cuando Alexya aún no se presentaba como mujer trans. El sistema legal brasileño les permitió recientemente que adoptaran a dos niños: Gabriel, de 11, y Ana Maria, de 9. Gabriel tiene necesidades especiales y Ana Maria en realidad es una niña trans.

Fuente  Vice/Aldía.co/Chueca.com

General, Historia LGTB, Iglesia de la Comunidad Metropolitana, Iglesia Inclusiva , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.