Inicio > General, Homofobia/ Transfobia., Islam > Sentencia histórica en Pakistán: cadena perpetua para los dos asesinos de una mujer trans

Sentencia histórica en Pakistán: cadena perpetua para los dos asesinos de una mujer trans

Miércoles, 15 de marzo de 2017

pakistan-trans-300x199Pakistán es una sociedad fuertemente conservadora, en la que el colectivo LGTB cuenta con escasos derechos reconocidos por el Estado. Cabe recordar que en este país, por ejemplo, las relaciones homosexuales están castigadas por el Código Penal con entre 2 y 10 años de prisión. Con todo, en esta ocasión se ha hecho justicia con Fida Hussain, una mujer trans asesinada en 2009. En una sentencia histórica, se ha condenado a Muhammad Ali Hajano y Umair Khan a cadena perpetua, aunque pasados ocho años desde su atroz crimen. Por otra parte, un antiguo ministro defiende en el Senado un proyecto de ley para proteger a las personas transgénero.

El juez Sikandar Ameer Pahore ha dictado sentencia contra Muhammad Ali Hajano y Umair Khan por el asesinato en 2009 de Fida Hussain, una mujer trans. Los asesinos han sido condenados a cadena perpetua en la prisión de Karachi. La declaración de un testigo presencial, cuya identidad no ha sido revelada por su propia seguridad, ha sido esencial para la resolución judicial. Según ha dictaminado el propio juez “las pruebas documentales y las declaraciones de otros testigos también apoyaron el testimonio del testigo estrella y el caso quedó demostrado sin ninguna sombra de duda”.

Además de la condena de privación de libertad, los acusados tienen que hacer frente a una multa económica de 50.000 rupias pakistaníes (equivalentes a unos 447 euros). La sentencia parece que ha sido bien acogida, ya que Ali Hajano y Umair Khan, tal y como recogen los informes policiales, habían estado involucrados en al menos otros 35 casos de robo, intentos de violación, homicidio en tentativa o posesión ilícita de armas, que habían llegado a crear una cierta alarma social.

Asimismo, aunque el contundente castigo del asesinato de Fida Hussain pueda parecer una obviedad desde la perspectiva occidental, es histórico para una sociedad como la pakistaní. No hay que perder de vista que, por ejemplo, las relaciones homosexuales están castigadas en este país asiático con entre 2 y 10 años de prisión y buena parte de las personas LGTB, por su propia supervivencia, están condenadas al ostracismo y a la invisibilización, cuando no son víctimas de toda clase de abusos y negación de sus derechos más elementales.

El Senado abordará los derechos de las personas trans

babar_awan-300x225Otra pionera iniciativa, en este caso política, podría contribuir a mejorar la difícil situación de las personas transexuales en Pakistán. Su artífice es Zaheer-ud-din Babar Awan (más conocido, simplemente, como Babar Awan). Awan, que ocupó la cartera ministerial de Ley y Justicia entre 2008 y 2011 y se le considera de adscripción socialdemócrata, defiende en el Senado una ley para proteger al colectivo trans. Él mismo ha denunciado que “la comunidad enfrenta problemas que van desde la exclusión a la discriminación, la falta de instalaciones educativas, el desempleo, la falta de instalaciones médicas y así sucesivamente”.

Al parecer, el proyecto de ley señala que en virtud de diversas disposiciones de la Constitución relativas a la dignidad de los seres humanos y a la libertad, es necesario que “el Estado asegure el bienestar del pueblo, sin distinción de sexo, casta, credo o raza, nivel de vida, etc”. Awan sostiene que “con el fin de abordar eficazmente la realidad que enfrenta esta comunidad marginada, el proyecto de ley en cuestión busca definir a una persona transgénero y prohibir su discriminación”.

Si llega a aprobarse la legislación propuesta por el exministro “ningún establecimiento discriminará a las personas transgénero en asuntos relacionados con el empleo, la contratación, la promoción y otras cuestiones conexas”, además de que se establecería un mecanismo de reparación de quejas.

La realidad de la comunidad LGTB en Pakistán

Aunque es una buena noticia que en el Senado pakistaní se debata sobre los derechos de las personas trans (y sería mejor noticia que se llegara a aprobar la ley propuesta por Babar Awan), no hay que olvidar que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo siguen siendo ilegales a día de hoy en este país.

El Código Penal de Pakistán se remonta a 1860, cuando formaba parte de la India colonial y ambos estados compartían la ley de sello británico. Tras su independencia en 1947, el Parlamento decidió mantenerlo vigente con la única modificación de su nomenclatura, para recoger el topónimo del nuevo país. Tal y como reza el texto en su artículo 377, están perseguidos los “delitos antinaturales”, que cometerá “quien voluntariamente tenga relaciones sexuales carnales contra el orden de la naturaleza con cualquier hombre, mujer o animal”.

Los condenados por estós “delitos”, en este sentido, “serán castigados con pena de prisión de por vida o con pena de prisión de cualquiera de las dos categorías por un término que no podrá ser inferior a dos años ni superior a diez años; también será responsable de multa”. La ilegalidad de las relaciones homosexuales ha provocado, a parte de injustas persecuciones motivadas por la orientación sexual, situaciones tan ridículas como la censura de una fotografía de dos hombres besándose en la portada internacional del New York Times distribuida en Pakistán el 29 de enero de 2016.

En cambio, como publicó también dosmanzanas en su momento, en julio de 2009 la Corte Suprema de Pakistán daba un paso hacia un cierto reconocimiento oficial de las personas transgénero y a finales de ese mismo año ordenaba que se reconociera oficialmente la existencia de un “tercer sexo”. “La decisión nos otorga una identidad y nos reconoce como minoría”, declaraba entonces Almas Bobby, presidenta de Shemale Foundation.

No obstante, la igualdad real de las personas trans también sigue estando muy lejana, ya que todavía son vulnerables a los abusos físicos y verbales, tienen que soportar la actitud humillante de los policías, médicos en los hospitales y funcionarios públicos y los informes de palizas y otras formas de violencia dirigidas contra estas personas son comunes. Cualquier ley que favorezca a las personas trans y al conjunto de la población LGTB pakistaní es muy necesaria, igual que lo es la urgente despenalización de la homosexualidad.

Fuente Dosmanzanas

General, Homofobia/ Transfobia., Islam , , , , , , , , , , , , ,

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.
Debes estar registrado para dejar un comentario.

Recordatorio

Las imágenes y fotografías presentadas en este blog son propiedad de sus respectivos autores o titulares de derechos de autor y se reproducen solamente para efectos informativos, ilustrativos y sin fines de lucro. Yo, por supuesto, a petición de los autores, eliminaré el contenido en cuestión inmediatamente o añadiré un enlace. Este sitio es gratuito y no genera ingresos.

El propietario del blog no garantiza la solidez y la fiabilidad de su contenido. Este blog es un lugar de entretenimiento. La información puede contener errores e imprecisiones.

Este blog no tiene ningún control sobre el contenido de los sitios a los que se proporciona un vínculo. Su dueño no puede ser considerado responsable.